Category Archive Reflexion

PorMax Stroh Kaufman

Cree en tí – desde la óptica judía

Cree en ti – desde la óptica judía

 

Cree en tí.

Pues SI: comencemos relatando lo que alguna vez alguien dijo: La cosa más importante es la bendición divina; y si crees en El Todopoderoso y en tí mismo, no tienes ni tendrás nada de qué preocuparte.

¿Que quiere decir creo en mí?

Hemos revisado en algún artículo o a especial, video previo que cada uno de nosotros es una persona ESPECIAL, ÚNICA E IRREPETIBLE

Con características especiales

Con rasgos propios

Perteneciente a una familia especial, con todos sus defectos y virtudes

El medio ambiente donde has crecido también es particular o único porque te ha dejado una impronta muy particular

Y cuando te miras al espejo, esa imagen te está indicando algo muy particular. TU

Pero, cuando sales a la calle y te expones “al mundo”

Allí es donde te das cuenta que eres vulnerable, como cualquier otro; que tienes miedo al fracaso.

Y es el miedo el que no nos deja avanzar.

Como tampoco los consejos de muchos que no se arriesgan ni se arriesgaron ellos mismos a creer en sus capacidades.

Si: la vida es difícil y hay muchas pruebas que superar… pero hoy en día por ejemplo no hay que salir de cacería para poder alimentarse… la comida llega a nuestra residencia por los repartidores a domicilio y aún a gracias al uso de aplicaciones en teléfonos o computadores.

Algunos de nosotros, sin embargo, si somos capaces de confiar en que, si avanzamos de todos modos, entonces lo resolveremos.

PORQUE CREO EN MI.

SI… CREE EN TÍ

Nada va a funcionar si no crees en tí.

La mayor diferencia entre las personas exitosas y las que fracasan (en cualquier asunto como salud, negocios y vida) es que las personas exitosas están decididas a hacer que la situación funcione para ellos en lugar de desempeñar el papel de víctima y buscar las razones por las cuales se ganó una situación no dió los resultados esperados o ninguno, en el peor de los casos.

El Eterno, nuestro Creador, es el máximo creyente en cada uno de nosotros, y nuestro potencial intrínseco para que todo lo que hagamos, sea por el bien en el mundo y el de nosotros.

Eligió nuestros cuerpos y almas en una combinación perfecta, de modo que ningún alma en un cuerpo que alguna vez estuvo o volverá a tener, tiene la misión particular de nuestra alma en nuestro cuerpo en la curación del mundo.

Por ello, tienes que creer en tí mismo y en que vas a lograr lo que te has propuesto: En la medida que lo interiorices y lo pongas en práctica te darás cuenta que lo mejor está por venir..

De ahora en adelante, puedo hacer que todas las cosas que sucedan, sean a mi favor.

Y sí,utiliza ese espejo donde te reflejas todos los días, para lavarte la cara, cepillarte los dientes, afeitarte, etc, y dile a ese que ves allí…

GRACIAS por ser esa persona que CREO EN MÍ

Esto no te va a volver ambicioso, pero si a creer en tí.

Si… CREE EN TÍ

Y qué más que El Eterno está detrás tuyo para ver los resultados.

Porque fue Él, quien depositó en tí, tu valor interior; tu capacidad de crecimiento y tu capacidad para efectuar cambios positivos en el mundo.

 

Redactado para 321judaismo.com por Dr. Max Stroh Kaufman

07 de Noviembre de 2017 – 18 de Jeshvan de 5778

PorMax Stroh Kaufman

29 de Noviembre – Resolución 181 de la ONU

29 de Noviembre

Resolución 181 de las NNUU

 

El 29 de noviembre próximo, se cumplirán 70 años de haberse emitido la Resolución 181 de las NNUU (ONU) en la cual se recomendaba un plan que pudiera resolver el conflicto entre judíos y árabes en aquella región del Oriente Medio, que se encontraba bajo el mandato Británico y se conocía como Palestina,

Este Palestina, tenía una extensión cercana a los 120500 km2 y allí estaba la región de Transjordania (hoy Jordania) y la Margen Occidental del Río Jordán (Hoy Israel)

En esta resolución se consideraba que se crearían dos estados separados, uno árabe y otro judío, con la particularidad de tener a la ciudad de Jerusalém bajo administración internacional.

Para lograr lo estipulado por la resolución, a los dos estados nacientes, les fue asignado lo que correspondía al territorio Occidental del entonces Palestina, ya que el área oriental había sido concedida a los Hachemitas

Esta resolución no surgió “de la noche a la mañana” puesto que, en 1906 ya se instituía la frontera entre Israel y Egipto delineada como la frontera entre los Imperios británico y otomano.

La toma de esta decisión fue impuesta por los ingleses a los turcos para garantizarle a Gran Bretaña el control total de la península del Sinaí.

Esto le permitió también, al Reino Unido, tener alcance sobre parte del territorio que hoy se conoce como Sudán

Además, entre 1922 a 1924, por acuerdos entre el mandato británico y el francés, se delimitaban los territorios correspondientes a hoy Siria y Líbano, quedando estos bajo las órdenes de Francia.

Esta declaratoria del 29 de noviembre no fue muy bien recibida por una parte de los líderes judíos, porque consideraron que era el inicio de una confrontación bélica, lo cual la historia nos muestra que efectivamente así sucedió.

Muchos ataques, intensas manifestaciones de violencia, enfrentamientos armados entre los pobladores; frases de parte y parte apoyando un nuevo y libre estado de Israel.

También hubo consignas violentas por la contraparte árabe; dificultades conseguir alimentos en los supermercados y temor de ser herido por el fuego cruzado fue parte de lo que se evidenció en ese entonces.

Uno de los personajes que apoyó este punto de vista, fue Menajem Beguin.

La historia nos lo demuestra con hechos, cómo la Liga de las Naciones árabes se fue “en contra” de dicha resolución.

Para el 17 de diciembre, anunciaron intervención armada en contra del Estado de Israel, que se dió un día después que David Ben Gurión leyera, públicamente, el acta de la independencia, en Mayo de 1948.

Parte de este acuerdo o declaración del 29 de noviembre fue por intereses netamente comerciales.

En una reunión del Partido Laborista del Reino Unido 1946, se determinó muy claramente  esto, teniendo en cuenta que, Estados Unidos prefería que hubiera miles de judíos en Palestina y no en Nueva York.

Tampoco veía muy claro recibir en Europa a cientos de miles de inmigrantes judíos.

El Reino Unido ya había tomado parte en dividir territorios en estados binacionales como India (1945) para subdividirlos en India y Pakistán.

También lo había hecho en Canadá, al repartirlo en dos estados: el francés y el británico.

Toda esta “negociación” estuvo a cargo del entonces Secretario de Asuntos exteriores del gobierno británico, Ernest Bevin,

Ernest era, en ese entonces, “el segundo al mando” de quien siempre se le sospechó una posición netamente antisemita.

Sin embargo, su posición planteó tratar de agradar a los EUA, a la liga árabe, al propio Reino Unido, para evitar que este imperio se constituyera en una “nación de segunda clase”

Al final, no lo logró, y ese 29 de noviembre fue parte del sello en donde se firmó la salida del Reino Unido, del Medio Oriente.

Y la caída de dicho “imperio”.

En cualquier caso, se cumplen 70 años de esta declaración, 70 años del un nacimiento del Estado de Israel porque todavía no se había firmado el acta de independencia; sin embargo, esto llegó a un feliz término, casi 6 meses después.

29 de Noviembre, un día de júbilo para el pueblo de Israel

 

04 de Noviembre de 2017 – 15 de Jeshván de 5778

PorMax Stroh Kaufman

Controlando el enojo y sus consecuencias

Controlando el Enojo.

 

Enojo es una palabra que proviene del latín vulgar inodi?re, que significa ‘enfadar’.

Sinónimos de enojo pueden ser enfado, disgusto, ira, irritación o desagrado.

El enojo es un sentimiento (desagradable) que experimentamos cuando nos sentimos contrariados o atropellados por las palabras, las acciones o las actitudes de otros.

Es variable, y gira entre los rangos de una irritación leve hasta una furia e ira intensa.

Con respecto a esto, el libro del Zohar hace una analogía diciendo: “Hay ira y hay ira… hay una ira llamada bendita y hay una ira llamada maldita”

Pueden ser llamadas, desde un punto de vista sicológico, en ira saludable y problemática.

Y también relacionado con esto, sabemos lo que es el enojo y todos lo hemos sentido, de alguna manera, y sabemos que puede ser beneficioso, o dañino para nuestro organismo, dependiendo de su intensidad.

Entre los hallazgos más comunes son:

–  Aumento de la presión sanguínea, lo que con el tiempo puede provocar el deterioro de las arterias.

– Elevación del ritmo cardíaco, (y la frecuencia respiratoria) generando taquicardia (generalmente benigna).

– Aumento de la producción de sustancias químicas como la adrenalina, lo que altera el equilibrio natural del cuerpo.

– Aumento de la testosterona y descenso del cortisol

– Desequilibrio en el sistema inmunológico.

– Aumento del riesgo a padecer contracturas, dolores musculares y jaquecas.

Hay muchos mitos relacionados con el enojo: (Descritos por el U.S DEPARTMENT OF HEALTH AND HUMAN SERVICES)

  • El enojo es hereditario (Ejemplo: lo heredé de mi padre y no puedo cambiarlo)
  • Soy agresivo cuando me enojo
  • Si no soy agresivo, no consigo lo que quiero

Solemos identificar el enojo en una persona, por intermedio de 4 formas de señales:

  • 1. Fisiológicas (ejemplos: ritmo cardíaco acelerado, opresión en el pecho, sentirse acalorado o enrojecido)
  • 2. Conductuales (ejemplos: apretar los puños, pasearse nerviosamente en un mismo lugar, alzar la voz, mirar fija y persistentemente)
  • 3. Emocionales (ejemplos: miedo, injuria, celos, culpabilidad)
  • 4. Cognitivas/pensamientos (ejemplos: lenguaje interno hostil, imágenes de agresión y venganza)

Y los medios para manejar el enojo,por supuesto, son también muy variados.

¿Desde el punto de vista judío qué?

Desde el punto de vista del judaísmo, nos han dicho nuestros sabios “No trates de calmar a  tu amigo cuando está enojado”:

Nuestros sabios también escribieron “Aquel que se enoja, es como si adora ídolos”

Otro de los análisis de nuestros sabios dice que, en tres situaciones se reconoce a la persona: “BeKaasó, BeKisó, BeKosó” – “En su enojo, en su bolsa (se refiere al dinero) y en su copa (cuando está tomado).

La primera vez que encontramos enojo en la Torá, está en Bereshit 27:44: dice así, refiriéndose a Yaakov:

y morarás con él algunos años, hasta que se pase la ira de tu hermano, Utiliza el término Jamát, significando ira, en lugar de Kaás o Keisá, las más comunes para enojo.

Con lo que hemos visto anteriormente, podemos entender que estaba “fuertemente enojado”

Tan desconcertante puede llegar a ser el enojo, que puede hacer que una persona pierda el control.

Dijo Resh Lakish: toda persona que se enoja, si es sabio, la sabiduría se aleja de él, si es profeta, la profecía se aleja de él.

Escrito está en la Guemará, Nedarim 22b, que “la persona que se enoja, se le olvida su olvido y aumenta estupidez en su cabeza”.

Ambas citas se están refiriendo, a lo que le aconteció a Moshé, en tres ocasiones, que su enojo fue tan grande, que “cometió errores”: perdió el control y desobedeció al Eterno; esto fue la causa de su recompensa, la que fue de no poder entrar a la tierra prometida

EL Rey Salomón dijo: “El enojo reside en el seno de los necios” (Eclesiastés / Kohelet 7:10)

Se cuenta que Yosef  Karo, fue aconsejado por los ángeles, de la siguiente manera: Intenta por todos los medios de alejarte del enojo… aunque la gente diga o haga cosas por las que habría que enojarse… todo el esfuerzo que inviertas en evitar el enojo, aumentará la calidad de tu conocimiento, tendrás más alumnos que serán más exitosos…tendrás la costumbre de conducirte con todos con tranquilidad, y de no enojarte nunca, ni siquiera por el honor del Creador del Universo…

Conclusiones:

Tenemos que reflexionar y a pesar que por donde uno analice, siempre vamos a caer en la misma conclusión que el enojo, no es del todo bueno; por tanto, cualquier mecanismo que utilicemos para controlarlo, está bien

Desde contar hasta diez (o cien) hasta buscar un profesional (sicólogo, siquiatra, terapeuta, etc.) que nos brinde las herramientas para aprender a dominar esta emoción

Dedicarle un poco de tiempo al Estudio de la Torá es usado en el judaísmo como un mecanismo para controlar el enojo

Buscar el bien oculto en las cosas malas que ocurren, a nosotros o a los demás, como lo estipula el jasidismo.

Establecer prioridades, que es algo muy personal,es otra de las herramientas. Lo que tiene importancia en la vida de los seres humanos, y no estoy hablando de las cosas materiales, ayuda a controlar el enojo.

Una persona que controla el enojo, aumenta su fe y desarrolla una elevada conciencia espiritual.

Si te gusta el dinero, no puedes dejar de prestar atención a esta cita: Hashem te quiere mandar la Berajá y la parnasá (bendición y sustento): si estás enojado, no eres apto para recibir la parnasá. (Guemará Benei Benyamin)

Por último, no nos olvidemos del concepto “midá kenegued midá” que traduciría, “con la vara que mides, serás medido”refiriéndonos a lo que le sucedió a Moshé, fácilmente nos puede pasar a nosotros.

 

Controlemos el enojo y muchas cosas buenas vendrán a nuestras vidas.

No esperes que otra persona cambie… Inicia tu el cambio, y el mundo cambiará también.

 

27 de Octubre de 2017 – 07 de Jeshvan de 5778

Recopilado para 321judaismo.com por Dr. Max Stroh Kaufman

PorMax Stroh Kaufman

Soy una persona importante

Soy una persona importante.

 

Muchas veces podemos preguntarnos: ¿Soy una persona importante?

¿Para quién soy importante?

¿Por qué soy importante?

 

Comencemos por algo: Si nos paramos frente a un espejo, gracias a ese espejo reflejamos una imagen: La nuestra ¿verdad? Sin importar estatura, edad, estado físico, sexo… esa imagen corresponde a una persona… sólo a una y nada más que a una.

Esto podría ser la primera razón por la cual soy una persona importante.

No hay nadie igual a mi.

Tengo mis características propias que me hacen ser único.

Entonces, soy una persona importante.

Yo soy importante porque decido serlo. Porque sin mí yo no sería nada, porque no necesito complacer a los demás para que me halaguen; Lo que me gusta, me parecen bien, y lo que me parece mal, no merece mi atención…

 

El problema (los problemas) empieza(n) a aparecer cuando:

  • Me da miedo la gente
  • No me entiendo
  • Me siento mal respecto de mí mismo
  • No tengo muchos amigos
  • Dependo de las ideas de otras personas
  • No me gusta ser del sexo que soy
  • Me da miedo fracasar
  • Pierdo el tiempo
  • No confío en mí mismo
  • Estoy triste frecuentemente
  • No me interesa vivir
  • Siempre hago lo que los demás esperan de mí
  • Escondo mi verdadera personalidad
  • Tengo miedo a ser rechazado
  • Envidio a otras personas
  • Nadie me comprende
  • Todos están en mi contra
  • Sufro de muchas enfermedades

Y muchas cosas más. Allí pierdo valores y aunque me siga mirando al espejo, no soy ni seré yo mismo… me estoy frenando en mis capacidades

Sin embargo…

Yo soy importante porque yo decido serlo, y eso me permite pensar, sentir y actuar libremente. Soy mi único juez y es lo más relevante: Nunca culpo a nadie, nunca me quejo de lo que he hecho de mi vida.

Yo soy una persona importante porque busco las herramientas y los recursos para aprender a convertir toda situación difícil en un arma para triunfar.

Soy una persona importante porque soy el constructor de mi propio destino, y nadie puede sustituirte en ello.

Yo soy una persona importante porque aprendo y aprenderé de los fuertes, de los activos, de los audaces, valientes, enérgicos, y vencedores, a quienes lograron sus metas y objetivos a pesar de todo.

Porque convierto mis debilidades en fortaleza.

Y si nos vamos al punto de vista religioso, Soy creado a imagen y semejanza del Eterno.

Eso y mucho más me hace sentir que soy una persona importante

Recordemos una frase del Sabio Hilel:

Si yo no soy para mí, ¿quién será para mí? Pero si soy sólo para mí, ¿Qué soy?

O si no ésta, del rabino Najman de Breslov:

¡El día que naciste, ese día El Eterno decidió que el mundo no era importante sin ti…!

O esta tercera, del Talmud: “Nosotros no vemos las cosas como ellas son: Vemos las cosas como NOSOTROS somos”.

Otra más del Talmud: “Cada persona debe declarar: ‘El mundo fue creado para mi’” (Sanhedrin 37a)

Soy una persona importante.

 

23 de octubre de 2017 – 03 de Jeshvan de 5778

PorMax Stroh Kaufman

El destino del pueblo judío

EL DESTINO DEL PUEBLO JUDÍO NO ESTÁ REGIDO POR LA SUERTE NI LAS ESTRELLAS

Conversaba Abram con HaShem

– ¿Puedo hacerte un pedido? – preguntó Abram. –

“Pide lo que quieras”

– contestó Hashem.

-Cualquier cosa que me concedas será inútil para mí- dijo Abram. Mientras yo sea estéril y no tenga hijos. El fuerte deseo de Abram de tener hijos se debía a que quería fundar una nación para servir a Hashem.

– ¿Quién tomará mi lugar cuando yo muera? – preguntó. ¿Será Lot, quien desea ser mi heredero o mi excelente alumno Eliezer quien enseña mi Torá a otros? –

“Ninguno te heredará”

– Hashem le prometió. –

“Tu propio hijo lo hará

-Amo del Universo- objetó Abram -He visto en las estrellas que no podré tener un hijo. –

“Olvida la astrología”

– Hashem dijo. –

“Tu destino está por encima de la prognosis de las estrellas. La nación judía no está supeditada al mazal (destino natural).

Una vez R. Iannal y R. Iojanan estaban parados en las puertas de Tiberías. Junto a ellos había dos astrólogos gentiles quienes observaban a todos ¡los trabajadores como iban a sus labores en la mañana. ¿Ven allí a esos dos hombres entre los trabajadores? preguntaron a los Sabios. Salen a trabajar esta mañana, pero jamás volverán con vida. Están destinados a morir de una picadura de serpiente.

  1. Iannai y R. Iojanan esperaron que los trabajadores volvieran. Entre ellos estaban los trabajadores de quienes habían hablado los astrólogos.

¿Acaso no dijeron que esos dos no volverían de su trabajo con vida porque serían mordidos por una serpiente? – preguntaron los Sabios.

-Sí- confirmaron los astrólogos. -Pero volvieron en paz- comentaron los Sabios.

Los astrólogos llamaron a los dos hombres y les preguntaron – ¿Qué hicieron hoy?

-Lo mismo que todos los días- contestaron. Rezamos el shema y shemoné esrei, y fuimos a trabajar. – ¡Ustedes son judíos! exclamaron los astrólogos.

-Las predicciones de los astrólogos no son aplicables a los judíos.

El mazal (destino) del K’lal Israel no es absoluto.

Es posible modificarlo mediante la oración, la caridad y los méritos espirituales

 

06 de Noviembre de 2016 – 05 de (mar)jeshvan de 5777

Recopilado del Midrash paraa 321judaismo.com

 

PorMax Stroh Kaufman

Pedir excusas (to apologize)

Pedir excusas (To apologize)

Para nadie es un secreto que quizás la frase más difícil de pronunciar es “lo siento, me equivoqué”

Y la que le sigue, también: “le(s) pido excusas”

También sabemos que, del mismo modo como tenemos poder para ofender (desde cualquier punto de vista), también tenemos el poder de pedir excusas, de forma sincera, para corregir o remediar lo que hemos hecho o dicho.

Pedir excusas, o disculparse sinceramente, ante los demás (y por supuesto ante El Creador), es el primer paso para sanar el quebrantamiento que existe dentro de nosotros mismos y en el mundo que nos rodea.

Sucede que, muy a menudo conservamos en nuestras mentes recuerdos de todo lo que nos ha lastimado, sin siquiera saber que lo estamos haciendo.

Todas las veces que alguien nos ignoró. O nos insultó. O nos decepcionó.


Podemos llegar a pensar que esto lo estamos haciendo, de alguna manera, para protegernos de ser heridos de nuevo, pero todo lo que realmente hace es mantener nuestros propios corazones y mentes sumidos en la negatividad.

Esto es una forma de pensar que la gran mayoría de nosotros la tiene presente y es lo que interviene en la dificultad para pedir excusas.

También solemos decir, pensar o actuar bajo el siguiente pretexto: “No confío en nadie y nadie confía en mí”.

Esto ¿por qué? Porque cuando somos lastimados, es muy fácil y cómodo “construir muros alrededor de nuestros corazones” para no confiar en nadie, ya que, si no confiamos en los demás, entonces no pueden lastimarnos nuevamente.

También es un argumento de la mayoría de nosotros, e igualmente válido para no pedir excusas.

Es que todos tenemos, por defecto, una “resistencia natural (humana)” de admitir nuestras equivocaciones: podemos decir o pensar, y así oponernos a pedir excusas, aún con los detalles más pequeños.

Es que yo soy… (mayor, autoridad, más inteligente, hombre, mujer, de más experiencia, etc), suele ser nuestra posición y por ello no pido excusas.

Estas y otras posiciones hacen que para algunas personas les resulta muy difícil acercarse a una persona a la que han lastimado y lleguen a pedir excusas por el dolor que pueden haber causado.

No podemos olvidar que el judaísmo tiene una posición muy particular… que todo lo que sucede en el mundo en general, y en nuestras vidas en particular, sucede bajo las leyes de la divina providencia y, por lo tanto, en mi beneficio (gam zu le tová reúne este concepto), por lo tanto nuestra posición debería ser siempre hacía pedir excusas en lugar de poner pretextos…

No podemos olvidar tampoco este otro concepto del judaísmo: cada uno de nosotros es responsable del Tikún Olam (restauración del mundo) y pedir excusas hace parte del gran conjunto de restauración

¿Y cómo hacerlo?

¡Simplemente… dar el paso!

Es difícil….sin lugar a dudas, pero no es imposible… Nada es imposible.

Recuerda que es fácil pensar y suponer que “mañana lo haré”… ¿Pero y si no hay mañana?

Llegaràs a la corte celestial con un perdón que  nunca solicitaste y así serás juzgado…

Somos nosotros mismos los que creamos nuestros propios obstáculos esperando comportamientos y acciones de otros para en algún momento decepcionarnos. Si dejamos de hacerlo, podemos seguir adelante y pasar por alto lo que nosotros mismos causamos con nuestros propios malos sentimientos.

No olvidemos que hay mecanismos que nos apoyan a reflexionar de como pedir excusas:

Uno de ellos se llama Kavana (intención): es quizás el primero de los mecanismos a recurrir

Hidbodedut sería el segundo que podríamos mencionar (capacidad de reflexionar A SOLAS, y relacionarse con El Eterno)

Otro, el ayuno… no hace mucho pasamos por Yom Kipur, y debimos habernos arrepentido los suficiente como para poder pedir excusas.

Son muchos más…

Sin embargo, recuerda lo que dijo Benjamín Franklin cuando vas a pedir excusas, “Nunca arruines una disculpa con una excusa”.(“Never ruin an apology with an excuse.”)

321judaismo.com

20 de octubre de 2017 – 30 de Tishrei de 5778

PorMax Stroh Kaufman

En la búsqueda de la felicidad

EN LA BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD

 

Cuando iniciamos el camino de “en busca de la felicidad” en el judaísmo, podemos empezar diciendo que, aunque suene contradictorio,  los israelíes están entre las personas más felices del mundo.

 

¿Cómo puede ser esto? No parece tener sentido.

Israel es un país, una nación que acaba de cumplir 69 años de existencia como estado moderno, rodeado de un mundo musulmán adverso, pero lo hace, desde el punto de vista civil, porque también es monitoreado por una gran cantidad de países, que lo juzgan y lo aprecian, si fuera necesario, lo que estimula en sus ciudadanos,la capacidad de convertir la adversidad en una ventaja.

El concepto que todavía existe en esta nación de familia, es quizás el primer paso para proveer la felicidad, porque da y genera confianza, enseña respeto, y estimula la creencia que no se necesita de la aprobación de otra persona para expresar los sentimientos

El ser una nación que ha surgido de los medios más inhóspitos también genera en el israelí una sensación de autoconfianza, que les permite caminar en el sendero de la búsqueda de la felicidad.

Tercero de los mecanismos que brindan felicidad, está involucrado en el término Jutzpá, que significa audacia, pero bien podría significar “tener agallas”, o “tener los pantalones bien puestos” que de alguna manera implica que las cosas se deben aceptar los retos para que todo salga bien y a no aceptar el negativismo.

Cuarto, el nivel educativo: es quizás uno de los países con mayor nivel de universitarios y hasta profesionales con título de phD en el mundo,lo que garantiza, para muchos, felicidad.

 

LA BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD DESDE EL PUNTO DE VISTA RELIGIOSO.

 

Desde del punto de vista religioso, y aplicable ya para todo judío, no solo el israelí, podemos empezar tomando El Talmud como referencia, porque esta asociación de textos nos informa que la oración y el estudio están destinados a ser actividades alegres.

Una de las mayores contribuciones que hace el judaísmo a la búsqueda de la felicidad, se resume en la frase  “ivdu et Hashem besimjá”, que traduce, debemos servir a Hashem con alegría.

Esto es lo que predica el judaísmo: la felicidad debe cultivarse activamente si queremos prosperar en esta vida.

El pesimismo y el cinismo son vicios en el pensamiento judío.

La postura del rabino jasídico Nachman nos enseñó esta famosa frase que dice “es una gran mitzvá siempre ser feliz”.

En el Tanaj, también encontramos referencias similares a la de la búsqueda de la felicidad: por ejemplo:

Nehemías 8:9-10 “No llores ni gimas. Ve y disfruta de la comida y las bebidas dulces de elección, y envía algo a aquellos que no tienen nada preparado. Este día es sagrado para nuestro Señor. No te aflijas, porque la alegría del Señor es tu fuerza”.

El Tikun Olam o reparación del mundo, es una acepción filosófica / cabalista donde cada persona es responsable de este proceso, lo que implica es que hay que trabajar para la mejora de la sociedad, desde todos los puntos de vista, por ejemplo, eliminando la compañía negativa, ya que ella nunca proporcionará una vida positiva, el NO PERMITIR que la amargura ajena cambie la persona que es cada uno de nosotros, el cambiar la actitud de preocuparse más por lo que todos piensan en lugar de los propios pensamientos…y muchas otras cosas más

El camino es largo, tedioso, a veces difícil, pero la búsqueda de la felicidad debe ser una meta para cada uno de nosotros, porque sabemos que Hashem está con cada uno de nosotros y nos protege; estamos vinculado con el Creador y el Creador está ligado con nosotros, con cada uno de nuestros miembros y órganos, además de todas nuestras facultades; ese es el principio fundamental, del camino en la búsqueda de la felicidad.

 

Recopilado para 321judaismo.com por Dr Max Stroh Kaufman

17 de octubre de 2017 – 27 de Tishrei de 5778