Category Archive Judaismo

PorPublicaciones

Recetas Judias Parte1

 Algunas Recetas judías, para compartir:

JaláRECETA CLÁSICA (QUE NUNCA FALLA…)

INGREDIENTES

1 kg de harina común
2 huevos
½ vaso de aceite
2 vasos de agua tibia
½ vaso de azúcar
50 gr de levadura
1 cucharita de sal

PARA PINTAR

1 huevo batido
1 cuchara de azúcar
1 cucharita de aceite
Sésamo

Tamizar la harina. Hacer un hueco en el medio. Colocar la levadura. Agregar el azúcar y el agua tibia. Esperar que la levadura se disuelva. Agregar los huevos, aceite, sal. Mezclar y empezar a amasar hasta que se forme una masa suave y elástica. Colocar un dedo sobre la masa y hundirla un poco. Si la masa vuelve ya está suficientemente amasada. Dejar levar hasta que duplique su tamaño (más o menos una hora).

Encender el horno a temperatura media.

Separar un trozo de masa y recitar la bendición

Tome pequeños trozos redondeados y déle forma de bastones. Moldéelos, en forma de trenza, coloque cada pan trenzado en una asadera aceitada y píntelos (de la manera tradicional). Espolvorée con sésamo. Hornée hasta que estén dorados los panes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otra versión de la Jalá Trenzada:

Ingredientes:

1 kilo de harina

4 huevos

100 gramos de azúcar

70 gramos de levadura

1 taza de leche o agua tibia

1/2 taza de manteca derretida fría

1 cucharadita de sal

Yema de huevo y azúcar para pintar

Semillas de amapola y de sésamo para espolvorear (optativo)

Preparación

Verter la harina en un recipiente.

– En otro recipiente, deshacer la levadura, agregar la leche o el agua tibia azucarada y dejar fermentar (hasta que tenga el aspecto de una esponja).

Batir ligeramente los huevos en otro recipiente.

– Una vez que la esponja de la levadura esté lista, añadir a la harina.

Mezclar los huevos, la manteca, el azúcar y la sal incluyéndolos en la preparación.

Amasar con las manos hasta que la masa se despegue de las paredes del recipiente.

Esparcir harina sobre la mesada y seguir amasando la masa. Debe quedar una masa elástica.

Amasar un bollo y dejar tapado en el recipiente hasta que duplique el volumen.

– Una vez que se duplicó, seguir amasando unos minutos.

Dividir la masa en tres bollos.

– A su vez, dividir cada uno de los bollos en tres partes iguales y hacer con ellas tres rollos. Unirlos por uno de los extremos para luego trenzarlos y así formar la jalá.

Colocar las jalot sobre una placa para horno previamente enmantecada.

Dejar espacio entre las jalot.

Dejar elevar durante unos 25 minutos.

Pintar con yema de huevo batida con azúcar y espolvorear con las semillas de amapola y sésamo (optativo).

Cocinar en horno moderado durante 40 minutos aproximadamente.

Retirar las jalot del horno y de la placa y colocarlas sobre una rejilla.

Ideas prácticas: En caso de hacer jalá dulce, los ingredientes no varían, salvo el azúcar (utilizar 200 gramos), y en vez de espolvorear con amapola y sésamo, recomendamos emplear granas de colores y luego pintar la jalá con miel.

 

 

Jala Marroquí

Ingredientes:

12 tazas de harina
½ taza de azúcar
3 huevos más 1 yema
½ taza de aceite vegetal
1 cucharadita de sal
1 cucharada de semillas de sésamo
1 cucharada de semillas de anís
2 paquetes de levadura fresca
3 tazas de agua tibia

 

Preparación:

Coloque la harina en un tazón grande. Haga una cavidad en el centro y agregue allí el azúcar, 3 huevos, el aceite vegetal, la sal y las semillas de sésamo y anís. Coloque la levadura en 1 taza de agua tibia para que adquiera su ligereza. Luego agréguela al pozo.

Gradualmente mezcle la harina con los ingredientes en la cavidad. Agregue más agua según la necesite (aproximadamente 2 tazas). Cuando haya una masa medianamente rígida ya formada, amásela con los nudillos sobre una tabla de madera durante unos 20 minutos.

Haga una bola con la masa, hágala girar en un tazón engrasado para recubrir la superficie y cúbrala con una toalla. Luego amase de nuevo la masa con los nudillos. Divídala en 5 partes. Dele a cada una forma de bola o hágala girar formando una espiral con la parte final de la masa en el punto más alto en el centro. Cubra durante 1 hora y luego deje la masa crecer hasta que doble su tamaño.

Precaliente el horno a 400. Cubra una lámina para galletas con papel aluminio.

Coloque la masa en la lámina, píntela con la yema de huevo restante y una cucharada de aceite y hornee de 35 a 45 minutos.

 

 

Jalá de Pasas

4 tazas de agua tibia
2 cucharadas de levadura seca
4 huevos
½ taza de aceite
½ taza de miel
2 tazas de pasas (o menos, al gusto)
De 14 a 15 tazas de harina
1 cucharada de sal de cocina kosher

 

Glaseado:
1 huevo batido
Semillas de amapola

Vierta el agua tibia en un tazón grande para mezclar. Agregue la levadura mezclando, y luego agregue los huevos, el aceite, la miel y las pasas. Mezcle bien y agregue aproximadamente la mitad de la harina. Revuelva bien.

Deje que la mezcla descanse de 45 minutos a 1 hora hasta que la levadura esté burbujeando. Ésta es la primera vez que se deja crecer.

Agregue la sal y la mayor parte de la harina restante. Mezcle y amase con los nudillos en una tabla ligeramente enharinada, agregando la harina necesaria para poder manejar la masa. La masa debe estar suave. Puede dejar crecer la masa durante 1 hora si lo desea.
Separe el Jalá con una bendición. Divida la masa y dele forma de bollos de pan.

Coloque el jalá en moldes engrasados y déjelo crecer de 45 minutos a 1 hora.

Precalentar el horno a 350 grados.
Pinte la parte superior de los bollos con huevo batido y rocíelos con semillas de amapola. Hornee de unos 45 minutos a 1 hora para los bollos o 30 minutos. Sáquelos de los moldes y déjelos enfriar en parrillas.

USE: Bandejas para hornear o moldes para bollos de pan
DA: 6 panes o 4 panes y 12 rollos

 

 

 

 

 

 

 

Leikaj de miel

Ingredientes:
5 huevos
jugo y ralladura de 1 limón y una naranja
250 g de azúcar
100 g de manteca o margarina
400 gramos de harina
1 taza grande de miel
1 tacita de aceite
1 tacita de café fuerte (es el café ya preparado c/agua, y no la taza de café puro granulado)
4 cucharaditas de polvo de hornear
2 cucharaditas de canela
1 (a ½) cucharadita de bicarbonato de sodio
almendras o nueces (opcional)

Preparación:
Ponemos en un recipiente la tacita de café, la miel, la margarina o manteca derretida, el aceite, los huevos, el azúcar y los jugos y ralladuras.
Unir todo bien y agregar la harina tamizada, mezclada con el polvo de hornear, la canela y las almendras o nueces.
Revolver suavemente. Y pasarlo a un molde previamente enmantecado y enharinado.
Cocinar a horno moderado más o menos ½ hora.
Controlar con un cuchillo hasta que esté a punto. (Es más bien húmeda.)
Dejar entibiar y cortar en cuadrados.

 

Torta de Miel Clásica

Ingredientes:

3 huevos
1 1/3 tazas de miel
1 1/2 tazas de azúcar
1 taza de café negro fuerte
2 cucharaditas de polvo de hornear
3 cucharadas de margarina suavizada
1 cucharadita de bicarbonato de soda
4 tazas de harina
1 cucharadita de canela

Preparación:

Precaliente el horno a 325 grados.

Engrase y enharine un molde para torta de 22 x 30 Cm.

En un tazón grande de batidora, bata los huevos y la miel juntos. Agregue el azúcar y mezcle de nuevo. Mezcle el café con el polvo de hornear y luego agréguelo con la margarina a la mezcla de los huevos. Agregue el bicarbonato de soda, la harina y la canela y bata bien todo junto.

Vierta en el molde engrasado. Hornee de 55 minutos a una hora.

USE: Molde de 22 x 30 Cm.
DA: 1 molde

 

Orejas de Amán.

Ingredientes:
4 huevos
1 taza de aceite
1 1/2 taza de azúcar
1 cucharada de polvo para hornear
1/2 cucharadita de sal
4 tazas de harina cernida
1/2 cucharadita de ralladura de limón
1 taza de azúcar negra
1/2 taza de pasitas
1/2 taza de dátil
1/2 taza de margarina (previamente derretida)
1 limón
1 1/2 tazas de nuez molida.
Canela al gusto

Preparación:
Batir los huevos y agregar el resto de los ingredientes sin dejar de batir hasta obtener una consistencia de pasta.
Formar un rollo y aplanarlo, cortar en círculos (se puede utilizar un vaso de vidrio). Introducir una cucharada de relleno en cada uno y formar tres esquinas para obtener la forma característica de las orejas. Hornear por 20 minutos a 170 grados centígrados.

Sugerencias de relleno:
mantequilla de maní
chips de chocolate
mermelada de damasco
Mermelada de frambuesa
dulce de leche
dulce de membrillo
dulce de camote
nutella (chocolate con avellanas)
pasta de almendras

 

Otra versión:

Ingredientes

4 tazas de harina                                                                                                               4 huevos                                                                                                       3/4 taza de azúcar                                                                                                           1 taza de margarina ablandada                                                                                          1 cucharada de jugo de naranja                                                                                1 cucharadita de extracto de vainilla                                                                2 cucharaditas de polvo de hornear                                                                Una pizca de sal                                                                                  1 cucharadita de cáscara de naranja rallada

Rellenos

Medio kilo de semillas de amapola o Medio kilo de lekvar (jalea de manzana o ciruela) O medio kilo de conserva de frutilla o albaricoque

Precaliente el horno a 350 grados.

Aceite bandejas para galletas.

Ponga todos los ingredientes en un bol para mezclar grande y bátalos. Puede agregar un poco mas de jugo o harina, depende de la consistencia de la masa. Forme una bola con la masa. Divídala en cuatro partes.

Proceda a armar y hornear de acuerdo al Hamantashen ilustrado

Instrucciones:

1. Prepare la masa de su elección. Divídala en cuatro porciones

2. Sobre una mesa enharinada estire cada porción hasta un espesor de tres milímetros. Usando un molde redondo o un cortador de galletas, corte círculos de 7,5 centímetros

3. Ponga entre media y dos tercios de cuchara de te del relleno que desee

4. Para darle una forma triangular levante los lados izquierdo y derecho, dejando la parte de abajo y uniendo ambos lados en el centro. Encima del relleno

5. Una el ala restante en el centro con los dos lados. Apriete juntos todos los lados

6. Ponga en una asadera para galletas aceitada, separadas dos centímetros y media una de otra y hornee a 350 grados en el horno previamente calentado durante 20 minutos

 

Tercera versión

Ingredientes para la masa:

4 tazas de harina tamizadas

1 cucharadita de polvo de hornear

1/2 cucharadita de sal

4 huevos

1 taza de miel tibia (entibiar la miel sobre el fuego unos pocos segundos)

60 gramos de margarina o manteca

Preparación:

Tamizar los ingredientes secos.

Poner la mezcla sobre la mesa en forma de círculo o corona y agregar los huevos, la taza de miel tibia y la margarina o manteca.

Mezclar todo hasta formar una masa que se pueda estirar.

Dejar descansar por unos minutos.

Estirar la masa con un palote sobre una mesada enharinada. La masa debe quedar de un grosor de 3 milímetros.

Cortar en discos y poner un poco de relleno en el centro.

Pegar los bordes para formar un triángulo presionando desde el centro hacia las esquinas.

Pincelarlos con yema de huevo mezclada con un poco de leche.

Cocinarlos aproximadamente durante 30 minutos hasta que se doren.

 

 

Strudel

Ingredientes:

Para la masa:
125 gr. harina blanca
1 huevo
pizca de sal
1/4 taza (no llena) agua tibia

Para el relleno:
4 manzanas verdes peladas y ralladas con la parte gruesa del rallador
cáscara rallada de 1 limón
50 gr. pasas de uva (sin semillas)
2 cucharadas de azúcar
1 cucharadita de canela en polvo
1/4 taza de mermelada de fruta (a elección)

Preparación:
Preparar la masa, amasando bien los ingredientes y luego dejarla reposar durante 1/2 hora para lo cual se la cubre con un paño.
Pasada la media hora se estira la masa con las manos, encima de un paño enharinado.
Luego, se colocan las manzanas ralladas, la ralladura de limón, las pasas de uva, la canela y el azúcar.
Ahora se envuelve con ayuda del mismo paño y se corta en dos. (Ya que salen de nuestra receta dos strudels)
Se coloca en una fuente para microondas y grill, pincelando los strudels con la mermelada de fruta. Cocinar a 3/4 de potencia (solo Microondas) durante 5 minutos. Se continúa la cocción a 1/4 de potencia en Combi (Micro y Grill) durante 4 minutos. Por último, se cocina a 1/2 potencia (solo Micro) otros 4 o 5 minutos.
Luego se deja reposar 2 minutos y se sirven los strudels tibios.

 

Compota Israelí:

Ingredientes:

Jugo de 8 naranjas

3 manzanas

3 peras peladas

4 cucharadas de azúcar

1 cucharada de maicena disuelta en agua

Preparación:

Hervir el jugo de naranja.

Añadir las manzanas y peras cortadas en mitades (sin semillas).

– (Optativo) Agregar la maicena disuelta y dejar hervir.

Cuidar que las frutas no se deshagan.

Añadir azúcar, cocinar unos minutos más y dejar enfriar.

–        Al servir, puede agregar bananas en rodajas y/o algún otro fruto que desee.

Repollo Relleno Básico

1 repollo grande

Relleno:

1 ½ libras de carne molida

½ taza de arroz crudo

3 cucharadas de aceite

1 cebolla mediana, picada

2 dientes de ajo, picados

1 huevo batido

Salsa:

3 cucharadas de aceite

2 cucharadas de harina

1 lata de 46 onzas de jugo de tomate

De 3 a 4 cucharadas de pasta de tomate

½ taza de azúcar o ¼ taza de miel

2 hojas de laurel o el jugo de 1 limón

Sal al gusto

1 manzana grande, pelada y picada

¼ taza de pasas

RELLENO: Combine todos los ingredientes para formar la mezcla de carne en un tazón, revolviendo bien. Enrolle las hojas de repollo adecuadamente

SALSA: Caliente el aceite en una olla de 8 cuartos, agregue la harina y revuélvala hasta que esté dorada. Agregue el resto de los ingredientes en el orden en que se enumeran. Deje hervir y cocine durante 5 minutos. Agregue los rollos de repollo con cuidado, colocándolos en la salsa uno por uno. Los rollos pueden ser apilados en capas si fuese necesario.

Cocine a fuego lento durante 2 horas, agregando más agua si fuese necesario.

DA: 18 rollos de repollo

Repollo Relleno Agridulce

1 repollo mediano

SALSA

2 cucharadas de margarina

2 cebollas en tajadas

3 tazas de tomates enlatados, con el jugo

1 ½ cucharaditas de sal

½ cucharadita de pimienta

Huesos de carne de res (opcional)

RELLENO:

1 libra de carne molida

4 cucharada de arroz crudo

4 cucharadas de cebolla rallada

1 huevo batido

3 cucharadas de agua fría

CONDIMENTO:

3 cucharadas de miel

¼ taza de jugo de limón

¼ taza de pasas sin semillas

Prepare el repollo hirviéndolo o usando el método de congelación. Quite y revise las hojas para que no tengan insectos.

SALSA: Caliente la margarina en una olla de 6 cuartos y saltee las cebollas. Agregue los tomates, la sal, la pimienta y los huesos. Tape y cocine durante 30 minutos.

RELLENO:

En un tazón, combine carne, arroz, cebollas, huevo y agua. Coloque 1 cucharada grande de la mezcla en cada hoja y enrolle de acuerdo con las ilustraciones.

Coloque los rollos de repollo en la salsa. Tape y cocine durante 1 hora y media a fuego lento. La salsa debe cubrir por lo menos la mitad de los rollos. Si se necesitase más salsa, agregue 1 taza de jugo de tomate.

Después de hora y media, agregue la miel, el jugo de limón y las pasas, y cocine durante 15 minutos más.

NOTA: El repollo relleno se congela bien. Cuando recaliente repollo relleno descongelado, puede agregar 6 papas cortadas en cuartos. Cocine hasta que las papas estén suaves.

 

Gefilte Fish – Pescado Relleno

Caldo de Pescado Básico:

Ingredientes:
2 zanahorias peladas
3 cebollas en anillos
De 6 a 8 tazas de agua
Huesos y cabezas de pescado, opcional
2 cucharaditas de sal
½ cucharadita de pimienta
1 cucharadita de azúcar (opcional)

1 Kilo ¼ de pescado molido (450 Gr. de sollo, 700 Gr. de merlán, 250 Gr. de carpa)
3 cebollas medianas, molidas
3 huevos, separados
¼ taza de harina de matza (opcional)
¼ de taza de agua fría
De 1 a 2 cucharaditas de sal
½ cucharadita de pimienta

Preparación:
Corte las zanahorias a la mitad y separe las cebollas en anillos. Colóquelas en una olla de 8 cuartos con agua, las espinas si las usa y los condimentos. Hierva, baje el fuego y deje cocer por unos cuantos minutos.

Pescado Gefilte:
En un tazón grande, mezcle el pescado molido y las cebollas hasta que esté suave la mezcla. Agregue las yemas de los huevos, la harina de matzá, agua fría, sal y pimienta. Bata las claras de huevo y agréguelas a la mezcla de pescado.
Humedézcase las manos y llénelas con la mezcla de pescado. Hágala rodar en la mano hasta que forme bolas suaves redondas u ovaladas. Colóquelas en la olla únicamente cuando la salsa esté hirviendo. Baje las bolitas con suavidad dentro de la olla, baje el fuego y cocine sin tapar durante 1 ½ horas a fuego lento. El líquido será reducido a la mitad. Permita que el pescado se enfríe antes de sacarlo de la olla.

Variación:
Para hacer pescado Gefilte dulce, agregue 1 cucharadita de azúcar por libra de la mezcla de pescado.

USE: Olla de 8 cuartos
DA: De 10 a 12 porciones

 

 

Shnitzel con Almendras?
Ingredientes (para 6-8 porciones)

800 gramos de pechugas de pollo cortadas para milanesa (unos 6 a 8 pedazos); 3 cucharadas de mermelada de damasco o miel; 3 cucharadas de vinagre; 1 cucharada de salsa de soya; 2/3 de taza de almendras picadas.

Preparación:

Aplastar las milanesas de pollo golpeándolas por los dos lados con un mazo. Mezclar la mermelada de damasco, el vinagre, la salsa de soya y las almendras: Esparcir la mezcla sobre cada pedazo de pollo. Poner los pedazos de pollo en una bandeja para horno aceitada y hornear por unos 20 minutos, a 200ºC de temperatura…

Variación:

Puede remplazarse las almendras por 2 cucharadas de semillas de sésamo.

 

Babaganoush

El babaganoush, es una pasta o puré hecho a base de berenjenas. Este platillo, junto a otros platos como el hummus y el tabbuleh se utilizan como entradas, son muy típicos de los países del oriente medio.

La tradición popular dice que éste es un plato dulce y seductor, que resulta difícil dejar de comer una vez se ha empezado.

Es un platillo ligero que se consume de diversas maneras, la mayoría de veces untada en pan pita o tostaditas.

Ingredientes:
– Dos berenjenas
– un diente de ajo
– el zumo de medio limón
– una pizca de sal
– aceite de oliva
– tahina (puré de sésamo)
– un poco de zumaque o pimentón.

Preparación:
Partir las berenjenas por la mitad longitudinalmente, espolvorearlas con sal la parte de la pulpa y dejarlas reposar 10 ó 15 minutos.

Encender el horno. Después quitar la sal y secar las berenjenas con papel absorbente. Asarlas unos 20 minutos hasta que estén cocidas y quitarles la piel.

Ponerlas en el vaso de la licuadora junto al zumo de limón, el ajo, una cucharada de tahina, el aceite y la sal al gusto. Triturar hasta que quede una crema fina.

Colocarla en un plato extendido y espolvorear el zumaque o pimentón. Se puede comer con pan de pita o tostadas

 

Paté de queso roquefort
Ingredientes:
una bandeja de queso roquefort, 500 ml. de crema líquida.
Procedimiento:
verter en una olla la crema y el roquefort en trocitos, poner a fuego lento, y mover sin cesar, hasta quedar totalmente el roquefort líquido. Una vez líquido y formado una mezcla homogénea, bajar el fuego y dejar espesar bastante, (cuidado que no se queme). Luego verter en un frasco (mejor de vidrio) y colocar en la heladera, unas 2 horas.
Servir junto a una fuente de zanahorias, apios, pepinos, cortados en tiritas.

PorPublicaciones

EL ABORTO DESDE EL PUNTO DE VISTA JUDIO.

Hablar del  aborto es entrar a discutir un tema “picante y espinoso” para cualquier persona, independiente de si tiene una postura científica o religiosa ante el tema y siempre generará controversias: quien lo hace,  cuando se hace,  o por que se practica, son las preguntas clásicas y más comunes; las leyes de algunos países también han sido motivo de controversia por el mismo aspecto: no hay nada definido ni un estándar sobre el cual establecer parámetros definidos.

Entrar a considerar una definición, también genera discusión: sin embargo, se parte de la base de que, el aborto significa, en general, “la interrupción del curso normal del embarazo, ante cualquier circunstancia”.

La primera pregunta para entrar a considerar el tema del aborto es ¿Cuándo comienza la vida?

Con relación al comienzo de la vida en el ser humano, tenemos una anécdota: En cierta vez se realizó un debate público con la presencia de tres panelistas: un médico, un filósofo y un rabino. La discusión era: “¿Cuándo comienza la vida?”.

El médico se puso de pie y expuso que la ciencia médica ha demostrado inequívocamente que la vida comienza una vez que el óvulo ha sido fertilizado El filósofo, extremadamente pragmático, propuso que la vida no puede ser considerada como tal hasta tanto el niño no fuera una entidad viable por sí misma, es decir, una vez retirado de la madre.

El rabino se acercó lentamente al podio y, muy confiado, dijo: “Señores, ¡la vida comienza cuando los niños han crecido y se mudan a otra casa!”

 

Como nos dimos cuenta por la anécdota anterior, la respuesta acerca del origen de la vida es tan controversial, como el mismo aborto y, la bibliografía que podemos encontrar al respecto, es muy extensa y pasa, desde el punto de vista de los naturalistas hasta los metafísicos abarcando los aspectos genéticos, psicológicos, sociológicos, antropológicos o jurídicos hasta aquellos más teológicos y místicos, a través de múltiples posturas, definiciones e interpretaciones. Dentro de esta escala se encuentra el argumento que no existe un instante natural determinado para tal definición, basándose en que la concepción no es un proceso conformado mediante un espectro discreto sino más bien uno continuo implementándose en el transcurso de diez a veintidós horas, dependiendo de las etapas contempladas, desde el recorrido de los espermatozoides hasta la penetración en el óvulo y la formación del cigoto, continuando por la postura de ser en el momento de la gastrulación o etapa formativa del embrión  o  tercera semana a partir de la fecundación, ya  que en ese instante se ha definido si hay uno o varios cigotos, y con ello se determina si es un único ser o un embarazo múltiple; luego continúa en la opinión de quienes se basan en la detección de actividad cerebral, que ocurre en la octava semana de la gestación, donde el embrión ha completa su organogénesis y allí se ha formado un circuito básico de tres neuronas con capacidad de reflejos ante algunos estímulos: de allí se pasa a otra etapa en la que apoyan la formación de la vida en la vigésima semana donde el desarrollo del tálamo permite la integración del sistema nervioso y, también hay quienes aseguran que este proceso se da en el momento que se conforman las redes neuronales básicas, y se registra la aparición de patrones de actividad cerebral reconocibles, sucediendo esto entre las semanas veinticuatro y veintisiete a partir de la concepción, puesto que para muchos, la ausencia de actividad cerebral es la actual decisiva definición de muerte y a su vez, es la actividad cerebral la que va a diferenciar la especie humana de las otras especies, al catalogarla como una “especie con capacidad de raciocinio”; por último, hay quienes consideran que el inicio de la vida se da  en el momento en que se produce la manifestación de claros rasgos antropomórficos asociado a un desarrollo avanzado en sus extremidades y maduración orgánica con capacidad de movimientos independientes.

Al entrar poco a poco a analizar el tema, nos damos cuenta que el aborto es un problema tan antiguo como el hombre mismo y, a pesar de ello, la Torá no habla específicamente de este tema: el judaísmo, sin embargo, cuenta con una gran cantidad de estudiosos prolíficos que han hecho aportes a la Torá y el Tanaj, por supuesto inspirados en lo que Adonai les ha dictado y, además, apoyados en los avances científicos de cada época, puesto que sabemos que muchos de ellos no sólo estaban dedicados al judaísmo sino a varios de los campos de la ciencia: Ejemplo, Maimonides. Sin embargo, la Torá no debe ser vista como un libro plano  y sus palabras como superficiales: ella es muy clara cuando dice: Shemot / Éxodo 20:13  “No matarás (no asesinarás)”.[1] Thou shalt not murder.                                                                                                                                                                        Lo tirtzaj

¿Qué quiere decir con esa frase? La Torá nos trae otra sentencia: Shemot / Éxodo 21:23 “Si hubiera muerte (daño), entonces pagarás vida con vida” But if any harm follow, then thou shalt give life for life…                                                                                                      Veim esón  yiyé venatáta néfesh tájat néfesh

Nos preguntamos entonces: ¿Acaso la vida de un niño vale menos que la de un adulto?

Comencemos analizando que nos dice la halajá respecto al feto:

Nuestros sabios, a partir de las normas de la halajá nos dicen que debemos considerar al feto como un ser humano completamente formado, aunque no igual; no es igual puesto que el feto no está en el mismo nivel espiritual ni físico que una persona, aunque, en la mayoría de los ocasiones, se le suele tratar como a cualquier otro individuo: ¿Cuál es el por qué este concepto? Porque generalmente se intenta no agredir ni lesionar al feto, como no se hace con ninguna persona, pero la Torá es enfática en estimular el hecho de que se generen sanciones a toda persona que le produzca algún daño a la mujer embarazada, sin importar que esta lesión, aunque sea realizada sin intención alguna, termine causando en la mujer, un aborto. La Torá claramente nos habla de un resarcimiento monetario por causar un aborto lo cual suele ser interpretado por algunos rabinos como indicación de que el aborto no es un crimen capital[2] y por otros como una mera indicación de que no se ejecuta a alguien por realizar un aborto, a pesar de que es un tipo de asesinato[3]. No se ha podido llegar a un acuerdo respecto de si la prohibición del aborto es bíblica o rabínica. Sin embargo, se toma en cuenta  que el feto se convertirá en un ser humano, en su tiempo,  y debe haber una razón muy convincente para permitir un aborto[4].

Otro de los aspectos que tenemos que revisar es lo que han escrito nuestros sabios en el Pirké Abot: “En contra de tu voluntad has sido creado y en contra de tu voluntad, has nacido; en contra de tu voluntad tu vives y, en contra de tu voluntad, falleces.  (4:22).”

Para apoyar parte de estos estatutos revisados, los diferentes países del mundo, y especialmente en el Estado de Israel, han creado un concepto que se podría llamar “ley básica”, que es la que se encarga de “proteger la libertad y la dignidad de cada individuo en particular”: con esta ley se quiere decir, a grandes rasgos, que cada persona tiene el derecho a la privacidad y a la intimidad en su vida; el dominio personal no debe ser invadido sin su consentimiento.

 

La segunda pregunta que nos hace entrar en debate es, ¿Qué podría significar la dignidad humana desde el punto de vista de la halajá?

La dignidad humana significa el hecho de no degradar ni humillar la imagen divina en el ser humano[5]

 

Como quedó anotado con anterioridad, el feto para el judaísmo, no tiene la misma categoría de una persona: entonces surge la inquietud: “un feto ¿no tiene dignidad?”

 

La respuesta que dan muchos autores al respecto, por ser una pregunta difícil de resolver no es que el feto no tenga dignidad sino que “hasta que el bebe no nazca, no tiene los mismos derechos que una persona”; este individuo que está en formación, no tiene identidad como tal, pero se diferenciará de la madre, en el momento del alumbramiento; mientras no llegue a ese momento, el feto es parte de la madre sin identidad propia, “el muslo de la madre” o “una de sus extremidades” según el Talmud (Hulin 58 a). La dependencia entre ambos desaparece luego del alumbramiento, cuando la criatura se transforma por la acción de Adonai, de una vida potencial, en persona animada, con neshamá, alma vital, limpia, un ser independiente con derechos y obligaciones, y esto teniendo muy en cuenta el concepto de que, durante el período del embarazo, el feto aprende TODA LA TORÁ y cuando nace, un ángel toca sus labios para hacer que se le olvide todo lo aprendido.

Otra referencia del Talmud, que apoya la idea anterior se encuentra en el Talmud Babilonio, Oholot 7:6, que dice que un niño nonato posee el estatus de “vida humana en potencia” mientras que su cabeza no ha emergido de las entrañas materna;  además establece lo siguiente: “desde el momento que su cabeza ha emergido está prohibido tocarlo (quitarle la vida), pues una vida no tiene precedencia sobre la otra” (Sanhedrin 72b).

 

Hemos tocado, tal vez la parte más importante que tiene en tema del aborto y es la “aparición del alma en el cuerpo”. ¿Desde qué momento se puede hablar que el feto tiene alma?

 

El primer origen que se tiene registrado en documentos, acerca de la aparición del alma en el feto[6] , para la opinión rabínica, se basa en una conversación registrada en el Talmud entre el Emperador romano Antoninus y el Rabino Yehudá HaNasí (el Patriarca), quien fuera el recopilador de la mishná[7] entre los Siglos 2-3 de la era común y, que fue documentada de la siguiente manera:

“Antoninus le preguntó a Rabi Yehudá HaNasí (el Patriarca): ¿Cuándo adquiere el alma el feto: en el acto sexual o en el nacimiento? Rabi Yehuda le contestó, en el nacimiento: ante ello Antoninus le dijo: ¿Puede permanecer la carne 3 días sin sal y no podrirse?” Con este tipo de conversación el rabino Yehudá comprendió que pueden transcurrir hasta 3 días en que el espermatozoide fecunde al ovulo, con lo que cambia su opinión[8]; la mayoría de los rabinos posteriores a esto volvieron a la posición de que el alma se adquiere en el momento del nacimiento, pero siempre bajo el concepto de que “el momento de adquisición del alma es uno de los secretos del Eterno, que será revelado cuando venga el Mesías”[9]; algunos más actuales, y aprovechándose de los avances de la tecnología como son la fertilización in vitro y la clonación, dicen que el alma  aparece en el mismo momento de la fecundación, porque el procedimiento usual en FIV es el de tomar varios óvulos de la madre, de manera que la mayor cantidad de ellos sean fertilizados e implantados. Si, por ejemplo, se han fertilizado diez de estos óvulos, resultaría contraproducente implantar los diez. Probablemente morirían todos. Lo más probable es que el médico implante tres o más, con la esperanza de que uno “prenda”.

Entonces, surge el problema en cuanto al correcto modo de proceder con los óvulos restantes. La halajá, para quienes están de acuerdo con el punto de vista mencionado, diría que no podemos matarlos, pero tampoco, tenemos la obligación de implantarlos. Entonces, deberán ser preservados por un proceso de congelamiento profundo hasta que venza su propia vida, aproximadamente de tres años.

Rashi, comentarista talmúdico del Siglo 12 de la era común, dijo: lav néfesh hu: “no es una persona”[10]

Mientras que el Talmud dice: ubar yérech imó: “el feto es como el muslo de su madre”.[11]

La prueba de esta aseveración del Talmud está contenida en dos ejemplos de la misma fuente: El primero que dice que el vender una vaca, que después de la venta se descubra que está preñada, el ternero pertenece a quien compró la vaca sin que implique compensación para quien la vendió; el segundo se relaciona con el hecho de la conversión de una mujer al judaísmo: si ella está embarazada, el bebé a nacer no requiere de conversión después del nacimiento[12].

 

 

Cabe aclarar que la Ley Judía o Halajá no es ley, nomos, tal como es considerada en la teología cristiana. Israel transforma su vivencia religiosa, su espiritualidad, en una manera de ser y estar con El Eterno en el mundo, experiencia que es traducida a través del término hebreo Halajá, del verbo halaj, “ir” o “andar” y en la medida en que la ciencia entrega al hombre conocimiento y herramientas tecnológicas para hacer de su vida algo mejor, ella se encarga de revisar a la Torá, para presentarse como una opción o alternativa, que proporciona las pautas éticas acerca de cómo deben ser utilizadas dichas herramientas.

Regresando a los aspectos históricos de la legislación judía acerca del aborto, encontramos muchos autores que, en el transcurrir del tiempo, han aportado datos sobre aspectos “médico-legales”: uno de ellos, Najmánides: el fue una de las más grandes autoridades relacionadas con la halajá del siglo 13 de la era común en España, y el fundador de un movimiento que procuraba el asentamiento en el Estado de Israel, en sus fronteras actuales, desde esa época, y recopiló, una monografía que se relaciona con las leyes de la curación y sus implicaciones “legales”; dicho tratado también hizo un extenso análisis acerca de las leyes del duelo y sus ramificaciones. Como muchos de los autores halájicos de la época, Najmánides fue médico de profesión y tituló su trabajo con el nombre de “Torat HaAdám” (La vía de la Persona; el posible origen del nombre de esta obra son las palabras del Rey David que dijo: “Y hablaste a la casa de tu sirviente desde lejos y esto es la vía de la persona (Torat HaAdám; 2 Shmuel 7:19).” Este libro contiene muchas referencias acerca de los procesos de curación que está encargado de realizar un médico…  De acuerdo con lo escrito en dicho texto, el permiso que tiene el médico para curar, se asume como un compromiso del tipo mandamiento (mitzvá); Si se relaciona el hecho de que salvar vidas es una gran mitzvá. Cualquier médico, basado en sus conocimientos, está obligado a sanar, y cualquiera que se niegue, está desperdiciando – regando sangre.” (Ver Talmud Yomá 8:5, que relaciona el peligro a la vida humana por  sobreponerse al Shabat). Najmánides por consiguiente, se manifestó diciendo, en su texto, que: “Este tipo de permiso es una concesión que tiene la fuerza de una mitzvá para sanar. (Torat HaAdam, id. at 42).”

También tenemos que repasar uno de los conceptos que habla en el Talmud sobre los médicos: está escrito: el mejor de los médicos merece el “Gehinom” (Kidushin 92b). Esta es una declaración basada en los siguientes dos ejemplos: 1) Ha habido muchos charlatanes a través de la historia que han ofrecido terapias (muchas veces nocivas) a pacientes desesperados, sólo basadas en el lucro. 2) Los médicos que no tienen fe en El Eterno y sólo creen en su propio ego, son transgresores.

El Rambam (Moshé Ben Maimón o Maimónides) dice claramente: el médico llega a curar sólo como agente de Adonai, nuestro Creador. Incluso el profesor más grande en medicina o cirugía del mundo, ejerce su talento y sabiduría para servir a su prójimo, como una extensión de la “Shejina” (la Presencia Divina).

 

Aunque todos los principios en el judaísmo tienen relevancia, algunos priman más que otros: en este caso, el de salvar vidas, se anticipa a cualquier otro concepto de la Torá excepto idolatría, cierto tipo de actitudes sexuales y el asesinato – Talmud Babilónico: Yoma 82a, Sanhedrin 74 a, derivándose de los preceptos que dicen así:

1.- “Observaréis mis estatutos y mis ordenanzas destinadas a hacer vivir al hombre” “You shall keep my statutes and laws; by the pursuit of them man shall live (Vayickrá 18:5).”

2.- “Quien destruye una vida, es como si destruyera todo un mundo y quien salva una vida, es como si hubiera salvado un mundo entero” Talmud, Sanedrín 37 a.

Estos, y muchos otros conceptos hicieron que autoridades como Maimónides llegaran a la conclusión acerca de este tipo de obligación: es decir, con lo estipulado y con lo que encontramos también en Vayickrá 19:16  donde se nos advierte la necesidad de “no ser indiferente ante la sangre de tu prójimo”, es que es importante salvar una vida, especialmente desde el punto de vista médico.

La unión de todos esos conceptos, esto hizo que nuestros sabios acordaran que una persona debe salvar a su prójimo, del peligro. (Bava Kamma, 81b, Sanhedrin, 73a).[13] Y es a partir de esto que Maimónides deriva un principio el cual dice que es una obligación bíblica para el médico el sanar.  A lo anterior, se suma otro concepto bíblico de Devarim 22:2 en el que se estipula el aspecto de la restauración; por consiguiente, es obligación de sanar, cuando uno ve a alguien en peligro y debe usar su cuerpo, su dinero o su conocimiento[14].

Resumiendo, nos damos cuenta, claramente, que el pensamiento judío coloca al medico la obligación de sanar, pero también encontramos que hay una obligación relacionada con el paciente, para dejarse sanar.  Pero, con respecto al aborto, no es lo mismo que la madre quiera dejarse tratar de cualquier dolencia, a que el feto lo haga, por lo que caemos nuevamente en el concepto de que el feto, es parte del organismo materno, hasta el momento del parto (como ya se describió, cuando la cabeza emerge de las entrañas maternas, por lo que se incluye allí la intervención quirúrgica o cesárea).

El sanarse y dejarse sanar, está apoyado por dos conceptos halájicos: el primero de ellos es el que promueve el bienestar de la sociedad, conocido como tikún olám, y el segundo, se basa en el hecho de que cada hombre es responsable, siempre, por sus actos, conocido como adám muád leolám.

También está apoyado por tres frases adicionales: la primera, en el Talmud, que dice: “Aquel que tiene dolor, va a la casa del médico (Talmud Babilónico Bava Kamma 46b);”

La segunda y la tercera se relacionan con quien decide no aceptar los tratamientos médicos viola las Escrituras donde dice: “You shall guard yourselves well (Devarim 4:15)”

“Indeed, the blood of your lives I will demand (Bereshit 9:5).”

Si repasamos lo que hemos visto anteriormente, nos damos cuenta de cuál es la posición de la halajá sobre el aborto, la cual es sumamente complicada: no se asemeja a la extremada derecha cristiana que considera todo aborto un acto de asesinato pero tampoco tiene la posición de la izquierda política que demanda el “derecho” del aborto a quien lo demande. La posición del judaísmo es moderada y considera el valor de la vida de la madre y el respeto a la vida, clasificada en potencia, del feto: esta cuestión es tratada en una de las Parashiot, en el caso de Tamar.

Revisemos dicha parashá (Vayeshev)

“Y aconteció que cuando la sacaban, ella envió a decir a su suegro: Del hombre a quien pertenecen estas cosas estoy encinta. Y añadió: Te ruego que examines y veas de quién es este sello, este cordón y este báculo.” (Bereshit. 38:25)

Rashi aquí está explicando que Tamar le rogó a Yehudá que tuviera misericordia sobre las tres almas que ella contenía. Específicamente el alma de ella y las almas de los gemelos que ella cargaba. De acuerdo al Talmud en Sanedrín 59 a, abortar un feto es un crimen para todos, incluyendo allí las leyes Noájidas[15] que aplican a toda la humanidad de acuerdo a la Torá. Al citar a los niños ella se defendía usando una defensa de dos caminos; si la pena de muerte por adulterio se impone de acuerdo a las leyes gentiles existentes en esos momentos ellos deberían de esperar a que los niños nazcan y si es de acuerdo a la ley judía no deberían de matarla pues el deber del matrimonio levirato le aplicaba a la familia de Judá y ellos se rehusaron a hacerlo.

Considerando este argumento de parte de Tamar podemos entender por qué Yehudá responde “ella está bien, porque yo no le di mi hijo Shela.” El admite que la estaba tratando de acuerdo a la ley gentil y los fetos deberían de ser salvados aún bajo esa consideración. Luego también reconoció sus materiales y vio que fue él mismo que había engendrado esos hijos.

Deberíamos de recordar que los reyes de Israel, David y el futuro rey de Israel el Mesías descendiente de la casa de David nacen de esta unión de Tamar y Yehudá. Si esta criatura hubiera sido muerta en el vientre de su madre no hubiera nacido el progenitor de la línea de David y no se podría establecer la línea del Mesías, la mejor esperanza para el mundo. Esto causa la profunda pregunta.

ENTONCES: ¿ESTA O NO PERMITIDO EL ABORTO? Y ¿EN QUE CONDICIONES?

Arranquemos de dos conceptos: el primero de la Torá y el segundo del Talmud

1.- “Y los bendijo Adonai, y les dijo: fructificad y multiplicaos, llenad la tierra y sojuzgadla…

2.- “Quien destruye una vida, es como si destruyera todo un mundo y quien salva una vida, es como si hubiera salvado un mundo entero” Talmud, Sanedrín 37 a.

El aborto para el judaísmo está indicado en los siguientes casos:

 

En una situación extrema donde la vida de la madre esté comprometida por el nacimiento del bebé. En este caso, de acuerdo a Maimonides y la Mishná en Oholot 7:6, el niño es considerado un “Rodef”(perseguidor), persona con potencial de asesinar a otro y este debería de ser exterminado antes que cause la muerte de la madre.

En Shabat y en Yom Kipur, una parte del propio cuerpo, pueden ser sacrificados para salvar la vida. Nuestros Sabios nos dicen: “profana un Shabat para salvar una vida, para que puedan preservarse muchos Shabats”. En este caso, el feto será observado como un órgano enfermo de la madre y, en consecuencia, puede ser amputado para salvar la vida de la madre.

En el caso en que la madre es considerada tan deficiente psicológicamente que cometiera el suicidio el aborto podría ser justificado en este caso por algunas opiniones halájicas.

 

Hay desacuerdo entre las autoridades rabínicas respecto al aborto por adulterio, o en otros casos de embarazo que son fruto de una relación bíblicamente prohibida. Desacuerdo también existe en casos de violación e incesto, ya que hay estudios que determinan que sólo el 0.1% de este tipo de encuentro sexual termina en embarazo; la cuestión fundamental seria el “peaje” emocional exigido a la madre por llevar a término el embarazo.

 

No hay acuerdo si la relación sexual por violación produce un embarazo en una mujer con retardo mental severo, ya que el solo aborto puede producir duelo.

 

Hay también desacuerdo en los casos de clonación.

 

No hay acuerdo con un aborto que se origina de aquellos embarazos que se produjeron por “desconocimiento de métodos de planificación familiar”.

 

No se permite el aborto por las siguientes causas:

 

El sólo hecho de mutilar el cuerpo. La madre es una entidad viva y viable que, con la ayuda del Eterno, tendrá otros hijos y llevará una vida productiva. El feto, por su parte, es un ente incierto. No sabemos si vivirá o morirá. Nos describen los historiadores que en recientes épocas de guerra se hizo hábito común entre los hombres cercenar un pequeño trozo del dedo índice para evitar así el reclutamiento. Semejante práctica, sin lugar a dudas, está prohibida. Una persona tiene prohibido auto-lastimarse. (Talmud Babilónico, Bava Kamma, 92 a)[16]

El valor de la vida propia antecede al valor de la vida del prójimo (Najmánides, Comentario en Vayicrá 19:18)[17]

 

No se permite en el caso de que los padres hayan solicitado  la amniocentesis solamente para evaluar únicamente si se van a presentar defectos de nacimiento. Sin embargo, un examen puede realizarse si es con vistas a llevar a cabo una acción permitida, tal como el rendimiento de la amniocentesis o el dibujo de los niveles de alfa-fetoproteína para mejorar el tratamiento médico del peri-parto o del post-parto.

 

No se permite el aborto de aquel embarazo que se ha llevado a cabo a través de la fertilización in vitro.

 

No se permite el aborto en casos como el de que una mujer que tiene diez hijos enfrente dificultades para manejar la situación y se encuentra con que está esperando a su hijo número once, ella, tiene prohibido someterse a un aborto.

 

No se permite que un feto sea abortado para salvar la vida de cualquier otra persona cuya vida no esté directamente amenazada por el feto, tal sería el caso si se pretendiera hacer uso de los órganos fetales para un trasplante.

No se permite el aborto utilizando como justificación las depresiones que se producen durante el embarazo y las de post-parto, ya que ellas son tratables.

 


Veamos opiniones particulares: el Rabino Shlomo Zalman Auerbach [18]prohíbe el aborto de un feto con la enfermedad de Tay Sacks pero permite el aborto de un feto anencefálico, y añade que sus órganos no sean utilizados para trasplante, mientras el feto respire espontáneamente. El mismo feto anencefálico, si es nacido a término, debe ser tratado aún en Shabat, pero no hay obligación para maniobras de resucitación. Para este tipo de bebes también está prohibido prolongar su existencia innecesariamente. En casos de embarazo múltiple, permite el aborto selectivo de uno de los fetos siempre y cuando salve a los demás y a la madre; estipula que un anestesiólogo tiene prohibido dar anestesia en los casos en que el aborto es prohibido por la halajá, aún con el riesgo de perder su trabajo; un ecografista no debe realizar una valoración por un aborto cuya causa este prohibida y permite la autopsia de un feto después de que la madre ha tenido varios eventos espontáneos, y se requiera averiguar la causa de ellos.   

La espina bífida debe ser corregida quirúrgicamente si es posible, y los grandes defectos quirúrgicos no deben ser intervenidos si el riesgo de supervivencia es dudoso. No se debe hacer perder la santidad del Shabat en el caso de que un bebe, prematuro, sufra de enfermedades o defectos genéticamente mortales; sin embargo, se debe hacer todo lo posible para salvar un bebé al cual se le puede ofrecer un tratamiento y éste le ofrece un chance de supervivencia, aunque sea pequeño. Si existen dudas de que si la entidad que lo afecta es mortal o si el bebe es nacido a término con un defecto letal, todo lo que sea necesario para hacer, hay que hacerlo, excepto la resucitación, en Shabat.

En los casos de violación, el Rab Shlomó Zalman Auerbach permite a la mujer utilizar métodos que impiden el embarazo después de tener relaciones.

 

El Rabino Auerbach también estipuló que las leyes de duelo se aplican a todo prematuro aunque tengan 5 ó 6 meses de edad gestacional, a quienes se les realizaron todas las maniobras para garantizarle su supervivencia, y lo hicieron durante más de treinta días después de habérseles dado de alta de una incubadora. A los otros, de menor edad gestacional, o que sobrevivieron menos de treinta días después de sacarlos de incubadora, o tienen condiciones cardíacas o pulmonares que son mortales, no se les aplica las leyes de duelo.

Es bien sabido por todos que el pensamiento judío a través de las generaciones, incluyendo aún el sistema halájico, está repleto de diferentes puntos de vista, y muchos de ellos, contradictorios: todos ellos han contribuido enormemente a la riqueza del pensamiento a lo largo de la historia.

Es por ello que las decisiones halájicas siempre  son muy complejas y pueden tener una gran cantidad de opiniones al respecto: por ejemplo, nuestros sabios propusieron que la obligación a ser sanado de una patología que puede llevar a la muerte está por encima de todos los mandamientos de la Torá aún a pesar del mismo Shabat y si el paciente se niega, será considerado como un “tonto piadoso” y El Eterno pedirá rendición de cuentas por su sangre, por lo cual hay que hacer lo que el médico ordena  (lo encontramos en Responsa Rabdaz, #1139; Shulján Arúj, OH, 328, Magen Avraham). Pero, cuando se encuentra con una frase como la que nuestros sabios consignaron en  Mishna Nedarim 4:4 que dice que “si alguien ha hecho un voto (promesa o juramento) para no recibir beneficios de un tercero, este (el último) no podrá tratar su enfermedad”, podría crea un estado de desconsuelo y desasosiego en el médico y en aquellas personas que tienen pendiente algunas decisiones por tomar.

Esto se puede demostrar con la siguiente analogía, basada en el hecho que “No debería decirse que El Eterno ha creado la enfermedad y el médico la ha curado”, frase encontrada en uno de los escritos de Najmánides… La analogía está en el Midrash Samuel ad 4:1 y dice:

Los rabinos Ishmael y Akiva estaban caminando por las calles de Jerusalém acompañados por un hombre: un enfermo se les atravesó y les preguntó: “Maestros: ¿Cómo puedo ser yo sanado?  Y ellos  le contestaron: “Toma un poco de esto y de esto hasta que estés sanado. El hombre que estaba con los dos rabinos se dirigió a ellos y les pregunto: ¿Quién fue que afligió a esta persona con la enfermedad? Ellos contestaron: “El Santo, bendito sea Su Nombre”.  El hombre nuevamente se dirigió a ellos y les dijo: Ustedes, sabios, interfieren en algo que no es de su incumbencia: el está afligido y ustedes lo sanan. ¿Qué haces? Le preguntaron los rabinos. Y él les contestó: yo soy granjero. “El sickle está en mis manos.” Ellos le preguntaron al hombre: ¿Quién creó la tierra y quién creo los viñedos? El Santo, bendito sea Su Nombre; contestó.  Entonces ellos le dijeron: “Tú estás interviniendo en lo que no es tuyo. El lo creó y tú comes de Su fruto.” No contento con la respuesta, el hombre refunfuñó: “¿Acaso no ven el sickle en mis manos?” Por el sólo hecho de que yo salga, siembre, riegue, fertilice, y abone, puede que no obtenga nada del campo, Ellos contestaron: Hombre, eres un tonto. ¿Acaso no has aprendido en tu trabajo que los días del hombre son como los de la hierba del campo? De la misma manera como un árbol que no sea fertilizado ni abonado, no va a producir frutos: y si produce frutos y no es regado ni fertilizado no continuará viviendo y morirá, de la misma forma pasa con el hombre, que es como un árbol; el fertilizante es la medicina y el granjero es el médico.

 

EL ABORTO EN ISRAEL

El aborto y la tentativa de aborto fueron, hasta 1977 prohibidos, siguiendo la ley criminal del mandato británico. Ese año, sin embargo, pese a la oposición del rabinato israelí, la Knéset (el parlamento israelí) promulga una ley que permite el aborto condicionado a la aprobación de la madre, a que la criatura nazca deforme, a que el embarazo resulte de una violación, una relación incestuosa o adulterina. La ley indica también como razones la edad de la mujer, menos de dieciséis o mayor de cuarenta. De esta manera la ley evidentemente contradice la posición general halájica y sigue el criterio comunitario preocupado por problemas que enfrenta la mujer independientemente de los valores religiosos.

Voceros consultados por muchas fuentes, sugieren que, en la práctica si una mujer desea abortar, debe acudir al Hospital en donde un pequeño comité de ética -integrado por un médico, un rabino, asistente social y psicólogo-, que maneja las situaciones de aborto, tiene autoridad legal para decidir si practica o no el aborto de acuerdo a cada caso en particular.

 

¿Qué podemos concluir, a grandes rasgos, al respecto de lo estudiado?

 

“He aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición: la bendición, si oyereis los mandamientos de Adonai vuestro Elohim, que yo os prescribo hoy, y la maldición, si no oyereis los mandamientos de Adonai vuestro Elohim, y os apartareis del camino que yo os ordeno hoy…” Devarím 11:26-28.

El Eterno nos ha dado unas bases y la observancia de ellas, es la que nos conducirá, por el camino apropiado, de cómo actuar ante las diferentes circunstancias que se nos presentan en el día a día, en cada uno de los países donde vivimos, que tienen una legislación muy particular a la cual hay que acostumbrarse,  y en especial en estos casos tan espinosos, donde la idea principal es, que “el hombre es creado a imagen y semejanza del Eterno (Betzélem Adonai).

Para terminar, se trae a colación una entrevista publicada en el Diario La Nación, Buenos Aires, Argentina, 20 de mayo de 1998, al rabino Bitton que dice[19]: “El científico escala la montaña de la sabiduría científica y en la cima se encuentra con el teólogo, que lo estaba esperando allí desde hace muchos años”.

 

 

 

MATERIAL ELABORADO POR GRUPO EDITORIAL 321JUDAISMO.COM,

TIENE DERECHOS RESERVADOS DE AUTORÍA INTELECTUAL PERO SE PERMITE SU LIBRE DISTRIBUCIÓN POR CUALQUIER MEDIO FÍSICO Y/O ELECTRÓNICO, BAJO LAS SIGUIENTES CONSIDERACIONES:

1.- DEBE CITAR COMO FUENTE AL GRUPO EDITORIAL 321JUDAISMO.COM

2.- NO DEBE SER UTILIZADO CON FINES LUCRATIVOS.

3.- NO DEBE SER DESTRUIDO SI SE DAÑA EL MATERIAL, SINO ENETRRADO. (Motivos halájicos y de conservación del medio ambiente)

4.- NO DEBE MODIFICARSE SU CONTENIDO PUESTO QUE LLEVA PALABRA QUE MERECE EL DEBIDO RESPETO POR SALIR DE LA FUENTE DEL TANAJ Y SUS LIBROS COMPLENTARIOS.

 

TERMINADO DE ELABORAR EL 18 DE ABRIL DE 2011 – 14 DE NISAN  DE 5771.

 

 


[1] Éxodo / Shemot 21:22-23. La traducción que ha sido usualmente aceptada en muchos de los textos es “No matarás”; sin embargo, la intención de la palabra en hebreo, es decir “No asesinarás” ya que los conceptos varían aunque sean muy parecidos: el que asesina, lo hace generalmente enfrentando a una víctima que no está en capacidad de defenderse, mientras que el que “mata” generalmente lo hace en combate, como nos lo suponemos en las diferentes historias, por ejemplo, en la conquista de Canaán por Yehoshúa Ben Nun; en la defensa y reorganización también de Canaán por el David HaMelej; también en los casos en los cuales los jueces condenan la “hechicería” y/o los actos de violencia y había que ejecutar la pena de muerte (con medidas que conocemos como el apedreamiento).

 

[2] Ashkenazi, Rab Yehudá, Beér Hetiv, Jóshen Mishpát 425:2

[3] Tenemos en los textos halájicos la consideración de que si un profesional de la medicina ha causado una muerte y, por ello toma conciencia de que tuvo comportamiento negligente, debe ser exiliado. (Tur and Shulján Arúj, Y.D. 336:1).

[4] Si bien existe el debate entre los rabinos si el aborto es una prohibición bíblica o rabínica, todos están de acuerdo sobre el concepto fundamental de que básicamente, el aborto está permitido solamente para proteger la vida de la madre o en otras situaciones extraordinarias. La ley judía no permite un pedido de aborto sin una razón apremiante que lo justifique.

[5] Tomado de New Horizons in Medical Ethics, The First International Colloquium; Medicine, Ethics & Jewish Law  1993; página 33

[6] Ensoulment – término en inglés que utilizan los textos de referencia para describir el proceso de “adquisición del alma”

[7] Mishná proviene de la palabra shaná que significa repetir: recopila en 6 tratados, la enseñanza de la tradición oral.

[8] Series educativas Nº 5 del Religious Coalition for Reproductive Choice.

[9] Series educativas Nº 5 del Religious Coalition for Reproductive Choice

[10] Series educativas Nº 5 del Religious Coalition for Reproductive Choice.

[11] Series educativas Nº 5 del Religious Coalition for Reproductive Choice.

[12] Series educativas Nº 5 del Religious Coalition for Reproductive Choice.

 

[13] Tomado de New Horizons in Medical Ethics, The First International Colloquium; Medicine, Ethics & Jewish Law  1993; página 40.

[14] (Comentario de la Mishná Nedarim 4:4 de Maimónides)

[15] Leyes Noájidas o más conocidas como las “ 7 leyes universales” que muchos de los rabinos y eruditos judíos dicen que se aplican a todos los pueblos.

[16] The First International Colloquium: Medicine, Ethics & Jewish Law ’93, página 55

[17] The First International Colloquium: Medicine, Ethics & Jewish Law ’93, página 56

[18] Tomado de www.medethics.org.il

[19] Entrevista al rabino Iosef Bitton. Diario La Nación, Buenos Aires, Argentina, 20 de mayo de 1998. Disponible en http://serjudio.com/dnoam/jbitton002.htm,

PorPublicaciones

El Impacto Judio en la Civilizacion

1.- INTRODUCCIÓN

“Voy a insistir que los Hebreos han hecho más para civilizar al hombre que cualquier otra nación… la fe ha hecho que los Judíos sean el instrumento más esencial para civilizar a las naciones”. (John Adams, segundo presidente de los Estados Unidos). 

El New York Times, uno de los periódicos más leídos en mundo, en la edición del 7 de Marzo1998, formuló una pregunta en uno de sus encabezados, y esta fue:                                                                                                                           ¿Qué, o quiénes fueron los hombres del mundo antiguo: a) Elitistas belicosos o b) La fuente de los valores occidentales?

Antes de entrar a analizar la pregunta anterior, es conveniente hacer un muy pequeño análisis de las diferentes culturas universales, sin que necesariamente tengan una relación temporo – espacial, y ellas son: la griega, la romana, la árabe y  la china.

 

2.- CIVILIZACIONES ANTIGUAS

2.1.- CULTURA GRIEGA

Los orígenes de la civilización griega estarían en la isla de Creta, al sureste del Peloponeso, a partir del 2100 A. C. aproximadamente, donde se desarrolla la civilización Minoica, nombre tomado del legendario Rey Minos, que se asocia a la leyenda del Laberinto y el Minotauro. Este tipo de civilización fue la primera que se describe capaz de recorrer el Mar Mediterráneo en su totalidad, conformando lo que se conoce como Talasocracia o gobierno del mar por hegemonía. Posteriormente aparecen los Aqueos, quienes con el tiempo se les llamo Helenos, fueron un pueblo guerrero, que invadió y sometió por las armas a los cretenses, extendiendo su dominio a la península del Peloponeso, para que otros vayan, lentamente, adoptando la cultura helénica.                                       Entre el segundo y primer milenio antes de la era común, aparece una Grecia continental y una marítima, que se caracterizó por la formación de las ciudades estado, para poder iniciar la conquista continental que se conoció con el  nombre de Civilización Micénica, formando colonias en lugares tan distantes como el Mar de Asov, en el Delta del rio Nilo y el Mediterráneo español. Esta es la época de la Guerra de Troya y aquí también aparecen las Polis, que se le atribuye a los dorios. En este período de tiempo, los dioses semi-humanos son capaces de influir sobre el comportamiento humano.                                                           Entre los siglos 8 y 5 antes de la era común, la Península de los Balcanes se hace insuficiente para contener y alimentar a la creciente población helénica, por lo que comienza la migración y el poblamiento paulatino de todas las costas del mar Mediterráneo. Debido a su gran preparación los griegos influyen enormemente en los pueblos vecinos quienes empiezan, lentamente, a utilizar y adoptar para sí mismos, los elementos de la cultura griega. Es así como las antiguas polis pasan a convertirse en Metrópolis: se identifican como las más importantes, a Esparta y a Atenas, donde en esta época aparecen los juegos olímpicos y las bases de la democracia.

En los últimos quinientos años antes de la era común aparecen muchos cambios como la creación de una lengua única, se constituye el código draconiano de leyes, se documenta por primera vez la acuñación de la moneda, se funda la ciencia médica con los principios de Hipócrates; se crea la primera constitución; la filosofía llega a su esplendor con Sócrates y Sófocles, entre otros: la historia tiene a su “padre” Heródoto; el teatro también llega a su máximo esplendor con Esquilo y Sófocles; en matemáticas aparece el teorema de Pitágoras; Pericles reconstruye y reforma los monumentos de Atenas, permitiendo también la expresión popular en los eventos de la ciudad; Solón abolió la esclavitud por deudas; se funda La Academia de Platón y el Liceo por Aristóteles; aparece Alejandro Magno y, luego comienza la decadencia, pasando Grecia, al control romano.

Muchas palabras utilizadas por las lenguas occidentales provienen del griego; sólo para citar muy pocas: democracia, política, historia, filosofía, tragedia o geometría.

2.2.- CIVILIZACION O CULTURA ROMANA.

Para revisar acerca de esta cultura debemos recordar que nos ha enseñado acerca de dos orígenes de la ciudad – imperio de Roma: uno de ellos es el origen mitológico de Roma, en el cual, Vestal, una mujer virgen, tuvo del dios Marte 2 hijos, Rómulo y Remo, en una costa en las aguas del Tíbet, en las que fueron recogidos por el pastor Fausto que los encontró en una cesta y permitió que fueran amamantados durante un tiempo por una loba. Ya en edad temprana Rómulo demostró habilidades de jefe, fundó una ciudad a la cual dio su nombre (753 AC) y mató a su hermano Remo, cuándo este franqueó el surco de Arado que era un límite que marcaba hasta donde se extendían sus posesiones.

El origen histórico nos habla de un pueblo, los latinos, quienes luego de vivir un tiempo en el valle del Po, se dirigieron hacia el Sur y se establecieron bajo el Tíbet y los montes Albanos, región caracterizada por ser pantanosa. Allí construyeron pequeñas aldeas fortificadas y organizaron algunas lijas para defenderse de los etruscos. Tras la fundación de una colonia en la colina del Palantina, las cuales formaron a fines del siglo XIII la llamada hija de Septimontium. Cuando después llegaron los etruscos, éstos aprovecharon su estructura, para construir una ciudad, llamada Roma y a la que le dieron la categoría de capital de la región.

Después de ese evento hubo una gran migración de mercaderes y artesanos de todas partes que influyeron poderosamente en el desarrollo de la misma. Se convierte en un importante centro militar, para luego llegar a ser la plataforma de la expansión Etrusca hacia el Sur.

En momentos del tercer siglo después de la era común, el imperio mostró crecientes signos de decadencia y crisis, caracterizada por el estancamiento  del desarrollo social  y del hecho que las instituciones políticas fueron cada vez más ineficientes; aunque el ejército imponía y destituía a los emperadores, su poder no fue capaz de defender las fronteras: aumentaron las invasiones por parte de los bárbaros quienes se fueron estableciendo como aliados y colonos en las provincias fronterizas. Dioclesiano (284?305) se encargó de concentrar el poder administrativo, legislativo, judicial y militar, elevándose al rango de un dios. Dividió el imperio en dos partes: Oriente y Occidente, con capitales finales en Roma y Constantinopla: el imperio occidental casi dos siglos después desaparece y el que persistió, un milenio más, aproximadamente fue el Oriental.                                                                                                                          La sociedad romana adoptó y/o modificó tanto la constitución de la sociedad griega  como la clase política y la organizó de la siguiente manera: la sociedad general que tenia plebeyos,  aristócratas y tiranos, en una sociedad que distinguía entre hombres libres y esclavos. Los hombres libres se dividían en patricios y plebeyos. Los patricios, a su vez, se dividían en tres órdenes: ecuestre, senatorial y decurional. Los patricios eran los dueños de la mayor parte de las tierras – latifundios -. En  la clase política se caracterizó por dividirla en magistraturas, que se caracterizan por ser anuales, honoríficas (no se cobra) y colegiadas. Las magistraturas se dividen en: magistraturas mayores (Cónsul, Pretor urbano  y Pretor peregrino y Censor), menores (Edil y Cuestor), y especiales (Pontifex Maximus para predecir e interpretar la voluntad de los dioses, Dictador y Tribuno de la Plebe: este tenía el derecho de vetar las leyes que perjudicaban al pueblo).

Entre los plebeyos se encontraban los campesinos, artesanos y comerciantes.

Los esclavos, últimos en esta estratificación social, fueron personas que no tenían ningún derecho en la sociedad romana. Algunos de ellos se ocupaban de tareas muy duras, como el trabajo en las minas; mientras que otros eran criados domésticos e incluso capataces o administradores de las grandes fincas de los patricios. Algunos esclavos conseguían la libertad o manumisión, porque sus amos se la concedían o porque pagaban su rescate con el dinero que ahorraban de su trabajo. Entonces pasaban a ser libertos.

No tendría sentido alguno negar que Grecia y Roma, han sido las civilizaciones más avanzadas de la antigüedad, y que además han sido las más influyentes en las civilizaciones del mundo occidental. Sin lugar a duda, muchas de nuestras ideas sobre el arte, la belleza, la filosofía, la política y la ciencia empírica moderna, vienen del pensamiento clásico griego. La ley, el gobierno, la administración y la ingeniería occidental, también fueron moldeados poderosamente por Roma. De hecho, obtenemos una gran parte de nuestra cultura de estas civilizaciones. Inclusive la historia habla de campañas bélicas en china hacia el año 166 con Marco Aurelio, donde la palabra legión fue adoptada al chino como li-jién.                                                                                 Quizás el aporte más importante de Roma a la cultura fue el derecho romano, del cual podemos extraer algunos principios básicos que se detallan a continuación.

· Las leyes deben ser publicadas y escritas.

· La ley debe proteger a la persona y sus bienes.

· Las leyes deben considerar los derechos de las mujeres.

· Una persona acusada debe ser considerada inocente mientras no sea probada su culpa.

· Personas de distinta posición económica y social pueden contraer legítimo matrimonio.

· Todos los hombres son iguales ante la ley.

En campos como la arquitectura, los romanos dejaron legados como fue la construcción de  caminos, acueductos, termas y basílicas, teatros, anfiteatros y circos como el coliseo de Roma, utilizando elementos característicos de su arquitectura como lo fueron el arco, la bóveda y la cúpula.

El latín, se impuso en gran parte del imperio, se convirtió en la lengua oficial de la iglesia católica, se mantuvo hasta el siglo XVIII y llegó a ser base de las lenguas romances: castellano, portugués, francés, italiano y rumano.

Los romanos dieron importantes al desarrollo de la medicina y del servicio de salud. Un ejemplo de ello fue Galeno quien vivió entre los años 130?200 después de la era común y, quien fue uno de los médicos más importantes de todas las épocas, autor de una enciclopedia de conocimiento médico. Los romanos se encargaron de organizar un verdadero servicio médico, atendiendo gratuitamente a la población más pobre; crearon un gran número de hospitales y perfeccionaron los métodos de sanidad pública.

 

2.3 CIVILIZACION O CULTURA CHINA

Hacemos un ligero repaso a la civilización china, por ser una de las civilizaciones más antiguas del mundo con continuidad hasta la actualidad; ella  tiene sus orígenes en la cuenca del Río Amarillo, donde surgieron las primeras dinastías Xia y Shang . El territorio que actualmente ocupa la República Popular China ha estado poblado desde hace miles de años. Allí se han encontrado restos de homínidos que constituyen los antepasados más remotos del hombre. Así lo demuestran los restos hallados pertenecientes al hombre de Renzidong que la antropología lo data con más de dos millones de años de antigüedad, en comparación con el Homo sapiens que aparición hace unos 40.000 años: en ese período de tiempo, se encuentra que hace aproximadamente  10.000 años se empieza a cultivar arroz en el río Yangtsé y poco después mijo en la provincia de Henan. En el octavo milenio antes de la era común, las culturas que vivieron alrededor de la zona del valle del río Amarillo se hicieron sedentarias, y casi un milenio después comenzarían a domesticar  animales.

Diferentes dinastías gobernaron y rigieron el imperio y se puede nombrar entre ellas a la Dinastía Xia, posteriormente la Shang: de esta, podemos detallar su dedicación a la orfebrería por los hallazgos de delicadas tallas en jade, tejidos de seda y trabajos en bronce, también durante este período fueron desarrollados los carros de guerra tirados por caballos, y con ellos se desarrolla un sistema de escritura que utilizaba más de 3.000 símbolos, tallados en trozos de hueso o caparazón de tortuga, la cual evolucionó, más tarde, hacia los caracteres usados en el idioma chino. También se conoce de ellos que enterraban a sus difuntos con ceremonias rituales, y junto con ello les dejaban los elementos útiles de uso cotidiano; los enterraban además con alimentos y vino, para alimentar a su alma.                                                                    Posteriormente se presentó la dinastía Zhou, de la cual se reconoce la aparición una clase comercial que usaba dinero en vez del trueque. La fabricación del bronce alcanzó un pico artístico y técnico; hubo grandes pensadores y filósofos durante este tiempo, tales como Confucio y Lao Tzu

A ellos les siguió la Dinastía Qin, que se encargó de unificar al imperio, como también se le reconoce la unificaron de los sistemas de pesas y medidas, y de igual manera, el sistema de escritura. Esta dinastía unificó los fragmentos de muralla construidos durante los siglos anteriores en la Gran Muralla, también inició la construcción de su mausoleo, los famosos Guerreros de Terracota. También aquí se describe por primera vez el uso de la brújula, que por estar hecha de piedra imán –un mineral de hierro basado en óxido, que se alinea directamente hacia el campo magnético de la Tierra, hizo que fuera era usada inicialmente, en la geomancia china y en la adivinación.

Sobre la Dinastía Han, que gobernó posteriormente, se reconoce la creación de la Ruta de la Seda, que empezó a ser conocida por el imperio romano; aquí se inventa el papel, el sismógrafo, y se promueve un sistema educativo de igualdad para todos; la Ruta de la Seda también permite la introducción del Budismo como religión al imperio chino. También durante la Dinastía Han, los alquimistas taoístas investigaban sobre un elixir para la inmortalidad. Así provocaron muchos incendios, experimentando con azufre y salitre (nitrato de potasio). Uno de ellos, escribió un texto de alquimia llamado “Libro del parentesco de los tres” (“Book of the Kinship of the Three”), que advertía sobre las mezclas de ciertos materiales.

Para el Siglo VIII, durante la tardía Dinastía Tang, se estableció una fórmula para la pólvora. Hecha con una combinación de salitre y azufre con carbón, la pólvora o “huo yao” se utilizó primero para hacer fuegos artificiales y señales con luces de bengala. Más tarde se inventaron las granadas de mano sencillas, que se arrojaban al enemigo usando una catapulta.

Del período de los Reinos Combatientes se destaca la Obra Hidráulica de Dujiangyang, cuya función era arreglar las relaciones entre el regadío, la desviación de las inundaciones, y la evacuación de arenas.

Muchos años más adelante, es decir, en los primeros años del segundo milenio de la era común, se favoreció  el desarrollo del papel moneda y las letras de cambio, con el fin de agilizar el comercio entre las diferentes regiones, y se desarrolló el sistema de graneros, como despensa del Estado y se favoreció la expansión marítima del imperio.

 

2.4 CIVILIZACIÓN ÁRABE

La existencia del mundo árabe es consecuencia de la conquista islámica a partir del año 622, primero de la Hégira. Los árabes originales habitaban la península de Arabia y algunas regiones circundantes. Los conquistadores musulmanes extendieron fundamentalmente su religión, el islam, y la lengua oficial del Estado islámico, el árabe. La implantación de ambas en las zonas conquistadas fue variable a las poblaciones. Así, hubo poblaciones que adoptaron ambas cosas, como son la mayoría de las que actualmente componen el mundo árabe, de religión predominantemente musulmana, como también quienes adoptaron la lengua árabe pero no la religión islámica, y, hubo el caso de quienes adoptaron el islam más no el árabe; con este tipo de comportamiento, el mundo de los árabes fueron dando vida a una cultura que valorizó el patrimonio cultural de todos los pueblos con los cuales se contactó, llegando a transformarse en importantes difusores entre oriente y occidente. Se estableció lo que se conoce como La ruta del Incienso que, partiendo de Yemen, desembocaba en el Mediterráneo pasando por  Medina y La Meca, ciudades comerciales dónde confluían productos de tierras  cercanas y lejanas: dátiles de Bagdad, incienso de Yemen, piedras preciosas de la India, sedas de la China y otros productos como armas, trigo y aceite.

Mahoma, quien vivió entre los años 570-632 de la era común, profeta de Alá (Dios), dio a conocer unos mensajes divinos que hablaban de la importancia de practicar la caridad en esta vida,que es la antesala del juicio final donde se compensará a los justos y se castigará a los malvados y con  ello marca un punto de partida de la cronología musulmana, a través de la formación de un sistema de creencias que identificamos como islamismo.

El año 711 de la era común, los árabes penetraron en España, formando un  imperio que alcanzó su máxima extensión en ese momento, teniendo una longitud de 7.000 km de oeste a este. Gracias a esta expansión se pudo traer al mundo conocido, de la India, los números arábigos, que aprendemos desde la enseñanza básica, los cuales posibilitan las más primarias y fundamentales operaciones matemáticas; de Persia trajeron el Ajedrez, y en lo referente a las áreas del conocimiento, se amplió todo lo que se conocía sobre la ciencia y la práctica médica a lo largo de toda la Edad Media. En el siglo 10 de la era común, Rhazes  escribió la mejor monografía clínica medieval sobre enfermedades como la viruela y el sarampión. Mientras en Sevilla, Avenzoar describía los síntomas de enfermedades cardíacas y auditivas, al tiempo que establecía la relación entre ciertas erupciones cutáneas y un parásito pequeñísimo, cuyo mal se conoce como sarna. Avicena, en su célebre Canon, compendió todo el saber médico logrado hasta entonces. Esta obra, traducida al latín, fue un texto clave en todo occidente por más de 500 años.

En las matemáticas, Al- Khwarizmi nos legó una nueva rama, el álgebra, y de su nombre se derivó el vocablo algoritmo, que significa “método de cálculo”. En Astronomía, la construcción del astrolabio, instrumento de medición de la latitud en la navegación marítima, les permitió realizar cálculos precisos y mediciones de distancias para sus tablas astronómicas. Al- Battani obtuvo el valor más exacto logrado hasta entonces, de la duración del año y de la inclinación del eje terrestre, y perfeccionó la trigonometría esférica. En Química, Jabir, conocido en Europa como “Geber”, describió sus experimentos químicos de manera clara y cuidadosa, logró preparar el ácido acético y el ácido nítrico, trabajó entintes y barnices, y buscó métodos para mejorar la refinación de los metales. En el campo literario, lo más difundido son los cuentos condensados en Las mil y una noches.

Para la agricultura establecieron una fuente económica de energía que fueron los molinos de viento, ampliamente conocidos siglos atrás, por los persas.

La palabra dinero, viene del uso de monedas de oro denominadas dinhar.

 

3.- La Visión Judía

Del libro “History of the Jews and A History of Christianity” escrito por Paul Johnson, historiador cristiano se extrae el siguiente concepto: “Certeramente, el mundo sin los judíos hubiera sido un lugar radicalmente diferente. Probablemente la humanidad hubiera eventualmente tropezado con todos los conceptos judíos. Pero no podemos estar seguros. Todos los descubrimientos conceptuales del intelecto humano parecen obvios una vez que han sido revelados, pero requiere de un genio especial para formularlos por primera vez. Los judíos tienen este regalo. A ellos les debemos la idea de igualdad frente a la ley, tanto divina como humana.; la santidad de la vida y la dignidad de la persona humana; de la conciencia individual y por eso de una redención personal; de una conciencia colectiva y por eso de una responsabilidad social; de la paz como un ideal abstracto y del amor como el fundamento de la justicia, y muchos otros elementos que constituyen la base moral de la mente humana. Sin los judíos hubiera sido un lugar mucho más vacío”

Una cosa hay que tener en cuenta: el judaísmo no es simplemente un manojo de bellas costumbres y tradiciones. Implica un sentido de idealismo y fe; de ley y amor; de literatura e historia, y también una forma de vida. Ha servido para conectar a la gente a Su Creador, creando entre ellos, una relación de trabajo. A través del libro de oraciones de cualquiera de las festividades se encuentran enumeradas las muchas maneras en que lo amamos: “Somos Tus hijos, y Tú nuestro Padre…Somos Tus amigos, y Tú nuestro amado….”

La historia nos cuenta, que muchos años antes de que existieran las grandes civilizaciones como la griega,  había una nueva nación emergente cuyo funcionamiento era más parecido al de una gran familia, en la cual, todos sus integrantes señalaban a un hombre llamado Abraham como su antecesor; eran considerados como un pueblo extraño por sus vecinos, y más aún, con una religión extraña: aseguraban que su creencia se basaba en la existencia de un solo Dios: una entidad Todopoderosa, infinita e invisible, quien había sido capaz de crear todo lo conocido y aún lo desconocido por el hombre, lo cual se constituía en un concepto completamente diferente a lo que manejaba cualquiera de las naciones que los precedieron; también afirmaban que todos ellos, 600.000 hombres y un número no contado de mujeres ancianos y niños – habían escapado milagrosamente de la esclavitud en Egipto, que en ese entonces era el imperio más poderoso de la tierra, única y exclusivamente gracias a la intervención milagrosa de su Dios.

La referencia más antigua que se tiene del nombre Israel data del año 1210 antes de la era común grabado en la Estela de Merenptá, en el cual se cita a Israel como un pueblo, o grupo de gente, aunque no está asociado a un lugar geográfico.

Otra de sus afirmaciones fue que, después de su gran escape, llegaron a una montaña, ubicada en una región árida y desértica, llamada Monte Sinaí, donde todos y cada uno de ellos tuvieron un encuentro con Su Dios: este encuentro, les permitió recibir un código de comportamiento, compilado en un libro llamado la “Torá”, al cual les fue ordenado seguir minuciosamente.

Debido a que los pueblos existentes en esa época creían en todo tipo de cosas sobre relaciones divinas con los seres humanos, y que podían influir en todas las decisiones que ellos tomaran, desde ese punto de vista, lo ocurrido con dicha nación no se constituía en un evento tan maravilloso o que pudiera ser considerado como increíble. Tampoco fue considerado como extraño tener un código legal especial, porque ya existían algunas formas de legislación entre las naciones; lo que si llamaba la atención era el hecho muy particular… ellos no honraban a ninguno de los dioses comunes, sino que mostraban una extrema reverencia a un solo Dios, una sola ley entregada por ese Dios y que no podía ni debía ser modificada.

4.- VALORES

A continuación, algunos de los valores esenciales de la humanidad, que son considerados universales:

1. Respeto a la Vida Humana: En un mundo perfecto, toda la gente debe tener la garantía del cumplimiento de ciertos derechos humanos básicos, los cuales deben estar encabezados por el derecho a la vida. Las personas deben poder vivir sin sentir miedo constantemente y con una cierta dignidad básica.

2. Paz y Armonía: En todos los niveles – ya sea comunal o global – la gente y las naciones deben coexistir en paz y armonía, y respetándose los unos a los otros.

3. Justicia e Igualdad: Toda la gente, sin importar su raza, sexo, estatus social, debe ser tratada igualitariamente y con justicia.

4. Educación: Todos deben recibir una educación básica que le garantice a los individuos un conocimiento funcional dentro de la sociedad.

5. Familia: Una estructura familiar fuerte y estable es necesaria ya que sirve como la fundación moral de la sociedad y como la institución más importante para educar/socializar a los niños.

6. Responsabilidad Social: En todos los niveles, tanto individual como comunitario, nacional y global, todas las personas debemos tomar responsabilidad por el mundo. Esto se debe y tiene que ver reflejado en la participación y la existencia de organismos o entes sociales que se encarguen de contribuir a la eliminación de cierto tipo de  preocupaciones básicas como las enfermedades, la pobreza, el hambre, el crimen, los problemas relacionados con las drogas, al igual que cuestiones de protección del medio ambiente y los animales.

¿Podría ser cierto que los valores morales que tenemos actualmente, de los cuales están mencionados algunos arriba, no tienen su origen en una de las grandes civilizaciones sino que los hemos heredado de un pueblo pequeño, tal vez el más insignificante de todos, y que ha habitado en un diminuto pedazo de tierra en la región de Medio Oriente?

La respuesta es muy sencilla: en el momento en que este pueblo al recibe la Torá, se hace acreedor y portador de un “manual de instrucciones” a través del cual  ellos, los judíos, promulgaban la necesidad de la existencia de unos derechos humanos básicos, el derecho a la vida, la educación, el trato igualitario, la responsabilidad ante los hechos delictivos, la vida en familia y en comunidad, el empeño de perseguir la verdad, etc. Todas esas actitudes, han permitido el surgimiento de unos ideales de contribuir, de renovar, de transformar el pensamiento permanentemente evolutivo, y se constituyen en la singularidad del aporte judío en los anales a la cultura, los cuales están muy cercanos del estándar que maneja la civilización actual.

 

5.- REPASO HISTORICO

¿Qué tal si pasamos por otro pequeño repaso histórico?

Alejandro Magno, nacido en 356 antes de la era común, se convierte en rey en el año 336 de esa misma época: en tres colosales batallas, condujo a su ejército a la victoria frente al ejército persa, creando un imperio cuya máxima expansión, era desde Egipto hasta India. En ese pasar, construyó seis ciudades, todas llamadas Alejandría, de las cuales sólo la Alejandría de Egipto sobrevive hasta el día de hoy; Cuando la cultura griega se mezcló con la cultura del medio oriente, se creó un nuevo hibrido cultural, llamado Helenismo, con una influencia monumental en el Imperio Romano, en el Cristianismo y en el Oeste.

Durante su campaña militar contra Persia, llegó a Egipto, pasando por lo que hoy en día es Israel. La narración respecto a la primera interacción entre Alejandro y los judíos se encuentra registrada tanto en el Talmud (Tratado Yomá 69a) como en el libro “Antigüedades Judías” del historiador judío Flavio Josefo (XI, 321-47).  En ambos relatos el Sumo Sacerdote del tempo de Jerusalém, manifestando un gran temor de que Alejandro fuera a destruir la ciudad, salió a su encuentro antes de que llegara a la ciudad. La narración, en ambos textos, describe como Alejandro, al ver al Sumo Sacerdote, se bajó de su caballo y le hizo una reverencia. En el relato de Flavio Josefo, cuando el general Parmerio le preguntó la razón, Alejandro respondió: “No hice una reverencia ante él, sino ante el Dios que lo ha honrado con el Sumo Sacerdocio; pues he visto a esta misma persona en un sueño, con esta misma apariencia”.

Alejandro pudo interpretar la visión del Gran Sacerdote como un buen presagio, y por tanto se apiadó de Jerusalém, absorbiendo pacíficamente a la tierra de Israel en su creciente imperio. Como tributo a su conquista apacible, los sabios declararon que los primogénitos de aquella época fueran llamados Alejandro, el cual sigue siendo un nombre judío hasta el día de hoy. Y el día de aquel encuentro, 25 de Tevet, fue declarado una festividad menor.

Así comenzó una de las más interesantes y complejas relaciones culturales del mundo antiguo; Los griegos nunca habían conocido a nadie como los judíos, quienes conformaban la única nación monoteísta que tenía un concepto único de un Dios infinito, que ama, que se preocupa por su creación y que actúa en la historia. Los judíos tenían tradiciones legales y filosóficas increíblemente profundas y complejas. Esta nación se caracterizaba por tener una tasa de alfabetización y una infraestructura de bienestar social nunca antes vista en el mundo antiguo. Los griegos estaban tan fascinados con los judíos, que fueron los primeros en traducir la Biblia en otro idioma cuando el Rey Ptolomeo II aproximadamente en el año 250 antes de la era común, obligó a 70 rabinos de esa época a traducir la Biblia hebrea al griego (la cual es conocida  hoy en día con el nombre de la “Septuaginta”, que significa “70” en griego).

En lo que tiene que ver con la nación de Israel, la alta esfera de la sociedad judía, de igual manera que el resto de la población del mundo mediterráneo, adoptó rápidamente la cultura helenista, y muchos de los judíos helenizados tomaron el asunto en sus manos, e intentaron “ayudar” a sus hermanos más tradicionalistas, “arrastrándolos” fuera de lo que ellos percibían como creencias primitivas, para introducirlos así al “moderno” mundo de la cultura griega. Esto generó conflictos y rebeliones en la nación judía que tenía además que “soportar” las presiones ejercidas por dos imperios enemigos: el Ptolomeo y el  Seléucida, porque ambos limitaban con esta nación judía.

La existencia para los judíos se tornaba tan tensa que, a mediados del siglo 2 antes de la era común, Antíoco Epifanes publica un decreto, que hasta ese entonces nunca había sido escuchado en el antiguo mundo multicultural y religiosamente tolerante: Derogó la religión de otras personas. El prohibió la enseñanza y la práctica del judaísmo. Esto generó persecuciones hasta el momento en que una familia sacerdotal, conduce hacia una guerra de varios años que lleva a la derrota del imperio y aseguró la supervivencia del judaísmo.

La victoria militar de los judíos por sobre el imperio griego, fue un milagro mucho más grande que el milagro ocurrido a un frasco de aceite el cual duró durante ocho días, en la reinauguración del Templo, ceremonia conocida con el nombre de Janucá. Esta milagrosa subsistencia permitió que los judíos generaran un monumental impacto en el mundo que ha excedido por mucho el minúsculo tamaño del pueblo judío, entregándole al mundo el concepto de un Dios único y los valores de la santidad de la vida, la justicia, la paz y la responsabilidad social, que son los cimientos morales/espirituales de la civilización occidental.

Dos de las referencias más conocidas que tiene el mundo occidental frente a este significativo hecho, están reflejadas en la existencia de un Oratorio elaborado por George F. Handel, y asignado por el príncipe de Gales en honor al retorno victorioso de su general, el Duque de Cumberlain, en Londres en 1746 y; también la comparación militar que se le hizo al Mariscal Henry Tirán en 1675 en la Batalla de Alsacia, por su heroísmo en el frente.

El filósofo Soren Kierkegaard, creía que esta fe, la fe judía, era la Esperanza y por ello dio franco optimismo a la religión judía, más que a ninguna otra, diciendo las siguientes palabras: “El pensamiento pagano griego es optimista, pero está teñido de una profunda melancolía, y no tiene respaldo divino. El Judaísmo sí lo tiene, una clara promesa para esta vida”.

Esto es así; el judaísmo es una religión que le enseña, en forma continua y permanente, al mundo que todo ser es creado a imagen de Dios y por ese hecho, tiene que convertirse en una actitud optimista y esperanzadora. Si nosotros somos fracciones espirituales de Dios, tenemos el poder de ser creativos como lo es El, y podemos esforzarnos por modificar o eliminar sufrimiento, tragedia y todo tipo de males.

La revolución que generó el concepto de un solo Dios, rompió radicalmente con el paganismo que prontamente transformó el pensamiento del hombre, pero la chispa que lo despertó fue esa creencia del judaísmo en un solo Dios quien creó al mundo con un propósito y un significado.

La creencia en un solo Dios conquistó toda la humanidad y el paganismo rápidamente comienza a desaparecer, dándole cabida a la esperanza para que ella pueda crear una nueva realidad. La religión monoteísta se convirtió en la cuna del optimismo, mientras que el paganismo, por otro lado, sufrió una crisis de melancolía, para finalmente desaparecer.

Otra de las más importantes contribuciones del judaísmo se define con una sola palabra: Esperanza. Ella es el puro deseo de vivir ante la desesperación, imaginando un futuro mejor, con éxito, y el fin del sufrimiento. El pueblo judío ha sobrevivido un sin número de pogromos, persecuciones  y holocaustos debido a esta cualidad tan especial.

El pensamiento judío también nos enseña que, si estimulamos activamente a nuestro prójimo para que no acepte el mal de ninguna manera, y  a través de esa enseñanza se le anima a combatir las atrocidades de la vida, la fe en Dios se le convertirá en fuente de gran esperanza. La religión dijo al mundo antiguo que en los tiempos malos, cada uno de nosotros puede comenzar de nuevo.

“No hay lugar a dudas que los estudios hebraicos son el substrato común de los estudios religiosos, y de ahí que todos aquellos que tratan de darse cuenta de su fe estén obligados a ocuparse del pasado religioso judío. Tienen, pues, los judíos el incomparable privilegio de que su libro haya llegado a ser el libro del mundo entero…”escribe Ernesto Renán en su libro “Cristianismo y Judaísmo” de la Editorial Leviatán)

Continúa diciendo en su libro que, “cuando se quiere profundizar el cristianismo, debemos estudiar el judaísmo. Ligado por una de esas tradiciones de infancia, que son las más caras y duraderas, al cristianismo, he creído que no tenía mejor medio de probar mi respeto por la doctrina cristiana que examinándola de cerca. Considero que un examen serio y concienzudo. Es la máxima prueba de respeto que se pueda dar a las creencias religiosas”.

Si queremos demostrar lo enunciado anteriormente tenemos que tener en cuenta que, no existe ninguna contradicción entre lo enunciado por (Moisés) Moshé y lo relacionado siglos más tarde por (Jesús) Yeshúa. Si fuese así, Yeshúa sería un falso mesías. Para citar sólo un ejemplo, las enseñanzas que encontramos en Romanos 10,  son las mismas que revela el libro de Levítico 18:5, ellas dicen que hay vida para aquel que practica la Torá, porque la Torá lleva la persona al Mesías y a la justicia de la fe, la cual está citada en la Torá, Deuteronomio 30:12-14.  El problema surge cuando una persona intenta usar aquellos mandamientos  de la Torá y cumplirlos mediante el uso de su propia fuerza o, ajustarlos a su conveniencia..

¡Hay más aportes históricos…!

Para el mundo entero es conocido que aproximadamente después del primer siglo de la era común hasta el año 1948, el territorio que hoy se conoce con el nombre de Israel, estaba “deshabitado” por aquellos quienes fueron considerados sus dueños durante muchos años: es decir, los judíos;  El primer gran exilio o la primera Diáspora judía ocurrió en el año 606 antes de la era común, cuando el rey de los babilonios, Nabucodonosor II, conquistó el Reino de Judá, destruyendo el primer templo y trasladando a los líderes judíos a Babilonia. Setenta años más tarde, el rey persa Ciro II el Grande permitió a los judíos retornar a la Tierra de Israel tras haber conquistado a los babilonios. Sin embargo, algunos se quedaron, dando origen con el tiempo, a la comunidad judía de Bagdad, la cual siguió existiendo hasta el siglo 20, la cual termina con la emigración de la misma al Estado de Israel.

El segundo gran exilio se produjo en el año 70 después de la era común, cuando el general romano Tito, futuro emperador, derrotó una revuelta judía, destruyendo el Segundo templo y a la ciudad de Jerusalém y con lo que obligaron a casi la totalidad de los judíos a huir de Israel.

Este contexto histórico genera el concepto por muchos, llamado como el de “las tribus perdidas de Israel” porque se produce una dispersión de los judíos en todas las direcciones del mundo conocido, llegando hoy en día a identificarse descendientes de dichas tribus en la siguiente manera:

5.1 LAS TRIBUS

5.1.1 Los hijos de Efraím:

Se habla, en el caso de ellos, de dos grupos familiares: la tribu Telugu vive en el sur de la India, y el segundo, de un grupo conformado por aproximadamente  400 familias que viven en Nigeria, que según su tradición vinieron de Marruecos, y también dicen descender de la tribu de Efraím.

5.1.2 Los hijos de Menáshe

Son también varios grupos: uno de ellos conformado por aproximadamente 8.000 personas, que viven en la frontera noreste de la India con Bután: la localidad es Manipú y ellos se hacen llamar Manasé, al parecer se originaron hace 6.000 años en la China, y de allí emigraron a la India. En el siglo XIX se convirtieron al cristianismo y algunas de sus tradiciones tienen similitud con el judaísmo.  Hay otro grupo de aproximadamente  cinco millones de personas, también residentes en India, visitados por los rabinos de Israel, que han sido identificados como descendientes de la tribu de Menáshe, aproximadamente un millón y medio de personas. También está la tribu Pashtún, que cuenta con 40 millones de personas, los cuales habitan en Pakistán y Afganistán. Son musulmanes, pero tienen costumbres similares a las de los judíos: descansan los sábados, prenden velas los viernes, usan una indumentaria parecida al talit, rezan en dirección a Jerusalém, y usan peyes (el pelo de los costados de la cabeza o sienes, que nunca es cortado).

5.1.3 Los hijos de Dan

A cierto grupo de ciudadanos de Etiopía, conocidos con el nombre de falashas, se les ha reconocido como la tribu perdida de Dan; sin embargo, los residentes de Dinamarca, (Danmark como es su nombre original), se les atribuye también ser descendientes de la tribu de Dan, ya que este nombre indica, la marca de Dan.

5.1.4 LOS HIJOS DE ZEBULÚM

Las sectas judaizantes de Japón, no sólo creen ser la tribu perdida de Zabulón, sino que la familia imperial de Japón comparte ese linaje.

Una certificación del concepto anterior lo encontramos en el cuarto libro de Esdras (la misa de Réquiem se basa en este libro), que es un mensaje apocalíptico de las visiones que tuvo en el año 557 antes de la era común en el que relata el éxodo de 10 tribus hacia una tierra lejana, desconocida y deshabitada, llamada Asfareth y que significa “la otra tierra”, reino israelita oculto por la mano de Dios, y donde vivirán hasta que en los tiempos mesiánicos, El Mesías, los haga volver.

5.2 Los judíos en España

Algunos asocian el país de Tarsis, mencionado en los libros de Isaías, Jeremías, Ezequiel, Primero de los Reyes y Jonás, con la antigua civilización de Tartessos o, al menos, con algún lugar de la Península Ibérica. Si esta identificación fuese correcta, el contacto de los judíos con la Península Ibérica se remontaría a la época de Salomón.

Parece claro, en cualquier caso, que el reino de Israel mantuvo relaciones comerciales con un lugar llamado Tarsis. En Ezequiel 27:12 así se dice: “Tarsis comerciaba contigo por la abundancia de todas tus riquezas, con plata, hierro, estaño y plomo a cambio de tus mercaderías.”

También se hace referencia a este comercio en 1Reyes 10:22, donde se dice que “una vez cada tres años la flota de Tarsis venía y traía oro, plata, marfil, monos y pavos reales”.                                                                                                                   Y es asimismo el país lejano al que Jonás quiere ir para escapar de Dios (Jonás 1:3), Lo que aproxima a las citas anteriores es el conocimiento que se tiene de la existencia de comunidades judías en territorio español desde tiempos remotos, el hallazgo de evidencias arqueológicas lo confirman. Un anillo fenicio del siglo VII a. C., hallado en Cádiz con inscripciones paleo-hebraicas, una ánfora, en la que aparecen dos símbolos hebreos del siglo I, encontrada en Ibiza, también existe un sarcófago en Almería con signos Hebreos del siglo I d.C.

La presencia hebrea en el actual territorio español tuvo cierto incremento durante las Guerras Púnicas, 218-202 antes de la era común, durante las cuales Roma se apoderó de la Península Ibérica (Hispania), y se sabe con precisión que el incremento de la población judía se dio varios siglos después a raíz de la conquista de Judea por el general romano Tito.                                                   Se calcula que en España se asentaron, durante las primeras décadas de la Diáspora, alrededor de 80.000 personas procedentes de Palestina.

Con la caída del Imperio Romano y la invasión de la península por tribus germánicas, como los visigodos, suevos y vándalos, sobreviene una época de dificultad para los hebreos que en ella vivían. Atraviesan toda España desde los tiempos de los romanos.

Al sobrevenir la acepción del Cristianismo como religión de los reinos bárbaros, y la instauración de la Iglesia Católica en España bajo el reinado de Recaredo, año 587 después de la era común, las comunidades judías pasan a ser dominadas completamente y se inicia una época de persecución, aislamiento y rechazo. Es en esta época donde comienzan a fraguarse las primeras aljamas y juderías de las ciudades españolas donde hubo grandes asentamientos hebreos.  (Las aljamas eran las entidades autónomas en las que se agrupaban las comunidades judías de las diferentes localidades. Tenían sus propios magistrados, y se regían por sus propias normas jurídicas, basadas en la Halajá. La institución de la aljama se trasladaría después a la España cristiana, y permanecería vigente hasta el momento de la expulsión)                                             Una de las ciudades españolas a las que se le atribuye ser fundada por judíos  fue Toledo, que proviene de la palabra (y porción bíblica) Toledót o Toldot, que significa generaciones. Además de la anterior, los judíos desarrollaron prósperas comunidades en la mayor parte de las ciudades españolas. Destacan las comunidades de las ciudades de Burgos, Sevilla, Córdoba, Jaén, Ávila, Granada, León, Segovia, Soria y Calahorra. En la Corona de Aragón, las comunidades de Zaragoza, Gerona, Barcelona, Tarragona, Valencia, Vitoria y Palma de Mallorca se encuentran entre las más prominentes. Algunas poblaciones, como Lucena, Hervás, Ribadavia, Ocaña y Guadalajara, se encontraban habitadas principalmente por judíos. De hecho, Lucena estuvo habitada exclusivamente por judíos durante siglos en la Edad Media.

La comunidad judía española, durante esta época, fue la más grande, mejor organizada y más avanzada culturalmente gracias a las grandes libertades de que gozaba. Numerosos judíos de diversos países de Europa y de los dominios árabes se trasladaron a España, integrándose en la comunidad existente, y enriqueciéndola en todos los sentidos. Muchos de estos judíos adoptaron el idioma árabe y se desempeñaron en puestos de gobierno o en actividades comerciales y financieras. Esto facilitó enormemente la incorporación de la población judía a la cultura morisca, principalmente en el sur de España, donde los judíos ocuparon puestos importantes y llegaron a amasar considerables fortunas.                                                                                                                        Por lo tanto, es bajo el dominio del Islam cuando la cultura hebrea en la península alcanza su máximo esplendor. Protegidos, tanto por reyes cristianos como musulmanes, los judíos cultivan con éxito las artes y las ciencias, destacando claramente en Medicina, astronomía y matemáticas. Además, los estudios religiosos y la filosofía son quizás la más grande aportación. Algunos nombres destacan en tales áreas. El rabino cordobés Moshé ibn Maimón, más conocido con el sobrenombre de Maimónides, se distingue sobre los demás por sus aportes al campo de la Medicina, y sobre todo en la filosofía. Sus obras, como la Guía de perplejos y los comentarios a la Teshuvot, ejercieron influencia considerable sobre algunos de los doctores de la iglesia, principalmente sobre Tomás de Aquino.

de Salomón Yehudá Ibn Gabirol recibimos el libro llamado,  La fuente de la vida o mekor jaím, nombre original hebreo, fue traducida al  latín como Fons Vitae, y este se convirtió en uno de los libros bases del franciscanismo, importante referencia posterior para el mundo católico y cristiano.

En el campo de la matemática, se les atribuye a los judíos la introducción y aplicación de la notación numeral indo arábiga a Europa Occidental. Azraquel de Sevilla realiza un estudio exhaustivo sobre la Teoría de Ecuaciones de Diofanto de Alejandría, mientras que Abenezra de Calahorra escribe sobre las peculiaridades de los dígitos (1-9) en su Sefer ha-Eshad, redacta un tratado de aritmética en su Sefer ha-Mispad y elabora unas tablas astronómicas. Años antes de la Reconquista, el converso Juan de Sevilla tradujo del árabe un volumen del álgebra de Mohammed al-Khwarismi que fue posteriormente usado por matemáticos como Nicolo di Tartaglia, Girolamo Cardano o Viète.        En la arquitectura se destaca el estilo morisco con el que se construye la Sinagoga del Tránsito (o de Samuel Ha-Leví) en la ciudad de Toledo, exponente máximo de la arquitectura judía de ésta época, al igual que la de la ciudad de Córdoba.

Alfonso “el sabio” en el siglo 13, reunió a los astrónomos más importantes de la época para estudiar los movimientos planetarios: corrigieron las tablas de Tolomeo y prepararon las “Tablas Alfonsinas,” redactadas por Isaac ben Sid, que tuvieron validez hasta la época de Copérnico.

En resumen, en el plano cultural, los judíos fueron los transmisores de los conocimientos árabes. Gracias a ello, en cortes como la de Alfonso X, junto con colaboradores árabes, se pudo llevar a cabo la enorme obra de recopilación, traducción y divulgación de todo el saber humano de la época.

Hay que resaltar que mientras los judíos llamados sefaradíes, se hicieron destacar mayo aportes a las ciencias del conocimiento, el grupo de los judíos ashkenazíes realizaron grandes aportes a la espiritualidad y sobre las escrituras: por ejemplo, El libro de comentarios de Rashi, los Tosafot, y el Sefer HaIashar (El “Libro de la Rectitud”).por Rabeinu Tam: quizás la obra halájica más completa de los judíos de su tiempo, el Sefer Mitzvot Gadol (Sema”g por sus abreviaturas), escrito por Moshé de Coucy; el Sefer Zejirá, que describe los sufrimientos del pueblo judío de la época, escrita por el Rabino Efráim de Bonn; el Sefer Jasidim y las “Tzavaot” escritas por Yehuda haJasid, el “Tashbetz”, escrita por el Rabi Meir de Rothemburg, conocido como Maharam; el Shulján Aruj en el siglo 16 de la era común,

Los siglos 10 a 15 de la era común fueron de cambios radicales en la península ibérica: grandes avances de la ciencia, el surgimiento de España como el imperio más poderoso de la época a pesar de las guerras y conflictos tanto externos (por ejemplo, las cruzadas) como internos, y que estos ocasionaron frecuentes persecuciones  a los judíos añadido a la necesidad judía de retornar a Jerusalém, de la que podemos citar como ejemplo más significativo, el hecho que en 1141 el español Yehúda Haleví hizo un pronunciamiento para que los judíos regresen a  Israel, ejemplo que fue repetido un siglo después por el rabino español Najmánides: en su caso, emigrando a Jerusalém y creando un vínculo constante con esta ciudad, con el que aseguró la presencia de judíos en la región; la renovación de la creencia en Asfareth, en primer lugar basándose en el concepto del Libro de Deuteronomio 30:13 que dice: “Y ella (la Biblia) no está al otro lado del mar para que digas ¿quien pasará por nosotros el mar, para que nos la traiga y nos la haga oír a fin de que lo cumplamos?: en segundo lugar, donde el pensador español Ibn Ezra, nacido en el año 1092 de la era común, decía que al otro lado del mar expresa lejanía: algo remoto y lejano de Israel, a través de un Mar Grande que nadie puede atravesarse y, en tercer lugar, la necesidad que tenían los judíos españoles de encontrar a las 10 tribus perdidas para que les brindaran un apoyo que “pedían a gritos” y por último la aparición de Cristóbal Colón, conocedor de los textos del Antiguo Testamento (Tanáj), extrajo de los profetas Esdras e Isaías, la siguiente frase: “Si se reúnen las naves para mí, con los navíos de Tarsis a la cabeza, para traer de lejos a tus hijos, con su oro y su plata, para el nombre de Adonai Tu Dios, para el santo de Israel para que te glorifique” ;con ello pone en marcha el gran proyecto que terminará con el Descubrimiento de América, fuertemente apoyado por los judíos conversos

En el año de 1478, el Papa Sixto V aprobó el establecimiento del Tribunal del Santo Oficio en la Península Ibérica y en sus posesiones del Mediterráneo. Como primer Inquisidor General, se nombró al dominico Tomás de Torquemada, confesor personal de la reina de Castilla y hombre fundamental en la expulsión de los judíos de España, en el año de 1492. El 31 de marzo de 1492 por los reyes recién llamados Reyes Católicos, Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, se firma El Decreto de la Alhambra o Edicto de Granada, el cual obligaba a todos los judíos de la España católica a convertirse esa religión o ser expulsados, con término el 31 de julio de 1492. Por motivos logísticos se extendió este plazo hasta el 2 de agosto a las doce de la noche. Fernando el Católico también firmó otro documento semejante para el reino de Aragón.

Un cronista de la época, Andrés Bernáldez, describía así la salida de los judíos de la ciudad de Zaragoza: Salieron de las tierras de sus nacimientos chicos y grandes, viejos y niños, a pie y caballeros en asnos y otras bestias y en carretas, y continuaron sus viajes cada uno a los puertos que habían de ir, e iban por los caminos y campos por donde iban con muchos trabajos y fortunas, unos cayendo, otros levantando, otros muriendo, otros naciendo, otros enfermando, que no había cristiano que no hubiese dolor de ellos y siempre por donde iban los convidaban al bautismo, y algunos con la cuita se convertían y quedaban, pero muy pocos, y los rabinos los iban esforzando y hacían cantar a las mujeres y mancebos y tañer panderos y adufos para alegrar la gente, y así salieron de Castilla.

La gran mayoría de los estos judíos provenientes de la península Ibérica, serían recibidos en el Imperio otomano, que a la sazón estaba en su máximo apogeo. El sultán Bayaceto II permitió el establecimiento de los judíos en todos los dominios de su imperio, enviando navíos de la flota otomana a los puertos españoles y recibiendo a algunos de ellos personalmente en los muelles de Estambul, como consta una pintura del ilustrador Mevlut Aky?ld?z. Es famosa su frase: “Gönderenler kaybeder, ben kazan?r?m”, que traduce: aquellos que les mandan pierden, yo gano. Estos judíos se establecieron cuatro comunidades en el Imperio otomano, mucho más grandes que cualquiera de las de España, siendo las dos mayores la de Salónica y la de Estambul, mientras que la de Esmirna, en Turquía, y la de Safed, en Israel, fueron las de menor tamaño. Sin embargo, se documenta su establecimiento en casi todas las ciudades importantes del imperio, fundando comunidades en Sarajevo (Bosnia), Belgrado (Serbia), Monastir (República de Macedonia), Sofía y Russe (Bulgaria), Bucarest (Rumanía), Alejandría (Egipto) y Edirne, Çanakkale, Tekirda? y Bursa en la actual Turquía.

Otros, se unieron a la expedición organizada por Cristóbal Colón quien aprovechó el conocimiento existente para planificar el viaje: utilizó los Portolani, o estudios de navegación de los aragoneses en el Mediterráneo, los datos aportados por las expediciones de Marco Polo y con la ayuda de los conversos Abraham y Yehúda Cresques (conocido con el nombre de Jaime Rives, autor del “Atlas Catalán”, la obra de navegación más extensa conocida en la época): también utilizó el Astrolabio mejorado por Abraham Zacuto (profesor de la Universidad de Salamanca y autor del “Almanaque perpetuo”); también, las tablas Alfonsinas que le permitieron predecir un eclipse lunar tres días antes de que ocurriera en 1504.

Es concluyente, y lo demuestra la historia, que la expedición no hubiera sido posible sin el apoyo de los judíos y especialmente de los conversos, y sin importar lo que piensen muchos autores, la impronta judía está allí, en el hallazgo del Nuevo Continente, desconocido por el mundo de esa época.

5.3 CRISTÓBAL COLÓN

En los años previos a la firma del Decreto de la Alhambra hay en España una gran presión tanto de políticas internas como externas y los Reyes Católicos no se escapan de ello como dirigentes: el sólo hecho de que los judíos eran dueños de grandes riquezas y poseedores de altos cargos, permitió el surgimiento de  odio a los ojos del pueblo y de la jerarquía católica, que consideraba a los judíos como los responsables de la crucifixión de Jesucristo y además eran practicantes de ritos satánicos. En algunas ciudades, los judíos eran acusados de envenenar los pozos, secuestrar niños para beber su sangre o de querer, en contubernio con la nobleza, convertir a la población al judaísmo. Esto, en algunos casos, ocasionó violentas persecuciones antisemitas, intrusiones y matanzas en las juderías, e incluso expulsión de las ciudades.

Para muchos es conocido el origen judío de ambos reyes y la presencia de muchos funcionarios tanto conversos como judíos a su alrededor: el rey Fernando era biznieto de Paloma de Toledo: la Reina tenía entre su consorte a cuatro secretarios allegados, de origen converso: Fray Antonio de Marchena, astrónomo del instituto de Santa María de la Rábida (de la corriente franciscana, su hermano fue condenado a la hoguera por “judío renegado”); La Marquesa de Moya, su amiga íntima; Fray Hernando de Talavera, su confesor;   y, el cronista, Hernando del Pulgar; Es por ello que vemos que existían motivos muy especiales para que los judíos de Castilla y Aragón proporcionaran grandes fondos y grandes regalos con la finalidad que esta boda se efectuara .

Con este trasfondo aparece Cristóbal Colón, capaz de crear uno de los logros más grandes de la humanidad,  demasiado influyente en la civilización occidental, hombre de orígenes desconocidos para muchos, misterioso, cuyo apellido figura con muchas variantes, tales como Coullon, Colomb, Colombo entre los judíos de España, Francia (En este país encontramos a Joseph Colon ben Solomon Trabotto, también conocido como el Maharik, nacido en. 1420, en Chambéry, ejerce su cargo como rabino en ciudades como rabino en Pieve de Sacco, y en Mestre, en el territorio Veneciano, en  Boloña and Mantua y fallece en el año 1480) e Italia: en este último país los Colombo provienen de Colon de Piamonte y a su vez de Colonia en el Rin, con datos de una extensa colonia de origen judío que data de muchos años antes de Jesús Cristo, y por el lado de su madre, el apellido Fontanarosa proviene de la familia hebrea Ponti Rossi; su esposa y su amante son consideradas como de origen converso; sus características físicas son descritas como hombre rubio, pecoso, de ojos claros, rubicundo: comportamiento mercantilista, con afán de lucro y mesiánico; algunos historiadores explican que el uso de la palabra genovés era un sinónimo de judío, de la misma forma como los portugueses también eran identificados como judíos y, conocedor del idioma castellano por provenir de familia sefardita que tuvo que huir de España en el año de 1391; también está documentado el uso de símbolos en sus cartas a su hijo Diego compatibles con las palabras en hebreo “Baruj HaShem” o bendito sea Su Nombre, conocedor de los textos bíblicos, citando frecuentemente el Libro de los Profetas en sus cartas, y haciéndose llamar “servidor del mismo Dios que crió a David”, deja entrever  sus raíces judías, que son aprovechadas por los conversos de España para financiar su campaña y estimular a los Reyes, a apoyar dicho proyecto. Se cree que la octava parte del costo de los viajes lo proporcionó Gabriel Sánchez, tesorero mayor del Reino De Aragón, cuyo padre y suegro fueron quemados en la hoguera por judaizantes y herejes. Otros patrocinadores de la campaña de Colón fueron Luis de Santángel quien concedió un préstamo equivalente a cinco millones de maravedíes, sin intereses; también intervinieron Juan Cabrera (cuyo abuelo murió en la prisión del Tribunal de la Inquisición) y Fray Diego de Deza, de la corte real de la Reina, con lo que se soporta la teoría de que ella financió la campaña. La historia nos enseña que la Reina tomó interés en el proyecto después de la insistencia que tuvieron el Cardenal de España, Pedro González de Mendoza y a Luis de la Cerda, Duque de Medinaceli, ambos de sangre judía y que tuvieron que defenderse de las acusaciones del Tribunal.

Juan Colonia, secretario del Reino de Aragón y judío por línea materna, firmó la Capitulación de Santa Fe y la Carta de Privilegios de 1492, donde quedaron estipulados las condiciones económicas a las que tenía derecho Colón.

Para realizar el viaje, Cristóbal Colón, en primer lugar, nunca se apoyo de sacerdotes católicos en la misión, y lo acompañaron personajes como Rodrigo Sánchez de Segovia, veedor real de la armada y pariente de Gabriel Sánchez, tesorero real; también Luis Torres de Murcia, de quien se dice falleció en la histórica toma de la Fortaleza de la Natividad en la Isla la Española, por parte de la población local: Maestre Bernal, médico y boticario; Rodrigo de Triana; Diego de Arana, pariente de su segunda esposa, Efraím Benveniste de Calahorra, los cirujanos Marco y Juan Sánchez de Córdoba, todos de origen converso. Llevó consigo traductores de hebreo porque esperaba encontrar quienes hablaran este idioma y suponen algunos historiadores, que las primeras palabras dirigidas a los nativos fueron en hebreo.

En los viajes sucesivos, muchos de los denominados marranos, benéi anusím y cristianos nuevos, se desplazaron a los nuevos territorios, con el fin de huir de las presiones a las cuales se encontraban sometidos, por el estilo conflictivo de vida de la España local.

El Edicto de Alhambra que obligaba a los judíos a salir de España el 31 de julio de 1492 fue postergado por los reyes hasta el 2 de agosto: situación que aprovechó Cristóbal Colón para “acuartelar” a su tripulación desde el día anterior, sin informarles que iban a zarpar a buscar los territorios de la India, y porque conocía que “después de cierta hora, la milicia urbana, la Santa Hermandad y los familiares de la Inquisición saldrán a averiguar si ya no hay más judíos en España”.

 

6. CONCLUSIONES

6.1 El judaísmo es:

  1. la comunidad de individuos judíos,  forjada por un origen y una  suerte comunes, donde se pertenece por nacimiento (madre judía) o por conversión;
  2. un contenido espiritual, cultural, moral y religioso con una herencia milenaria. Es el pueblo con el cual  Dios realizó el Pacto, y este Pacto se confirmó con los Patriarcas, con Moisés, David, Salomón y los Profetas.

El judaísmo no es una institución con una sola filosofía o teología. Tampoco es sólo una religión. No es una raza, y tampoco una nación. El judío practica su religión, tiene una cultura especial, y su liturgia es diferente. El individuo deja de ser judío  cuando se convierte a otra religión.

Una definición más moderna, aceptada por la gran mayoría de los judíos, es:

El judaísmo es un pueblo con una civilización religiosamente desarrollada, con un contenido universal que debe ser transmitido a todos aquellos que estén interesados en conocerla.

6.2 El judaísmo ha demostrado la necesidad de perseguir la verdad, de contribuir, de renovar, de transformar, el pensamiento permanentemente evolutivo, en todos los campos de la cultura.

6.3 Trae el concepto de la educación, que no estaba destinada a individuos elegidos o clases privilegiadas, sino que también para las masas del pueblo, basándose en el mandato bíblico “y enseña las leyes a tus hijos”

6.4 La creación de la sinagoga no sólo como institución consagrada a la plegaria, ha sido convertida  en “casa de asamblea” para estudios de amplias proyecciones, que trasciende a la iglesia cristiana; posteriormente se adoptarían de ellos algunos moldes para las futuras universidades.

6.5 Los anhelos de justicia social en la sociedad humana, están fundamentados en la tradición judía: la preocupación por las condiciones en que viven los campesinos y los obreros, la determinación de mejorar “la suerte de los pobres, las viudas y los huérfanos”, y de edificar una sociedad equitativa en la que todos tengan iguales derechos e iguales deberes, son elementos sustanciales de la cultura judía.

6.6 los estudios originados a partir de los libros del Tanaj, son el sustrato común de los todos los estudios religiosos, en las diversas corrientes cristianas y católicas, por lo cual, todos aquellos que tratan de darse cuenta de su fe están obligados a ocuparse del pasado religioso judío.

6.7 La pertenencia en casi todos las personas de las corrientes teológicas cristianas y católicas de que Dios escucha a todo aquel que Le pide, que El desea su bien, y responde, para bien o para mal, proviene del judaísmo

6.8 Todos los campos del conocimiento han sido influenciados por los aportes judíos. Hasta el año 2007 aproximadamente 170 judíos, o descendientes de ellos recibieron alguno de los Premio Nobel que entrega la academia sueca. Los judíos hoy  en día, son aproximadamente, el 0.2% de la población total del mundo.

7. ANEXOS

ANEXO 1

APORTE JUDIO A LAS CIENCIAS DEL CONOCIMIENTO EN LOS ÚLTIMOS SIGLOS.

De Sión saldrá la luz y de Jerusalém la palabra de Dios”.

Willian Hershel: Descubrió en 1781 el planeta Urano.                                                      Marx Wolf de Heildelben: Método de la fotografía para observaciones astronómicas.                                                                                                                 Isaac Singer: (1811-1874) Ideó la primera máquina práctica de coser.
Emil Berliner: (1851- 1929) Ideó el Micrófono.
Philip Reiss: (1837-1874) Experimentó en aparatos de audición. Inventó un teléfono en 1861, exhibido en 1864, que sirvió de base para que Graham Bell y luego Thomas Edison  perfeccionaran y diseñen los suyos.
Abraham Stern: Ideó la primera máquina de calcular.
Sansón Valobra: Inventó los fósforos (cerillos) de seguridad.
Moritz Herman Jacobi: Inventó la galvanoplastía.
Leo Graetz: inventó la llamada “lámpara graetz”.
Joseph D´Aguila Samuda: Pionero del uso del hierro en la construcción de buques a vapor.
Hertha Marks: Inventó un ventilador contra gases y realizó investigaciones sobre el arco eléctrico.
L. B. Phillips: Inventó el reloj sin llave.
Lewis Gompertz: Ideó 38 inventos. Uno de ellos es el mandril para tornos regulable.
Nahum Salomar: La rueda de rayos.
David Schwartz: Ideó el aerodirigible. Su viuda se vio obligada a vender la patente. La compró Zepelín.
Karanstein: Fue el primer ingeniero piloto del Zepelín.
Aarón Hirsh: Ideó procedimientos metalúrgicos.                                                             Lazar Ludwig Zamenhof, filólogo internacionalista, que creó el esperanto con la idea de lograr un idioma universal que una a los seres humanos.                            Ludwing Trauber: Iniciador de la patología. Descubrió la digital, usada en enfermedades del corazón.
Oscar Liebrich: Descubrió la utilización del hidrato de Coral para las convulsiones.
Simón Flexner: Encontró el suero para curar la meningitis                                    Karl Landsteiner y Alexander Wierner idearon la exsanguino transfusión en el caso de la Eritroblastosis fetal
Jonás E Salk y Albert B .Sabin: Obtuvieron la vacuna anti-poliomielítica.
Tadeusz Reichstein: (P.N. 1950) Inventó la cortisona sintética.
Salman Abraham Waksman: (P.N. 1952) Descubrió la Estreptomicina.
Alexander Marmorek: Logró la vacuna contra la tuberculosis.
Joseph Aub: Inventó el método del electroimán para extraer cuerpos extraños de los ojos.
Moritz Schiff: Investigaciones y logros sobre el cretinismo.
Gottliev Gluye: Investigaciones y logros sobre la influenza y sobre la fiebre reumática.                                                                                                                              Theodor Rosenheim: Creador de la esofagoscopia                                                                  Karl Heinrich Marx (1818-1883) con algunos de sus trabajos más conocidos son:”El Capital”, “El Manifiesto Comunista”(en conjunto con F. Engels), “Manuscritos Económico-Filosóficos”. “Miseria de la Filosofía.”                              Sigmund Freud, cuya obra se constituye uno de los aportes modernos más relevantes para la comprensión de la naturaleza humana.                               Henri Bergson, premio Nobel de literatura en 1927, conocido por su aporte a la filosofía.                                                                                                                             Claude Lévy-Strauss, creador de la Antropología Estructural.

.

ANEXO 2

GRÁFICAS

Mapa de la antigua Grecia

Imagen tradicional del origen de Roma

Extensión de Roma en el período de la República

Extensión del imperio árabe.

Mapa de las tribus de Israel (Tobías Conrad, 1759),                                             Fuente Biblioteca del Congreso (EE.UU.).

 

FACSIMIL DEL EDICTO DE GRANADA

 

 

LAS TRES CARAVELAS

 

LUGARES DE ASENTAMIENTO Y FLORECIMIENTO DE COMUNIDADES JUDÍAS EN LA ESPAÑA DE LOS SIGLOS 10 A 15.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

8. BIBLIOGRAFIA:

1. MANGAS, Julio, Historia Universal, vol. I, tomo B: Edad Antigua: Roma, Barcelona, 1999.

2. http://go.to/imperioromano

3. FAIRBANK, John K. (1997). China. Una nueva historia. Santiago de Chile/Barcelona: Ed. Andrés Bello.

4. KLEPFIZ, Heszel. “El impacto hebreo en la Cultura Occidental “ Editorial Universitaria, Panamá

5. MESA BERNAL, Daniel. “Los judíos en el descubrimiento de América” . Repertorio histórico de la academia antioqueña de historia, Vol 38. N’ 252, 1989.

6. RENAN, Ernesto. “Cristianismo y Judaísmo” Editorial Leviatán.

7. ENCICLOPEDIA ENCARTA 2004

8. RISCO, VICENTE. Historia de los judíos: desde la destrucción del templo. Ediciones Gloria, Barcelona 1944, reedición por Editorial Maxxtor 2005.

9. GUBEREK, Julio. Los judíos en el mundo de Colón. Editorial Colombia Nueva Ltda. Bogotá 1980

10. DUBNOV, Simón. Manual de Historia Judía. Editorial Sigal. Buenos Aires 1977.

11. BARYLKO, Jaime. El humanismo judío. CONSEJO CENTRAL DE EDUCACIÓN ISRAELITA DE LA REP. ARGENTINA. BUENOS AIRES, 1981

12. VEGHAZI, Esteban. ¿Qué es el judaísmo? Manual de consulta: Usted pregunta y el libro responde.

13. ROTH, Cecil. La contribución judía a la civilización. Editorial Israel, Buenos Aires, 1946.

14. ROSENTHAL, Ludwig. La participación judía en el descubrimiento de América. Bnai Brit. Bogotá, 1979.

15. GARCÍA CRESPO, Miguel. Los judíos y el Judaísmo. UAM: Programa Universidad para Mayores (PUMA). Enero – 2009