Carpe Diem

27/04/2013 0 Por Max Stroh Kaufman

CARPE DIEM

 

Llega a nosotros una pregunta de un lector acerca de si la expresión Carpe diem, puede ser utilizada en el judaísmo.

Carpe Diem, nos dice (textualmente) Wikipedia, que es una locución latina que literalmente significa ‘toma el día’, que quiere decir ‘aprovecha el momento’, en el sentido de no malgastarlo. Fue acuñada por el poeta romano Horacio (Odas, I, 11):

Carpe diem quam minimum credula postero

El adagio latino podría equivaler a sentencias en castellano como «no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy» o «vive cada momento de tu vida como si fuese el último».

También dice Wikipedia que es un tópico literario, o tema recurrente, en la literatura universal como exhortación a no dejar pasar el tiempo que se nos ha brindado y a disfrutar los placeres de la vida dejando a un lado el futuro, que es incierto. Cobra especial importancia en el Renacimiento, en el Barroco y en el Romanticismo.

Este tópico respecto a las diferentes épocas literarias ha ido variando en la forma de entenderlo. Durante el periodo de la Edad Media era entendido como: “vive el momento porque vas a morir pronto”. Posteriormente durante el Renacimiento, los ideales de belleza y perfección hicieron entenderlo de la siguiente forma: “vive el momento porque vas a envejecer pronto”. Finalmente en la época Barroca este tema se volvió a interpretar de la misma forma que en la Edad Media, pero con bastante más intensidad en cuanto a la muerte.

Comencemos tomando algunas frases célebres de autores conocidos que tienen que ver con el tema que tratamos, para buscar entenderle el sentido, en el judaísmo.

1.- Dijo James Dean: “Sueña como si fueras a vivir para siempre, pero vive como si hoy fueras a morir.”

2.- Dijo Juan Pablo Segundo: “El futuro comienza hoy, no mañana”

3.- Dijo Goethe: “Nada es más valioso que el día de hoy”

4.- Dijo Muhamad Alí: “No cuentes los días; haz que los días cuenten”

5.- Dijo Leo Babauta: “La vida es un regalo: Disfrútala. Gózala. Ahora y al máximo. Haz lo que sea importante, ahora.

6.- Dijo Marco Aurelio: “La perfección del carácter es la siguiente: vivir cada día como si fuera el último, sin locura, sin apatía, sin pretensiones “.

7.- Dijo Theophile Thoré “Piensa, habla y actúa. Con la edad viene el auto-reproche: Yo podría haber hecho más. ¡Por lo tanto hazlo ahora! “

 

Entrando en tema, nos damos cuenta que, en la oración del Shemá encontramos un mandato: “Y estas palabras que yo te mando hoy, que sean como una señal en tu corazón y en tu frente”…  Esta orden “que yo te mando hoy” nos indica a los judíos que hay cosas que no podemos dejar para mañana, como es el estudio de la Torá y llevar nuestras actitudes hacia la Teshuvá o arrepentimiento: con ello nos damos cuenta que, a pesar que hay días festivos y días seculares, cada día es santo, y por ello exige la observancia de un ritual y unos mandamientos que nos permiten tener una conexión con nuestro creador…cada día tiene su propio afán; cada día tiene sus propias necesidades, cada día tiene su propia urgencia, pero la palabra “hayóm ” nos cuestiona a que sea hoy  “Este día el Señor tu Dios te manda a que cumplas sus estatutos y decretos” con el fin de que “hoy” nos elevemos espiritualmente; que sea hoy cuando podamos renovar el amor al prójimo, el Yetzer haTov y que también tengamos el tiempo para que cada día se constituya en una experiencia única y el tiempo que nos permita hacer una pausa de reflexión que nos permita apreciar lo que significa verdaderamente “aprovechar el día”.
27 de abril de 2013 — 17 de Iyar de 5773