Haftara Vayera 5775

PorMax Stroh Kaufman

Haftara Vayera 5775

Haftara Vayera 5775

Lectura Reyes / Melajim 4:1-37

La Haftara Vayera 5775, para esta semana dice así: (en español y fonética hebrea)

Y una mujer de entre las mujeres de los discípulos de los profetas, clamó a Elisha, diciendo: “Tu siervo, mi marido, murió. Tú sabes que tu siervo era temeroso del Eterno, y el acreedor, ha venido con el fin de llevarse a mis dos hijos por siervos”. Y Elisha le dijo: “¿Qué podré hacer yo por ti? Dime: ¿qué es lo que tienes en casa?” Y ella respondió: “Nada tiene tu sierva en casa”, sino una botija de aceite”. Y él dijo: “Ve, pide prestados fuera de casa, a todos tus vecinos, vasijas vacías; no pocas. Y ella se retiró de él y cerró la puerta tras de sí y sus hijos, y ellos le allegaban las vasijas y ella las llenaba. Cuando estuvieron llenas las vasijas, dijo ella a su hijo: “Alcánzame otra vasija más”. Y él le respondió: “No hay ninguna vasija más”. Entonces se detuvo el aceite. Y ella fue y lo hizo saber al varón del Eterno. Y él respondió: “Ve, vende el aceite y paga tu deuda, y tú y tus hijos viviréis de lo sobrante” Y llegó el día en que Elisha pasó por , donde se hallaba una mujer principal, y ella le instó a que comiese pan. Desde entonces, siempre que él pasaba por allá, entraba ahí para comer pan. Y dijo ella a su marido: “He aquí que supe que un santo hombre del Eterno es éste que pasa constantemente por nuestra casa. Hagámosle, te ruego, un cuartito encima, y pongamos para él allí una cama y una mesa y una silla y un candelero, y sucederá que cuando él viniere a nuestra casa, ahí se recogerá. Y llegó el día en que él vino allá, y se recogió en el cuarto y se acostó ahí. Y dijo a su criado Guejazí; “Llama a esta shunamita“. Habiéndola llamado, ella se presentó ante él. Y dijo a él: “Dile por favor a ella: He aquí que nos has tratado con todo este desvelo; ¿qué hay pues que hacer para ti? ¿Hay algo de que se puede hablar a tu favor al rey, o al jefe del ejército? “.  Y ella respondió: “Yo habito en medio de mi pueblo”. Entonces él dijo: “¿Qué hay que hacer pues por ella? ” Y dijo Guejazí: “A la verdad ella no tiene hijo, y su marido es ya viejo”. El dijo pues: “Llámala”; y habiéndola llamado, ella se detuvo en la puerta. Y él le dijo: “Después de este tiempo, tiempo necesario a la mujer para dar a luz, tú abrazarás a un hijo”. Más ella respondió: “No, señor mío, si no lo puedo conservar no engañes a tu sierva”. Y la mujer concibió y parió un hijo en el tiempo determinado, en el tiempo necesario a la mujer para dar a luz, conforme Elisha le dijo. Habiendo crecido el niño, salió un día hacia donde estaba su padre, con los segadores. Y dijo a su padre: “¡Mi cabeza me duele! ¡Mi cabeza me duele! “.  Y él dijo al mozo: “Llévale con su madre”. Y lo cargó y lo llevó con su madre; y estuvo sentado sobre sus rodillas hasta el mediodía, cuando murió. Y ella subió y le acostó sobre la cama del varón del Eterno, y cerró tras él la puerta y salió. Y llamó a la mujer y le dijo: “Te ruego que me mandes uno de los mozos y una de las asnas, para que vaya corriendo hasta el varón del Eterno, y luego volveré”. Mas él dijo: “¿Por qué vas a él hoy? No es principio de mes ni es shabat”. Pero ella respondió: “Paz, no hay mal en esto”. Y ella enalbardó al asna y dijo a su mozo: “¡Guía y anda! No te detengas en caminar por mi causa, sino cuando yo te dijere”. Y anduvo y fue hasta donde estaba el varón de Dios, en el monte Carmelo (Carmel). Y sucedió que cuando el varón del Eterno la vio desde lejos, dijo a Guejazí, su criado: “He allí a aquella shunamita. Corre ahora, te ruego, a su encuentro y dile: ¿Está la paz contigo? ¿Está la paz con tu marido? ¿Está la paz con el niño? “.  Y ella contestó: “Todo en paz”. Y ella llegó hasta el varón de Eterno, al monte, y le trabó de sus pies. Y llegó Guejazí para rechazarla, más le dijo el varón del Eterno: “¡Suéltala! Porque su alma está en amargura dentro de ella, y el Eterno me encubrió la causa y no me la manifestó”. Entonces ella dijo: “¿Acaso pedí yo un hijo a mi señor? ¿No te dije: no me engañes?”. Y él dijo a Guejazí: “Ciñe tus lomos y toma mi báculo en tu mano y vete. Si encontrares a alguien, no le saludes; y si alguien te saludare, no le respondas; y pondrás mi báculo sobre el rostro del niño”. Pero la madre del niño le dijo: “¡Tan cierto como existe el Eterno y por la existencia de tu alma, que no te dejaré!”. Se levantó pues y la siguió. Más Guejazí pasó delante de ellos y puso el báculo sobre el rostro del muchacho, pero no hubo en él ni voz ni oído. Y tornó a encontrarle y se lo avisó, diciendo: “¡No despertó el niño!”. Y llegó Elisha a la casa, y he aquí que el niño estaba muerto, tendido sobre su misma cama. Y entró y cerró la puerta tras ellos dos, y oró al Eterno. Y subió a la cama y se acostó sobre el niño, y puso su boca sobre la boca de él, y sus ojos sobre los ojos de él, y sus palmas sobre las palmas de él, y se extendió así sobre él y calentó la carne del niño. Luego volvió a bajar y anduvo por la casa, una vez para acá y una vez para allá. Después subió y se extendió sobre él; y estornudó el muchacho siete veces, y abrió el muchacho sus ojos. Y Eliseo llamó a Guejazí y dijo: “Llama a esta shunamita”. Y la llamó, y ella vino, y dijo Eliseo: “¡Carga a tu hijo!”. Entonces ella entró y cayó a los pies de él, postrándose en tierra; y cargó a su hijo y salió.

 

La Haftara Vayera 5775, para esta semana, fonética hebrea:

Veishá aját minshéi benéi haneviím tzaaká el Elisha lemor avdéja ishí met veatá yadáta ki avdéja hayá yaré et Adonai vehanoshé ba lakájat et shenéi yeladáv lo laavadím. Vayomer eléiha Elisha ma eesé laj? Haguídi li ma yesh laj babáit vatomer éin leshifjatjá jol babáit ki im asúj shamén. Vayomer leji shaalí laj kelím min hajútz meét kol shjenáij kelím rekím al tamití. Ubat vesagárt hadélet baadéj uveád banáij veyatzakt al kol hakelím haéle vehamalé tasií. Vateléj meitó vatisgór hadélet baadá uveád banéiha hem maguishím eléiha vehí motzakét. Vayehí kimelót hakelím vatomér el bená haguishá elái od kelí vayomér eléiha éin od kelí vayaamód hashamén. Vatavó vataguéd leísh haElohim vayomér lejí mijrí et hashémen veshalmí et nishyéj veát ubanáij tijí banotár. Vayehí hayóm vayaavór Elisha el Shuném veshám ishá guedolá vatajazek bo leejól lajem vayehí midéi overó yasúr shámah leejol lajem. Vatomér el ishá híne na yadáti ki ish Elohim kadosh hu over aléinu tamid. Naasé na aliát kir ketaná venasím lo sham mitá veshulján vekisé umenorá vehayá bevoó eléinu yasúr sháma. Vayehí hayóm vayavó sháma vayasár el haaliá vayishkáv sháma. Vayomer el Gejazi naaró kerá la Shunamít hazót vayikrá la vataamód lefanáv. Vayomer lo emor na eléiha híne jaradet eléinu et kol hajaradá hazot me laasót laj hayésh ledaber laj el hamélej o el sar hatzavá vatomér betój amí anojí yoshaveét. Vayomer umá laasot la vayomér Gejazi aval ben éin la veishá zakén. Vayomér kerá la vayikrá la vataamód bapatáj. Vayomer lamoéd hazé kaét jayá at jovéket ben vatomer al adoni ish haElohim al tejazév beshifjatéja. Vatahár haishá vateléd ben lamoéd hazé kaét jayá asher dibér eléiha Elisha. Vayigdál hayaléd vayehí hayóm vayetzé el aviv el hakotzrím. Vayomer el avív roshí roshí vayomer el hanaár saehú el imó. Vayisaéhu vayeviéhu el imó vayeshév al birkéiha ad hatzohoráim vayamót. Vataál vatashkivéhu al mitát ish haElohim vatisgór baadó vatetzé. Vatikrá el ishá vatomér shiljá na li ejád min hanearím veaját haatonót vearútza ad ish haElohim veashuvá. Vayomer madúa at holéjet eláv hayom lo jódesh veló shabat vatomér shalom. Vatajavósh haatón vatomer el naará nehág valéj al taatzór li lirkóv ki im amárti laj. Vateléj vatavó el ish haElohim el har haKarmél vayehí kirót ish haElohim otá minégued vayomér el Gejazí naaró híne haShunamit haláz. Atá rutz na likratá veemór la hashalóm laj hashalom le ishéj hashalóm layaléd vatomér shalom. Vatavó el ish haElohim el hahár vatajazék beragláv vayigásh Gejazí lehodefá vayomer ish ha Elohim harpé lah ki nafshá mará la vaAdonai helím miméni veló higuíd li. Vatomér hashaálti ben meét adoni haló amárti lo tashlé otí. Vayomer le Gejazi jagór motnéija vekáj mishánti veyadéja valéj ki timtzá ish lo tevarjenú vecjí yevaréjeja ish lo taanénu vesámta mishantí al penéi hanaár. Vatomer em hanaár jai Adonai vejéi nafshéja im eezvéka vayakóm vayeléj ajaréiha. VeGejazi avár lifnéihem vayasém et hamishenét al penéi hanaár veéin kol veéin kashév vayashóv likrató vayagued lo lemor lo hekítz hanaár. Vayavó Elisha habáita vehíne hanaár met mushkáv al mitató. Vayavó vayisgór hadélet beád shenéihem vayitpalél el Adonai. Vayaál vayishkav ál hayéled vayasém piv al piv veeináv al eináv vejapáv al kapáv vayighár aláv vayajám besár hayaléd. Vayashóv vayeléj babáit aját hená veaját hená vayaál vayighár aláv vayezorér hanaár ad shéva peamím vayifkáj hanaár et eináv. Vayikrá el Gejazí vayomer kerá el haShunamit hazót vayikraéha vatavó eláv vayomer seí benéj. Vatavó vatipól al ragláv vatishtajú artzá vatiá et bená vatetzé.

 

18-01-2015  – 27 de Tevet de 5775

About the author

Max Stroh Kaufman administrator

Deja un comentario