Monthly Archive diciembre 2017

PorMax Stroh Kaufman

Januca: ocho noches, ocho milagros

Januca: ocho noches, ocho milagros

Tercera noche, tercer milagro

En la tercera noche de januca veremos una historia de lucha contra el cáncer.

“Miriam es una niña de 14 años que fue  a consultar al hospital por sus síntomas: tenía fatiga, fiebre y  calambres: Cuando fue evaluada, se pensó que no eran más que el virus que había afectado a toda la ciudad, le dijo el médico.

Los resultados mostraron que el conteo de glóbulos blancos era alto, demasiado alto, por lo que fue remitida a la clínica de oncología a la mañana siguiente.

Mientras Miriam atravesaba el pabellón de oncología, vio rostros delgados y calvas, esperando una nueva prueba de laboratorio. Se le informó que sería muy doloroso

Entonces, en el pabellón, el técnico realizó una dolorosa prueba de médula ósea. Envió los resultados al laboratorio, y también tomó una pequeña muestra para examinar por sí mismo bajo un microscopio. Y luego dio el golpe.

Aproximadamente media hora más tarde llegó el diagnóstico: era leucemia. Leucemia mieloide crónica

El médico vino y le dijo “Comenzaremos la quimioterapia”.

Pero Miriam y sus padres no podían entender: quimioterapia. . . con eso fueron tratados los pacientes de cáncer. “¿La leucemia es cancerosa?”, Preguntaron.

El doctor asintió.

Miriam salió corriendo de la habitación. Sus padres intentaron detenerla, abrazarla, abrazarla, consolarla, pero ella se apartó. “

Miriam dijo: Tengo cáncer “.

Pero no sucumbiría. Un instinto primordial se hizo cargo:

“Entonces, ¿qué vamos a hacer con esto?”, Preguntó ella.

Lentamente, claramente, el doctor nos dio todos los hechos. La leucemia mieloide crónica es un cáncer de los glóbulos blancos, nos dijo. Raramente afecta a los niños; El médico también dijo que consultaría con otros especialistas y diseñaría un plan de tratamiento experimental.

Su sugerencia es que Miriam necesitaría un trasplante de médula ósea en algún momento,

Entonces se volverán a encontrar a la mañana siguiente, para comenzar la quimioterapia.

La quimioterapia fue dura.

Pero lo peor sucedió, la quimioterapia no ayudó.

Los médicos cambiaron las drogas, enmendaron los planes de tratamiento, pero su cuerpo no respondió.

Los médicos cambiaron de marcha y comenzaron a prepararse para un trasplante de médula ósea. Era su única esperanza.

Aún así, ella nunca pensó, no voy a sobrevivir a esto. Solo pensé, tengo que superar esto. Después de todo, tengo 14 años. Yo tenía planes. Tengo que graduarme de la escuela secundaria, ir al seminario, casarme.

En un momento, cuestioné la decisión de mis padres. Conocía a personas que ocultaban incluso problemas médicos menores. Hacerlos públicos fue algo revolucionario, iconoclasta. ¿Por qué lo hicieron?

Sus padres hablaron con el rabi local y ellos contactaron a una fundación judía que cuida a niños con cáncer, el próximo verano la niña fue a Camp Simja, donde Miriam conoció a niños que habían sido sometidos a quimioterapia, cirugía, trasplantes y compañeros de lucha.

Allí, como la familia, cantaron, bailaron, tocaron y vivieron una vida feliz, y debido a que su estado se estaba deteriorando rápidamente.

Ella tuvo que ser llevada al Hospital Infantil para recibir su trasplante de médula ósea.

En el momento en que recibió la médula ósea por vía intravenosa, ella preguntó. “¿Cómo sabe la médula ósea a dónde ir?” Imaginé las células que circulaban por mi sistema, sin encontrar el camino hacia el interior de mi hueso.

“Simplemente lo hacen”, respondió el médico.

Cinco semanas después del trasplante, el médico realizó nuevas pruebas.

Cuando vino con los últimos resultados de sangre, dijo: Los recuentos sanguíneos estaban en un nivel seguro. podrías regresar a casa de forma segura.

Los próximos nueve meses, Miriam entró en el hogar en el estado de aislamiento de la enfermedad y la recuperación,

No hubo signos de enfermedad durante mucho tiempo y Miriam pudo graduarse en la escuela, fue al seminario y, mucho tiempo después, conoció al hombre con el que quería casarse.

Después de un período de vacaciones, ella tenía una cita de rutina. El oncólogo de turno se hizo un análisis de sangre y ella regresó con la cara pálida. Mientras miraba su rostro, algo dentro de ella se congeló. Empezó a temblar.

El cáncer, me dijo, había regresado.

¡No! ¡No! Estaba a punto de comprometerme. Estaba esperando para entrar en mi futuro. ¿Cómo? ¿Cómo pudo haber sucedido? ¿Por qué Dios está haciendome esto? ¿Qué quería Él de mí?

Después de un nuevo análisis de sangre, el oncólogo no tenía esperanzas. La única opción, me dijo, fue otro trasplante de médula ósea.

Miriam tenía miedo, pensando que su cuerpo no era lo suficientemente fuerte como para tomar otro trasplante. La radiación y la quimioterapia la matarían.

Su novio buscó médicos, opiniones, información, pruebas, drogas experimentales. Estaba decidido a encontrar algún rayo de esperanza, algún tratamiento nuevo, algo, cualquier cosa.

Vino con el nombre de un medicamento nuevo, imatinib, una innovadora quimioterapia dirigida a la proteína anormal específica que se encuentra en las células de CML.

La droga no curaría el cáncer, pero inhibiría el crecimiento de las células cancerosas y me permitiría llevar una vida normal, dijo.

La droga hizo su trabajo. Su condición se estabilizó. Un año después, se casó, bajo la jupa.

Después de dos años, decidieron tener un bebé. Miriam fue a una organización de fertilidad pero descubrieron que nada podían hacer.

Ahora su esposo repitió la historia. Visitó a los especialistas más eminentes en el campo; Gastaron decenas de miles de dólares en tratamientos. Nada.

Mientras tanto, Miriam regresó a la escuela. Ella completó un BA en artes  y luego pasó a estudiar psicología y trabajo social.

Dos años más tarde, Miriam programó otra cita con su especialista en fertilidad. “Estoy feliz, estoy satisfecha”, le dijo, “pero quiero saber si algo ha cambiado”.

El médico realizó pruebas, y entregó los resultados con un movimiento de cabeza. “Vete a casa, Miriam”, me dijo. “Hay casi cero posibilidades de que tengas un hijo”.

“Mi médico acaba de extinguir mi esperanza”, pensó Miriam.

Sin embargo ella dijo. “No voy a perder la esperanza. Ahora vamos a ver un milagro “.

Un año después, nuestro incrédulo doctor confirmó: Vas a ser madre.

Surgieron preguntas, una ráfaga de preguntas, dudas, temores y euforia. Y por encima de todo, resonó la voz de mi especialista en fertilidad. “Este es el milagro de Di-s”.

Durante los primeros cinco meses del embarazo, su análisis de sangre se mantuvieron estables, y los médicos acordaron vacilantemente que podría quedarse fuera de Gleevec. Miriam pasó tiempo cultivando un huerto, sintiendo la tierra entre sus dedos, oliendo el aroma fresco y observando cómo las plantas se desarrollan y crecen.

El proceso reflejaba lo que estaba sucediendo en su cuerpo, lo hacía real y vivo, y me conectaba con el proceso cósmico de nacimiento.

Cuando ella estaba embarazada de cinco meses, ella recayó. ella necesitaba volver a la quimioterapia, pero me resistí, ¿qué harían las poderosas drogas para la frágil vida que crecía dentro de mí? En sus propias palabras, ella le habló a Dios, pidiendo un milagro.

Dos semanas más tarde, nuevos análisis de sangre y el nivel de células cancerosas se redujo. Durante el resto del embarazo, el nivel de células cancerosas vacilaron, pero logró evitar la quimioterapia.

Cinco semanas antes de mi fecha de parto, Miriam rompió aguas. Ninguno de sus parientes podría ayudarla, pero ella, que se encuentra una partera, y ella tuvo un parto en el hogar sin intervención médica.

Después de más de ocho años de espera, sostenía a un bebé en sus brazos. Una mujer

El nombre elegido para el bebé fue Jana, la madre del bíblico Samuel, fue la mujer que nos enseñó a llorar cuando rezamos.

. El cáncer y la quimioterapia se han convertido en parte de la vida de Miriam, pero ella finalmente aprendió a vivir con ella.

Hay momentos en que, por supuesto, Miriam se siente llorosa y ansiosa.

Especialmente porque su cuerpo se volvió inmune a Gleevec, porque había estado tomando este medicamento durante más de una década.

Afortunadamente, se desarrollaron drogas hermanas que combaten las células cancerosas.

Vivir con cáncer es vivir con incertidumbre, pero cada persona que camina por esta tierra vive a la sombra de la muerte; algunos lo conocen más que otros.

Por supuesto, todo el mundo tiene miedo, especialmente sobre la condición de Miriam, pero la vida le enseñó sobre su ritmo natural: la ansiedad y la tristeza son invariablemente seguidas por la alegría y la esperanza. Ahora ella está diciendo: mi vida sigue el plan de Dios, y cualquier agenda que pueda soñar es risible.

Lo más importante, dijo Miriam, he aprendido a apreciar los milagros de Dios, en mi vida

15 de diciembre de 2017 – 27 de Kislev de 5778

 

PorMax Stroh Kaufman

Januca: Ocho noches, Ocho milagros

Januca: Ocho noches, Ocho milagros

Segunda noche, segundo milagro

Un joven que pagaba sus estudios trabajando de vendedor ambulante, sentía hambre pero no tenía dinero para almorzar.

Decidió vencer la vergüenza que le daba mendigar y pedir algo de comer en la próxima puerta que tocase.

No obstante, perdió su nervio cuando una hermosa joven le abrió la puerta. En lugar de pedir comida pidió solo un vaso de agua.

 

Ella, sin embargo, se apiadó de él y le trajo un vaso de leche. El se lo tomó tímidamente y preguntó, -¿Cuanto le debo?

 

-No me debe nada, respondió ella. -Mi madre nos enseñó a nunca aceptar pago por hacer un favor.

 

-Entonces le agradezco de corazón, respondió el joven.

 

Aquel joven llamado Howard Kelly se fue de aquella casa, no solo sintiéndose fortalecido en su cuerpo sino también en su fe en Dios y en la humanidad. Antes del incidente estaba pensando en rendirse y renunciar.

 

Muchos años mas tarde aquella joven, ya mayor, se enfermo gravemente. Los doctores locales estaban muy preocupados.

Finalmente la enviaron al hospital de una gran ciudad donde practicaba un famoso especialista en aquella enfermedad.

 

Cuando el médico se dio cuenta del nombre de su nueva paciente y del pueblo de procedencia, inmediatamente se levantó y fue a verla.

La reconoció inmediatamente. Volvió a su oficina resuelto a hacer todo lo posible para salvar su vida. La lucha fue larga pero la señora se salvó.

 

Por su parte la señora andaba muy preocupada sabiendo que el precio de su estancia en el hospital sería astronómico. Sin que ella supiese, el doctor envió órdenes que le pasaran a el la cuenta final.

Después de examinarla escribió un mensaje al pie de la cuenta antes de que fuese enviada a la señora.

 

Ella abrió aquella cuenta con gran temor, pensando que pasaría el resto de sus días pagándola. Finalmente miró y cual fue su asombró cuando leyó al pie de la lista de enormes cifras:

 

Todo Pagado por completo con un vaso de leche.

Firmado: Dr. Howard Kelly.

PorMax Stroh Kaufman

Januca 8 noches – 8 milagros

Januca 8 noches – 8 milagros

Primera noche, primer milagro

 

En la pequeña escuelita rural había una vieja estufa de carbón muy anticuada.

Un chiquito tenía asignada la tarea de llegar al colegio temprano todos los días para encender el fuego y calentar el aula antes de que llegaran su maestra y sus compañeros.

 

Una mañana, llegaron y encontraron la escuela envuelta en llamas.

Sacaron al niño inconsciente más muerto que vivo del edificio.

Tenía quemaduras graves en la mitad inferior de su cuerpo y lo llevaron urgente al hospital del condado.

 

En su cama, el niño horriblemente quemado y semi inconsciente, oía al médico que hablaba con su madre.

Le decía que seguramente su hijo moriría que era lo mejor que podía pasar, en realidad -, pues el fuego había destruido la parte inferior de su cuerpo.

 

Pero el valiente niño no quería morir. Decidió que sobreviviría.

 

De alguna manera, para gran sorpresa del médico, sobrevivió.

 

Una vez superado el peligro de muerte, volvió a oír a su madre y al médico hablando despacito.

Dado que el fuego había dañado en gran manera las extremidades inferiores de su cuerpo, le decía el médico a la madre, habría sido mucho mejor que muriera, ya que estaba condenado a ser inválido toda la vida, sin la posibilidad de usar sus piernas.

 

Una vez más el valiente niño tomó una decisión. No sería un inválido.

 

Caminaría. Pero desgraciadamente, de la cintura para abajo, no tenía capacidad motriz. Sus delgadas piernas colgaban sin vida.

Finalmente, le dieron de alta.

 

Todos los días, su madre le masajeaba las piernas, pero no había sensación, ni control, nada.

 

No obstante, su determinación de caminar era más fuerte que nunca.

 

Cuando no estaba en la cama, estaba confinado una silla de ruedas.

Una mañana soleada, la madre lo llevó al patio para que tomara aire fresco.

 

Ese día en lugar de quedarse sentado, se tiró de la silla. Se impulsó sobre el césped arrastrando las piernas.

 

Llegó hasta el cerco de postes blancos que rodeaba el jardín de su casa. Con gran esfuerzo, se subió al cerco.

Allí, poste por poste, empezó a avanzar por el cerco, decidido a caminar.

 

Empezó a hacer lo mismo todos los días hasta que hizo una pequeña huella junto al cerco. Nada quería más que darle vida a esas dos piernas.

 

Por fin, gracias a las oraciones fervientes de su madre y sus masajes diarios, su persistencia férrea y su resuelta determinación, desarrolló la capacidad,  primero de pararse, luego caminar tambaleándose y finalmente caminar solo y después correr.

 

Empezó a ir caminando al colegio, después corriendo, por el simple placer de correr.

Más adelante, en la universidad, formó parte del equipo de carrera sobre pista.

 

Y aun después, en el Madison Square Garden, este joven que no tenía esperanzas de sobrevivir, que nunca caminaría, que nunca tendría la posibilidad de correr, este joven determinado, Glenn Cunningham, llegó a ser el atleta estadounidense que ¡corrió el kilómetro más veloz el mundo!

Jag Januca Sameaj

15 de diciembre de 2017 – 27 de Kislev de 5778

 

PorMax Stroh Kaufman

Januca Ocho noches ocho milagros

Januca 8 noches – 8 milagros

Milagros en el judaismo

En nuestras vidas cotidianas, eventos que pueden ser estadísticamente “imposibles” a menudo los llamamos milagros.

Por ejemplo, cuando 3 compañeros de clase se encuentran accidentalmente décadas después de haber dejado la escuela en un país diferente, pueden considerar esto como “milagroso”.

Con el ejemplo anterior, vemos como, los eventos que se consideran “imposibles” no son en absoluto imposibles; tienen una probabilidad matemática, como lo tiene la de ganarse una lotería, o que un rayo le impacte a la misma persona, dos veces en su vida.

¿Cuándo un acto es un milagro, y cuándo no lo es?

Esto suele ser un momento muy personalizado, de acuerdo con cada individuo

Solo para ello, utilizaremos dos historias. la primera, una enseñanza de nuestros sabios:

 

Los sabios enseñaron: Hubo un incidente en el que murió la esposa de un hombre muy pobre, y ella le dejó un hijo para amamantar, y él no tenía dinero para pagar el salario de una nodriza. Y se realizó un milagro en su nombre, y desarrolló senos como los dos senos de una mujer, y cuidó y amamantó a su hijo. Rav Yosef dijo: Venga y vea cuán grande es esta persona que un milagro de esa magnitud fue realizado en su nombre  Abaye le dijo: Por el contrario, cuán deshonrosa es esta persona que el orden de la creación fue alterado en su nombre..

La segunda. una leyenda

Tres personas iban caminando por una vereda de un bosque, un Sabio con fama de hacer milagros, un poderoso terrateniente del lugar y, un poco atrás de ellos y escuchando la conversación, iba un joven estudiante alumno del Sabio.

El poderoso se dirigió al Sabio diciendo: – Me han dicho en el pueblo que eres una persona muy poderosa y que inclusive puedes hacer milagros.

– Soy una persona vieja y cansada… ¿Cómo crees que yo podría hacer milagros? Respondió.

– Me han dicho que sanas a los enfermos, haces ver a los ciegos y vuelves cuerdos a los locos… esos milagros solo los puede hacer alguien muy poderoso.

– ¿Te referías a eso?… Tú lo has dicho, esos milagros solo los puede hacer alguien muy poderoso… no un viejo como yo.

Esos milagros los hace Dios, yo solo pido se conceda un favor para el enfermo, o para el ciego, y todo el que tenga la fe suficiente en Dios puede hacer lo mismo.

– Yo quiero tener la misma fe para poder realizar los milagros que tú haces… muéstrame un milagro para poder creer en tu Dios.

Ante la insistencia de aquél hombre poderoso, el Sabio aceptó mostrarle tres milagros.

Y así, con la mirada serena y sin hacer ningún movimiento le preguntó: – ¿Esta mañana volvió a salir el sol? – Sí, claro que sí.

– Pues ahí tienes un milagro… el milagro de la luz.

– No, yo quiero ver un verdadero milagro, oculta el sol, saca agua de una piedra… mira, hay un conejo herido junto a la vereda, tócalo y sana sus heridas.

– ¿Quieres un verdadero milagro?

¿No es verdad que tu esposa acaba de dar a luz hace algunos días?

– ¡Si! Fue varón y es mi primogénito.

– Ahí tienes el segundo milagro… el milagro de la vida.

– Sabio, tú no me entiendes, quiero ver un verdadero milagro.

– ¿Acaso no estamos en época de cosecha?, ¿no hay trigo y sorgo donde hace unos meses solo había tierra?

– Sí, igual que todos los años. – Pues ahí tienes el tercer milagro.

– Creo que no me he explicado. Lo que yo quiero…

Sus palabras fueron cortadas por el Sabio, quien convencido de la obstinación de aquel hombre y seguro de no poder hacerle comprender la maravilla que existe en todo aquello que le había mostrado señaló:

– Te has explicado bien, yo ya hice todo lo que podía hacer por ti… Si lo que encontraste no es lo que buscabas, lamento desilusionarte, yo he hecho todo lo que podía hacer.

Dicho esto, el poderoso terrateniente se retiró muy desilusionado por no haber encontrado lo que buscaba.

El Sabio y su alumno se quedaron parados en la vereda.

Cuando el poderoso terrateniente iba muy lejos como para ver lo que hacían el Sabio y su alumno, el Sabio se dirigió a la orilla de la vereda, tomó al conejo, sopló sobre él y sus heridas quedaron curadas; el joven estaba algo desconcertado:

– Maestro te he visto hacer milagros como este casi todos los días,

¿Por qué te negaste a mostrarle uno al caballero?,

¿por qué lo haces ahora que no puede verlo?

– Lo que él buscaba no era un milagro, sino un espectáculo.

Le mostré tres milagros y no pudo verlos.

Para ser rey primero hay que ser príncipe, para ser maestro primero hay que ser alumno… No puedes pedir grandes milagros si no has aprendido a valorar los pequeños milagros que se te muestran día a día.

 

En janucá, celebramos el milagro que, una pequeña botella de aceite, con capacidad para encender las luminarias durante 1 día, las enciende por 8 días.

Haremos una revisión de ocho milagros, uno para cada noche, esperemos sea de su agrado

Comite editorial 321judaismo.com

15 de Diciembre de 2017 – 27 de Kislev de 5778

PorMax Stroh Kaufman

El impacto del judaísmo en la civilización – Sexta parte

El impacto del judaísmo en la civilización – Sexta parte

Continuación.

  1. CONCLUSIONES

6.1 El judaísmo es:

  1. la comunidad de individuos judíos,  forjada por un origen y una  suerte comunes, donde se pertenece por nacimiento (madre judía) o por conversión;
  2. un contenido espiritual, cultural, moral y religioso con una herencia milenaria. Es el pueblo con el cual  Dios realizó el Pacto, y este Pacto se confirmó con los Patriarcas, con Moisés, David, Salomón y los Profetas.

El judaísmo no es una institución con una sola filosofía o teología. Tampoco es sólo una religión.

No es una raza, y tampoco una nación. El judío practica su religión, tiene una cultura especial, y su liturgia es diferente. El individuo deja de ser judío  cuando se convierte a otra religión.

Una definición más moderna, aceptada por la gran mayoría de los judíos, es:

El judaísmo es un pueblo con una civilización religiosamente desarrollada, con un contenido universal que debe ser transmitido a todos aquellos que estén interesados en conocerla.

6.2 El judaísmo ha demostrado la necesidad de perseguir la verdad, de contribuir, de renovar, de transformar, el pensamiento permanentemente evolutivo, en todos los campos de la cultura.

6.3 Trae el concepto de la educación, que no estaba destinada a individuos elegidos o clases privilegiadas, sino que también para las masas del pueblo, basándose en el mandato bíblico “y enseña las leyes a tus hijos”

6.4 La creación de la sinagoga no sólo como institución consagrada a la plegaria, ha sido convertida  en “casa de asamblea” para estudios de amplias proyecciones, que trasciende a la iglesia cristiana; posteriormente se adoptarían de ellos algunos moldes para las futuras universidades.

6.5 Los anhelos de justicia social en la sociedad humana, están fundamentados en la tradición judía: la preocupación por las condiciones en que viven los campesinos y los obreros, la determinación de mejorar “la suerte de los pobres, las viudas y los huérfanos”, y de edificar una sociedad equitativa en la que todos tengan iguales derechos e iguales deberes, son elementos sustanciales de la cultura judía.

6.6 los estudios originados a partir de los libros del Tanaj, son el sustrato común de los todos los estudios religiosos, en las diversas corrientes cristianas y católicas, por lo cual, todos aquellos que tratan de darse cuenta de su fe están obligados a ocuparse del pasado religioso judío.

6.7 La pertenencia en casi todos las personas de las corrientes teológicas cristianas y católicas de que Dios escucha a todo aquel que Le pide, que El desea su bien, y responde, para bien o para mal, proviene del judaísmo

6.8 Todos los campos del conocimiento han sido influenciados por los aportes judíos. Hasta el año 2007 aproximadamente 170 judíos, o descendientes de ellos recibieron alguno de los Premio Nobel que entrega la academia sueca. Los judíos hoy  en día, son aproximadamente, el 0.2% de la población total del mundo.

 

  1. ANEXOS

APORTE JUDÍO A LAS CIENCIAS DEL CONOCIMIENTO EN LOS ÚLTIMOS SIGLOS.

De Sión saldrá la luz y de Jerusalém la palabra de Dios”.

Willian Hershel: Descubrió en 1781 el planeta Urano.                                                      

Marx Wolf de Heildelben: Método de la fotografía para observaciones astronómicas.                                                                                                        

Isaac Singer: (1811-1874) Ideó la primera máquina práctica de coser.

Emil Berliner: (1851- 1929) Ideó el Micrófono.

Philip Reiss: (1837-1874) Experimentó en aparatos de audición. Inventó un teléfono en 1861, exhibido en 1864, que sirvió de base para que Graham Bell y luego Thomas Edison  perfeccionaran y diseñen los suyos.

Abraham Stern: Ideó la primera máquina de calcular.

Sansón Valobra: Inventó los fósforos (cerillos) de seguridad.

Moritz Herman Jacobi: Inventó la galvanoplastía.

Leo Graetz: inventó la llamada “lámpara graetz”.

Joseph D´Aguila Samuda: Pionero del uso del hierro en la construcción de buques a vapor.

Hertha Marks: Inventó un ventilador contra gases y realizó investigaciones sobre el arco eléctrico.

  1. B. Phillips: Inventó el reloj sin llave.

Lewis Gompertz: Ideó 38 inventos. Uno de ellos es el mandril para tornos regulable.

Nahum Salomar: La rueda de rayos.

David Schwartz: Ideó el aerodirigible. Su viuda se vio obligada a vender la patente. La compró Zepelín.

Karanstein: Fue el primer ingeniero piloto del Zepelín.

Aarón Hirsh: Ideó procedimientos metalúrgicos.                                                         

Lazar Ludwig Zamenhof, filólogo internacionalista, que creó el esperanto con la idea de lograr un idioma universal que una a los seres humanos.                        

Ludwing Trauber: Iniciador de la patología. Descubrió la digital, usada en enfermedades del corazón.

Oscar Liebrich: Descubrió la utilización del hidrato de Coral para las convulsiones.

Simón Flexner: Encontró el suero para curar la meningitis                               

Karl Landsteiner y Alexander Wierner idearon la exsanguino transfusión en el caso de la Eritroblastosis fetal

Jonás E Salk y Albert B .Sabin: Obtuvieron la vacuna anti-poliomielítica.

Tadeusz Reichstein: (P.N. 1950) Inventó la cortisona sintética.

Salman Abraham Waksman: (P.N. 1952) Descubrió la Estreptomicina.

Alexander Marmorek: Logró la vacuna contra la tuberculosis.

Joseph Aub: Inventó el método del electroimán para extraer cuerpos extraños de los ojos.

Moritz Schiff: Investigaciones y logros sobre el cretinismo.

Gottliev Gluye: Investigaciones y logros sobre la influenza y sobre la fiebre reumática.                                                                                                                      

Theodor Rosenheim: Creador de la esofagoscopia                                                          

Karl Heinrich Marx (1818-1883) con algunos de sus trabajos más conocidos son:”El Capital”, “El Manifiesto Comunista”(en conjunto con F. Engels), “Manuscritos Económico-Filosóficos”. “Miseria de la Filosofía.”                     

Sigmund Freud, cuya obra se constituye uno de los aportes modernos más relevantes para la comprensión de la naturaleza humana.                       

Henri Bergson, premio Nobel de literatura en 1927, conocido por su aporte a la filosofía.                                            Claude Lévy-Strauss, creador de la Antropología Estructural.

BIBLIOGRAFIA:

 

  1. MANGAS, Julio, Historia Universal, vol. I, tomo B: Edad Antigua: Roma, Barcelona, 1999.
  2. http://go.to/imperioromano
  3. FAIRBANK, John K. (1997). China. Una nueva historia. Santiago de Chile/Barcelona: Ed. Andrés Bello.
  4. KLEPFIZ, Heszel. “El impacto hebreo en la Cultura Occidental “ Editorial Universitaria, Panamá
  5. MESA BERNAL, Daniel. “Los judíos en el descubrimiento de América” . Repertorio histórico de la academia antioqueña de historia, Vol 38. N’ 252, 1989.
  6. RENAN, Ernesto. “Cristianismo y Judaísmo” Editorial Leviatán.
  7. ENCICLOPEDIA ENCARTA 2004
  8. RISCO, VICENTE. Historia de los judíos: desde la destrucción del templo. Ediciones Gloria, Barcelona 1944, reedición por Editorial Maxxtor 2005.
  9. GUBEREK, Julio. Los judíos en el mundo de Colón. Editorial Colombia Nueva Ltda. Bogotá 1980
  10. DUBNOV, Simón. Manual de Historia Judía. Editorial Sigal. Buenos Aires 1977.
  11. BARYLKO, Jaime. El humanismo judío. CONSEJO CENTRAL DE EDUCACIÓN ISRAELITA DE LA REP. ARGENTINA. BUENOS AIRES, 1981
  12. VEGHAZI, Esteban. ¿Qué es el judaísmo? Manual de consulta: Usted pregunta y el libro responde.
  13. ROTH, Cecil. La contribución judía a la civilización. Editorial Israel, Buenos Aires, 1946.
  14. ROSENTHAL, Ludwig. La participación judía en el descubrimiento de América. Bnai Brit. Bogotá, 1979.
  15. GARCÍA CRESPO, Miguel. Los judíos y el Judaísmo. UAM: Programa Universidad para Mayores (PUMA). Enero – 2009

 

PorMax Stroh Kaufman

El impacto del judaísmo en la civilización – Quinta parte

El impacto del judaísmo en la civilización – Quinta parte

Continuación

5.3 CRISTÓBAL COLÓN

En los años previos a la firma del Decreto de la Alhambra hay en España una gran presión tanto de políticas internas como externas y los Reyes Católicos no se escapan de ello como dirigentes: el sólo hecho de que los judíos eran dueños de grandes riquezas y poseedores de altos cargos, permitió el surgimiento de  odio a los ojos del pueblo y de la jerarquía católica, que consideraba a los judíos como los responsables de la crucifixión de Jesucristo y además eran practicantes de ritos satánicos.

En algunas ciudades, los judíos eran acusados de envenenar los pozos, secuestrar niños para beber su sangre o de querer, en contubernio con la nobleza, convertir a la población al judaísmo.

Esto, en algunos casos, ocasionó violentas persecuciones antisemitas, intrusiones y matanzas en las juderías, e incluso expulsión de las ciudades.

Para muchos es conocido el origen judío de ambos reyes y la presencia de muchos funcionarios tanto conversos como judíos a su alrededor.

El rey Fernando era biznieto de Paloma de Toledo: la Reina tenía entre su consorte a cuatro secretarios allegados, de origen converso: Fray Antonio de Marchena, astrónomo del Instituto de Santa María de la Rábida (de la corriente franciscana, su hermano fue condenado a la hoguera por “judío renegado”).

La Marquesa de Moya, su amiga íntima; Fray Hernando de Talavera, su confesor;   y, el cronista, Hernando del Pulgar.

Es por ello que vemos que existían motivos muy especiales para que los judíos de Castilla y Aragón proporcionaran grandes fondos y grandes regalos con la finalidad que esta boda se efectuara .

Con este trasfondo aparece Cristóbal Colón, capaz de crear uno de los logros más grandes de la humanidad,  demasiado influyente en la civilización occidental, hombre de orígenes desconocidos para muchos, misterioso, cuyo apellido figura con muchas variantes, tales como Coullon, Colomb, Colombo entre los judíos de España, Francia

En este país encontramos a Joseph Colon ben Solomon Trabotto, también conocido como el Maharik, nacido en. 1420, en Chambéry, ejerce su cargo como rabino en ciudades como rabino en Pieve de Sacco, y en Mestre, en el territorio Veneciano, en  Boloña and Mantua y fallece en el año 1480) en Italia:

En este último país los Colombo provienen de Colon de Piamonte y a su vez de Colonia en el Rin, con datos de una extensa colonia de origen judío que data de muchos años antes de Jesús Cristo, y por el lado de su madre, el apellido Fontanarosa proviene de la familia hebrea Ponti Rossi; su esposa y su amante son consideradas como de origen converso; sus características físicas son descritas como hombre rubio, pecoso, de ojos claros, rubicundo: comportamiento mercantilista, con afán de lucro y mesiánico;

Algunos historiadores explican que el uso de la palabra genovés era un sinónimo de judío, de la misma forma como los portugueses también eran identificados como judíos y, conocedor del idioma castellano por provenir de familia sefardita que tuvo que huir de España en el año de 1391;

También está documentado el uso de símbolos en sus cartas a su hijo Diego compatibles con las palabras en hebreo “Baruj HaShem” o bendito sea Su Nombre, conocedor de los textos bíblicos, citando frecuentemente el Libro de los Profetas en sus cartas, y haciéndose llamar “servidor del mismo Dios que crió a David”, deja entrever  sus raíces judías, que son aprovechadas por los conversos de España para financiar su campaña y estimular a los Reyes, a apoyar dicho proyecto.

Se cree que la octava parte del costo de los viajes lo proporcionó Gabriel Sánchez, tesorero mayor del Reino De Aragón, cuyo padre y suegro fueron quemados en la hoguera por judaizantes y herejes.

Otros patrocinadores de la campaña de Colón fueron Luis de Santángel quien concedió un préstamo equivalente a cinco millones de maravedíes, sin intereses; también intervinieron Juan Cabrera (cuyo abuelo murió en la prisión del Tribunal de la Inquisición) y Fray Diego de Deza, de la corte real de la Reina, con lo que se soporta la teoría de que ella financió la campaña.

La historia nos enseña que la Reina tomó interés en el proyecto después de la insistencia que tuvieron el Cardenal de España, Pedro González de Mendoza y a Luis de la Cerda, Duque de Medinaceli, ambos de sangre judía y que tuvieron que defenderse de las acusaciones del Tribunal.

Juan Colonia, secretario del Reino de Aragón y judío por línea materna, firmó la Capitulación de Santa Fe y la Carta de Privilegios de 1492, donde quedaron estipulados las condiciones económicas a las que tenía derecho Colón.

Para realizar el viaje, Cristóbal Colón, en primer lugar, nunca se apoyo de sacerdotes católicos en la misión, y lo acompañaron personajes como Rodrigo Sánchez de Segovia, veedor real de la armada y pariente de Gabriel Sánchez, tesorero real; también Luis Torres de Murcia, de quien se dice falleció en la histórica toma de la Fortaleza de la Natividad en la Isla la Española, por parte de la población local: Maestre Bernal, médico y boticario; Rodrigo de Triana; Diego de Arana, pariente de su segunda esposa, Efraím Benveniste de Calahorra, los cirujanos Marco y Juan Sánchez de Córdoba, todos de origen converso.

Llevó consigo traductores de hebreo porque esperaba encontrar quienes hablaran este idioma y suponen algunos historiadores, que las primeras palabras dirigidas a los nativos fueron en hebreo.

En los viajes sucesivos, muchos de los denominados marranos, benéi anusím y cristianos nuevos, se desplazaron a los nuevos territorios, con el fin de huir de las presiones a las cuales se encontraban sometidos, por el estilo conflictivo de vida de la España local.

El Edicto de Alhambra que obligaba a los judíos a salir de España el 31 de julio de 1492 fue postergado por los reyes hasta el 2 de agosto: situación que aprovechó Cristóbal Colón para “acuartelar” a su tripulación desde el día anterior, sin informarles que iban a zarpar a buscar los territorios de la India, y porque conocía que “después de cierta hora, la milicia urbana, la Santa Hermandad y los familiares de la Inquisición saldrán a averiguar si ya no hay más judíos en España”.

Continuará en la sexta parte del impacto del judaísmo en la civilización

07 de Noviembre de 2010 – 30 de Jeshvan de 5771

PorMax Stroh Kaufman

El impacto del judaísmo en la civilización – Cuarta parte

El impacto del judaísmo en la civilización – Cuarta parte

Continuación

5.2 Los judíos en España

Algunos asocian el país de Tarsis, mencionado en los libros de Isaías, Jeremías, Ezequiel, Primero de los Reyes y Jonás, con la antigua civilización de Tartessos o, al menos, con algún lugar de la Península Ibérica.

Si esta identificación fuese correcta, el contacto de los judíos con la Península Ibérica se remontaría a la época de Salomón.

Parece claro, en cualquier caso, que el reino de Israel mantuvo relaciones comerciales con un lugar llamado Tarsis.

En Ezequiel 27:12 así se dice: “Tarsis comerciaba contigo por la abundancia de todas tus riquezas, con plata, hierro, estaño y plomo a cambio de tus mercaderías.”

También se hace referencia a este comercio en 1Reyes 10:22, donde se dice que “una vez cada tres años la flota de Tarsis venía y traía oro, plata, marfil, monos y pavos reales”.                                                                                                          

Y es asimismo el país lejano al que Jonás quiere ir para escapar de Dios (Jonás 1:3),

Lo que aproxima a las citas anteriores es el conocimiento que se tiene de la existencia de comunidades judías en territorio español desde tiempos remotos, el hallazgo de evidencias arqueológicas lo confirman.

Un anillo fenicio del siglo VII a. C., hallado en Cádiz con inscripciones paleo-hebraicas, una ánfora, en la que aparecen dos símbolos hebreos del siglo I, encontrada en Ibiza, también existe un sarcófago en Almería con signos Hebreos del siglo I d.C.

La presencia hebrea en el actual territorio español tuvo cierto incremento durante las Guerras Púnicas, 218-202 antes de la era común, durante las cuales Roma se apoderó de la Península Ibérica (Hispania), y se sabe con precisión que el incremento de la población judía se dio varios siglos después a raíz de la conquista de Judea por el general romano Tito.                                               

Se calcula que en España se asentaron, durante las primeras décadas de la Diáspora, alrededor de 80.000 personas procedentes de Palestina.

Con la caída del Imperio Romano y la invasión de la península por tribus germánicas, como los visigodos, suevos y vándalos, sobreviene una época de dificultad para los hebreos que en ella vivían.

Atraviesan toda España desde los tiempos de los romanos.

Al sobrevenir la acepción del Cristianismo como religión de los reinos bárbaros, y la instauración de la Iglesia Católica en España bajo el reinado de Recaredo, año 587 después de la era común, las comunidades judías pasan a ser dominadas completamente y se inicia una época de persecución, aislamiento y rechazo.

Es en esta época donde comienzan a fraguarse las primeras aljamas y juderías de las ciudades españolas donde hubo grandes asentamientos hebreos.  (Las aljamas eran las entidades autónomas en las que se agrupaban las comunidades judías de las diferentes localidades.

Tenían sus propios magistrados, y se regían por sus propias normas jurídicas, basadas en la Halajá. La institución de la aljama se trasladaría después a la España cristiana, y permanecería vigente hasta el momento de la expulsión)                                         

Una de las ciudades españolas a las que se le atribuye ser fundada por judíos  fue Toledo, que proviene de la palabra (y porción bíblica) Toledót o Toldot, que significa generaciones. Además de la anterior, los judíos desarrollaron prósperas comunidades en la mayor parte de las ciudades españolas.

Destacan las comunidades de las ciudades de Burgos, Sevilla, Córdoba, Jaén, Ávila, Granada, León, Segovia, Soria y Calahorra.

En la Corona de Aragón, las comunidades de Zaragoza, Gerona, Barcelona, Tarragona, Valencia, Vitoria y Palma de Mallorca se encuentran entre las más prominentes.

Algunas poblaciones, como Lucena, Hervás, Ribadavia, Ocaña y Guadalajara, se encontraban habitadas principalmente por judíos. De hecho, Lucena estuvo habitada exclusivamente por judíos durante siglos en la Edad Media.

La comunidad judía española, durante esta época, fue la más grande, mejor organizada y más avanzada culturalmente gracias a las grandes libertades de que gozaba.

Numerosos judíos de diversos países de Europa y de los dominios árabes se trasladaron a España, integrándose en la comunidad existente, y enriqueciéndola en todos los sentidos.

Muchos de estos judíos adoptaron el idioma árabe y se desempeñaron en puestos de gobierno o en actividades comerciales y financieras.

Esto facilitó enormemente la incorporación de la población judía a la cultura morisca, principalmente en el sur de España, donde los judíos ocuparon puestos importantes y llegaron a amasar considerables fortunas.                                                                                                                        

Por lo tanto, es bajo el dominio del Islam cuando la cultura hebrea en la península alcanza su máximo esplendor. Protegidos, tanto por reyes cristianos como musulmanes, los judíos cultivan con éxito las artes y las ciencias, destacando claramente en Medicina, astronomía y matemáticas.

Además, los estudios religiosos y la filosofía son quizás la más grande aportación.

Algunos nombres destacan en tales áreas.

El rabino cordobés Moshé ibn Maimón, más conocido con el sobrenombre de Maimónides, se distingue sobre los demás por sus aportes al campo de la Medicina, y sobre todo en la filosofía.

Sus obras, como la Guía de perplejos y los comentarios a la Teshuvot, ejercieron influencia considerable sobre algunos de los doctores de la iglesia, principalmente sobre Tomás de Aquino.

De Salomón Yehudá Ibn Gabirol recibimos el libro llamado,  La fuente de la vida o mekor jaím, nombre original hebreo, fue traducida al  latín como Fons Vitae, y este se convirtió en uno de los libros bases del franciscanismo, importante referencia posterior para el mundo católico y cristiano.

En el campo de la matemática, se les atribuye a los judíos la introducción y aplicación de la notación numeral indo arábiga a Europa Occidental.

Azraquel de Sevilla realiza un estudio exhaustivo sobre la Teoría de Ecuaciones de Diofanto de Alejandría, mientras que Abenezra de Calahorra escribe sobre las peculiaridades de los dígitos (1-9) en su Sefer ha-Eshad, redacta un tratado de aritmética en su Sefer ha-Mispad y elabora unas tablas astronómicas.

Años antes de la Reconquista, el converso Juan de Sevilla tradujo del árabe un volumen del álgebra de Mohammed al-Khwarismi que fue posteriormente usado por matemáticos como Nicolo di Tartaglia, Girolamo Cardano o Viète.        

En la arquitectura se destaca el estilo morisco con el que se construye la Sinagoga del Tránsito (o de Samuel Ha-Leví) en la ciudad de Toledo, exponente máximo de la arquitectura judía de ésta época, al igual que la de la ciudad de Córdoba.

Alfonso “el sabio” en el siglo 13, reunió a los astrónomos más importantes de la época para estudiar los movimientos planetarios: corrigieron las tablas de Tolomeo y prepararon las “Tablas Alfonsinas,” redactadas por Isaac ben Sid, que tuvieron validez hasta la época de Copérnico.

En resumen, en el plano cultural, los judíos fueron los transmisores de los conocimientos árabes.

Gracias a ello, en cortes como la de Alfonso X, junto con colaboradores árabes, se pudo llevar a cabo la enorme obra de recopilación, traducción y divulgación de todo el saber humano de la época.

Hay que resaltar que mientras los judíos llamados sefaradíes, se hicieron destacar mayores aportes a las ciencias del conocimiento, el grupo de los judíos ashkenazíes realizaron grandes aportes a la espiritualidad y sobre las escrituras: por ejemplo, El libro de comentarios de Rashi, los Tosafot, y el Sefer HaIashar (El “Libro de la Rectitud”).por Rabeinu Tam: quizás la obra halájica más completa de los judíos de su tiempo, el Sefer Mitzvot Gadol (Sema”g por sus abreviaturas), escrito por Moshé de Coucy; el Sefer Zejirá, que describe los sufrimientos del pueblo judío de la época, escrita por el Rabino Efráim de Bonn; el Sefer Jasidim y las “Tzavaot” escritas por Yehuda haJasid, el “Tashbetz”, escrita por el Rabi Meir de Rothemburg, conocido como Maharam; el Shulján Aruj en el siglo 16 de la era común,

Los siglos 10 a 15 de la era común fueron de cambios radicales en la península ibérica: grandes avances de la ciencia, el surgimiento de España como el imperio más poderoso de la época a pesar de las guerras y conflictos tanto externos (por ejemplo, las cruzadas) como internos, y que estos ocasionaron frecuentes persecuciones  a los judíos añadido a la necesidad judía de retornar a Jerusalém, de la que podemos citar como ejemplo más significativo, el hecho que en 1141 el español Yehúda Haleví hizo un pronunciamiento para que los judíos regresen a  Israel, ejemplo que fue repetido un siglo después por el rabino español Najmánides: en su caso, emigrando a Jerusalém y creando un vínculo constante con esta ciudad, con el que aseguró la presencia de judíos en la región; la renovación de la creencia en Asfareth,

En primer lugar basándose en el concepto del Libro de Deuteronomio 30:13 que dice: “Y ella (la Biblia) no está al otro lado del mar para que digas ¿quién pasará por nosotros el mar, para que nos la traiga y nos la haga oír a fin de que lo cumplamos?:

En segundo lugar, donde el pensador español Ibn Ezra, nacido en el año 1092 de la era común, decía que al otro lado del mar expresa lejanía: algo remoto y lejano de Israel, a través de un Mar Grande que nadie puede atravesarse y,

En tercer lugar, la necesidad que tenían los judíos españoles de encontrar a las 10 tribus perdidas para que les brindaran un apoyo que “pedían a gritos” y por último la aparición de Cristóbal Colón, conocedor de los textos del Antiguo Testamento (Tanáj), extrajo de los profetas Esdras e Isaías, la siguiente frase: “Si se reúnen las naves para mí, con los navíos de Tarsis a la cabeza, para traer de lejos a tus hijos, con su oro y su plata, para el nombre de Adonai Tu Dios, para el santo de Israel para que te glorifique” ;con ello pone en marcha el gran proyecto que terminará con el Descubrimiento de América, fuertemente apoyado por los judíos conversos

En el año de 1478, el Papa Sixto V aprobó el establecimiento del Tribunal del Santo Oficio en la Península Ibérica y en sus posesiones del Mediterráneo.

Como primer Inquisidor General, se nombró al dominico Tomás de Torquemada, confesor personal de la reina de Castilla y hombre fundamental en la expulsión de los judíos de España, en el año de 1492.

El 31 de marzo de 1492 por los reyes recién llamados Reyes Católicos, Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, se firma El Decreto de la Alhambra o Edicto de Granada, el cual obligaba a todos los judíos de la España católica a convertirse esa religión o ser expulsados, con término el 31 de julio de 1492.

Por motivos logísticos se extendió este plazo hasta el 2 de agosto a las doce de la noche. Fernando el Católico también firmó otro documento semejante para el reino de Aragón.

Un cronista de la época, Andrés Bernáldez, describía así la salida de los judíos de la ciudad de Zaragoza:

Salieron de las tierras de sus nacimientos chicos y grandes, viejos y niños, a pie y caballeros en asnos y otras bestias y en carretas, y continuaron sus viajes cada uno a los puertos que habían de ir, e iban por los caminos y campos por donde iban con muchos trabajos y fortunas, unos cayendo, otros levantando, otros muriendo, otros naciendo, otros enfermando, que no había cristiano que no hubiese dolor de ellos y siempre por donde iban los convidaban al bautismo, y algunos con la cuita se convertían y quedaban, pero muy pocos, y los rabinos los iban esforzando y hacían cantar a las mujeres y mancebos y tañer panderos y adufos para alegrar la gente, y así salieron de Castilla.

La gran mayoría de los estos judíos provenientes de la península Ibérica, serían recibidos en el Imperio otomano, que a la sazón estaba en su máximo apogeo.

El sultán Bayaceto II permitió el establecimiento de los judíos en todos los dominios de su imperio, enviando navíos de la flota otomana a los puertos españoles y recibiendo a algunos de ellos personalmente en los muelles de Estambul, como consta una pintura del ilustrador Mevlut Aky?ld?z.

Es famosa su frase: “Gönderenler kaybeder, ben kazan?r?m”, que traduce: aquellos que les mandan pierden, yo gano.

Estos judíos se establecieron cuatro comunidades en el Imperio otomano, mucho más grandes que cualquiera de las de España, siendo las dos mayores la de Salónica y la de Estambul, mientras que la de Esmirna, en Turquía, y la de Safed, en Israel, fueron las de menor tamaño.

Sin embargo, se documenta su establecimiento en casi todas las ciudades importantes del imperio, fundando comunidades en Sarajevo (Bosnia), Belgrado (Serbia), Monastir (República de Macedonia), Sofía y Russe (Bulgaria), Bucarest (Rumanía), Alejandría (Egipto) y Edirne, Çanakkale, Tekirda? y Bursa en la actual Turquía.

Otros, se unieron a la expedición organizada por Cristóbal Colón quien aprovechó el conocimiento existente para planificar el viaje: utilizó los Portolani, o estudios de navegación de los aragoneses en el Mediterráneo, los datos aportados por las expediciones de Marco Polo y con la ayuda de los conversos Abraham y Yehúda Cresques (conocido con el nombre de Jaime Rives, autor del “Atlas Catalán”, la obra de navegación más extensa conocida en la época): también utilizó el Astrolabio mejorado por Abraham Zacuto (profesor de la Universidad de Salamanca y autor del “Almanaque perpetuo”); también, las tablas Alfonsinas que le permitieron predecir un eclipse lunar tres días antes de que ocurriera en 1504.

Es concluyente, y lo demuestra la historia, que la expedición no hubiera sido posible sin el apoyo de los judíos y especialmente de los conversos, y sin importar lo que piensen muchos autores, la impronta judía está allí, en el hallazgo del Nuevo Continente, desconocido por el mundo de esa época.

Continuará… el impacto del judaismo en la civilización quinta parte

07 de Noviembre de 2010 – 30 de Jeshvan de 5771