Cateterismo cardíaco intrauterino

PorMax Stroh Kaufman

Cateterismo cardíaco intrauterino

Cateterismo cardíaco intrauterino

El pasado mes de julio, un equipo multidisciplinario de médicos del Centro Médico Hadassah que reparó un defecto cardíaco grave en un feto de 28 semanas de edad en el útero.

El caso comienza cuando a una madre, embarazada, se le diagnostica una rara enfermedad cardíaca en su bebé que aún no había nacido. Se le dirigió la consulta hacia el especialista en cardiología pediátrica, el Dr. Azaria Rein, quien en conjunto con todo el equipo, le hablaron del defecto cardíaco del bebé.

“El diagnóstico fue un estrechamiento crítico de la válvula aórtica, que también se acompaña de graves daños a la función del ventrículo izquierdo, que apenas era capaz de contraer y realizar su función”, dijo Rein.

Con este cuadro, se les explicó a los padres del bebé, que requería de un tratamiento muy avanzado, que se realiza en muy pocos centros especializados en el mundo pero nunca había sido efectuado en Israel, pero que sin tratamiento, el ventrículo izquierdo probablemente degeneraría y no seria capaz de transferir sangre al cuerpo del bebé después del nacimiento.

Asumiendo los riesgos, decidieron intentar el procedimiento: un cateterismo intrauterino.

El equipo médico realizó el procedimiento, usando una técnica de balón similar al cateterismo de un adulto.

“En el proceso de cateterización, bajo anestesia epidural para la madre y anestesia para el feto también- porque no queremos que sienta dolor- insertamos una aguja muy delicada a través de la pared abdominal de la madre, directamente al ventrículo izquierdo del corazón fetal”, explicó el Dr. Yuval Gielchinsky, jefe de medicina fetal en el campus de Hadassah Ein Kerem.

Entre otros miembros del equipo quirúrgico se incluyó a la Dr. Simcha Yagel, la Jefa de OB-GYN en Hadassah, la Dra. Nili Yanai y la anestesióloga la Dra. Carolyn Weinger.

“La operación se desarrolló sin complicaciones; inmediatamente después del cateterismo cardíaco intrauterino, vimos una mejora en el flujo sanguíneo a través de la válvula”, señaló el Dr. Sagi Gravi, director del departamento de cateterismo pediátrico.

“Estamos en una nueva era médica en el campo de embriología y la cardiología, que ofrece no sólo el diagnóstico, sino también la atención prenatal. La operación conlleva un mayor riesgo por el feto, pero creemos que su éxito mejorará en gran medida de las posibilidades del bebé de tener una vida sana y larga”.

El éxito de la cirugía se podrá evaluar sólo después de que el bebé nazca, pero los médicos estaban contentos con los resultados iniciales. La ecocardiografía fetal mostró una mejoría significativa en la función del ventrículo izquierdo en el corazón del bebé.

About the author

Max Stroh Kaufman administrator

Deja un comentario