Category Archive Ciclo de Vida

PorMax Stroh Kaufman

Nombres Hebreos para mujer

Nombres hebreos (españolizados) para mujer

Nombres hebreos y su significado

¿Estás próximo a tener una hija o una nieta?

Puedes ir considerando la siguiente lista de nombres hebreos para mujer con su significado de la lista de 52 nombres hebreos para mujer seleccionados aquí:

Ada = Ornamento

Adiela = Ornamento de Dios

Ami = Mi pueblo (variante Emi, Eimi)

Ana = Respóndeme / Por favor (Variante Jana / Hanna)

Belén = Casa de pan

Bety = Mi casa

Carmela = Viñedo, Jardín de Dios

Dalia = Flor

Dalila = Pequeña

Daniela = Dios es mi juez / Dios me juzga

Devora / Debora = Abeja / libertad / Quien habla palabras amables

Diana = (Variante de Dina) = la que juzga / juicio

Edna = (Variante de Edén) = Paraíso

Eliana = Mi Dios respóndeme /Por favor mi Dios

Elisa = La promesa de Dios

Elizabeth = La Casa de Elisha = La Casa de Mi Dios, La casa de la plenitud

Ester: Secreto / Oculto

Eva = Variante de Java = Ser viviente

Gabriela = Fortaleza de Dios / Hombre de Dios

Giovana / Yovana = Dios es misericordioso

Isabel = La que jura por Dios

Jana = La gracia

Jackeline / Yackeline = Uno que suplanta

Jesica / Yésica = El que puede prever

Josefa = (y su variante Josefina) Dios levanta

Judith / Yudit = Judía / Oración

Karen = (Variante de Keren) = Rayo de sol / Rayo de luz

Lea = Fatigada

Leonor (Variante de Linor) = La Luz de Dios o La luz es para mi

Lila / Lily = (Variante de Laila) = Noche

Magda = Mujer de Magdala

Manuela (Variante de Imanuelle) = Dios está conmigo

Mara = Amarga

Mariela = Amargura de Dios / Mujer rebelde

Micaela = Quien es como Dios

Mimí = Quien es quien

Miriam = Amargura de mi pueblo

Nena = (Variante de Nina) = Nieta

Noemí = Mi delicia (Variante de Naómi)

Odelia = Elevaré mi oración a Dios

Oriana = Mi luz

Rafaela = La sanación de Dios

Raquel = Oveja sumisa

Rebeca = Lazo fuerte

Rut / Ruth = Compañera

Salomé = (variante de Slomit = Mi paz)

Sara = Princesa

Serafina = Ángel ardiente

Sharon = Campos fértiles

Susana = Rosa

Talía = Rocío de Dios

Tamara = palmera (de dátiles)

La escogencia de nombres no siempre es una labor sencilla, pero esperamos haberte proporcionado una ayuda: recuerda muy bien que los nombres, desde el punto de vista espiritual, traen una importante responsabilidad sobre quien lo recibe: es por ello que el nombre que has escogido, de esta lista, esperamos le traiga a tu hija o a tu nieta, una bendición importante.

07 de octubre de 2014 – 13 de Tishrei de 5775

 

 

 

 

 

PorMax Stroh Kaufman

Siete Semanas de Consolación

Las siete semanas de consolación

Actualmente nos encontramos en el medio de las 7 Semanas de consolación, conocido como Shivá deNehemtá, que son las 7 semanas que siguen al Tishá BeAv y concluye justo antes de Rosh Hashaná. Son 7 shabatot que se dedican al reposo y a la recitación pública de una Haftará especial cada semana; las siete, están todas relacionadas temáticamente y fueron tomadas de una sección respectiva del Tanaj. El tema que se extiende a lo largo de las siete semanas, es un tema que se refiere al consuelo de una nación, la cual se haya a la sombra de la destrucción del Mikdash y el exilio de Yehudá. Son siete Haftarot  que comienzan desde el Ieshaya (Isaías), capítulo 40 (cuyo primer tema es del Shabat “Tajanun, o Shabat de consuelo”; Haftarot que se comenzaron a leer, según nos enseñan nuestros maestros, en una época comprendida entre el primer siglo antes de la Era Común hasta el Siglo primero de la Era Común, todo porque existía un decreto en contra de Israel, por parte de los países e imperios de esa época, que impedían y castigaban a quienes encontraran leyendo la Torá.

Cada una de estas Siete semanas de consolación, vamos a estar leyendo una sección del libro del profeta Isaías, que trae primordialmente mensajes donde nos hace caer en cuenta acerca de nuestra decadencia espiritual, pero también trae voces de consuelo, alianza y la paz.

Hay que aclarar que, el confort y consuelo vienen en diversas formas: lo que puede consolar a un individuo puede no ser efectivo para otra persona; sin embargo, el consuelo es un proceso necesario para la restauración y rehabilitación de quien se encuentre deprimido y triste.

¿A qué se deben estas siete semanas de consolación? ¿Cuál es su razón de ser?

La respuesta más básica que encontramos es, que en estas siete semanas, el pueblo de Israel pasa del duelo de los sucesos del 9 de Av, hacia la alegría de un nuevo año (desde la creación de Adam): dicen los sabios: es lo que le permite “emerger de las cenizas” y esto puede compararse con la famosa Ave Fénix, que todos conocemos como una ave fabulosa, semejante a un águila, que los antiguos la relatan como única en su especie, la cual perecía quemándose y renacía de sus propias cenizas.

Otra razón la encontramos en el libro “Sefer HaManhig” escrito por el Rabino Abraham ben David de Luneil, quien escribió que, “desde la Parasha Bereshit hasta la correspondiente al 17 de Tamuz, la Haftará fue escogida para que correspondiera con el tema de la Parashá; de allí en adelante, se escogió para que se relacionara con hechos históricos, las cuales fueron citadas para que se estableciera un diálogo entre Israel y El Todopoderoso, en busca de su arrepentimiento, antes de Rosh HaShana (Hiljót Taanít, Din 16).

El rabino David Abudraham, del Siglo 14 de la Era Común estaba de acuerdo con esta postura de dialogo, entre Israel y El Todopoderoso, pero involucra al profeta Isaías como intermediario de la conversación, para que el pueblo terminara con la expresión “Yo lo haré”

Si hacemos un pequeño recorrido de las haftatot, de estas siete semanas de consolación, encontramos lo siguiente:

En la Haftara Vaetjanán, que corresponde a la primera semana 1, Isaías, en 40:1-3 dice: “Najamú, Najamu ami,” ¡Consolad, consolad a mi pueblo! dice El Eterno: Hablad al corazón de Jerusalém, y decidle a voces que su tiempo es ya cumplido, que su pecado está perdonado, que doble ha recibido de la mano de HaShem, por todos sus pecados.-

En la Haftará Eikév de la segunda semana 2 continúa diciendo en 51:3: “Ki nijám Adonai Tzion”. Ciertamente consolará Adonai a Tzión; consolará todas sus ruinas. Cambiará su desierto en un edén y su tierra estéril en huerto de Adonai; se hallará en ella alegría y gozo, alabanzas y cánticos.

En la tercera semana, la Haftará Reé, se reafirma la alianza de Dios con Israel, diciendo, en 54:11: Oh tú Jerusalém afligida, atormentada por la tempestad y no consolada! He aquí que Yo haré tus pisos de esmeralda en lugar de piedras, y te asentare sobre zafiros.

Y, en la cuarta semana, en la Haftará Shoftim, El Todopoderoso, reitera que Él es quien nos reconforta, así: Anojí anojí hu menajémjem: Yo, Yo soy el que os consuela; ¿Quién eres tú asamblea de Israel, hija de justos, para que temas del hombre que ha de morir, y del hijo de Adán que se tornará como hierba que se seca? 

En la Haftará Ki Tetzé, que corresponde a la lectura de Isaías 54, y corresponde a la quinta de las siete semanas de consolación, encontramos las frases siguientes, “Porque los montes se mueven y los collados temblarán, mi bondad no se pasará de vosotros, ni mi alianza de paz será inconmovible, dice Adonai que te transporta en el amor”

También por esta Haftará, que dice: Roni akará lo yaladá  ¡Canta, oh estéril (Jerusalém), tú que no pariste! ¡Rompe en cánticos y alza el grito de júbilo, tú que no tuviste dolores de parto! Porque más serán los hijos de la mujer solitaria que los de la casada, dice el Eterno, hay estudiosos que comparan las siete semanas de consolación con las siete mujeres bíblicas que tuvieron dificultad en tener hijos y gimieron, se lamentaron, pero finalmente fueron consoladas: estas siete mujeres estériles famosas son: Sara, Rebeca, Raquel, Lea, la esposa de Manoa (la madre de Sansón), Hanna y Sión. Sin embargo, si se revisa concienzudamente, se encuentra, al menos una mujer en la misma historia: ella es una mujer sunamita, descrita en el 2º libro de Reyes 4: 8-44, a quien el profeta Eliseo, otorga un niño; es decir, a todas ellas, El Eterno escuchó sus súplicas y “les abrió el vientre”

En la sexta semana, con la Haftará Ki Tavó, encontramos las siguientes frases de consolación: Isaías 60:1-4: ¡Levántate, ilumina (oh Tzión), porque ha venido tu luz, y la gloria del Eterno ha resplandecido sobre ti.Pues he aquí que aunque la oscuridad cubra la tierra y tinieblas a las naciones, sobre ti resplandecerá el Eterno, y en ti será vista su gloria.Y naciones se encaminarán hacia tu luz, y reyes hacia el brillo de tu esplendor.¡Alza tus ojos y mira alrededor! Todos se reúnen y vienen a ti: tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas por reyes serán llevadas.

La séptima y última semana es la que recibe el nombre de Shivá de Nehemtá, es el último de los siete pasos de consolación, que equivale, según las enseñanzas jasídicas, al proceso que tiene un doliente en el cual agradece a todos a quienes le ayudaron a sobrellevar el proceso de duelo y está listo para enfrentar las nuevas experiencias que le esperan desde ese momento.

Durante las siete semanas de consolación tendremos la oportunidad de entrar en un proceso de Teshuvá, en el cual estaremos examinándonos quienes somos, quienes hemos sido en el pasado, cómo hemos llevado a cabo nuestras expectativas y que podemos mejorar en el siguiente año, como está escrito: “Y tu retornarás al Eterno, y obedecerás su voz de acuerdo con lo que te ordena hoy: tú y tus hijos, con todas las fuerzas de tu alma y con todo tu corazón, entonces te traerá el Eterno, con El de tu cautiverio, y se compadecerá de ti y te hará volver juntándote de entre todas las naciones adonde te hubiere esparcido el Eterno, y te traerá el Eterno, tu Dios, a la tierra que poseyeron tus padres, y tú la poseerás; y Él te hará bien y te multiplicará más que a tus padres..”

Actuemos entonces adecuadamente para que las siete semanas de consolación nos traiga la bendición esperada para cada uno de nosotros y para el Pueblo de Israel como un conjunto, y que el mes festivo de Tishrei, esté completamente dedicado a la realización de nuestras metas espirituales: es decir, la renovación de nuestra sumisión a la soberanía del Eterno, en Rosh Hashaná.

15 de Agosto de 2014 – 19 de Av de 5774

PorMax Stroh Kaufman

Es realmente terminal una enfermedad terminal?

¿Es realmente terminal una enfermedad terminal?

Muchos médicos tenemos que “lidiar” con pacientes que hemos clasificados como terminales y nos ha tocado explicar a sus respectivos familiares el concepto de “paciente terminal”; también hemos tenido que declarar sobre algunos (o muchos) de ellos, “que no hay nada que ofrecerles” y que su tiempo de vida restante es “muy corto”

Pero, el interrogante que nos viene a la mente es: ¿Es realmente terminal una enfermedad terminal?

Comencemos por una definición:

¿Qué es o que puede ser una enfermedad terminal?

Dice la Sociedad Española de Cuidados Paliativos

En una enfermedad terminal concurren una serie de características que son importantes no sólo para definirla, sino también para establecer adecuadamente la terapéutica. Los elementos fundamentales para definirla son:

1. Presencia de una enfermedad avanzada, progresiva, incurable.

2. Falta de posibilidades razonables de respuesta al tratamiento específico.

3. Presencia de numerosos problemas o síntomas intensos, múltiples, multifactoriales y cambiantes.

4. Gran impacto emocional en paciente, familia y equipo terapéutico, muy relacionado con la presencia, explícita o no, de la muerte.

5. Pronóstico de vida inferior a 6 meses.

Otra definición, más resumida, la brinda la Revista médica de Chile, en su volumen 128, No 5 de mayo 2000 que dice:

1.- El paciente debe ser portador de una enfermedad o condición patológica grave, que haya sido diagnosticada en forma precisa por un médico experto.

2.- La enfermedad o condición diagnosticada debe ser de carácter progresivo e irreversible, con pronóstico fatal próximo o en un plazo relativamente breve y,

3.- En el momento del diagnóstico, la enfermedad o condición patológica no es susceptible de un tratamiento conocido y de eficacia comprobada que permita modificar el pronóstico de muerte próxima; o bien, los recursos terapéuticos utilizados han dejado de ser eficaces

Otra definición la encontramos en el Artículo 4º del proyecto de ley 2006 en Colombia dice: Enfermo terminal. Persona que se encuentra sometida a graves padecimientos físicos, producto de accidente o enfermedad degenerativa, que en virtud de información científica capacitada entregada y certificada formalmente se puede colegir más allá de la duda razonable, que la enfermedad es de carácter irrecuperable o incurable y la muerte es inevitable en tiempo relativamente corto.

La sociedad Española de Cuidados Paliativos nos brinda otros criterios para hablar de enfermedad terminal; ellos dicen:

“Es mejor hablar de situaciones clínicas al final de la vida, donde la enfermedad terminal se encuentra entre enfermedad incurable avanzada y la situación de agonía”.

¿Cuándo comienza la fase terminal de una enfermedad? Dice la revista de Bioética de México en su edición Mayo-Agosto 2008 que, la fase terminal comienza en el momento del diagnóstico, la enfermedad o condición patológica no es susceptible de un tratamiento conocido y de eficacia comprobada que permita modificar el pronóstico de muerte próxima; o bien, los recursos terapéuticos utilizados han dejado de ser eficaces

¿Cuánto dura la fase terminal de una enfermedad?

La Sociedad Española de Cuidados Paliativos trata de señalar tres tiempos, según una descripción propia de la enfermedad por la cual atraviesa el paciente:

Enfermedad incurable avanzada. Enfermedad de curso progresivo, gradual, con diverso grado de afectación de la autonomía y de la calidad de vida, con respuesta variable al tratamiento específico, que evolucionará hacia la muerte a medio plazo.

Enfermedad terminal. Enfermedad avanzada en fase evolutiva e irreversible con síntomas múltiples, impacto emocional, pérdida de autonomía, con muy escasa o nula capacidad de respuesta al tratamiento específico y con un pronóstico de vida limitado a semanas o meses, en un contexto de fragilidad progresiva.

Situación de agonía. La que precede a la muerte cuando ésta se produce de forma gradual, y en la que existe deterioro físico intenso, debilidad extrema, alta frecuencia de trastornos cognitivos y de la conciencia, dificultad de relación e ingesta y pronóstico de vida en horas o días.

¿Cuáles son las enfermedades terminales?

La clasificaciones más elementales son: 1.- Enfermedades de origen oncológicas y Enfermedades No Oncológicas

2.- Enfermedades terminales Dolorosas y Enfermedades terminales No Dolorosas.

A pesar de la clasificación anterior, algunas enfermedades terminales pueden incluirse y mezclarse en los dos tipos antes mencionados.

Algunas de las categorías y/o enfermedades terminales que vamos a mencionar son: SIDA / HIV; Otras inmunodeficiencias; Leucemias / Linfomas /Carcinomas; Trastornos siquiátricos severos de conducta; Accidentes Cerebro Vasculares; Insuficiencia Renal / Hepática / Metabólica / Cardíacas severas / Pulmonares severas; Enfermedades autoinmunes / Auto inflamatorias; Esclerodermia; Sepsis Severas; Traumas /Accidentes de tránsito / Atentados / Ataques por animales salvajes, Poli-ulcerados con inmovilización severa, etc.

Cuando se habla de enfermedad terminal, todos debemos de pensar en los derechos del enfermo terminal; ellos, por lo general, ya han sido estipulados por los diferentes comités de Ética Médica a nivel mundial: sin embargo muchas veces no los conocemos.

¿Cuáles son los DERECHOS DEL ENFERMO TERMINAL?

Tiene derecho de ser tratado como un ser humano vivo hasta el momento de su muerte.

Tiene el derecho de mantener una esperanza, cualquiera que sea ésta.

Tiene el derecho de expresar a su manera sus sentimientos y sus emociones por lo que respecta al acercamiento de su muerte.

Tiene el derecho de obtener la atención de médicos y enfermeras, incluso si los objetivos de curación deben ser cambiados por objetivos de confort.

Tiene el derecho de no morir solo.

Tiene el derecho de ser liberado del dolor.

Tiene el derecho de obtener una respuesta honesta, cualquiera que sea su pregunta.

Tiene el derecho de recibir ayuda de su familia y para su familia en la aceptación de su muerte.

Tiene el derecho a morir en paz y con dignidad.

Tiene el derecho a conservar su individualidad y de no ser juzgado por sus decisiones, que pueden ser contrarias a las creencias de otros.

Tiene el derecho de ser cuidado por personas sensibles y competentes que van a intentar comprender sus necesidades y que serán capaces de encontrar algunas satisfacciones ayudándole a enfrentarse con la muerte.

Tiene el derecho de que su cuerpo sea respetado después de su muerte.

Los médicos y el personal de salud, dependiendo de la institución donde trabajamos, nos vemos enfrentados con la muerte de los pacientes con enfermedad terminal, con mucha frecuencia; sin embargo, muchos suelen no estar preparados para enseñarle a la familia, ni mucho menos al paciente, a enfrentar ese riesgo de muerte, producto de la enfermedad terminal; riesgo que a menudo se acompaña de disminución del nivel de conciencia de las funciones superiores intelectivas, inicialmente con períodos de desorientación, confusión, ansiedad, depresión, miedo y a veces agitación psicomotriz, convulsiones, los cuales pueden llegar al coma; además, pueden presentar trastornos respiratorios con respiración irregular y aparición de respiración estertorosa, fiebre dada la elevada frecuencia de infecciones como causa de muerte en los pacientes con cáncer, dificultad extrema o incapacidad para la ingesta, con vómitos o sangrados intestinales, y retención / falla urinaria / renal y que ni familiares ni pacientes suelen entender: suelen hacerse algunas de las siguientes preguntas: ¿Va a morir? ¿Cuándo va a morir? ¿Le va a doler? ¿Va a sufrir? ¿Qué va a sentir? ¿Por qué en este momento? ¿Qué le puedo decir a mi paciente?

Las preguntas anteriores y muchas más, suelen surgir cuando se plantea el tema de enfermedad terminal: los médicos y el personal de salud sabemos que, en las enfermedades terminales el objetivo de la atención médica no es “el curar” sino el de “cuidar” al paciente, a pesar de la persistencia y progresión irreversible de la enfermedad, lo que se trata con ello es de proporcionar la máxima calidad de vida hasta que acontezca la muerte; entonces: ¿Qué es máxima calidad de vida?

Máxima calidad de vida se refiere a todos los procesos que intervienen en la disminución del sufrimiento del paciente y de sus familiares; que le ayuden a conservar la autonomía cuando esto aplique, la dignidad de las personas y su capacidad de decisión; que la familia y el paciente se “transformen en una sola unidad” y el apoyo a otros niveles como son el económico, el laboral y el social si esto implica y aplica; también, el permiso para que el paciente exprese sus vivencias y sus temores y sea escuchado, adecuadamente, por el equipo terapéutico y familiar.

Con respecto al sufrimiento, el cual se constituye en uno de los temas más importantes en el enfermo terminal es, por supuesto, la forma de cómo se va a manejar el dolor; el dolor suele estar presente hasta en un 50% de los pacientes terminales, y puede llegar hasta el 80% de los casos, en las últimas fases de la enfermedad; El dolor, puede ser agudo o crónico según la duración del mismo y sobre ellos puede haber dolor incidental, que es de características transitorias, generalmente asociado al movimiento, pero algunos pacientes también lo sufren en reposo sin ningún factor desencadenante imprevisto. El dolor puede clasificarse en  DOLOR NOCICEPTIVO, el cual es causado por la estimulación de un sistema nervioso intacto que funciona normalmente, y que se caracteriza por ser de carácter sordo, opresivo, incisivo, o pulsátil; y DOLOR NEUROPÁTICO, que es causado por un sistema nervioso con función alterada, por ejemplo, por injuria directa a los nervios periféricos, como puede ser por compresión, estiramiento o atrapamiento e inflamación, amputación o como resultado de un trauma, y se caracteriza porque dolor es persistente y en muchos casos debilitante; también suele ser descrito como quemante, urente o aún, de tipo punzante; en algunos casos se habla de un tipo de dolor conocido con el nombre de hiperalgesia, o de tipo alodinia, que se caracterizan, usualmente por ser refractarios a la terapia convencional para el dolor agudo…y aún pueden ser refractarios a la terapia con opioides. Por último no podemos dejar de pensar que los dolores se pueden producir por una híper-expresión genética, que disminuyen el umbral de neuroexcitación, y lo transforman en un evento mucho más sintomático, además de la percepción personal del dolor, porque su somatización es dependiente de la personalidad del enfermo y que a su vez, es dependiente de sustancias varias entre las que se pueden mencionar a la somatostatina, neurotensina, prostaglandinas, colecistocinina, noradrenalina, 5-hidroxitriptamina, entre otras.

La mortalidad es una condición fisiológica del humano y los seres vivos: todos sabemos que vamos a morir algún día, pero no sabemos cómo ni cuándo pasaremos por este desenlace.

Continuará…

05 de agosto de 2014 – 10 de Av de 5774

PorMax Stroh Kaufman

Esposa o Amante

 ESPOSA O AMANTE: ¿Con quién quedarse?

¿Cuál es la mejor opción para un hombre?
Un hombre, en alguna ocasión, le pregunto a un sabio si debía quedarse con su esposa o su amante…el sabio para responderle, tomo dos flores en su mano: una rosa y un cactus…y le pregunto al hombre: si yo te doy a escoger una de estas dos flores, ¿cuál de ellas eliges? y el hombre, con una gran sonrisa en su cara respondió y dijo: ¡la rosa; es apenas lógico! Entonces el sabio le respondió: a veces los hombres se dejan llevar por la belleza externa o lo mundano y eligen lo que brille más, lo que valga mas pero en esos placeres no está el amor; en mi caso personal, yo me quedaría, sin pensarlo dos veces, con el cactus puesto que la rosa se marchita y muere, el cactus en cambio sin importar el tiempo o el clima seguirá igual, verde con sus espinas, y un día dará la flor más hermosa que jamás hayas visto, tu mujer conoce tus defectos, tus debilidades, tus errores, tus gritos, tus malos ratos, tus dolencias, tus miedos y aun así está contigo… por el otro lado, tu amante conoce tu dinero, tus lujos, los espacios de felicidad y tu sonrisa, y casi sólo por eso es que está contigo; ahora dime, hombre, a pesar de que ninguna de las dos mujeres tiene mayor o menor valor que la otra porque son seres humanos como tú o como yo, te he dado a conocer mi opinión,  por lo que quisiera saber ¿con quién te quedaras? ¿Con la esposa o con la amante?
Compártelo con todas aquellas personas que conoces, para que las mujeres se sientan orgullosas de ser cactus y para que todos los hombres, que no saben lo que tienen, y no valoran la tremenda mujer que tienen a su lado, reflexionen.

PorMax Stroh Kaufman

Rosh Jodesh

Rosh Jodesh

En no menos de diez días, estaremos prontos a celebrar el Rosh Jodesh(1) (“Cabeza de Mes”), del mes de “Siván”, en el cual tendremos la celebración de Shavuot, o sea, la fiesta de la Entrega de la Torá.

Recordemos que, para esta fecha, hay algunas partes especiales se añaden a las oraciones diarias: El Hallel, donde estarán incluidos los Salmos 113-118,  que se recitan, en forma “parcial,” después de la oración de Shajarit de la mañana, y también se incluye la oración Yaalé Veyavó (2), la cual se añade a la Amida y después de la acción de gracias, después de las comidas; hay que añadir la oración de Musaf, la cual es adicional cuando el Rosh Jodesh concuerda con Shabat, al igual que se hacen algunas adiciones especiales para el Musaf de Shabat. También se recitan unas aliyót (subidas a la Torá) especiales entre las cuales están algunos segmentos del capítulo 28 del libro de Números. Sin embargo, el Tajanun (3) (en la que pedimos perdón por todos los posibles pecados que pudiéramos haber cometido) y plegarias similares son omitidas en esta fecha.

Muchos tienen la costumbre de marcar la celebración de Rosh Jodesh, con una comida festiva y con una reducción de la actividad laboral. Esta última costumbre es más frecuente entre las mujeres, quienes tienen una afinidad especial con Rosh Jodesh – Los cabalistas nos enseñan que el inicio de este mes también está relacionado con el aspecto femenino del calendario judío… y los estudiosos del Talmud nos enseñan que esta costumbre sale desde el momento en que se describe que, las mujeres no participaron de la ceremonia del Becerro de oro.

 

(1)    Jodesh comparte raíz con la palabra jadash que significa nuevo o renovación

(2)    Conoces la oración de  Rosh Jodesh Yaale veYavo? Esta es la fonética de la misma

Eloheinu veElohéi aboteinu: Yaalé veyavó, veyaguía, veyeraé, veyeratzé, veyishamá, veyipakéd, veyizajer, zijronéinu, ufikdonéinu, vezijrón abotéinu, vezijrón mashíaj ben David avadeja, vezijrón yerushaláim ir kodshéja, ve zijrón kol amjá beit Israel lefanéja, lifletá tová, lején uljésed ulrajamím, lejaím uleshalóm, beyom rosh jódesh hazé. Zajréinu adonai elohéinu bo letová ufakdéinu bo librajá, vehoshiéinu bo lejaím ubidbar yeshuá verajamím. Jus vejanéinu verajém aléinu vehoshiénu, ki eléja einénu, ki el melej janún verajúm atá.

(3)    Una de las explicaciones que tenemos acerca de la palabra Tajanún, es su procedencia del libro de Daniel 9: 3 donde dice: “Y volví mi rostro al Señor, El Todopoderoso, buscándole en oración y súplicas…”

19-05-2014 — 19 de Iyar de 5774

PorMax Stroh Kaufman

Dia de la Madre

Dia de la Madre, Dia del Padre

Países como España, Hungría, Lituania, Portugal, Sudáfrica y Rumanía, celebran el día de la madre, el primer domingo del mes de mayo: otros como Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Chile, República Popular China, Canadá, Colombia, Croacia, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Estados Unidos, Estonia, Filipinas, Finlandia, Grecia, Países Bajos, Honduras, Italia, Japón, Letonia, Liechtenstein, Nueva Zelanda, Perú, Puerto Rico, República Checa, Suiza, Taiwán, Turquía, Ucrania, Uruguay, y Venezuela celebran, el segundo domingo del mes de Mayo, el día de la Madre, mientras que República Dominicana, Suecia,  y Francia, lo harán el último domingo del mes citado.

Por otro lado,  Afganistán, Albania, Antigua, Argentina, Aruba, Bahamas, Bahréin, Bangladés, Barbados, Belice, Bermuda, Birmania, Brunei, Canadá, Cambodia, Chile, República Popular de China, Colombia, Costa Rica, Cuba, Curazao, Chipre, República Checa, República Dominicana, Ecuador, Eslovaquia, Estados Unidos, Etiopia, Francia, Filipinas, Ghana, Grecia, Guyana, Hong Kong, Hungría, India, Irlanda, Jamaica, Japón, Kenia, Kosovo, Kuwait, Laos, Macao, Madagascar, Malasia, Malta, Mauricio, México, Mozambique, Namibia, Nigeria, Omán, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, Qatar, Reino Unido, Santa Lucia, San Vicente y las Granadinas, Singapur, Sudáfrica, Sri Lanka, Surinam, Trinidad y Tobago, Túnez, Turquía, Venezuela, Vietnam, Zambia y Zimbabue, estarán celebrando, el tercer domingo del mes de Junio, el día del padre y, por su lado, Haití, lo estará celebrando el último domingo de ese mes.

¿Qué nos dice la Torá al respecto? El quinto de los Diez Mandamientos dice: “Honra a tu padre y a tu madre”. La Torá ordena también “Toda persona debe respetar a su madre y a su padre”. Quien quiera que cumpla esta Mitzvá, es digno de elogio, dice la Guemará.

Honrar padre y madre es darle los méritos a quienes son los instrumentos más hermosos y validos que Creador utilizó para darnos la vida y para darnos las herramientas para disfrutar de la vida y de la creación.

Honrar a padre y madre es una obligación no sólo para el día que un calendario nos ha impuesto esta obligación, sino mientras ellos viven, y aún después de que han partido hacia el Olam HaBá.

Tanto los hombres como las mujeres están obligados a acatar la Mitzvá de honrar y respetar a sus padres, sin excepción, aunque la mujer casada puede “pasar por alto” dicha obligación, puesto que está exigida a atender a su marido.

La obligación que tenemos para con nuestros padres se debe a que fueron ellos quienes nos formaron con principios y valores, los que nos dieron lo mejor que tenían y quienes lo hicieron, en algunos casos, con mucho sacrificio, a costa de renunciar a su propio bienestar, y, por lo general, somos nosotros, la continuación de sus sueños y esperanza, y el reflejo de sus planes y proyectos; no hubo ningún error: nuestros padres, mis padres, y tus padres, fueron cuidadosamente seleccionados por el Todopoderoso, para que fueran las herramientas que nos llevaran a ser quienes somos.

Nuestros padres, aunque tengan fallas, aunque se equivoquen, son la máxima expresión del amor y del cuidado, la bondad y la ternura, la misericordia y el perdón, la restauración y la grandeza, la majestad y la humildad, ellos son todo y primero. En virtud a su gracia y su amor existimos, por ellos y sus propósitos, seremos.

Es por ello que estamos en la obligación de bendecirlos todos los días; de socorrerlos en todo lo que necesiten; no hay que dejar de amarlos jamás, y también estamos obligados a procurar que no padezcan por nada, a que mitiguemos sus penas si las tienen y mostrarles con todos nuestros actos, que somos bien agradecidos porque somos sus hijos.

Nuestros padres no merecen dos días en el calendario para ser honrados y santificados: días que fueron llamados día del padre y día de la madre; ellos merecen toda una vida, todas nuestras vidas, por el sacrificio que ellos hacen, hicieron y estarán dispuestos a hacer por nosotros en cualquier momento: esto se considera una honra directa a Nuestro Creador, lo cual ayudará al perdón y la corrección por nuestras transgresiones y, se convierte en una forma en la cual nuestro Yetzer Tov nos permitirá andar por el camino y el sendero correcto.

11 de mayo de 2014 – 11 de Iyar de 5774

 

PorMax Stroh Kaufman

31 de diciembre

31 de diciembre

El mundo (occidental) está pronto a cambiar de año: faltan muy pocos días para que esto suceda y por ejemplo, a través de la televisión, las celebraciones que se dan en cada uno de los diferentes lugares del mundo: sin embargo, ¿De dónde surge esta costumbre? ¿Por qué hacemos el cambio de año en esta época?

Todo inicia con Dionisio El Exiguo, también conocido como Dionisio el Enano, monje matemático, a quien el Papa Juan I, le ordena realizar el cálculo de la fecha del Natalicio de Jesús y con ello establecer una era que, muchos años más tarde, se conocería como la era cristiana; el utiliza como base el reinado de Herodes I el Grande, haciendo la deducción que Jesús nació en el año 753 que se conoció como a. u. c. (ab urbe condita)  o sea, desde la fundación de Roma, ya que en ese momento, se utilizaba el calendario según la era en la que se encontraba el imperio romano: le propuso al Papa la utilización del nacimiento de Cristo como base para el cómputo, para que se llamara, a partir de ese momento, Año Dominis, o Año del Señor: (con ello sustituyó lo conocido como era Diocleciana) y, además, ideó lo que también se conoce como las Tablas Pascuales, a partir de las cuales girarían todas las festividades romanas. Ya  para ese entonces se tenía como mandato, que las pascuas debían caer siempre en domingo, especialmente porque la Pascua judía no podía corresponder con viernes o sábado (por ser Shabat): de este modo lo estableció El Primer Concilio Ecuménico de la Iglesia cristiana, celebrado en Nicea, Asia Menor, en el año 325, en procura de que no coincidiera con la Pascua judía y trajese, a los cristianos de esa época, un sentimiento de minusvalía e inferioridad, ante el pueblo hebreo.

Otra de las cosas que se tuvo en cuenta para la creación de dicho calendario fue la Imposición, a partir de lo que se conocerá después como el año 153 antes de Cristo, que el año debería comenzar el primer día del mes de enero y no el primer día del mes de marzo, como se venía realizando.

El antecedente directo que tenemos para medir el tiempo, parte del calendario romano, el cual comenzó teniendo sólo 10 meses: 6 meses de 30 días y 4 de 31, para un total de 304 días de duración, basado en el movimiento solar, a pesar que ya se tenía el conocimiento de los antiguos egipcios quienes ya habían calculado que el año duraba 365 días y un cuarto adicional, distribuidos en doce meses: sólo gracias a la intermediación de Numa Pompilio, se agregan los dos meses faltantes pero queda con el problema de contar con 355: luego fue el Emperador Julio Cesar, entre los años 45 a 47 antes de lo que conocemos como la Era Común (no hay exactitud entre los historiadores), quien apoyado por los cálculos del astrónomo Sosígenes, adaptó los meses a las estaciones y, gracias a las mediciones, integró, en el mes de febrero, un día adicional cada 4 años, que lo llamo el bisextil y que con el tiempo se transformó en el nombre de bisiesto: así funcionó el calendario juliano, hasta el año de 1582, teniendo en cuenta que en el año 321, el emperador Constantino introdujo una novedad, la semana fue de siete días: con nombres, domingo, lunes, martes, miércoles, jueves, viernes y sábado y no con números o relacionados con algún evento y, el domingo (dies solis), a partir de ese momento, debía considerarse como día de descanso para adorar a Dios, en detrimento del sábado, tradicional no sólo entre los judíos, el naciente cristianismo y otros. Fue entonces, en el año de 1582, cuando, gracias a una Bula Papal, se origina el calendario Gregoriano, que se usa en todo el mundo, especialmente con fines comerciales.

Otro de los múltiples ajustes que sufrió el sistema actual de cuentas, fue el orden de los meses, dejando a enero como el primero y a diciembre, como el último, teniendo en cuenta que septiembre, que era el séptimo mes, terminó de noveno.

Otro más, se debe a la introducción del cero, el cual no hay precisión en los historiadores acerca de cuando sucedió: por consiguiente, nunca existió el año cero de la era común, y algunos creen que hasta el primer milenio, no sucedió la introducción de este número por consiguiente, para algunos de ellos, por cada diez años de nuestra cuenta actual, se pierde uno…además de los días que se perdieron o ganaron en los cambios de calendario, con cada reforma y hasta que el mundo finalmente se unificó con el calendario gregoriano, es posible que el 31 de diciembre no corresponda realmente a esa fecha ni el año 2014 probablemente corresponda, por cálculos matemáticos, al año que está por comenzar… Sin embargo, 321judaismo.com se une a la costumbre, y, en  este nuevo ciclo que viene cargado de nuevas esperanzas, nuevas inquietudes, nuevas aspiraciones, como escribe Shlomo, que hay un tiempo para comenzar y uno para terminar, por ello desea paz, felicidad, salud y bienestar, riqueza espiritual para el mundo entero…

29 de diciembre de 2013 – 26 de Tevet de 5774