Category Archive En Profundidad

PorMax Stroh Kaufman

Reflexión anónima

¿Quién empacó hoy tu paracaídas?



Charles Plumb era piloto de un bombardero en la guerra de Vietnam.

 

Después de muchas misiones de combate, su avión fue derribado por un misil. Plumb se lanzo en paracaídas, fue capturado y paso seis años en una prisión norvietnamita. A su regreso a Los Estados Unidos, daba conferencias relatando su odisea, y lo que aprendió en la prisión.

Un día estaba en un restaurante y un hombre lo saludo: “Hola, usted es Charles Plumb, era piloto en Vietnam y lo derribaron, ¿verdad?”

“¿Y usted, como sabe eso?”, le pregunto Plumb.

 

“Porque yo empacaba su paracaídas. Parece que le funcionó bien, verdad?” Plumb casi se ahogó de sorpresa y gratitud.

“¡Claro que funcionó, si no hubiera funcionado, hoy yo no estaría aquí!”

Plumb no pudo dormir esa noche, preguntándose: “¿Cuántas veces lo vi en el portaviones y no le dije ni buenos días, porque yo era un arrogante piloto y el era un humilde marinero?”

Pensó también en las horas que ese marinero pasaba en las entrañas del barco enrollando los hilos de seda de cada paracaídas, teniendo en sus manos la vida de alguien que no conocía.

Ahora, Plumb comienza sus conferencias preguntándole a su audiencia:

¿Quién empacó hoy tu paracaídas?

Todos tenemos a alguien cuyo trabajo es importante para que nosotros podamos salir adelante. Uno necesita muchos paracaídas en el día: uno físico, uno emocional, uno mental y hasta uno espiritual.

A veces, en los desafíos que la vida nos lanza a diario, perdemos de vista lo que es verdaderamente importante. Dejamos de saludar, de dar las gracias, de felicitar a alguien o aunque sea, decir algo amable solo porque si.

Hoy, esta semana, este año, cada día, trata de darte cuenta quien empaca tu paracaídas, y agradécelo. Aunque no tengas nada importante que decir, las personas a tu alrededor notarán ese gesto, y te lo devolverán empacando tu paracaídas con ese afecto especial, que puedes necesitar algún día.

 

21 de Tevet de 5772 – 16 de enero de 2012

PorMax Stroh Kaufman

Para reflexionar…

La Taza

Cuento anónimo

Se cuenta que alguna vez, en Inglaterra, existía una pareja que gustaba de visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres. Una de sus tiendas favoritas era una en donde vendían vajillas antiguas.

En una de sus visitas a la tienda vieron una hermosa tacita. ¿Me permite ver esa taza? pregunto la señora, ¡nunca he visto nada tan fino como eso!

En cuanto tuvo en sus manos la taza, escucho que la tacita comenzaba a hablar. La tacita comentó: ¡Usted no entiende! ¡Yo no siempre he sido esta taza que usted está sosteniendo! Hace mucho tiempo yo solo era un montón de barro amorfo. Mi creador me tomó entre sus manos y me golpeó y me amoldo cariñosamente. Llegó un momento en que me desesperé y le grite:
¡por favor! ¡Ya déjame en paz! ¡Pero solo me sonrió y me dijo; aguanta un poco más, todavía no es tiempo.

Después me puso en un horno.

¡Yo nunca había sentido tanto calor!

Me pregunte por que mi creador querría quemarme, así que toque la puerta del horno. A través de la ventana del horno pude leer los labios de mi creador que me decían: Aguanta un poco más, aun no es tiempo.

Finalmente se abrió la puerta. Mi creador me tomó y me puso en una repisa para que me enfriara.

¡Así está mucho mejor! me dije a mi misma pero apenas si me había refrescado cuando mi creador ya me estaba cepillando y pintándome. ¡El olor de la pintura era horrible!
¡Sentía que me ahogaría!  ¡Por favor detente! le gritaba yo a mi creador, pero el sólo movía la
 cabeza haciendo un gesto negativo y decía: aguanta un poco más, aun no es tiempo.

Al fin dejo de pintarme; pero esta vez me tomó y ¡me metió nuevamente a otro horno! No era un horno como el primero, sino que ¡era mucho más caliente! ¡Ahora sí que estaba segura que me sofocaría! ¡Le rogué y le implore que me sacara! Grité, lloré, pero mi creador sólo me miraba diciendo: aguanta un poco más, todavía no es tiempo.

¡En ese momento me di cuenta de que no había esperanza!

¡Nunca lograría sobrevivir a ese horno!

Justo cuando estaba a punto de darme por vencida se abrió la puerta y mi creador me tomó cariñosamente y me puso en una repisa que era aún más alta que la primera. Allí me dejo un momento para que refrescara.

Después de una hora de haber salido del segundo horno, me dió un espejo y me dijo: ¡Mírate! ¡Esta eres tú! ¡

Yo no podía creerlo! ¡Esa no podía ser yo! ¡Lo que veía era hermoso!

Mi creador nuevamente me dijo: yo se que te dolió haber sido golpeada y amoldada por mis manos, pero si te hubiera dejado como estabas, te hubieras secado. Sé que te causó mucho calor y dolor estar en el primer horno, pero de no haberte puesto allí, seguramente te hubiera estrellado.


También se que los gases de la pintura te provocaron muchas molestias, pero de no haberte
 pintado tu vida no tendría color. Y si yo no te hubiera puesto en ese segundo horno, no hubieras sobrevivido mucho tiempo, porque tu dureza no habría sido la suficiente para que subsistieras.


¡Ahora tú eres un producto terminado! ¡Eres lo que yo tenía en mente cuando te comencé a formar!

Igual para con nosotros. El Eterno nunca nos va a tentar ni a obligar a que vivamos algo que no podamos soportar.


El Todopoderoso sabe lo que está haciendo con cada uno de nosotros. Él es el artesano y nosotros somos
 el barro con el cual Él trabaja.

¡Nos amolda y nos da forma para que lleguemos a ser una pieza perfecta!

21 de Tevet de 5772 – 16 de Enero de 2012.

PorMax Stroh Kaufman

Los genes judíos

Para reflexionar

Una investigación que confirma la ascendencia y el origen geográfico común del mundo judío.

Escrito por el Rabino Iaacov Kleiman

Una investigación publicada en el campo de la genética molecular – el estudio de las secuencias del ADN – indica que las poblaciones judías de las distintas comunidades de la diáspora no han perdido su identidad genética a lo largo de todo el exilio. A pesar de las enormes distancias geográficas entre las comunidades y el paso de miles de años, las alejadas comunidades comparten un perfil genético común. Esta investigación confirma la ascendencia y el origen geográfico común del mundo judío.

Los hombres judíos de comunidades que se desarrollaron en el Cercano Oriente – iraníes, iraquíes, kurdos y yemenitas – y los judíos europeos tienen perfiles genéticos muy similares, casi idénticos.

“A pesar de un largo período de residencia en diferentes países y un aislamiento entre las comunidades, la mayoría de las poblaciones judías, no son significativamente diferentes en un nivel genético. Los resultados, apoyan la hipótesis que plantea que el gen paterno de las comunidades de Europa, África del Norte y el Medio Oriente descienden de una antigua población común del Medio Oriente, y sugiere que la mayoría de las comunidades han permanecido relativamente aisladas de comunidades vecinas no judías durante y después del exilio” (M. F. Hammer, Academia Nacional de Ciencias, 9 de mayo del 2000).

La base de este nuevo campo de investigación de poblaciones es el estudio del cromosoma Y, que es transmitido, prácticamente sin cambio alguno, de padre a hijo. Las mutaciones raras – que son cambios en la porción no codificada de su ADN – pueden servir como señalizadores que pueden distinguir a las personas. Al estudiar las señales genéticas de varios grupos se pueden hacer comparaciones para determinar las relaciones genéticas entre estos.

La investigación del cromosoma Y del pueblo judío comenzó como resultado del estudio de los cohanim – la familia sacerdotal judía. Estos estudios mostraron una gran afinidad genética entre los cohanim de hoy en día – indicando que tienen un antepasado paterno común que vivió estimadamente hace 3000 años.

Esta investigación genética consiste en obtener muestras de ADN y hacer un análisis de laboratorio comparando los señalizadores de ADN en el cromosoma Y – que es transmitido de padre a hijo – y en el mtADN (ADN mitocondrial) – que es transmitido de madre a hijo. Esta antropología genética promete ser particularmente informativa para trazar la historia de las poblaciones judías y para ayudar a resolver el debate de los orígenes y emigraciones de las comunidades judías en la diáspora.

Los investigadores propusieron contestar a la siguiente pregunta: ¿Los grupos dispersos de judíos modernos son realmente los descendientes de los antiguos hebreos de la Torá, o algunos grupos de judíos modernos son conversos (no judíos que se han convertido al judaísmo) o el resultado de los matrimonios mixtos, y como consecuencia de eso les queda muy poco de sus “genes judíos”?

La compleja historia registrada de la dispersión de la Tierra de Israel y subsecuentemente la residencia y movilización entre varios países de Europa, el Norte de África y el Medio Oriente, se espera que produzca un patrón complejo de relaciones genéticas dentro de las poblaciones judías, y entre estas mismas poblaciones y las poblaciones no judías dentro de las cuales vivieron.

La investigación se ha basado en muestras de 29 poblaciones, 7 judías, categorizadas principalmente en cinco divisiones: judíos, no-judíos del Medio Oriente, europeos, africanos del norte y del África subsahariana.

Los resultados de la investigación fueron que la mayoría de las comunidades judías, separadas unas de las otras en Europa, el Norte de África, el Cercano Oriente y la península Arábica, realmente parecen ser genéticamente similares, y parecen estar muy relacionadas unas con las otras, compartiendo un origen geográfico común.

Estas comunidades judías están mucho más relacionadas unas con las otras y con las poblaciones semitas del Medio Oriente – palestinos, sirios y drusos – que con sus comunidades vecinas de la diáspora.

Los resultados también indican un bajo número de mezcla (matrimonios mixtos, conversiones, violaciones etc.), en el contenido genético de estas diversas comunidades judías.

Dentro de las comunidades que fueron tomadas en consideración para este experimento, los norafricanos (Marruecos, etc.), fueron los más relacionados con los judíos babilonios (iraquíes). Estas poblaciones pueden ser las que representan mejor el contenido genético paterno de las antiguas poblaciones judías-hebreas con origen en el período del Primer Templo, antes del exilio babilónico (hace 2500 años aprox.).

Las señales del cromosoma Y de los judíos yemenitas son también similares a aquellos de otras poblaciones semitas y judías. En contraste, el contenido del gen paterno de los judíos etíopes se asemeja más a los de los etíopes de origen no judío.

El Nexo Ashkenazí

Aunque la comunidad ashkenazí (europea) se separó de sus antepasados del mediterráneo hace 1200 años y vivieron dentro de comunidades gentiles del centro y este de Europa, su contenido genético paterno todavía se asemeja a los de otros judíos y grupos semitas con origen en el Medio Oriente.

Una baja tasa porcentual de matrimonios mixtos entre judíos de la diáspora y gentiles es la razón principal para esta continuidad. Ya que los judíos se establecieron primeramente en Europa hace más de 50 generaciones, se estimó que los matrimonios mixtos fueron sólo del 0.5% en cada generación.

El contenido genético paterno ashkenazí no parece ser similar al de los pueblos de habla turca de hoy en día. Este hallazgo se opone a la sugerencia que indicaba que los ashkenazies son descendientes de los kuzares, el imperio turco-asiático que se convirtió masivamente al judaísmo en el siglo VIII de la era común.

Los investigadores continúan expandiéndose en sus estudios, particularmente sobre la comunidad ashkenazí. Ellos esperan que al examinar los señalizadores del ADN en las poblaciones judías de diferentes partes de Europa, van a poder obtener patrones demográficos e históricos de las poblaciones ashkenazies.

Además de preguntas de interés médico, existen muchas posibilidades interesantes concernientes al origen de las comunidades ashkenazies y sus migraciones a Europa. Parece ser que los judíos comenzaron a llegar al este de Europa probablemente hace 1000 ó 1200 años, cuando la infraestructura ya estaba lo suficientemente desarrollada como para proveerles oportunidades de vida.

Una teoría plantea que los judíos del este de Europa descienden predominantemente de los inmigrantes de las zonas del Rin o de Italia, siendo así descendientes directos de las antiguas poblaciones judías/hebreas.

Una segunda teoría sugiere que fue una inmigración desde los Balcanes o del centro de Asia, con la posibilidad de conversiones en masa de eslavos y kuzares al judaísmo.

Esta discusión es similar a la controversia que existe con respecto al origen del idish – el idioma de los judíos del este de Europa. Una teoría propone que los judíos inmigrantes de las zonas del Rin y regiones vecinas hablaban un antiguo alemán que llegaría a ser la base del idish.

Otros estudiosos niegan que el alemán sea el origen del idish. Estos expertos en lingüística ven la gramática del idish como fundamentalmente eslava, con el idish moderno desarrollado mediante la incorporación de un gran número de palabras hebreas y alemanas dentro de un contexto básicamente eslavo en gramática y sintaxis.

No ha habido suficiente evidencia histórica para decidir sobre esas teorías. Hoy en día, con los desarrollados métodos genéticos, es posible probar estas ideas, por ejemplo probar si hubo alguna contribución significativa de los eslavos a la comunidad ashkenazí. Indicaciones tempranas de este estudio parecen apoyar el patrón que plantea la corriente “Mediterráneo – Europa – Este de Europa”.

Los investigadores planean continuar su estudio, investigando la variación genética en las poblaciones que pueden trazar sus antepasados judíos a comunidades de Europa, para un mejor entendimiento de la historia y el desarrollo de la comunidad ashkenazí.

Estos estudios genéticos, apoyan la tradición judía – tanto la escrita como la oral.

Después de mil años de historia en la Tierra de Israel, los judíos se esparcieron por muchas y distantes localidades alrededor del mundo.

Algunas comunidades judías exiliadas estuvieron relativamente estables durante dos milenios – como por ejemplo Babilonia (Irak) y Persia (Irán). Otras comunidades se desarrollaron unos siglos después, siguiendo con migraciones al norte de África y Europa.

Todas estas comunidades mantuvieron sus costumbres judías y su observancia religiosa, a pesar de largos períodos de persecuciones. Los judíos permanecieron, en general, culturalmente aislados de sus vecinos no judíos. Estos estudios genéticos son un testimonio de la fe familiar judía.

Sólo el pueblo judío en la historia de la humanidad, ha retenido su identidad genética por más de 100 generaciones estando esparcidos alrededor del mundo. ¡Esto es realmente único e inspirador!

Probablemente lo más fascinante, es que todo este gran descubrimiento científico, El Todopoderoso ya se lo había adelantado al pueblo judío ¡hace más de 3000 años!

“Y te esparcirá el Eterno entre todos los pueblos, desde un extremo de la tierra hasta el otro extremo de la tierra; y servirás allí a otros pueblos servidores de otros dioses que no has conocido ni tú ni tus padres, (dioses) de palo y de piedra.” (Devarim 28:64).

Vehefitzjá Adonai bejol haamím miktzé haáretz veád ketzé haáretz veavádeta sham elohim ajerím asher lo yadáta atá vaavotéija etz vaáven. (Devarim 28:64).

“Entonces te traerá el Eterno, tu Elohim, con El de tu cautiverio, y se compadecerá de ti y te hará volver juntándote de entre todas las naciones adonde te hubiere esparcido el Eterno, tu Elohim”.

Veshav Adonai Elohéija et shvutjá verijaméja veshav vekibetzjá mikol haamím asher hefitzjá Adonai Elohéija sháma. (Devarim 30:3).

“Así ha dicho Adonai: así como no podrá ser medida la altura del cielo arriba, y ser mensurada la profundidad de la tierra, Yo jamás despreciaré a toda la descendencia de Israel por todo lo que han hecho, palabra de Adonai” (Yermiahu 31:36).

PorMax Stroh Kaufman

¿Hay alguien allí?

PARA REFLEXIONAR.

 

Se demostró que los pacientes en estado vegetativo escuchan y piensan.

Escrito por Rav Avi Shafran

Los escombros se asientan; las cosas están muy tranquilas. Pero unos débiles golpecitos emergen desde algún lugar debajo. Tú gritas: “¿Puedes escucharme?”, y siguen más golpecitos.

Se te ocurre una idea. “Si puedes entenderme golpea una vez”, dices tú. Escuchas un golpe. “Si estás lastimado”, dices luego, “golpea dos veces”. Dos golpes. Ciertamente hay alguien allí.

La escena evoca las consecuencias de un desastre natural comoTsunami en Japón, la tragedia en la planta de Fukushima, el terremoto en Haití y los  mineros en Chile, como acontecimientos trágicos que todavía pueden estar en nuestra memoria. Pero también podría representar una metáfora convincente para el descubrimiento de un ser humano luchando por ser escuchado a través de los escombros de un cuerpo que simplemente es demasiado difícil de mover.

Un grupo de científicos europeos ha empleado un medio de alta tecnología para, de hecho, escuchar los golpecitos de una mente atrapada en un cuerpo que no reacciona. Se demostró que cuatro pacientes diagnosticados como vegetativos y asumidos como inconscientes en realidad están conscientes, a pesar de su inhabilidad para demostrarlo con algún tipo de señal o movimiento, así sea sólo pestañando.

El descubrimiento fue el resultado del uso creativo de algo llamado Imagen por Resonancia Magnética funcional (IRMf), que muestra la actividad celular a través de regiones cerebrales. Lo que se demostró es que los pacientes estaban escuchando y pensando. Y que se podían comunicar.

El descubrimiento de los investigadores utilizó el hecho de que cuando una persona está pensando en moverse, las células de un área del cerebro se activan; cuando la persona se visualiza en un entorno familiar, un área diferente muestra actividad celular. Los investigadores les pidieron a los pacientes que se imaginaran meciendo una raqueta de tenis y luego moviéndose por los cuartos de sus casas. El escaneo de IRMf mostró actividad en las respectivas y separadas áreas del cerebro con cada pensamiento.

Eso fue impresionante por sí mismo. Pero luego los investigadores le presentaron a cada paciente una serie de preguntas de sí o no, como si tenían un padre o un hermano con cierto nombre, y le instruyeron al paciente que respondiera “sí” imaginándose jugando tenis y “no” imaginándose caminando por su casa. A cada paciente se le instruyó que se concentrara en las actividades de “sí” o de “no” por treinta segundos, muy por encima del rango de cualquier actividad cerebral aleatoria, y pudieron responder con precisión.

Los resultados fueron impactantes. Las respuestas provistas por los cuatro pacientes, que fueron parte de un grupo testeado de 54, fueron todas correctas, demostrando que la conciencia puede residir en un cuerpo aparentemente separado del mundo. Antes del IRMf, una afirmación así no hubiera sido más que una declaración de fe. Ahora es un hecho. Queda para nosotros especular si alguna tecnología futura aún más sensible podrá revelar conciencia incluso en pacientes cuyos cerebros no pueden generar señales detectables por los métodos actuales.

Nadie sabe qué grado de conciencia persiste en un cuerpo que no puede moverse. Pero ahora sabemos que en esos cuerpos, que anteriormente eran considerados vegetales y no personas, puede persistir por lo menos algún grado de conciencia.

Algunos todavía no están convencidos de que, de hecho, aún son personas. En el New England Journal of Medicine, el Dr. Allan H. Ropper, un neurobiólogo, advirtió en contra de, en las palabras del New York Times, “igualar la actividad neuronal [como la observada en los mapeos cerebrales de los cuatro pacientes] con identidad [humana]”. Sostiene que “los médicos y la sociedad no están listos para ‘tengo actividad cerebral, por lo tanto existo’. Eso dejaría confundido a Descartes”. Bastante irónico ese Dr. Ropper; pero el tema es sumamente serio.

¿Qué pensaríamos de alguien que se acerca a los escombros, escucha algunos golpes débiles… y sigue caminando?

Escribiendo en el The Guardian, de Gran Bretaña, Sheila McLean, profesora de ley y ética de la Universidad de Glasgow no trata a la “activación cerebral” tan casualmente como el Dr. Ropper. Por el contrario, asume que pacientes como esos que les comunicaron sus respuestas a los científicos europeos están efectivamente pensando. Sin embargo, pregunta “si la recuperación es verdaderamente imposible, ¿es compasivo mantener a la gente viva en esa condición?”.

“Francamente”, sostiene, “lo único peor que estar en estado vegetativo debe ser estarlo siendo consciente”.

Quizás. Pero de nuevo, quizás no. La profesora McLean está descontando muy rápidamente el valor de una vida encarcelada físicamente. ¿Acaso sólo nuestro movimiento es significativo?

Los hombres y las mujeres en el último momento a menudo se encuentran enfrentando la pregunta del significado de la vida. No todos nosotros experimentaremos epifanías al final de nuestras vidas, pero todos tenemos el potencial de ser bendecidos. Y muchos de nosotros, hasta inmóviles, podemos todavía ocuparnos en temas sumamente importantes –cosas como perdón, arrepentimiento, aceptación, compromiso, amor, Dios— posiblemente los asuntos más trascendentales que habremos considerado durante el curso de nuestras vidas. ¿Acaso son esas confrontaciones tan vitales menos valiosas que correr y saltar? ¿Ponerle fin a una vida de pura contemplación es menos objetable que ponerle fin a una vida que incluye actividad física?

Y, como nota la profesora McLean, “la consecuencia de un diagnostico de estado vegetativo permanente es que puede ser legal quitar la nutrición y la hidratación asistida” –resultando, por supuesto, en la muerte del paciente.

Volviendo al escenario del desastre natural. ¿Qué pensaríamos de alguien que se acerca a los escombros, escucha algunos golpes débiles… y sigue caminando?

 

PorMax Stroh Kaufman

Haftará Vayigash

Haftará Vayigash: Yejezquél / Ezequiel 37:15 – 37:28

 

No acabamos de celebrar el milagro de las luces de Janucá, con todas sus maravillas, la inauguración del templo, la reunificación del reino para la práctica del judaísmo, cuando nos vemos “enfrentados “a leer la parashá de Vayigásh, y su respectiva haftará, que dice así:

(Texto completo de la Haftará)

Y vino la palabra del Eterno a mí, diciendo: Y tú, hijo de hombre, toma para ti un pedazo de palo y escribe sobre él: “Para Yehudá y para los hijos de Israel, sus compañeros”. Luego toma otro trozo de palo y escribe sobre él: “Para Yoséf, del cual desciende Efráim, y para toda la casa de Israel, sus compañeros”. Y júntalos uno con otro para que se tornen uno solo en tu mano. Y cuando te hablaren los hijos de tu pueblo diciendo.’ “ciertamente nos dirás lo que quieres decir con esto”, diles: Así dice el Eterno: He aquí que voy a tomar el reino de la tribu de Yoséf que está en mano de Efráim, y las tribus de Israel sus compañeros, y los juntaré al reino de la tribu de Yehúda, y de ellos haré un solo reino, y vendrán a ser uno mismo en mi mano. Y los palos en que escribieres estarán en tu mano, delante de sus ojos. Y les dirás: Así dice el Eterno: He aquí que Yo tomaré a los hijos de Israel de entre las naciones adonde se han ido, y los recogeré de todas partes y los introduciré a su propia tierra. Y haré de ellos una sola nación en la tierra, sobre los montes de Israel, y un solo rey habrá para todos ellos; y nunca más serán dos naciones ni se dividirán en dos reinos. Ni se contaminarán más con sus ídolos ni con sus abominaciones, ni con ninguna de sus transgresiones, sino que Yo los salvaré de entre todas sus moradas en donde han pecado, y los purificaré; así ellos serán mi pueblo, y Yo seré su Elohim. Y mi siervo David será rey sobre ellos; y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis juicios, y guardarán mis estatutos y los cumplirán. Y habitarán en la tierra que di a mi siervo Yaakov, en donde habitaron vuestros padres, y habitarán en ella así ellos como sus hijos, y los hijos de sus hijos, para siempre; Y mi siervo David será príncipe de ellos para siempre. Y celebraré con ellos un pacto de paz, una alianza eterna; y los estableceré en su tierra y los multiplicaré, y pondré mi Santuario en medio de ellos para siempre. Y estará mi morada con ellos, y Yo seré su Elohim y ellos serán mi pueblo. Y sabrán las naciones que Yo soy el Eterno que santifica a Israel, cuando estuviere mi Santuario en medio de ellos para siempre.

(Traducción en fonética)

Vayehi devar Adonai elai lemor. Veatá ben adam kaj lejá etz ejád ujtov alav li Yehudá velibnéi Israel javeráv ulekáj étz ejad ujetov aláv le Yoséf étz Efráim vejol beit Israel javerav. Vekaráv otám ejad el ejad lejá leétz ejad vehayú laajadím beyadéja. Vekaasher yomerú eléija benéi améja lemor hálo taguíd lánu ma éle laj. Daber aléhem ko amar Adonai Elohim híne ani lokéaj et étz Yoséf asher beyád Efráim veshivtéi Israel javeráv venatáti otám aláv et étz Yehudá vaasitím leétz ejad vehayú ejad beyadí. Vehayú haetzím asher tijtóv aléihem beyadéja leeinéihem. Vedaber aléihem ko amar Adonai Elohim híne aní lokéaj et benéi Israel mibéin hagoím asher halejú sham vekibátzti otám misavív vehevéti otám el admatám. Veasíti otám legói ejad baáretz beharéi Israel umélej ejad yiyé lejulám lemélej veló yihyú od lishnéi goím veló yejatzú od lishtéi mamlajót od. Veló yitameú od beguiluléihem ubeshikut´zeihem ubejol pishéihem vehoshatí otám mikól moshvotéihem asher jateú bahém vetihárti otám vehayú li leám vaaní eheyé lahém le Elohim. Veavdí David mélej aléihem veroé ejad yiyé lejulám ubemishpatái yelejú vejukotái yishmerú veasú otám. Veyashvú al haáretz asher natáti leavdí le Yaakov asher yashvú ba abotéijem veyashvú aléiha hemá ubenéihem ubnéi bnéihem ad olám veDavid avedí nasí lahém leolám. Vejaráti lahém berít shalom berít olám yiyé otám unetatím vehirbeíti otám venatáti et mikdashí betojám leolám. Vehayá mishkaní aléihem vehaíiti lahém le Elohim vehemá yiyú li leám. Veyadéu hagoím ki aní Adonai mekadésh et Israel bihiót mikdashí betojám leolám.

La haftará a discutir está fuertemente relacionada con la futura reunificación del pueblo de Israel, como nación; el mensaje que trae Ezequiel, en este momento, es el de la restauración de la nación otra vez a su tierra después de un cautiverio; en esta profecía, el recibe  las instrucciones del Eterno, para tomar, en su mano, dos pedazos de madera, con los nombres de los reinos de Yehudá y para los hijos de Israel, que los representa, como Yoséf y como descendientes de Efráim.

Hashem le dice, “Tráelos, que yo los uniré en tus manos.” Aunque El Eterno, garantizó, incondicionalmente, que la dinastía del Rey David no se perdería, esto no incluía la fragmentación, tal como sucedió con Yeravam ben Nevat

La idea de la unificación, del modo como describe la profecía, dará al pueblo una sensación de seguridad.

 

Yejezkel / Ezequiel continua la profecía diciendo, en el nombre de Adonai,   ” y los purificaré; así ellos serán mi pueblo, y Yo seré su Elohim. … y pondré mi Santuario en medio de ellos para siempre. ” Predicción con la que el pueblo judío anhela la llegada de la era mesiánica, en la cual se constituirá, en UNA SOLA ENTIDAD, ETERNA, ARMONIOSA E INSEPARABLE, CON HASHEM.

¿Qué  pide a cambio El Eterno para poder revelarse a su pueblo y al mundo en general? ¿Qué necesita para mostrar su dominio absoluto sobre todas las cosas?

Sin lugar a dudas, la total cooperación y la perfecta armonía del pueblo judío, de cada cual para su hermano, su prójimo; es decir, del uno con el otro. Es, en ese momento cuando el pueblo judío estará más unido que nunca, y entonces El Todopoderoso se unirá con Su Pueblo, formando una identidad única e inseparable que será reconocida en el mundo y en el universo entero.

Las bases de esta unidad están asentadas en la parashá de que se relaciona con esta haftará: Yoséf se encarga de desarrollar un mecanismo en el cual hace caer en cuenta en sus hermanos de todas las cosas que habían hecho, los convence acerca de sus malos juicios y sus malas acciones, les hace borrar sus dudas y esto permite que sean removidos todos los pensamientos de odio, celos, y venganza que pudiera existir en ellos, permitiendo la reunificación de la Casa de Israel, a través de los dos grandes poderes en dicha casa: Yoséf y Yehudá… ellos se abrazan y se reúne nuevamente, la casa de Yaakov, bajo un solo estandarte.

Desafortunadamente, pocos años después, el descendiente de Yoséf, Yeravám, y el descendiente de Yehudá, Rejavám [2], crearán una situación de disputa irrevocable, que generará que cada uno  de ellos establezca su propio liderazgo, y así, la nación se divida nuevamente, para que se genere, la profecía que estamos hablando, que revela Yejezquel / Ezequiel, para un futuro venidero.

Del mismo modo como, la reunión y el reencuentro entre Yoséf y Yehudá producen en Yaakov (después de 22 años) el “reavivamiento de su espíritu” (Bereshit 45:27)[3] es el modo como Hashém, nuestro Creador, Nuestro Padre, generará una experiencia futura en el pueblo de Israel, en cada uno de sus integrantes, en la cual, las diez tribus perdidas de Israel, terminarán con un largo y oscuro exilio de muchísimos años, durante los cuales no tuvieron un contacto, ni directo ni apropiado con el Eterno, y el pueblo de Israel se constituirá en UNO SOLO, POR TODA LA ETERNIDAD, CON SU SHEJINÁ, tal como está escrito que “El espíritu de Israel será restaurado por siempre”.

Que sea la luz de este Janucá que está por concluir, la que nos permita ver pronto, en nuestros días, esta unificación por la cual permanentemente elevamos nuestras oraciones al Todopoderoso y que nos permita reunir todos los méritos necesarios para que SU DIVINA PRESENCIA descanse entre nosotros, POR SIEMPRE Y PARA SIEMPRE, como nos lo tiene prometido.

 

 

JAG JANUCÁ SAMEAJ – SHAVUA TOV

 

Redactado el 28 de Kislev de 5772 – 24 de diciembre de 2011 por 321judaísmo.com

Tiene derechos de autoría intelectual pero se permite su reproducción por cualquier medio, físico y/o electrónico, siempre y cuando se consideren unos conceptos básicos:

1.- No debe ser distribuido con fines lucrativos.

2.- No debe ser alterada la palabra de la Torá.

3.- Cite siempre la fuente.

4.- No lo imprima a menos de que sea estrictamente necesario, y se daña (destiñe, decolora, alguna de las hojas se rompe, etc.) no lo destruya por motivos de preservación del medio ambiente ni por motivos halájicos: entiérrelo.

 

 


[1] ¿Cómo es posible que un descendiente de Yoséf pudiera transformarse en un personaje malvado? ¿Cómo se explica que Yeravám hiciera cosas como bloquear, con sus ejércitos,  el paso hacia Jerusalém para evitar las peregrinaciones hacia esta ciudad? Dicen nuestros sabios que un tzadik se queda con las cosas buenas que tiene y se deshace de las malas, mientras que un rashá, escoge las malas, y se revela ante las buenas.

[2] Hijo del Rey Shlómo / Salomón

[3] Y le hablaron todas las palabras de Yoséf que les había dicho; y cuando vio los carros que Yoséf había enviado para llevarle, revivió el espíritu de Yaakov, su padre.
Vayedabrú eláv et kol dibréi Yoséf asher dibér aléihem vayar et haagalót asher shaláj Yoseéf lasét otoó vatejí rúaj Yaakov abihém.

PorMax Stroh Kaufman

Cuentos jasidicos

Cuarta entrega – Cuentos jasídicos

 

1.- En una noche de Janucá, el rabino Najúm de Rizhin llegaba a la casa de estudio y observó cómo sus discípulos estaban jugando un partido de damas en lugar de estar concentrados estudiando; cuando los estudiantes se percataron de la presencia del rabino, sintieron vergüenza, y suspendieron el juego.

Sin embargo, el rabino muy amablemente les preguntó:

¿Conocen ustedes las reglas del juego? En vista de que ninguno de sus discípulos contestó la pregunta, él les dijo:

Hay tres reglas básicas: la primera, hacer un  movimiento a la vez;

la segunda, es que cualquier movimiento debe ser realizado hacia adelante, y nunca hacia atrás;

y la tercera es, cuando hayan llegado a la última línea y sean ascendidos, podrán moverse, libremente, a su voluntad.

Son las reglas básicas de la vida.

 

2.- Un jasid estaba fervorosamente orando, y muy feliz cuando decía las palabras: soy conocedor del lugar donde vengo y del lugar donde iré, uno lleno de gusanos y lombrices.

Su vecino le dice: Tu, tonto, ¿Cómo puedes estar feliz de saber a qué lugar vas a parar?

El jasid le contesta: ¿Y qué pasa con lo que hay en la mitad de los dos?

 

3.-  Un discípulo de un tzadik le preguntó a su maestro: ¿Cómo es posible que en una época la gente pudo haber visto al Eterno, cara a cara, y ahora no contamos con este tipo de personas?

Le contesta el Tzadik: “Porque hoy en día nadie puede inclinarse tan profundamente como antes”

 

4.- En algún momento, Eyzick, el hijo del rabino Yekel, quien siempre había vivido en condiciones de extrema pobreza, en la ciudad de Cracovia, tuvo un sueño durante tres noches consecutivas en las que se le manifestaba que, en la ciudad de Praga, debajo de la estructura conocida como “Puente Negro”, había enterrado un tesoro, por lo cual se dirigió hacia dicha ciudad, con el fin de rescatar el tesoro.

Al llegar al puente, se encontró que estaba militarmente custodiado durante el día y la noche, lo que le impediría cavar.

Durante varios días estuvo rondando el puente hasta que su actitud despertó sospechas de los soldados; el capitán se dirigió hacia él y le interrogó acerca de su comportamiento, por lo cual, él le contó su sueño.

Cuando el capitán oyó su historia, se rió y le dijo: “tonto” ¡Eso pasa cuando se cree en los sueños!,

Hacer un viaje tan largo para nada: Yo también tuve un sueño que me decía que en la ciudad de Cracovia vive un rabino Eyzick a quien tenía que encontrar para cavar bajo su estufa donde encontraría un tesoro…

Si yo creyera en sueños quien sabe cuántas casas judías de los muchos Eyzick que viven allá hubiera tenido que derrumbar para encontrar un tesoro, bajo su estufa, y probablemente no encontraría nada.

Entonces el rabino se incorporó, se devolvió a su casa, cavó bajo la estufa donde efectivamente encontró un tesoro que le sirvió para construir no sólo su casa, sino también una casa de estudio.

 

5.- Cierta vez, un hombre le dijo al Rabino Uri que sabía todo el Zohar de memoria.

Éste replicó: yo soy incapaz de retener en mi mente un número tan grande de ideas, puesto que una sola ocupa mi pensamiento durante mil días.
El maguid de Koznitz agregó:

“La diferencia entre una gran mente y una mente pequeña es que una mente grande es capaz de concentrarse durante largo tiempo en torno a una sola idea, llevándola a la perfección, mientras que una mente pequeña es un campo de batalla entre los relámpagos de los pensamientos.”

6.- ¿Cuál es la morada de Adonai?

Con esta interrogación sorprendió el rabí de Kotzk a un grupo de eruditos que lo visitaban en cierta oportunidad. Ellos rieron: “¡Vaya una pregunta! ¿Acaso su gloria no llena el mundo entero?”

Entonces el rabí respondió a su propia cuestión:

“El Eterno mora donde el hombre le permite entrar”.

 

7.- Había una vez un hombre muy tonto.

Cuando se levantaba por las mañanas le costaba tanto trabajo encontrar su ropa que por las noches llegaba a preguntarse si valdría la pena acostarse pensando en los problemas que tendría al despertar.

Una noche, finalmente hizo un gran esfuerzo, tomó un papel y un lápiz y mientras se desvestía anotó exactamente los lugares donde guardaba su ropa.

A la mañana siguiente, muy satisfecho de sí mismo, tomó el pedacito de papel y leyó: gorro: allí estaba, se lo puso, ropa interior, allí estaba y se la puso también, y así continúo hasta que termino de vestirse.

Todo está muy bien, pero ahora, ¿dónde estoy yo mismo? Se preguntó con gran consternación. ¿Dónde estoy? Buscó y buscó, pero la búsqueda fue en vano. No pudo encontrarse a sí mismo y lo mismo nos pasa a todos.

 

Articulo publicado por 321judaismo..com

13 de tevet de 5772 – 08 de Enero de 2012

Tiene derechos reservados de autoría intelectual pero puede ser distribuído por cualquier medio, físico y/o electrónico, bajo las siguientes condiciones:

1.- Citar siempre la fuente

2.- No debe ser utilizado con fines lucrativos

3.- No debe ser impreso a menos de que sea estrictamente necesario: si lo hace y el material se le daña, no lo destruya: entiérrelo, por consideraciones halájicas y de cuidado del medio ambiente.

 

 

 

PorMax Stroh Kaufman

Astrologia en el judaismo

¿Puede un judío consultar los astros?

 

Nos escriben algunos de nuestros lectores acerca de la probabilidad de consultar los astros, ya que es un fenómeno común en nuestra época y dicen que, muchos judíos, especialmente de las comunidades latinoamericanas, son también, fanáticos de las predicciones astrológicas.

Para poder entender el porqué de este fenómeno, tenemos que considerar varios aspectos:

el primero, que se puede llamar “globalización” se refiere a que, a medida que las comunidades judías en la diáspora (para hablar de lo que nos preguntan nuestros lectores), se vuelven menos ortodoxas, y ello hace que estén más expuestas a las “costumbres y creencias” de los pueblos en donde viven: un ejemplo que nos puede demostrar ello fue, la influencia que tuvo el imperio griego en el judaísmo y viceversa conocido como la helenización, que causó, la aparición de nombres en el judaísmo de origen netamente griego: Veamos aquí, como la palabra “alfabeto” viene de la unión de los nombres de las dos primeras letras hebreas, alef-bet.
Para traerlo a tiempos más modernos, lo apreciamos en la permisividad que hay en  algunas sinagogas del mundo, las cuales permiten que judíos adornen sus casas en janucá, con luces y un árbol navideño.

Este tipo de globalización se puede comparar, con un fenómeno que ocurre en el mundo entero, el cual es la presencia cada vez más común, en todos los ámbitos, de la “carismática” figura de un anciano, vestido de rojo, que recorre el mundo repartiendo juguetes a los niños, y acompañándose por un jo, jo, jo, en el mes de diciembre.

El segundo aspecto que tenemos que verificar es el componente histórico, el cual nos explicaría algo más,  acerca de la consulta de los astros.

La forma como conocemos actualmente la consulta de los astros, proviene de un conocimiento antiguo llamado astrología, la cual ha sido practicada por muchos pueblos y civilizaciones a lo largo y ancho de la historia de la humanidad, y del mundo (especialmente en las zonas de Europa, Asia y América), y que comienza con la simple observación del Sol, la luna y las estrellas, para el hombre más primitivo, quien se encargo de relacionar esta actividad con las lluvias, las sequías, los vientos; es decir, con todos los fenómenos naturales, empezando a crear sobre ellos una serie de leyendas, y atribuyéndoles poderes especiales.

Cuatro mil años antes de la Era común, aproximadamente, en las regiones de Asiria, Sumeria, Caldea y Egipto, se desarrolla, casi simultáneamente,  y también probablemente secundario al movimiento de los pueblos indo-Europeos por aquellas zonas, un estudio del movimiento planetario, que en principio fue manejado por cierto grupo de personas, “estudiosas” que utilizaban dicho conocimiento para favorecer las migraciones, las conquistas de territorios enemigos, mejorar las condiciones de vida de sus regentes y a la vez de sus pueblos, etc. Cada uno con sus propias versiones, al punto de llegar, por ejemplo a que algunas culturas dividieran el ciclo de 365 días del año entre 18 meses, y lo expresaron a través de diferentes métodos, y sus diferencias entre los pueblos, también generó conflictos locales, todo por no tener un sistema “estándar”

De todos los pueblos, el sistema babilónico para la medición de las estrellas y las predicciones, es quizás el que logra el mejor desarrollo entre todos los demás.

Muy lejos de este mundo conocido, en China, cuatro mil años antes de la Era Común, ya pronosticaban los eclipses solares y lunares, y tenían descritas aproximadamente 284 constelaciones.

También hace más o menos tres mil años antes de la Era Común, nace la astrología Hindú

Hasta el momento, el conocimiento que nos transmiten en todas las escuelas, colegios e instituciones educativas es que, gracias a un Estrecho de Bering congelado, algunas civilizaciones asiáticas pudieron llegar a América, dejando allí impregnados sus conocimientos en todos los niveles científicos de la época, y en nuestro caso, la astrología, lo que permite generar una hipótesis del por qué los mayas y los aztecas tenían calendario y conocimiento astrológico “propio”, pero compartiendo con los chinos, figuras como el mono, la serpiente, el conejo y el perro, para la elaboración del calendario.

Los Incas, por otro lado, conocían la revolución sinódica del los planetas, Construyeron un calendario Lunar para las fiestas religiosas y uno solar para la agricultura. Utilizaron elementos como mojones alrededor de los pueblos para realizar astronomía observacional.

Los Chibchas conocían la constelación de Orión y reconocían la relación entre la salida heliacal de Sirio con el comienzo de la temporada de lluvias.

Son los griegos y los romanos quienes finalmente diseminan los conocimientos de la astrología, a través de escritos, tal como el Tetrabiblos, del siglo 2 de la Era común, y posteriormente los árabes llevan sus conocimientos a regiones como España, junto con el álgebra, la geometría y las matemáticas.

La iglesia produce luego un período de oscurantismo que impide y retrasa el avance de cualquier tipo de ciencia y/o investigación, hasta la época del renacimiento, en la que hay una apertura gradual, más no total, a la astrología, porque el concilio de Malinas en 1607, elabora una condena radical a su práctica.

Después de ello, es mucho lo que se ha escrito, por lo que, quienes la practican o la estudian, no han podido llegar a confirmar si la astrología es o no, una ciencia  o sólo se constituye en “mera charlatanería”.

Hoy en día intentar predecir el futuro, es un fenómeno que sigue fascinando al mundo entero: desde las más grandes personalidades hasta el más anónimo de todos los seres desea, de alguna manera, que se le provean datos de cómo mejorar sus condiciones, lo que ha permitido la aparición también de una innumerable cantidad de personajes que dicen ser capaces de predecir el futuro, en nuestro caso, a través de la astrología y, cuando pronostican cosas agradables para nuestros oídos, nos sentimos en una especie de éxtasis físico y espiritual; cuando nos señalan desastres y calamidades, entramos en pánico, pero a pesar de ello, muchos no dejan de seguir consultando a los astrólogos.

Entre los más conocidos en el mundo de habla hispana, para fines del Siglo 20 y principios del S.21, está Walter Mercado quien para muchos, es un personaje en la predicción del futuro, con sólo consultar a los astros.

El judaísmo, como lo hemos visto en artículos previos, nunca se ha escapado a cierto tipo de prácticas condenadas por la Torá, incluyendo la predicción del futuro por intermedio de la astrología y ha llegado a considerar a algunos de los astrólogos, como “sabios.”

Algunos han llegado a sostener que rabinos del Talmud apoyan y brindan credibilidad a la astrología, tal como el Rabino Papa de quien se dice que utilizó frases como “Por lo tanto un Judío debe evitar los pleitos con los gentiles en el mes de Av, porque su Mazal es malo; y debe posponer su juicio hasta el mes de Adar, en donde el Mazal es bueno”

También hay frases atribuidas al Talmud, sin ningún tipo de cita que lo correlacione para ser buscadas, que dice cosas como estas: “uno que nace bajo la constelación del Sol adquirirá eminencia, uno que nace bajo la de Venus será rico e inmoral. Uno que nace bajo la de Mercurio será inteligente y tendrá una memora de retención. Uno que nace bajo la constelación de la Luna sufrirá maldad. Uno que nace bajo la de Saturno sufrirá frustración, quien nace bajo de la Júpiter; será justo, y quien lo hace bajo de la constelación de Marte; será o un cirujano o un asesino.”

No hay que olvidar que, históricamente, el pueblo judío atravesó por dos períodos grandes de dispersión hacia Babilonia, en momentos, también históricos en los cuales eventos científicos se iban desarrollando, la astrología con los signos del zodíaco estaban plenamente establecidos, y los judíos, en esa época, no tenían ningún tipo de restricción para adquirir los conocimientos vigentes de la época, y para ejemplo nos sirve el mismo Rabino Papa, quien como miembro del pueblo judío, fue instructor en la Yeshivá de Nehardea durante muchos años, y como miembro de una sociedad civil, fue un hombre muy rico, quien se dedicó a la fabricación y comercialización de la cerveza, y de semillas de amapola, a partir de las cuales se fabricaba aceite.

Gracias a la unión de estos dos hechos (su posición social y la capacidad de enesñar), al lo que le debemos sumar al hecho que perteneció a la quinta generación de Amoraim[1], pudo “inundar” el talmud con frases como: “En la puerta de una casa llena de comida, hay muchos hermanos y amigos, pero en la puerta del hambre, no hay hermanos ni amigos;” o esta otra (que tampoco tiene cita) que dice que, “cualquier persona que actúa en medio del furor de la ira, puede destruir su propia casa”

Gracias al “libre albedrío” es posible que cualquiera de nosotros, judío o no, quiera consultar a los astros, para que nos guíen a través de buenos caminos y buenos senderos, a pesar de que la Torá es muy clara, y como hemos repetido en artículos previos, no se debe consultar a ningún tipo de adivinador; es por ello que hoy en día, dentro del judaísmo hay muchas personas que siguen creyendo en que los astros pueden “dominar y manipular” sus vidas, y colocan a los signos del zodiaco como capaces de dejar mensajes claros en la vida de las personas.

Tenemos como ejemplo a un conferencista moderno, de finales del siglo 20 y principios del 21 de la era común, en los países de habla hispana, y se llama, Yehuda Berg (en compañía de su hermano Michael y su madre Batsheva Zimerman, ellos combinan la cábala con la influencia de los astros (signos del zodíaco) en cada una de los seres;  las tres personas mencionadas, a pesar de ser judías, podrían estar catalogados bajo el mismo concepto que la Torá le daría a Walter Mercado, es decir, como personas a las cuales no deberían ser consultadas.

Sin embargo, el mensaje final que el judaísmo pretende difundir por intermedio de la Torá, es el siguiente: por más que se crea que los astros pueden gobernar y regir nuestro destino, ellos son solamente herramientas creadas por el Todopoderoso (Bendito ses Su Santo Nombre), quien es el regente de todas las cosas que vemos sabemos conocemos y lo que no también y es por ello que sólo debemos descansar en Su Palabra, que nos la entrega, todos los días, por intermedio de Su Torá.

Artículo publicado por 321judaismo.com

13 de Tevet de 5772 – 08 de enero de 2012

Tiene derechos reservados de autoría intelectual pero puede ser difundido a través de cualquier medio, electrónico o físico, siempre que se cumpla con las siguientes condiciones:

1.- No imprimir a menos de que sea necesario: si lo hace y se deteriora, no lo destruya sino entiérrelo, por cuestiones medioambientales y halájicas.

2.- No debe ser utilizado con fines lucrativos.

3.- Debe citar siempre la fuente.

 

 

 

 


[1] Sabios talmúdicos que se dedicaron a  la monumental tarea de compilar el Talmud de Babilonia, compilando y redactando las discusiones, debates y decisiones de cientos de eruditos y sabios que habían tenido lugar durante más de 200 años, desde la compilación de la Mishná por Rabí Iehudá HaNasí en el 189. Se considera que el Talmud fue “cerrado” a mas comentarios, el día que falleció Ravina ii, el último de sus redactores, en el año 475 de la Era Común, o 13 de Kislev del año 4235