Category Archive Opinión

PorMax Stroh Kaufman

Ruth y Shavuot

Visitando la tumba de Ruth

Alrededor de 1.000 personas llegaron a la tumba de Ruth ubicada en Tel Rumeida un  sector de Hebrón, este fin de semana de Shavuot, donde se leyó el pergamino de Ruth y donde se honró a la única mujer documentada en la Torá que se convirtió al judaísmo quien es una antepasada del rey David.

El número de personas que vinieron a orar este año, fue excepcionalmente grande y el ambiente fue descrito como “único”. Los soldados de las FDI  fueron los responsables de la seguridad del evento.

La tumba fue restaurada el año pasado y la población judía local estaba lista para recibir al gran número de visitantes, ofreciéndoles una hospitalidad inmejorable.

El jefe de la Hospitalidad de Hebrón para el programa de invitados, Israel Baramson, dijo que las cosas marcharon bien en este año. Baramson dijo que espera que la tumba se convierta en un sitio de patrimonio oficial.

 

About 1,000 people came to the Tomb of Ruth in Hevron’s Tel Rumeida neighborhood this Shavuot weekend, where they read the Scroll of Ruth and celebrated the unique woman who converted to Judaism and who is a foremother of King David.

The number of people who came to pray was exceptionally large this year and the atmosphere was described as “unique”. IDF soldiers provided security.

The tomb underwent renovation last year and the local Jews were ready for the large number of visitors and offered them hospitality.

The head of Hevron’s Hospitality for Guests program, Yisrael Baramson, said things went smoothly this year. Baramson said that the Tomb should become an official heritage site.

 

 

321judaismo.com      —–     31 de mayo de 2012  –  10 de Sivan de 5772

 

PorMax Stroh Kaufman

Dia mundial de la salud

Día Mundial de la Salud – y el judaísmo.

El pasado 7 de abril, como todos los años, y especialmente a partir del año 1950, se celebra el aniversario de la fundación de la Organización Mundial de la Salud en 1948. Cada año se elige un tema que revela, por lo menos uno,  de los temas que son de interés prioritario para la OMS; el lema oficial del Día Mundial de la Salud 2012 es “La buena salud añade vida a los años”. Porque el envejecimiento es inevitable, es importante para cada uno de nosotros fijarnos unas metas que permitan preservar nuestro bienestar físico, mental y social y podamos mantenernos sanos e independientes hasta que seamos bien ancianos, y que estos “años de más”, estén llenos de vida.

La celebración del Día Mundial de Salud, de este año, propone elevar la conciencia de todos los hombres e instituciones en el mundo entero, de los desafíos que acompañan al envejecimiento de la población, y también, las oportunidades que se pueden desarrollar, para promover no sólo una larga vida, sino también una vida saludable y activa para los habitantes del orbe, haciendo énfasis en que, un envejecimiento saludable permite romper con el estereotipo de que las personas mayores son receptoras pasivas de servicios sociales y de salud, ya que si se mantienen sanas e independientes, son un recurso invaluable de la sociedad, contribuyendo enormemente al bienestar de la familia y la comunidad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que las personas de edad constituyen el grupo etarios de más rápido crecimiento en todo el mundo; hace el cálculo que para el año 2050 aproximadamente 2.000 millones de personas, o sea una de cada cuatro, serán mayores de 60 años;  la OPS por su lado, calcula que, en el año 2020, las Américas tendrán aproximadamente 200 millones de personas mayores, casi el doble que en 2006 y con más de la mitad viviendo en América Latina y el Caribe. Para 2025, el 69% de quienes nacen en Norteamérica y el 50% de los que nacen en América Latina vivirán más allá de los 80 años.

Insiste la OMS diciendo que el 80% de las personas de edad de todo el mundo vivirán en países menos adelantados tecnológicamente y por ello, estos países tendrán menos tiempo para organizar infraestructuras adecuadas que garanticen los derechos de las personas de edad, no solo desde el punto de vista de la salud, sino también de la movilidad, comunicación y la independencia.

En el primero de los casos, el de acceso a la salud, para ello se están buscando mecanismos que permitan “acercar” la atención médica  y con ello lograr la atención y el cuidado de  dolencias crónicas, a través de dispositivos móviles, los cuales permiten localizar y consultar a los médicos a pesar que los separen cientos de kilómetros de distancia.

Para el segundo de los casos, el de movilidad e independencia, se deben tomar las medidas necesarias que faciliten la vida independiente de las personas de edad al igual que las personas con limitación a la movilidad (La OMS calcula que 15% de la población mundial —más de mil millones de personas— vive con algún tipo de discapacidad y de ellos el 2% —casi 200 millones— experimentan considerables dificultades de funcionamiento); para ello, es muy importante tener en cuenta la distribución y el diseño del espacio vital, desde la implementación de tomas de corriente de fácil acceso y uso, hasta medios de transporte público fácilmente accesibles, porque de nada sirven las tecnologías que permitan hacer “casas inteligentes”, si no están satisfechas ni siquiera las necesidades básicas .

Es por ello que la OMS hace constar que aunque hay una mejoría de la salud mundial, porque se ha logrado añadir vida a los años y años a la vida, la iniciativa del día mundial de la salud, permitirá que se preparen, desde ahora, una serie de políticas públicas que permitan, en este caso particular, mejoría de atención a la salud de las personas mayores (e incapacitadas).

La OMS requiere que, en todas las instituciones gubernamentales, de todas las naciones del mundo, se examinen y se revisen una serie de medidas y políticas que puedan permitir que las naciones se adelanten al problema del envejecimiento de la población y puedan responder con políticas que garanticen el acceso de las personas de edad, a los servicios de salud y que con ello, se puedan atender todas las minusvalías y discapacidades que trae consigo el envejecimiento…

¿Qué relación tiene El día mundial de la salud con el judaísmo?

¿Qué encontramos en la Torá que tienen que ver con el cuidado de la salud y, el envejecimiento?

Podemos empezar con las recomendaciones dietéticas que se conocen como leyes del Kashrut, tales como:

-Y dijo El Eterno: He aquí que os di toda hierba que da simiente, que está sobre la faz de toda la tierra; y todo árbol en que hay fruto de árbol que da simiente, a vosotros servirá para comer.
Vayomer Elohim híne natáti lajém et kol ésev zoréa zerá asher al penéi kol haáretz veét kol haétz asher bo feri etz zoréa zará lajémm yiyé le ojlá.

-No comerás nada de lo que fuere abominable.
Lo tojal kol toevá.

-Esta es la ley respecto a los cuadrúpedos, y a las aves, y a todos los seres vivientes que se mueven en las aguas, y a todo animal que anda arrastrándose sobre la tierra;
Zot torat habehemá vehaóf vejól néfesh hajayá haroméset bamáim ulejól néfesh hashoretzet al haáretz.

-Estatuto perpetuo será durante vuestras generaciones en todas, vuestras moradas; ningún sebo y ninguna sangre comeréis. 

Jukát olám ledorotéijem bejól moshvotéijem kol jélev bejól dam lo tojelú.

 

Podemos relacionar  una medida de higiene en la Torá tal como:

-Además, tendrás cierto lugar fuera del campamento adonde salgas; y tendrás una estaca entre los objetos de tu uso; y cuando te sentares fuera, cavarás con ella, y tornando hacia atrás, cubrirás tu excremento.
Veyad tiheyé lejá mijútz lamajané veyatzáta sháma jutz.
Veyatéd tihyé lejá al azenéja vehayá beshivtéja jutz vejafárta ba veshávta vejisíta et tzeatéja.

Algo relacionado con la salud mental como:

-Un corazón que está gozoso hace bien como sanador, pero un espíritu que está herido seca los huesos. 

-El espíritu de un hombre puede soportar su dolencia; pero en cuanto al espíritu herido, ¿quién puede aguantarlo? 

También con una actitud positiva:

-La solicitud ansiosa en el corazón de un hombre es lo que lo agobia, pero la buena palabra es lo que lo regocija.”

-Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones… porque son vida para los que las hallan, y medicina para todo su cuerpo.

Y con las medidas necesarias para un adecuado descanso:

-Dulce es el sueño del trabajador, coma mucho, coma poco; pero al rico no le deja dormir la abundancia.

O también con el hecho de alimentarse a tiempo:

-¡Bienaventurada tú, tierra, cuando tu rey es hijo de nobles, y tus príncipes comen a su hora, para reponer sus fuerzas y no para beber!

Pero si vamos al tema del envejecimiento, el cual es el lema de la OMS para este año, es importante que aprendamos a recuperar las “virtudes” del hombre mayor porque, el judaísmo no señala ni relaciona a la ancianidad como un factor de minusvalía, sino que, gracias a la dignidad y la sabiduría que tienen los ancianos, ello los convierte en un obligado faro que ilumina el sendero de las generaciones más jóvenes:

-Delante de un hombre canoso te levantarás, y honrarás la persona del anciano, y a Adonai tendrás temor; Yo soy el Eterno.
Mipnéi seyvá takúm vehadárta penéi zakén veyaréta meElohéija ani Adonai.

– La sabiduría está en los ancianos y el entendimiento es fruto de avanzada edad. 

Biyeshishim jajmá veórej yamím tebuná

-El anciano es alguien de buena reputación y fama que sirve en la capacidad de representante de una familia, tribu, como vemos en el siguiente versículo:

-Y dijo el Eterno a Moshé: Reúneme setenta hombres de los ancianos de Israel, de los que tú sabes que son ancianos del pueblo y guardias suyos, y los traerás a la tienda de asignación, y ellos estarán en pie allí contigo. Y Yo descenderé y hablaré contigo allí, y les ennobleceré quitando una parte del espíritu que está sobre ti y poniéndolo en ellos, para que ellos lleven Juntamente contigo la carga del pueblo, y no la lleves tú solo. 
Vayomer Adonai el Moshé esfá li shivím ish miziknéi Israel asher yadáta ki hem ziknéi haám veshotráv velakájta otám el Ohel Moéd vehityatzvú sham imáj. Veyarádeti vedibárti imjá sham veatzálti min harúaj asher aléija vesámti aléihem venasú itjá bemasá haám veló tisá atá levadéja.

Y si recuperamos un refrán clásico del  idish, nos encontramos con algo que dice así:

-La vejez es tiempo de cosecha para el hombre cultivado e invierno para el inculto. 

También en el Talmud encontramos las siguientes aseveraciones que tienen que ver con el cuidado y el respeto que la persona mayor merece:

-Los estudiosos, cuanto más viejos se ponen, más sabiduría adquieren; mientras que los ignorantes aumentan su necedad con la edad. 

“Si los ancianos te indican demoler y los jóvenes construir, ¡demuele!…”.

Por último, no olvidemos que,  la gente mayor es la que nos ha abierto el camino para que hoy tengamos una vida mejor y, ella es quien nos ha dado el ejemplo de vida necesario para que mantengamos el apego a nuestras tradiciones y al judaísmo. Tenemos mucho que agradecerles a todos los mayores  y mucho que aprender de ellos, puesto que, lo que nosotros le enseñamos a nuestros hijos arranca de lo que aprendemos de los mayores.

Concluimos con el siguiente versículo:

-Si no guardares para cumplir todas las palabras de esta Ley, las que están escritas en este libro, para que temas este nombre glorioso y temible, al Eterno, El  hará que tus heridas y las heridas de tu descendencia sean diferentes a las de los demás; fieles (al mandato de Adonai), enfermedades malignas y fieles,  volverá a traer sobre ti todas las dolencias de Egipto de que tuviste temor, y ellas se te pegarán. También todas las enfermedades y todas las heridas que no están escritas en este Libro de la Ley, las traerá el Eterno sobre ti, hasta que seas destruido. Y quedaréis pocos hombres, después de haber sido vosotros como las estrellas del cielo en muchedumbre, porque tú no obedeciste la voz del Eterno.
Im lo tishmór laasót et kol divréi hatorá hazót haktubím baséfer hazé leyirá et hashém hanijbad vehanorá hazé et Adonai Elohéija. Vehiflá Adonai et makotéja veét makót zaréja makót guedolót veneemanót vajalaím raím veneemaním. Veheshív bejá et kol madvé Mitzráim asher yagórta mipnéihem vedavekú baj. Gam kol jolí vejol maká asher lo jatúv beséfer hatorá hazót yalém Adonai aléija ad hishamedáj. Venishártem bimtéi meát tájat asher heyítem kejojvéi hashamáim laroó ki lo shamáta bekol Adonai Elohéija.

 

Publicado por 321judaismo.com el 17 de Abril, 2012 – 25 Nisan, 5772.

Tiene derechos reservados de autoría intelectual pero puede ser distribuido a través de medios físicos y/o electrónicos, siempre y cuando se cumpla con las siguientes condiciones:

1.- No debe ser utilizado con fines lucrativos.

2.- Debe citarse la fuente.

3.- No alterar su contenido especialmente en lo que se refiere a la palabra de la Torá o el TaNaJ, ni debe ser modificado para satisfacer intereses personales que desvíen la atención y dirección principal de este artículo.

4.- Se pide, en lo posible, que no se imprima, por razones medio-ambientales.

5.- Si lo imprime y el texto escrito se altera, no lo destruya sino entiérrelo, por razones medio-ambientales y/o halájicas.

 

 

PorMax Stroh Kaufman

Titanic y judaismo

Humor Judío

Un norteamericano, un judío y un coreano viajan juntos en el compartimento de un tren. Se para el americano, y le da una bofetada al coreano, al tiempo que lo increpa diciéndole: “¡Esto es por Pearl Harbor!”.

El coreano -un poco confundido- se defiende: “¡Pero si yo no soy japonés, soy coreano!” El Norteamericano dice: “Coreanos, japoneses, chinos, da lo mismo” y se vuelve a sentar.

A los pocos minutos, se vuelve a poner de pie y da un golpe similar al judío, al tiempo que le grita: “¡Esto es por el Titanic!”

El judío -sorprendido- le explica: “¡Pero si al Titanic lo hundió un Iceberg, y yo soy judío!”.

El norteamericano replica: “Iceberg, Goldberg, Spielberg, da lo mismo, son todos iguales”.

 

09 de Nisan de 5772 – 01 de abril de 2012

PorMax Stroh Kaufman

Titanic

 

Lo que aprendí del Arca de Noé

El Titanic fue construido en los astilleros de Harland and Wolff, en Belfast (Irlanda del Norte). El buque se diseñó usando algunas de las más avanzadas tecnologías disponibles en aquel tiempo, tales como mamparas herméticos que dividían el casco en 17 secciones independientes y que se creía que podían mantenerlo a flote en caso de rotura de una parte del casco; iba dotado de una potente estación de telegrafía, un nuevo diseño de hélice de tres palas. El Titanic fue considerado “insumergible” según la prensa de entonces.

El 10/04/1912, el Titanic inició su viaje inaugural partiendo desde Southampton (Inglaterra) con destino a Cherburgo (Francia), y luego a Nueva York, con 2.227 personas a bordo, 4 días más tarde, a las 23:40 del 14/04, el buque chocó con un iceberg al sur de las costas de Terranova, y se hundió a las 2:20 de la mañana del 15/04/1912: 1.517 personas muertas, y en esa época fue considerado como el peor desastre marítimo en tiempos de paz.

A cien años del hundimiento del Titanic, se puede traer la siguiente reflexión que nos traen dos grandes embarcaciones de la historia de la humanidad:

 

Extraído de Relatos para reflexionar

 

1. Planifica para el futuro. No estaba lloviendo cuando Noé construyó el Arca.

2. Cuida tu salud. Cuando hayas cumplido 600 años de edad, alguien podrá pedirte que hagas algo realmente importante.

3. No escuches críticas. Haz lo que tiene que ser hecho.

4. Construye sobre superficie firme.

5. Para mayor seguridad, viaja en pareja.

6. Dos cabezas piensan mejor que una sola.

7. La velocidad no siempre es una ventaja.

8. Si no puedes luchar o huir, ¡mantente a flote!

9. Cuida a tus animales y a los tuyos como si fueran los últimos sobre la tierra.

10. No olvides que estamos todos en el mismo bote.

11. Cuando las circunstancias apremian, no te quedes sentado quejándote, reacciona y ponte a trabajar.

12. Quédate bajo cubierta durante la tormenta.

13. Recuerda que el Arca fue construida por aficionados y el Titanic fue construido por profesionales.

14. Si tienes que volver a comenzar, ten un amigo a tu lado.

15. Recuerda que los pájaros carpinteros adentro a menudo representan una amenaza mayor que la tormenta afuera.

16. No pierdas el bote.

17. Aunque todo te parezca triste y sombrío, no te preocupes, siempre hay un arco iris del otro lado.

 

09 de Nisan de 5772 – 01 de abril de 2012


PorMax Stroh Kaufman

Principios de la fe judía o de Maimónides

Los 13 atributos de la fe judía.

 

¿Por qué los recitamos? Porque sirve para enfocarnos en la naturaleza de El Todopoderoso y para darnos cuenta de que es clemente.

¿Cómo llegamos a ellos?

La primera formulación de los atributos de la fe probablemente viene del libro de Tehilim (115) que dice:

El que anda en integridad  y hace justicia, el que habla verdad en su corazón,   el que no calumnia con su lengua, ni hace mal a su prójimo,   ni hace agravio a su vecino;  aquel ante cuyos ojos es menospreciado el vil, pero que honra a los que temen a Hashem;
aquel que a pesar de haber jurado en perjuicio suyo, no por eso cambia;  aquel que no presta su dinero con usura  ni contra el inocente acepta soborno.

Posteriormente encontramos en  los Jashmonaim este concepto:

Es cierto y es creada esta palabra para nosotros para siempre. “Es cierto que Tú eres nuestro Elohim como Tú eras el Adonai de nuestros padres, nuestro Rey como [eras] el rey de nuestros padres, nuestro Redentor y el Redentor de nuestros padres; nuestro Creador y la Roca de nuestra salvación, nuestro Libertador y Salvador – desde la eternidad es tu nombre, y no hay otro Dios fuera de ti”.

Hilel el viejo y Rabi Akiva resumen los principios de la fe judía en dos conceptos básicos que provienen de la Torá:

“amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy Hashem.”(Vaikrá / Levítico 19:18) y

“Y amarás a Hashem tu Elohim con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus posesiones.” (Devarim / Deuteronomio 6:5)

Luego vienen los cinco principios de Filón de Alejandría, que dicen:

  1. 1.       Dios es y normas;
  2. 2.       Dios es uno
  3. 3.       El mundo fue creado;
  4. 4.       La creación es una;
  5. 5.       de la providencia de Dios gobierna la Creación.

Pasando luego por los principios de Saadia Gaón:

  1. 1.       El mundo se crea;
  2. 2.       Adonai es uno e incorporal;
  3. 3.       creencia en la revelación (incluyendo el origen divino de la tradición;
  4. 4.       el hombre está llamado a la justicia y dotado de todas las cualidades de la mente y el alma para evitar el pecado;
  5. 5.       creencia en la recompensa y el castigo;
  6. 6.       Se crea el alma pura, después de la muerte que deja el cuerpo;
  7. 7.       creencia en la resurrección;
  8. 8.       expectativa mesiánica, la retribución, y el juicio final.

Y por último, el trabajo del R. Abraham ibn Daud (1120) titulado “Emná Rama” que hablan acerca de:

  • La existencia de Adonai;
  • Su Unidad;
  • Su espiritualidad;
  • Sus otros atributos;
  • Su poder se manifiesta en sus obras;
  • Su providencia.

 

 

Los trece atributos fueron enunciados por RAMBAM – Maimónides y dicen así:

Yo creo con fe absoluta (certera)

1. Que El eterno, alabado sea su nombre,  es Uno y Único, Creador de todo y Presente siempre, Él solo creó, hace y hará todo lo que sustenta el universo.

Nos enseña a saber que todo depende de la voluntad de Adonai y que nada sucede si no es Su Voluntad.

2. Que El Eterno, alabado sea su nombre,  es sempiterno, su nombre no es corporal, no hay nadie ni nada que se Le asemeje ni se le compare; Él es la única deidad.

Nos enseña que no existe nadie con quien comparta Su Poderío, que es Indivisible, e Inmutable y Todo el conocimiento está en Él.

3. Que El Eterno no posee materia, no tiene forma ni tiene partes o elementos, nada de lo físico lo afecta, y no hay imagen/figura/forma que Lo represente.

Nos enseña que El Todopoderoso es incorpóreo, que no puede ser definido a pesar de que se le asignen órganos y partes humanas y se le adicionen sentimientos, no puede ser visto aunque Moshé haya solicitado “ver Su Gloria”

4. Que El Eterno es primero (el principio) y último (la eternidad).

Aquí aprendemos que la eternidad no puede ser definida por el ser humano, y que el tiempo no lo limita.

5. Que sólo El Eterno, Bendito sea Su Santo Nombre, es digno de ser adorado, de que se le eleve todo tipo de Tefilá y nada ni nadie más merece adoración que Él

Este principio nos enseña acerca de que nuestro único servicio debe ser hacia Él: no deja espacio para la idolatría porque, a diferencia de los ídolos, no tiene necesidades y, nos enseña  que buscándolo sólo a Él , lograremos todos nuestros objetivos.

6. Que todas las palabras de nuestros profetas del Tanaj son verdaderas.

Este principio nos enseña que El Eterno escoge, a Su Voluntad, personas a quienes les revela aquellas cosas que Él quiere que se sepan y sólo esas, y que la persona escogida para la transmisión de dichas ideas tiene convicción firme de que se trata únicamente de una revelación emanada de Él.

7. Que la profecía de Moshé Rabenu es verdadera, que él es el principal de los profetas, no hubo ni habrá otro de su nivel profético.

Tal como nos dice la Torá “No se levantó en Israel ningún otro profeta como Moshé a quien Adonai habló de cara a cara”

8. Que toda la Torá que está en nuestras manos es la que le fue entregada a Moshé.

Nos enseña que la Torá tiene origen Divino, que ninguna palabra fue adicionada por ningún hombre incluyendo a Moshé y, que en ella registró las leyes que debía seguir el Pueblo de Israel

(Nos enseña además, de acuerdo al concepto de algunos de los estudiosos de la Torá, que donde dice “en nuestras manos”, el gentil, el que no hace parte del pueblo escogido, debe decir, al enumerar este principio, “que la Torá está en manos de Israel”).

9. Que ésta Torá no será ni en un ápice modificada ni cambiada por otra, ni El Eterno, bendito sea Su Nombre, revelará otra Torá.

Nos enseña que La Torá es perfecta y que aunque se modifiquen los aspectos humanos, y aunque cambien los tiempos, siempre será vigente, porque depende de la voluntad Inamovible del Eterno

10. Que El Todopoderoso, bendito sea Su Santo Nombre, conoce todos los pensamientos y actos de los humanos.

 

Nos enseña que aunque intentemos engañar a nuestros semejantes con nuestras actitudes, solamente El Todopoderoso recuerda todo lo que un ser humano sabe y olvida, y que a El, nada ni  nadie lo engaña.

11. Que El Todopoderoso imparte el Bien con Justicia, retribuyendo con estricta justicia (premiando y castigando) de acuerdo a los actos.

Todas las acciones del ser humano son retribuidas: una mala no puede ser intercambiada por una buena ni viceversa  y, por más que busquemos los placeres terrenales, en el mundo venidero, Olam HaBá, se dará el premio merecido por cada una de nuestras actitudes

12. Que vendrá el Mashiaj/Mesías, y aunque se retrase igual cada uno de nosotros lo esperará a diario.

Nos enseña a esperar y confiar en la futura llegada del Mashíaj, que reinará sobre Israel, cambiando lo actualmente conocido en todos los aspectos.

13. Que habrá resurrección de los muertos cuando El Todopoderoso así lo disponga, y entonces Él será conocido por todos a perpetuidad.

Nos enseña que aquellos que fallecieron, especialmente si fueron justos, volverán, para Su Gloria y Su Honra.

Nota de la redacción: Yosef Albo (rabino judío aragonés, 1380–1444, que se hace conocer por la famosa “Disputa de Tortosa”, y su libro su Ikarim que traduce Dogmas” o “Principios” ) y Hasday Grescas (filósofo y escritor judío, fue un rabino en Barcelona y en Zaragoza, 1340-1410 quien se hizo conocer por sus libros: Tratado de la refutación de los dogmas cristianos, Carta a las comunidades de Aviñón y, Luz de Dios.) son dos  rabinos que fueron los primeros opositores a la filosofía de Maimónides que aún se mantiene en nuestros días.

 

 

Publicado por 321judaismo.com

25 de Adar de 5772 – 19 de Marzo de 2012.

 

Tiene derechos reservados de autoría intelectual a favor de 321 judaismo.com pero puede ser distribuido de cualquier forma, física y/o electrónica bajo las siguientes condiciones:

1.- Mencionar la fuente de donde fue obtenido.

2.- No utilizar con fines lucrativos.

3.- No modificar el texto en especial lo que se relaciona con la palabra de la Torá.

4.- No imprimir si es posible, por razones medioambientales.

5.- Si el artículo impreso se daña, no lo destruya, entiérrelo por cuestiones medio-ambientales y de halajá.

 

 

 

 

 

PorMax Stroh Kaufman

La mujer judia en la actualidad

El día internacional de la mujer

El pasado 8 de marzo se conmemoró el día internacional de la mujer, que en algunos países se ha optado por extender dicha celebración a todo el mes de Marzo, y 321 judaismo.com no quiere dejar de pasar por alto dicha celebración, haciendo notar la situación de la mujer israelí actual, del Siglo 21 de la era común, la cual no está muy lejos a la situación del género femenino en casi cualquier otro país occidental; sin embargo, quiere hacer un reconocimiento, como ya lo ha hecho en varias de sus publicaciones (ver Debora), en este día y en este mes a quien la misma Torá y la Palabra del Eterno la señalo como “ayuda idónea” del hombre.

 

Este es un resumen entonces de cómo ha evolucionado esta celebración y, de la situación de la mujer.

 

La primera noción que se tiene acerca del día internacional de la mujer está relacionada con la convocatoria que tuvo lugar en 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, pero se comienza a gestar a partir de la Revolución francesa cuando la mujer toma, por primera vez, de manera colectiva, conciencia de su situación social. Marchando hacia Versalles, las mujeres parisinas reclamaron, junto a los hombres, y bajo el lema libertad, igualdad y fraternidad, la igualdad social, por lo que se produjeron, en ese entonces, las primeras peticiones formales de derechos y ciudadanía para la mujer.

A mediados del siglo 19 de la era común, los movimientos reivindicativos de la mujer toman fuerza: empiezan a luchar por el sufragio femenino, y por la reivindicación de la igualdad, la denuncia de la opresión social, familiar y laboral, lo que permite el surgimiento de los denominados movimientos sufragistas, con figuras como Flora Tristán, ya que la lucha por el sufragio era uno de los elementos primordiales en la igualdad de los derechos de la mujer.

El 28 de febrero de 1909 se celebró por primera vez en los Estados Unidos de América,  el Día de las mujeres socialistas tras una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos; posteriormente, en agosto de 1910 la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, reunida en Copenhague, reiteró la demanda de sufragio universal para todas las mujeres y, a propuesta de la socialista alemana Luise Zietz, se aprobó la resolución propuesta por Clara Zetkin proclamando el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, para que, finalmente, con la necesidad de mítines públicos, a los que asistieron más de un millón de personas, que exigieron para las mujeres el derecho de voto y el de ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral, se asumió, en los países mencionados  (Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza), la primera celebración del día internacional de la mujer trabajadora, situación que se afirma a nivel mundial desde la segunda guerra mundial, cuando los hombres estaban obligados a marchar al frente, y las mujeres asumieron la carga laboral que ellos dejaban.

No hay que olvidar que, también hace más o menos 100 años atrás, una decidida mujer llamada Anna Jarvis luchó para crear una festividad nacional en honor a las madres Americanas. Después de una larga campaña, finalmente desvió la atención del presidente Woodrow Wilson de la primera guerra mundial y lo introdujo al vital tema del día de la madre. En 1914, Wilson firmo la proclamación, a lo que muchos podrían suponer que sólo lo hizo para sacarse a estas mujeres de encima, sin suponer lo que significaría, a nivel mundial, la importancia del Día de la madre.

Pero retomando el día de la mujer, recordamos como, en el año 1917, como reacción ante los 2 millones de soldados rusos muertos en la guerra, las mujeres rusas escogieron de nuevo el último domingo de febrero para declararse en huelga en demanda de “pan y paz”. Los dirigentes políticos criticaron la oportunidad de la huelga, pero las mujeres la hicieron de todos modos. El resto es historia: cuatro días después el Zar se vio obligado a abdicar y el gobierno provisional concedió a las mujeres el derecho de voto. Ese histórico domingo fue el 23 de febrero, según el calendario juliano utilizado entonces en Rusia, o el 8 de marzo, según el calendario gregoriano utilizado en otros países.

En el año 2011 se celebró el centenario de dicha declaración a través de un decreto de las Naciones Unidas, acompañado por la creación del organismo conocido como ONU Mujeres.

El Día Internacional de la Mujer es cada vez más una ocasión para reflexionar sobre los avances conseguidos, exigir cambios y celebrar los actos de valor y decisión de mujeres comunes que han desempeñado una función extraordinaria en la historia de los derechos de la mujer.

 

La mujer en la sociedad israelí

El estado de Israel fue establecido en el principio de igualdad de derechos sociales y políticos para todos sus ciudadanos independientemente de su religión, raza o sexo. Esta imagen, no obstante, es algo engañosa. Hay muchos ámbitos en los que las tradiciones, las instituciones sociales, las normas religiosas, y las leyes e incluso han mantenido a las mujeres en desventaja. Sigue habiendo dificultades con las que tropiezan las mujeres en Israel, pero en general, el movimiento de mujeres ha luchado y ganado, muchos avances para las mujeres en la sociedad israelí en general.

La mujer en la vida política.

Mientras que algunas mujeres han participado en la vida política desde la fundación de las primeras instituciones políticas judías a comienzos del siglo 20, las mujeres de Israel siguen siendo sub-representadas en muchas áreas de la vida pública. A pesar de mitos arraigados de la igualdad entre mujeres y hombres, las mujeres enfrentan una amplia brecha entre la  legislación que puede ser consultada en los expedientes y archivos  y las difíciles realidades que enfrentan las mujeres que deciden seguir una carrera política.

El papel femenino en las Fuerzas de Defensa Israelí:

Desde el establecimiento formal del Estado de Israel, las mujeres de Israel han sido reclutadas por el ejército junto a los hombres, logrando un gran avance en la igualdad de sus derechos en el año 2000, y ellas han estado sirviendo en unidades combate y de la fuerza aérea por igual. El ejército israelí estableció una unidad de infantería de género mixto, llamada Karakal – donde las mujeres son reclutadas para servir como guardianes protectores del flanco sur del Estado de Israel. En diciembre de 2011, se registraron un total de cinco mujeres cadetes que se graduaron de la escuela de combate intensiva perteneciente a la fuerza aérea israelí,  así como también hay un número ascendente de mujeres que se desempeñan como pilotos de helicópteros, así como los comandantes en el cuerpo de artillería.
Mujeres del Muro:

Mujeres del Muro (WOW según sus siglas en inglés) es un grupo de mujeres observantes de las costumbres y tradiciones judías que creen que a las mujeres se les debe permitir rezar, como un grupo, en el Kotel (Muro de los Lamentos), leer de un Rollo de Torá y usar chales (talit) de oración. El movimiento, fue fundado en el año de 1988, y cuenta con miles de miembros en todo el mundo que se dedican a la libertad de culto para todos en el sitio más sagrado de los judíos. Las Mujeres del Muro han estado involucradas en una serie de casos en los estrados judiciales, ganando mayores derechos de libertad religiosa,

Para llegar a esto sucedió un fenómeno mundial pero más acentuado en los Estados Unidos de América tal como vemos en los siguientes datos:

Hasta el siglo 19 la mujer estaba exceptuada de la sinagoga y sus rituales. Su lugar era la casa y la educación de sus hijos. No se la contaba para el minyan (grupo de 10 hombres necesario para decir algunas oraciones); no leía del Pentateuco, Tora; no usaba talit (manto ritual), kipa (solideo) ni tefilin (filacterias); no tenía obligación de participar de los servicios religiosos; no recitaba el Kadish de duelo (oración en recuerdo por la muerte de un ser querido: padre/madre, hermano/a, hijo/a, esposo). Mujeres y varones rezaban separados (por lo general ellos lo hacían en planta baja y ellas en un primer piso o separadas por una cortina); Con el siglo 20 llegan los cambios y comienzan a producirse eventos que sitúan a la mujer en pie de igualdad con el hombre:

1920: En esta década en algunas sinagogas del movimiento reformista las mujeres comenzaron a dirigir servicios religiosos durante las vacaciones de verano, cuando los rabinos no estaban. Pronto se estableció el Shabat (sábado) anual de la hermandad de mujeres, excepto en los meses de verano, en que quedaba a cargo de ellas la prédica desde el púlpito y/o todo el servicio. En algunas comunidades oficiaban el servicio pero la prédica correspondía al rabino.

1951: El movimiento reconstruccionista autorizó a la mujer a leer en público la Tora y a formar parte del mynian (10 personas adultas). Las mujeres son, pues, consideradas en un plano de igualdad total con los hombres en su participación en la vida religiosa.

1973: La mujer comenzó a ser contada como parte del minyan.

1974: Por estrecha mayoría el Law Committee del conservadorismo decidió autorizar a la mujer para actuar como testigo en un Beit Din (Corte rabínica para asuntos religiosos).

1983: Se aprobó en los Estados Unidos la admisión de la mujer en el programa rabínico del movimiento conservador.

1994: Se recibió la primera rabina en la Argentina en el Seminario Rabínico Latinoamericano: Margit Baumatz.

 

Sin embargo, en Israel, en la mayoría de las sinagogas, la lectura pública de la Torá efectuada por las mujeres está  prohibida, especialmente en los grupos ortodoxos.

 

En la actualidad, muchas mujeres ya gozan de mayores derechos, pero todavía falta mucho por hacer, ya que sin diferencia de raza, religión, cultura, situación económica, social o política, todavía miles de ellas viven en el maltrato y el menosprecio.

En 321judaismo.com  no queremos que este fecha pase, sin darle nuestro reconocimiento y admiración, a todas las mujeres en todo el mundo; que día a día con su participación en casa, el trabajo, con su familia y en la sociedad, nos demuestran que tienen la fuerza, decisión y carácter para formar parte de un mundo mejor e igualitario para todos.

 

24 de Adar de 5772 – 18 de Marzo de 2012

 

 

 

PorMax Stroh Kaufman

La muerte en el judaismo

La Muerte en el judaísmo.

Conceptos básicos.

En el judaísmo siempre ha existido la idea de muerte, la idea de que el hombre no es inmortal y no es para siempre, puesto que se nos enseña que:”De la tierra vienes y a la tierra retornarás”. Este principio básico, sale desde el mismo concepto que el hombre, a pesar de ser creado a imagen y semejanza de Adonai, tiene un alma y un cuerpo que fue creado con tierra inanimada: la Torá se expresa acerca de este punto con las palabras Ki afar atá(polvo éres)

También tenemos una afirmación semejante en el libro de Kohelet 12:7 que dice: “Y el polvo se torne a la tierra, como era, y el espíritu se vuelva al Eterno que lo dio.”

Por lo tanto y, gracias a este concepto, el hombre se ha ideado muchas formas, muchas costumbres y prácticas específicas que tienen que ver con este momento, en el cual se va a observar un tiempo que se va a denominar  duelo o luto. Dicha práctica la encontramos desde mucho tiempo atrás,  desde los mismos patriarcas y la primera fuente está  en el libro de Bereshit / Génesis, donde encontramos el momento en el cual Abraham, al morir su esposa Sara, tuvo  que ocuparse de conseguir un lugar donde enterrarla. La historia nos cuenta cómo fue que consiguió comprar una cueva en la cual, según la enseñanza de nuestros sabios, sabemos que allí están enterrados los patriarcas y sus esposas, y gracias a ello, Abraham dejó un camino señalado, casi que para toda la humanidad.

También la Torá nos cuenta como el pueblo  lloró a Moshé, el día que falleció, 7 de Adar, y cómo guardaron luto.

Son muchas las referencias que encontramos acerca de la muerte en la Torá: Ella misma nos relata que el ideal es que el hombre “duerma con sus padres.”

Muchos de los estudiosos han logrado afirmar que la creencia judía de que “este mundo es la antecámara del próximo” ha sido inspirada en la especulación gentil masiva acerca del cielo, el infierno y el purgatorio, especialmente desde la época de Moshé con el éxodo de Mitzráim /Egipto, donde la historia nos enseña la costumbre que tenían en esa región de embalsamar a sus seres fallecidos y prepararle “su viaje” con todos los objetos personales, y a partir de ello suelen  aceptar que la muerte es un “cambio de estado”, especialmente en aquellos que son considerados como justos (tzadikim), quienes realmente no mueren sino que “parten” o “suben” a un plano diferente.

Para todas las enseñanzas que hay en el judaísmo acerca de la muerte, nuestros Sabios, han profetizado acerca de un mundo en el que no habrá más muerte, y ellos escribieron:
“Nos estamos acercando cada vez más a un mundo en el que hemos de vencer a la muerte, en el que estaremos por encima y mucho más allá de la muerte”.

“No solloces por el hombre muerto que ha hallado descanso”, suele decir una antigua enseñanza hebrea, “sino llora por nosotros que hemos encontrado lágrimas”. La ley judía prescribe que todas las elegías hechas en funerales son a la vida y a los miembros sobrevivientes de la familia.

En palabras del Rabino de Kotzk: “Morir es solamente mudarse de una casa a otra. La persona sabia dedica sus mejores esfuerzos a embellecer aquella casa a la cual se mudará en el futuro.”

Pero mientras nosotros envejecemos, y colocamos cada vez más delante de nuestros ojos la perspectiva de un final, llamado muerte, hemos adaptado una serie de costumbres, como lo mencionamos previamente: una de la más conocida en el mundo moderno es, la presencia de una institución comunitaria que se encarga de brindarle al difunto y a sus familiares, una opción de una ceremonia digna: esta institución se llama “Jevrá Kadishá”.

Su primera misión es procurar el entierro inmediato, como lo hizo Abraham con su esposa Sara, considerando, como esta descrito desde épocas remotas en el judaísmo que, cuanto menor sea el tiempo que transcurre entre la muerte y el entierro, es mejor.

Mientras llega el momento del entierro y hasta este momento, el cuerpo del fallecido debe estar tapado, ya que exhibirlo es considerado deshonroso, y no se lo debe dejar solo; además, a la cabecera se le coloca una luz o vela en recuerdo de que “el alma es la luz del Señor” (Mishlé / Proverbios 12:21)..

Su segunda misión se denomina “tahará”, que consiste en purificación del cuerpo, mediante el lavado; esto dado porque se considera que  todo contacto con la muerte contamina, aunque el fallecido haya sido el hombre más justo o el más santo o el más puro.

Se realiza la preparación del cuerpo, el cual debe estar perfectamente limpio y ser tratado como una Torá, ya que el ritual dice que Adonai nos prestó el cuerpo y hay que regresárselo como nos lo dio. Por ello, las mujeres no pueden llevar maquillaje.

Se le efectúan siete lavados y no hay que abrirlo ni lastimarlo jamás: la sangre no se puede derramar, por ser parte de la persona.

Cuando el cuerpo ya está limpio, se le colocan los Tajrijim (mortajas blancas) y para el hombre, además, se coloca el Talit que usó en vida. Las mortajas, que constan de siete prendas, señalan la igualdad absoluta que existe entre todos los seres humanos en el momento de la muerte. El siete es un número cabalístico, común en rituales judíos.

La costumbre continúa con una breve ceremonia donde se pronuncia Tziduk Hadin (la aceptación de la Justicia del decreto Divino), en la cual, el rabino pronuncia unas reflexiones sobre el tema de la muerte y sobre la persona fallecida.

Posteriormente, se realiza la Keriá (rasgadura de la ropa que se está usando), que es la manera religiosa de expresar la amargura por la pérdida de un ser querido. Keriá es una expresión externa de las emociones interiores de aquellos que están de luto y es obligatoria para el padre o madre, hijo/a, hermano/a y los cónyuges.

Culminado este acto, se recita la oración El Malé Rajamín, en recuerdo del alma del ser querido que se ha perdido y se dice el Kadish. Luego, el cuerpo es llevado para ser enterrado.

Una vez se termina la ceremonia  del entierro, la familia vuelve a casa para guardar el duelo. Nuevamente traemos a colación cómo la Torá para identificar como ella relata el duelo de Yaakov cuando creyó que su amado hijo Yosef  fue despedazado, o el duelo de todo el pueblo cuando murieron Aharón y Moshé en el desierto, rumbo a la tierra prometida. Para cumplir con el duelo, el doliente  se sienta en el suelo o en cojines de muy baja altura, y comienza el período de la Shivá“(los siete primeros días de duelo).

Ya mencionamos la plegaria especial de recordación a los fallecidos, el Kadish, la cual fue escrita en arameo, y va a ser recitada por los familiares directos, significando que el doliente acepta o aceptó los designios divinos, ya que esta oración termina diciendo “El que hace la paz en las alturas nos dará la paz a nosotros”. En esta plegaria, aceptamos lo que Yob nos enseña: “El Eterno lo dio y El Eterno quitó, bendito sea su nombre”.

Las cajas o ataúdes que van a ser proporcionados o supervisados usualmente por la Jevra Kadisha, los cuales son los elementos necesarios para poder cumplir con el entierro de los muertos, de acuerdo con las disposiciones legales de muchos países, son completamente austeros; están hechos solamente de madera, sin ningún tipo de adorno, pintura, ni clavos. Se les quitan las astillas.

A pesar del trance doloroso, los judíos que sufren por la muerte de un ser querido sienten la presencia del Ser omnipotente y omnipresente, la cual los reconforta. “El que hace la paz en las alturas nos dará la paz a nosotros”.

A la salida del cementerio, en cualquier ocasión, todos los asistentes proceden al lavado de manos ritual (Netilat Yadaim). De este modo se quiere simbolizar la forma de eliminar impureza creada por el contacto con la muerte, y los deudos reciben las primeras expresiones de consuelo

“HaMakóm Ienajém etjém betój shear aveléi Tzión Virushaláim veló tosífu ledaavá hod

(Que El Eterno les de consuelo junto a los dolientes del Pueblo de Israel y Jerusalém y no sepan más de dolor).

Según la tradición judía y como nos enseñan nuestros sabios, cada uno de nosotros se encuentra en una especie de pasillo, corredor o  antesala, de algo que podríamos denominar como Mundo Venidero, Más Allá, Olam Habá, lo que reforzamos con la idea de alguno de los textos talmúdicos que nos dice: Sof adam lamávet”,  que quiere decir que “el fin del hombre es la muerte.”

Este Olam Habá es una forma de vida superior (en calidad de “vida”) que todo lo que podamos gozar en éste. Nuestros rabinos nos enseñan que “más vale una hora de dicha en el Mundo Venidero que toda la vida en este Mundo” (Abot 4:17), Por lo cual, cualquier deleite de Este Mundo es despreciable en comparación con la recompensa a cosechar en el Olam Habá (Rabino Yehuda HaLevi, en el Sefer Hacuzarí, 1:126).

Esa dicha de la que estamos hablando es aquella que los sabios nos enseñan que corresponde al momento en que nos adherirnos al Eterno, por lo cual, cualquier recompensa en este mundo es despreciable, en comparación con la recompensa de adherirnos al Eterno en el Mundo por venir, el Olam Habá. Visto de otra manera, el Olam Habá es una dimensión total y completamente indescriptible, debido a que nuestra muy humana y limitada percepción de las cosas, no nos  capacita para describir exactamente lo que corresponde a esa dimensión, en la que no hay materia ni espacio, no hay distancia, no hay tiempo, ni movilidad, ni cambios; no hay visión, ni sonido, ni hambre, ni calor, ni frío,  esta dimensión es la que le permite al alma humana integrarse a la Eternidad.

Volvemos entonces a las palabras del Rabino de Kotzk, las cuales nos refuerzan el concepto que hemos revisado y por ello entendemos que: “Morir es solamente mudarse de una casa a otra. La persona sabia dedica sus mejores esfuerzos a embellecer aquella casa a la cual se mudará en el futuro.”

De acuerdo con los escritos de Maimónides – Rambam (en su comentario a la Mishná), el requisito básico para ingresar al Olam HaBá es haber cumplido al menos una vez en la vida una mitzvá de manera íntegra, y por ello dicen nuestros sabios, que, “Todo miembro de Israel tiene su porción del Mundo Venidero

El problema entonces parece ser para “los que quedan” porque tienen que enfrentar la pérdida de un ser querido: entonces aparecen los siguientes interrogantes: ¿Cómo pensar siquiera que esa persona a quien tanto se amaba dejó de existir? ¿Cómo acostumbrarse al hecho de que no se la volverá a ver? En ese momento y desde lo profundo, surge un grito de rebeldía: ¿Por qué él (ella)? ¿Por qué ahora? ¿Por qué a nosotros?

Esto es una renuencia natural, que cultural o socialmente, la hemos adquirido de no aceptar la muerte a pesar de que existe el concepto de que, quienes han sido justos realmente no mueren sino que “parten” o “suben” a un plano diferente, porque” los malvados ya están muertos mientras viven”.

Entonces recordamos las palabras escritas previamente: la vida es un tránsito, una antesala y es una preparación hacia otra etapa que denominamos “la muerte,” pero los que quedan “sufren;” sin embargo,nos enseñan también nuestros sabios que este “sufrimiento”  debe ser mesurado y no debe alterar nuestra vida, ya que  las acciones de las personas allegadas al difunto tienen repercusiones en su alma propia y la del fallecido. Estos “que quedan” deben dedicarse a las buenas acciones, a cumplir con las mitzvot, a estudiar la Torá, de manera que ello nos garantiza la elevación de nuestras almas, y por ende, forman parte del mérito requerido por el alma de la persona que partió de este mundo, como lo escribió el profeta Yeshaiá / Isaías 55:6-9, diciendo:

¡Buscad al Eterno mientras puede ser hallado! ¡Llamadle en tanto que está cercano!
Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos. Vuélvase al Eterno, quien tendrá de él misericordia; y a nuestro Elohim, quien será amplio en perdonar.
Porque Mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son Mis caminos, dice el Eterno. Como son más altos los cielos que la tierra, así Mis caminos son más altos que vuestros caminos, y Mis pensamientos más altos que vuestros pensamientos.”

La muerte es nuestra única certeza y por ser lo único seguro, deberíamos dejar toda connotación filosófica acerca de lo que hay más allá de la muerte a quien realmente compete, al Eterno, y nosotros deberíamos dedicarnos a vivir el aquí y ahora de acuerdo a las normas prescritas en la Torá, la “enseñanza de vida”,  dándonos garantía de la felicidad que necesitamos en este mundo por la promesa que El Eterno nos ha dado al seguir sus mandamientos y sus preceptos.

De acuerdo a la fidelidad e integridad que cada cual tenga al cumplir con los mandamientos, los deudos y cada uno de nosotros obtendremos la retribución en la Posteridad. Quien más y mejor haya cumplido con los mandamientos, más y mejor gozará del placer infinito del Olam Habá.
Cada uno de acuerdo a sus acciones e intenciones, porque, como está escrito en el libro de Mishlé / Proverbios 8:32-36

Ahora pues, hijos, óiganme: Bienaventurados los que guardaren mis caminos. Atiendan el consejo, y sean sabios, Y no lo menosprecien. Bienaventurado el hombre que me oye, Velando a mis puertas cada día, Guardando los umbrales de mis entradas. Porque el que me hallare, hallará la vida, Y alcanzará el favor  del Eterno. Más el que peca contra mí, defrauda su alma: Todos los que me aborrecen, aman la muerte.”

 

 

Publicado por 321judaísmo.com

10 de Adar de 5772 – 04 de marzo de 2012

Tiene derechos reservados de autoría intelectual pero puede ser distribuido a través de medios físicos y/o electrónicos, siempre y cuando se cumpla con las siguientes condiciones:

1.- No debe ser utilizado con fines lucrativos.

2.- Debe citarse la fuente.

3.- No alterar su contenido especialmente en lo que se refiere a la palabra de la Torá o el TaNaJ, ni debe ser modificado para satisfacer intereses personales que desvíen la atención y dirección principal de este artículo.

4.- Se pide, en lo posible, que no se imprima, por razones medio-ambientales.

5.- Si lo imprime y el texto escrito se altera, no lo destruya sino entiérrelo, por razones medio-ambientales y/o halájicas.