Category Archive Gastronomia Judia

PorMax Stroh Kaufman

Lasaña de calabacín

Lasaña de calabacín

Receta láctea (Jalaví)

 

Para elaborar tu lasaña de calabacín requerirás:

Ingredientes:

  • 3 calabacines medianos
  • 225 gramos de queso mozzarella triturado
  • 2 tazas de queso parmesano
  • Salsa de tomates (preferiblemente casera)

 

Lava tus calabacines y sécalos con una toalla. Corta los bordes. Rebánalos verticalmente, muy delgados (como 6 milímetros).

Acomoda los calabacines en un plato en una sola capa; no pongas rebanadas sobrepuestas.

Rocía una buena cantidad de sal sobre cada rebanada. Déjalos estar unos 10 minutos. Verás como los calabacines comenzarán a sudar a medida que sueltan la sal. Después de unos 10 minutos cuando los calabacines estén muy brillosos, lava cada rebanada en un colador. Sécalas con toalla de papel.

Forra un molde para lasaña con la primera capa de calabacín. Tienes que sobreponer las rebanadas.

Esparce salsa de tomates (como encontrarás la receta para la salsa, más adelante) homogéneamente sobre los calabacines. Luego, rocía generosamente queso mozzarella y parmesano sobre la salsa.

Pon más rebanadas de calabacín sobre la salsa y quesos, repitiendo el proceso hasta que hayas usado todo el calabacín que tienes o hasta que tengas la cantidad de capas que desees.

Mete tu lasaña de calabacín al horno, a una temperatura de 180 °C y hornea por 40 minutos o hasta que el queso esté derretido y ligeramente dorado en la parte de arriba.

 

Salsa de tomate

Para 3 tazas

Ingredientes:

  • 1 lata de 850 ml. de salsa de tomate pura o puré de tomate
  • 1 cebolla, picada
  • 3 dientes de ajo, picado
  • 3 zanahorias
  • 1 pimiento rojo entero
  • 1 cucharadita de sal
  • ¼ cucharadita de pimienta
  • 2 cucharaditas de orégano

Saltea la cebolla picada y el ajo en un sartén a fuego medio hasta que estén ligeramente dorados, unos 5 minutos. Deja aparte.

Corta las zanahorias en trozos de 1 cm. Hierve agua en una olla. Pon las zanahorias en la olla y reduce el fuego a medio-alto. Mantén las zanahorias en hervor bajo por 5 minutos, luego agrega las rebanadas de pimientos rojos. Hierve otros 5 minutos más. Cuando estén listos pon las zanahorias, pimientos, cebolla y ajo y ½ taza del agua de la olla (¡tiene todos los nutrientes!) en una licuadora o procesadora de alimentos. Haz puré hasta que esté casi suave. Lleva la salsa a hervir y cocina por 30 minutos.

Regla general: mientras más tiempo se cocine la salsa, mejor sabe y más espesa se pone. En vez de cocerla solamente 30 minutos, podrías querer intentar cocerla a fuego lento durante horas. Para esto, la llama de tu cocina debe estar en la posición más baja posible. Asegúrate de revisar la salsa de tomates cada 30 minutos más o menos. A medida que la salsa se va poniendo más espesa, el agua se va evaporando, lo que puede eventualmente causar que la salsa se seque. Puede ser que necesites agregar más agua.

A disfrutar entonces, tu nueva receta, lasaña de calabacín.

 

PorMax Stroh Kaufman

Mimouna Recetas

Mimouna – Recetas

A continuación algunas recetas de los platos típicos para el Mimouna

1.- Couscous aromatizado

Ingredientes

4 tazas de caldo de pollo

Una pizca de hebras de azafrán

1 cucharada de jengibre fresco, pelado y picado, o 1 cucharadita de jengibre molido

Una pizca de clavo de olor molido

2 cucharaditas de comino molido

1 cucharadita de cilantro molido

1/2 cucharadita de nuez moscada molida

El aceite de oliva, según sea necesario

1 1/2 taza de cebolla, cortados en cubitos

8 dientes de ajo, pelados y picados

2 tazas de cuscús

1 taza de perejil italiano, picado en trozos grandes

Elaboración

Coloque el caldo  y las especias en olla grande. Llevar a ebullición.

En otra sartén añadir aceite, la cebolla y el ajo. Saltee hasta que estén suaves y doradas.

Agregue la cebolla y el ajo a la mezcla de agua.

Añadir el cuscús al caldo. Baje el fuego hasta apagar.

Mezcle un poco y cubrir. Añadir el perejil. Deje reposar hasta que el líquido se absorba por completo. Romper el cuscús con un tenedor cuando esté listo para servir.

 

2.- Té de menta Marroquí

 

Ingredientes

10 ramitas de menta fresca, un poco más para adornar

3 cucharaditas de té verde

3 cucharadas de azúcar (o más al gusto)

4 tazas de agua

 

preparación

Hervir el agua y vierta una pequeña cantidad de agua, hervida, en una tetera, equivalente a un vaso de agua (250 ml), como para calentar la olla.

Combine la menta, el té verde y el azúcar en el vaso de agua, luego llenela con el resto del agua caliente.

Deje que la infusión de té se repose durante tres minutos.

Prepare los vasos para el té.

Tome una pequeña medida del té, en un vaso equivalente al aguardientero. Llene uno de ellos con el té, y viértalo de nuevo en la olla. Repetir cuantas veces sea necesario. Esto ayuda a disolver y distribuir el azúcar.Adorne con las hojas de té restante. Disfrute.

 

3.- Mufleta

Ingredientes

3 3/4 tazas de harina

1 1/2 tazas de agua tibia (no hervida)

Pizca de sal

Aceite Vegetal (no de oliva), según sea necesario

 

Preparación

Coloque la harina y la sal en un tazón. Haga un agujero en el medio y agregue el agua allí. Mezclar, añadir un poco de agua extra si la masa parece demasiado seca. Mezclar hasta que se forme una masa ligera y elástica. Dividir la masa en 15 a 20 pequeñas bolas.

Cubrir con paño de cocina y dejar reposar 30 minutos sobre una superficie plana, bien engrasada. Rocíe aceite en las manos y en sobre una superficie para amasar, haga pequeños rollos de masa en círculos delgados.

Coloque una pequeña cantidad de aceite en la sartén y cocine las mufletas a fuego medio.

Cocine bien por ambos lados. El sartén no necesita ser re-engrasado antes de cocinar el resto de los mufletas.

Coloquelas en un plato y cúbralas con paño de cocina para mantenerlos calientes.

Sirva caliente con mantequilla y miel sea rociada encima, o abriéndose un pequeño agujero en el medio para rellenarlo.

Estos pueden ser congelados y recalentados en microondas.

Esto sirve para 15 a 20 mufletas.

 

4.- Dátiles rellenos

Ingredientes

 

375 gramos (o aproximadamente 1 2/3 tazas) de dátiles, sin semillas

1 taza de las almendras molidas y una de azúcar

1 taza de azúcar micropulverizado o glasé

1 clara de huevo

 

Preparación

Mezclar la clara de huevo, la almendra molida, y el azúcar, juntos. Ponga esta mezcla en una sartén y cocine a fuego lento, revolviendo constantemente, hasta que la mezcla se vuelva pegajosa. Añadir una cucharadita de agua y cocine por un minuto más.

Retirar del fuego y dejar que se enfríe durante varios minutos. Con esta mezcla, rellenar los dátiles y cubra con el azúcar glasé.

Sirva mientras que el relleno esté caliente o a la temperatura ambiente.

5.- Zabane

Ingredientes

4 claras de huevo

3 cucharadas de azúcar

nueces o maní picado al gusto

 

Preparación

Batir los ingredientes con una batidora eléctrica hasta que las claras de huevo adquieran rigidez equivalente a la consistencia de la masa de masmelo. Colocar en un bol. Espolvorear con las nueces o maní picado. Guarde a temperatura ambiente hasta que esté listo para servir.

 

6.- Ensalada marroquí

Ingredientes

 

2 pimientos verdes, grandes

1 litro de jugo de tomate enlatado o elaborado en casa, o con tomates frescos

1/2 taza de aceite de canola

Sal y pimienta, al gusto

 

Preparación

Asar los dos pimientos en la parte superior de la estufa o sobre la parrilla hasta que la piel se oscurezca y se pueda quitar. Picar los pimientos y se combinan con los tomates en una cacerola; cocer a fuego lento hasta que todo el líquido se ha evaporado.

Combine la mezcla con aceite de canola y mezcle bien. Añada sal y pimienta al gusto. Dejar enfriar y servir.

 

7.- Mroziya

Ingredientes

 

500 g de grosellas negras, enjuagadas con agua corriente

1 1/4 tazas de azúcar

1/3 taza de agua, o más

El jugo de medio limón

1/2 cucharadita de clavo molido

15 mitades de nueces

 

Preparación

 

En una sartén grande, anti adherente, combine las pasas, azúcar y 1/3 taza de agua a fuego medio. Cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que la mezcla comience a hervir suavemente, de 8 a 10 minutos. Añadir el zumo de limón y clavo. Disminuya el fuego a bajo y cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que la mayor parte del agua se haya evaporado.

Añadir agua, una cucharada a la vez, si la mezcla se vuelve demasiado seca.

Debe espesar y convertir el color de caramelo oscuro. Este proceso puede tardar de 30 a 40 minutos.

Reservar 5 o 6 mitades de nuez para adornar. Combine las nueces restantes con la mezcla de grosella y retirar del fuego. Dejar enfriar y guardar en un recipiente herméticamente cerrado en el refrigerador.

Vuelva a calentar el Mrouzia a fuego lento durante unos 20 a 30 minutos. Vierta la mezcla tibia en un platero festivo, y adorne con las mitades de nueces reservadas. Servir en platos individuales y saboree con una cuchara pequeña.

A disfrutar del Mimouna y sus recetas.

????? ?????.

10 de abril de 2015

PorMax Stroh Kaufman

Receta de Pollo y Nueces para Pesaj

Receta de Pollo y Nueces para Pesaj

PECHUGAS DE POLLO CUBIERTAS DE NUECES PECAN Y PAPAS FRITAS

Estos trozos de shnitzel son horneados, no fritos.

Ingredientes:

  • 400 gramos de papas fritas.
  • 180 gramos de nueces pecan molidas.
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo.
  • ½ cucharita de ajo en polvo.
  • ½ cucharadita de páprika.
  • 1 ¼ kilo de pechugas de pollo sin hueso y sin piel (unas 6 pechugas).
  • 3 huevos grandes, bien batidos en un recipiente mediano.
  • Aceite vegetal.
  • Nueces pecan adicionales (opcional).

Precalienta el horno a 190°C. Forra una bandeja de horno grande con papel aluminio, rocíala con aceite en aerosol y déjala a un lado.

Corta las pechugas de pollo por la mitad a lo largo para obtener 12 filetes delgados. Déjalos aparte.

En un procesador de alimentos, muele las papas fritas hasta que estén bien molidas. Si no tienes un procesador de alimentos, pon las papas fritas en una bolsa grande. Sella la bolsa, asegurándote de sacar la mayor cantidad de aire posible de la bolsa. Utilizando una porra o una botella, aplasta las papas fritas hasta obtener migajas finas. Agrega las nueces pecan molidas, la cebolla en polvo, el ajo en polvo y la páprika, y procesa hasta que los ingredientes estén bien combinados. (Si estás utilizando el método de la bolsa, agrega las nueces pecan y las especias y agita para mezclar).

Transfiere las migajas a una fuente de horno profunda. Unta el pollo en el huevo batido y luego pásalo por la mezcla de migajas. Voltea el pollo y presiónalo una vez más en la mezcla de migajas hasta que esté completamente cubierto. Pon las pechugas de pollo cubiertas en la bandeja de horno preparada y rocíalas con aceite vegetal. Hornea por 25 minutos hasta que estén bien cocidas y doradas.

Rocía con unas nueces pecan picadas adicionales y sirve caliente.

03 de Abril de 2015

PorMax Stroh Kaufman

Granola

Granola casera

Recetas Kosher

¿Eres fanático de la Granola? ¿Necesitas de la Granola como un alimento energético? ¿Simplemente estás a dieta? He aquí dos recetas (kosher) para que prepares tu propia Granola, en casa

Esta receta sirve para 16 unidades

1 taza de copos de avena sin cocer

¾ de taza de quinua sin cocer

¾ de taza de cerezas secas o uvas pasas u otra fruta seca picada en trozos grandes.

Media taza de almendras tostadas, picadas

1/3 de taza de hojuelas de coco sin azúcar

2 cucharadas de semillas de linaza, opcional

Chocolate amargo 1 oz, finamente picado

Media taza de crema de mantequilla de almendras sin sal

6 cucharadas de miel

Aceite de canola 1 cucharada

¼  de cucharadita de sal

Precaliente el horno a 350 °F (180ºC).

Coloque la avena y la quinua en una bandeja para hornear. Hornee durante 8 minutos o hasta que estén ligeramente doradas. Enfriar. Coloque la mezcla de avena en un recipiente grande y agregue las cerezas, almendras, coco, harina de linaza, y chocolate.

Combine la mantequilla de almendras, la miel, el aceite y la sal en una cacerola pequeña a fuego medio; llevar al punto de ebullición. Cocine 1 minuto, revolviendo constantemente. Vierta la mezcla de mantequilla de almendras sobre la mezcla de avena; mezcle bien. Lleve la mezcla a un recipiente cuadrado de 25cm previamente engrasado o a una fuente de cerámica apta para hornear. Hornee durante 13 minutos o hasta que estén ligeramente doradas. Enfriar completamente en el plato. Córtelas en barras (de 2X10cm).

Otra receta de Granola casera.

Sirve para 3 a 4 tazas

3 tazas de avena de cocción tradicional

6 cucharadas de aceite de canola o aceite de coco

6 cucharadas de miel, miel de maple, o ágave

¼ de cucharadita de sal

1 taza de nueces, de cualquier tipo, picadas

1 ½ cucharadita de especias, por ejemplo, mezcle 1 cucharadita de canela con ¼ – ½ cucharadita de cualquiera de ellos, la nuez moscada, cacao en polvo, curry, cardamomo, o lo que quieras

½ taza de frutas secas, manzanas, albaricoques, pasas, coco, banano, al gusto

Mezcle todos los ingredientes excepto la fruta seca; hornee a 350 ° F (180ºC) durante 45 minutos a 1 hora, revolviendo cada 15 minutos hasta que estén doradas. Mezcle con los frutos secos, y deje enfriar. Conserve en un recipiente hermético hasta que esté listo para usar.

Granola, y Kosher, una buena opción para disfrutar.

22 de agosto de 2014

 

 

PorMax Stroh Kaufman

El ajo y el judaísmo

¿Tienen alguna relación el ajo y el judaísmo?

Casi que en todos los temas que revisemos, hay alguna relación con el judaísmo: pero ¿qué pasa con el ajo y el judaísmo? ¿Acaso el ajo no es sólo un condimento para las comidas? Resulta pues, que muchas historias se han tejido alrededor de este alimento, al punto que tenía que ser colgado en las puertas y ventanas de las casas para alejar brujas, demonios y fantasmas; quizás las más famosas puedan ser el uso del ajo en contra de los vampiros o chupasangre, y la de Homero en la Ilíada quien con su uso evita ser transformado en un cerdo;  sin embargo, son muchos los estudios que han demostrado que el ajo puede curar al cuerpo; tanto es así, que hoy se combina un buen número de medicamentos. El ingrediente básico de ajo que le da las virtudes médicas es la alicina – un fitoquímico que se crea sólo después de romper y triturar el ajo. Una vez liberada la alicina, este compuesto se disuelve y se haciendo que se liberen sus propiedades antioxidantes y anti-toxinas. Las características de esta sustancia varían según las condiciones en las que se manipule el ajo: calefacción, secado y el nivel de frescura de ajo. El ajo también contiene minerales como el zinc y el magnesio, y las vitaminas C, A, B1, B2, PP y vitamina E. El ajo contiene entre un 50-70% de agua, 20-23% de glúcidos, 0.2-0.5% de lípidos y 6% de proteínas. Es muy larga la lista de propiedades medicinales del ajo, ya que actúa sobre casi todos los problemas de salud: en las enfermedades del corazón, disminuye la probabilidad de enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular, a través de la reducción del colesterol malo (LDL),y la prevención  del endurecimiento de las arterias y disminuyendo la presión arterial; En lo que se refiere a los parásitos y las infecciones virales, sirve como un antibiótico natural contra las bacterias, los parásitos intestinales. Con relación a las enfermedades crónicas – El ajo contiene ingredientes antioxidantes que combaten los radicales libres en el cuerpo. Además de disminuir la probabilidad de cáncer mediante la prevención de enfermedades y la destrucción de células de cáncer; para las infecciones por hongos, el ajo cuenta con ingredientes que son excelentes para el manejo de dicha infección por hongos como Cándida – Comer ajo lleva a la esterilización y la superación de los efectos de la mordedura de una serpiente o una mordedura de un perro rabioso; En el aparato digestivo – el ajo acelera los jugos gástricos, reduce la probabilidad de trastornos renales, puede disolver los cálculos renales, la orina; para la respiración, el ajo deshace de la flema, actúa como expectorante y es una excelente curar enfermedades de las vías respiratorias, con relación a la ronquera y tos; ayuda también a regular la función tiroidea al contener iodo, es eficaz en los casos de hipotiroidismo. Ayuda a prevenir los efectos pesados del envejecimiento y algunos trastornos asociados con la edad avanzada y, otra de sus propiedades benéficas es que ayuda a prevenir y aliviar los síntomas de la claudicación intermitente; por último, también se le conoce que, al incrementar ligeramente el nivel de serotonina en el cerebro, ayuda a combatir el estrés y la depresión… Si relacionamos el ajo con el judaísmo, nos encontramos que, los antiguos judíos lo recomendaban para los hombres que querían “cumplir con sus deberes matrimoniales” a causa de su fama de afrodisiaco; a la vez reconocían el efecto repelente del olor corporal que causa. Una referencia del consumo del ajo aparece en el libro hebreo de Shemot / Éxodo dónde se puede ver que el ajo constituía la dieta de los inmigrantes israelíes en Egipto. De hecho, el régimen alimentario de los esclavos egipcios consistía básicamente en cebollas y ajos, ya que pensaban que incrementaba la eficiencia y resistencia de los hombres. Se describe que en la época del profeta Ezra, surgió una ordenanza para que el judío comiera ajo en la cena del Shabat El Talmud, por otro lado, prescribe el uso del ajo como tratamiento de infecciones parasitarias; Incluso también dice que el ajo elimina los celos. (Baba Kama 82a) El historiador romano Ammianus Marcellinus escribió que el emperador romano Marco Aurelio, describió a los judíos como “los come-ajo” después de su viaje por el entonces Palestina. Esto, con el tiempo, se logró que se transformara en un estereotipo, el que, en los tiempos de la Edad Media llegó a conocerse con la frase despectiva del “hedor judío” Posteriormente, se fue identificando al judío, como la persona de nariz más grande y de comportamiento deshonesto, para poder mantenerse olfateando el ajo. Los Nazis incluso llegaron a utilizar la planta de ajo, para representar al judío. El judío ha aprendido, a través de la Guemará que una persona no puede comer huevos, cebollas o ajos pelados, que han sido dejados así toda la noche, por riesgo a su vida: explica la Guemará que el peligro está dado por que estos alimentos están asociados con el  rúaj raá. Entonces, si tiene relación, el ajo y el judaísmo ya que muchos de los platos tradicionales de la cocina judía (ashkenazí y sefaradí) disfrutan del ajo: por consiguiente, labriút (por la salud) lejaím (por la vida) y a disfrutar.   11 de julio de 2014 — 13 de Tamuz de 5774

PorMax Stroh Kaufman

Bolas de Matza

BOLAS DE MATZA

Una opción diferente.

Pesaj está por finalizar, pero siempre hay una manera diferente con la cual se puede terminar esta fiesta, preparando las tradicionales “Matzo balls” de una manera fuera de lo común.

  • 2 Onzas de champiñones secos: se sugiere variedad shitake, aunque pueden ser las portobelo, o cualquiera de las conocidas
  • 2 a 3 tazas de agua muy caliente.
  • 1/3 de taza de aceite vegetal
  • 1 ají pique de variedad jalapeño finamente picado.(si desea con las semillas, las puede agregar)
  • 1 taza de preparado de huevos a base de 2 huevos grandes a los que se le añade dos claras de huevo.
  • 1/2 ramillete de cebollines finamente picado,
  • 1 cucharada de las hojas de un apio finamente picado
  • • Las hojas de algunos tallos de estragón finamente picado (1 1/2 cucharadas)
  • 1 1/2 cucharaditas de sal
  • 1/2 cucharadita de granos de pimienta que se ha pasado por el mortero.
  • 1 taza de harina de matza (que puede ser sustituida por tres galletas de matza las cuales han sido trituradas en un procesador de alimentos)

Preparación

Coloque los champiñones en un tazón mediano y agregue suficiente agua muy caliente para cubrirlos. Déjelos en remojo durante 30 minutos, y escurra los champiñones y reserve el agua. Pique la mitad de los champiñones y corte el resto en rodajas finas, descartando los tallos duros.

Combine el aceite, 1/4 de taza del agua de hongos, las setas  picadas, pimiento jalapeño picado, el preparado de los huevos, las 2 cucharadas de cebollines, el perejil, el estragón, la sal y la pimienta en un tazón grande. Agregue la harina de matzá y mezcle bien todos los ingredientes, para que se incorporen. Cúbralos y refrigérelos por 3 horas.

Humedezca sus manos para poder trabajar la mezcla. Forme con ella, unas bolas: puede armar entre 8 a 10 bolas de Matza, con la mezcla y manéjela con cuidado para que no se desbaraten.

Cocínelas de la manera convencional en el consomé de pollo, y sírvalas calientes, adornadas con parte del cebollín picado

17-04-14

PorMax Stroh Kaufman

Recetas de la Comunidad Judia de Melilla

Recetas de la Comunidad Judía de Melilla

Dos simples recetas de dos sencillos postres, para cualquier momento

Besitos de Coco

Ingredientes (para 6 personas)

1/2 Kg. de coco rallado -1/2 vaso de agua – 3 claras de huevo – 1 tableta de chocolate sin leche – 1 vaso de azúcar

Hacer un almíbar con el azúcar y el agua y dejar enfriar durante 10 minutos. En un recipiente, batir las tres claras de huevo y añadir el coco rallado. Remover bien y amasar. Cuando la masa esté homogénea, ir separando trozos y dale forma de bolitas, que deberán aplastarse un poco. Poner en una batea, encima de papel de aluminio, y hornear a 160 grados durante unos 15 minutos (las bolitas de coco no se tienen que dorar).

Poner la tableta de chocolate al baño María (si el chocolate está muy espeso añadir café hecho). Untar con un cuchillo en uno de los trozos de coco y tapar con el otro. Mojar en el almíbar y, por último, pasar por coco rallado.

 

 

Reventones de Coco

Ingredientes para 6-8 personas

1/2 Kg. de coco rallado – 3 huevos – 1 vaso de azúcar – 1 cucharada de canela – 1/2 vaso de agua – 1 cucharadita de clavo molida – Colorantes (opcional)

Hacer un almíbar con el azúcar y el agua y dejar enfriar durante 10 minutos. En un recipiente, batir las tres claras de huevo y añadir el coco rallado, la canela y el clavo molido. Remover bien y amasar. Cuando la masa esté homogénea, ir separando trozos y darle forma a las bolitas. Si lo desea puede añadir colorantes a la masa para conseguir dulces de distintos colores. Espolvorear con azúcar glasé y poner en una batea, encima de papel de alumini