Category Archive Rezos

PorMax Stroh Kaufman

Oracion para iniciar el trabajo

Oración para antes de iniciar el trabajo

Oración que necesitamos para un mejor desempeño

Padre Celestial, desde el momento en que ingreso a mi lugar de trabajo, hoy, deseo invocar tu presencia, para darte las gracias por este nuevo día y por esta nueva jornada.

Te pido tu paz, tu misericordia, tu bondad y tu orden perfecto para esta empresa u oficina, donde voy a desempeñar mis labores.

Te pido que tu bendición esté siempre presente en todo lo que se piense, se decide, hable y haga dentro de estas paredes

Bendice mis proyectos, ideas y todo lo que realice para que aún mis más pequeños logros sean testimonio de Tu honra y  de Tu gloria

Bendice oh Padre Celestial, a mis jefes, compañeros y clientes y a todas las personas que se relacionen conmigo en este día

Renueva mis fuerzas para hacer mi trabajo de la mejor forma posible y que pueda resolver todas las inquietudes, en forma oportuna y correcta, que se vayan presentando en el transcurso de la jornada

En este día, te pido Señor, un corazón generoso para atender con amabilidad a todas las personas, para que yo no sea indiferente a todas sus necesidades

Dame ojos para descubrir lo mejor de aquellos que me rodean, y oídos para escuchar aquellas cosas que los demás tienen que decir

Que pueda tener una boca la cual sonría con frecuencia, sea capaz de decir frases optimistas y que enmudezca para los rumores y palabras ofensivas

Dos manos que trabajen honradamente y con entusiasmo para satisfacer las necesidades de mi familia y las mías, y que con ellas pueda repartir satisfacciones también a todos aquellos que de una u otra manera de mi dependen

Mente abierta a todas las ideas, para pensar bien de los demás y entender sin perjuicios a los que piensen, distinto a mí

Especialmente, dame fe profunda para creer en Tu palabra y una voluntad decidida para actuar correctamente y hacer siempre el bien, sin temor a desfallecer en el intento.

Señor, cuando esté confundido, guíame: cuando me sienta débil, fortaléceme; cuando esté cansado, lléname de tu espíritu

Te pido que en este día de trabajo, lo que haga, y la manera como lo haga, esté de acuerdo con tu palabra y tus pensamientos.

Y te pido Señor que cuando termine mi trabajo en el día de hoy, me conduzcas con seguridad hasta mi destino

Bendice mi familia y todo mi hogar, para que todas mis cosas estén como las dejé, cuando salí de casa, o aún mejor

Señor, te agradezco por todo lo que has hecho en mi vida, como te has manifestado, por lo que haces y lo que harás

Te doy las gracias por los dones con que tú me bendecirás el día de hoy. Ayúdame a usarlos con responsabilidad en tu honor

Amen

12 de enero de 2014 –  11 de Shevat de 5774

PorMax Stroh Kaufman

Amida o el Shemone Esre

 

AMIDÁ SEGUNDA PARTE

SHEMONE ESRE O LAS 19 BENDICIONES

Antes de concluir con esta segunda parte queremos hacer un énfasis en un aspecto fundamental de cualquier oración: es la intención que se le dé o brinde a la tefilá: se llama, en hebreo, Kavaná, la cual es la esencia fundamental de cualquiera de las tefilót, pero en especial de esta: La Kavaná tiene varios aspectos: implica la intención de cumplir con la mitzvá de la oración, el enfoque sobre la función de la oración, la comprensión del significado de las palabras y las ideas inherente a las diversas oraciones, y la enunciación correcta de esas palabras. Kavaná incluye la intención, la dirección, la perspectiva y propósito: sin Kavaná, la oración pierde su esencia y se transforma en “una lectura más”.

Continuamos con nuestra revisión acerca de la Amida o la Shemone esre

La bendición número 11 se conoce con los nombres de Birkat haDín o Birkat haMishpat, por la que eleva una petición por la justicia:

Hashiba shofteinu kebarishoná, veyoatzéinu kebatejilá, vehaser miménu yagón vaanajá, umlój aleínu meherá atá Adonai lebadejá bejésed ubrajamím, betzédek uvmishpát. Baruj atá Adonai, mélej ohév tzedaká umishpat.

“Restore our judges as of yore, and our counselors as in the beginning, and remove from us grief and sighing. Reign Thou over us, O Lord, alone in loving-kindness and mercy, and establish our innocence by the judgment. Blessed be Thou, O Lord the King, who lovest righteousness and justice.”

Restaura a nuestros jueces como al principio, y a nuestros consejeros como al comienzo. Quita de nosotros la tristeza y el suspiro, y prontamente reina solo Tú sobre nosotros, oh Eterno, con bondad y misericordia, con rectitud y justicia. Bendito eres Tú, Eterno, Rey que ama la rectitud y la justicia.

La bendición número doce es llamada Birkat haMinim o Birkat haZadukim es decir, bendición contra los pecadores, los herejes y traidores, y algunos lo refieren contra los Saduceos (Zadukim)

Laminim velamalshiním al tehí tikvá, vejol hazedim keréga yobédu, vejol oiebéja vejol soneéja meherá yikarétu, umaljút harishá meherá teakér utshabér utjalém vetajniém bimhéra beyaméinu. Baruj atá Adonai, shober oyebím  umajnía zedím (minim)

Que para los heréticos y para los delatores no haya esperanza, y que todos los pecadores perversos perezcan en un instante. Que todos Tus enemigos y todos los que Te odian sean prontamente exterminados. Y que prontamente extirpes, quiebres, extermines y sometas el reinado del mal. Bendito eres Tú, Eterno, que quiebras a los enemigos y sometes a los pecadores alevosos.

“May no hope be left to the slanderers; but may wickedness perish as in a moment; may all Thine enemies be soon cut off, and do Thou speedily uproot the haughty and shatter and humble them speedily in our days. Blessed be Thou, O Lord, who strikest down enemies and humblest the haughty”

La bendición número trece es la que eleva una petición por los justos y piadosos: dice así:

Sobre los justos y los piadosos, sobre el remanente de Tu pueblo Israel, sobre sus ancianos y sobre el remanente de sus sabios, sobre los conversos sinceros y sobre nosotros, que por favor se conmueva Tu misericordia, oh Eterno, D–s nuestro. Y otorga una recompensa buena a todos los que confían verdaderamente en Tu nombre. Pon nuestra porción con la de ellos y que nunca nos avergoncemos, pues en Tí hemos confiado y en Tu inmensa bondad nos apoyaremos con verdad. Bendito eres Tú, Eterno, sostén y seguridad de los justos.

Al hatzadikím veál hajasidím, veál sheerít améja bet Israel, veál ziknéhem veál peletát bet sofréhem, veál gueré hatzédek vealénu, yehemú na rajaméja Adonai Elohenu, veén sajár tov lejól habotjím beshimjá beemét, vesím jelkénu imahém ulolám lo nebósh ki bejá batájnu veál jasdejá  hagadol beemét nishanénu. Baruj atá Adonai, mishán umibtáj latzadikím

La catorceava bendición eleva una súplica por Jerusalém y su pronta restauración; dice así:

Reside en medio de Tu ciudad Jerusalém tal como hablaste; en medio de ella establece el trono de Tu siervo David y reconstrúyela para estructura eterna, prontamente y en nuestros días. Bendito eres Tú, Eterno, que reconstruye Jerusalém.

Tishkón betój Yerushaláim iréja kaasher dibárta, vejisé David abdéja meherá betojá tajín, ubné otá binyán olám bimherá beyaméinu. Baruj atá Adonai, boné Yerushaláim.

La bendición número quince, comienza con “Et Tzemaj David” y por ello, se titula así. Es una oración para el surgimiento del la raíz de David, es decir, el surgimiento y el pronto venir del reinado mesiánico. Hay estudiosos que consideran que esta bendición debió haber formado parte de la bendición anterior pero tampoco saben cuando se separó. Dice así:

Haz florecer prontamente el retoño de Tu siervo David, y por medio de Tu salvación eleva su estandarte, pues hemos puesto nuestra esperanza y esperado Tu salvación todo el día. Bendito eres Tú, Eterno, que hace florecer el orgullo de la salvación.

Et tzémaj David abdejá meherá tatzmíaj, vekarnó tarúm bishuatéja, ki lishuatejá kivínu kol hayóm. Baruj atá Adonai, matzmíaj kéren yeshuá.

La bendición que ocupa el número dieciséis, es simplemente conocida con el nombre de Tefilá = oración, la cual se constituye en una súplica, para que las bendiciones anteriores sean escuchadas y respondidas por el Eterno. Dice así:

Escucha nuestra voz, oh Eterno, Padre nuestro, misericordioso, ten piedad y misericordia de nosotros, y recibe con misericordia y benevolencia nuestras oraciones, pues Tú eres un Dios que escucha nuestras oraciones y plegarias.

Y de Tu Presencia, Rey nuestro, no nos hagas retornar vacíos, concédenos gracia, respóndenos y escucha nuestras oraciones, pues Tú escuchas las oraciones de todos los labios. Bendito eres Tú, Eterno, que escucha la oración.

La bendición número 17 se llama avodá no refiriéndose simplemente al trabajo, sino al servicio en el Templo, cuya restauración es esperada. Dice así:

Complácete, oh Eterno, Dios nuestro, en Tu pueblo Israel y atiende a sus oraciones; restaura el servicio en el santuario de Tu Santo Templo, así como las ofrendas de fuego y las oraciones de Israel. Que prontamente las recibas con amor y benevolencia, y que siempre sea aceptable el servicio de Tu pueblo Israel.

Y Tú, por la abundancia de Tu misericordia, nos desearás y te complacerás en nosotros, y nuestros ojos contemplarán Tu retorno a Tzión con misericordia. Bendito eres Tú, Eterno, que hace retornar Su Presencia a Tzión.

Retzé Adonai Elohéinu beaméja Israel velitfilatám sheé vehashév haabodá lidbír betéja, veishé Israel utfilatám meherá beahabá tekabél beratzón, uthí leratszón tamíd abodat Israel améja.

Veatá berajaméja harabím tajpótz bánu vetirzénu vetejezéna enéinu beshubejá leTzión berajamím. Baruj atá, Adonai, hamajazir shejinató leTzión

La bendición que ocupa el lugar número 18, es la de Hodaá = agradecimiento; dice así:

(Inclinar el cuerpo) A Ti te agradecemos, pues Tu eres el (enderezarse) Eterno, Dios nuestro y Dios de nuestros padres, por siempre jamás. Tú eres el que nos forma, la Roca de nuestro ser, y Tú eres el defensor de nuestra salvación. De generación en generación te agradeceremos y relataremos Tu alabanza por nuestras vidas que están en Tu mano, por nuestras almas que están confiadas en Ti, por Tus milagros que todos los días están con nosotros y por Tus maravillas y bondades en todo momento, noche, mañana y tarde. El Bondadoso, pues no se han agotado Tus misericordias; el Misericordioso, pues no se han extinguido Tus bondades, ya que desde siempre hemos esperado en Ti.

Y por todo ello que siempre sea bendito, exaltado y elevado Tu Nombre, Rey nuestro, por toda la eternidad. Y todos los seres vivos agradecidamente te reconocerán (sela).

Y alabarán y bendecirán por siempre Tu grandioso Nombre, con verdad, pus benévolo es, oh Dios de nuestra esperanza y de nuestra ayuda (sela), el Dios benévolo. (Inclinar el cuerpo) Bendito eres (agachar la cabeza) Tú (enderezarse) Eterno, benévolo es Tu Nombre y a Tí es propio agradecer. 

BENDICIONES FINALES

La bendición 19 es la bendición por la paz; dice así:

Otorga paz, benevolencia, bendición, vida, gracia, bondad, rectitud y misericordia a nosotros y a todo Tu pueblo Israel. Bendícenos a todos, padre nuestro como a uno solo con la luz de Tu rostro, pues con la luz de Tu rostro nos has otorgado, oh Eterno, Dios nuestro, la Torá y la vida, el amor y la bondad, la rectitud y la misericordia, la bendición y la paz. Y que sea bueno a Tus ojos bendecirnos y bendecir a todo Tu pueblo Israel con abundante vigor y con paz.

Bendito eres Tú, Eterno, que bendice a Su pueblo Israel con paz, amén.

Algunas versiones señalan que esta bendición es parte de la que detallamos a continuación:

“Te reconocemos a Ti, oh Señor, que Tú eres nuestro Dios, Tú eres el Dios de nuestros padres, por los siglos de los siglos. Roca de nuestra vida, Escudo de nuestra ayuda, Tú eres inmutable, de tiempo en tiempo. Te damos gracias y elevamos nuestra alabanza, porque nuestras vidas que se entregan [de nuevo] en tus manos y en nuestras almas que confían a ti, y porque tus milagros permanecen con nosotros todos los días y por Tus maravillas y por lo maravillosos que son tus actos de bondad, en todos los tiempos; al atardecer, en la mañana y el mediodía la marea Tú eres [el] bien, porque tu misericordia es infinita: Tú eres misericordioso; nunca para tus bondades hay fin: desde siempre hemos esperado en ti y para todas estas cosas; que Tu nombre sea bendecido y exaltado siempre y para siempre, y todas las criaturas vivientes den gracias a ti y alaben tu gran nombre en la verdad, Dios, nuestra salvación y ayuda. Selá. Bendito seas, oh Señor, tu nombre es bueno, y a Ti es merecido darte las gracias.”

Parte de la bendición del cierre dice también, así:

Dios mío, preserva mi lengua del mal y mis labios de hablar engaño. Que mi alma se inmute para quienes me maldigan, y que mi alma sea como el polvo para todos. Abre mi corazón a Tu Torá y mi alma correrá en pos de Tus mandamientos. Y a todos los que se levanten contra mí para mal, prontamente anula su consejo y trastorna sus pensamientos. Hazlo en virtud de Tu Nombre, hazlo en virtud de Tu diestra, hazlo en virtud de Tu Torá, hazlo en virtud de Tu santidad, para que Tus amados sean liberados. Que Tú diestra salve y respóndeme.

“Que la expresión de mi boca y la meditación de mi corazón sean aceptables delante de Ti, oh Eterno, mi Roca y mi Redentor”

Que el Hacedor de la paz en Sus alturas por Su misericordia haga la paz para nosotros y para todo su pueblo Israel. Y digan: Amén.

Sea Tu voluntad, oh Eterno, Dios nuestro y Dios de nuestros padres, que reconstruyas el Santo Templo prontamente y en nuestros días. Y otórganos nuestra porción en Tu Torá para cumplir los estatutos de Tu voluntad y servirte con el corazón perfecto.

Otra de las oraciones con las que se suele concluir el servicio es la del Yehí Ratzón

Sea Tu voluntad, oh Eterno, Señor nuestro y de nuestros padres, que reconstruyas el Santo Templo prontamente y en nuestros días. Y otórganos nuestra porción en Tu Torá para cumplir los estatutos de Tu voluntad y servirte con el corazón perfecto.

Muchas son las variaciones dependientes de versión askenazi, sefaradí u otros, para concluir esta ceremonia y muchas son las variaciones para el Shabat, las fiestas, los días de inicio de mes, para el verano y el invierno, pero esto será tema para otra publicación.

Queremos concluir con una sencilla frase, que pide por nuestras oraciones: “Que la expresión de mi boca y la meditación de mi corazón sean aceptables delante de Ti, oh Eterno, mi Roca y mi Redentor”

321judaismo.com  02 de enero de 2014

PorMax Stroh Kaufman

Keriat Shema

Recitar el Shemá – Keriat Shema

 

Según el Talmud, tenemos referencia que, por lo menos, desde la época del Segundo Beit Mikdash, se recitaba diariamente, por medio de los cohanim en Israel, luego del Korbán Tamid Shajarit. Para nosotros, por lo menos, dos veces al día tenemos la obligación o la necesidad de recitar el Shemá Israel, luego de haber sido establecida como plegaria, para ser recitada en Shajarit y Arvit, aunque puede ser dicha independientemente del resto de las tefilot. La oración, contiene tres secciones de la Torá : La primera, ” Escucha, Israel … “; La segunda,” Si escuchas mis mandamientos … ”  y la tercera” … Pondrán flecos … ” En la primera de ellas, proclamamos la unidad de HaShem y nuestro amor por Él ; en el segundo, hacemos notar como aceptamos todos los mandamientos, y la tercera, nos dice que hay que recordar todos los mandamientos; no solo recordarlos, sino también cumplir con ellos y llevarlos a cabo. Además, la tercera sección contiene un recordatorio de la salida de Egipto, y, entendemos con ello, que la finalidad de recordar el día de su salida de la tierra de Egipto, es ” para todos los días de nuestras vidas” Por ello, nuestros sabios nos enseñan que un hombre puede recitar el Shema en cualquier idioma que entienda, porque así se cumple con la mitzvá.

Nosotros, gracias a las enseñanzas de nuestros sabios, recitamos el Shemá cada noche y mañana en el momento que nos acostamos y en el momento que nos levantamos, como está escrito ” Y hablarás de ellos … cuando te acuestes y cuando te levantes” La Halajá nos enseña, en concreto, que el Shema Israel, se recita en la noche entre el momento en que salen las estrellas y el amanecer (antes de la medianoche , si es posible) y por la mañana entre el amanecer y el final del primer cuarto del día (pero preferiblemente justo antes del amanecer) .Aprendimos de nuestros sabios, que recitamos dos bendiciones antes de ello (la que dice Iotzer or /Que creas la luz y la Ahavá rabá o Ahavat Olam / Con abundante amor o Amor eterno)y una, después de que la recitamos, durante las horas diurnas, y también con dos bendiciones antes, pero con dos oraciones después, en las horas nocturnas.

Afirma el Talmud que, si recitamos sólo el Shemá en la mañana y en la tarde, “no seremos conquistados” (Sota 42a). Esto significa que la persona puede enfrentar el Yetzer Hará y vencerlo con el solo poder de la recitación del Shemá.

Pongámosla en práctica, con la kavaná necesaria, y observaremos los resultados muy pronto.

11 de Octubre de 2013 – 07 de Jeshvan de 5774

PorMax Stroh Kaufman

Tafalnu Sheker Los Pecados de Yom Kipur

TAFALNU SHEKER:

LOS PECADOS DE YOM KIPUR 

 

• Para el judaísmo, el errar es parte del ser humano (I Melajim / I Reyes 8:46) Ya que no hay ser humano que no peque, si tu pueblo peca contra ti, y tú te enojas con ellos y los entregas al enemigo para que se los lleven cautivos a otro país, lejano o cercano,

 

Ki yejetú lejá ki éin adám asher lo yejéta veanáfta bam unetatám lifnéi oiyév  veshavú shobéihem el éretz haoiyév rejoká o krová.

 

Es por ello que existe una  forma de confesión abreviada, conocida como Ashamnu, que se dice como parte de las plegarias diarias, inmediatamente después de la Amida, y se recita de pie y en silencio, excepto en Rosh Hashaná y Yom Kipur, que se recita en voz alta, contiene un acróstico alfabético, de 24 líneas, iniciando desde la alef hasta concluir con la tav, en la que se expresan los “pecados” cometidos, con la concepción que la persona pueda ser perdonada en el Juicio Divino y especialmente ante el Gran Día de Yom Kipur, basándose en la enseñanza del Talmud que dice, “arrepiéntete antes del día de tu muerte” En el ritual Reformista, el Ashamnu también se utiliza por el novio y la novia antes de su boda, ya que dicho día se considera una especie de “Día de la Expiación” para ellos.

 

Según Rambam (Hiljot Teshuvá 1:1), el mandamiento de la Torá, que nos ordena arrepentimos, menciona explícitamente una confesión, no un arrepentimiento (Números 5:6-7). Por lo tanto, está claro; no puede haber arrepentimiento salvo que vaya acompañado de una confesión verbal.

 

Maimónides, también dio a entender que el pecado es como la separación de HaShem y cada individuo por lo tanto, confesarse consiste en una afirmación pública de nuestros ideales tanto como una admisión de nuestros fracasos… este es uno de los propósitos al confesar Tafalnu Sheker

 

 

Tafalnu Sheker: Nos hemos “unido” a la falsedad: La mentira está haciendo parte de nuestras vidas: hemos acusado a otros falsamente, hemos omitido opiniones y conceptos erróneos en forma voluntaria; hemos aconsejado erróneamente, hemos caído en la transgresión del MUKTZA en Shabat (que es una transgresión a los objetos que no fueron separados para el Shabat), no hemos dado el beneficio de la duda. Nos relacionamos con gente malvada, con mentirosos y engañadores de los que recibimos mala influencia. Nos hemos asociado con personas que no son buenos modelos para nuestros hijos.

 

Rashi toma la raíz – tafail – como indicador de la unión de varios componentes.  Tafalnu SHEKER, según lo que indica Rashi’, en la confesión Ashamnu de Yom Kipur – es como si nos estuviéramos refiriendo a la construcción de un edificio de mentiras, en falso, o como se conoce más comúnmente, un casa en el aire, donde cada uno de los argumentos que se usan es como  usar un ladrillo más en ese castillo elaborado en el aire.

Tafalnu Sheker también se utiliza para describir las situaciones en las cuales no permitimos que alguien argumente en su defensa. Esto sucede cuando estamos enojados unos con alguien y utilizamos cualquier detalle, por insignificante  que sea, para criticar y atacar a otra persona.

Una oración apresurada, sin lugar a dudas, cae en la categoría de Tafalnu Sheker ..

 

19 de septiembre de 2013 – 15 DE TISHREI DE 5774

 

 

PorMax Stroh Kaufman

Ashamnu Rezo

Ashamnu

Rezo de Yom Kipur

Ashamnu: Hemos faltado; hemos traicionado: hemos robado por la fuerza: hablamos con falsedad y calumnia; hemos cometido delitos y practicamos el mal; hemos sido soberbios y hemos sido violentos. Hemos afirmado lo que era mentira y engaño: hemos dado malos consejos. Hemos sido falsos. Burlones, rebeldes y desobedientes.

Blasfemamos. Cometimos adulterio, jurarnos en vano y falsamente; fuimos obstinados, procedimos mal y transgredimos: hemos sido testarudos y hemos actuado con maldad Nos hemos entregado a la corrupción; hemos procedido abominablemente; nos hemos desviado de Tus caminos y hemos hecho que otros se desvíen: nos alejamos de Tus preceptos y buenos juicios, y de nada nos ha valido. “Pero Tú eres justo en todo lo que nos adviene, pues todo lo Tuvo es verdad y sólo nosotros hemos procedido mal”.

Nos han culpado más que a otros pueblos y soportamos más vergüenzas que otras naciones. Desapareció la alegría entre nosotros y nuestro corazón está dolorido por nuestros pecados. Nuestro deseo fue eludido, perdimos nuestra gloria. La morada consagrada a ADONAI fue destruida por causa de nuestras iniquidades; nuestro Templo fue arruinado, nuestra hermosa patria se encuentra en manos de extraños. y nuestra fuerza fue usurpada por nuestros enemigos

Ante nuestros ojos tomaron el fruto de nuestro trabajo; nos fue extraído y quitado por la fuerza; nos impusieron sus yugos, que todavía cargamos sobre los hombros. Esclavos gobernaron sobre nosotros, y nadie nos salva de sus manos. Muchas desgracias nos rodearon. Te hemos invocado. ADONAI, nuestro Elohim, y Tú Te alejaste de nosotros por causa de nuestras iniquidades.

Nos hemos desviado de Ti, estamos extraviados como el rebaño sin pastor que se pierde, y todavía no nos arrepentimos de nuestros errores. ¿Cómo entonces aparecer ante Ti, oh ADONAI nuestro Elohim y Elohim de nuestros padres, con el rostro endurecido y obstinados, ¿para decirte que somos justos y que no hemos pecado? Sí, hemos pecado, transgredido y nos hemos rebelado, nosotros, la gente de nuestras casas y nuestros padres.

Ánu Bóshnu

Nos avergonzamos de nuestros actos malos y nos sonrojamos por nuestros delitos; no tenemos boca para justificarnos ni osadía para levantar la cabeza.

Nuestro Elohim y Elohim de nuestros padres, no nos condenes a muerte cuando Tú nos juzgues. Cuando quieras castigarnos no borres nuestro nombre de Tu libro. Cuando examines nuestra moral, Tu piedad domine a Tu ira. Cuando notes la pobreza de nuestras buenas obras agrácianos con Tu bondad. ¡Nuestro padre! cuando a Ti clamamos ordena presto nuestra salvación. Haz tornar a su estado las casas de estudio de los descendientes de Yaakov, cuyas puertas mira cómo están desoladas.

Anu Boshnu

Recuerda que dijiste: “No será olvidada la Ley por su simiente”. Desata pues el sello de la Ley, y revela Tu secreto a los que la estudian; reúnanse nuevamente el grande y el pequeño tribunal del “Sanhedrin” y que nunca más nos falten. ¡ADONAI! reconoce a los que quieren conocerte y rechaza a la nación que te niega. Y haz que tornen a la seguridad los cautivos que esperan tu salvación.

 

Ribonó Shel Olám

¡Patrón del Mundo! Confesaré mis pecados grandes y pequeños, en los finales de las vigilias de la noche. Mi instinto tiende al mal ya la falsía, oh Guardián, él espera la noche. Mis ojos y mi corazón tienden al pecado; no descansan ni de día ni de noche. Y el resto de mis órganos conspira para hacer lo que es malo a tus ojos; no se callan ni de día ni de noche. En vista de que he transgredido tus preceptos y desobedecido tus advertencias, debo todas las noches empapar de lágrimas mi lecho.

Quizás el Elohim temido y supremo, escuche la voz de mi llanto en la noche, hora en que clamo. También de día alzo mi voz en clamor por mi delito y transgresiones, y no puedo callar ni de noche. En esta noche mencionaré parte de mis pecados delante del que prevée todo; por esto me levantaré en la noche para loarlo. En esta noche declararé ante ADONAI mis iniquidades y mi porfía, pues esta noche pertenece a ADONAI.

 

Aná Adonai  Eloheinu

Te rogamos. Elohim nuestro y Elohim de nuestros padres, que permitas que nuestras oraciones lleguen a Ti y no Te alejes de nuestras súplicas, pues no somos- desvergonzados y obstinados como para decir delante de Ti, ¡oh ADONAI! Elohim nuestro y Elohim de nuestros padres, que somos justos y que no hemos pecado. Sí, hemos pecado. Nosotros, la gente de nuestra casa y nuestros padres.

Jatatí Hodiajá

Mi pecado esclareceré y mi iniquidad no encubriré; decidí confesar mis transgresiones a Elohim, porque Tú perdonas la falta de mi pecado para siempre.

 

11 de Septiembre de 2013 -07 de Tishrei de 5774

 

Texto tomado del Majzor de Yom Kipur, con traducción libre. Recopilado por 321judaismo.com

 

 

 

 

 

PorMax Stroh Kaufman

Tefila por la proteccion espiritual

Tefilá / Oración para la tranquilidad

Para nuestra serie de oraciones, bendiciones y plegarias, traemos una que por la cual  pedimos por que recibamos la protección divina necesaria para evitar el peligro físico o espiritual…

 SALMO 51

Lamnatzéaj Mizmor Ledavid

 

Al músico principal, un salmo de David; cuando después que se juntó a BatSehva, vino a él Natán, el profeta. ¡Ten piedad de mí, oh Elohim! Por Tu amor y Tu gran misericordia borra mis transgresiones.  Lava bien mí maldad y purifícame de mis pecados.  Porque reconozco mis transgresiones, y mi pecado siempre está delante de mí.  Contra Ti, contra Ti solo he pecado, y he hecho lo que es malo a Tus ojos.  Así eres justo en Tu sentencia, y Tu fallo sin reproche.  He aquí que he sido formado en maldad, y mi madre me concibió en pecado. Tú que deseas la verdad en lo íntimo del ser,  hazme conocer la sabiduría en el secreto más oculto.  Purifícame con hisopo y seré limpio. Lávame para que quede más blanco que la nieve.  Hazme oír nuevamente voz de gozo y alegría, para que se recreen los huesos que trituraste.  Desvía Tu rostro de mis pecados y borra todas mis iniquidades.  Crea en mí un corazón puro, oh Elohim, y renueva en mí el espíritu recto.  No me deseches de Tu presencia ni quites de mí Tu santo espíritu. Devuélveme la alegría de Tu salvación, y que me sostenga un ánimo generoso.  Porque quiero enseñar Tus caminos a los prevaricadores, y los pecadores retornaran a Ti  Líbrame de homicidios, oh Elohim, Elohim de mi salvación.  Cantará mi lengua Tu justicia.  Señor, abre mis labios, y anunciará mi boca Tu alabanza.  Porque no quieres Tú sacrificio que yo te ofrecería. No quieres holocausto.  Los sacrificios de Elohim son el espíritu quebrantado: Al corazón contrito y humillado no despreciarás Tú, oh Elohim.  Haz bien con Tu benevolencia a Sión: edifica los muros de Jerusalem.  Entonces Te agradarán los sacrificios de justicia, el holocausto quemado totalmente. Entonces ofrecerán novillos sobre Tu altar.

Publicado 09 de agosto de 2013

 

PorMax Stroh Kaufman

Yaale veYavo

Yaale veYavo

Conoces la oración de  Rosh Jodesh Yaale veYavo? Esta es la fonética de la misma

Eloheinu veElohéi aboteinu: Yaalé veyavó, veyaguía, veyeraé, veyeratzé, veyishamá, veyipakéd, veyizajer, zijronéinu, ufikdonéinu, vezijrón abotéinu, vezijrón mashíaj ben David avadeja, vezijrón yerushaláim ir kodshéja, ve zijrón kol amjá beit Israel lefanéja, lifletá tová, lején uljésed ulrajamím, lejaím uleshalóm, beyom rosh jódesh hazé. Zajréinu adonai elohéinu bo letová ufakdéinu bo librajá, vehoshiéinu bo lejaím ubidbar yeshuá verajamím. Jus vejanéinu verajém aléinu vehoshiénu, ki eléja einénu, ki el melej janún verajúm atá.

La has escuchado?

Te anexo un enlace donde la puedes escuchar:

http://www.mahnishmah.com/system/scripts/modules/admin/pages/show_page.cgi?p=Yaale+Veyavo+-+Rosh+Chodesh