Qué hacen los árboles por nosotros?

14/01/2013 1 Por Max Stroh Kaufman

¿Qué hacen los árboles por nosotros?

Llega otro Tu Bishvat, y con ello, otro año nuevo de los árboles: para muchos de nosotros puede ser aburridor tener que celebrarle “un nuevo año a los árboles” cuando por ejemplo, no podemos disfrutar de “la navidad” y su alegría: pero, como dice Shlómo (Salomón), todo tiene un momento: momento para reír y llorar, etc.… y es por ello que ha llegado el ciclo de los árboles. Para entender la importancia, hay que saber, ¿Que hacen los árboles por nosotros?

Los árboles son una parte importante de nuestro mundo.  Ellos nos dan la madera para las construcciones y la pulpa para hacer papel; ellos proporcionan sombra, nos hacen la vida más agradable, crean microclimas y hacen que la temperatura sea más fresca en la proximidad de ellos que lejos de los mismos; promueven la diversidad, agregan colores, proporcionan los hábitats (hogares) para todo tipo de insectos, aves y otros animales; proporcionan diversos tipos de frutas y frutos secos y en algunas regiones y algunos tipos de árboles proporcionan la savia para hacer bebidas o alimentos, como el “jarabe de arce”; también han servido de inspiración a miles de artistas, tanto profesionales, como aficionados, quienes han pintado cuadros de árboles, al igual que se han escrito miles de poemas, canciones e historias sobre ellos.

En las ciudades, dan privacidad, enfatizan vistas u ocultan aquellas que son desagradables. Reducen la luz intensa y los reflejos indeseados o molestos, al igual que la energía radiante: La velocidad y dirección del viento se pueden modificar por los árboles; la caída directa de la lluvia, nieve o granizo primero se absorbe o se desvía por los árboles, dando protección a personas, animales y edificios; los árboles interceptan el agua, almacenan parte de ella, reducen el escurrimiento excesivo causado por las tormentas y la posibilidad de inundación. El rocío y las heladas son menos habituales debajo de los árboles porque el suelo libera menos energía radiante por la noche en dichas áreas: árboles plantados con una orientación específica, puede hacer disminuir el costo de aires condicionados entre un 10 a un 15 %.

También se aprecia que la gente se queda y compra más a lo largo de calles que tienen líneas de árboles y que los negocios que rentan sus oficinas en espacios de desarrollos forestados tienen trabajadores más productivos y el absentismo es más reducido.

Los sistemas de raíces de los árboles pueden ayudar a moderar el impacto de los terremotos; Sus raíces aumentan la permeabilidad del terreno, por lo cual reducen la cantidad de químicos que son transportados a los arroyos; reducen la erosión del terreno causada por el viento  y, los árboles en general, ayudarán a combatir el calentamiento global y a cuidar el planeta….

Los beneficios que produce un árbol a una persona, son los siguientes: un árbol genera oxígeno para respirar: se calcula que en las selvas tropicales, cada árbol genera en promedio unos 273 metros cúbicos de oxígeno al año, lo que daría que uno sólo podría satisfacer de oxigeno a dos personas (La persona media necesita alrededor de 130 metros cúbicos de oxígeno al año). Un árbol maduro además, purifica, limpia y filtra 100.000 metros cúbicos de aire contaminado cada año y absorbe 20 toneladas de dióxido de carbono. (Otra estimación calcula que por cada 4000m2 de árboles, ellos absorben el C02 suficiente para igualar la cantidad que se produce al conducir un auto 40.000 kilómetros).

También, el árbol durante su madurez absorbe  20 kg de polvo anuales  y recoge casi 80 kg de metales tóxicos que se encuentran suspendidos en el aire (mercurio, plomo, litio, etc.), sin contar lo ya descrito en el beneficio de la madera, el papel y las frutas.

Los árboles acortan la estadía post-operatoria en los hospitales cuando los pacientes están en dormitorios con vista a árboles y espacios abiertos.

Además, no olvidemos lo que dice la Torá que “el hombre es como el árbol” porque del mismo modo como el árbol necesita de agua, abono, aire, sol y raíces fuertes, el hombre necesita del “agua espiritual de la Torá, el abono que es provisto por las necesidades diarias como la alimentación y la vestimenta; el aire que es la Neshamá o la fuerza espiritual que sostiene al hombre;  la luz, que es la emuná o la fe en el creador, el Todopoderoso proveedor de todas las cosas y de unas raíces fuertes para saber de dónde viene y hacia dónde va; además, cuánto más firmes son sus raíces más frondosas serán sus ramas, así también nosotros cuanto más aprendamos y recibamos en nuestra juventud más podremos transmitir en nuestra madurez.

Entonces, ¿Qué hacen los árboles por nosotros? Y ¿Qué hacemos nosotros por ellos? Celebremos un nuevo Tu Bishvat y alegrémonos con los árboles.

 

14 de Enero de 2013 — 03 de Shvat de 5773

Publicado por 321judaismo.com

Aunque sea material que pudiera disfrutar de derechos de autoría intelectual, puede ser reproducido en cualquier forma: física o electrónica pero siempre citando su fuente y procurando no alterar su contenido, especialmente en lo que se refiere a la palabra de la Torá.