Category Archive Rezos

PorMax Stroh Kaufman

Haftara Vaetjanan

Haftara Vaetjanan

La siguiente es la lectura de la Haftara Vaetjanan

Isaías / Yesháya 40:1-26

Consolad, consolad a mi pueblo, dice vuestro Dios, Hablad al corazón de Jerusalém y decidle a voces que se ha cumplido el tiempo que le fue fijado (para su servidumbre); que ha sido perdonada su iniquidad, porque ha recibido de manos del Eterno el doble por todos sus pecados. Una voz clama: Preparad el camino del Eterno (para hacer volver a los cautivos); allanad en el yermo una calzada para nuestro Dios (que andará entre ellos). Todo valle sea elevado, y todo monte y colina rebajados, y lo torcido sea enderezado, y los lugares escabrosos, allanados; Y sea manifestada la gloria del Eterno, y toda criatura juntamente la verá, porque la boca del Eterno lo ha dicho. Una voz dice (a mí, Isaías): “¡Clama!” Y (mi espíritu) responde: “¿Qué he de clamar?” “Esto: toda criatura mala es como la hierba, y toda su benevolencia como la flor del campo; se seca la hierba, se marchita la flor, porque el hálito del Eterno sopla sobre ella”. Verdaderamente los malos de entre el pueblo son como hierba; se seca la hierba, se marchita la flor, más la palabra de nuestro Señor permanecerá para siempre. ¡Súbete sobre el monte alto, albriciadora (asamblea de profetas) de Tzión! ¡Alza con fuerza tu voz, albriciadora de Jerusalém! ¡Levántala, no temas! Di a las ciudades de Yehudá: ¡He aquí a vuestro Elohim! He aquí que el Eterno viene con poder, y su mismo brazo dominará sin ayuda de nadie; he aquí que el premio debido a cada uno de acuerdo con sus acciones, está con él. Como pastor El apacentará su rebaño; en su brazo recogerá a los corderitos y los llevará en su seno; conducirá suavemente a las que amamantan. El que midió las aguas con el hueco de su mano, y tomó las dimensiones de los cielos con palmos, y midió con shalish (medida grande) el polvo de la tierra, y pesó en romana las montañas, y los collados en balanzas de platillos, (tiene también el poder de cumplir sus promesas). ¿Quién ha dirigido el espíritu del Eterno y como su consejero le ha enseñado? ¿Con quién tomó El consejo y le hizo entender, y le instruyó en la senda de justicia, y le enseñó la ciencia, y le hizo conocer el camino de la inteligencia? He aquí que las naciones son para El como la gota de agua que está para caer de un balde, y como polvo menudo en las balanzas; he aquí que El arrebata las islas como polvo finísimo que se levanta. Ni todos los árboles del Líbano bastan para quemar en su altar, ni los animales que hay en él, para serle ofrecidos en holocausto. Todas las naciones son como nada delante de Él; son consideradas por El como si nada fuesen y como un vacío. ¿A quién pues podéis comparar al Todopoderos, o con qué imagen le asemejaréis? En cuanto al ídolo, el artífice lo funde, y el orive lo cubre con láminas de oro y funde (para él) cadenillas de plata. Aquél que es conocedor de maderas, escoge una que no se pudra; busca para sí un artífice perito que le prepare un ídolo que no se disgregue. ¿Acaso no sabéis? ¿Acaso no oís? Ciertamente se os ha anunciado desde el principio. Ciertamente habéis entendido quién puso los fundamentos de la tierra. Es Aquél que está sentado en los cielos que rodean la tierra, cuyos habitantes son para El, como langostas; el que extiende los cielos como cortina y los despliega como pabellón para habitar en ellos; el que reduce los príncipes a la nada y torna en nulidad a los jueces de la tierra. Y ellos serán como si nunca hubiesen sido plantados ni sembrados, y como si no hubiesen arraigado su tronco en la tierra; y cuando (el viento) sopla en ellos, se secan, y el torbellino se los lleva como hojarasca. ¿A quién pues me comparáis para que Yo le sea igual?, dice el Santo. Levantad hacia lo alto vuestros ojos y ved: ¿Quién creó estas cosas? El que hace salir diariamente el ejército de los astros de los cielos, y llama a cada uno por su nombre; a causa de la grandeza de sus fuerzas y de la pujanza de su poder, ninguno de ellos llega a faltar.

 

Lectura de la Haftara Vaetjanan en fonética hebrea

Najamú najamú ami yomar Elohéijem. Daberú al lev Yerushalaim vekirú eléya ki malá tzevaá ki nirtzá avoná ki lakjá miyad Adonay kiflaím bejól jatotéya. Kol koré bamidbar panú dérej Adonai yashrú baaravá mesilá leElohéinu. Kol guey yinasé vejól har veguivá yishpalú vehayá heakóv lemishór veharejasím leviká. Veniglá kevód Adonai veraú kol basar yajdáv ki pi Adonai dibér. Kol omér kerá veamár ma ekrá kol habasár jatzír vejól jasdó ketzítz hasadé. Yavésh jatzír navél tzitz ki rúaj Adonai nashvá bo ajén jatzír haám. Yavésh jatzír navel tzitz udevar Elohéinu yakúm leolám. Al har gavóa ali laj mevaséret Tzion hárimi vakóaj koléj mevaséret Yerushalaim harimí al tiraí imrí learéi Yehudá hine Elohéijem. Híne Adonai Elohim bejazak yavó uzroó moshlá lo hiné sjaró itó ufeulató lefanáv. Keroé edró yiré bizroó yekabétz tlaím ubejeikó yisá alot yenahél. Mi madád beshaaló máim veshamáim bazéret tikén vejól bashalísh afár haáretz veshakál bapelés harím uguevaót bemoznáim. Mi tikén et rúaj Adonai veísh atzató yodiénu. Et mi noátz vayevinéhu vayelamdéhu beóraj mishpát vayelamdéhu dáat bedérej tevunót yodiénu. Hen goím kemár midlí ujeshaják moznáim nejshavú hen iyím kadák yitól. ULebanón éin déi baér vejayató éin déi olá. Kol hagoím keáin negdó meéfes vatohú nejshevú lo. Veél mi tedameyún El uma demút taarjú lo. Hapésel nasáj jarásh vetzoréj bazahav yerakénu uretukót késef tzoréf. Hamesukán trumá etz lo yirkáv yivjár jarásh jajám yevakésh lo lehajín pésel lo yimót. Hálo tedú hálo tishmaú hálo hugád merósh lajém hálo havinotém mosdót haáretz. Hayoshév al jug haáretz veyoshvéiha kajagavím hanoté jadok shamáim vayimtajém kaohél lashavet. Hanotén rozním leáin shoftéi éretz katohú asá. Af bal nitaú af bal zoraú af bal shóresh baáretz guizám vegám nasháf bahém vayivashú useará kakásh tisaém. Veél mi tedamiuní veeshvé yomár kadósh. Seú maróm einéijem urú mi vará éle hamotzí vemispár tzevaám lejulám beshém yikrá meróv oním veamítz kóaj ish lo nedár.

PorMax Stroh Kaufman

Haftará Ki Tavo

Haftará Ki Tavó

Lectura

Repasaremos hoy la Haftará Ki Tavó que corresponde al libro de Isaías 60:1-23

Levántate, ilumina (oh Tzión), porque ha venido tu luz, y la gloria del Eterno ha resplandecido sobre ti. Pues he aquí que aunque la oscuridad cubra la tierra y tinieblas a las naciones, sobre ti resplandecerá el Eterno, y en ti será vista su gloria. Y naciones se encaminarán hacia tu luz, y reyes hacia el brillo de tu esplendor. ¡Alza tus ojos y mira alrededor! Todos se reúnen y vienen a ti: tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas por reyes serán llevadas. Entonces tú lo verás y estarás radiante; y se plasmará tu corazón y se ensanchará de júbilo, porque la abundancia de riquezas de los pueblos del oeste regresará a ti, los caudales de las naciones vendrán a ti. Multitud de camellos llenos de presentes cubrirán tu tierra, camellos jóvenes que vienen de Midián y de Efá; todos los hijos de Saba vendrán y traerán oro e incienso, y anunciarán las alabanzas del Eterno. Todos los rebaños de Kedar serán juntados para llevarlos a ti, los carneros de Nevayot servirán para tus necesidades; para mí agrado subirán a mi altar; y tornaré más gloriosa la casa de mi gloria. ¿Quiénes son éstos que vienen volando como la nube y como las palomas hacia sus palomares? Porque a Mí se reunirán los moradores de las islas con las naves de Tarshish a la cabeza, para traer de lejos a tus hijos y con ellos su plata y su oro, por amor al nombre del Eterno, tu Dios, y a causa del Santo de Israel; porque Él te glorifica. Asimismo los hijos de tierra extraña edificarán tus muros, y sus reyes te asistirán; porque en mi ira te herí, mas en mi clemencia tuve compasión de ti. Y tus puertas estarán abiertas de continuo; y no se cerrarán ni de día ni de noche, para que te sean traídas las riquezas de las naciones, y con ellas conducidos sus reyes. Porque la nación o el reino que no te sirviere, perecerá; estas naciones serán totalmente asoladas.Los cedros gloriosos del Líbano vendrán a ti; el ciprés, el pino y el boj juntamente, para hermosear el lugar de mi Santuario; y Yo haré glorioso el lugar de mis pies. Asimismo vendrán a ti inclinándose los hijos de los que te oprimieron, y hasta las plantas de tus pies se encorvarán todos los que te trataron con desprecio; y te llamarán “ciudad del Eterno”, “Sión del Santo de Israel”. En vez de estar abandonada y aborrecida, de modo que nadie pasaba por ti, haré que seas una gloria perpetua, el gozo de todas las generaciones.Y te alimentarás con la crema de las naciones, y mamarás al pecho de los reyes; y sabrás que Yo, el Eterno, soy Salvador tuyo, y que tu Redentor es el Poderoso de Jacob.En lugar del cobre que te quitarán, traeré oro, y en vez de hierro, traeré plata, y en vez de madera, cobre, y en lugar de piedras, hierro; y haré que los cobradores de impuestos vengan a ti para preguntar por tu paz, y tus opresores a inquirir tu benevolencia.No se oirá hablar más de violencia en tu tierra, de saqueo y de disturbios en tus términos, sino que llamarás a tus muros “salvación”, y a tus puertas “alabanza al Eterno”.No necesitarás más la luz del sol para iluminarte de día, ni del esplendor de la luna en la noche; porque el Eterno mismo te servirá de luz perpetua, y tu Dios será tu gloria.No se pondrá más tu sol, ni tu luna se retirará (no se acabará más tu reino y tu gobierno); porque el Eterno será tu luz eterna, y los días de tu duelo se habrán acabado ya.Y los que quedarán de tu pueblo, todos ellos serán justos, ellos heredarán para siempre la tierra; renuevo plantado por Mí mismo, obra de mis manos es él (mi pueblo), y por él seré glorificado.La tribu menor vendrá a ser mil veces más, y la joven vendrá a ser una nación fuerte; Yo, el Eterno, haré esto a su tiempo, o lo apresuraré (si lo merecen).

Ahora la lectura en fonética de la Haftará Ki Tavó

Kúmi ori ki va órej ukevód Adonai aláij zaráj. Ki híne hajóshej yejasé éretz vaarafél leumím vealáij yizráj Adonai ukevodó aláij yeraé. Vehaljú goím leórej umelajím lenogá zarjéj. Seí savív eináij ureí kulám nikbetzú báu laj banáij merajók yavóu ubenotáij al tzad teamaná. Az tirí venahárt ufájad verajáv lebabéj ki yehaféj aláij hamón yam jeil goím yavóu laj. Shifát guemalím tejaséj bijréi Midián veeifá kulám mishvá yavóu zaháv uleboná yisaú utehilot Adonai yevaséru. Kol tzon Kedar yikavtzú laj eiléi Nevayot yeshartunéj yaalú al ratzón mizbejí ubeit tifartí afaér. Mí éle kaáv teufeiná vejayoním el arubotéihem. Ki li iyim yekavú baoniót Tarshish barishoná lehaví banáij merajók kaspám uzehavám itám leshém Adonai Eloháij velikdosh Israel ki fearáj. Ubánu bnéi nejár jomotáij umaljéihem yeshartunéj ki vekitzpí hikitiíj ubirtzoní rijamtíj. Ufitjú shearáij tamíd yomám balaila lo yisaguerú lehaví eláij jéil goím umaljéihem nehuguím. Ki hagói vehamamlajá asher lo yaavdúja yovédu vehagoím karov yejeravú. Kevod haLevanón eláij yavó berósh tidhar utashúr yajdáv lefaér mekóm mikdashí umekóm raglái ajabéd. Vehaljú eláij shejóaj benéi meanáij vehishtajavú al kapót ragláij kol menaatzáij vekaréu laj ir Adonai Tzión kedosh Israel. Tájat heyotéj azuvá usnuá veéin over vesamtíj ligueón olám mesós dor vador. Veyanakt kalev goím veshod melajím tinakí veyadáat ki ani Adonai moshiéj vegoaléj abir Yaakov. Tájat hanejóshet aví zaháv vetájat habarzél aví késef vetájat haetzím nejóshet vetájat haavaním barzél vesámti fekudatéj shalóm venogsáij tzedaká. Lo yisháma od jamas beartzéj shod vashéver bigvuláij vekarát yeshuá jomotáij ushearáij tehilá. Lo yiheyé laj od hashémesh leór yomám ulenogá hayaréaj lo yaír laj vehayá laj Adonai leór olám veEloháij letifartéj. Lo yavó od shimshéj virejéj lo yeaséf ki Adonai yiyé laj leór olám veshalemú yeméi evléj. Veaméj kulám tzadikím leolám yirshú áretz nétzer mataái maasé yadái lehitpaér. Hakatón yiheyé laélef vehatzaír legoí atzúm aní Adonai beitá ajishéna.

 

14/08/14 —18 de Av de 5774

PorMax Stroh Kaufman

Tajanun

Tajanun (Tachanun)

El Tajanun, es la oración en la que pedimos perdón por todos los posibles pecados que pudiéramos haber cometido: podríamos decir que en Yom Kipur o en los diez días de arrepentimiento, serían los días indicados para pedir por perdón mencionado: Sin embargo, el judío, a través de muchos mecanismos, requiere y necesita pedir perdón por aquellos posibles hechos de pensamiento, palabra o de acción, que solemos llamar pecados.

Tajanun comienza diciendo: MISERICORDIOSO Y GRACIOSO, HE PECADO CONTRA TI, TEN MISERICORDIA DE MI Y RECIBE MIS SÚPLICAS. ADONAI EN TU IRA NO ME REPRENDAS, EN TU FUROR NO ME CASTIGUES. AGRÁCIAME ADONAI PUES SOY DÉBIL, CÚRAME ADONAI PUES TEMEN MIS HUESOS. MI ALMA TEME MUCHO, Y TÚ, ADONAI, ¿HASTA CUÁNDO?

El rezo de Tajanun no ha sido puesto por nuestros sabios solamente “porque si”: el rezo implica un alto grado de sumisión delante del Eterno. Por lo tanto, tiene el poder de apaciguar el atributo de justicia y suscitar gran piedad. La influencia de HaShem puede entonces ser transmitida con — abundancia.

Otro de los asuntos del tajanun de relaciona con una anécdota en el Shulján Arúj, y dice así: Hay un debate que se desarrolló, y se transformó en una gran disputa, que resultó en la reprobación y excomulgación de Rabí Eliezer ben Horkanos. Imma Shalom, era la esposa de Rabí Eliezer ben Horkanos (1), y también la hermana de Raban Gamliel. Temiendo que a través del poder de rezo, y de elevar oraciones, que tenía su marido, y específicamente a través de la súplica del “Tajanun”, por él recitada, pensó que podría causar la muerte de su hermano, Raban Gamliel, con quien amargamente discrepaba, La Guemará nos cuenta, cómo ella intentó siempre, asegurarse de causar algún tipo de interrupción a su marido, entre el Shemoné Esré y el “Tajanun”, disminuyendo así, la probabilidad de que su hermano sufriere algún daño, por la tefilá de Rabi Eliezer .

La Guemará continúa contando, que ella pensó que era Rosh Jodesh, día en el cual no se recita “Tajanun”, y al entrar en el cuarto de su esposo, halló a éste rezando el “Tajanun”. Horrorizada, exclamó, “¡Incorpórate y deja de decir “Tajanun”, pues estas matando a mi hermano!”. Entre tanto, la noticia sobre la muerte de Raban Gamliel, se difundió rápidamente. (Otra versión diferente en la Guemará, relata que un menesteroso se presentó a su puerta, distrayendo su atención, lo que posibilitó que aconteciera lo descrito)

¿Cuál es la explicación para esto?

Sucede que, en algunas comunidades, cuando se oficia el Tajanún, se acostumbra a colocar a bajar la frente, y apoyarla en la mano (usualmente la izquierda) como la posición que toma quien está angustiado y en ese momento, busca el perdón.

El término utilizado por muchos de los Rabinos, en relación con esta oración y la posición adoptada es el de ” Nefilat Apaim “, que significa literalmente ” caer sobre la cara “, y esto es una forma común de llamar a esta oración.

Entonces, se dice que la persona que está orando, postrado sobre su rostro, podría estar entrando en los reinos espirituales más bajos, en los cuales busca extraer de allí, los restos de las chispas sagradas en su camino a la rectificación. Por muchos de nuestros sabios, esta práctica es considerada demasiado peligrosa porque el alma de la persona que está orando puede quedar atrapada allí, porque la persona que lo hace puede no entender lo que está haciendo y en lugar de lograr la rectificación Por lo tanto, a lo sumo, en algunas comunidades la gente pone su frente sobre su brazo; en otras comunidades la oración no es más que el expuesto en una posición sentada.

Los más estudiosos, en lo que se refiere a las prácticas del misticismo judío, afirman que una inadecuada atención en esta oración puede implicar que el alma de una persona, “caiga en el cuerpo de otra, inclusive la de un converso o gentil” lo cual puede ser también peligroso bajo este punto de vista, por el poco provecho que puede obtener de eso y lograr incluso la muerte; se dice que el ARI, y los judíos sefarditas de su época, tenían esta práctica durante la oración del Tajanun, y ello permitía que Su alma fuera, simultáneamente, rectificada en el cuerpo de otra persona… demostrando con ello, que los tres componentes del alma, Nefesh, Ruaj y Neshamá,  tenían que atravesar por un proceso que ellos describieron equivalente a la misma muerte, y así, se logra esta rectificación conocida con el nombre de tikun.

¿Por qué?  Porque según las enseñanzas, y basados en el pasaje de Isaías / Yeshaía 22:14,  hay pecados que no son expiados hasta que una persona se aparta de este mundo, como está escrito: “Este pecado no te será perdonado hasta que mueras. ”

Y esta rectificación debe ser con absoluta, adecuada y total concentración, y para que el Todopoderoso tenga misericordia de él y perdone sus pecados, porque feliz es la persona que sabe apaciguar y servir a su Maestro intencionalmente y con la devoción de su corazón, porque una persona que dedicar su alma y su ser, y procura no acercarse a Él con una falsa intención, tendrá la recompensa adecuada porque: “El que dice mentiras no permanecerá en mi presencia.” (Tehilim / Salmos 101:7)

Siguen diciendo los estudiosos desde el punto de vista místico, que aquella persona “que no permanecerá en mi presencia” es esta persona que no quiere hacer las paces, que no desea la rectificación, o que no tiene la voluntad ni el propósito para hacerlo y su falta de intención adecuada no provoca ninguna reacción en el reino espiritual.

Un rabino de épocas muy antiguas, a quien los textos citan como Rabí Yehuda dijo, con relación a la oración de tajanun y el proceso de rectificación: “Bienaventurada es nuestra suerte y la suerte del Pueblo de Israel que se aferra al Todopoderoso a través de la intención adecuada al orar y realizar mitzvot, porque así, tu pueblo: todos ellos serán justos… Y serán los que para siempre heredarán la tierra; Bendito sea El Eterno por siempre jamás. Amén y Amén.

Es por eso que dicen los jajamim que el rezo de Tajanun no ha sido puesto en su lugar, solamente “porque si”: sino porque, como está escrito, los rectos habitarán en tu presencia (Tehilim / Salmos 140:14), ” Y ellos vendrán, y verán mi gloria…” (Isaías 66:18)

Por ello sería adecuado que, en cada momento de nuestras vidas tuviéramos presente la frase que dice: ” A ti, Adonai, yo levanto mi alma…. “(Salmos 25:1)

 

(1)    Fue uno de los tanaim más prominente de los siglos segundo y primero, discípulo del Rabino Johanan ben Zakai y colega de Gamaliel II

 

03 de Junio de 2014 – 05 de Sivan de 5774

PorMax Stroh Kaufman

Oracion para iniciar el trabajo

Oración para antes de iniciar el trabajo

Oración que necesitamos para un mejor desempeño

Padre Celestial, desde el momento en que ingreso a mi lugar de trabajo, hoy, deseo invocar tu presencia, para darte las gracias por este nuevo día y por esta nueva jornada.

Te pido tu paz, tu misericordia, tu bondad y tu orden perfecto para esta empresa u oficina, donde voy a desempeñar mis labores.

Te pido que tu bendición esté siempre presente en todo lo que se piense, se decide, hable y haga dentro de estas paredes

Bendice mis proyectos, ideas y todo lo que realice para que aún mis más pequeños logros sean testimonio de Tu honra y  de Tu gloria

Bendice oh Padre Celestial, a mis jefes, compañeros y clientes y a todas las personas que se relacionen conmigo en este día

Renueva mis fuerzas para hacer mi trabajo de la mejor forma posible y que pueda resolver todas las inquietudes, en forma oportuna y correcta, que se vayan presentando en el transcurso de la jornada

En este día, te pido Señor, un corazón generoso para atender con amabilidad a todas las personas, para que yo no sea indiferente a todas sus necesidades

Dame ojos para descubrir lo mejor de aquellos que me rodean, y oídos para escuchar aquellas cosas que los demás tienen que decir

Que pueda tener una boca la cual sonría con frecuencia, sea capaz de decir frases optimistas y que enmudezca para los rumores y palabras ofensivas

Dos manos que trabajen honradamente y con entusiasmo para satisfacer las necesidades de mi familia y las mías, y que con ellas pueda repartir satisfacciones también a todos aquellos que de una u otra manera de mi dependen

Mente abierta a todas las ideas, para pensar bien de los demás y entender sin perjuicios a los que piensen, distinto a mí

Especialmente, dame fe profunda para creer en Tu palabra y una voluntad decidida para actuar correctamente y hacer siempre el bien, sin temor a desfallecer en el intento.

Señor, cuando esté confundido, guíame: cuando me sienta débil, fortaléceme; cuando esté cansado, lléname de tu espíritu

Te pido que en este día de trabajo, lo que haga, y la manera como lo haga, esté de acuerdo con tu palabra y tus pensamientos.

Y te pido Señor que cuando termine mi trabajo en el día de hoy, me conduzcas con seguridad hasta mi destino

Bendice mi familia y todo mi hogar, para que todas mis cosas estén como las dejé, cuando salí de casa, o aún mejor

Señor, te agradezco por todo lo que has hecho en mi vida, como te has manifestado, por lo que haces y lo que harás

Te doy las gracias por los dones con que tú me bendecirás el día de hoy. Ayúdame a usarlos con responsabilidad en tu honor

Amen

12 de enero de 2014 –  11 de Shevat de 5774

PorMax Stroh Kaufman

Amida o el Shemone Esre

 

AMIDÁ SEGUNDA PARTE

SHEMONE ESRE O LAS 19 BENDICIONES

Antes de concluir con esta segunda parte queremos hacer un énfasis en un aspecto fundamental de cualquier oración: es la intención que se le dé o brinde a la tefilá: se llama, en hebreo, Kavaná, la cual es la esencia fundamental de cualquiera de las tefilót, pero en especial de esta: La Kavaná tiene varios aspectos: implica la intención de cumplir con la mitzvá de la oración, el enfoque sobre la función de la oración, la comprensión del significado de las palabras y las ideas inherente a las diversas oraciones, y la enunciación correcta de esas palabras.

Kavaná incluye la intención, la dirección, la perspectiva y propósito: sin Kavaná, la oración pierde su esencia y se transforma en “una lectura más”.

Continuamos con nuestra revisión acerca de la Amida o la Shemone esre

La bendición número 11 se conoce con los nombres de Birkat haDín o Birkat haMishpat, por la que eleva una petición por la justicia:

Hashiba shofteinu kebarishoná, veyoatzéinu kebatejilá, vehaser miménu yagón vaanajá, umlój aleínu meherá atá Adonai lebadejá bejésed ubrajamím, betzédek uvmishpát. Baruj atá Adonai, mélej ohév tzedaká umishpat.

“Restore our judges as of yore, and our counselors as in the beginning, and remove from us grief and sighing. Reign Thou over us, O Lord, alone in loving-kindness and mercy, and establish our innocence by the judgment. Blessed be Thou, O Lord the King, who lovest righteousness and justice.”

Restaura a nuestros jueces como al principio, y a nuestros consejeros como al comienzo. Quita de nosotros la tristeza y el suspiro, y prontamente reina solo Tú sobre nosotros, oh Eterno, con bondad y misericordia, con rectitud y justicia. Bendito eres Tú, Eterno, Rey que ama la rectitud y la justicia.

La bendición número doce es llamada Birkat haMinim o Birkat haZadukim es decir, bendición contra los pecadores, los herejes y traidores, y algunos lo refieren contra los Saduceos (Zadukim)

Laminim velamalshiním al tehí tikvá, vejol hazedim keréga yobédu, vejol oiebéja vejol soneéja meherá yikarétu, umaljút harishá meherá teakér utshabér utjalém vetajniém bimhéra beyaméinu. Baruj atá Adonai, shober oyebím  umajnía zedím (minim)

Que para los heréticos y para los delatores no haya esperanza, y que todos los pecadores perversos perezcan en un instante. Que todos Tus enemigos y todos los que Te odian sean prontamente exterminados. Y que prontamente extirpes, quiebres, extermines y sometas el reinado del mal. Bendito eres Tú, Eterno, que quiebras a los enemigos y sometes a los pecadores alevosos.

“May no hope be left to the slanderers; but may wickedness perish as in a moment; may all Thine enemies be soon cut off, and do Thou speedily uproot the haughty and shatter and humble them speedily in our days. Blessed be Thou, O Lord, who strikest down enemies and humblest the haughty”

La bendición número trece es la que eleva una petición por los justos y piadosos: dice así:

Sobre los justos y los piadosos, sobre el remanente de Tu pueblo Israel, sobre sus ancianos y sobre el remanente de sus sabios, sobre los conversos sinceros y sobre nosotros, que por favor se conmueva Tu misericordia, oh Eterno, D–s nuestro.

Y otorga una recompensa buena a todos los que confían verdaderamente en Tu nombre. Pon nuestra porción con la de ellos y que nunca nos avergoncemos, pues en Tí hemos confiado y en Tu inmensa bondad nos apoyaremos con verdad. Bendito eres Tú, Eterno, sostén y seguridad de los justos.

Al hatzadikím veál hajasidím, veál sheerít améja bet Israel, veál ziknéhem veál peletát bet sofréhem, veál gueré hatzédek vealénu, yehemú na rajaméja Adonai Elohenu, veén sajár tov lejól habotjím beshimjá beemét, vesím jelkénu imahém ulolám lo nebósh ki bejá batájnu veál jasdejá  hagadol beemét nishanénu. Baruj atá Adonai, mishán umibtáj latzadikím

La catorceava bendición eleva una súplica por Jerusalém y su pronta restauración; dice así:

Reside en medio de Tu ciudad Jerusalém tal como hablaste; en medio de ella establece el trono de Tu siervo David y reconstrúyela para estructura eterna, prontamente y en nuestros días. Bendito eres Tú, Eterno, que reconstruye Jerusalém.

Tishkón betój Yerushaláim iréja kaasher dibárta, vejisé David abdéja meherá betojá tajín, ubné otá binyán olám bimherá beyaméinu. Baruj atá Adonai, boné Yerushaláim.

La bendición número quince, comienza con “Et Tzemaj David” y por ello, se titula así. Es una oración para el surgimiento del la raíz de David, es decir, el surgimiento y el pronto venir del reinado mesiánico.

Hay estudiosos que consideran que esta bendición debió haber formado parte de la bendición anterior pero tampoco saben cuando se separó. Dice así:

Haz florecer prontamente el retoño de Tu siervo David, y por medio de Tu salvación eleva su estandarte, pues hemos puesto nuestra esperanza y esperado Tu salvación todo el día. Bendito eres Tú, Eterno, que hace florecer el orgullo de la salvación.

Et tzémaj David abdejá meherá tatzmíaj, vekarnó tarúm bishuatéja, ki lishuatejá kivínu kol hayóm. Baruj atá Adonai, matzmíaj kéren yeshuá.

La bendición que ocupa el número dieciséis, es simplemente conocida con el nombre de Tefilá = oración, la cual se constituye en una súplica, para que las bendiciones anteriores sean escuchadas y respondidas por el Eterno. Dice así:

Escucha nuestra voz, oh Eterno, Padre nuestro, misericordioso, ten piedad y misericordia de nosotros, y recibe con misericordia y benevolencia nuestras oraciones, pues Tú eres un Dios que escucha nuestras oraciones y plegarias.

Y de Tu Presencia, Rey nuestro, no nos hagas retornar vacíos, concédenos gracia, respóndenos y escucha nuestras oraciones, pues Tú escuchas las oraciones de todos los labios. Bendito eres Tú, Eterno, que escucha la oración.

La bendición número 17 se llama avodá no refiriéndose simplemente al trabajo, sino al servicio en el Templo, cuya restauración es esperada. Dice así:

Complácete, oh Eterno, Dios nuestro, en Tu pueblo Israel y atiende a sus oraciones; restaura el servicio en el santuario de Tu Santo Templo, así como las ofrendas de fuego y las oraciones de Israel. Que prontamente las recibas con amor y benevolencia, y que siempre sea aceptable el servicio de Tu pueblo Israel.

Y Tú, por la abundancia de Tu misericordia, nos desearás y te complacerás en nosotros, y nuestros ojos contemplarán Tu retorno a Tzión con misericordia. Bendito eres Tú, Eterno, que hace retornar Su Presencia a Tzión.

Retzé Adonai Elohéinu beaméja Israel velitfilatám sheé vehashév haabodá lidbír betéja, veishé Israel utfilatám meherá beahabá tekabél beratzón, uthí leratszón tamíd abodat Israel améja.

Veatá berajaméja harabím tajpótz bánu vetirzénu vetejezéna enéinu beshubejá leTzión berajamím. Baruj atá, Adonai, hamajazir shejinató leTzión

La bendición que ocupa el lugar número 18, es la de Hodaá = agradecimiento; dice así:

(Inclinar el cuerpo) A Ti te agradecemos, pues Tu eres el (enderezarse) Eterno, Dios nuestro y Dios de nuestros padres, por siempre jamás. Tú eres el que nos forma, la Roca de nuestro ser, y Tú eres el defensor de nuestra salvación.

De generación en generación te agradeceremos y relataremos Tu alabanza por nuestras vidas que están en Tu mano, por nuestras almas que están confiadas en Ti, por Tus milagros que todos los días están con nosotros y por Tus maravillas y bondades en todo momento, noche, mañana y tarde.

El Bondadoso, pues no se han agotado Tus misericordias; el Misericordioso, pues no se han extinguido Tus bondades, ya que desde siempre hemos esperado en Ti.

Y por todo ello que siempre sea bendito, exaltado y elevado Tu Nombre, Rey nuestro, por toda la eternidad. Y todos los seres vivos agradecidamente te reconocerán (sela).

Y alabarán y bendecirán por siempre Tu grandioso Nombre, con verdad, pus benévolo es, oh Dios de nuestra esperanza y de nuestra ayuda (sela), el Dios benévolo. (Inclinar el cuerpo) Bendito eres (agachar la cabeza) Tú (enderezarse) Eterno, benévolo es Tu Nombre y a Tí es propio agradecer. 

BENDICIONES FINALES

La bendición 19 es la bendición por la paz; dice así:

Otorga paz, benevolencia, bendición, vida, gracia, bondad, rectitud y misericordia a nosotros y a todo Tu pueblo Israel.

Bendícenos a todos, padre nuestro como a uno solo con la luz de Tu rostro, pues con la luz de Tu rostro nos has otorgado, oh Eterno, Dios nuestro, la Torá y la vida, el amor y la bondad, la rectitud y la misericordia, la bendición y la paz.

Y que sea bueno a Tus ojos bendecirnos y bendecir a todo Tu pueblo Israel con abundante vigor y con paz.

Bendito eres Tú, Eterno, que bendice a Su pueblo Israel con paz, amén.

Algunas versiones señalan que esta bendición es parte de la que detallamos a continuación:

“Te reconocemos a Ti, oh Señor, que Tú eres nuestro Dios, Tú eres el Dios de nuestros padres, por los siglos de los siglos. Roca de nuestra vida, Escudo de nuestra ayuda, Tú eres inmutable, de tiempo en tiempo.

Te damos gracias y elevamos nuestra alabanza, porque nuestras vidas que se entregan [de nuevo] en tus manos y en nuestras almas que confían a ti, y porque tus milagros permanecen con nosotros todos los días y por Tus maravillas y por lo maravillosos que son tus actos de bondad, en todos los tiempos; al atardecer, en la mañana y el mediodía la marea Tú eres [el] bien, porque tu misericordia es infinita:

Tú eres misericordioso; nunca para tus bondades hay fin: desde siempre hemos esperado en ti y para todas estas cosas; que Tu nombre sea bendecido y exaltado siempre y para siempre, y todas las criaturas vivientes den gracias a ti y alaben tu gran nombre en la verdad, Dios, nuestra salvación y ayuda. Selá.

Bendito seas, oh Señor, tu nombre es bueno, y a Ti es merecido darte las gracias.”

Parte de la bendición del cierre dice también, así:

Dios mío, preserva mi lengua del mal y mis labios de hablar engaño. Que mi alma se inmute para quienes me maldigan, y que mi alma sea como el polvo para todos.

Abre mi corazón a Tu Torá y mi alma correrá en pos de Tus mandamientos. Y a todos los que se levanten contra mí para mal, prontamente anula su consejo y trastorna sus pensamientos.

Hazlo en virtud de Tu Nombre, hazlo en virtud de Tu diestra, hazlo en virtud de Tu Torá, hazlo en virtud de Tu santidad, para que Tus amados sean liberados. Que Tú diestra salve y respóndeme.

“Que la expresión de mi boca y la meditación de mi corazón sean aceptables delante de Ti, oh Eterno, mi Roca y mi Redentor”

Que el Hacedor de la paz en Sus alturas por Su misericordia haga la paz para nosotros y para todo su pueblo Israel. Y digan: Amén.

Sea Tu voluntad, oh Eterno, Rey nuestro y de nuestros padres, que reconstruyas el Santo Templo prontamente y en nuestros días. Y otórganos nuestra porción en Tu Torá para cumplir los estatutos de Tu voluntad y servirte con el corazón perfecto.

Otra de las oraciones con las que se suele concluir el servicio es la del Yehí Ratzón

Sea Tu voluntad, oh Eterno, Señor nuestro y de nuestros padres, que reconstruyas el Santo Templo prontamente y en nuestros días. Y otórganos nuestra porción en Tu Torá para cumplir los estatutos de Tu voluntad y servirte con el corazón perfecto.

Muchas son las variaciones dependientes de versión askenazi, sefaradí u otros, para concluir esta ceremonia y muchas son las variaciones para el Shabat, las fiestas, los días de inicio de mes, para el verano y el invierno, pero esto será tema para otra publicación.

Queremos concluir con una sencilla frase, que pide por nuestras oraciones: “Que la expresión de mi boca y la meditación de mi corazón sean aceptables delante de Ti, oh Eterno, mi Roca y mi Redentor”

321judaismo.com  02 de enero de 2014

DERECHOS RESERVADOS DE AUTORÍA INTELECTUAL POR EL TRABAJO DE RECOPILACIÓN, teniendo en cuenta que las oraciones, por su antigüedad, son de dominio público.

PorMax Stroh Kaufman

Keriat Shema

Recitar el Shemá – Keriat Shema

 

Según el Talmud, tenemos referencia que, por lo menos, desde la época del Segundo Beit Mikdash, se recitaba diariamente, por medio de los cohanim en Israel, luego del Korbán Tamid Shajarit. Para nosotros, por lo menos, dos veces al día tenemos la obligación o la necesidad de recitar el Shemá Israel, luego de haber sido establecida como plegaria, para ser recitada en Shajarit y Arvit, aunque puede ser dicha independientemente del resto de las tefilot. La oración, contiene tres secciones de la Torá : La primera, ” Escucha, Israel … “; La segunda,” Si escuchas mis mandamientos … ”  y la tercera” … Pondrán flecos … ” En la primera de ellas, proclamamos la unidad de HaShem y nuestro amor por Él ; en el segundo, hacemos notar como aceptamos todos los mandamientos, y la tercera, nos dice que hay que recordar todos los mandamientos; no solo recordarlos, sino también cumplir con ellos y llevarlos a cabo. Además, la tercera sección contiene un recordatorio de la salida de Egipto, y, entendemos con ello, que la finalidad de recordar el día de su salida de la tierra de Egipto, es ” para todos los días de nuestras vidas” Por ello, nuestros sabios nos enseñan que un hombre puede recitar el Shema en cualquier idioma que entienda, porque así se cumple con la mitzvá.

Nosotros, gracias a las enseñanzas de nuestros sabios, recitamos el Shemá cada noche y mañana en el momento que nos acostamos y en el momento que nos levantamos, como está escrito ” Y hablarás de ellos … cuando te acuestes y cuando te levantes” La Halajá nos enseña, en concreto, que el Shema Israel, se recita en la noche entre el momento en que salen las estrellas y el amanecer (antes de la medianoche , si es posible) y por la mañana entre el amanecer y el final del primer cuarto del día (pero preferiblemente justo antes del amanecer) .Aprendimos de nuestros sabios, que recitamos dos bendiciones antes de ello (la que dice Iotzer or /Que creas la luz y la Ahavá rabá o Ahavat Olam / Con abundante amor o Amor eterno)y una, después de que la recitamos, durante las horas diurnas, y también con dos bendiciones antes, pero con dos oraciones después, en las horas nocturnas.

Afirma el Talmud que, si recitamos sólo el Shemá en la mañana y en la tarde, “no seremos conquistados” (Sota 42a). Esto significa que la persona puede enfrentar el Yetzer Hará y vencerlo con el solo poder de la recitación del Shemá.

Pongámosla en práctica, con la kavaná necesaria, y observaremos los resultados muy pronto.

11 de Octubre de 2013 – 07 de Jeshvan de 5774

PorMax Stroh Kaufman

Tafalnu Sheker Los Pecados de Yom Kipur

TAFALNU SHEKER:

LOS PECADOS DE YOM KIPUR 

 

• Para el judaísmo, el errar es parte del ser humano (I Melajim / I Reyes 8:46) Ya que no hay ser humano que no peque, si tu pueblo peca contra ti, y tú te enojas con ellos y los entregas al enemigo para que se los lleven cautivos a otro país, lejano o cercano,

 

Ki yejetú lejá ki éin adám asher lo yejéta veanáfta bam unetatám lifnéi oiyév  veshavú shobéihem el éretz haoiyév rejoká o krová.

 

Es por ello que existe una  forma de confesión abreviada, conocida como Ashamnu, que se dice como parte de las plegarias diarias, inmediatamente después de la Amida, y se recita de pie y en silencio, excepto en Rosh Hashaná y Yom Kipur, que se recita en voz alta, contiene un acróstico alfabético, de 24 líneas, iniciando desde la alef hasta concluir con la tav, en la que se expresan los “pecados” cometidos, con la concepción que la persona pueda ser perdonada en el Juicio Divino y especialmente ante el Gran Día de Yom Kipur, basándose en la enseñanza del Talmud que dice, “arrepiéntete antes del día de tu muerte” En el ritual Reformista, el Ashamnu también se utiliza por el novio y la novia antes de su boda, ya que dicho día se considera una especie de “Día de la Expiación” para ellos.

 

Según Rambam (Hiljot Teshuvá 1:1), el mandamiento de la Torá, que nos ordena arrepentimos, menciona explícitamente una confesión, no un arrepentimiento (Números 5:6-7). Por lo tanto, está claro; no puede haber arrepentimiento salvo que vaya acompañado de una confesión verbal.

 

Maimónides, también dio a entender que el pecado es como la separación de HaShem y cada individuo por lo tanto, confesarse consiste en una afirmación pública de nuestros ideales tanto como una admisión de nuestros fracasos… este es uno de los propósitos al confesar Tafalnu Sheker

 

 

Tafalnu Sheker: Nos hemos “unido” a la falsedad: La mentira está haciendo parte de nuestras vidas: hemos acusado a otros falsamente, hemos omitido opiniones y conceptos erróneos en forma voluntaria; hemos aconsejado erróneamente, hemos caído en la transgresión del MUKTZA en Shabat (que es una transgresión a los objetos que no fueron separados para el Shabat), no hemos dado el beneficio de la duda. Nos relacionamos con gente malvada, con mentirosos y engañadores de los que recibimos mala influencia. Nos hemos asociado con personas que no son buenos modelos para nuestros hijos.

 

Rashi toma la raíz – tafail – como indicador de la unión de varios componentes.  Tafalnu SHEKER, según lo que indica Rashi’, en la confesión Ashamnu de Yom Kipur – es como si nos estuviéramos refiriendo a la construcción de un edificio de mentiras, en falso, o como se conoce más comúnmente, un casa en el aire, donde cada uno de los argumentos que se usan es como  usar un ladrillo más en ese castillo elaborado en el aire.

Tafalnu Sheker también se utiliza para describir las situaciones en las cuales no permitimos que alguien argumente en su defensa. Esto sucede cuando estamos enojados unos con alguien y utilizamos cualquier detalle, por insignificante  que sea, para criticar y atacar a otra persona.

Una oración apresurada, sin lugar a dudas, cae en la categoría de Tafalnu Sheker ..

 

19 de septiembre de 2013 – 15 DE TISHREI DE 5774