Haftara Ki Tisa

Haftara Ki Tisa

03/03/2018 0 Por Max Stroh Kaufman

Lectura de Haftara Ki Tisa

1Reyes 18:1 – 39

 

La extensión de esta haftará Ki Tisa, está sujeta a la práctica y la costumbre de cada comunidad

Y sucedió que pasados ya muchos días, en el tercer año, vino la palabra del Eterno a Elías, diciendo: Anda, muéstrate a Ahab (Ajav), porque daré lluvia sobre la tierra

Y fue Elías para mostrarse a Ahab. Y el hambre era grave en Samaria.

Y Ahab llamó a Obadiah, que regía su casa, y Obadiah temía mucho al Eterno;

Pues cuando Jezabel (Izével) exterminaba a los profetas del Eterno, Obadiah tomó a cien profetas y los escondió, cincuenta en una cueva y cincuenta en otra, y los sustentó con pan y agua.

Y dijo Ahab a Obadiah: Anda por la tierra a todas las fuentes de aguas y a todos los torrentes; quizá hallaremos hierba con que mantengamos la vida a los caballos y a los mulos, para que no nos quedemos privados de bestias.

Repartieron pues entre sí la tierra para recorrerla; Ahab fue solo por un camino y Obadiah fue solo por otro camino.

Cuando Obadiah estaba en camino, he aquí que Elías venía a su encuentro. Y aquél le reconoció y cayó sobre su rostro y le dijo: ¿Eres tú, mi señor Elías?

Y éste le respondió: Soy yo; anda, di a tu señor: “Aquí está Elías”.

Y dijo Obadiah: ¿En qué he pecado para que tú quieras entregar a tu siervo en mano de Ahab, para que me mate?

Tan cierto como existe el Eterno, tu Dios, que no hubo nación o reino a donde no haya enviado mi señor a buscarte; y cuando decían “no está”, exigía juramento a aquel reino o a aquella nación de que no te podían hallar.

Y ahora tú dices: ¡Anda, di a tu señor: Aquí está Elías!

Va pues a suceder que cuando me aparte de ti, el espíritu del Eterno te llevará no sé adónde, de manera que yendo yo a decírselo a Ahab y no pudiéndote él hallar, me matará, y tu siervo teme al Eterno desde su mocedad.

Ciertamente le fue contado a mi señor lo que hice cuando Jezabel mataba a los profetas del Eterno, cómo escondí de los profetas del Eterno cien hombres, cincuenta en una cueva y cincuenta en otra, y los sustenté con pan y agua.

Y ahora tú me dices: ¡Anda, di a tu señor: aquí está Elías. Y él me matará

Pero Elías respondió: Tan cierto como existe el Eterno de las huestes, en cuya presencia siempre estuve, que hoy mismo me he de mostrar a él.

Entonces fue Obahiah al encuentro de Ahab y le dio aviso; y fue Ahab al encuentro de Elías.

Y sucedió luego que viendo Ahab a Elías le dijo: ¿Eres tú el damnificador de Israel?

A lo que respondió: Yo no he damnificado a Israel, sino tú y la casa de tu padre, por haber dejado los mandamientos del Eterno y haber seguido a los bealim.

Ahora bien, envía y congrégame a todo Israel en el monte Carmelo, como también a los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal y a los cuatrocientos profetas de Asherah (Astarté), los cuales comen a la mesa de Jezabel.

Y Ahab envió (mensajeros) a todos los hijos de Israel, y congregó a los profetas en el monte Carmelo.

Y llegándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo vacilaréis entre dos opiniones? Si el Eterno es el Dios, seguidle; más si lo es Baal, entonces seguidle a él. Más el pueblo no le respondió palabra.

Entonces dijo Elías al pueblo: Sólo yo he quedado de los profetas del Eterno; pero los profetas de Baal son cuatrocientos cincuenta hombres.

Dénsenos pues dos novillos y escojan ellos para sí uno de los novillos, y cortándole en trozos pónganlo sobre la leña, mas no le pongan fuego. Y yo prepararé el otro novillo y le colocaré sobre la leña, mas no le pondré fuego.

E invocaréis vosotros en nombre de vuestro Dios, y yo invocaré en nombre del Eterno; y será que el dios que responda por medio del fuego, éste es el que es Dios. A lo cual respondió todo el pueblo: ¡Bien está la cosa!

Y dijo Elías a los profetas de Baal: Escoged para vosotros uno de los novillos y preparadle primero, porque vosotros sois los más; e invocad en nombre de vuestro dios, mas no le pongáis fuego al sacrificio.

Habiendo ellos tomado el novillo que les entregó Elías, lo prepararon e invocaron en nombre de Baal desde la mañana hasta el mediodía, diciendo: ¡Oh Baal, respóndenos! Pero no hubo voz ni quien respondiese; y ellos saltaban sobre el altar que habían hecho.

Y aconteció que al mediodía se burló de ellos Elías, diciendo: ¡Clamad en voz alta, ya que decís que él es dios; o está conversando o está persiguiendo al enemigo, o está lejos, o quizá está durmiendo y despertará.

Y clamaron en alta voz, y según su costumbre se tajaban con espadas y lancetas, hasta chorrear la sangre de ellos.

Y aconteció, pasado ya el mediodía, que ellos siguieron profetizando hasta la hora en que se presenta el sacrificio de la tarde; mas no hubo voz, ni quien respondiese ni quien atendiese.

Entonces dijo Elías a todo el pueblo: “Acercaos a mí”, y se le acercó todo el pueblo. En seguida restauró el altar del Eterno (que había sido erigido por el rey Saúl) y que fue derribado (por los adoradores de Baal).

Y tomó Elías doce piedras, conforme al número de las tribus de los hijos de Jacob, el cual tuvo revelación del Eterno, que decía: “Israel será tu nombre”.

Con aquellas piedras edificó un altar en nombre del Eterno, e hizo alrededor del altar una zanja con capacidad para contener dos medidas de simiente.

Y puso en orden la leña, y cortando en trozos al novillo, lo puso encima de la leña. Y dijo: Llenad cuatro cántaros de agua y derramadla sobre el holocausto y sobre la leña.

Y dijo: Hacedlo por segunda vez; y lo hicieron por segunda vez. Y dijo: Hacedlo por tercera vez; y lo hicieron por tercera vez.

Y el agua corría alrededor del altar, y él llenó también de agua la zanja.

Y aconteció que habiendo llegado la hora en que se presenta el sacrificio de la tarde, el profeta Elías se llegó al altar y dijo: ¡Oh Eterno, Dios de Abraham, de Isaac y de Israel! ¡Hoy mismo sea conocido que Tú eres Dios de Israel y que yo soy tu siervo, y que por orden tuya he hecho todas estas cosas!

Respóndeme, oh Eterno, respóndeme, para que conozca este pueblo que Tú, el Eterno, eres el Dios, y así harás tornar sus corazones que estaban vueltos hacia atrás.

Entonces cayó el fuego del Eterno y consumió el holocausto, y la leña, y las piedras, y el polvo, y lamió el agua que estaba en la zanja.

Y vio todo el pueblo y cayeron sobre sus rostros, diciendo: ¡El Eterno solo es Dios! ¡El Eterno solo es Dios!

 

Haftara Ki Tisa – F0nética para el hispano-parlante

1Melajim 18:1-39

 

????? ?????? ???? ????? ?????? ?????? ?? ?? ?????

Haarajat haHaftara (Ki Tisa) hazot Kfufá letargol uleminhag shel kol kehila.

 

Vayehi yamim rabim udvar Adonai hayá el Eliyahu bashaná hashlishit lemor lej heraé el Ajav veetná matar al penéi haadamá

Vayeléj Eliyahu leheraót el Ajav veharav jazak beShomrón.

Vayikra Ajav el Ovadiyahu asher al habait veOvadiyahu hayá yaré et Adonai meód.

Vayehi behajrit Izevel et neviéi Adonai vayikaj Ovadiyahu méa neviím vayajbiém jamishim ish bameará vejilkelám léjem vamáim.

Vayomer Ajav el Ovadiyahu lej baáretz el kol mainéi hamáim veél kol hanejalim ulay nimtzá jatzír unejayé sus vaferéd veló najrit mehabehemá.

Vayejalkú lahém ethaáretz laavor ba Ajáv haláj bedérej ejad levadó veOvadiyahu haláj bedérej ejad levadó.

Vayehi Ovadiyahu badérej vehíne Eliyahu likrató vayakirehu vayipól al panáv vayomer haatá ze adoní Eliyahu.

Vayómer lo ani lej emor laAdoneyja hin Eliyahu.

Vayomer me jatati ki atá notén et avdéja beyad Ajav lahamiténi.

Jai Adonai Elohéija im yesh goy umamlajá asher lo shaláj adoni sham levakeshjá veamrí ayin vehishbiá et hamamlajá veét hagoy ki lo yimtzaéka.

Veatá atá omer lej emór laadonéija hiné Eliyahu.

Vehayá ani eléj meitáj verúaj Adonai yisaajá al asher lo edá ubáti lehaguíd leAjáv veló yimtzaája vaharagani veavdéja yaré et Adonai mineurái.

Halo hugad laadoní et asher asíti baharóg Izevel et neviéi Adonai vaájbi mineviéi Adonai méa ish jamishím jamishím ish bameará vaajalkelém léjem vamáim.

Veatá ata omer lej emor laadonéija hiné Eliyahu vaharagani.

Vayomer Eliyahu jai Adonai Tzevaót asher amádeti lefanáv ki hayom eraé eláv.

Vayeléj Ovadiyahu likrat Ajáv vayagued lo vayeléj Ajáv likrat Eliyahu.

Vayehi kirót Ajáv et Eliyahu vayomer Ajáv eláv haatá ze ojer Israel.

Vayomer lo ajárti et Israel ki im atá ubéit abíja baazovjém et mitzvót Adonai vateléj ajaréi habealím.

Veatá shláj kebótz elái et kol Israel el har haKarmél veét neviéi haBáal árba meót vajamishím uneviéi haAsherá arba meót ojléi shulján Izavel.

Vayishláj Ajáv bejol benéi Israel vayikbótz et haneviím el har haKarmél.

Vayigash Eliyahu el kol haám vayomer ad matái atém poskim al shtéi haseifím im Adonay haElohim léju ajaráv veím haBaál léju ajarav veló anú haám otó davar.

Vayomer Eliyahu el haám ani notárti naví laAdonai levadí uneviéi haBáal arba meót vajamishím ish.

Veyitnu lanu shnayim parím veyivejarú lahém hapár haejád vinatjuhú veyasímu al haetzím veésh lo yasímu vaaní eesé et hapár haejád venatáti al haetzím veésh lo asím.

Ukratem beshem elohéijem vaaní ekrá veshém Adonai vehayá haElohim asher yaané vaésh hu haElohim vayaán kol haám vayomerú tov hadavár.

Vayomer Eliyahu lineviéi haBáal bajarú lajém hapar haejád vaasú rishoná ki atém harabím vekirú beshém elohéijem veésh lo tasímu.

Vayikju et hapar asher natán lahém vayaasú vayikreú beshem haBáal mehabóker veád hatzohoráim lemor habáal anénu veéin kol veéin oné vayefasjú al hamizbéaj asher asá.

Vayehi vatzohoráim vayehatél bahém Eliyahu vayomer kirú bekol gadol ki elohim hu ki siáj vejí sig lo vejí dérej lo ulái yashén hu veyikátz.

Vayikreú bekol gadol vayitgodedú kemishpatám bajaravót ubarmajím ad shfój dam aléihem.

Vayehi kaavór hatzohoráiim vayitnabeú ad laalót haminjá veéin kol veéin oné veéin kashév.

Vayomer Eliyahu lekol haám gueshú elái vayigshú kol haám eláv vayerapé et mizbáj Adonai heharús.

Vayikáj Eliyahu shtéim esré avanim kemispár shivtéi benéi Yaakov asher hayá dvar Adonay eláv lemor Israel yiyé shméja.

Vayivné et haavaním mizbéaj beshém Adonai vayaás tealá kebéit satayím zerá savív lamizbéaj.

Vaya’aroch et-ha’etsim vayenatach et-hapar vayasem al-ha’etsim.

Vayomer milú arba´s jadim máim vayitzkú al haol´s veál haetzim vayomér shnu vayishnú vayomer shaleshú vayeshaleshú.

Vayeljú hamáim savív lamizbéaj vegám et hateal milé máim.

Vayehi baalot haminjá vayigash Eliyahu hanaví vayomar Adonai Elohéi Avraham Itzjak veIsrael hayóm yivadá ki atá Elohim beIsrael vaaní avdéja uvidvarjá asíti et kol hadevarím haéle.

Aneni Adonai anéni veyedú haám hazé ki atá Adonai haElohim veatá hasibotá et libám ajoranit.

Vatipól esh Adonai vatojal et haolá veét haetzím veét haavaním veét heafár veét hamáim asher batealá lijejá.

Vayar kol haám vayiplú al penéihem vayomerú Adonai hu haElohím Adonai hu haElohim.

 

03 de Marzo de 2018 – 16 de Adar de 5778

Trabajo realizado por el equipo de redacción de 321judaismo.com