El Shema Israel y la Parasha Vaetjanan

26/07/2018 0 Por Max Stroh Kaufman

El Shema Israel y la Parasha Vaetjanan

En esta parashá, Moshé no sólo enseñó sino que también recordó a los Hijos de Israel, la mitzvá de reconocer y creer en la Unicidad del Eterno mediante la siguiente oración:

“Shema Israel, Adonai Eloheinu, Adonai Ejad /Oye Israel, Adonai es nuestro, Adonai es Uno”.

Todos sabemos que la oración del Shema Israel, es quizás, la plegaria más famosa o conocida en el mundo entero: se reza por la mañana y en la noche; también se lo recita antes de irse a dormir; es uno de los primeros textos que se le enseña al niño, y también es pronunciado cuando una persona finalmente, deja este mundo.

Que el Shema Israel es lo que se llama: “una proclamación de fe, una promesa de fidelidad al Único, Al Santísimo, y una afirmación de judaísmo”.

 

El Talmud dice:

En el Talmud encontramos una parábola, que nos deja una gran lección acerca de la importancia de esta oración: el tratado de Berajot, 61b relata cómo los romanos atraparon a Rabi Akiva enseñando Torá, lo que era una infracción, en esa época era punible con la pena de muerte.

La muerte tortuosa que decretaron a Rabi Akiva consistía en desgarrarle la piel de su cuerpo usando peines de acero.

Cuando los romanos comenzaron a lastimarlo con los peines, Rabi Akiva comenzó su servicio…

El comenzó a recitar el Shema Israel. Su neshama (alma) salió de su cuerpo y dejó este mundo cuando pronunció la palabra “Ejad”.

 

Otra cosa:

 

También encontramos en esta  parashá, la instrucción que Él está en todas partes y en todas partes lo tendrás…

Devarim / Deuteronomio 4;39 diciendo así:

Y sabrás hoy, y lo llevarás hacia tu corazón, que Hashem es el Adonai en el Cielo, arriba, y sobre la Tierra, abajo, no hay más”

Realize it today and ponder it in your heart: God is the Supreme Being in heaven above and on the earth beneath – there is no other.

Veyadáta haióm vahashevotá el lebavéja ki Adonai hu haElohim bashamáim mimaál veál haáretz mitájat éin od.

 

:

Nos preguntamos: ¿Cuál es la necesidad de detallar tanto?

A partir de diferentes explicaciones entendemos que, el Altísimo es la única y absoluta existencia que hay, tanto en el Cielo, como en la Tierra y también incluido allí, el espacio.

 

¿Y esto qué quiere decir?

Que el mundo y sus criaturas fueron creados por Adonai,

Y que debemos estar seguros de absolutamente nada ni nadie tiene la capacidad de esconderse debajo de la tierra, en las aguas subterráneas o en el espacio;

Sin embargo, se nos entregó un mandato especial para que nos excluya a esta posibilidad; es por ello que, la advertencia es muy enfática, y en el contexto de toda la oración del Shemá Israel, se incluyen los términos de “y sabrás… y lo llevarás a tu corazón”, para recordar este concepto básico y fundamental.

 

Por lo tanto, la verdad es que “no hay más fuera de Él” (Devarim / Deuteronomio 4:35

 

¿Cómo es esta oración?

En el Shemá Israel encontramos 3 fragmentos;

Uno de ellas, Ve ahavtá et Adonai elojeja bekol levavejá uvekol nafsejá uvekol meodeja

En ella encontramos la posición de Y amarás Hashem, tu Adonai, con todas tus fuerzas.

Y en la literatura, el Baal HaTurim, señaló que, las letras de “veahavta” son las mismas letras que la palabra “haavot”, (Patriarcas).

Queriendo dar a entender, por ejemplo, que Abraham, con sus actos de bondad, propagó la palabra del Eterno.

Que  la gente que veía a Abraham, percibía que era un individuo con cualidades similares a las de Adonai…

Veían un individuo que a través de su conexión con Hashem logró transformar su esencia.

Y nuestra obligación es hacer que El Todopoderoso sea amado por otros, del mismo modo que lo hizo el Patriarca, Abraham.

Por ello lo manifestamos en la oración

Porque uando decimos, ámalo con todo tu corazón, indica que lo ames desde todo punto de vista… material y espiritual.

Además, Rashi nos enseña que, con esta oración creamos una clara referencia destinada a que el mundo entero reconozca a Adonai, de la siguiente forma:

Adonai, quien es actualmente nuestro, finalmente se convertirá en Uno, el Señor de todas las naciones, del mismo modo como lo expresó el profeta Zajaria:

“Aquel día Hashem será uno y Su nombre será Uno.” (14:9).

Vehayá Adonai lemèlej al kol haáretz, bayóm hahú yihyé Adonai ejád, ushmó ejád.

 

Una segundo párrafo

Nos dice que si escuchamos y obedecemos Sus Leyes, seremos bendecidos

  • través de los frutos de la tierra,
  • que recibirá agua suficiente y oportunamente,
  • los que podremos comer y satisfacernos con ellos.

Por el contrario, si nos apartáramos de sus enseñanzas, el cielo no dará lluvia ni la tierra sus frutos.

El tercer párrafo

Este párrafo de Shemá se refiere al precepto de los tzitzit.  en el que nos queda claro que:

“Cuando viereis estas franjas recordaréis los preceptos de HaShem y los cumpliréis…”

Y ¿Cómo podemos reunir los dos puntos del Shemá Israel en esta parashá?

Empecemos por una costumbre que nos enseña el Talmud.

Ella consiste en “alargar” la manera en la que uno dice “Uno”: “Ejad”.

(Onomásticamente sería Ejaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaadddddddddd).

Dicen nuestros sabios al repecto:

Quien alarga la palabra “Ejad”, entonces sus días y años también se alargarán.

Porque de la palabra Ejad podemos aprender lo siguiente;

Alef – es 1: El es el Único y el Todo del Mundo, Que da vida a todas las criaturas, es todo lugar y momento.

Jet- es 8: Los 7 cielos y la Tierra.

Dalet – es 4: Los cuatro puntos cardinales del mundo.

¿Entonces?

Con esta palabra, simbólicamente, representamos simbólicamente el Único”

Y también que cada “espacio del mundo”, por ejemplo el equivalente a los cuatro puntos cardinales, es donde Adonai está presente y no sólo en el “cielo”

Es decir, en todo el espacio del mundo- de arriba, de abajo, de más arriba del de arriba y de más abajo del de abajo.

Cuando el mundo entero, entienda que el Shema Israel es parte de la preparación para la revelación de la verdad Divina absoluta…

En ese momento vendrá la verdadera y completa redención en la pronta venida del Mashíaj salvador de Israel.

Entonces, Él completará su labor y hará de nosotros, una luz en las naciones.