Monthly Archive agosto 2012

PorMax Stroh Kaufman

Frases celebres judias

FRASES CELEBRES JUDÍAS SEMANALES PARA REFLEXIONAR – SEMANA ENTRE  25.08.12 AL 01.09.12

JEWISH WEEKLY QUOTES.

1.- Rabí Shimon ben Gamliel dijo: toda mi vida he sido criado entre los sabios y no he encontrado nada mejor para uno mismo que el silencio.

Rabbi shimon ben gamliel said: all my days I’ve been raised among the sages and I have found nothing better for oneself that silence

2.- Hay que buscar la felicidad, la dicha, alegría y deleite. Porque Shejiná no mora en un lugar de tristeza, sino que sólo habita en un lugar donde reina la felicidad.

One should pursue happiness, bliss, cheer, and delight. For the shejina does not well in a place of sadness; it dwells only in a place where happiness reign.

3.-  En el momento en que uno expresa un juicio acerca de las acciones de sus compañeros, está determinando la forma en que él mismo será juzgado por la corte celestial.

At the moment one expresses a judgment of his fellow actions, he is determining the way in which he himself will be judged by the heavenly court.

4.- Para contar una historia hay que ser experto, pero lo que requiere más habilidad es saber cómo escuchar a alguien.

To tell a story one needs to be skilled, but what requires more skill is to know how to listen to one.

5. Aquel  que tiene compasión por los demás, tiene garantizada la compasión celestial.

ONE WHO HAS COMPASSION FOR OTHERS, IS GRANTED HEAVENLY COMPASSION.

6.- Hashem le dijo a Israel: Mis queridos hijos ¿Qué es lo que les pido? Solamente que os améis los unos a los otros y os respetéis los unos a los otros.

Hashem said to Israel: My beloved children What do I ask from you? Only that you love one another, and respect one another.

7. – El primer paso hacia la conciencia superior es ser consciente de que hay una conciencia superior a la tuya. Y además, ser consciente de lo que esta conciencia es consciente acerca de ti.

The first step to higher consciousness is to be conscious of a consciousness higher than your own. And to be conscious of how that consciousness is conscious of you.

8.- ¿Pero cuando voy a hacer algo por mi mismo?

But when will I do something for my own self?

Producido por 321judaismo.com.  25.08.12 — 07 de Elul de 5772

PorMax Stroh Kaufman

Pudo Elvis Presley haber sido judío?

¿Pudo Elvis Presley haber sido judío?

El pasado 16 de Agosto se cumplió un aniversario más del fallecimiento de uno de los más grandes íconos de la música mundial: conocido bajo su nombre de pila Elvis, y referenciado como El Rey del Rock and Roll.

Elvis Presley nació el 8 de enero de 1935 en Tupelo, Misisipi, producto de embarazo gemelar, pero su hermano fallece: de ascendencia escocesa y alemana por parte de su padre; por el lado de su madre, la ascendencia era también europea, escocesa e irlandesa, con algo de franco-normando, de donde se describe una bisabuela judía; se llamada Martha Tackett, lo cual por la halajá le daría el derecho a ser judío.

Aunque Elvis era muy consciente de su ascendencia judía, a pesar de que sus orígenes musicales se deben a la asistencia a la Asamblea de Dios, una iglesia del movimiento protestante, donde se reunía con su familia, especialmente guiado por su madre: sin embargo, se sabe que él tenía instrucciones de no publicitar el hecho porque “la gente no le gustaba Judios”, porque así fue instruido por sus padres.

Además, cuenta Elaine Dundy en el libro “Elvis y Gladys”, no sólo que Elvis vivía en un piso por debajo de un rabino judío, y que a menudo le visitaba. La viuda del rabino habla de Elvis y recuerda cómo, Elvis visitaría su casa el sábado con el fin de encender las luces. Elvis llevaba siempre una kipá en el bolsillo. Estaba fascinado por la música judía. Todas las instituciones judías de Memphis recuerdan muy bien las generosas donaciones que Elvis les hacía, sino que la autora señala también en su libro que Elvis había comentado su judeidad, a muchas personas de  su “círculo de íntimos”.

Algunos autores también afirman su judeidad, se expresa por el hecho de que Presley solicitara a su padre, la necesidad de que su segundo nombre, especialmente en los documentos legales, fuera  escrito, en una forma más tradicionalmente bíblica, es decir, como Aarón.

Fueron muchas las producciones musicales y cinematográficas de este artista, quien dejó huella en varias generaciones, y todavía hoy, 35 años después de su fallecimiento, su legado sigue tan vigente como lo fue en su vida, con millones de fanáticos en el mundo entero.

De Elvis Presley  dijo Jimmy Carter, en un discurso posterior a su fallecimiento: Su música y su personalidad, fusionando los estilos del country blanco y el rhythm and blues negro, cambió permanentemente el rostro de la cultura popular estadounidense. Su popularidad fue inmensa, y fue un símbolo para la gente del mundo de la vitalidad, la rebeldía y el buen humor de su país. — el 17 de agosto de 1977.

Redactado el 20 de Agosto de 2012. – 02 de Elul de 5772

321judaismo.com

 

PorMax Stroh Kaufman

SALMO 27 – HIMNO DE ELUL

TEHILÍM – SALMO 27- HIMNO DE ELUL

MIZMÓR LE DAVID: ADONÁI ORÍ  VEYISHÍ  MIMÍ  IRÁ  ADONÁI  MÁOZ  JAYÁY  MIMÍ  EFJÁD

2-BIJRÓV  ALÁI  MEREÍM  LEEJÓL  ET  BESARÍ   TZARÁI  VEOYEVÁI   LI  HEMÁ  JASHLÚ  VENAFÁLU

3-IM  TAJANÉ  ALÁI  MAJANÉ   LO  YIRÁ  LIBÍ  IM  TAKÚM  ALÁI  MILJAMÁ  BEZÓT  ANÍ  BOTÉAJ

4-AJAT  SHAÁLTI  MÉET  ADONÁI OTÁ  AVAKÉSH  SHÍVTI  BEBÉIT  ADONÁI  KOL  YEMÉ  JAYÁI  LAJATZÓT  BENÓAM  ADONÁI ULVÁKER  BEHEJALÓ

5-KI  YITZPENÉNI  BESUKÓ  BEYÓM  RAÁ  YASTIRÉNI  BESÉTER  OHALÓ  BETZÚR  YEROMEMÉNI

6-VeATÁ  YARÚM  ROSHÍ  AL OYEVÁI  SEVIVOTÁI  VEEZBEJÁ  BEOHALÓ  ZIVJÉ  TRUÁ  ASHÍRA  VAAZAMRÁ  LA ADONÁI

7-SHEMÁ  ADONÁI KOLÍ  EKRÁ  VEJONÉNI  VAANÉNI

8-LEJÁ  AMÁR  LIBÍ  BAKSHÚ  FANÁI  ET  PANÉJA  MIMÉNI  AL  TAT  BEÁF  AVDÉJA  EZRATÍ  HAÍTA  AL  TITSHÉNI  VEÁL  TAAZVÉNI  ELOHÉ  YISHÍ

9-AL  TASTÉR  PANÉJA  MIMÉNI  AL  TAT  BEÁF  AVDÉJA  EZRATÍ  HAÍTA  AL  TITSHÉNI  VEÁL  TAAZVÉNI  ELOHÉ  ISHÍ

10-KI  AVÍ  VEIMÍ  AZAVÚNI  VA ADONÁI YAASFÉNI

11-HORÉNI  ADONÁI DARKÉJA  UNJÉNI  BEÓRAJ  MISHÓR  LEMÁAN  SHORERÁI

12-AL  TITNÉNI  BENÉFESH  TZARÁI  KI  KÁMU  VI  EDÉ  SHÉKER  VIFÉAJ  JAMÁS

13- LULÉ  HEEMÁNTI  LIROT  BETÚV  ADONÁI  BEÉRETZ  JAÍM

14-KAVÉ  EL ADONÁI JAZÁK  VEYAAMÉTZ  LIBÉJA  VEKAVÉ  EL ADONÁI

SALMO 27

El SEÑOR es mi luz y mi salvación, ¿de quién temeré? El SEÑOR  es la fortaleza de mi vida, ¿de quién he de atemorizarme?

2- Cuando los malhechores vinieron sobre mí para devorar mis carnes, ellos, mis adversarios y mis enemigos, tropezaron y cayeron.

3- Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón; aunque en mi contra se levante guerra, a pesar de ello, estaré confiado.

4- Una cosa he pedido al SEÑOR,  y ésa buscaré: que habite yo en la casa del SEÑOR todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del SEÑOR,  y para meditar en su templo.

5- Porque en el día de la angustia me esconderá en su tabernáculo; en lo secreto de su tienda me ocultará; sobre una roca me pondrá en alto.

6- Entonces será levantada mi cabeza sobre mis enemigos que me cercan; y en su tienda ofreceré sacrificios con voces de júbilo; cantaré, sí, cantaré alabanzas al SEÑOR.

7- Escucha, oh SEÑOR,  mi voz cuando clamo; ten piedad de mí, y respóndeme.

8- Cuando dijiste: Buscad mi rostro, mi corazón te respondió: Tu rostro, SEÑOR,  buscaré.

9- No escondas tu rostro de mí; no rechaces con ira a tu siervo; tú has sido mi ayuda. No me abandones ni me desampares, oh Elohim de mi salvación.

10- Porque aunque mi padre y mi madre me hayan abandonado, el SEÑOR  me recogerá.

11- SEÑOR,  enséñame tu camino, y guíame por senda llana por causa de mis enemigos.

12- No me entregues a la voluntad de mis adversarios; porque testigos falsos se han levantado contra mí, y los que respiran violencia.

13- Hubiera yo desmayado, si no hubiera creído que había de ver la bondad del SEÑOR  en la tierra de los vivientes.

14 Espera al SEÑOR; esfuérzate y aliéntese Su corazón. Sí, espera al SEÑOR.

PSALM 27

A Psalm of David. HaShem is my light and my salvation; whom shall I fear? HaShem is the stronghold of my life; of whom shall I be afraid?

2 When evil-doers came upon me to eat up my flesh, even mine adversaries and my foes, they stumbled and fell.

3 Though a host should encamp against me, my heart shall not fear; though war should rise up against me, even then will I be confident.

4One thing have I asked of HaShem, that will I seek after: that I may dwell in the house of HaShem all the days of my life, to behold the graciousness of HaShem, and to visit early in His temple.

5 For He concealeth me in His pavilion in the day of evil; He hideth me in the covert of His tent; He lifteth me up upon a rock.

6 And now shall my head be lifted up above mine enemies round about me; and I will offer in His tabernacle sacrifices with trumpet-sound; I will sing, yea, I will sing praises unto HaShem.

7 Hear, O HaShem, when I call with my voice, and be gracious unto me, and answer me.

8 In Thy behalf my heart hath said: ‘Seek ye My face’; Thy face, HaShem, will I seek.

9 Hide not Thy face far from me; put not Thy servant away in anger; Thou hast been my help; cast me not off, neither forsake me, O G-d of my salvation.

10 For though my father and my mother have forsaken me, HaShem will take me up.

11Teach me Thy way, O HaShem; and lead me in an even path, because of them that lie in wait for me.

12 Deliver me not over unto the will of mine adversaries; for false witnesses are risen up against me, and such as breathe out violence.

13 If I had not believed to look upon the goodness of HaShem in the land of the living!–

14 Wait on HaShem; be strong, and let thy heart take courage; yea, wait thou for HaShem.

ELABORADO POR 321judaismo.com

01 Elul 5772 – 19 de agosto de 2012

Artículo sin derechos de autor, puesto que la Torá, base del mismo, es propiedad de quien quiera disfrutar de ella en toda su extensión; puede ser reproducido por cualquier método, físico o electrónico, con la condición de que se cite la fuente y, si se quiere distribuir, procure tener en cuenta las recomendaciones halájicas y de cuidado del medio ambiente que se han manifestado en ocasiones previas.

PorMax Stroh Kaufman

JOL HAMOED

Jol Hamoed: Que son estas leyes y dice el Shulján Arúj.

La Prohibición de Melajá en Jol Hamoed

Melajá, tarea definida por la Torá, que está prohibida en Shabat y Iom Tov, también está prohibida en Jol Hamoéd. Sin embargo, en ciertos casos, hay excepciones que fueron dadas permitiendo el trabajo en Jol Hamoéd.
Sobre el status de la Halajá prohibiendo Melajá en Jol Hamo´ed hay dos opiniones en losrishonim (autoridades predecesoras). Algunos la consideran un isur de´orayta (prohibición bíblica), otros la consideran un isur derabanán (prohibición rabínica). No obstante, aun los que dictaminan según la primera opción están de acuerdo que esta prohibición es única en cuanto se le confirió a los Sabios la autoridad completa en determinar definitivamente qué tipos de Melajá permitir y cuáles prohibir para Jol Hamoéd.

Las formas de Melajá permitidas en Jol Hamoéd se dividen en cinco categorías:

1) Tzorej HaMo´ed-[trabajo] necesario para la festividad
2) Tzorej ojel nefesh [trabajo] necesario para la preparación de comida
3) Tzorjei rabim [trabajo indispensable para las] necesidades de la comunidad
4) Davar haáved trabajo que debe ser realizado para evitar] pérdida o daño
5) Poél sheéin lo ma leejól [trabajo hecho por] un obrero que le falta comida

La extensión hasta la cual una Melajá está permitida, puede depender de distintos factores, enumerados a continuación y explicados en los capítulos siguientes:

a) El nivel de maestría que requiere la Melajá
b) La magnitud de esfuerzo que requiere la Melajá
c) Si la Melajá fue planificada expresamente para efectuarla en Jol Hamoéd
d) El pago recibido por la Melajá
e) Cuán privado es el ámbito en el que se lleva a cabo la Melajá

¿Por qué está prohibida la Melajá en Jol Hamoéd? Restricciones a la Melajá son necesarias para preservar la santidad de la festividad. Asimismo, la tirjá [esfuerzo físico o mental] generalmente relacionado con la Melajá substrae a quien la realiza de Simját Iom Tov [alegría de la festividad]. Al no trabajar, uno puede disfrutar del Iom Tov más íntegramente y ocuparse libremente de su vocación espiritual.
Una vez explicado el criterio para la prohibición de Melajá en Jol Hamoéd, se entiende por qué se hacen algunas excepciones. En determinados casos la Melajá aumentará Simjat Iom Tov en vez de substraer de ella. Por ejemplo, si alguien está preocupado por una pérdida financiera inmediata, se siente mejor trabajando para evitarla en vez de abstenerse completamente de hacer Melajá. Es por eso que los Sabios permitieron una Melajá para evitar un davar ha´aved [una pérdida]. Así también, una Melajá útil para las necesidades de la festividad está permitida por el aumento deSimját Iom Tov que resultará.

Del mismo modo en que se prohíbe una Melajá por la tirjá, muchas actividades que requieren esfuerzo están prohibidas aun si no implican una Melajá propiamente dicha. Tareas que demandan empeño, siendo que abarcan una tirjá, muchas veces se consideran un obstáculo para Simját Iom Tov. Por ejemplo, en general, no es común mudarse de una residencia a otra. Mover muebles pesados y otros objetos exigen mucho esfuerzo físico y esmero mental. (En casos extremos, como cuando las condiciones presentes de la vivienda son intolerables o implican una pérdida de dinero, existen situaciones en que mudarse puede estar permitido. Una autoridad rabínica debe ser consultada.) Así también, comprar y vender está prohibido en Jol Hamoéd aun si no abarca una actual Melajá por la tirjá que normalmente acompaña transacciones comerciales .

Ciertas actividades deben ser limitadas en Jol Hamoéd para evitar zilzul HaMoéd, (desvaloración de la festividad). Por eso, la regla es que transacciones comerciales, aun cuando permitidas, deben ser conducidas en forma oculta para preservar la santidad de la festividad. Ciertas tareas que aparentarían estar halájicamente permitidas deben ser evitadas porque disminuyen el valor de la festividad. Por eso, no se debe pintar un departamento, aun de un modo no profesional, en Jol Hamoed para mejorar la apariencia durante la festividad. En cada caso cuestionable, una autoridad rabínica debe ser consultada para determinar si ese acto es, o no, consistente con el espíritu de la festividad.
Hay algunas restricciones que se aplican en Shabat y Iom Tov, pero no en Jol Hamoéd.  Específicamente, los siguientes casos no están prohibidos en Jol Hamoéd:

a) Hotzaá – la prohibición de trasladar un objeto de una propiedad pública a una privada o viceversa. También haavará, transferir un artículo por cuatro cúbitos en un dominio público. (Hay una opinión que difiere en que hotzaá está prohibida en Jol Hamoéd).
b) Tejumin – la prohibición de caminar más allá de dos mil cúbitos de su lugar de residencia.
c) Muktzé – la prohibición de manejar objetos que no se tiene intención de usar en ese día.
d) Mimtzó jafatzéja vedabér davár – la prohibición de ciertos tipos de preparaciones que tienen que ver con trabajo u otras actividades y discutir temas de esa mundana naturaleza.

Todas las prohibiciones rabínicas que se aplican a Shabat Iom Tov tienen también vigencia en Jol Hamoéd excepto las que están específicamente excluidas. Como resultado, no se le debe pedir a un no judío hacer para un judío ningún tipo de Melajá prohibida en Jol Hamoéd.
Aunque hay reglas y principios que indican qué sí y qué no está permitido en Jol Hamoéd, es difícil comparar un caso con otro y formular deducciones de una ley a otra. En las palabras del Talmud:Hiljot moéd akurót hen veéin lemedim zu mi´zú. Las leyes de Jol Hamoéd son independientes (lit. estériles) una de otra. Una ley no puede ser derivada de la otra. Cada caso cuestionable debe ser analizado por si mismo y decidido por una competente autoridad rabínica.

 

NECESIDADES PARA LAS FIESTAS

Antes de comenzar este capítulo, será útil aclarar algunos conceptos básicos. Nos manejaremos con cuatro expresiones importantes:
1. maasé hediot [el trabajo de un inexperto] – una Melajá que no requiere experticia, o una Melajá hecha de modo inexperto, cuando habitualmente se realiza por un profesional;
2. maasé umán [el trabajo de un experto] – una Melajá realizada de manera calificada;
3. tzorej hamoéd – una necesidad de la fiesta (esto no requiere que se trate directamente del cumplimiento de Simjat Iom Tov [goce de la fiesta] ni de otros preceptos de las fiestas, sino, cualquier necesidad que alguna persona precise durante la fiesta será considerada como una “necesidad de la fiesta”); y
4. mejavén melajtó bemoéd – programar deliberadamente la Melajá para realizarla en los días deJol Hamoéd.

Características de las tareas para ser permitidas por la necesidad de las fiestas

Está permitido realizar tareas si se las necesita para la fiesta. Sin embargo, la única clase de labor permitida es la incluida en maasé hediot. Sin embargo, un maasé umán está prohibido aun si es necesario para las fiestas. Si bien está permitido un maasé hediot cuando sirve a un objetivo de las fiestas, no se debe posponer una actividad intencionadamente para hacerla en Jol Hamoéd.

El siguiente ejemplo esclarecerá estos principios:

Se dislocó la pata de una silla, inutilizándola para su uso. Si se necesita la silla en la fiesta (y no se puede pedir prestada otra fácilmente), se puede sujetar la pata de manera no profesional. Dado que la silla arreglada tendrá una utilidad en la fiesta, el trabajo de forma inexperta estará permitido con este fin. En cambio, si se necesita el conocimiento de un carpintero para ajustar la pata de la silla rota, no se deberá hacer los arreglos en Jol Hamoéd.  En el caso de que la pata se haya caído antes de la fiesta, no se debe posponer intencionalmente aun trabajos inexpertos hasta la llegada de la fiesta. En el caso en que sí hubiesen sido postergados, no deben realizarse en la fiesta.

Siendo que un maasé umán está prohibido aun si es necesario para la fiesta, no se debe mandar a hacer una compostura de calzado (cambiar los tacos o suelas) por un zapatero (judío o no-judío) en Jol Hamoéd, incluso si se necesita esos zapatos para usarlos en las fiestas. (En Jol Hamoéd tampoco se debe retirar los zapatos entregados y arreglados antes de la fiesta y que no se los necesita durante la fiesta. Esto está prohibido siendo que quienes lo vean pueden asumir que el trabajo se realizó en Jol Hamoéd.  Asimismo, no se debe entregar los zapatos en Jol Hamoéd para que los arreglen después de la fiesta. Igual al caso anterior, los espectadores podrán pensar que la compostura se realizará en Jol Hamoéd).

Una misma tarea puede llegar a ser considerada maasé hediot o maasé umán, dependiendo de la habilidad de la persona que realiza esa tarea. Un ejemplo clásico es coser. Cuando el que cose es un neófito, se considera como un maasé hediot. Un neófito puede coser un traje o un vestido roto necesario para la fiesta (si no hay otro traje o vestido a mano para ponerse). Si un sastre (o modista) quisiera hacer estos arreglos, se consideraría maasé umán y estaría prohibido aun si fuese para las fiestas. Sin embargo, un sastre puede coser para los requerimientos de la fiesta, si aplica un shinui [un cambio] en el modo de coser; específicamente, debe usar puntos largos (basting) y también debe hacer un punto más alto y el otro más bajo, en forma de zig-zag. Esta modificación en la tarea convierte el trabajo experto de un especialista en trabajo de un inexperto. (El hecho de sostener la aguja de una manera no habitual, no se considera un shinui válido, ya que no se notará la diferencia en el producto terminado).

Una mujer corriente que sabe coser, se considera un umán. Por lo tanto, no debe coser para las fiestas a menos que use el shinui expuesto.
Dado que no se puede usar el shinui común al pegar un botón, muchas autoridades, autorizan un método alternativo. Se debe coser el botón de modo flojo, o usando únicamente dos de los cuatro orificios del botón. Según ciertas opiniones, no se debe coser botones en Jol Hamoéd, salvo en caso de necesidad imperiosa.

Hay una diferencia de postura entre las autoridades acerca de si un sastre (o persona experta) puede emplear una máquina de coser al realizar composturas para las fiestas. Algunos permiten el uso de la máquina si se aplica el shinui correspondiente. Otros sostienen que no alcanza con la utilización del shinui en este caso.

Está prohibido tejer, tejer punto crochet, bordar y otras tareas de costura en Jol Hamoéd.  Son consideradas como tarea experta aun si se los necesita para las fiestas.

En caso que una persona haya violado la ley sin intención y realizó un maasé hediot, sin que sea una necesidad imperiosa para las fiestas, o un maasé umán aun si fuese necesario para la fiesta, es cuestionable si se puede tener provecho de esta Melajá. Se puede apoyar en las opiniones más permisivas, y sacar provecho de este acto aun durante las fiestas. Sin embargo, si se realizó estos actos intencionalmente, faltando a la por ley halájica, el que realizó estas melajot no deberá sacar provecho de ellas en ningún momento en el futuro. Sin embargo, todos excepto él, sí pueden tener provecho de esta acción después de las fiestas.

 

Las circunstancias que permiten un maasé hediot:

El maasé hediot está permitido no sólo para las necesidades propias, sino, asimismo, para satisfacer necesidades ajenas para las fiestas, siempre y cuando no se reciba pago por ello. P.ej. se puede cambiar la goma del auto de otra persona, mientras éste lo necesite para fines inherentes a las fiestas, pero no se debe aceptar pago por el trabajo. Sin embargo, se le puede abonar a un no-judío por la tarea dado que la prohibición de recibir pago afecta al que recibe la remuneración y no al que la abona. (Dado que cambiar una goma requiere un esfuerzo importante, algunas autoridades sostienen que se debe hacer únicamente mediante un no-judío).

Si bien habitualmente no se debe abonar a un judío por tareas no profesionales en Jol Hamoéd, existen ciertas excepciones: Está permitido compensar a un trabajador con una comida gratis o se le puede pagar si desde un comienzo él estaba contratado para trabajar tanto antes (o después) como durante la fiesta. (Debe estar claro desde un comienzo que no está siendo contratado para la tarea de la fiesta exclusivamente. Al contrario, debe saber taxativamente que se lo contrata para cumplir tareas durante y también antes o después de la fiesta). Según ciertas autoridades, si la única persona disponible para hacer la tarea insiste en recibir pago, se le puede abonar. La mayoría de las autoridades permiten el pago por servicios que no requieren Melajá alguna, tal como control de vestimentas por si hubiese Shaátnez.

Está permitido realizar un trabajo no solamente cuando está siendo efectuado por la necesidad misma, sino también al hacer los preparativos previos para satisfacer aquella necesidad. Aquellos actos preliminares que incluyen una Melajá se conocen como majshirei tzorjei HaMoéd. p.ej., está permitido escribir una carta de orden social con escritura común, en ciertas circunstancias, siendo que se lo considera un maasé hediot hecho por una necesidad de la fiesta. También está permitido “sacarle punta” al lápiz para escribir la carta pues se considera una preparación preliminar. La única diferencia que hacemos entre una Melajá hecha para una necesidad misma de la fiesta y una Melajá hecha como preparación inicial es el caso en que se necesita un esfuerzo de magnitud, el cual está prohibido en caso de tratarse de la etapa previa, mientras que ciertas autoridades permiten tal esfuerzo si se tratara de la necesidad misma de la fiesta.

Se puede realizar un maasé hediot aun si no hay certeza absoluta que acontecerá la necesidad en la fiesta sino una probabilidad razonable. P.ej., se puede armar una cuna en anticipación a la posible visita de huéspedes con bebés suponiendo que será necesaria la cuna inmediatamente a su llegada.

En la instancia anterior, como así también en todas las demás ocasiones en que se requiere Melajá no experta con fines de la fiesta, se puede realizar la Melajá en cualquier día de Jol Hamoéd como preparativo de los días siguientes y en Jol Hamoéd como preparativo del primero o aun del segundo de los días finales de Iom Tov (a pesar que la prohibición de la Melajá en Jol Hamoéd es de origen bíblico, según ciertas opiniones, mientras que el segundo día de Iom Tov pertenece a un decreto rabínico). Obviamente, está prohibido hacer Melajá para necesidades posteriores a la fiesta (salvo que se trate de preparativos para Shabat cuando ocurre inmediatamente después de Iom Tov).

Se puede hacer una Melajá permitida aun si conllevara forzosamente otra Melajá prohibida, siempre que la intención haya sido por la Melajá permitida y sus actos así lo pongan de manifiesto. P.ej. Se puede cortar ramas de un árbol en Jol Hamo´ed para utilizar como sjaj de una Sucá aún si la poda de ramas beneficiará claramente al árbol. Por lo tanto deberá cortar todas las ramas que necesita de un solo lado del árbol para demostrar que su único objetivo es el de proveer sjaj para su Sucá y no para embellecer el árbol o estimular su crecimiento. Asimismo, si una persona come al aire libre puede lavar sus manos sobre el césped, a pesar de que simultáneamente estará regando el césped con aquella acción que normalmente está prohibido en Jol Hamoéd.

Existen instancias en las que está prohibida una Melajá no profesional aunque se tratara de una necesidad festiva, dado que el beneficio que se recibe es mínimo al momento de efectuar el acto principal que se está realizando. P.ej. Cortar un árbol para utilizar únicamente el aserrín o los deshechos.

 

Tareas domésticas y otras necesidades festivas

Al momento de determinar si una Melajá está permitida con fines festivos, uno debe considerar no solamente la característica de la Melajá, sino también la importancia de aquella necesidad. Ciertas tareas domésticas están consideradas como necesidades festivas y están permitidas en Jol Hamoéd.  p.ej. está permitido lavar el piso y pasar la aspiradora a la alfombra en los lugares de la casa que requieren una limpieza con la frecuencia de una vez por semana o más. Por otro lado ciertas mejoras domésticas están prohibidas por algunas autoridades si bien no necesitan experticia (P.ej. Colgar un cuadro en la pared) dado que son de utilidad mínima. Otros permiten estas mejoras, siendo que embellecen la casa para una fiesta y no requieren habilidad y su esfuerzo es mínimo. De acuerdo a muchas autoridades está también permitido lustrar los zapatos a menos que haya otro par de zapatos ya lustrados en condiciones comparables para calzar en su reemplazo. Existe una opinión que prohibe lustrar zapatos en Jol Hamoéd.

Está prohibido pintar la casa aun de manera no experta, pues se considera zilzul HaMoéd, un desprecio a la fiesta.

En Jol Hamoéd, no se deben realizar arreglos domésticos complicados que habitualmente requieren del servicio de un electricista, carpintero o plomero, ni mediante estos profesionales ni aun por el propio dueño de casa, si es experto en el tema. Dado que estos arreglos implican un maasé umán, están prohibidos aun si son necesarios en la fiesta, a menos que se aplique un shinui válido halájicamente.

Pero si no funciona un inodoro, se puede arreglar aun de manera profesional, dado que es imprescindible para el bienestar físico de la persona, a menos que existan otras facilidades en el departamento. Si tanto la ducha como el baño no están funcionando, puede llegar a estar permitida su compostura. Se debe consultar con una autoridad rabínica. En ciertas ocasiones se puede arreglar profesionalmente un calefón o termo tanque que no funcionan. También en este caso, se deberá consultar con una autoridad rabínica.

En general, está prohibido realizar toda clase de jardinería, p.ej. plantar, cortar el pasto, desmalezar y regar plantas (que no están en peligro de secarse) en Jol Hamoéd.  Está permitido cortar flores con fines decorativos, pero no arrancar siquiera una hoja de pasto sin la existencia de un fin festivo. Se puede exterminar insectos que están causando daño o molestia en la casa o en el jardín.

Disfrutar de Jol Hamoéd es considerado una necesidad festiva genuina. Por lo tanto, está permitido tocar un instrumento musical o reparar uno que esté en necesidad de ser arreglado para proveer placer en la fiesta. Ciertas opiniones dicen que la prohibición de tocar instrumentos musicales en Shabat y en Iom Tov no atañe en absoluto a Jol Hamoéd.  Según esta opinión, se puede tocar el instrumento aun si no hay una necesidad festiva (p.ej. para asegurarse que está bien afinado para después de la fiesta).

Asimismo, se puede adquirir y montar un juguete en la fiesta, si no se requiere experticia para armarlo. Está permitido ordenar los juegos o partes de ellos, (una tarea que habitualmente estaría prohibida bajo la categoría de borer – seleccionar), si tiene un propósito festivo, p.ej. ordenar la casa o hacer lugar para los niños.

Excursiones festivas y el automóvil

Tal como ya hemos explicado anteriormente, una necesidad festiva, no implica necesariamente una necesidad vital. Un tiul [hacer un viaje de placer], es considerado una necesidad festiva legítima. Por lo tanto, se puede lavar el parabrisas del auto y cargar combustible para poder salir a pasear o ir al parque y disfrutar con la familia en Jol Hamoéd.  Muchas autoridades prohiben conducir el auto sin una necesidad de la fiesta. Por esta razón, muchos prohiben tomar clases de conducción. (En todos los casos está permitido montar una bicicleta).

Está permitido realizar arreglos simples del auto que requieren únicamente un maasé hediot, tal como cambiar la batería, para poder utilizarlo para pasear o para otros fines festivos. Si estos arreglos serán hechos por un mecánico, se deberá hacerlo por medio de un no-judío o un judío que no cobre por el trabajo. No se debe abonar a un judío por tales servicios. Un mecánico judío que trabaja gratuitamente deberá hacerlo dentro de lo posible en un lugar recluido, del mismo modo que cualquier oro profesional que realiza una Melajá en Jol Hamoéd.

Sin embargo, la mayoría de los arreglos en un coche requieren maasé umán. Toda esta clase de composturas está prohibido aun si se realizan con fines festivos. Respecto a reparar una goma pinchada o colocarle un parche del lado de adentro, se considera un maasé umán y, por ende, está prohibido. Es dudoso, si al hacerle el parche desde afuera se considera maasé umán o maasé hediot. Por lo tanto, ciertas autoridades opinan que si se tratara de una necesidad de la fiesta (p.ej. para tener una rueda de auxilio para salir a viajar a la ruta), deberá ser reparado por un no-judío. (Se considera que el remiendo de una rueda de bicicleta es maasé hediot y por lo tanto está permitido para uso festivo). En caso de una descompostura del automóvil en la ruta, está permitido cualquier reparación que no involucre esfuerzo excesivo, si la abstención de realizar estos arreglos causará un davar haáved.

 

TOMADO DEL SHULJÁN ARUJ – TOMO ÓRAJ JAÍM

01 ELUL 5772 – 19 de agosto de 2012.

 

 

PorMax Stroh Kaufman

Melaja, ¿qué es y a qué se refiere?

 Melajá, ¿qué es y a qué se refiere?

Cuando nos referimos al término “Melajá,” hablamos de una condición que es fundamental para todo aquello relacionado con la observación del Shabat, puesto que está escrito en la Torá: “No harás ningún tipo de trabajo…”

¿De dónde se origina el concepto de Melajá?

Cuando nos dirigimos hacia el texto básico del judaísmo que es la Torá, encontramos en Shemot / Éxodo 20:8-10 el (los) siguientes conceptos:

–          Seis días trabajarás y harás toda tu obra;
Shéshet yamím taavód veasíta kol melajtéja.

–          Acuérdate del día del sábado para santificarlo.
Zajór et yom haShabat lekadshó.

–          Mas el día séptimo es sábado (consagrado) al Eterno, no harás obra alguna tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu bestia, ni tu prosélito que habita dentro de tus puertas (ciudades);
Beyóm hashvií Shabat laAdonai Elohéija lo taasé kol melajá atá ubinjá ubitéja avdejá vaamatjá uvehemtéja veguerjá asher bishearéija.

Un poco más adelante, en el mismo texto encontramos las siguientes frases, Shemot 31;13-14

–          Y tú hablarás a los hijos de Israel diciendo: Ciertamente guardaréis mis sábados, porque esto es una señal entre Mí y vosotros en todas vuestras generaciones, para que sepáis que Yo soy el Eterno que os santifica. Y guardareis el sábado, porque santidad es para vosotros; el que lo profanare será muerto ciertamente, pues todo aquél que hiciere trabajo alguno en él, esa alma será segregada de entre su pueblo. Y los hijos de Israel guardarán el sábado, observándolo en todas sus generaciones, por pacto perpetuo.
Veatá dabér el benéi Israel lemór aj et shabtotái tishmorú ki ot hi beiní ubeinéijem ledorotéijem ladáat ki ani Adonai mekadishjém. Ushmártem et haShabat ki kódesh hi lajém mejaleléiha mot yumát ki kol haosé va melajá venijretá hanéfesh hahí mikérev améiha. Veshamrú benéi Israel et haShabat laasót et haShabat ledorotám berít olám

 

Mientras que en las primeras advertencias la palabra melajá se relaciona con obras o labores, en estas últimas palabras empezamos a observar una relación entre el concepto o la definición hebrea de la misma palabra melajá con la palabra “trabajar,” en español, motivo por el cual suele haber una gran confusión en lo que se refiere a que está y no está permitido hacer en Shabat; encontramos entonces dos palabras: melajá y avodá,  obra y trabajo, las cuales no son, de ninguna manera, sinónimos.

Lo que se quiere demostrar con lo anterior, lo podemos demostrar con un algo muy sencillo: si una persona requiere de levantar objetos muy pesados dentro de su casa, en el Shabat, por más esfuerzo que aplique y cansancio que cause – esto no se denomina melajá; sin embargo, si quisiera transportar tan solo una pequeña caja de fósforos desde su casa a la calle, esto si puede llamarse melajá.

Aún no es claro: ¿Qué es melajá, cuál es la diferencia con avodá y, de donde sale dicha diferencia?

Muchas veces para entender una actitud, o un concepto, tenemos que ir a la base del mismo: en nuestro caso, tenemos que ir a qué estaba haciendo el pueblo judío, los hijos de Israel, en el momento que se originan estas palabras: sucede que, como todos sabemos, el pueblo estaba en ese momento, recogiendo los materiales que se iban a necesitar para la elaboración del Mishkán y estos oficios eran 39, los cuales podemos resumir en la siguiente lista:

–          Arar – Sembrar (Se incluyen todas las formas de plantar, sembrar, injertar y cultivar un huerto o jardín, e incluso, el poner flores en agua, o cambiar el agua del florero.)- Cosechar – Unir/Seleccionar/Juntar (incluye aquella que nos previene de no realizar trabajo con mezcla de distintas especies de animales juntos, como aquella que dice: “No ararás con un buey y con un burro conjuntamente”). – Gavillas trillar (Se incluye cualquier actividad para seleccionar y separar objetos distintos, entre sólidos y entre líquidos) –  Cocinar (incluye toda instancia donde una substancia es mejorada por fuego o por calor, y el grado de calentamiento necesario para traspasar esta prohibición es una temperatura definida como “Yad Soledet Bo”, que está definido como una temperatura de 125° F = 51.6° C; se incluye en la melajá de cocinar, las acciones de hornear, guisar, freír, asar, derretir (cera, grasa, metal, etc.) y poner madera en el horno para secarla; se agrega también el hecho de agitar o voltear comida en una olla que está sobre el fuego) Seleccionar (Esto incluye separar porciones no deseadas de comida.  Si uno está comiendo, no se debe elegir cuál alimento, dentro de los de la misma especie, servir primero.  Sin embargo, si tomó uno en mal estado, lo puede desechar.  Se permite pelar la fruta, para su consumo inmediato)  – Airear (Todas las actividades necesarias para separar los diferentes elementos merced a la acción de una corriente de viento.  Como ejemplo, el de aventar el grano al viento, para separar la paja del trigo) – Tamizar /Cernir – Moler / Amasar (Moler o aplastar cualquier artículo) – Hornear  – Esquilar (Quitar pelo, pluma o lana de cualquier ser vivo. Tampoco el corte de cabello, de barba, depilación o corte de uñas en los humanos, especialmente si el cortar pelo se realiza con el fin de mejorar la apariencia de algo o alguien. Por esto es que en Shabat si uno quiere peinarse debe usar un cepillo de cerdas muy suaves, para que involuntariamente no se arranque algún cabello y si el corte se realiza por “arrancar canas”, cae también en el precepto de mejorar y/o embellecer, por lo cual tampoco está permitido… Si la persona se muerde las uñas en Shabat, con propósito de arrancárselas, podría también estar incluída bajo este concepto)  – Emblanquecer /Tinturar (Cambiar el color de cualquier objeto usando cualquier sustancia está prohibido. Pintar, teñir, mezclar pinturas están incluidas en la prohibición; incluso está prohibido el uso en Shabat de lápiz de labio, sombra, base, ) – Lavar – Peinar  – Teñir  – Hilar (Hilar u otra actividad con sogas) – Urdidura (tejeduría) – Ligamento (tejeduría)  – Cortar el tejido (tejeduría) – Tejer  – Atar  – Desatar  – Coser (Crochet, bordado, tejido, trenzado o uso de telar; también allí está incluido el pegar, adherir con cualquier tipo de goma de pegar, grabar, zurcir y sujetar con grapas)Desgarrar Cazar Faenar /MatarDesollar Curtir  – Raspar/allanar  – Marcar  – Cortar a medida  – Escribir  / Borrar  / Instruir (incluye todas las formas de escritura y dibujo, incluyendo allí, las notificaciones que se puedan dejar en un tablero  de mensajes,  sea con lápiz, grafo, máquina de escribir, teclear, estampar, etc. Con respecto a este punto se incluye el concepto de Amirá LeAkúm  que indica no dar instrucciones a un No Judío para que realice labores durante el Shabat).-  Construir  (Cualquier edificación o actividades conexas. Se incluye las refacciones o reparaciones. Tampoco se permite clavar o formar una carpa o similar.
Se deriva la prohibición de abrir un paraguas, incluso en propiedad privada, pues es una especie de construcción al estilo de una “carpa” miniatura y portátil.) –
Demoler  (Se relaciona con cualquier edificación e incluye el desarmado de una carpa, o desmantelar cualquier artefacto).Dar último toque/ Dar forma/ Completar  (Cuando reparamos o ajustamos cualquier cosa, estamos incurriendo en esta de “completar:” por ejemplo, afilar un cuchillo o, cortar el papel higiénico, dar cuerda al reloj, cambiar los cordones de los zapatos, afinar un instrumento musical, etc. están incluidas en esta categoría. Por la prohibición de  afinar un instrumento musical, se derivó la prohibición de tocar cualquiera de ellos, es decir, de interpretar música)  – Encender  (En esta categoría nos encontramos con el encender cerillos, hornos, estufas, fumar, asar, poner en marcha o utilizar motores de combustión, el uso de bombillas de luz eléctricas, porque el filamento al vacío realmente está “encendido” en fuego, pero que no arde por faltarle oxígeno y, por ello la luz eléctrica, es un derivado moderno del fuego) – Extinguir / Apagar (Apagar una llama o reducir su intensidad es un tipo de actividad que está prohibida, excepto que peligre la vida)Acarrear (transportar) –Cargar (Se refiere a transportar cualquier objeto en un lugar público. También, a sacar un objeto del espacio particular al público: está escrito “Jeremías 17:21-22 Así ha dicho Hashem: Guardaos a vosotros mismos, no trayendo cargas en el día del sábado para introducirlas por las puertas de Jerusalém; tampoco saquéis carga de vuestras casas en el día del sábado, ni hagáis obra alguna. Más bien, santificad el día del sábado, como mandé a vuestros padres.“) 

Como vemos, aquellas eran, en gran parte, las actividades que realizaban los judíos en su paso por el Midbar (“desierto”) hacia lo que se constituiría “la tierra prometida” mientras construían el Mishkán y son las que no permitían a los hijos de Israel, gozar a plenitud, del Shabat: todas ellas tienen unas características en común que son la de la transformación, producción e innovación.

Como la intención del Shabat es demostrar que Adonai es el Creador del mundo y lo que en él está contenido, el ser humano, quien también tiene una capacidad creativa,  debe cesar  en sus actividades para demostrarse a sí mismo y a los demás, que todo lo que tiene, todo lo que sabe y todo lo que puede hacer, proviene únicamente y directamente de, y a través, de Él Eterno; la forma como La Torá nos indica que debemos cesar nuestras actividades, y es a través de las melajot, y, ellas están allí para que nos quitemos el disfraz de “todopoderosos”, “siempre listos”, “sabelotodo” y “sobrenaturales”, para ubicarnos en el rol de “hijos de Adonai,”  buscando la armonía con la Creación.

Nuestros sabios, en las distintas épocas han tratado de “ayudarnos” a comprender las melajot: aunque puede haber situaciones muy complejas en las cuales, los rabinos y las diferentes autoridades podrían entrar en extensas discusiones y ello, no nos ayudaría a entender su propósito; sin embargo, las han clasificado en:

Avot Melajot, o Melajot prohibidas.

Avot Toledot: también de características prohibidas pero derivadas de las anteriores

Melejet Majshevet: melajá con propósito positivo

Melejet Majashevet Asrá Torá: melajá con  intención, o pensamiento.

La literatura judía nos habla acerca de la observación de las melajot, hasta el punto de llegar a los siguientes comentarios:

Rabí Iojanán dijo en nombre de Rabí Shimón Ben Iojai que si todos los judíos observaran sólo dos Shabatot correctamente, la redención llegaría inmediatamente (Shabat 118b).

El Ierushalmi dice:

Si todos los judíos observaran sólo una vez el Shabat correctamente, el Hijo de David vendría (Ierushalmi Taanit 1:1, 64a).

 

Además del Shabat, las festividades también tienen momentos en los cuales no se recomienda “trabajar”: son los días de semana llamados “intermedios”, o Jol Hamoéd, en los cuales también se sugiere no trabajar, ni realizar actividades que supongan distraer el espíritu del deleite de la festividad: es decir, aquí también hablamos de melajot.

Sin embargo, existen algunas formas de Melajá que fueron permitidas por las autoridades rabínicas para ser realizadas durante el período de Jol Hamoéd, las cuales se dividen en cinco categorías:

1) Tzórej HaMoéd [trabajo] necesario para la festividad
2) Tzórej ojel néfesh [trabajo] necesario para la preparación de comida
3) Tzórjei rabím [trabajo indispensable para las] necesidades de la comunidad
4) Davar haavéd [trabajo que debe ser realizado para evitar] pérdida o daño
5) Poél sheéin lo ma leejól [trabajo hecho por] un obrero que le falta comida.

No se quiere, con las descripciones anotadas, entrar en polémica sino de conocer acerca de ellas, porque extensos libros podrían dedicarse solamente a registrar las probabilidades, sino que se tenga conocimiento de ellas, puesto que, como hemos mencionado en múltiples ocasiones, la “pretensión de la halajá” es tratar de hablar un “idioma común entre el pueblo judío,.

 

El Shabat y las festividades judías están destinadas a que, mediante el cese de las labores cotidianas, se nos permita dejar salir el espíritu de santidad que tenemos en cada uno de nosotros, y de este modo podamos re-encontrarnos con nuestra verdadera esencia y cuando lo hacemos, estamos alcanzando realmente el estado de “completo” que Él ha querido para cada uno de nosotros: este es un estado que nos llena de paz, calma, y sosiego verdadero, y que nos recuerda que somos Sus hijos, dependemos de Él y no somos solamente máquinas biológicas de trabajo, sino que aprendemos a vivir confiados en que no estamos solos ni desamparados; también aprendemos que cuando hacemos caso a Su palabra, estamos trabajando para ser verdaderamente libres y ayudar a liberar a nuestro prójimo y sociedad; aprendemos que el Shabat y cada una de las festividades del calendario judío, en las que nos dediquemos sólo a cumplir con la voluntad de Nuestro Creador, llegaremos a un estado ideal, de gozo y placer, como aquel que procuraríamos para unas vacaciones ideales.

321judaismo.com

01 Elul 5772 – 19 de agosto de 2012

Artículo sin derechos de autor, puesto que la Torá, base del mismo, es propiedad de quien quiera disfrutar de ella en toda su extensión; puede ser reproducido por cualquier método, físico o electrónico, con la condición de que se cite la fuente y, si se quiere distribuir, procure tener en cuenta las recomendaciones halájicas y de cuidado del medio ambiente que se han manifestado en ocasiones previas.

 

PorMax Stroh Kaufman

Vacaciones

Vacaciones

Sustantivo femenino plural que se refiere al periodo de tiempo en el que una persona descansa de sus actividades rutinarias, y que están hechas para prevenir estrés, o para incrementar la productividad de una empresa, en el resto del año; que generalmente se realizan en forma de actividades recreativas fuera de los lugares habituales donde se reside y,  en periodos que dependen del país y la temporada del año.

El origen de la palabra vacaciones deriva varias acepciones, por lo general tomadas del latín: una de ellas, vacans, participio del verbo vacare: estar libre, desocupado, vacante (como un puesto de trabajo).Otra de ellas, Vacuus: vacío, desocupado libre. Vacui dies: días de descanso; por último el vocablo Vacatio (-ionis): que significa a un tiempo vaciamiento y suspensión de las actividades normales. Por este motivo, este retiro debería ser un sereno adentramiento en la profundidad del propio ser, lejos del entorno cotidiano…

Como dato curioso encontramos que, hasta principios del siglo 20 de la era común, era práctica de los médicos, que ellos escogieran las vacaciones para sus pacientes, como lo hacían también con los medicamentos.

Acerca de las vacaciones hay algunas frases como las siguientes:

Nadie necesita más unas vacaciones que el que acaba de tenerlas. Elbert Hubbard

Cuando no se encuentra descanso en uno mismo, es inútil buscarlo en otra parte. François de la Rochefoucauld

Aquel que quiere viajar feliz, debe viajar ligero. Antoine de Saint-Exupery.

El amor se parece a las vacaciones, las esperas con ansias, las vives con contradicciones y las recuerdas con melancolía. Anónimo

Si regresas a casa tan feliz como te has ido, has tenido unas buenas vacaciones. Anónimo

La risa es una vacación instantánea. Milton Berle

Las vacaciones son no tener nada que hacer y todo el día para hacerlo. Robert Orben

¿Cuánto deben durar las vacaciones? Lo suficiente para que su jefe lo extrañe, pero no tanto como para que se dé cuenta de que se las puede arreglar sin usted. (Atribuido a varios autores)

La vida son las vacaciones de la muerte. Anónimo

El que viaja solo, viaja más de prisa. Rudyard Kipling.

Las vacaciones demuestran que una vida de placer está sobre valorada. Mason Cooley

Las verdaderas vacaciones no son viajes de descubrimiento, sino un ritual de tranquilidad. Andrew Philip Adams

El arte del descanso es tan importante como el arte de trabajar. John Steinbeck

Si hablamos de las vacaciones desde el punto de vista judío, podemos empezar por darnos cuenta que la vida judía también consta de días laborables y días festivos; que  el almanaque nos muestra cómo están  repartidos los días,  a lo largo y ancho del año, sea para trabajar, o para tener un respiro del trajín de la rutina del trabajo diario, y que en nuestra vida requerimos de un descanso y de un adecuado disfrute en los momentos en los cuales no estamos laborando…

En el judaísmo tenemos “días de descanso” y días festivos: sin embargo, los que llamamos días festivos, no están en el calendario judío simplemente para que nos brinden descanso y nos permitan tomarnos vacaciones de la vida diaria judía; por el contrario, ellos se caracterizan por hacernos caer en cuenta de nuestras obligaciones religiosas y reforzar nuestro contacto con El Todopoderoso, gracias a las oraciones que tiene cada uno de estos días festivos y que empleamos en esos momentos específicos: ¿Qué se quiere decir con ello? Que, por ejemplo, cuando bailamos con la Torá en Simjat Torá, somos otras personas, muy distintas a aquellas que se encuentran detrás de cuatro paredes, en una actividad que podemos llamar repetitiva y rutinaria, que es nuestro trabajo…

Sucede que cuando estamos en contacto con Nuestro Creador, nos viene a la mente el primer Mandamiento que nos dice: “Yo soy el Señor, tu Elohim, quien te sacó de la tierra de Egipto, de la casa de la esclavitud. No tendrás otros dioses además de Mí”. Con lo que entendemos que Él es quien nos otorga todas las herramientas, tanto físicas como espirituales, para nuestro diario vivir, las cuales sirven para enmendar y crear, sea mucho o poco”.

Los festivos en el judaísmo, están caracterizados, especialmente aquellos que tienen más de dos días de duración, a tener un día de guarda y un día llamado “jol hamoed” en el cual se disminuyen las restricciones de las melajot o trabajos, tal vez con el fin que dejemos un poco de tiempo libre de nuestros compromisos para demostrar que nuestra relación con nuestro Creador es una parte verdadera e importante de nuestras vidas.

Un ejemplo de lo plasmado en la situación anterior, es el Shabat, durante el cual nuestra obligación, es no comprometernos en ninguna de las actividades que normalmente hacemos durante la semana, durante un período de tiempo variable, que puede durar, según la ubicación geográfica de la ciudad o país donde nos encontremos,  hasta veintisiete horas, empezando el viernes cuando baja el sol y extendiéndose hasta el anochecer del sábado, porque está escrito “Seis días trabajarás y harás toda tu tarea, pero el día séptimo es Shabat, consagrado a Hashem, tu Elohim, no hagas ninguna tarea…” (Shemot / Éxodo 20:9-10)

El “no hacer nada” en Shabat nos permite desconectarnos de nuestros asuntos cotidianos; es decir, nos tomamos un descanso, unas vacaciones, que nos van a permitir estar cara a cara con nosotros mismos y con Nuestro Creador, de la misma manera que cualquiera de las festividades judías que hay en el calendario y que nos obligan a hacer un alto en el camino.

Unas vacaciones son aquellas que nos permiten estar espiritualmente despejados, que nuestra atención esté volcada hacia la arquitectura que nos rodea, o hacia las ilustraciones, o la belleza natural intacta, al igual que nos permite conocer gente, y tener tiempo para pensar.

Shabat es un poderoso recordatorio que nos devuelve al principio. Es una reunión con nuestra propia esencia. Es un retorno a la perfección que existió después de los seis días de Creación, antes del pecado.

 

El Shabat, y las festividades, al alejarnos de nuestro mundo cotidiano, nos permiten estar espiritualmente despejados y tener tiempo para pensar, al estar en ese contacto, por pequeño que sea, con nuestro creador.

Es por ello que Adonai nos dice: “Abre para mí una apertura del tamaño de la punta de una aguja y yo abriré para ti la apertura del tamaño del portón del Ulam. (Se considera que el Ulam poseía una apertura de 20 x 40 metros a través de la cual se ingresaba al recinto central del Beit Hamikdash).

Algo que nos puede enseñar más acerca del concepto de vacaciones que brindan las festividades judías, nos la deja la Cábala cuando nos dice que El Todopoderoso tomó seis días para crear un escenario en donde somos todos actores, Posterior a ello, dejo “un espacio vacío” al que llamamos “mundo”, y en ese “hueco”  que dejó, permanece oculto para que hagamos “lo mismo que Él: seis días cada semana actuando con el mundo, y luego descubriendo y disfrutando de la Divinidad que hay en todas las cosas; es decir, descansar de la “actividad creadora” porque durante esos seis días estamos muy ocupados conquistando espacio, cerrando tratos, creando productos, construyendo edificios, viajando por la súper-autopista de la información; entonces, como está escrito:  HaShem terminó en el séptimo día el trabajo que Él había hecho, y descansó en el séptimo día de todo el trabajo que Él había hecho. Y Dios bendijo el séptimo día y lo hizo santo, porque en él, Adonai descansó de todo el trabajo que había creado para hacer (Bereshit / Génesis, 2:1-3).

Entonces, con el Shabat nos deshacemos de todas aquellas cosas en las que estamos atrapados durante esos seis días de la semana, y  nos demostramos a nosotros mismos que no estamos esclavizados por nuestra rutina diaria… Interactuamos con Nuestro Creador, porque El Eterno desea que lo reconozcamos como una inmensa parte de nuestras vidas, y es por ello que Él nos brinda días festivos, con la esperanza que durante esos momentos de inspiración podamos permitir que Él entre en nuestros corazones, deseando que le autoricemos a quedarse, logrando lo que realmente buscamos en las vacaciones que tomamos cuando estamos agotados del estrés normal de la cotidianidad: El busca y quiere que no lo desterremos como si fuera una ceremonia de havdalá la cual pronunciamos al concluir el día festivo.

Veamos la siguiente anécdota acerca de las vacaciones:

Un hombre pidió permiso en su trabajo para salir de vacaciones con su familia aprovechando que venían las fiestas judías. Le había sido difícil conseguir el permiso anteriormente debido a la cantidad de pendientes de los que se debía ocupar en su puesto. Cuando por fin su jefe accedió a autorizarle tres días de vacaciones le dijo: “Puedes ir tú y tu familia, pero me dejas las tarjetas bancarias”.

El hombre pensó por un segundo y respondió: “En realidad utilizaré mis vacaciones para celebrar las fiestas judías y asistir a los servicios religiosos. En ocasiones, uno tiene que hacer donativos a la sinagoga o hacer gastos inesperados para la fiesta y necesito mi dinero. ¡Si voy a salir de viaje voy a ir con todas mis pertenencias, por si acaso necesito hacer un pago no previsto!”.

De la misma manera Moshé responde a Faraón en la parashá Bo cuando después de la novena plaga –oscuridad- Faraón accede de manera renuente, pero llena de orgullo a que salgan los Israelitas al desierto por tres días para servir a Su Creador, pero siempre y cuando no se lleven su ganado. La respuesta de Moshé “Si vamos iremos con todas nuestras pertenencias porque no sabemos qué nos vaya a pedir el Señor” enfurece a Faraón de tal manera que echa a Moshé fuera de su presencia para siempre.

Y es que cuando uno va a servir al Eterno, debe estar dispuesto a dar todo, aun si esto implica gastos imprevistos o no caerle bien a tu jefe.

De la misma manera cuando utilizamos los festivos del calendario judío para tomarnos las “vacaciones”, porque con ellas nos damos cuenta, no que tanto apreciamos nuestro trabajo, sino que tanto apreciamos lo que hacemos; no apreciamos como lo hacemos, sino nuestros logros, y aprendemos que no debemos tratar de darle forma al mundo que nos rodea en algo que satisfaga nuestras necesidades, sino que empezamos a apreciar el mundo por lo que es; aprendemos que no debemos hacer cambiar a nuestra pareja para satisfaga nuestras necesidades, sino por lo que es ahora y por en lo que se puede convertir en el futuro; Y si lo hacemos, estaremos “un paso adelante” habiendo adquirido para nosotros, y para las generaciones por venir, una porción del Cielo en la tierra.

 

321judaismo.com    —   9 de agosto de 2012 – 21 de Av de 5772

Artículo sin derechos de autoría intelectual: se permite su reproducción por cualquier método, físico y/o electrónico; favor citar la fuente.