Mi almuerzo con Dios

PorMax Stroh Kaufman

Mi almuerzo con Dios

MI ALMUERZO CON DIOS

 

Tomado del libro “A 3rd Serving of Chicken Soup for the Soul” 1996

Traducido al español por Dr.Max Stroh Kaufman

 

Era una vez un pequeño niño que quería tener un encuentro con D–s. El sabía que tenía que recorrer un camino largo hasta donde D–s vivía, de tal manera que empacó su maletín con Twinkies ® y un “six-pack” de Root-beer ® y comenzó su viaje.

 

Cuando había caminado aproximadamente tres cuadras, se encontró con una señora de avanzada edad. Ella estaba sentada en el parque, cercano a ella, había unas palomas.

El muchacho se sentó, cerca de ella, y abrió su maletín. Estaba a punto de beber una de sus bebidas, cuando se percató que la señora parecía hambrienta, por lo cual le ofreció uno de los pastelillos.

 

Ella gratamente aceptó y le sonrió. Su sonrisa era tan linda que el muchacho quería verla otra vez más, por lo que el muchacho le ofreció una “cerveza de raíz”

Una vez más, ella le sonrió.

¡El muchacho estaba encantado!

Ellos permanecieron sentados toda la tarde, comiendo y sonriendo, pero nunca cruzaron una palabra.

 

Cuando empezó a oscurecer, el chico se dió cuenta de lo cansado que estaba, y que tenía que irse, pero, después de dar un par de pasos, se devolvió, corrió hacia la anciana y la abrazó. Ella, también le dió a cambio, la sonrisa más grande que podía dar.

 

Cuando el muchacho abrió la puerta de su casa, unos cuantos minutos después, su madres estaba muy sorprendida de la felicidad que reflejaba en su rostro.

 

Ella le preguntó a su hijo: ¿Qué hiciste hoy para estar tan contento?

Él contestó: ¡He almorzado con Dios!

Pero antes de que su madre le pudiera responder algo, él agregó: ¿Sabes? ¡Ella tiene la más hermosa sonrisa que yo haya podido ver alguna vez!

 

Mientras tanto, la anciana mujer, también con su rostro radiante de felicidad, regresaba a su casa.

Su hijo, asombrado por la paz que reflejaba en su rostro, le preguntó: Madre: ¿Qué has hecho hoy para estar tan feliz?

Ella le contestó:  ¡He comido Twinkies ® en el parque, con Dios! Pero antes de que su hijo respondiera, ella agregó:  ¿ Y sabes? ¡Él es mucho más joven de lo que yo me esperaba!

 

09 de febrero de 2018 – 24 de Shevat de 5778

 

About the author

Max Stroh Kaufman administrator

Deja un comentario