Category Archive Enseñanzas

PorMax Stroh Kaufman

Medio Ambiente y Judaismo

Medio Ambiente

Fuente: www.unep.org

El Medio Ambiente es todo aquello que nos rodea y que debemos cuidar, Se entiende por medio ambiente, al entorno que afecta y condiciona especialmente las circunstancias de vida de las personas o la sociedad en su conjunto. Comprende el conjunto de valores naturales, sociales y culturales existentes en un lugar y un momento determinado, que influyen en la vida del ser humano y en las generaciones venideras. Es decir, no se trata sólo del espacio en el que se desarrolla la vida sino que también abarca seres vivos, objetos, agua, suelo, aire y las relaciones entre ellos, así como elementos tan intangibles como la cultura.

La humanidad, es la única especie capaz de ejercer su dominio sobre el medio, y a su vez la que posee el potencial de conocer y entender los fenómenos de la naturaleza; a la vez, es la única especie capaz de idear soluciones a los problemas que ella misma genera. Es, paradójicamente, protagonista de un desequilibrio ambiental mundial sin antecedentes, generado por la producción incontrolable de sustancias tóxicas y residuos artificiales de alta permanencia y, la realidad ambiental que nos rodea, es el resultado de una lucha dada por la influencia de las industrias, en contra de los beneficios a la salud.

Aunque el interés del cuidado del medio ambiente es muy antiguo, porque tenemos datos que, desde Hipócrates (460-375 años antes de Cristo), en su obra Aires, aguas y lugares, se resalta la importancia del ambiente como causa de enfermedad, sólo desde el año 1970, se ha visto como muchas personas, en todo el mundo, han unido sus esfuerzos, para que, por intermedio de las Naciones Unidas, surgiera una celebración que se conoce como el Día de la Tierra, con el fin de buscar las herramientas necesarias que nos permitan cuidar el medio ambiente y construir un mañana más saludable para nosotros y nuestras familias. En el desarrollo de dichas actividades, sumado al concepto de la necesidad de cuidar al medio ambiente, se comenzaran a realizar reuniones internacionales, con dicho fin, permitiendo la creación de entidades como la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (UNCED), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), entre otros.

El pasado 5 de Junio se celebró el Día Mundial del Medio Ambiente (DMMA por sus siglas en español) y el país anfitrión fue Mongolia: territorio quizás para muchos desconocido y probablemente imaginado por la mayoría de nosotros como una región desértica, y quizás muy pobre y muy mal desarrollada económicamente, pero esto se dio porque desde el año de 2010, Mongolia suspendió las licencias para explotar nuevas zonas mineras; comenzó a promover un programa de desarrollo verde teniendo en cuenta sus limitaciones de fuentes de agua Y, desde el 2011, ha logrado plantar cerca de dos millones de árboles en el desierto de Mongolia, y está desarrollando programas de explotación de energía solar, en la región de Gobi.

El planteamiento para este año se denominó como Piensa. Aliméntate. Ahorra. El objetivo de este programa fue el de impulsar mecanismos que permitan reducir la huella alimentaria que cada uno de nosotros tenemos y reconocer el impacto medio ambiental que esto genera, recordando datos como que, en los Estados Unidos de Norteamérica, el 30%  de los alimentos son desperdiciados, y que la FAO, nos recuerda que cada año se desechan 1,3 billones de toneladas de comida, lo que equivale a la producción total del África Subsahariana. Sigue diciendo la FAO que, si desperdiciamos comida, ello significa que todos los recursos empleados para producirla también lo son. Así por ejemplo, producir un litro de leche supone gastar 1.000 litros de agua o producir una hamburguesa 16.000 litros… Todas esas emisiones de gas durante el proceso habrán sido en balde si desechamos alimentos.

El compromiso individual de cada uno de nosotros debe iniciar a través de la puesta en práctica la regla de las tres erres: reducir, reusar y reciclar.

Reducir es disminuir el uso de productos.

Reusar es volver a utilizar.

Reciclar es que los materiales pasen por un proceso para que generen nuevos productos.

¿Qué tiene el judaísmo para colaborar en el cuidado del medio ambiente y para colaborar con la celebración?

1.- Arrancamos con las siguientes palabras que encontramos en Bereshit / Génesis 2:15 que dice:

Y tomó El eterno al hombre, y lo puso en el jardín de Edén para cultivarlo y guardarlo.

Vayikáj Adonai Elohim et haadám vayanijéhu begán Eden leovdá uleshomrá.

2.- La celebración del año nuevo de los árboles (Tu biShvat)

3.- El año sabático: Vayickrá / Levítico 25:1-2

Y Habló El Eterno a Moshé en el Monte Sinai diciendo: Habla a los hijos de Israel y habrás de decirles: Cuando entréis a la tierra que Yo os doy a vosotros, habrá de descansar la tierra, descanso ante Hashem.

Vayedaber Adonai el Moshé behar Sinai lemor. Daber el benei Israel veamárta aléhem ki tavóu el haáretz asher aní notén lajém veshavetá haáretz Shabat laAdonai.

4.- El año del jubileo: Levitico / Vayickrá 25:12

Jubileo es él; solamente el año quincuagésimo será jubileo para vosotros; no sembraréis ni segaréis lo que de suyo naciere (en la tierra), ni vendimiaréis las uvas de la viña separadas para vosotros,

Yovel hi shnat hajamishím shaná tihyé lajém lo tizraú veló tiktzerú et sefijéiha veló tivtzerú et neziréiha.

5.- El concepto de no destruir: (Bal Tashjit) (1) Devarim / Deuteronomio 20:19

Cuando pongas sitio a una ciudad por mucho tiempo para conquistarla, no destruyas sus árboles con hachas, porque puedes comer sus frutos. ¿Acaso es el árbol del campo un hombre para que lo hostilices?

Ki tatzúr el ir yamím rabím lehilajém aléiha letofzá lo tashjít et etzá lindóaj aláv garzén ki miménu tojél veotó lo tijrót ki haadám etz hasadé lavó mipanéija bamatzór.

6.- La compasión por los animales en Vayickrá /Levítico 22:28:

Y un animal vacuno u ovino, a él y a su cría no habréis de degollar en un mismo día.

Veshor o se otó veét benó lo tishjatú beyóm ejád.

Cuando se encontrare algún nido de pájaro delante de ti en el camino, en cualquier árbol o sobre la tierra, con polluelos o huevos, estando la madre echada sobre los polluelos o sobre los huevos, no tomarás a la madre que está con los hijos; ciertamente dejarás ir libre a la madre, y a los hijos podrás tomar para ti (si tienes necesidad de hacerlo), para que te vaya bien y para que prolongues tus días.

Ki yikaré kan tzipor lefanéija badérej bejól etz o al haáretz efrojím o betzím vehaém rovétzet al haefrojím o al habeitzím lo tikáj haém al habaním. Shaléaj teshaláj et haém veét habaním tikáj laj lemáan yitáv laj vehaarájta yamím.

7.- La utilización de los recursos en forma adecuada: Midrash Tanjuma (Varsovia) Truma, 9:

Y de dónde [hicieron llegar los israelitas] las tablas de madera [del Santuario]? Nuestro padre Yaakov los plantó (los árboles) en el momento en que bajó a Egipto. Él dijo a sus hijos: “Mis hijos, en el futuro serán liberados de aquí, y El Eterno le dirá, desde el momento en que son redimidos, que construyan un Santuario para Él.

Así que levántense y planten árboles ahora, para que cuando [la Divinidad] les ordene construirle el Santuario, los cedros estarán listos para ustedes. Inmediatamente ellos se levantaron y plantaron, e hicieron así… No sólo eso, sino que los cedros cantaron delante de Adonai! ¿Qué canción estaban diciendo? La que aparece en el Salmo 96, “Entonces todos los árboles del bosque cantarán jubilosos ante el Eterno”… ¡Y cuándo [cantaron los árboles esta canción]? Cuando el Santuario fui hecho a partir de ellos, cuando HaShem dijo a Moshé sobre el Santuario… “Y harás las tablas para el Santuario de madera de acacia en pie.” La Torá no dice “y deberás hacer tablas”, sino “y deberás hacer las tablas” – aquellas que sus ancestros prepararon para ello “.

8.- La opinión de Rambam (Maimónides),en  Hiljot Malajim, Cap 6, halajot 8-10:

“Este es el caso no sólo con árboles. Quien quiera que destroce utensilios domésticos, rasgue ropa, demuela un edificio, interrumpa un manantial, o destruya artículos de la comida, viola la prohibición de “no debes destruir.”

9.- La opinión del Sefer HaJinuj:

En el Sefer HaJinuj, una persona justa es identificada como aquella que se adhiere totalmente a la ley de Bal Tashjit:

Las personas justas no destruyen ni siquiera un grano de mostaza en el mundo y que se angustian ante cada ruina y deterioro que ven: y si son capaces de hacer cualquier rescate, no van a ahorrar nada en evitar la destrucción, con todo su poder.(Sefer HaJinuj: Devarim 20:19 Número 529)

10.- Y, por último, en Israel se encuentra el Keren Kayemet LeIsrael, organización dedicada a la reforestación del Estado de Israel.

Desde 321judaismo.com estamos haciendo la invitación a que el mundo entero se una a la conservación y al cuidado del medio ambiente, consuma los alimentos en la cantidad que necesita sin desperdicios, reciclar y basarse en el concepto de Pikuaj Nefesh que nos obliga a preservar la vida humana bajo todos los aspectos: no sólo en el día del Medio Ambiente, sino que lo convierta en un estilo de vida, todos los días de su vida.

07 de junio de 2013

 

(1)    Hay un estudio publicado por Keith A. Wolff como tesis de doctorado en la Faculty of Medicine / Leiden University Medical Center (LUMC), Leiden University que habla sobre este tema que puede ser leído por ser de libre acceso para formarse una opinión al respecto.

PorMax Stroh Kaufman

Curso de hebreo virtual

Curso de Hebreo virtual

Entrega # 2

Este curso de hebreo,entra en la segunda entrega:hacemos un repaso sobre  temas varios:

Nuestra intencion, en este momento, es de tratar de llegar a las 1000 palabras para que nuestros lectores tengan un dominio minimo del idioma hebreo, con las palabras basicas

1.= Miembros de la familia

2.= Medios de transporte

3.= Cuartos de la casa

4.= Colores

5.= Herramientas básicas

6.= Profesiones u Oficios

Medios de transporte
– Tren de carga – Rakevet Masá
– Tren de pasajeros – Rakévet Nosím
– Tren subterráneo – Rakévet Tajtít
– Automóvil – Mejonít
– Taxi – Monít
– Bus – Ótobus
– Yate – Yájta
– Bote – Sfiná
– Barco crucero – Oniát nosí / Sayéret
– Barco contenedor – Sfinát mejulót
– Submarino – Tzolélet

Entremos a la casa (bait) y encontramos

Cocina = mitbaj

Cuarto de baño = Jéder ambátia

Sala = Salón

Dormitorio = Jéder Sheiná

Cuarto sanitario= Jéder Sherutím

Altillo = Aliát gag

Bodega = Mataán

Siguiente tema del curso de hebreo:

Los miembros de una familia

Padre = Aba

Madre = Ima

Hermano = Aj

Hermana = Ajot

Abuelo = Sava

Abuela = Safta

Bisabuela = Safta raba

Tio= Dod

Tía Dodá

Primo= Ben dod /Ben dodá

Prima = Bat dod / Bat dodá

Sobrino = Dodán

Nieto = Néjed

Nieta = Nejdá

Bisnieto= noni

Palabras de hoy:

 

Colores:

Blanco = Laván

Negro = Shajór

Azul = Kajól

Amarillo = Tzahóv

Rojo = Adóm=

Verde = Yarók

Morado (Violeta) = Sagol

Rosa = Véred

Marrón = Júm

Gris = Afor

Algunas herramientas

Martillo = Patísh

Taladro = Makdejá

Taladro eléctrico = Makdejá Jashmalít

Clavo = Masmer

Perno / Pinza = Lartek

Sierra caladora = Fazál

Compas = Matzpén

Niveladora (burbuja) = Péles (Péles Boá)

Profesiones / Oficios

Medico = Rofé

Dentista = Rofé shináim

Arquitecto = Adrijál

Ingeniero = Meandés

Ingeniero Industrial = Meandés haTaasiá

Ingeniero Químico = Meandés Jími

Ingeniero de sistemas = Meandés maarejót

Abogado = Oréj Dín (Oréjet dín en femenino)

Enfermero(a) = Ajot

Enfermero profesional (registrado) = Ajót musméjet

Carpintero = Nagar

Diseñador gráfico = Maatév gráfi

Publicista = Publicíst

Cheff = Shéf

22 de Mayo de 2013 – 13 de Sivan de 5773

Publicado por 321judaismo.com Sin derechos de autor, pero con permiso a ser retransmitido en cualquier forma física o electrónica, pero citando la fuente

 

PorMax Stroh Kaufman

Curso de hebreo

Curso de hebreo

Primera entrega

En este Curso de hebreo hemos publicado algunas palabras que le permitirán, a usted  es, lectores y amigos, aprender hebreo básico; esto es lo que hemos a la fecha de hoy

Trataremos de seguir publicando, a través del facebook, diariamente al menos una palabra, para que, ustedes que nos siguen, puedan adquirir algunas nociones básicas del idioma de la Torá y del pueblo de Israel: cada semana estaremos recopilando estas palabras para ser revisadas en esta página, para el conocimiento de todo aquel que esté interesado en esta lengua.

Revisemos:

Cualquier vestido en general = Bégued
Camisa = Jultzá
Pantalones = Mijnasáim
Falda = Jatzít
Medias = Garbáim
zapatos = Naaláim
Botas = Magafím
sandalias =Sandalím
Blazer = Bleízer
Chaleco = Efod
Calzoncillos = Tajtoním
Brasier = Jaziá

algunos juegos de mesa:
Ajedrez = Sháj-mat
Backgamon = Shesh-Besh
Bingo = Bingo
Domino = Domino

Juego de Damas = Dámka
Scrabble = Shabétz-na
Cubo Rubik = Rúbik Cubiá

Entremos a la cocina (mitbaj) y encontramos alli:
Horno = tanúr
Nevera= mekarer
Cogelador= Makpiá
Lavaplatos = Madíaj kelím

06 de Mayo de 2013 – 26 de Iyar (Ziv) de 5773

PorMax Stroh Kaufman

Confiar en El Eterno

Confiar en el Eterno o Haftara Behar

Revisemos lo que está escrito:

Yeremia / Jeremías 32:6 – 8: Y dijo Jeremías: Palabra de Hashem vino a mí, diciendo: He aquí que Janamel hijo de Shalum tu tío viene a ti, diciendo: Cómprame mi heredad que está en Anatot; porque tú tienes derecho a ella para comprarla. Y vino a mí Janamel hijo de mi tío, conforme a la palabra de Hashem, al patio de la cárcel, y me dijo: Compra ahora mi heredad, que está en Anatot en tierra de Binyamín, porque tuyo es el derecho de la herencia, y a ti corresponde el rescate; cómprala para ti. Entonces conocí que era palabra de Hashem.

Vayomer Yirmeyáhu hayá dvar Adonai elái lemor. Híne Janamel ben Shalum dodéja ba eléija lemor kné lejá et sadí asher baAnatot ki lejá mishpát hagueulá liknot. Vayavó elái Janamel ben dodí kidevár Adonai el jatzár hamatará vayomer elái kené na et sadí asher baAnatot asher beéretz Binyamín ki lejá mishpát hayerushá ulejá hagueulá kené laj vaedá ki devar Adonai hu.

Encontramos en esta revisión descrito dos veces, una detrás de la otra, que Jeremías escuchó la palabra del Eterno, a  través de una “orden” y sólo en la segunda instancia es cuando dice “conocí que era la palabra de Adonai”

¿Será que estaba dudando? ¿Será que no estaba confiando? Absolutamente todos pasamos por situaciones difíciles en nuestra vida: debilidades personales, enfermedades, dolor, pérdida de un ser querido, dificultades en el trabajo o de dinero, problemas de los hijos o de los padres, calumnias, infamias, injusticias…y reaccionamos con miedo, angustia, temor, y excesiva preocupación.

El querer preocuparnos y no atender un “llamado Divino” nos podría ubicar en el plano del hombre que confía en el hombre, como está escrito: “Así ha dicho Adonai: Maldito es el hombre que confía en el hombre; pone a alguien de carne y hueso como ayuda para él, y de Adonai se desvía su corazón. Será como un árbol en el desierto, no verá cuando venga lo bueno, y morará en la sequía del desierto, en una tierra salina, sin habitantes”

Mientras que la situación de atender “su llamado” es completamente distinta porque, como está escrito “Bendito es el hombre que confía en HaShem; El Eterno será su protector. Será como un árbol plantado sobre el agua, en el curso de agua echará sus raíces y no sentirá cuando venga el calor; estarán sus hojas húmedas y en años de sequía no se preocupará, y no dejará de dar frutos”

En este concepto, vemos como Jeremías parece que se preguntara o se cuestionara el por qué El Todopoderoso le ordenaba la compra de aquella propiedad.

Muchas veces los hombres no sabemos lo que es bueno para nosotros, y lo peor es que creemos saberlo. Tenemos nuestros propios planes para nuestra felicidad, y a menudo miramos al Eterno como a alguien que nos ayudará a realizarlos.

Sin embargo, las cosas son totalmente diferentes. El Todopoderoso tiene ¨sus propios planes¨ para nuestra felicidad y está esperando que nosotros seamos quienes le ayudemos a realizarlos, porque nosotros no podemos mejorar los planes de Adonai.

Si escuchas las palabras del Todopoderoso, y sabes que son de Él, porque tienes establecida una comunicación directa a través de la oración, tanto grupal como en momentos de aislamiento (Hitbodedut),  y no dudas de ellas, ten la seguridad que Él te dará las fuerzas necesarias para enfrentar todo lo que sea necesario, aunque, en ocasiones HaKadosh Baruj Hu, te haga esperar.

Simplemente Confía que Él hará.

Reflexiona y nunca olvides que HaShem te quiere feliz, aquí en el mundo, pero te quiere aún más feliz con Él, en el Olám HaBá…

03de Mayo de 2013 –  23 de Iyar de 5773

PorMax Stroh Kaufman

Qué hacen los árboles por nosotros?

¿Qué hacen los árboles por nosotros?

Llega otro Tu Bishvat, y con ello, otro año nuevo de los árboles: para muchos de nosotros puede ser aburridor tener que celebrarle “un nuevo año a los árboles” cuando por ejemplo, no podemos disfrutar de “la navidad” y su alegría: pero, como dice Shlómo (Salomón), todo tiene un momento: momento para reír y llorar, etc.… y es por ello que ha llegado el ciclo de los árboles. Para entender la importancia, hay que saber, ¿Que hacen los árboles por nosotros?

Los árboles son una parte importante de nuestro mundo.  Ellos nos dan la madera para las construcciones y la pulpa para hacer papel; ellos proporcionan sombra, nos hacen la vida más agradable, crean microclimas y hacen que la temperatura sea más fresca en la proximidad de ellos que lejos de los mismos; promueven la diversidad, agregan colores, proporcionan los hábitats (hogares) para todo tipo de insectos, aves y otros animales; proporcionan diversos tipos de frutas y frutos secos y en algunas regiones y algunos tipos de árboles proporcionan la savia para hacer bebidas o alimentos, como el “jarabe de arce”; también han servido de inspiración a miles de artistas, tanto profesionales, como aficionados, quienes han pintado cuadros de árboles, al igual que se han escrito miles de poemas, canciones e historias sobre ellos.

En las ciudades, dan privacidad, enfatizan vistas u ocultan aquellas que son desagradables. Reducen la luz intensa y los reflejos indeseados o molestos, al igual que la energía radiante: La velocidad y dirección del viento se pueden modificar por los árboles; la caída directa de la lluvia, nieve o granizo primero se absorbe o se desvía por los árboles, dando protección a personas, animales y edificios; los árboles interceptan el agua, almacenan parte de ella, reducen el escurrimiento excesivo causado por las tormentas y la posibilidad de inundación. El rocío y las heladas son menos habituales debajo de los árboles porque el suelo libera menos energía radiante por la noche en dichas áreas: árboles plantados con una orientación específica, puede hacer disminuir el costo de aires condicionados entre un 10 a un 15 %.

También se aprecia que la gente se queda y compra más a lo largo de calles que tienen líneas de árboles y que los negocios que rentan sus oficinas en espacios de desarrollos forestados tienen trabajadores más productivos y el absentismo es más reducido.

Los sistemas de raíces de los árboles pueden ayudar a moderar el impacto de los terremotos; Sus raíces aumentan la permeabilidad del terreno, por lo cual reducen la cantidad de químicos que son transportados a los arroyos; reducen la erosión del terreno causada por el viento  y, los árboles en general, ayudarán a combatir el calentamiento global y a cuidar el planeta….

Los beneficios que produce un árbol a una persona, son los siguientes: un árbol genera oxígeno para respirar: se calcula que en las selvas tropicales, cada árbol genera en promedio unos 273 metros cúbicos de oxígeno al año, lo que daría que uno sólo podría satisfacer de oxigeno a dos personas (La persona media necesita alrededor de 130 metros cúbicos de oxígeno al año). Un árbol maduro además, purifica, limpia y filtra 100.000 metros cúbicos de aire contaminado cada año y absorbe 20 toneladas de dióxido de carbono. (Otra estimación calcula que por cada 4000m2 de árboles, ellos absorben el C02 suficiente para igualar la cantidad que se produce al conducir un auto 40.000 kilómetros).

También, el árbol durante su madurez absorbe  20 kg de polvo anuales  y recoge casi 80 kg de metales tóxicos que se encuentran suspendidos en el aire (mercurio, plomo, litio, etc.), sin contar lo ya descrito en el beneficio de la madera, el papel y las frutas.

Los árboles acortan la estadía post-operatoria en los hospitales cuando los pacientes están en dormitorios con vista a árboles y espacios abiertos.

Además, no olvidemos lo que dice la Torá que “el hombre es como el árbol” porque del mismo modo como el árbol necesita de agua, abono, aire, sol y raíces fuertes, el hombre necesita del “agua espiritual de la Torá, el abono que es provisto por las necesidades diarias como la alimentación y la vestimenta; el aire que es la Neshamá o la fuerza espiritual que sostiene al hombre;  la luz, que es la emuná o la fe en el creador, el Todopoderoso proveedor de todas las cosas y de unas raíces fuertes para saber de dónde viene y hacia dónde va; además, cuánto más firmes son sus raíces más frondosas serán sus ramas, así también nosotros cuanto más aprendamos y recibamos en nuestra juventud más podremos transmitir en nuestra madurez.

Entonces, ¿Qué hacen los árboles por nosotros? Y ¿Qué hacemos nosotros por ellos? Celebremos un nuevo Tu Bishvat y alegrémonos con los árboles.

 

14 de Enero de 2013 — 03 de Shvat de 5773

Publicado por 321judaismo.com

Aunque sea material que pudiera disfrutar de derechos de autoría intelectual, puede ser reproducido en cualquier forma: física o electrónica pero siempre citando su fuente y procurando no alterar su contenido, especialmente en lo que se refiere a la palabra de la Torá.

 

PorMax Stroh Kaufman

Ayunar en Yom Kipur

¿Ayunar en Yom Kipur?

En muchos de nuestros artículos hemos expresado que nuestros rabinos, desde la antigüedad, han tratado de crear un mecanismo para que todos los judíos HOY EN DIA DIPERSOS POR TODO EL MUNDO, tengamos una forma UNICA de pensar y actuar (que podríamos llamarlo como “un solo idioma” para cualquier judío de cualquier época), este mecanismo lo conocemos con el nombre de HALAJÁ,  la cual, como su nombre lo dice,  es un camino por donde transitar: al consultar la normatividad que tiene el Shulján Arúj[1] acerca del Yom Kipur encontramos, a grandes rasgos, seis prohibiciones especiales las cuales son: comer y beber, lavarse, untarse con aceites: ungüentos y parecidos, calzar zapatos de cuero, trabajar  y mantener relaciones conyugales. Con respecto a las cinco últimas encontramos que el Shulján Arúj las señala como establecidas por dictamen Talmúdico y no por prescripción del Tanaj.

En nuestro caso vamos a revisar las halajot que tenemos respecto Ayunar en Yom Kipur

Con respecto a la prohibición de comer, el Shulján Arúj dice:

–          Está prohibido, en Yom Kipur, por dictamen Rabínico ingerir, aún alimentos que no son aptos para comer, por ejemplo: comidas en estado de putrefacción ó hierbas muy amargas.

–          Está prohibido comer, aunque no tenga apetito, después de culminar la “Seudat Hamafséket”, cuando ya no tiene apetito, porque aunque ya no tenga apetito transgrede la Ley de la Torá,  porque de cualquier manera, está disfrutando al comer.

–          Está prohibido probar la comida en Yom Kipur para verificar su buen gusto, aunque la expela posteriormente y no la ingiera en absoluto. Asimismo está prohibido masticar “gomas de mascar” ó parecidos, las cuales, en otros ayunos, podrían ser toleradas.

–          Por último, se considera que, cuando una persona ingiere la cantidad de cuarenta y tres (43) gramos de cualquier alimento en el lapso de “Ajilat Peras” (que oscila entre cuatro y diez minutos) ó bebió cuarenta y cuatro (44) gramos en el lapso en que se tarda en tomar ochenta y seis gramos de agua, su castigo es “Karet[2]“, si es que no se arrepintió de lo cometido. Pero si transgredió inadvertidamente y sin mala intención, sólo está obligado a ofrecer un “Korbán Jatat”[3], ó sea un “Sacrifico Expiativo” cuando se reconstruya el Gran Templo de Jerusalém.

El Shulján Arúj, por conceptos rabínicos, trae unas opiniones tan estrictas, con respecto a comer, que dice que está permitido tragar saliva en Yom Kipur.

¿Qué encontramos en la literatura respecto a los alimentos permitidos en la Seudá Mafséket?

En un principio, las recomendaciones relacionadas con la comida antes del Yom Kipur, no establecen la siguiente regla básica: no se debe comer nada pesado ni nada que le de sed.  es importante que si no va a empezar el ayuno al terminar de comer que lo diga o por lo menos lo piense, para poder tomar o comer algo después.

La seudá debe hacerse con por dos razones:

La primera, el comer “da las fuerzas necesarias para aguantar el ayuno y orienta hacia una mejor Teshuvá;” La segunda razón es que, una comida festiva, es una mitzvá; como no está permitido comer, tanto la seudá mafséket que se realiza la noche anterior, es el cumplimiento de una mitzvá;

El alimento que no debe faltar en la cena en la víspera de Yom Kipur es el pescado: ¿Por qué?

Casi en todas las fuentes vamos a encontrar esta leyenda(escrita en los Midrashim Bereshit Raba 11) que sucedió en la antigua Roma: allí  vivía un sastre judío. Trabajaba muy duro y vivía de manera simple y modesta. Gastaba la mayor parte de lo ahorrado durante la semana en Shabat y Yom tov, los que tenía en gran estima y honor.

Era la víspera del Yom Kipur, el sastre fue al mercado a comprar pescado para la comida especial del día, ya que sabía que era una gran mitzvá honrar el día con un festín y pescado era especialmente conveniente para la ocasión.

Buscó por todo el mercado, pero no había pescado. Finalmente, encontró a un pescador que vendía un pescado grande.

El sastre estaba muy feliz y sacó su bolsa para pagar lo que el pescador le pidiese. En ese mismo momento apareció un hombre que se veía muy importante.

“¡Pescador!” dijo el extraño. “¿Cuánto quieres por el pescado?”

“Pero este judío vino primero, mi señor. Se lo venderé a él si paga mi precio”, replicó el pescador.

“Yo pagaré cualquier precio que pidas,” se apuró a decir el sastre.

“¿Pero sabes quién soy yo? ¡Soy el mayordomo del Corregidor! Además te pagaré más que el judío,” dijo el mayordomo enfáticamente.

El pescador no sabía qué hacer. Mientras tanto se había formado una muchedumbre que miraba la disputa con curiosidad. Alguien en la multitud gritó: “¡Véndeselo al que ofrezca más!”

“¡Te daré un dinar completo!” exclamó el mayordomo, esperando silenciar de una vez al sastre judío e impresionar a la multitud al mismo tiempo.

“¡Qué fortuna que se ofrece por un solo pescado!” algunos en la multitud exclamaron con sorpresa. Pero antes de que superaran su sorpresa, el sastre hizo su oferta:

“Dos dinares,” dijo suavemente.

“¡Dos dinares!” rugió la multitud. “¿Oísteis eso? ¡Dos dinares!”

“¡Tres!” pujó el mayordomo.

“¡Cuatro!” pujó el sastre.

“¡Cinco!” pujó el mayordomo, claramente mostrando su irritación y disgusto.

“¡Seis!” pujó el sastre.

Las pujas continuaron, hasta que el sastre ofreció ¡doce dinares por el pescado! En este momento el mayordomo se rindió, temiendo que su señor lo considerase loco si le traía un pescado a ese precio nunca oído.

El sastre pagó el dinero, consiguió el pescado y se fue a su hogar a prepararlo para el festín de erev Yom Kipur.

Cuando el mayordomo volvió donde su amo sin el pescado y le contó lo que había ocurrido en el mercado, el Corregidor mandó por el sastre judío.

“¿Por qué pagaste tal precio por un pescado?” preguntó el Corregidor.

“Hoy es un día sagrado para nosotros los judíos, mi señor,” replicó el sastre. “Es la víspera de Yom Kipur, cuando El Todopoderoso perdona nuestros pecados si nos arrepentimos con sinceridad.

En Yom Kipur ayunamos, pero el día anterior debe ser honrado con festines especiales.[4] Doce dinares era todo lo que yo había ahorrado, pero cuando se trata de una mitzvá, no puede ser medida en términos monetarios. . . .”

La sinceridad del sastre judío y su devoción a su religión causaron una profunda impresión en el corregidor, y lo dejó volver a su hogar ileso.

Poco sabía el pobre sastre la recompensa que le esperaba allí. Cuando su esposa abrió el pescado, ¡se encontró adentró una gran perla! “Adonai verdaderamente nos ha recompensado,” dijo el sastre.

A partir de ese momento vivieron con comodidad el resto de sus días y cada año, cuando llegaba la víspera de Yom Kipur, lo observaban todavía con más honor que antes.

Hoy en día “todo el mundo es experto” El diario Jerusalem Post, en su edición del 03 de octubre de 2011, sugirió una dieta antes de Yom Kipur

Pan de semolina, sopa de tomate, frijol y pan, Jalá de cebolla y potaje de cordero y lentejas[5]

Para tener forma de romper el ayuno, también El Jerusalem Post, en su edición del 05 de Octubre de 2011 sugirió una forma para “romper el ayuno”:

Iniciar con uno o dos vasos de agua, al terminar la Nehilá.

El segundo alimento recomendado son las frutas: una porción de sandía (watermelon) que rápidamente se encarga de recuperar energías y nutrientes esenciales, posterior a un ayuno de 25 a 27 horas.

Luego de unas rodajas de futa fresca, se puede seguir con una sopa de vegetales frescos, sin adicionar cremas, convirtiéndose en fuente de vitaminas y minerales esenciales.

Posteriormente la batata o patata dulce, como fuente de carbohidratos para finalizar con huevos, preferiblemente cocidos (duros), por su aporte de proteínas y aminoácidos esenciales.

Pero, cuando Yom Kipur cae en Shabat: nos queda la duda si se puede o no ayunar…

Continuará

 


[1] es el nombre por el que se conoce a la más importante recopilación de normas de conducta contenidas en la religión judía. No es un código en el sentido moderno de la palabra. Tampoco es una mera acumulación de leyes y preceptos sin orden ni método. Su autor, Yosef Karo, quiso agrupar, en un solo ordenamiento, las reglas a las que el individuo judío debe ajustar sus actos. Esto lo hizo en el momento en el que se vio llamado a ocupar el cargo de jefe espiritual de su colectividad, luego del fallecimiento del rabino David Berab, su antecesor en el cargo; tuvo la necesidad de condensar las reglas de derecho que debía aplicar e interpretar en un código o guía de fácil manejo y consulta. Así nació, en 1557, el SHULJAN ARUJ, cuyo título significa, en hebreo, “mesa preparada”- traduciendo con ello, Ia intención de su codificador.

[2] Tiene varios significados según la fuente que se consulte: Según Maimónides, es la retribución divina por determinados actos negativos, pecados, que hacen que la persona al morir en Este Mundo muera definitivamente, como los animales, sin gozar de la vida del Más Allá. Otros opinan que, es la muerte por intervención directa de la mano del  Eterno, cuando no era aún el momento de morir. Con respecto a este concepto, se encuentra en Smajot 3:1, En Sifra Emor, 14:4, y en Baraita MK 28a; TJ, Bik. 2:1, 64b, que este castigo se produce antes de la edad de 50, y es por esto que muchos conocedores celebran con gran luz ese cumpleaños. Una tercera opinión basada en las palabras de Rashi, significa, morir sin hijos. Una cuarta opinión acerca del karet, dice que es quedar apartado o segregado de su pueblo, sin que ello signifique excomunión. Para Najmánides hay una quinta versión que se relaciona con el alma: Como el alma no muere, consiste en una degradación, un tipo de metamorfosis, un tipo de negación absoluta de los placeres espirituales que esperan las almas de los tzadikím. Tal vez el concepto más antiguo acerca del Karet, se encuentra en los escritos de Josefo (antigüedades de los judíos 3.12:1) que señala cómo las personas de comportamiento insolente eran merecedores de la pena de muerte, tal como cualquier otra pena de muerte señalada en la Torá.

[3] Este tipo de scrificio o korbán jatat, está descrito que debe ser ofrecido por cierto tipo de transgresión  que se  cometía por equivocación Pero: ¿Qué significa hacer las cosas (errar – jet) “por equivocación”? Esto se puede apreciar mediante los siguientes ejemplos:

1. La persona no conoce la halajá (ley judía). Por ejemplo, cocina en Shabat porque no sabe que está prohibido cocinar en Shabat.

2.  La persona está equivocada respecto de los hechos. Por ejemplo, sabe que está prohibido cocinar en Shabat, pero olvidó que hoy es Shabat y cocinó en Shabat. En ambos casos, se cometió una falta, por lo tanto, este korbán jatat se ofrece para que Hashem perdone dicha transgresión específica.

 

[4] Vayickrá / Levítico 23:27-32 Más el día décimo de este séptimo mes, será el día de las expiaciones; convocación santa será para vosotros, y afligiréis vuestras almas y presentaréis ofrenda de fuego al Eterno. Y no haréis ninguna clase de trabajo en este mismo día, porque es día de expiaciones, para hacer expiaciones por vosotros ante el Eterno, vuestro Dios. Porque toda persona que no se afligiere en este mismo día, será segregada de entre su pueblo. Y toda persona que hiciere cualquier clase de obra en este mismo día, Yo destruiré a la tal alma de entre su pueblo. Ninguna clase de obra habéis de hacer; estatuto perpetuo será en todas vuestras generaciones y en todas vuestras moradas. Día de descanso solemne será para vosotros, en el cual afligiréis vuestras almas. A los nueve días del mes, por la tarde, de tarde a tarde, celebraréis vuestro día de descanso.
Aj beasór lajódesh hashevií hazé Yom haKipurim hu mikrá kodesh yihyé lajém veinitém et nafshotéijem vehikrávtem ishé laAdonai. Vejól melajá lo taasú beétzem hayóm hazé ki Yom Kipurim hu lejapér aléijem lifnéi Adonai Elohéijem. Ki kol hanéfesh asher lo teuné beétzem hayóm hazé venijretá meaméiha. Vejol hanéfesh asher taas,e kol melajá beétzem hayóm hazé vehaavádeti et hanéfesh hahí mikérev amá. Kol melajá lo taasú jukat olám ledorotéijem bejol moshvotéijem. Shabat Shabatón hu lajém veinitém et nafshotéijem betishá lajódesh baérev meérev ad érev tishbétu Shabatjém.

[5] Las recetas se encuentran en las ediciones descritas.

PorMax Stroh Kaufman

La frustración

La frustración y El Eterno

 

Imaginémonos esta situación: acabamos de comprar un automóvil nuevo y lo estamos conduciendo con destino a nuestro hogar para mostrar, orgullosamente, la nueva adquisición: llegando a un semáforo nos detenemos gracias a la luz roja; sin embargo, por poca precaución un automóvil impacta por detrás a nuestra adquisición, lo que ocasiona un daño importante en la estructura del auto.

Esto nos hace enfurecer, hace que nuestro “lado salvaje” se manifieste y quiera acabar con aquella persona que nos destrozó el automóvil: quedamos “ciego” por nuestras emociones y la frustración y la ira se apodera de nosotros.

Sin embargo, del otro automóvil surge un individuo con apariencia de “malas pulgas”, de gran estatura y físicamente corpulento…

En ese momento “desaparecen, como por arte de magia,” todos  los pensamientos que llevábamos antes de salir de nuestro vehículo:

“Disculpe señor: ¿tiene usted seguro? Sería, lo más probable, nuestra forma de actuar…

¿Qué sucedió en ese preciso instante?

¿Cómo se explica la desaparición del odio y la frustración?

Nosotros, tenemos la capacidad de controlar nuestras emociones sin importar que tan complicada sean las situaciones ni el cómo se nos presentan, podemos dejar a un lado el enojo, la  ira, la frustración y otros sentimientos complejos como ellos y como muestra de eso tomamos el consejo que encontramos en Mishlé / Proverbios 22:24 que nos dice: No te entrometas con el iracundo ni te acompañes del hombre de enojo, no sea que aprendas sus mañas.

Al titrá et báal af veét ish jamót lo tabó

Para todas nuestras experiencias y nuestras actuaciones encontramos métodos,  orden, que se presentan, paso a paso. Lo primero que tenemos que hacer, cuando nos enfrentamos al enojo y a la frustración, que es lo que estamos hablando, tenemos que reflexionar acerca de su productividad y efectividad: ¿Cómo lo vamos a hacer? Resulta que, si en medio de esta sensación encontramos una”pequeña vocecita” que nos inspira a mantener la frustración, preguntémonos, ¿Qué beneficio tendré con ello? ¿Saldré bien librado? O simplemente ¿terminaré avergonzándome a mí mismo?

Veamos que dice Shlómo en su libro de Kohelet / Eclesiastés:

“Quita pues tu corazón del enojo”

¿Por qué? Porque si pudiéramos ver en una reproducción de video cómo nos vemos y cómo quedamos después de una intervención realizada con frustración y enojo, estaríamos o podríamos sentirnos tan humillados, que muy seguramente evitaríamos repetirlo, nuevamente.

¿Cuál podría ser el evento más frustrante?  Tal vez, para muchos de nosotros, sería, perder el tiempo: ello nos ha sucedido quizás más de un centenar de veces, como cuando estamos detenidos en una línea, que no se mueve, y más aún, si existe una línea paralela y ella si lo está haciendo.

Pero cuando estamos en un lugar paradisíaco, como en una playa o una montaña disfrutando de  un inigualable paisaje, podemos estar horas sin hacer nada, y disfrutarlo… pero luego de unos días en la misma rutina, ya no sabemos qué hacer.

Eso también es frustración

Como también lo puede ser comprar un rompecabezas de muchísimas piezas, y cada una de ellas viene en una secuencia numérica, que nos facilita el armado de dicho rompecabezas… o en el caso contrario, que haya un hueco en una de las zonas, y no encontremos la pieza que allí calza.

La frustración nos acompaña a cada momento y podemos suponer que ha sido colocada allí, en ese preciso lugar y en ese justo instante, por El Todopoderoso, y parece “condimentar” nuestras vidas, trayéndonos momentos de relajación y de tensión: momentos de desafío y de tranquilidad.

El libo de Mishlé/Proverbios de Shlómo nos dice: “La persona justa cae siete veces y siete veces se levanta, mientras que las personas malvadas sólo caen una.” La persona que cae y se levanta cada vez es una persona “grande” que ve la frustración como una molestia “pasajera” y por ello nunca se rinde, llegando a tornarse, como lo dijimos antes, en una “persona grande” porque trabaja con ella y no se rinde ante ella; porque mientras más grande es el desafío, más alto puede llegar.

El Eterno provee el desafío; El Eterno nunca le da a una persona un desafío que no pueda manejar, lo que le coloca a esta situación como “realizable”, de la misma manera como lo haría cualquier entrenador en cualquier actividad física, que nos estimula a “saltar cada vez más alto” con el fin de triunfar y no de fracasar… El quiere que seamos exitosos, que no nos quedemos atrás, que no digamos “no puedo”. El decir no puedo hace parte de aquellas personas que no desean el éxito y les crea un hábito que podemos comparar con la idolatría que solo va a aumentar la frustración, negativamente y nos lleva a “hundirnos” y que allí probablemente estemos más acompañados del Yetzer HaRá, que de las mismas garantías que brinda el éxito y la satisfacción de ver cumplidas las metas.

Miremos las cosas desde este punto de vista: La vida es una serie de oportunidades, nunca de problemas: es por ello que mientras más nos propongamos vencer la frustración y más capacitados nos sentimos para ello, más alta va a ser la vara que nos permitirá saltar más alto; eso quiere decir que vencer la frustración es parte del camino de los triunfadores, material y espiritualmente hablando: aquellos que renuncian nunca serán ganadores y aquellos que son ganadores, por lo general,  nunca pierden, puesto que están convencidos que esta ”pérdida” es  solo un paso más en la carrera de algo mejor.

¡NUNCA RENUNCIES!

Ninguna meta puede ser vista como algo imposible de alcanzar: sin embargo, hay que tener en cuenta que hay metas: Nunca va a ser lo mismo una carrera de 3 horas consecutivas, que dieciocho pequeñas intervenciones de diez minutos; por lo tanto, un comienzo con metas pequeñas, es un consejo inevitable.

¡Regañémonos!: que en el ejemplo anterior, cuando llevemos cinco minutos y veamos que estamos por rendirnos, propongámonos otros “cinco minutos” para que ello nos impida renunciar y que la frustración “gane la batalla” porque ello hace parte de una actitud destructiva.

No digas: No vale la pena…

Di mejor: Vale la pena y continuaré superando la frustración.

  • No renunciemos porque cuando lo hacemos, perdemos la credibilidad y la confianza ante nosotros mismos: es mejor considerar como lema de batalla el hecho que “voy a sobreponerme a la frustración”
  • Aceptemos y amemos la frustración como una parte de nosotros para poder lidiar con ella de la mejor manera posible.
  • Hagamos todo paso a paso, aunque cada movimiento sea pequeño o parezca insignificante.
  • Tomemos como costumbre que cada esfuerzo que realizamos, lo hacemos con placer.
  • Nunca nos enojemos, porque en ese momento estamos “escuchando al jefe equivocado”
  • El camino hacia la grandeza, material y espiritual está siempre lleno de baches que están representados por la frustración: aprendamos a llegar a ella, con el vehículo apropiado.
  • Cada noche, hagamos una revisión de ¿Dónde ganamos  y dónde perdimos? Con ello estamos seguros que vamos marcando resultados y al ver resultados, por pequeños que sean, permitirán que se aumente la confianza en nosotros mismos, y podamos mantener el camino apropiado.
  • Cuando estamos convencidos que el desafío a través de los diferentes mecanismos de frustración, es provisto por El Eterno, estaremos convencidos que podremos lograrlo.

 

09 de Nisan de 5772 – 01 de abril de 2012