17 de Tamuz – una fecha para ayunar y festejar

PorPublicaciones

17 de Tamuz – una fecha para ayunar y festejar

17 de Tamuz

Esta fecha es recordada por el pueblo judío como una en la cual se recuerdan 5 eventos especiales. Ellas son:

1.- Moshé rompió las tablas en el Monte Sinaí en respuesta a la elaboración del becerro de oro.

2.- Fueron suspendidas las ofrendas diarias en el primer Templo, durante la Toma a Jerusalém en el siglo 5 A.E.C. 1

3.- Los muros de Jerusalém ceden ante la eminente destrucción del Segundo Templo en el año 70 de la era común

4,- Previo a la Gran Revuelta, el general romano Apostamos, quema un rollo de la Torá, sentando un precedente en lo que se constituyó la quema de judíos en la hoguera, que se presentó durante muchos siglos posterior a ello.

5.- Imágenes de ídolos fueron colocadas en el Santo Templo, calificándose como un acto de blasfemia.

La Torá describe diferentes situaciones y ocasiones cuando Israel como nación buscaba al Eterno con oración y ayuno. Israel tanto como nación como cada uno de los judíos individualmente, ha ayunado en momentos de crisis.

Vamos a nombrar sólo diez y siete de ellas, en referencia al día:

1.- Dice Moshé: “cuando yo subí al monte para recibir las tablas de piedra, las tablas de la Alianza que hizo el Señor con vosotros, y me mantuve en el monte cuarenta días y cuarenta noches, sin comer ni beber”. (Deuteronomio 9,9).

2.- Ester, antes de interceder a favor de su pueblo, pidió a todos los judíos que estaban con ella en Susa que ayunaran.

Y Ester dijo que respondiesen a Mordejai: Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca” (Ester 4:15-16).

3. Cuando Nejémia escucha en Babilonia que los muros de Jerusalém están en ruinas, se lamenta, ayuna y ora.

Y me dijeron: El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí en la provincia, están en gran mal y afrenta, y el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego. Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Señor de los cielos” (Nehemías 1:3-4).

1 Este hecho se ubica históricamente el 9 de Tamuz pero nuestros sabios nos lo relacionan 1 semana después, es decir, el 17 de Tamuz. La referencia de ello se encuentra en Masejet Rosh Hashaná, hoja 18), que el cuarto (4º) Ayuno se refiere al 17 de Tamuz, por cuanto que el mes de Tamuz es el cuarto (4º) contando desde el mes de Nisán.

Estos dos pasajes vinculan el ayuno con el fuerte deseo de ver a Adonai intervenir, proteger y restaurar el bienestar de Israel.

4. De la misma forma Esdras ora y ayuna pidiendo protección al emprender el largo viaje desde Babilonia a Israel.

Y publiqué ayuno allí junto al Río Ahava, para afligirnos delante de Adonai, para solicitar de él camino derecho para nosotros, y para nuestros niños, y para todos nuestros bienes. Porque tuve vergüenza de pedir al rey tropa y gente de a caballo que nos defendiesen del enemigo en el camino; porque habíamos hablado al rey, diciendo: La mano de Adonai es para bien sobre todos los que le buscan; más su poder y su furor contra todos los que le abandonan. Ayunamos, pues, y pedimos a nuestro Dios sobre esto, y él nos fue propicio” (Esdras 8:21-23).

5. Josafat llama a Israel a ayunar cuando enfrenta un combate militar inminente.

Pasadas estas cosas, aconteció que los hijos de Moab y de Amón, y con ellos otros de los amonitas, vinieron contra Josafat a la guerra. Y acudieron algunos y dieron aviso a Josafat, diciendo: contra ti viene una gran multitud del otro lado del mar, y de Siria; y he aquí están en Hazezon-tamar, que es En-gadi. Entonces él tuvo temor, y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá. Y se reunieron los de Judá para pedir socorro a Jehová; y también de todas la ciudades de Judá vinieron a pedir ayuda a Adonai” (2 Crónicas 20:1-4).

6. El profeta Joel llama a Israel a ayunar como señal de confesión y arrepentimiento por su gran pecado.

“Ceñíos y lamentad, sacerdotes; gemid, ministros del altar; venid, dormid en cilicio, ministros de Adonai; porque quitada es de la casa de vuestro Elohim la ofrenda y la libación. Proclamad ayuno, convocad a asamblea; congregad a los ancianos y a todos los moradores de la tierra en la casa de Adonai vuestro Elohim, y clamad a Adonai” (Yoel 1:13-14; ver también Yoel 2:12)

Yoel 2:15 Tocad trompeta en Sión, proclamad ayuno, convocad asamblea.

7. Yona (Jonás) también llama al arrepentimiento: (3:5-6)

Los hombres de Nínive creyeron a Dios, proclamaron ayuno y, desde el mayor hasta el más pequeño, se vistieron con ropas ásperas. Cuando la noticia llegó al rey de Nínive, este se levantó de su silla, se despojó de su vestido, se cubrió con ropas ásperas y se sentó sobre ceniza.

8. En el libro de Daniel encontramos: “Se volvió luego el rey a su palacio, se acostó sin cenar, no se puso delante de él comida alguna, y además no pudo conciliar el sueño. Al otro día, levantándose el rey muy de mañana, fue a toda prisa al lago de los leones. Y arrimándose a la fosa llamó a Daniel, con voz llorosa, diciendo: ¡Daniel, siervo del Dios vivo!, el Dios tuyo a quien sirves siempre, ¿ha podido acaso librarte de los leones? Y Daniel respondió al rey, diciendo: ¡Oh rey, vive para siempre! Mi Dios envió su ángel, el cual cerró las bocas de los leones, y no me han hecho daño alguno; porque he sido hallado justo delante de él; mas tampoco para contigo, ¡oh rey!, he cometido delito alguno. (Daniel 6,18-22)

9.- El profeta Daniel dice “Y volvía mi rostro hacia el Señor Dios mío, para dirigirle mis ruegos y súplicas, con ayunos, y vestidos de cilicio, y cubierto de ceniza.. y me instruyó, y me habló en los términos siguientes: Daniel, yo he venido ahora a fin de instruirte, y para que conozcas los designios de Adonai… La orden se me dio desde luego que te pusiste a orar, y yo vengo para mostrártela; porque tú eres un varón de ardientes deseos. Atiende, pues, tú ahora a mis palabras, y entiende la visión”. (Daniel 9,3.23). El Ayuno aquí se encarga de revelar la visión de Adonai.

10.- Nuevamente El profeta Daniel escribe:

“En ese tiempo, yo, Daniel, estuve de luto durante tres semanas. No comí alimentos sabrosos; no entraron en mi boca ni carne, ni vino, ni me perfumé durante tres semanas. (Daniel 10:2-3).

11.- El rey Ajab, esposo de Jezabel es un perfecto ejemplo. El Eterno le hizo saber a este hombre qué tan furioso estaba contra él. Y esto fue lo que sucedió: “Y sucedió que cuando Ajab oyó estas palabras, rasgo sus vestidos y puso un saco sobre el cuerpo, ayunó y se acostó con el saco puesto, y andaba cabizbajo. Adonai habló a Elías de Tishbé y le dijo: ¿has visto cómo se ha humillado Ajab en mi presencia? Por ello no mandaré el castigo durante su vida; en vida de su hijo la desgracia caerá sobre su familia” (1 Reyes 21:27-29).

12.- Dijo Shmuel: “No obstante, David rogó al Adonai por el niño, y ayunó con rigor extremado; y retirándose aparte se estuvo postrado en tierra” (2 Samuel 12:16).

13.- También dijo Shmuel: 1 Shmuel 28:20

Al instante Shaúl se desplomó. Y es que estaba lleno de miedo por lo que Samuel le había dicho, además de que se moría de hambre, pues en toda la noche y en todo el día no había comido nada.

14.- Dice Esdras: “Partió, pues, Esdras de delante del templo de Adonai, y se fue al aposento de Yehojanán, hijo de Elyashib, sumo sacerdote; y entrado allí no comió ni bebió, porque no cesaba de llorar la prevaricación de los que habían venido del cautiverio”.

15.- El Rey David también insiste en el ayuno como motivo de aflicción y como vía de recurrir al perdón brindado por El Eterno.

Tehilim 69:10-11 Lloré, afligiendo con ayuno mi alma, y esto me ha sido por afrenta. Me vestí, además, con ropas ásperas y vine a serles por proverbio.

16.- Una ciudad entera también ayuna: 1 Shmuel 31:11-13

Cuando los habitantes de Yabésh de Gilaad se enteraron de lo que habían hecho los filisteos con Shaúl, los más valientes de ellos caminaron toda la noche hacia Beit Shán, tomaron los cuerpos de Saúl y de sus hijos y, luego de bajarlos del muro, regresaron a Yabésh. Allí los incineraron, y luego tomaron los huesos y los enterraron a la sombra del tamarisco de Yabésha. Después de eso guardaron siete días de ayuno.

17.- Un pueblo entero ayuna: Jueces / Shoftim 20:26

Entonces los israelitas, con todo el pueblo, subieron a Betel, y allí se sentaron y lloraron en presencia del Señor. Ayunaron aquel día hasta el anochecer y presentaron al Señor holocaustos y sacrificios de comunión.

En cada uno de estos diez y siete pasajes de la Torá, reconocemos temas comunes: la necesidad de que El Eterno sea quien intervenga, proteja, libere y restaure. En cada uno se hace ayuno, al parecer, como señal de la gran importancia de la situación y el gran deseo de cada uno de los miembros del Pueblo de Israel de ver al Eterno actuar.

Con esto se quiere decir que, en ese momento, no había nada más importante que la situación que enfrentaban en ese momento.

La actividad normal no podía continuar igual.

La rutina diaria era interrumpida.

Aun las necesidades básicas de comer y beber se dejaban de lado como señal ante El Todopoderoso que Israel estaba en un gran peligro y sólo podía ser salvado si Él actuaba a su favor.

Ayunos . Continuación

Pero viene, después de esto una pregunta: ¿Cuántos ayunos tenemos o estamos obligados a guardar?

El dato que tenemos acerca de cuantos ayunos están estipulados en la Torá, y nos la brinda Zajaria, cuatro ayunos para recordar los días de la cautividad , de la siguiente manera: el ayuno en el cuarto mes (el día noveno de Tamuz, cuando las murallas de Jerusalém fueron tomadas por los babilonios); el ayuno del quinto mes (cuando el Templo fue incendiado del séptimo al décimo día del mes); el ayuno del séptimo mes (en memoria del asesinato de Guedalías en el año nuevo) y el ayuno del décimo mes (el noveno día cuando Jerusalém fue sitiado por los Babilonios.

Zajarías 8.19 se nos presenta con la siguiente versión:

Ello dice el Señor de los ejércitos: El ayuno del mes cuarto, y el ayuno del mes quinto, y el ayuno del mes séptimo, y el ayuno del mes décimo, se convertirán para la casa de Yehudá en días de gozo y de alegría, y en festividades solemnes; sólo con que vosotros améis la verdad y la paz. (Zajária 8:19).

Cualquier otro ayuno, que solemos celebrar, es de imposición rabínica.

Y esta es la posición que podríamos denominar como “resumen y respuesta” al ayuno, donde Nejemia concluye que “a través del ayuno, El Eterno escucha, y ama a los que lo practican:

“Al oír yo semejantes palabras, me senté, y comencé a lamentarme, y lloré durante muchos días, ayunaba y hacía oración en presencia del Elohei haShamáim, y decía:

Te suplico, Señor del cielo, el fuerte, grande y terrible, que guardas el pacto y la misericordia con aquellos que te aman y observan tus mandamientos.

Escúchenme tus oídos, y ábranse hacia mí tus ojos, y oye la oración que yo, siervo tuyo, estoy haciendo en tu presencia de noche y de día por los hijos de Israel, tus siervos, confesando los pecados de los hijos de Israel, con que te han ofendido; yo y la casa de mi padre hemos pecado.

La vanidad de los ídolos nos sedujo, y no hemos observado tus mandamientos, y ceremonias, y preceptos, que diste a Moshé, tu siervo”. (Nejémia 1:4-7).

¿Qué nos dice la halajá2 respecto a estos ayunos3, especialmente el que estamos recordando hoy?

1.- los Sefaradim requieren que el Jazán les dé a conocer, en el Shabat previo al Ayuno del 17 de Tamuz, que es la fecha correspondiente a dicho ayuno.

2.- Si acontece en Shabat, se posterga el Ayuno para el día siguiente, ó sea para el día Domingo (Yom rishón).

3.- Se dice “Anenu” y se lee en la Torá la Perashá “Vaijal Moshé” incluso en la plegaria de la tarde (Minjá) previa a Shabat. Pero no se dice “Vidui” (confesión) ni “Nefilat Hapaim” en Minjá

4.- Es un ayuno en el cual está permitido lavarse, untar cremas y perfumes, usar calzado de cuero y tener relaciones íntimas.

5.- Es un ayuno que comienza a partir del alba y dura hasta la salida de las estrellas.

6.- Todos deben ayunar: se incluye allí a los Eruditos de la Torá que su Torá es su profesión, y el ayuno los molesta impidiéndoles ocuparse de la Torá, y a los obreros, que deben ayunar, a pesar de que el ayuno les dificulta en su trabajo.

7.- Una persona sana que ayuna, y debe tomar píldoras porque le duele la cabeza ó la garganta, etc., le es permitido tomarlas sin agua.

8.- Está permitido hacer una Jupá, de acuerdo a la costumbre de los Sefaradim que no hacen hincapié en la cuestión de no hacer casamientos sino a partir del principio del mes de Av.

9.- Los niños están exentos de este ayuno, ni siquiera unas horas deben ayunar; también lo están las embarazadas y las que amamantan, del mismo modo que una mujer que abortó, está exenta del ayuno en los veinticuatro (24) meses posteriores.

Sabemos también que alguien que haya estado enfermo y que está fuera de peligro, está exento de ayunar durante los cuatro (4) ayunos mencionados por Zajaria; si ocurriera una ceremonia de Pidión HaBén en esta fecha, el padre del primogénito ayuna sólo hasta el medio día.

10.- De las oraciones que se dicen en el rezo para esta fecha, 17 de Tamuz es, “Mizmor Le Asaf, Elohim báhu goím benajalatéja” Un Salmo de Asaf: (Elohim: Naciones han venido a Tu dominio), (Salmo 79);

Es una costumbre y una obligación para el que ayuna en alguno de los cuatro ayunos mencionados, que recite “Anenu”; es una costumbre de la mayoría de las Comunidades Sefaradíes es decir “Anenu” en el rezo matutino y en Minjá (rezo de la tarde) del día del Ayuno, pero no lo hace en la Tefilá de la noche; sin embargo los ashkenzaim no dicen Anenu, en ningún momento, con la excepción, en algunos casos, del rezo matutino, para el Jazán u oficiante.

2 Recordemos lo enunciado en uno de los artículos previos respecto a la halajá: ella es una guía, para algunos muy estricta, que busca unificar conceptos entre todos los judíos, independientemente de su origen (sefaradí, ashkenazí), su concepción religiosa (conservador, reformista, lubavitch, jasidim, jaredím) del sector del cual proviene (Cohen, Leví o Israel) o el concepto histórico-religioso que señalan los textos histórico -bíblicos (Fariseo-prushim, Seduceo-tzedukim, esenio-yajadim ó zelotes-kanaím), y que puede modificarse con el tiempo.

3 Las instrucciones sobre los ayunos que aquí se detallan, se obtienen del Shulján Arúj Tomo Oraj Jaím

11.- Con respecto a la lectura de la Torá, en el ayuno del 17 de Tamuz, se saca la Torá en Shjarit y Minjá, pasan tres (3) Olím (los que suben a la Torá) y se lee la Parashá “Vaijal Moshé” (Shemot / Éxodo 32:11)4. El orden para la lectura de la Torá entre los Olím es: Y el Cohen comienza con “Vaijal Moshé”, hasta “Asher diber laasot leamó” (32:14)5, y el Leví saltea y comienza en “Vayomer Hashem El Moshé pesól lejá” (34:1)6 hasta “El mul haar hahú” (34:3)7, y el tercero continúa a partir de ahí hasta “Asher aní osé Imáj” (34:10)8. Sin embargo, si no hay en la Sinagoga al menos seis (6) personas que ayunen, no se debe sacar la Torá, como tampoco se debe sacar la Torá si el ayuno cae en domingo, martes, miércoles o viernes.

¿Qué podemos concluir o dejar como enseñanza?

Que estamos en una época especial para el pueblo judío, unos días y unas semanas de reflexión, de inspiración, que nos llevan a velar por el cumplimiento de los preceptos escritos en la Torá, presentada por Moshé hace más de tres mil años; que si el día de hoy nos vemos “enfrentados” a un ayuno, no lo tomemos como un castigo, puesto que es “un arma”, como lo hemos descrito en cada uno de los diez y siete ejemplos, la cual sumada a la oración (rezo), permite nuestra conexión con El Todopoderoso, en busca de un remedio que tal vez, por otro mecanismo, no es posible lograr: además, como impone algunos límites, este, y todos los ayunos quieren enseñarnos disciplina y, lo más importante, es que un verdadero ayuno no es un tiempo de sufrimiento y dolor, tal como lo vemos en Yesháia (Isaías) 58:1-7 y en Zajária 8:19 y, Sólo asegurando nuestro adecuado comportamiento, estaremos en la posición de traer al Mashíaj en nuestros días.

Artículo terminado de elaborar el 18 de julio de 2011 – 16 de Tamuz de 5771

MATERIAL ELABORADO POR GRUPO EDITORIAL 321JUDAISMO.COM

TIENE DERECHOS RESERVADOS DE AUTORÍA INTELECTUAL PERO SE PERMITE SU LIBRE DISTRIBUCIÓN POR CUALQUIER MEDIO FÍSICO Y/O ELECTRÓNICO, BAJO LAS SIGUIENTES CONSIDERACIONES:

1.- NO DEBE SER UTILIZADO CON FINES LUCRATIVOS

2.- NO DEBE SER DESTRUIDO SI SE DAÑA EL MATERIAL, SINO ENETRRADO, POR CUESTIONES HALAJICAS Y DE CONSERVACION DEL MEDIO AMBIENTE.

3.- NO DEBE MODIFICARSE SU CONTENIDO PUESTO QUE LLEVA PALABRA QUE MERECE EL DEBIDO RESPETO POR SALIR DE LA FUENTE DEL TANAJ Y SUS LIBROS COMPLENTARIOS

4 Vayejál Moshé et penei Adonai Elohav vayomér láma Adonai yejeré apjá beaméja asher hotzéta meéretz Mitzraim bekóaj gadol ubeyád jazaká:. Y suplicó Moshé a la faz del Eterno, y dijo: ¿Por qué, oh Eterno, ha de encenderse tu ira contra tu pueblo, que Tú sacaste de la tierra de Mitzraim con gran fortaleza y con mano poderosa?

5 Vayinajém Adonai al haraá asher diber laasot leamó. Y se arrepintió el Eterno del mal que había dicho que haría a su pueblo.

6 Vayomer Adonai el Moshé psol lejá shnéi lujót avaním karishoním vejatávti al halujót et hadevarím asher hayú al halujót harishoním asher shibárta. Y dijo el Eterno a Moisés: Lábrate para ti dos tablas de piedra como las primeras, y Yo escribiré sobre las tablas las palabras que había sobre las tablas primeras que quebraste.

7 Veish lo yaalé imáj vegám ish al yerá bejól hahár gam hatzón vehabakár al yirú el mul hahár hahú. Más no suba nadie contigo, ni sea visto hombre alguno en todo el monte; ni aun el ganado menor ni el mayor pasten frente a este monte.

8 Vayomer híne anojí korét brit négued kol amjá eesé niflaót asher lo nivreú vekól haáretz uvejól hagoím veraá kol haám asher atá vekirbó et maaseé Adonai ki norá hu asher aní osé imáj. Y Él respondió: He aquí que Yo hago un pacto: ante todo tu pueblo haré una distinción, entre vosotros y los demás pueblos, que hasta ahora no se ha hecho en toda la tierra ni en todas las naciones,(y verá todo el pueblo entre el cual estás la obra del Eterno que yo hago contigo)

About the author

Publicaciones administrator

1 comentario hasta ahora

Ayunar, en uno o dos minutos – Judaísmo en EspañolPosted on12:31 pm - Ene 30, 2018

[…] 17 Tammuz-Shiva Asar BeTamuz […]

Deja un comentario