Category Archive Rezos

PorMax Stroh Kaufman

Haftara Mishpatim

HAFTARÁ MISHPATIM: Jeremías 34:8 – 34:22 Y 33:25 – 33:26  

LECTURA

La palabra que del Eterno vino a Yeremia /Jeremías, después de que el rey Tzidkiyáhu / Zedekías hizo pacto con todo el pueblo que había en Jerusalém para proclamar la libertad con respecto a los esclavos, a fin de que cada uno dejase ir libre a su siervo y cada uno a su sierva, siendo hebreo o hebrea, para que ninguno se hiciese servir más de los judíos, hermanos suyos, (más que seis años según la ley). Y obedecieron todos los príncipes y todo el pueblo, los que habían entrado en el pacto, dejando ir libre cada uno a su siervo y cada uno a su sierva, de manera que nadie, de ahí en adelante, se sirviese más de ellos después de seis años; y los dejaron ir libres. Pero después se arrepintieron e hicieron tornar a los siervos y a las siervas que habían dejado ir libres, y los subyugaron como siervos y siervas. Vino pues la palabra del Eterno a Jeremías, diciendo:

Así dice el Eterno, El Santo de Israel, Yo hice pacto con vuestros padres en el día que los saqué de la tierra de Mitzraim / Egipto, de la casa de servidumbre, diciendo: Al principio de siete años, cada uno de vosotros dejará ir a su hermano hebreo que te haya sido vendido y que te hubiere servido seis años, y le dejarás ir libre de ti; mas vuestros padres no me obedecieron ni inclinaron su oído a Mí. Y vosotros ahora habíais hecho lo recto a mis ojos, proclamando libertad cada uno a su prójimo, y habíais hecho pacto delante de Mí en la casa que lleva mi nombre. Pero luego volvisteis a profanar mi nombre, haciendo tornar cada cual a su siervo y cada cual a su sierva, a quienes habíais dejado ir libres conforme a su voluntad, y los habéis subyugado para que os sean como siervos y siervas. Por lo tanto así dice el Eterno: Vosotros no me habéis escuchado para proclamar la libertad cada uno de su hermano y cada uno de su prójimo. He aquí que Yo voy a proclamar la libertad, dice el Eterno, a la espada y a la peste y al hambre; haré que seáis atemorizados por todos los reinos de la tierra. Y entregaré a los enemigos a los hombres que han transgredido mi pacto, los que no han cumplido con las palabras del pacto que hicieron ante Mí, cuando cortaron el becerro en dos y pasaron por en medio de sus porciones. A los príncipes de Judá y a los príncipes de Jerusalém, a los jefes y a los sacerdotes, y a todo el pueblo del país, los cuales pasaron por en medio de las dos porciones del becerro, Yo los entregaré en mano de sus enemigos y en mano de los que buscan su vida; y servirán sus cadáveres de pasto a las aves del cielo y a las bestias de la tierra. Y a Tzidkiyáhu / Zedekías, rey de Yehuda / Judá, y a sus príncipes, los entregaré en mano de sus enemigos y en mano de los que buscan su vida, y en mano del ejército del rey de Babel / Babilonia que se ha retirado de vosotros (por causa del Faraón, rey deMitzraim /  Egipto). He aquí que daré orden, dice el Eterno, y los haré volver a esta ciudad, y pelearán contra ella y la tomarán, y la quemarán a fuego; también a las ciudades de Yehuda / Judá convertiré en una desolación, de modo que no haya habitantes en ella.

Así dice el Eterno: Así como no se anulará mi pacto con el día y con la noche, ni las leyes inmutables de los cielos y de la tierra que Yo establecí, del mismo modo no desecharé Yo la simiente de Yaakov / Jacob y de David, mi siervo, y no dejaré de tomar de su simiente a los que gobiernen sobre la simiente de Abraham, Itzjak / Isaac y Yaakov / Jacob; porque Yo haré tornar su cautiverio y tendré compasión de ellos.
Hadavar asher hayá el Yirmeyáhu meét Adonai ajarei kerót hamélej Tzidkiyáhu berit et kol haám asher biYerushaláim likró lahém derór. Leshaláj ish et avdó veísh et shifjató haIvrí vehaIvriá jofshím leviltí avod bam biYehudí ajíhu ish. Vayishmeú kol hasarím vejol haám asher báu vabrit leshaláj ish et avdó veísh et shifjató jofshím leviltí avod bam od vayishmeú vayeshalejú. Vayashúvu ajaréi jen vayashivú et haavadím veét hashfajót asher shilejú jofshim vayijbeshúm laavadim velishfajót. Vayehí dvar Adonai el Yirmeyáhu meét Adonai lemor.

Ko amar Adonai Elohei Israel anojí karáti brit et abotéijem beyóm hotzií otám meéretz Mitzraim mibéit avadím lemor. Miketz shéva shanim teshaljú ish et ajív haIvrí asher yimajér lejá vaavadéja shesh shaním veshilajtó jofshí meimáj veló shamú abotéijem eláy veló hitú et oznám. Vatashúvu atém hayóm vataasú et hayashár beeináy likró deror ish lereéhu vatijretú brit lefanái babáit asher nikrá shmi aláv. Vatashúvu vatejalelú et shemí vatashívu ish et avdó veísh et shifjató asher shilájtem jofshím lenafshám vatijbeshú otám lihiót lajém laavadím velishfajót. Lajén ko amar Adonai atém lo shmátem elái likró deror ish leajív veísh lereehú híneni koré lajém deror neúm Adonai el hajérev el hadéver veél haraáv venatáti etjém lezaavá lejól mamlejót haáretz. Venatáti et haanashím haovrím et brití asher lo hekímu et divréi habrít asher kartú lefanái haéguel asher kartú lishnáim vayaavrú béin betaráv. Saréi Yehudá vesaréi Yerushaláim hasarisím vehakohaním vejol am haáretz haoverím béin bitréi haéguel. Venatáti otám beyád oivéihem ubeyád mevakshéi nafshám vehayetá nivlatám lemaajál leóf hashamáim ulevehemát haáretz. Veét Tzidkiyáhu mélej Yehudá veét sarái etén beyád oivéihem ubeyad mevakshéi nafshám ubeyád jéil mélej Bavel haolím mealéijem. Híneni metzavé neúm Adonai vahashivotím el haír hazót veniljamú aléiha ulejadúha usrafuhá vaésh veét aréi Yehudá etén shemamá meéin yoshév.

Ko amar Adonai im lo brití yomám valáila jukot shamáim vaáretz lo sámti. Gam zerá Yaakov veDavid avdí emás mikájat mizaró moshlím el zerá Abraham Itzjak veYaakov ki ashív et shvutám verijamtím.

 

Publicado 24 de Shevat de 5772 – 18 de febrero de 2012

 

PorMax Stroh Kaufman

HAFTARÁ BESHALAJ

TEXTO (español – hebreo fonética)

SHOFTIM / JUECES 4:4 – 5:31

Y Débora, profetisa, mujer de virtudes, juzgaba a Israel en aquel tiempo. Y solía estar sentada bajo la palmera de Débora entre Ramá y Bet-El, en la montaña de Efraím; y los hijos de Israel acudían a ella para celebrar juicio. Y ella envió a llamar a Barak, hijo de Abinóam, de Kédesh-Naftalí, y le dijo: En verdad ha ordenado el Eterno, Adonai de Israel: Anda y reúne gente en el monte Tabor, tomando contigo diez mil hombres de los hijos de Naftalí y de los hijos de Zebulón. Yo atraeré hacia ti, hacia el torrente de Kishón, a Siserá, jefe del ejército de Jabin (Yavín), con sus carros y con la multitud de su pueblo, y le entregaré en tu mano. Y Barak le contestó: Si tú fueres conmigo, iré; pero si no fueres conmigo, no iré. Y ella dijo: De seguro iré yo contigo; mas no será tuya la gloria de la jornada que vas a emprender, porque en mano de una mujer entregará el Eterno a Siserá. Y se levantó Débora y fue con Barak a Kédesh. Entonces Barak convocó a la tribu de Zebulón y a la de Naftalí en Kédesh, y subieron en pos de él diez mil hombres; también Débora subió con él. Y Jéber el keneo se había separado del resto de los keneos, o sea de los hijos de Jovav, suegro de Moisés, y había armado sus tiendas hasta llegar a la planicie de Tzaananim, que está junto a Kédesh. Y avisaron a Siserá que Barak, hijo de Abinóam, había subido al monte Tabor. Y Siserá juntó todos sus carros, novecientos carros de hierro, con todo el pueblo que estaba con él, desde Jaróshet de los Gentíos hasta el torrente de Kishón. Y dijo Débora a Barak: ¡Levántate, porque éste es el día en que el Eterno ha entregado a Siserá en tu mano! Ciertamente el ángel del Eterno salió delante de ti (para que obtengas triunfo). Y bajó Barak del monte Tabor, y diez mil hombres tras él. Y el Eterno desbarató a Siserá delante de Barak, con todos sus carros y todo su ejército, a filo de espada; y Siserá, bajándose de su carro, huyó a pie. Mas Barak persiguió a los carros y al ejército hasta Jaróshet de los Gentíos; y cayó todo el ejército de Siserá a filo de espada, hasta no quedar ni uno. Y Siserá huyó a pie a la tienda de Yael, mujer de Jéber el keneo, porque había paz entre Jabin, rey de Jatzor, y la casa de Jéber el keneo. Y salió Jael al encuentro de Siserá y le dijo: ¡Entra, señor mío, entra aquí, no temas! Y entró a su tienda, y ella. le tapó con una colcha. Y él le dijo: Dame, te ruego, un poco de agua, porque tengo sed. Y ella abrió un odre de leche, le dio de beber y le volvió a tapar. Y él le dijo: Ponte a la puerta de la tienda, y si alguno viniere y te preguntare, diciendo: “¿hay aquí alguien?” le responderás: “No hay”. Y Yaél, mujer de Jéber, cogió el clavo grande de la tienda, echó mano al martillo, se llegó a él calladamente y le clavó el clavo en la sien, de modo que penetró en la tierra; porque él había caído en profundo sueño, pues estaba fatigado; y así murió. Y he aquí que Barak venía persiguiendo a Sisrá; y salió Jael a su encuentro y le dijo: Ven y te mostraré al hombre que estás buscando; entró pues adonde ella estaba, y he aquí que Sisrá placía muerto con el clavo en su sien. Así El Eterno en aquel día humilló a Jabín, rey de Canaán, ante los hijos de Israel. Y el poder de los hijos de Israel prevaleció cada vez más contra Jabin, rey de Canaán, hasta que acabaron de destruir a Jabin, rey de Canaán.

Y en aquel día cantaron Débora y Barak, hijo de Abinóam, diciendo: Por haberse vengado el Eterno de los enemigos por medio de Israel, y por haberse ofrecido voluntariamente el pueblo, ¡bendecid al Eterno! ¡Oíd, reyes; prestad atención, oh príncipes! Yo pertenezco al Eterno, yo le cantaré; elevaré salmos al Eterno, Adonai de Israel. Oh, Eterno, cuando Tú saliste de Seír, cuando marchaste desde el campo de Edom, la tierra se estremeció, también los cielos gotearon, también las nubes gotearon aguas. Transpiraron los montes ante la presencia del Eterno, como el monte de Sinay ante el Eterno, Adonai de Israel. En los días de Shamgar, hijo de Anat, en los días de Yaél, cesaron las caravanas y los viajeros caminaban por atajos sinuosos. Cesaron también las ciudades abiertas en Israel, cesaron, hasta que yo, Débora, me levanté, hasta que me levanté por madre de Israel. Cuando Israel escogió para él nuevos dioses, entonces hubo guerra a las puertas de sus ciudades. Cuando estaba Israel con Dios, veíase por ventura escudo o lanza entre cuarenta mil de Israel cuando vencían? ¡Mi corazón se inclina hacia los jefes de Israel que se ofrecieron voluntariamente entre el pueblo! ¡Bendecid al Eterno! ¡Vosotros, los que cabalgáis en asnas blancas, los que os sentáis sobre alfombras para juzgar y los que andáis por el camino, hablad de esto! En el lugar donde se oye la voz estruendosa de los arqueros, en medio de las pilas de aguas, allí será oída la voz de los que hablan de las justicias del Eterno, de las justicias para con las ciudades abiertas en Israel; ahora baja libremente a las ciudades el pueblo del Eterno. ¡Despierta, despierta, Débora! ¡Despierta, despierta, entona un cántico! ¡Levántate, Barak, lleva presos a tus cautivos, oh hijo de Abinóam. Entonces subyugó el resto del pueblo a los poderosos de los idólatras. El Eterno hará que yo subyugue a los valientes. De Efraín, de su raíz, salió Josué quien subyugó a Amalek; tras él ha de salir de Benjamín (Saúl), quien lo subyugará nuevamente con mucho pueblo. De Majir descendieron a la guerra los comandantes, y de Zebulón los que llevan la pluma del escribano. Y los príncipes de Isajar estaban con Débora, e Isajar hizo como Barak, al valle se arrojó en seguimiento de él. Por la separación de Rubén, que no entró en esta guerra, hubo sobre esto grandes conjeturas. ¿Por qué te sentaste, oh Rubén, junto a las fronteras? ¿Acaso es para escuchar a los que pitan llamando a los rebaños? Por esto, por la separación de Rubén, que no entró en esta guerra, grandes conjeturas se harán.  Si es porque Rubén estaba lejos del lugar de la guerra, Guilad también quedaba del otro lado del Jordán. Y Dan ¿por qué no vino? ¿Acaso es porque vive en la vecindad de los navíos? Asher tuvo razón en no venir, porque habita en la costa. del mar y mora en ciudades no amuralladas. Zebulón son gente que despreció su vida hasta la muerte, y también Naftalí sobre las alturas del campo de batalla. Entre tanto, vinieron reyes y pelearon en ayuda de Siserá; reyes de Canaán pelearon entonces, desde Taanaj hasta junto a las aguas de Meguidó, mas no se llevaron ganancia de plata. ¡Desde los cielos pelearon! ¡Las estrellas salieron de sus órbitas y pelearon contra Siserá! El torrente de Kishón los arrastró, las antiguas y escasas aguas del torrente aumentaron en el torrente de Kishón! ¡Oh, alma mía, pisoteaste la fuerza del enemigo! ¡Entonces se hirieron los cascos de los caballos en el galope desenfrenado, a causa de la impetuosa huida, huida de sus valientes! ¡Maldecid a Meroz, dijo el ángel del Eterno, maldecid duramente a los habitantes de ella, porque no acudieron en ayuda del pueblo del Eterno, en ayuda del pueblo del Eterno contra los fuertes! ¡Bendita sobre todas las mujeres sea Jael, mujer de Jéber el keneo; sobre las mujeres moradoras en tiendas, sea ella bendita! Agua pidió él, leche le dio ella; en taza de príncipes le ofreció crema. Extendió la mano izquierda al clavo, y su mano derecha al martillo de obreros, y martilló a Siserá, le golpeó la cabeza, le hirió y le traspasó la sien. Entre los pies de ella cayó de rodillas, quedó tendido. Entre los pies de ella cayó de rodillas, adonde se arodilló, ahí mismo cayó muerto. Desde la ventana avizoraba la madre de Siserá y exclamaba a través de la reja: ¡Por qué tarda su carro en venir? ¿Por qué se atrasan las pisadas de sus carros? Las más sabias de sus damas le contestaban, y ella misma volvía a darse respuesta: ¿No están hallando y repartiendo los despojos? A cada varón una o dos doncellas; despojo de diversos colores para Siserá, despojo de diversos colores bordados; de diversos colores bordados de los dos lados; estarán siendo repartidos para los cuellos de los despojadores. ¡Así perezcan todos tus enemigos, oh Eterno! Mas los que le aman sean como cuando el sol se levanta, y su fuerza va en aumento. Y la tierra descansó cuarenta años.

 

UDvora ishá neviá éshet Lapidot hi shoftá et Israel baét hahí. Vehí yoshévet tájat tómer Dvorah béin haRamá ubéin Beit El behar Efráim vayaálu eléiha benéi Israel lamishpát. Vatishláj vatikrá le Barak ben Avinoám mikédesh Naftalí vatomer eláv haló tzivá Adonai Elohéi Israel lej umashájta behár Tavor velakájta imjá aséret alafím ish mibenéi Naftalí umibenéi Zevulún. Umashájti eléija el nájal Kishón et Sisrá sar tzva Yavín veét-rijbó veét hamonó unetatíhu beyadéja. Vayomer eléiha Barak im teljí imí vehalájti veím lo teljí imí lo eléj. Vatomer halój eléj imáj éfes ki lo tiheyé tifartéja al hadérej asher atá holéj ki beyad ishá yimkór Adonai et Sisrá vatakóm Devora vateléj im Barák Kedshá. Vayazék Barak et Zvulún veét Naftalí Kedshá vayaál beragláv aséret alféi ish vataál imó Dvora. VeJéver haKeiní nifrád miKaín mibenéi Jováv jotén Moshé vayét aholó ad elón beTzaananím asher et Kédesh. Vayaguídu le Sisra ki alá Barak ben Avinoám har Tavor. Vayazék Sisrá et kol rijbó tésha meót réjev barzél veét kol haám asher itó meJaroshet hagoím el nájal Kishón. Vatomer Dvora el Barak kum ki ze hayóm asher natán Adonai et Sisrá beyadéja hálo Adonai yatzá lefanéija vayeréd Barak mehár Tavor vaaséret alafím ish ajaráv. Vayahóm Adonai et Sisrá veét kol haréjev veét kol hamajané lefí jérev lifnéi Barak vayéred Siserá meál hamerkavá vayanós beraglav. UBarak radáf ajaréi haréjev veajaréi hamajané ad Jaroshet hagoím vayipól kol majané Sisrá lefi jérev lo nishár ad ejád. VeSisrá nas beraglav el ohél Yaél éshet Jever haKení ki shalom béin Yavín mélej Jatzór ubéin béit Jever haKení. Vatetzé Yaél likrát Sisrá vatomer eláv súra adoní súra elái al tirá vayasár eléiha haohelá vatejaséhu basmijá. Vayomer eléiha hashkiní na meát máim ki tzaméti vatiftáj et nod hejaláv vatashkéhu vatejaséhu. Vayomer eléiha amód pétaj haohél vehayá im ish yavó usheeléj veamar hayésh po ish veamárta áin. Vatikáj Yaél éshet Jever et yetád haohél vatasém et hamakévet beyadá vatavó eláv balát vatitká et hayatéd berakató vatitznáj baáretz vehú nirdam vayaáf vayamót. Vehíne Barak rodéf et Sisrá vatetzé Yaél likrató vatomer lo lej veareká et haísh asher atá mebakésh vayavó eléiha vehíne Sisrá nofél met vehayatéd berakató. Vayajná Elohim bayóm hahú et Yavín mélej Kenaán lifnéi benéi Israel. Vateléj yad benéi Israel halój vekashá al Yavín mélej Kenaán ad asher hijrítu et Yavin mélej Kenaán.

Vatashar Dvora uBarak ben Avinoám bayóm hahu lemor. Bifróa praót beIsrael behitnadév am barejú Adonai. Shímu melajím haazínu rozním anojí la Adonai anojí ashirá azamér la Adonai Elohei Israel. Shímu melajím haazínu rozním anojí la Adonai anoji ashirá azamer la Adonai Elohei Israel. Adonai vetzetjá miSeír betzadjá misdé Edóm éretz raashá gam shamáim natafú gam avím natfú máim. Harím nazlú mipnéi Adonai ze Sinai mipnéi Adonai Elohei Israel. Bimé Shamgar ben Anat biméi Yaél jadlú orajót veholjéi netivót yeléju orajót akalkalot. Jadlú ferazón beIsrael jadelú ad shakámti Devora shakámti em beIsrael. Yivjár Elohim jadashím az lajém shearim maguén im yeraé varomáj bearbaím élef beIsrael. Libí lejokekéi Israel hamitnadvím baám barejú Adonai. Rojevéi atonót tzejorót yoshvéi al Midín veholjéi al dérej sijú. Mikól mejatzetzím béin mashabím sham yetanú tzidkót Adonai tzidkót pirzonó beIsrael az yardú lashearim am Adonai. Úri úri Dvora úri úri dabrí shir kum Barak ushavé sheviéja ben Avinoám. Az yerád sarid leadirím am Adonai yerád li baguiborím. Mini Efráim shorshám baAmalek ajaréija Binyamín baamaméija mini majír yardú mejokekím umi Zvulún moshjím beshévet sofér. Vesarai beYisajar im Dvora veYisajar ken Barak baémek shuláj beraglav biflagót Reuvén guedolím jikekéi lev. Láma yashávta béin hamishpetáim lishmóa shrikót adarím liflagót Reuvén guedolím jikréi lev. Guilád beéver haYardén shajén veDan láma yagúr oniót asher yasháv lejóf yamim veál mifratzáv yishkón. Zvulún am jéref nafshó lamut veNaftalí al meroméi sadé. Báu melajím niljamú az niljamú maljéi Kenaán betanáj al méi Meguido betzá késef lo lakajú. Min shamáim niljamú hakojavím mimesilotám niljamú im Sisrá. Nájal Kishón guerafám nájal kedumím nájal Kishón tidrejí nafshí oz. Az halmú ikvéi sus midaharót daharót abiráv. Óru meróz amar maláj Adonai óru arór yoshvéiha ki lo báu leezrát Adonai leezrát Adonai baguiborím. Teboraj minashím Yaél éshet Jever haKeiní minashím baohél teboráj. Máim shaál jalav nataná beséfel adirím hikrivá jemá. Yadá layatéd tishlajná viminá lehalmút amelím vehalmá Sisrá majaká roshó umajatzá vejalfá rakató. Béin ragléiha kará nafál shajáv béin ragléiha kará nafál baasher kará sham nafál shadúd. Beád hajalón nishkefá vateyabév em Sisra beád haeshnáv madúa boshésh rijbó lavó madúa ejerú paaméi markevotáv. Jajmot sharotéiha taaneiná af hi tashív amaréiha la. Hálo yimtzeú yejalkú shalál rajám rajamatáim lerósh guéver shlal tzvaím le Sisrá shlal tzvaím rikmá tzéva rikmatáim letzavréi shalal. Ken yovdú jol oivéija Adonai veohaváv ketzét hashémesh bigvurató vatishkót haáretz arbaím shaná.

 

Publicado 11 de Shevat de 5772 – 04 de febrero de 2012 por grupo 321judaismo.com

Se ruega no alterar las palabras aquí contenidas, son tomadas de fuente directa de la Torá.

En lo posible no imprimir, por motivos medioambientales y si se daña el artículo impreso, no lo destruya sino entiérrelo, por motivos de halajá y medioambientales.

 

 

PorMax Stroh Kaufman

Meguila de Ester

MEGUILA DE ESTER
Esther I

1. Aconteció en los días del Rey Ajashverosh, quien reinó sobre 127 naciones desde Jodu hasta Cush.

2. En aquellos días, el Rey Ajashverosh se sentó en su trono real en la Capital de Shushan.

3. En el tercer año de su reinado hizo un banquete para todos sus oficiales y sus siervos, el ejercito de Paras y Maday los nobles y los oficiales de todos los países estuvieron presentes.

4. Por mucho tiempo, por 180 días hizo gala de las riquezas de su reino y la belleza y magnificencia de su reinado.

5. Y cuando estos días terminaron, el Rey hizo una fiesta durante siete días para todo el pueblo de la Capital de Shushan, tanto para las personas distinguidas, como para las personas simples, en el jardín del Palacio Real.

6. Habían cortinas de fino algodón blanco y lana azul celeste, sostenidas por cordones de lino fino y lana morada, colgados de varillas de plata y pilares de mármol. Había sofás de oro y plata y el piso estaba hecho de precioso mármol de color verde y blanco.

7. Las bebidas se sirvieron en copas de oro, cada copa diferente de la otra v había una gran cantidad de vino real, como solo un Rey podría permitirse.

8. Y las bebidas fueron servidas de acuerdo a ésta orden: “Nadie debe ser forzado”. Ellos hicieron esto porque el Rey había fijado y ordenado a todos sus oficiales de hacer según el gusto de cada huésped.

9. La Reina Vashti también hizo un banquete para las mujeres en el palacio del Rey Ajashverosh.

10. En el séptimo día, cuando el Rey estaba un poco ebrio, él le habló a Mehuman, Bizta, Jarvona, Bigta, Abagta, Zetar y Jarcás, quienes eran los siete sirvientes principales del Rey Ajashverosh.

11. El les ordenó a ellos traer a la Reina Vashti delante de él, llevando su corona real, para mostrar su belleza a la gente y a los oficiales, ya que ella era muy hermosa.

12. Pero la reina Vashti se rehusó a obedecer la orden que el Rey había mandado con sus sirvientes. El Rey se puso muy furioso, estaba enardecido por la furia.

13. Entonces el Rey consultó con sus sabios astrólogos pues el Rey acostumbraba a discutir sus problemas con gente que conocía las reglas y las leyes.

14. Los sabios más cercanos a el Rey eran Carshena, Shetar, Admata, Tarshish, Meres, Marsena y Memujan, quienes eran los siete oficiales de Parás y Maday a los que siempre se les permitía ver al Rey, y los cuales eran los más altos oficiales en el reino.

15. El Rey Ajashverosh quería que ellos le dijeran la manera correcta de castigar a la Reina Vashti por no obedecer la orden que él había enviado a los sirvientes.

16. Memujan habló ante el Rey y los oficiales: “No sólo contra el Rey pecó la Reina Vashti, sino contra todos los oficiales y toda la gente en todos los países del Rey Ajashverosh.”
17. “Porque todas las mujeres se darán cuenta de lo que la Reina ha hecho y ellas insultarán a sus propios esposos. Ellas dirán, “Aún el Rey Ajashverosh ordenó a la Reina Vashti presentarse ante él y ella se negó.”.

18. “En cuanto las Princesas de Parás y Maday escuchen lo que ha hecho la Reina Vashti ellas hablarán de la misma manera a todos los oficiales del Rey y va a haber mucha humillación y furia.”

19. “Si el Rey le agrada la idea, que se expida un decreto real y que se escriba entre las leyes de Parás y Maday, para que no puede ser cambiado: “Que la Reina Vashti nunca más venga ante la presencia del Rey Ajashverosh y que en su lugar el Rey escoja para Reina a una que sea mejor que ella.”

20. “Y así cuando el nuevo decreto del Rey sea publicado en todo su reino aunque el reino sea muy extenso, entonces todas las esposas mostrarán respeto por sus esposos, distinguidos y simples por igual.”

21. Al Rey y sus oficiales les agradó la idea y el Rey hizo como le sugirió Memujan.

22. El mandó cartas a todos los países del Rey, a cada país en su propia escritura, a cada nación en su propia lengua, ordenándoles que cada hombre sea el amo en su propio hogar y que toda la familia hable la lengua de su pueblo y no la de su esposa.

Esther II
1. Después que todo esto aconteció, cuando la furia del Rey Ajashverosh se apaciguó, él se acordó de Vashti y lo que ella le había hecho y como ella había sido castigada.

2. Entonces los jóvenes sirvientes del Rey dijeron: “Busquémosle al Rey Vírgenes jóvenes y hermosas.”

3. “Y que nombre el Rey agentes en todos los países de su reino, que hagan reunir a todas las jóvenes bellas y las traigan a la capital de Shushan a el Harem, bajo el cuidado de Jegai, el sirviente del Rey que vigila a las mujeres y proveerlas así con cosméticos.”

4. “Entonces la joven que se de mayor agrado del Rey se convertirá en Reina en el lugar de Vashti”. Al rey le agradó la idea y así se hizo.

5. Había cierto judío en la capital de Shushan de nombre Mordejai, hijo de Yair, hijo de Shimi, hijo de Kish de la tribu de Benjamín.

6. El fue forzado a salir de Jerusalém junto con los otros que habían sido exiliados con Yehonía, Rey de Judea quien Nevujadnetzar, Rey de Babilonia, había tomado.

7. Mordejai había criado a Hadasa quien se llamaba también Ester, su prima; ya que ella no tenía ni padre ni madre. La joven era de facciones finas y de gran belleza y cuando su padre y madre murieron, Mordejai la adoptó como su hija.

8. Cuando las órdenes del Rey se publicaron, muchas jóvenes fueron traídas a la capital de Shushan, bajo el cuidado de Jegai. Ester también fue llevada al palacio, bajo el cuidado de Jegai, quien guardaba a las mujeres.

9. A él le gustó la joven y quería complacerla. Rápidamente él arregló para ella cosméticos y comida. El también le dio siete sirvientas especiales del palacio real; y él la puso a ella y a sus sirvientas en las mejoras habitaciones del Harem.

10. Ester no reveló a nadie de qué pueblo era ella o dónde ella había nacido, porque Mordejai le ordenó a no decir.

11. Todos los días Mordejai acostumbraba a caminar en frente del patio del Harem para averiguar cómo se encontraba Ester y qué había sucedido.

12. Cuando la joven tenía su turno para venir ante el Rey Ajashverosh, después de haber recibido tratamientos de belleza por doce meses, porque esa era la duración de los tratamientos; seis meses con aceite de mirra y seis meses con perfumes y cosméticos de mujeres.

13. Entonces cuando la joven estaba lista para presentarse ante el Rey, se le permitía traer lo que ella deseara del Harem para el palacio.

14. Al atardecer ella vendría, y en la mañana sería enviada al segundo Harem bajo el cuidado de Shashgaz, el sirviente del Rey, que guardaba a las concubinas del Rey. A ella no se le permitiría presentarse ante el Rey nunca más, a menos que así el Rey lo deseara, y debería ser llamada por su nombre.

15. Cuando llegó el turno de Ester, la hija de Avigail el tío de Mordejai (quien la había adoptado como su hija) de presentarse ante el Rey ella no pidió nada excepto lo que había sido ordenado para ella por Jegai, el sirviente del Rey, que guardaba a las mujeres. Todos los que vieron a Ester les agradó.

16. Ester fue llevada ante la presencia del Rey Ajashverosh en su palacio en el décimo mes, el mes de Tevet, en el séptimo año de su reinado.

17. El Rey le agradó Ester más que todas las otras doncellas, y él la favoreció más que a todas las otras mujeres; de manera que el Rey le puso la corona real sobre su cabeza y la hizo Reina en el lugar de Vashti

18. Entonces el Rey hizo un gran banquete para todos sus oficiales y sirvientes, era un banquete en honor a Ester, y el Rey decretó que los habitantes de sus países no tendrían que pagar impuestos y les dio regalos como sólo un Rey puede hacerlo.

19. Las jóvenes fueron reunidas una vez más y Mordejai acostumbraba a sentarse en la puerta del palacio real.

20. Ester todavía no había mencionado dónde ella había nacido ni de qué pueblo ella era, tal como le había ordenado Mordejai. Ester hizo como había dicho Mordejai de la misma manera que ella solía hacer cuando Mordejai la crió.

21. En aquellos días cuando Mordejai estaba sentado en la entrada del palacio, Bitan y Teresh eran dos sirvientes que guardaban la entrada del palacio. Ellos estaban furiosos con el Rey y querían matarlo.

22. Mordejai escuchó los planes de los dos sirvientes y se lo dijo a la Reina Ester. Ester le informó al Rey sobre esto y le dijo que Mordejai le había contado.

23. La información fue investigada y se encontró que era cierto. Bigtan y Teresh fueron colgados en la horca y éste hecho se registró en el libro de las crónicas privadas del Rey.

Esther III

1. Después de que esto sucedió, el Rey Ajashverosh ascendió al poder a Haman, el hijo de Hamadata el Agagita, y le dio un alto rango; lo hizo más importante que todos los otros oficiales reales.

2. Todos los sirvientes del Rey a la entrada del palacio tendrían que arrodillarse y postrarse ante Haman, pues esto era lo que el Rey había ordenado a todos los que hicieran. Pero Mordejai no se arrodillaba y no se postraba.

3. Por lo que los sirvientes del Rey preguntaron a Mordejai: “Porque desobedeces las ordenes del Rey?”

4. Cuando ellos le dijeron esto a Mordejai día tras día y él no les escuchaba ellos se lo dijeron a Haman para ver lo que Mordejai podría lograr, pues él les había dicho que él era judío.

5. Cuando Haman vió que Mordejai no se arrodillaba o postraba ante él, se enfureció.

6. Sin embargo él pensó que sería una lástima de castigar solamente a Mordejai, pues ellos le habían dicho que Mordejai era judío. Puesto que Haman quería destruir al pueblo de Mordejai. Todos los judíos del reino entero de Ajashverosh.

7. En el primer mes, el mes de Nisan, en el duodécimo año del reinado de Ajashverosh, ellos hicieron una lotería enfrente de Haman, para adivinar la suerte y para seleccionar el mejor día y el mejor mes. La lotería escogió el duodécimo mes del año, que es el mes de Adar.

8. Entonces Haman le dijo al Rey Ajashverosh: “Hay una cierta nación dispersa y difundida entre las naciones, en todos los países de tu reino. Sus leyes son diferentes a las leyes de las otras naciones. Ellos no siguen las leyes del Rey; por lo que no conviene para el Rey dejarles con vida.”

9. “Si le complace al Rey, que se escriba una ley que ellos sean destruidos; y yo pagaré 10.000 talentos de plata a los tesoreros del Rey y el dinero será puesto en los tesoros reales.”

10. Así el Rey se quitó su anillo el cual tenía impreso el sello real en él y se lo dio a Haman el hijo de Hamadata el Agagita, el enemigo de los judíos.

11. Y el Rey dijo a Haman, “Quédate con la plata y haz lo que quieras con esa nación”.

12. Los secretarios del Rey fueron llamados en el décimo tercer día de Nisan, y ellos escribieron todo exactamente como les había ordenado Haman. El decreto estaba dirigido a los soberanos del Rey, a los gobernantes de cada país y a los oficiales de cada nación; a cada país en su propia escritura y a cada nación en su propia lengua. Fue escrito en el nombre del Rey Ajashverosh y fue sellado con el anillo del Rey.

13. Veloces mensajeros entregaron cartas a todos los países del Rey ordenando a la gente a destruir, matar y aniquilar a todos los judíos, jóvenes y ancianos, niños y mujeres en el mismo día, el 13 de duodécimo mes, que es el mes de Adar y que les robaran sus propiedades.

14. El contenido de las cartas era el siguiente: “Esta ley debe ser anunciada en cada país para que sepan todas las naciones que ellos deberán estar dispuestos a pelear en ese día.”

15. Los veloces mensajeros salieron muy aprisa como el Rey les había ordenado y la ley anunciada en la Capital de Shushan. Entonces, el Rey y Haman se sentaron a beber, pero los judíos de Shushan estaban confundidos.

Esther IV

1. Cuando Mordejai se enteró de todo lo que había pasado rompió sus ropas y se vistió de tela de saco y se cubrió de cenizas. El salió por medio de la ciudad, y lloró profunda y amargamente.

2. El tuvo que detenerse en frente de la entrada del palacio del Rey, puesto que a nadie le era permitido entrar por la puerta del palacio del Rey vistiendo ropa de saco.

3. Mientras tanto, en cada país, donde quiera que había llegado la orden, y el decreto del Rey, los judíos sufrieron tristemente, con ayunos, llantos y lamentaciones; muchos de los judíos se sentaron en el suelo vestidos en ropa de saco y se cubrieron con cenizas.

4. Y las sirvientas y doncellas de Ester vinieron y le contaron y la reina estaba muy enojada. Ella le envió ropa a Mordejai para que se cambiara la ropa de saco, pero él no las aceptó.

5. Entonces Ester llamó a Hataj, uno de los sirvientes que el Rey había escogido para que le sirviera a ella y le ordenó que fuera ante Mordejai y averiguara qué era lo que estaba pasando.

6. Fue entonces Hataj ante Mordejai el cual se encontraba en la plaza de la ciudad, en frente de la puerta del palacio del Rey.

7. Mordejai le contó todo lo que había pasado y de la cantidad de dinero que Haman había prometido depositar en el tesoro real, para la exterminación de los judíos.

8. Mordejai también le dio a Hataj una copia de la ley que había sido decretada en Shushan diciendo que los judíos debían ser destruidos. El quería que Hataj se lo mostrara a Ester y le explicara a ella, y así ordenarle a Ester a presentarse ante el Rey y rogarle y suplicarle por su pueblo.

9. Hataj vino e informó a Ester lo que Mordejai le había dicho

10. Entonces Ester mandó a Hataj de regreso con el siguiente mensaje:

11. “Todos los sirvientes y personas de todos los países del Rey saben que si cualquier hombre y mujer que se presente delante del Rey sin haber sido llamado, no importa quién sea, la ley es la misma, tendrá la pena de muerte. Pero si el Rey señala a esa persona con su cetro de oro, entonces ésa persona vivirá. Yo no he sido llamada al rey en los últimos 30 días.”

12. Ellos le dijeron a Mordejai las palabras de Ester.

13. Entonces Mordejai le respondió a Ester: “No pienses que tú tienes más oportunidad de salvarte dentro del palacio del Rey que el resto de los judíos del reino”.

14. “Pues si tú guardas silencio en tiempos como éstos, el alivio y la liberación de los judíos surgirá de otro lugar, pero tú y la casa de tus padres perecerán. Y quién sabe si te hicieron Reina específicamente para tiempos como éstos.”

15. Y Ester le contestó a Mordejai:

16. “Ve y reúne a todos los judíos que están en Shushan y ayunen por mí. NO coman ni beban por 3 días, noche y día; yo y mis sirvientes también ayunaremos, entonces yo me presentaré ante el Rey aunque sea en contra de la ley. Y si esto me lleva a la destrucción, pues que así sea.”

17. Entonces Mordejai se fue e hizo exactamente lo que había pedido Ester.

Esther V

1. Tres días después, Ester se vistió con sus ropas reales y se paró en el atrio interior del palacio del Rey. Se puso enfrente de la habitación real donde el Rey se encontraba sentado en su trono, frente a la entrada donde Ester se encontraba parada.

2. Cuando el Rey vió a Ester parada en la entrada, a él le complació. El apuntó hacia Ester el cetro de oro que estaba en su mano, y Ester se acercó y tocó la punta del cetro.

3. El rey le dijo a el, “Cómo estás Reina Ester, y cuáles son tus deseos?” Aún si quisieras la mitad de mi reino te lo daría.”

4. Ester dijo: “Si le agrada al Rey, me gustaría que el Rey y Haman vengan hoy a la fiesta que le he preparado”.

5. Entonces el Rey ordenó “Llamen a Haman que se apresure y haga como Ester ha pedido.” Entonces el Rey y Haman vinieron al banquete que Ester había preparado.

6. El rey dijo a Ester durante la fiesta: “¿Cuál es tu petición? Yo te la concederé Y ¿cuál es tu deseo? Aún si es la mitad de mi reino te lo daré”

7. Ester contestó: “Esta es mi petición y éste es mi deseo.”
8. “Si yo le agrado al Rey, y si el Rey desea ceder a mi petición y hacer lo que yo deseo, que vengan el Rey y Haman a la fiesta que yo prepararé para ellos y mañana yo le diré al Rey lo que él quiere saber.”

9. Aquél día Haman salió contento y alegre, pero cuando vió a Mordejai a la entrada del palacio del Rey, y Mordejai no se paró o se movió ni mostró ninguna clase de respeto, Haman se enfureció enormemente contra Mordejai.

10. Pero Haman se contuvo y se fue a su casa. Mandó a llamar a sus amigos y a su esposa Zeresh.

11. Haman les dijo lo orgullosos que estaba de su fortuna, sus muchos hijos y de toda la grandeza que el Rey le había conferido, haciéndole más importante que los otros oficiales y sirvientes del Rey.

12. Haman dijo: “No solo esto, pero la Reina Ester no ha traído a la fiesta que hizo con el Rey a nadie más que a mí. Y mañana también estoy invitado a la fiesta con el Rey.”

13. “Pero todo esto no significa nada para mí mientras siempre vea a el judío Mordejai sentado en la puerta del palacio del Rey.”

14. Entonces su esposa Zeresh y todos sus amigos le dijeron: “Vamos a construir una horca de 50 pies de alto; y mañana en la mañana conseguirás un permiso del Rey para colgar a Mordejai en la hora. De esa manera vas a estar muy contento cuando vayas con el Rey a la fiesta.” Haman pensó que ésta era una buena idea y él mismo construyó la horca.

Esther VI

1. Aquella noche el Rey no podía dormir, por lo que ordenó que le trajeran su libro privado de crónicas (diario), y que se lo leyeran.

2. Se encontró escrito que Mordejai había informado acerca de Bigtan y Teresh, los dos sirvientes que guardaban la entrada del palacio y que trataron de matar al Rey Ajashverosh.

3. “Qué honor o recompensa se le fue dada a Mordejai por esto?” preguntó el Rey. “Nada ha sido hecho con él,” contestaron los sirvientes.

4. Entonces el Rey dijo: “¿Quién está en la corte?” (Haman acababa de llegar al patio exterior del palacio para hablarle al Rey sobre el colgamiento de Mordejai en la horca que él había preparado)

5. Entonces los sirvientes del Rey contestaron: “Es Haman el que se encuentra en la corte”. El rey le dijo “Déjenlo entrar”

6. Cuando Haman vino, el Rey le dijo, “¿Qué debe hacérsele a el hombre que el rey quisiera darle un honor especial?” Haman pensó para el mismo “¿A quien quisiera honrar el Rey más que a mí?”

7. Entonces Haman dijo al Rey: “Esto es lo que debe hacérsele al hombre a quien el Rey quiere honrar”

8. “Hagan traer un traje real que el Rey haya usado y el caballo que el Rey mismo haya montado, y que le pongan la corona real sobre su cabeza”

9. “El vestido y el caballo debe dársele a uno de los más altos oficiales del Rey. El deberá vestir al hombre a quien el Rey quiere honrar y debe llevarlo a pasear a caballo a través de la plaza de la ciudad y que anuncie delante de él: “Esto es lo que se le debe hacer al hombre que el Rey quiere honrar”.

10. Entonces el Rey dijo a Haman: “Apresúrate, toma el vestido y el caballo como has dicho, y haz todo esto por Mordejai el judío, que se sienta en la entrada del palacio del Rey, y no faltes en ninguno de los detalles que has mencionado”

11. Entonces Haman tomó el vestido y el caballo, vistió a Mordejai y lo llevó a través de la plaza de la ciudad anunciando delante de él: “Esto es lo que se le debe hacer al hombre que el Rey quiere honrar.”

12. Mordejai regresó a la entrada del palacio, pero Haman se apresuró a irse a su casa triste y avergonzado.

13. Haman le contó a su esposa Zeresh y a todos sus amigos lo que le había pasado. Sus consejeros y su esposa Zeresh le dijeron: “Si Mordejai es judío y tú has empezado a caer delante de él, no vas a ser capaz de ganar en contra de él y al final caerás delante de él.”
14. Mientras todavía le hablaba, los sirvientes del Rey llegaron e hicieron a Haman apresurarse para ir a la fiesta que Ester había preparado.

Esther VII

1. Entonces el Rey y Haman vinieron a beber con la Reina Ester

2. El Rey le preguntó a Ester nuevamente en el segundo día de la fiesta, “¿Cuál es tu petición Reina Ester? Y te será concedida, y ¿Cuál es tu deseo? Aún si es la mitad del reino, se te dará”

3. Entonces la Reina contestó y dijo: “Si yo soy de tu agrado Oh Rey, y si el Rey desea, yo pido que mi propia vida y que la vida de mi pueblo sea salvada”

4. “Pues yo y mi pueblo hemos sido vendidos para ser destruidos, asesinados y aniquilados. Si hubiéramos sido vendidos como esclavos y sirvientes yo me hubiera mantenido en silencio, pero a nuestros enemigos no les importa cuánto daño ellos causan al Rey”

5. El Rey Ajashverosh habló y le dijo a la reina Esther: “¿Quién es él? Y ¿dónde está el que se atrevió a hacer esto?”

6. Ester dijo: “¡Un enemigo y un adversario! Este malvado de Haman! Haman tembló de miedo delante del Rey y la Reina”

7. El Rey se levantó furioso. El salió de la fiesta y fue hacia el jardín del palacio mientras que Haman permaneció allí para rogarle a la Reina Ester por su vida, pues él se dio cuenta que el rey había decidido matarlo.

8. Cuando el Rey regresó del jardín del palacio, a la habitación donde era la fiesta, Haman se había arrojado sobre el sofá donde Ester estaba reclinada. El Rey dijo “El todavía se atreve a conquistar a la Reina mientras yo estoy en la casa” En el momento que el Rey dijo esto, los sirvientes cubrieron la cara de Haman

9. Entonces Jarvona, uno de los oficiales que sirven al Rey dijo: “No solamente esto hizo, he aquí la horca que Haman hizo para colgar a Mordejai, el hombre que habló para ayudar al Rey”. “La horca está cerca de la casa de Haman y es de 50 pies de alto.” El Rey dijo: “Cuélguenlo de ella”

10. Entonces ellos colgaron a Haman en la horca que él mismo había preparado para Mordejai y la furia del Rey fue calmada.

Esther VIII

1. El mismo día, el Rey Ajashverosh dio a la Reina Ester las propiedades de Haman el enemigo de los judíos y Mordejai fue invitado para venir ante el Rey ya que Ester le había contado de su parentesco con Mordejai.

2. El Rey se quitó el anillo que tenía impreso el sello real. El se lo quitó a Haman y se lo dio a Mordejai. Entonces Ester puso a Mordejai a cargo de las propiedades de Haman.

3. Nuevamente Ester habló al Rey. Ella cayó a sus pies y lloró. Ella le rogó que detuviera la malicia de Haman el Agagita y lo que él había planeado en contra de los judíos.

4. El Rey apuntó el cetro de oro hacia Ester y Ester se levantó y se puso delante del Rey.

5. Ella le dijo: “Si el Rey así lo desea y si yo le agrado, y si el rey piensa que mi idea es correcta, y si el Rey piensa que yo soy buena, que se escriba una ley para recuperar todas las cartas que contienen los planes de Haman el hijo de Hamadata el Agagita, en los cuales él escribió la orden de destruir a los judíos en todos los países del Rey.”

6. “¡Pues, cómo puedo yo soportar de ver todas las cosas terribles que le pasarán a mi pueblo! ¡Cómo puedo yo soportar de ver la destrucción de mi familia”!

7. El Rey Ajashverosh dijo a la reina Ester y a Mordejai el judío: “Yo le he dado las propiedades de Haman a Ester y él ha sido colgado en la horca por haber conspirado contra los judíos”

8. “Ustedes pueden escribir en nombre del Rey lo que deseen acerca de los judíos y sellarlo con el anillo real, pero cualquier ley que una vez haya sido escrita en nombre del Rey y sellada con el anillo real no puede ser anulada”

9. Entonces los secretarios del Rey fueron llamados a venir, en el veintitrés día del tercer mes que es el mes de Siván. La nueva ley había sido escrita exactamente como Mordejai lo había pedido. Fue enviada a los judíos y a los soberanos, los gobernantes y los oficiales de los países desde Jodu hasta Cush, a 127 países a cada país en su propia escritura y lengua.

10. El escribió la ley en el nombre del Rey lo selló con el anillo del Rey. El envió cartas con rápidos mensajeros a caballo, y por jinetes de rápidos camellos.

11. Las cartas decían que el Rey había dado permiso a los judíos de cada ciudad de reunirse y defenderse a ellos mismos, de destruir matar y aniquilar el ejército entero, junto con sus esposas y niños de cualquier nación o país que quisiera hacerles daño; y que podrían tomar las propiedades de sus enemigos.

12. Todo esto debería suceder en el mismo día en todos los países de el Rey Ajashverosh en el décimo tercer día del duodécimo mes, que es el mes de Adar.

13. La versión de la carta era la siguiente: Esta ley debe ser anunciada en cada país por todas las naciones para saber que en ése día los judíos pueden tomar venganza en contra de sus enemigos.

14. Los veloces mensajeros y jinetes de rápidos caballos, partieron con gran prisa por orden del Rey. Y la ley fue anunciada en Shushan la capital.

15. Mordejai salió de la presencia del Rey vestido de traje real, color azul celeste y blanco, con una gran corona de oro y con un fino manto de lino y lana morada. Entonces la ciudad de Shushan se alegró y regocijó

16. Los judíos tuvieron luz y regocijo y gozo y honra

17. Lo mismo sucedió en cada país y en cada ciudad donde quiera que llegaba la orden del Rey y su edicto, tuvieron los judíos regocijo y alegría, hicieron un banquete y un día de fiesta. Y muchos de entre las naciones pretendieron ser judíos pues ellos tenían miedo de los judíos

Esther IX

1. Y así en el décimo tercer día del duodécimo mes, el mes de Adar, cuando se estaba por ejecutar la orden del Rey, en el mismo día que los enemigos de los judíos planeaban dominarlos, sucedió todo lo contrario y los judíos dominaron a sus enemigos

2. Los judíos se reunieron en sus ciudades en todos los países del Rey Ajashverosh, para atacar a aquellos que querían hacerles daño; y nadie se cruzó en su camino, pues todos tenían miedo de ellos.

3. Y todos los oficiales de los países y los soberanos y gobernantes y todos aquellos que trabajaban para el Rey respetaron a los judíos pues ellos temían de Mordejai.

4. Pues Mordejai era ahora la persona más importante en el palacio real. El llegó a ser famoso en todos los países porque era cada vez más y más importante

5. Y los judíos pelearon contra sus enemigos con la espada, matándolos y aniquilándolos; ellos hicieron lo que ellos quisieron con sus enemigos.

6. En la capital de Shushan, los judíos mataron y aniquilaron a 500 hombres

7. Incluyendo a: Parshandata, Dalfon, Aspata

8. Porata, Adalia, Aridata, Parmashta, Arisai

9. Aridai, Vaizata.

10. Los diez hijos de Aman, hijo de Hamadata, enemigo de los judíos, pero ellos no tomaron para sí ninguna propiedad.

11. En aquél día el Rey fue informado de cuántos fueron

asesinados en Shushan la capital.

12. El Rey le dijo a la Reina Ester: “En la capital de Shushan los judíos han matado y aniquilado a 500 hombres, como también a los 10 hijos de Haman; ¡solo piensa que habrán hecho en el resto de los países! ¿Cuál es tu petición ahora? Se te concederá. ¿Qué otra cosa deseas? Y se te dará.”

13. Ester contestó “Si el Rey lo desea, por favor que deje que los judíos que viven en Shushan hagan mañana lo mismo que han hecho hoy con el resto de los países y que los diez hijos de Haman sean colgados en la horca”

14. El Rey ordenó que esto fuera hecho

15. Los judíos que estaban en Shushan se reunieron en el décimo cuarto día del mes de Adar, y mataron a 300 hombres en Shushan; pero no tomaron para sí ninguna propiedad.

16. El resto de los judíos en todos los países del rey se reunieron y se defendieron ellos mismos y descansaron de sus enemigos, matando a 75.000 de sus enemigos, pero no tomaron para sí ninguna propiedad.

17. Esto pasó en el décimo tercer día de Adar y ellos descansaron en el décimo cuarto día, haciendo de este un día de fiesta y alegría

18. Pero los judíos que vivían en Shushan se reunieron para pelear en los días del 13 y 14 y ellos descansaron en el 15, haciendo de éste día un día de fiesta y alegría.

19. Por esto es que los judíos que están dispersos y viven en pueblos sin muros hacen el día 14 de Adar el día de alegría, fiesta y regocijo y envían comidas a sus amigos.

20. Mordejai escribió todo lo que había sucedido y envió cartas a todos los judíos de todos los países del Rey Ajashverosh, cercanos lejanos.

21. El les dijo que celebraran el 14 y 15 de Adar de cada año.

22. Esos fueron días en que los judíos descansaron de sus enemigos y ese fue el mes que el dolor fue cambiado por alegría y la tristeza por fiesta. Por lo tanto, deben ser celebrados como días festivos y de regocijo y enviar comidas a los amigos y regalos a los pobres.

23. Los judíos prometieron celebrar cada año de la misma manera que ya habían empezado hacer, como les había escrito Mordejai.

24. Pues Haman el hijo de Hamadata el Agagita, enemigo de todos los judíos, había conspirado para destruir a los judíos, había hecho una lotería para confundirlos y destruirlos.

25. Cuando la Reina Ester se presentó ante el Rey, él le dijo: “Con el envío de cartas el malvado plan que Haman había sugerido en contra de los judíos, regresará sobre su propia cabeza”. Y lo colgaron a él y sus hijos en la horca.

26. Por eso es que se llama éste día “Purim” de palabra “Pur”. Por lo tanto, por todo lo que había sido escrito en esta carta y por todo lo que vieron y todo lo que les había pasado a ellos,

27. Los judíos acordaron y prometieron que ellos, sus hijos y cualquiera que se uniera a ellos guardarían estos días sin falta, en el mismo tiempo cada año, exactamente como Mordejai había escrito.

28. Así estos días deberán ser recordados y celebrados por cada generación, por cada familia en cada país, y en cada ciudad. Y estos días de Purim nunca deberán dejar de ser celebrados pro los judíos y su recuerdo nunca deberá ser olvidado por sus hijos.

29. La Reina Ester, hija de Avijail y Mordejai el judío, escribieron con todo el poder de sus altas posiciones que los judíos deberían obedecer la segunda carta de Purim.

30. Mordejai y Ester enviaron mensajes a todos los judíos, a los 127 países del reino de Ajashverosh, con éstas palabras de paz y verdad.

31. Que ellos deberían siempre guardar estos días de Purim en las fechas correctas, exactamente como Mordejai y la Reina Ester lo habían ordenado. Así como los judíos ya habían aceptado sobre ellos y sobre sus hijos guardar los ayunos y las plegarias.

32. Ester pidió que estas palabras de Purim fueran aceptadas y la historia fue escrita en el Tanaj (Biblia)

Esther X
1. El Rey Ajashverosh hizo pagar impuestos a las personas que vivían en el continente y las islas del mar.

2. Todos los grandes y poderosos actos, y la historia completa de la grandeza de Mordejai, a quien el Rey había promovido, fueron escritas en la historia de los libros de los Reyes de Maday y Parás.

3. Pues Mordejai, el segundo en mando después del Rey Ajashverosh fue un gran hombre entre los judíos y la mayor parte de los de su pueblo le querían. El trató de hacer el bien para su nación y de traer paz para toda su descendencia.

20.01.12 — 25 de Tevet de 5772

PorMax Stroh Kaufman

El Eterno nos responderá

Hu Yaanéinu:  El Eterno nos responderá – Adonai nos responderá

 

Aquel que le respondió a Abraham, nuestro padre, en el Monte Moriá, El Eterno nos responderá

Aquel que le respondió a Sara, nuestra madre, en la tienda, El nos responderá.

Aquel que le respondió a Itzják, su hijo, cuando estaba atado en el altar, ¡El Eterno nos responderá!

Aquel que le respondió a Rivka en el pozo, El nos responderá!

Aquel que le respondió a Yaakov en Bet El (Casa de Adonai), ¡El Eterno nos responderá!

Aquel que le respondió a Lea en el campo y en la tienda, ¡El  nos responderá!

Aquel que le respondió a Yoséf en prisión, ¡El Eterno nos responderá!

Aquel que le respondió a Shifrá y a Puá en la casa del Faraón, ¡El nos responderá!

Aquel que le respondió a nuestros ancestros en el Mar Rojo (Mar de los Juncos / Yam Suf) ¡El Eterno nos responderá!

Aquel que le respondió a Miriam en la orilla del mar, ¡El nos responderá!

Aquel que le respondió a Moshé en Horeb (Sinaí), ¡El Eterno nos responderá!

Aquel que le respondió a Aharón con el inciensiario, ¡El nos responderá!

Aquel que le respondió a Yehoshúa en Gilgal (Y detuvo el sol) ¡El Eterno nos responderá!

Aquel que le respondió a Débora en el Monte Tabor, ¡El nos responderá!

Aquel que le respondió a Shmuel en Mitzpá, ¡El Eterno nos responderá!

Aquel que le respondió a Ruth en el threshing floor, ¡El nos responderá!

Aquel que le respondió a David y a Salomón en Jerusalém, ¡El Eterno nos responderá!

Aquel que le respondió a Elija, en el Monte Carmel, ¡El nos responderá!

Aquel que le respondió a Yoná (Jonás) en el interior de la ballena, ¡El Eterno nos responderá!

Aquel que le respondió a Daniel en el foso de los leones, ¡El nos responderá!

Aquel que le respondió a Mordejai y a Ester en el Palacio de Shushán, ¡El Eterno nos responderá!

Aquel que le respondió al llanto de Rajel, nuestra madre en Ramá, ¡El nos responderá!

 

Quiera aquel quien le respondió a todos los justos, a los devotos, a los puros y a los correctos, que nos responda a nosotros, a pesar de que nosotros no podamos ser tan justos, tan puros, tan devotos, ni tan correctos.

Creado por Mark Frydenberg y el Rabino David Seidenberg, 1995; revisado 2008, 2009. Traducido al español por 321judaismo.com Siéntase libre para copiar y distribuir gratuitamente siguiendo las reglas de derecho de autor, que cita la fuente, sin alterar su contenido. Tomado de neohasid.org.

 

PorMax Stroh Kaufman

Selijot

Selijot – Majzor leYóm Kipur

Yashén

Oh tú que duermes, no te amodorres, abandona tu conducta necia; aléjate de los caminos de los humanos y fija tus ojos en la senda del Altísimo; apúrate para servir al Creador, Fortaleza desde los tiempos primitivos os, así como lo hacen los astros resplandecientes.¿ Por qué duermes? Levántate e invoca a tu Elohim.

 Hakétz

Despiértate para contemplar sus cielos y su obra. Observa sus altos pabellones como penden suspendidos por su poder; y los astros como sellos y anillos engarzados, obra de sus manos. Tiembla ante sus castigos y confía en su salvación, para que el tiempo no te enorgullezca y tu corazón no se enaltezca por la soberbia. ¿Por qué duermes? Levántate e invoca a tu Elohim.

 Vetzé

Sal a la media noche y ve por la senda de los hombres de buena fama cuyas lenguas pronuncian loores y nunca hay en ellos engaño y falsedad; sus noches son oraciones, sus días ayunos; en sus corazones hay caminos hacia ADONAI y para ellos Elohim ha preparado lugares en su trono; sus sendas son escaleras para subir hasta donde está ADONAI tu Elohim. ¿Por qué duermes? Levántate e invoca a tu Elohim.

 Demaót

Derramen lágrimas tus ojos y arrepiéntete de tus transgresiones; implora a tu Creador y no emules a los malvados; humilla mucho tu orgullo y adopta lo bueno porque es agradable; honra a Elohim con los bienes que te concedió, y confía que tiempos vendrán en que ascenderán los libertadores y la voz de tu pueblo se levantará; prepárate para ir al encuentro de Elohim.¿ Por qué duermes? Levántate e invoca a tu Elohim.

 (Ha) Dalim

Los seres humanos son pobres, su esencia no es más que polvo ¿de dónde les vendrá la sabiduría? no existe su ventaja sobre la bestia, a no ser los que alcanzan a ver la Gloria Divina, pero con la visión del corazón que no es igual a la visión de los ojos, y los que encuentran las fuentes de su secreto que son mejores que el buen vino.  Sólo así, hombre de carne y sangre, podrás encontrar a tu Creador. ¿Por qué duermes? Levántate e invoca a tu Elohim. Elohim (que se manifestó a Moshé) “Yo soy el que soy,” hace todo lo que su voluntad quiere; dá muerte y vida, humilla al hombre hasta el sepulcro y lo eleva.  Ponte de pie ¡oh hombre! ante su justicia y vivirás; deja la rebelión y la traición al decir: cuándo y dónde, ¿qué hay abajo, qué hay arriba? Sé íntegro para con ADONAI tu Elohim. ¿Por qué duermes? Levántate e invoca a Tu Elohim.

VEATA

Tú eres santo ¡oh Elohim! que resides entre las alabanzas de Israel.

SALMO 17

Tefilá le David (Oración de David)

Oye la causa justa, oh ADONAI, y escucha mi canto! Atiende mi oración, que sale de boca libre de engaño.

De ti venga mi juicio, y que tus ojos vean el derecho! Pusiste mi corazón a prueba, lo visitaste de noche. Sí hallaras pensamiento inicuo en mí, no permitas que pase de mi boca. En mis tratos con los hombres, por las palabras de tus labios, me he alejado de los caminos de los violentos.

Mantén mis pasos en tus caminos para que no resbalen mis pies.

Te invoco, oh Elohim, porque Tú me responderás. Inclina tu oído a mi y escucha mis palabras. Muestra tu benevolencia maravillosa, oh Salvador. a los que a tu diestra buscan refugio de sus adversarios.

Guárdame como a la niña del ojo. Escóndeme bajo la sombra de Tus alas, de los malvados que quieren destruirme, de los mortales enemigos que me rodean. Ellos tienen el corazón cerrado a la piedad; sus bocas profieren insolencias.

Me persiguen y me cercan; tienen puestos los ojos en mí para arrojarme a tierra.

El enemigo parece un león que se apresta al asalto, un leoncillo escondido en la celada.

¡Levántate, oh ADONAI! Enfréntate a ellos y aplástalos. Con Tu espada libra mí alma del malo: con Tus manos, oh ADONAI, apártame de los hombres materialistas de este mundo.

Aunque tengan su porción en esta vida; aunque estén llenos de Tus tesoros y tengan hartura de hijos, y dejen de su abundancia a sus pequeños.

Yo en justicia veré Tu rostro. Cuando despierte me sentiré satisfecho con ver Tu semblante.

Salmo32

Ledavid Maskil

Maskil de David.

Feliz aquél cuyas transgresiones son perdonadas, y cuyas faltas son veladas. Feliz aquél al que ADONAI no imputa iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño. Mientras callé mi pecado, mi cuerpo se consumía con mis gemidos durante todo el día. Porque Tu mano pesaba sobre mi día mi noche; mi frescura se secó como la planta en esto. (Séla).

Confesé mí pecado ante Ti; no encubrí mi iniquidad. Dije: Declararé mis transgresiones ante ADONAI”; entonces ‘TÚ perdonaste la culpa de mi pecado. (Séla). Por eso, que toda alma piadosa Te implore a tiempo de hallarte; no vengan las Corrientes de grandes aguas a alcanzarla.

TÚ eres mi refugio; me guardarás de la angustia. Me rodearas con cantos de liberación. (Séla).

“Te instruiré, te enseñaré el camino que has de tomar; fijaré mis ojos ante ti”.

No seáis como el caballo o el mulo, sin entendimiento y que han de ser reprimido, con cabestro y con freno de boca cuando no quieren obedecer. Mucho, serán lo, dolores del impío, mas el que espera en ADONAI, se hallará rodeado de una merced constante. Alegraos en ADONAI y regocijaos, justos. ¡Cantad todos vosotros, los rectos de corazón!

SALMO 51

Lamnatzéaj Mizmor Ledavid

Al músico principal, un salmo de David; cuando después que se juntó a BatSehva, vino a él Natán, el profeta. ¡Ten piedad de mí, oh Elohim! Por Tu amor y Tu gran misericordia borra mis transgresiones.  Lava bien mí maldad y purifícame de mis pecados.  Porque reconozco mis transgresiones, y mi pecado siempre está delante de mí.  Contra Ti, contra Ti solo he pecado, y he hecho lo que es malo a Tus ojos.  Así eres justo en Tu sentencia, y Tu fallo sin reproche.  He aquí que he sido formado en maldad, y mi madre me concibió en pecado. Tú que deseas la verdad en lo íntimo del ser,  hazme conocer la sabiduría en el secreto más oculto.  Purifícame con hisopo y seré limpio. Lávame para que quede más blanco que la nieve.  Hazme oír nuevamente voz de gozo y alegría, para que se recreen los huesos que trituraste.  Desvía Tu rostro de mis pecados y borra todas mis iniquidades.  Crea en mí un corazón puro, oh Elohim, y renueva en mí el espíritu recto.  No me deseches de Tu presencia ni quites de mí Tu santo espíritu. Devuélveme la alegría de Tu salvación, y que me sostenga un ánimo generoso.  Porque quiero enseñar Tus caminos a los prevaricadores, y los pecadores retornaran a Ti  Líbrame de homicidios, oh Elohim, Elohim de mi salvación.  Cantará mi lengua Tu justicia.  Señor, abre mis labios, y anunciará mi boca Tu alabanza.  Porque no quieres Tú sacrificio que yo te ofrecería. No quieres holocausto.  Los sacrificios de Elohim son el espíritu quebrantado: Al corazón contrito y humillado no despreciarás Tú, oh Elohim.  Haz bien con Tu benevolencia a Sión: edifica los muros de Jerusalem.  Entonces Te agradarán los sacrificios de justicia, el holocausto quemado totalmente. Entonces ofrecerán novillos sobre Tu altar.

SALMO 65

Lamnatzéaj Mizmor Ledavid, Shir

Al músico principal. Un salmo de David, un cántico.

A Ti se deben las alabanzas silenciosas oh Elohim de Sión, y a Ti se cumplirán los votos.

Oh Tú que escuchas la oración. A Ti vendrá toda criatura.

Las palabras de pecado son más fuertes que yo, pero Tú perdonarás nuestros pecados.  Dichoso aquél al que Tú eliges y acercas, para que habite en Tus atrios.  Quedaríamos hartos con el bien de Tu Casa, con la santidad de Tu Templo.  Con palabras tremendas nos responderás en justicia, íOh Elohim de nuestra salvación, esperanza de los confines de la Tierra y de las lejanías del mar!  Tú que has establecido con Tu fuerza los montes y que estás ceñido de poderío, que calmas el rugir de los mares, el estruendo de sus olas, y el tumulto de las naciones.  Los habitantes de los extremos de la Tierra veneran Tus maravillas. Los crepúsculos de la mañana y de la tarde cantan de regocijo.

Tú visitas la Tierra y le das agua abundante; la enriqueces en gran manera.  El río de Elohim está lleno de agua. El provee de granos a la Tierra, pues así lo has dispuesto.  Tú riegas los surcos, empapas las acequias y ablandas la tierra con las gotas de lluvia. Bendices sus renuevos.  Tú has coronado el año con Tus bienes, y Tus cielos redondos destilan grosura.  Gotean las estancias del desierto, y los collados están ceñidos do alegres cantos.  Vístanse los llanos de rebaños y los valles se cubren de grano; dan voces de júbilo y aún cantan.

SALMO 85

Lamnatzéaj Livné Koraj Mizmor

Al músico principal. Salmo para los hijos de Coré.  ¡Oh ADONAI! Fuiste propicio con Tu tierra. Suprimiste el cautiverio a Yaakov. Cubriste la iniquidad de Tu Pueblo; perdonaste todos sus pecados. (Séla). Calmaste toda Tu ira; volviste de Tu enojo encendido.  Retorna a nosotros, Elohim de nuestra salvación; descarta de nosotros Tu enojo.

¿Estarás airado para siempre contra nosotros? ¿Prolongarás Tu ira contra todas las generaciones?  Ciertamente Tú nos harás revivir, para que Tu Pueblo se alegre en Ti

Muéstranos, oh ADONAI, Tu amor constante, y concédenos Tu protección.  Quiero escuchar lo que Elohim, ADONAI, hablará a Su Pueblo; porque hablará de paz a sus fieles; que no vuelvan a su locura.  La liberación está cercana para los que le veneran; Su gloria volverá a nuestra tierra.  La merced y la verdad se encontrarán; la justicia y la paz se besarán.  La verdad brotará de la Tierra; la justicia mirará desde el cielo.  También ADONAI nos dará el bien, y nuestra tierra dará su fruto.  La justicia emanará de El; dirigirá Sus pasos en dirección a la Tierra.

SALMO 102

Tefilá Lean

Oración del pobre cuando se halla afligido y quiere derramar su lamento ante ADONAI.

¡Oh ADONAI! Escucha mi plegaria para que llegue mi clamor a Ti  No ocultes de mí Tu rostro en el día de mi angustia. Inclina Tu oído hacia mí cuando Te llamo, y apresúrate a responderme.  Mis días se consumen como el humo, y mis huesos se hallan quemados cual tizón.  Mi corazón está herido y se seca como la hierba: hasta se me olvida comer mi pan. Del son de mis suspiros, mis huesos se oprimen contra mi carne.  Me asemejé al pelícano del desierto, fui como el búho de las soledades.

Estoy en vela; soy como un pájaro solitario sobre el tejado.  Mis enemigos me afrentan día a día, mis aborrecedores se han conjurado contra mí.  Como mi pan como si fuera ceniza, y mezclo cotí lágrimas mi bebida.  A causa de Tu enojo y de Tu ira, me alzaste sólo para abatirme.  Mis días son cual sombra extendida, y me seco como la hierba.  Pero Tú, oh ADONAI, estás entronizado para siempre, y Tu recuerdo es para todas las generaciones.

Te levantarás y tendrás misericordia de Sión; porque ha llegado el tiempo de mostrarle merced; vino el plazo fijado.  Porque Tus siervos añoran incluso hasta sus piedras, y hasta su polvo aman Entonces reverenciarán las naciones el nombre de ADONAI, y todos los reyes de la Tierra, Tu gloria.  Porque ADONAI habrá edificado a Sión y Se habrá revelado en Su gloria.  Habrá atendido las plegarias del indigente, sin rechazar sus oraciones.  Sea escrito esto para las generaciones futuras: Se forjará un pueblo que alabará a ADONAI.

Miró ADONAI desde lo alto de Su Santuario, desde el cielo la Tierra percibió. Para oír los gemidos de los prisioneros, para librar a los que están sentenciados a muerte.  Porque puedan proclamar en Tzión el nombre de ADONAI, y sus alabanzas en Jerusalém.  Cuando los pueblos se congreguen y se unan los reinos para servir a ADONAI.  Aun cuando hayas mermado mis fuerzas en el camino y acortado mis días, digo: Elohim mío, no me cortes en medio de mis días. Tus años perdurarán más allá de las generaciones.  Tú fundaste la Tierra antiguamente, y los cielos son obra de Tus manos. Ellos perecerán, pero Tú permanecerás. Ellos envejecerán cual prendas de vestir. Tú los mudarás como la ropa, y desaparecerán.  Mas Tú eres ADONAI, y Tus años nunca se han de acabar.  Los hijos de Tus siervos habiten en seguridad, y quede su descendencia establecida ante Ti

SALMO 27 DE DAVID

ADONAI es mi luz y mi salvación, ¿de quién temeré? ADONAI es la fortaleza de mi vida; ¿de quién me atemorizaré? Cuando se llegaron contra mí los malignos. Mis angustiadores y mis enemigos, para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron. Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón. Aunque contra mí se levante guerra, en esto conservaré mi confianza. Una cosa he pedido a ADONAI, ésta buscaré: Que esté yo en la casa de ADONAI todos los días de mi vida. Para contemplar la hermosura de ADONAI y para pasar las mañanas en su templo.

Porque El me esconderá en su Tabernáculo en el día del mal; me ocultará en lo reservado de su tienda, me pondrá en alto sobre una roca. Y ahora ensalzará mi cabeza sobre los enemigos que me cercan: y yo ofreceré en su Tabernáculo sacrificios de júbilo. Cantaré y entonaré salmos a ADONAI. Oye. oh ADONAI, mi voz (con que a Ti) clamo; y ten misericordia de mí y respóndeme.

Cuando dijiste “buscad mí rostro”, a Ti dijo mi corazón: Tu rostro buscaré, oh ADONAI. No escondas tu rostro de mi; no apartes con ira a tu siervo. Mi ayuda has sido; no me dejes y no me desampares, Elohim de mi salvación. Aunque mi padre y mi madre me dejaran, ADONAI no. con todo, me recogerá. Enséñame. oh ADONAI, tu camino, y guíame por senda de rectitud, a causa de mis enemigos.

No me entregues a la voluntad de mis enemigos; porque se han levantado contra mí testigos falsos, y los que respiran violencia. ¡Ah de mí si no creyese que verja la bondad de ADONAI en la tierra de los vivos! Espera en ADONAI. Esfuérzate. Alienta tu corazón y espera en ADONAI.

SALMO 33

Ranenú Tzadikím

¡Cantad de alegría a ADONAI, oh justos! Su loa corresponde a los rectos.  Celebrad a Elohim con el arpa, alabadle con el decacordio.  Cantadle un canto nuevo; tañedle bien y con voz de júbilo.  La palabra de ADONAI es recta; Sus obras son hechas con verdad.  El ama la rectitud y el juicio; la Tierra está llena de Su benevolencia. Por la palabra de ADONAI fueron hechos los cielos; y todas Sus huestes por el soplo de su boca, El junta las aguas del mar en montón, y las deposita en los abismos.  Venere a ADONAI toda la Tierra. ¡Temedle, habitantes del mundo!

Porque El habló y fue hecho; El ordenó y se produjo. ADONAI frustra los malos consejos de las gentes; anula las intrigas de las naciones.  El consejo de ADONAI permanece para siempre, y los pensamientos de Su corazón, de generación en generación.  ¡Feliz la nación cuyo Elohim es ADONAI! El pueblo que escogió para Su heredad.  Desde los cielos mira ADONAI, y ve a todos los hijos de los hombres.  Desde Su morada mira a todos los habitantes de la Tierra.

El formó los corazones de todos ellos; El comprende todas sus acciones.  No se salvará un rey por sus grandes ejércitos, ni el héroe por su gran fuerza.  El caballo será cosa llana; su vigor no asegura la salvación.  He aquí que el ojo de ADONAI está sobre los que le temen, sobre los que esperan Su misericordia, para librar sus almas de la muerte y mantenerlos con vida durante el hambre Nuestra alma esperó a ADONAI, El es nuestro amparo y nuestro escudo.En El se alegran nuestros corazones, pues tenemos fe en su nombre sagrado. Tu merced, oh ADONAI, sea sobre nosotros, como esperamos en Ti

KÁMTI BEASHMORET

KÁMTI BEASHMORE.LEVAKESH AL AVONAY VENAFSHÍ SHEJARJORET. MIPENEI ROV ZEDONAI RAJÉM AL ADATEJA, TZON MARITEJA ASHRE YOSHVEÍ BEITÉJA, OD YEHALELÚJA SÉLA.

Kamti

Me levanté en la vigilia (.) de la noche para rogar a Elohim por el perdón de mis delitos, y mi alma está ennegrecida (.) por la magnitud de mi arrogancia. Ten compasión, oh ADONAI, de tu Congregación considerada como el rebaño de tu pastoreo. Bienaventurados los que frecuentan tu morada, ellos te alabarán para siempre.

Ashré

Bienaventurados los que habitan en Tu Casa, pues seguirán alabándote por siempre. Bienaventurado el pueblo que tiene esta suerte, bienaventurado el pueblo cuyo Elohim es ADONAI.

SALMO / Tehilim 145

Cántico de David: Te ensalzaré, oh Elohim, Rey mío, y bendeciré Tu Nombre eternamente. Cada día te bendeciré y alabaré Tu Nombre eternamente. Grande es Elohim y muy loado y no hay límite a Su grandeza. De generación en generación se alaba Tu obra, y se anuncia Tu poder. La belleza de Tu gloria majestuosa y Tus hechos maravillosos contaré: y la fuerza de Tus obras tremendas describirán los hombres, y Tu grandeza contaré.

Expresarán la fama de Tu mucha grandeza y cantarán Tu justicia. Clemente y misericordioso es Elohim. lento para la ira y grande en merced; bueno es Elohim para todos y Su piedad gravita sobre todas Sus obras. Te alabaran, oh Elohim, todas Tus obras, y Tus fieles te bendecirán. La gloria de Tu reino dirán, y de Tu fortaleza hablarán para notificar a los hijos de los hombres Tus obras poderosas, y la gloria de la magnificencia de Tu Reino. Tu Reino es reino de todos los siglos, y Tu señorío perdura de generación en generación. Sostiene ADONAI a todos los que caen, y levanta a todos los oprimidos. Los ojos de todos esperan en Ti y Tú les das su comida a tiempo. Abres Tu mano y colmas de bendición a todo viviente. Justo es Elohim en todos Sus caminos y misericordioso en todas Sus obras.

Cercano está Elohim a todos lo que Le invocan, a todos los que Le invocan de verdad. El deseo de los que Le temen cumplirá, y su clamor oirá y los salvará. Guarda Elohim a todos los que Le aman y a todos los impíos destruirá. La alabanza de Elohim hablará mi boca, y bendecirá toda criatura Su santo Nombre eternamente. Y nosotros bendeciremos a Elohim ahora y por toda la eternidad. Haleluya.

Yitgadal

Exaltado y santificado sea el gran Nombre de Elohim (Amén), en este mundo de su creación que creó conforme a su voluntad; llegue su reino pronto, germine la salvación y se aproxime la llegada del Mesías (Amén).

En vuestra vida y en vuestros días y en vida de toda la Casa de Israel, pronto y en tiempo cercano y decid: Amén.

Bendito sea su gran Nombre para siempre, por toda la eternidad; sea bendito, elogiado, glorificado, exaltado, ensalzado, magnificado, enaltecido y alabado su santísimo Nombre (Amén), por encima de todas las bendiciones, de los cánticos, de las alabanzas y consuelos que pueden expresarse en el mundo, y decid: Amén.

KI YEMINEJA

Tu diestra, oh ADONAI está tendida para recibir a los penitentes. Recibe en tu misericordia, los clamores de los que vuelven en Ti con todo corazón. Venimos ante Ti, por tu gran misericordia, como pobres y menesterosos golpeamos tus puertas. Tus puertas tocamos, oh Elohim clemente y misericordioso, no nos hagas volver yacios de tu presencia. De tu presencia Rey nuestro, no nos hagas volver yacios, porque Tú oyes las plegarias. Oh, Tú que escuchas las plegarias, hacia Ti vendrá todo lo creado.

Oh Tú que oyes los ruegos, hacia Ti vendrán todos los espíritus. Sí todos los espíritus vendrán hacia Ti, y todas las almas. Tuya es el alma y el cuerpo es de tu creación, ten piedad de tu obra. El alma es tuya, y el cuerpo es tu obra; oh Creador, que no hay semejante a Ti, ten piedad de tu obra. El alma es tuya y el cuerpo es tu obra; actúa, oh ADONAI, por amor de tu Nombre. Venimos a Ti amparados en tu Nombre; hazlo, oh ADONAI, por amor a tu Nombre, pues Elohim y Rey lleno de gracia y de misericordia es tu Nombre.

Tu Nombre es invocado sobre nosotros, oh ADONAI, Elohim nuestro; nosotros llevamos tu Nombre, (.) no nos abandones, oh ADONAI, Elohim nuestro. Elohim nuestro, estamos avergonzados por nuestras acciones, nos ruborizamos por nuestros delitos. No se atreve a responder nuestra boca, ni nuestra frente a alzarse, porque nuestras iniquidades son numerosas y hemos pecado ante Ti

Hemos pecado, lo mismo que nuestros padres; fuimos impíos y perversos. ¿Qué podremos decir ante Ti, Tú que habitas en las alturas? ¿Qué contaremos ante Ti, morador de los cielos? Tú conoces nuestras acciones, las que están manifestadas al igual que las ocultas. Tú conoces los misterios del universo y los secretos más íntimos de todo ser vivo. Tú investigas el fondo del ser humano, escudriñas los riñones y los corazones. No hay cosa oculta ante Ti y nada escapa a tus ojos.

Aunque nuestras iniquidades nos condenen, perdónanos, oh ADONAI, por amor de tu Nombre. Si te fijaras en nuestras iniquidades quién, oh ADONAI, podrá subsistir. Pero el perdón está en Ti, y por eso eres reverenciado. Contigo está la fuente de la vida. En tu luz seremos iluminados. No es pues por nuestra rectitud por lo que vertemos nuestras súplicas ante Ti, sino únicamente por tus grandes misericordias.

ADONAI óyenos; ADONAI perdónanos; ADONAI escúchanos y actúa sin tardanza. Hazlo por tu causa y porque tu Nombre está contenido en tu ciudad y en tu pueblo. Haz que volvamos hacia Ti oh ADONAI, y retornaremos. Renueva nuestros días como los de antaño.

Shévet Yehudá

La tribu de Yehudá se encuentra en aprieto y apuro, como presa ante un león que ruge hambriento.  Padres e hijos aguardan Tu salvación.  Pobres y abatidos (esperan Tu protección).  Repara la brecha en horas de sufrimiento, para que no seamos objeto de burlas y escarnio.  ¿Por qué, oh Elohim, Te alejas de nosotros? Tu nación semejante a la paloma, se acerca a las puertas de la muerte.

¡Acude, Altísimo, oh Elohim potente, rodeado de querubines! Concédenos ayuda por causa del enemigo opresor.

¿Existe acaso límite para Tu poder, oh ADONAI?

Renueva nuestra situación en este cautiverio prolongado; atiéndenos, oh Señor. ¿Por qué Te alejas de nosotros? Acuérdate de Tus hijos diseminados en tierras ajenas; que no se acerque a ellos el enemigo.

El tiempo de la redención revela a Tu nación solitaria, para que se alegre el Monte de Sión y se regocijen las doncellas de Yehudá.

Suba nuestra exclamación a los altos cielos de Tu morada, oh Rey, sentado en el Trono de la piedad.

El Mélej Yoshev

El Elohim Soberano está sentado en el Trono de la misericordia y gobierna el mundo con benevolencia, perdona las iniquidades de Su Pueblo, borrándolas una a una; trata con clemencia a los pecadores y con indulgencia a los transgresores; hace caridades con toda carne y espíritu y no les retribuye según su malicia.

¡ADONAI! Tú que nos enseñaste a repetir Tus trece atributos, recuerda ahora en favor nuestro el pacto de los trece atributos, según lo hiciste saber a Tu humilde servidor (Moshé) desde el principio, conforme está escrito en Tu Ley: Y ADONAI descendió en la nube y estuvo allí con él, y proclamó (Moshé) el Nombre de Elohim”; y allí está dicho:

Vayaavor

“Y pasando ADONAI por delante de Moshé, proclamó: Yo ADONAI. ¡ADONAI! soy un Elohim Misericordioso y Piadoso, tardo para la ira y grande en benignidad y verdad, Que guarda la misericordia al menos por dos mil generaciones, que tolera la iniquidad, la rebelión y el pecado y absuelve a los penitentes”.

Rejamaná

¡Elohim Misericordioso! Acuérdate de Tu alianza con Abraham el bien amado.

Bedil vayaavor (por amor a Tus trece atributos).(LOS ASISTENTES CONTESTAN BEDIL VAYAAVOR)

¡Elohim Misericordioso! Acuérdate de Tu Alianza con Itzjak, que fue atado sobre el altar.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Acuérdate de Tu alianza con Yaakov, el hombre perfecto.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Acuérdate de Tu alianza con Moshé el profeta.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Acuérdate de Tu alianza con Aarón el Sumo Sacerdote.     

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Acuérdate del mérito de Yosef el justo.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Acuérdate de Tu alianza con Pinjás, el celoso de la gloria de Elohim,

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Acuérdate de Tu alianza con David el ungido.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Acuérdate de las oraciones de Salomón el rey.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Levanta Tu diestra y haz germinar la salvación.                    

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Nos presentamos delante de Ti con la cara llena de vergüenza, apiádate de nosotros.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Revela Tu poderío sobre nosotros.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Haz resplandecer nuestro derecho.      

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Da sentencias de vida sobre nosotros.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Extiende Tu gloria sobre nosotros.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! No nos trates según nuestras malas acciones.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Haz brillar Tu esplendor sobre nosotros.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Inquiere con atención nuestras obras meritorias.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Concédenos un bien estar.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Concédenos muchos bienes.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Tu compasión se conmueva sobre nosotros.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Escríbenos en libros de vida.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Escríbenos en libros de misericordia.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Escríbenos en libros de gente justa y pía.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Escríbenos en libros de gente recta y perfecta.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Escríbenos en libros de buena subsistencia, y buena manutención.

Bedil vayaavor

Rejamaná

¡Elohim misericordioso! Desvía de nosotros Tu ira y Tu enojo.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! No nos condenes al aniquilamiento.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Perdona nuestros pecados y nuestras faltas.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Haz brillar fu luz benéfica en nuestro favor.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Sé nuestro amparo y nuestro sostén.

Bedil vayaavor.

Rejamaná

¡Elohim misericordioso! Danos una señal para el bien.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Abre las puertas del cielo para nuestras oraciones.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Recibe nuestras oraciones con benevolencia.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Recibe nuestras oraciones y rogativas cuando estemos afligidos.

Bedil vayaavor.

Rejamaná

¡Elohim misericordioso! Ten piedad de nuestras almas.

Bedil vavaavor.

¡Elohim misericordioso! Concédenos un buen año.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! Calma Tu ira.

Bedil vayaavor.

¡Elohim misericordioso! No hagas que volvamos vacíos de Tu presencia.

Bedil vayaavor.

Anshé Emuná

Los hombres de buena fe se perdieron, aquellos que se presentaban ante Ti con la fuerza de sus buenas obras; eran valientes en la brecha y lograban anular las malas sentencias; eran para nosotros fortaleza y abrigo en tiempos de desgracia. Calmaban Tu ira con sus plegarias y Tu saña con sus súplicas. Aún antes de que Te llamasen, Tú ya los atendías y sabían cómo orar y darte satisfacción. Por sus méritos Te apiadabas como un padre, no les hacías volver en vano. Por nuestros numerosos delitos los perdimos, y por nuestros pecados desaparecieron.

 Anshé Emuná

Ellos partieron para el reposo ADONAI, y nos dejaron a nosotros con suspiros. Se terminaron los guardianes de la Ley, perecieron los que hacían calmar Tu ira. No hay quien encuentre remedio contra la brecha, los dignos para complacerte se extinguieron. Vagamos por los cuatro extremos de la Tierra y remedio no encontramos. Volvemos pues a Ti avergonzados, buscándote, oh ADONAI, en la hora en que te pedimos que nos perdones.

EL MELEJ

Oh Elohim Soberano que está sentado en el trono de la misericordia y gobierna el mundo con benevolencia; que perdona las iniquidades de su pueblo, borrándolas una a una; que trata con clemencia a los pecadores y con indulgencia a los transgresores; que hace caridades con toda carne y espíritu y no les retribuye según su malicia. ¡ADONAI! Tú que nos enseñaste a repetir tus trece atributos, recuerda en favor nuestro el pacto de los trece atributos, según lo hiciste saber a tu humilde servidor (Moshé, desde el principio, conforme está escrito en tu Ley: “Y ADONAI descendió en la nube y estuvo allí con él, y proclamó el nombre de ADONAI; y allí está dicho:Vayaavor

“Y pasando ADONAI por delante de Moshé, proclamó: Yo, ADONAI ¡ADONAI! soy un Elohim Misericordioso y Piadoso, tardo para la ira, y grande en benignidad y verdad. Que guarda la misericordia al menos por dos mil generaciones, que tolera la iniquidad, la rebelión y el pecado, y absuelve a los penitentes”. Y Tú, Elohim. Perdonarás nuestros delitos y pecados y nos considerarás Tu pueblo elegido.

 Tamánu Meraot

Nos consumimos por soportar males, nos debilitamos por atravesar angustias. Estamos muy humillados, nos rebajamos hasta la tierra. ¡Piadoso! Así es nuestra conducta, somos testarudos y rebeldes. Con la boca exclamamos que hemos pecado, mientras nuestro corazón permanece tuerto y duro. ¡Altísimo! Tu misericordia es eterna, el perdón está en Ti. Tú Te arrepientes de infligir el mal y Te inclinas hacia la clemencia, No seas impasible en estas horas en que nos encontramos en gran tribulación. Conozca todo el mundo Tu bondad y la merced que haces con nosotros. Cierra la boca del acusador para que no hable mal de nosotros. Enójate con él para que se calle y haz surgir un buen defensor para justificarnos. Que éste hable de nuestra rectitud y nos enseñe los caminos, oh Elohim Piadoso y Clemente, que Tú hiciste conocer a Moshé, el hombre fiel de Tu Casa; y cuando rogó ante Ti, le hiciste sabe Tu verdad.

El Mélej

El Elohim Soberano está sentado en el Trono de la misericordia y gobierna el mundo con benevolencia; perdona las iniquidades de Su pueblo, borrándolas una a una; trata con clemencia a los pecadores y con indulgencia a los transgresores. Hace caridades en toda carne y espíritu y no les retribuye según su malicia. ADONAI! Tú que nos enseñaste a repetir Tus trece atributos recuerda en nuestro favor el pacto de los trece atributos, según lo hiciste saber a Tu humilde Servidor (Moshé) desde el principio, conforme está escrito en Tu Ley: “Y ADONAI descendió en la nube y estuvo allí con él, y el nombre de Elohim proclamó (Moshé)”; y allí está dicho:

El Mélej

“Y pasando ADONAI por delante de Moshé. Proclamó: Yo. ADONAI, leí ADONAI! soy un Elohim Misericordioso y Piadoso, tardo para la ira y grande en benignidad y verdad. Que guarda la misericordia al menos por dos mil generaciones, que tolera la iniquidad, la rebelión y el pecado y absuelve a los penitentes”. Y Tú, Elohim, perdonarás nuestros delitos y nuestros pecados y nos considerarás Tu pueblo elegido.

Ánu Bóshnu

Nos avergonzamos de nuestros actos malos y nos sonrojamos por nuestros delitos; no tenemos boca para justificarnos ni osadía para levantar la cabeza.

Nuestro Elohim y Elohim de nuestros padres, no nos condenes a muerte cuando Tú nos juzgues. Cuando quieras castigarnos no borres nuestro nombre de Tu libro. Cuando examines nuestra moral, Tu piedad domine a Tu ira. Cuando notes la pobreza de nuestras buenas obras agrácianos con Tu bondad. ¡Nuestro padre! cuando a Ti clamamos ordena presto nuestra salvación. Haz tornar a su estado las casas de estudio de los descendientes de Yaakov, cuyas puertas mira cómo están desoladas.

 Anu Boshnu

Recuerda que dijiste: “No será olvidada la Ley por su simiente”. Desata pues el sello de la Ley, y revela Tu secreto a los que la estudian; reúnanse nuevamente el grande y el pequeño tribunal del “Sanhedrin” y que nunca más nos falten. ¡ADONAI! reconoce a los que quieren conocerte y rechaza a la nación que te niega. Y haz que tornen a la seguridad los cautivos que esperan tu salvación.

Ribonó Shel Olám

¡Patrón del Mundo! Confesaré mis pecados grandes y pequeños, en los finales de las vigilias de la noche. Mi instinto tiende al mal ya la falsía, oh Guardián, él espera la noche. Mis ojos y mi corazón tienden al pecado; no descansan ni de día ni de noche. Y el resto de mis órganos conspira para hacer lo que es malo a tus ojos; no se callan ni de día ni de noche. En vista de que he transgredido tus preceptos y desobedecido tus advertencias, debo todas las noches empapar de lágrimas mi lecho.

Quizás el Elohim temido y supremo, escuche la voz de mi llanto en la noche, hora en que clamo. También de día alzo mi voz en clamor por mi delito y transgresiones, y no puedo callar ni de noche. En esta noche mencionaré parte de mis pecados delante del que prevée todo; por esto me levantaré en la noche para loarlo. En esta noche declararé ante ADONAI mis iniquidades y mi porfía, pues esta noche pertenece a ADONAI.

Aná Adonai  Eloheinu

Te rogamos. Elohim nuestro y Elohim de nuestros padres, que permitas que nuestras oraciones lleguen a Ti y no Te alejes de nuestras súplicas, pues no somos- desvergonzados y obstinados como para decir delante de Ti, ¡oh ADONAI! Elohim nuestro y Elohim de nuestros padres, que somos justos y que no hemos pecado. Sí, hemos pecado. Nosotros, la gente de nuestra casa y nuestros padres.

Jatatí Hodiajá

Mi pecado esclareceré y mi iniquidad no encubriré; decidí confesar mis transgresiones a Elohim, porque Tú perdonas la falta de mi pecado para siempre.

Ashámnu

Hemos faltado; hemos traicionado: hemos robado por la fuerza: hablamos con falsedad y calumnia; hemos cometido delitos y practicamos el mal; hemos sido soberbios y hemos sido violentos. Hemos afirmado lo que era mentira y engaño: hemos dado malos consejos. Hemos sido falsos. Burlones, rebeldes y desobedientes.

Blasfemamos. Cometimos adulterio, jurarnos en vano y falsamente; fuimos obstinados, procedimos mal y transgredimos: hemos sido testarudos y hemos actuado con maldad Nos hemos entregado a la corrupción; hemos procedido abominablemente; nos hemos desviado de Tus caminos y hemos hecho que otros se desvíen: nos alejamos de Tus preceptos y buenos juicios, y de nada nos ha valido. “Pero Tu eres justo en todo lo que nos adviene, pues todo lo Tuvo es verdad y sólo nosotros hemos procedido mal”.

Ashámnu Mikol Am

Nos han culpado más que a otros pueblos y soportamos más vergüenzas que otras naciones. Desapareció la alegría entre nosotros y nuestro corazón está dolorido por nuestros pecados. Nuestro deseo fue eludido, perdimos nuestra gloria. La morada consagrada a ADONAI fue destruida por causa de nuestras iniquidades; nuestro Templo fue arruinado, nuestra hermosa patria se encuentra en manos de extraños. y nuestra fuerza fue usurpada por nuestros enemigos

Ante nuestros ojos tomaron el fruto de nuestro trabajo; nos fue extraído y quitado por la fuerza; nos impusieron sus yugos, que todavía cargamos sobre los hombros. Esclavos gobernaron sobre nosotros, y nadie nos salva de sus manos. Muchas desgracias nos rodearon. Te hemos invocado. ADONAI, nuestro Elohim, y Tú Te alejaste de nosotros por causa de nuestras iniquidades.

Nos hemos desviado de Ti, estamos extraviados como el rebaño sin pastor que se pierde, y todavía no nos arrepentimos de nuestros errores. ¿Cómo entonces aparecer ante Ti, oh ADONAI nuestro Elohim y Elohim de nuestros padres, con el rostro endurecido y obstinados, para decirte que somos justos y que no hemos pecado? Sí, hemos pecado, transgredido y nos hemos rebelado, nosotros, la gente de nuestras casas y nuestros padres.

Yetzáv Hael

Ordene Elohim que las puertas de piedad sean abiertas para el oprimido, que implora con su plegaria y con espíritu amargado, la clemencia y misericordia de Elohim, dominador de todos los espíritus. Para el que teme el castigo cuando vaya a ser llamado ante la justicia divina de ADONAI nuestro Elohim, son la clemencia y el perdón

Laadonai Eloheinu

DE ADONAI, nuestro Elohim, son la clemencia y el perdón aunque hemos pecado contra El.

DE ADONAI, nuestro Elohim, son la clemencia y el perdón aunque nos hemos rebelado contra El.  Te rogamos no nos consideres culpados porque hemos perdido el juicio y hemos pecado.  ¡Hemos pecado, oh nuestro Protector! ¡Perdónanos, oh nuestro Creador!

Shemá

Escucha, Israel, ADONAI nuestro Elohim es uno.

Bendito sea el nombre de su reino glorioso para siempre.

Sólo ADONAI es Elohim, sólo ADONAI es Elohim.

(Se dice dos veces).

Erelé

Los mensajeros celestes exclaman: ADONAI es nuestro Señor. Y el pueblo elegido contesta y dice: Sólo ADONAI es Elohim, sólo ADONAI es Elohim.

Galgalé

Las bóvedas celestes proclaman: ADONAI es nuestro Señor. Y el pueblo elegido, elevado como estandarte, contesta y dice: Sólo ADONAI es Elohim, sólo ADONAI es Elohim.

Hamoné

(Hay quienes dicen): Las multitudes de ángeles exclaman: ADONAI es nuestro Señor. Y el pueblo de Israel en su angustia y en su exilio contesta y dice: Sólo ADONAI es Elohim, sólo ADONAI es Elohim.

Betérem

Antes de que se extendieran los cielos y la tierra, Elohim era Rey. Antes de que los astros brillaran en el firmamento, Elohim reinaba. Y cuando la tierra envejezca como un vestido, y los cielos se desvanezcan como el humo, ADONAI reinará para siempre. ADONAI es Rey; ADONAI reinó; ADONAI reinará para siempre. Antes de que fuese creado el globo terrestre y todo lo que hay fuera de él, Elohim era Rey. Cuando estableció criaturas sobre los continentes, Elohim reinaba. Y cuando se junte el pueblo de Israel disperso por todas partes; ADONAI reinará para siempre. ADONAI es Rey; ADONAI reinó; ADONAI reinará para siempre.

Meyujad

Aquel solo cuyo nombre es ‘Ehyé”, (seré el que seré), EI fue, El es y El será.

El hace morir y también vivir. Antes de El no hubo otro Elohim, y después de El no habrá otro.

Ejad Eloheinu

Uno es nuestro Elohim, grande es nuestro Señor, santo y poderoso es Su Nombre; Tu benignidad es más grande que los cielos, y Tu verdad más que todo el firmamento. Porque eres grande y haces maravillas y sólo Tú eres el Elohim de verdad: haz justicia sobre la gente que no Te conoce y sobre los imperios que no invocan Tu Nombre.

Likdushat

Haz. Señor, por la santidad de Tu nombre y no por nosotros. No a nosotros. ADONAI, no a nosotros, sino a Tu Nombre da gloria, por Tu misericordia y Tu verdad. ¿Por qué permites que digan los gentiles: “Dónde está su Elohim?” Nuestro Elohim está en el cielo. Uno es nuestro Elohim que está en el cielo, y dos veces por día lo testimoniamos.

El es vivo e infinito, lleno de piedades es El; lleno de purezas es El; hace todo lo que quiere en los cielos y en la Tierra; nadie le puede preguntar qué es lo que hace, o cuáles son Sus obras. Porque todo es hecho por Sus manos

Eloheinu Shebashamáim (Antes de comenzar cada párrafo se dice Eloheinu shebashsamáim)

¡Nuestro Elohim que estás en el cielo!  Escucha nuestra voz y recibe con agrado nuestras oraciones.  No nos pierdas de vista en este largo cautiverio. Convierte para bien el corazón de los que se levan tan contra nosotros para hacernos mal. ¡Nuestro Elohim que estás en el cielo!  Acuérdate de Tu alianza y no Te olvides de nosotros.  Bendice nuestro pan y nuestra agua.  Haz que tengamos buenas nuevas.  Aparta de nosotros las sentencias duras y malas.

¡Nuestro Elohim que estás en el cielo!  Revela pronto sobre nosotros la gloria de Tu reino Decreta sobre nosotros buenas sentencias. ¡Nuestro Elohim que estás en el cielo! Cuando Te invocamos manifiéstate a nosotros. Haz que nuestros enemigos respondan por nuestra sangre. ¡Nuestro Elohim que estás en el cielo!  Que nuestras oraciones sean atendidas por Ti hoy y todos los días.  Haznos volver a, Ti con penitencia completa

¡Nuestro Elohim que estás en el cielo!  No nos avergüences en nuestras esperanzas Cuando Te llamamos, respóndenos.  ¡Nuestro Elohim que estás en el cielo! Acuérdate de nosotros para el bien. Haz que seamos inocentes en nuestro juicio.  ¡Nuestro Elohim que estás en el cielo!  Apiádate de nosotros, de nuestras familias y de nuestros pequeños.  ¡Nuestro Dos que estás en el cielo!  Purifícanos de nuestras iniquidades ¡Nuestro Elohim que estás en el cielo! Tú misericordia se conmueva en favor nuestro.

¡Nuestro Elohim que estás en el cielo! Escríbenos en libros de buena vida. Escríbenos en libros de gente justa y pía. Escríbenos en libros de gente recta y perfecta. Escríbenos en libros de purezas.  Escríbenos en libros de sustento y abundancia. Domina a los que nos vencen.  No dejes que nos exterminen. ¡Nuestro Elohim que estás en el cielo! Haz por amor a Tu causa y no por la nuestra. Doblega a los que nos oprimen Combate a los que nos hacen la guerra.

¡Nuestro Elohim que estás en el cielo!  Cumple los deseos de nuestro corazón para el bien y para servirte.  ¡Nuestro Elohim que estás en el cielo! Venga nuestra venganza.  ¡Nuestro Elohim que estás en el cielo! Sostennos cuando estamos para caer. Sostén el reino de Ravid para que no caiga.  ¡Nuestro Elohim que estás en el cielo!  Atiende nuestras plegarias.

Atiéndenos en el día que Te invocamos.  ¡Nuestro Elohim que estás en el cielo! Redímenos de manos de nuestros enemigos. Redímenos de nuestro instinto malo.  ¡Nuestro Elohim que estás en el cielo!  Ordena que Tus bendiciones lleguen hasta nosotros. Ordena que la salvación se aproxime a nosotros. Justifícanos en Tus juicios.  ¡Nuestro Elohim que estás en el cielo! Aproxímanos al tiempo de la redención. Aproximados al día de la salvación. Aproxímanos a Tu culto.

¡Nuestro Elohim que estás en el cielo! Defiende nuestra causa y libértanos. Mira la aflicción de Tu pueblo Israel. Cura a los enfermos de Tu pueblo Israel. Mira la opresión de este tiempo.  ¡Nuestro Elohim que estás en el cielo! Toma en consideración nuestros gemidos.

Establece la paz entre nosotros.  Establece la tranquilidad en nuestras moradas.  ¡ Nuestro Elohim que estás en el cielo!  Concede la vida y la paz al Jefe del Estado. Inspira en su corazón y en los corazones de sus consejeros, ministros y dirigentes, sentimientos de bondad en nuestro favor. Establece la paz en toda la Tierra.  Envía la abundancia al mundo entero.

Establece la paz en el Gobierno.  Envía a toda la Tierra el rocío y la lluvia como una bendición en tiempo útil. Da semilla al cultivador y pan al que lo necesita. Da el pan suficiente según la necesidad de cada familia.  Ordena que nuestras oraciones sean recibidas delante de Ti, como la ofrenda del incienso.

Eloheinu

Envíanos una señal de bondad, una señal de salvación, una señal de misericordia. Que los que nos tienen odio, se avergüencen, y los que nos aborrecen queden abochornados cuando Tú. oh Elohim, nos hayas socorrido y consolado.

Anéinu

Atiéndenos, nuestro Padre, atiéndenos.  Atiéndenos, nuestro Creador, atiéndenos.  Atiéndenos, nuestro libertador, atiéndenos. Atiéndenos Tú que Te preocupas por nosotros, atiéndenos.  Atiéndenos, Tú que eres nuestra gloria y majestad, atiéndenos. Atiéndenos, piadoso para consolar, atiéndenos. Atiéndenos, Elohim puro y equitativo,  atiéndenos. Atiéndenos, Elohim vivo y permanente, atiéndenos.  Atiéndenos, Elohim clarividente, atiéndenos.

Anéinu

Atiéndenos, Elohim nuestro que moras en los cielos, atiéndenos.  Atiéndenos, Elohim muy poderoso, atiéndenos. Atiéndenos, Elohim que no amas la malicia, atiéndenos.  Atiéndenos, Rey de los reyes, atiéndenos. Atiéndenos, Elohim temible y sublime, atiéndenos.  Atiéndenos, sostén de los que están para caerse, atiéndenos. Atiéndenos, protector de los débiles, atiéndenos.  Atiéndenos, redentor y libertador, atiéndenos.

Anéinu

Atiéndenos, Elohim justo y justificador, atiéndenos.  Atiéndenos, Tú que estás cerca de los que Te invocan de verdad, atiéndenos. Atiéndenos, alto y elevado, atiéndenos.  Atiéndenos, Tú que moras en los cielos, atiéndenos.

ANÉINU ELOHE AVRAHAM

ANÉINU ELOHE AVRAHAM,           ANÉINU

ANÉINU HAONE BEÉT RATZON,   ANÉINU

ANENU UFAJAD YITZJAK,            ANÉINU

ANÉINU HAONÉ BEÉT TZARÁ,     ANÉINU

ANÉINU ABIR YAACOV,                 ANÉINU

ANÉINU HAONÉ BEÉT RAJAMÍM,   ANÉINU

ANÉINU MAGUEN DAVID,                 ANÉINU

ANÉINU ELOHE HAMERCAVÁ,        ANÉINU

(ANÉINU ELAHA DEMEÍR,                ANÉINU)

ANÉINU RAJÚM VEJANÚN,             ANÉINU

ADON HASELIJOT

Rajum Vejanún, JATÁNU LEFANÉJA RAJÉM ALÉINU ADON HASELIJÓT, BOJÉN LEBABOT, GOLÉ AMUKOT, DOBER TZEDAKÓT (JATANU LEFANEJA ETC.) HADUR BENIFLAÓT, VATIK BENEJAMÓT, ZOJER BRIT ABOT, JOKER KELAYOT TOV UMETIV LABRIOT, YODÉA KOL NISTARÓT, KOVÉSH AVONOT, LOBÉSH TZEDAKOT MALÉ ZAJUYOT, NORA TEHILOT, SOLÉAJ AVONOT, ONÉ BEÉT TZAROT POÉL YESHUÓT, TZOFÉ ATIDÓT, KORÉ ADORÓT, ROJÉV ARABOT SHOMÉA TEFILÓT, TEMIM DEÓT. JATÁNU LEFANÉJA RAJÉM AÉINU.

Anéinu

Atiéndenos Tú que sostienes a los inocentes, atiéndenos.

Anéinu Elohéi Abraham

Atiéndenos Elohim de Abraham, atiéndenos. Atiéndenos Tú que respondes en horas de voluntad, atiéndenos. Atiéndenos, Elohim venerado por Itzjak, atiéndenos. Atiéndenos Tú que respondes en horas de angustia, atiéndenos. Atiéndenos, fuerte de Yaakov, atiéndenos. Atiéndenos Tú que atiendes en horas de misericordia, atiéndenos. Atiéndenos, escudo de David, atiéndenos. Atiéndenos, Elohim de la ciencia divina, atiéndenos. Atiéndenos, Elohim clemente y lleno de gracia, atiéndenos

Rajúm Vejanún

Elohim clemente y lleno de gracia, hemos pecado ante Ti, ten piedad de nosotros. (El Oficiante) Señor del perdón, que examina las profundidades del corazón, que descubre los misterios, cuya palabra es justicia. (La Congregación) Hemos pecado ante Ti, ten piedad de nosotros. (El Oficiante) Magnificado por sus maravillas, piadoso en consolación, que se acuerda de la alianza hecha con los patriarcas, que investiga los pensamientos de la persona. (La Congregación) Hemos pecado ante Ti, ‘ten piedad de nosotros.

Rajúm Vejanún

(El Oficiante) Bondadoso que hace el bien a todos los creados, conocedor de todos los secretos, que se domina para no castigar por las iniquidades, revestido de caridad. (La Congregación) Hemos pecado ante Ti, ten piedad de nosotros.  (El Oficiante) Lleno de pureza, reverenciado en loores, que perdona los delitos, que atiende en horas de angustia.  (La Congregación) Hemos pecado ante Ti, ten piedad de nosotros.  (El Oficiante) Realizas la salvación, ves el futuro, convocas las generaciones para la existencia, dominas ¡os cielos, escuchas las oraciones, eres íntegro en todas las ciencias.  (La Congregación) Hemos pecado ante Ti, ten piedad de nosotros.

Rajúm Vejanún

(Escucha, Israel, ADONAI, nuestro Elohim, es Uno.

Aquel solo cuyo nombre es Ehyé, (seré el que seré). El fue, El es y El será. El hace morir y también revivir. Antes de El no hubo otro Elohim y después de El no habrá otro.

El Rajum Shimjá

Elohim de misericordia es Tu Nombre, Elohim de gracia es Tu Nombre, Elohim paciente es Tu Nombre, Elohim lleno de piedades es Tu Nombre. Tu Nombre figura en nosotros ADONAI, haz por amor a Tu Nombre.

En los diez días de penitencia se agrega:

Adonai Jonenu

(El Oficiante) ADONAI, ten piedad de nosotros y levántanos.

(La Congregación) Acuérdate de nosotros e inscríbenos en libros de vida.

(El Oficiante) ADONAI, la luz de Tu presencia alza sobre nosotros.

(La Congregación) Acuérdate de nosotros e inscríbenos en libros de vida.

(El Oficiante) ADONAI, en el día de la salvación danos buenas nuevas y apiádate de nosotros.

(La Congregación) Acuérdate de nosotros e inscríbenos en libros de vida.

Adonai Jonenu

(El Oficiante) ADONAI, haz que venga sobre nosotros la muchedumbre de Tus misericordias.

(La Congregación) Acuérdate de nosotros e inscríbenos en libros de vida.

(El Oficiante) ADONAI, mejora nuestros días, más que en los primeros tiempos.

(La Congregación) Acuérdate de nosotros e inscríbenos en libros de vida.

(El Oficiante) ADONAI, Tus bondades lleguen más pronto y ten compasión de nosotros.

(La Congregación) Acuérdate de nosotros e inscríbenos en libros de vida.

(El Oficiante) ADONAI, Tus misericordias se conmueven en nuestro favor.

(La Congregación) Acuérdate de nosotros e inscríbenos en libros de vida.

(El Oficiante) ADONAI, ponnos en Tu corazón como un sello en este día.

(La Congregación) Acuérdate de nosotros e inscríbenos en libros de vida.

(El Oficiante) ADONAI, defiende nuestra causa y combate a los que nos atacan.

(La Congregación) Acuérdate de nosotros e inscríbenos en libros de vida.

(El Oficiante) ADONAI, bendice nuestro pan y nuestra agua.

(La Congregación) Acuérdate de nosotros e inscríbenos en libros de vida

Adonai Asé Lemáan Sheméja

(El Oficiante) ADONAI, haz por amor de Tu nombre.

(La Congregación) Y ten piedad de Tu pueblo Israel.

(El Oficiante) ADONAI, haz por amor de Abraham Tu bien amado.

(La Congregación) Y ten piedad de Tu pueblo Israel.

(El Oficiante) ADONAI, haz por amor de Itzjak que fue atado en el lugar donde más tarde se construyó Tu Templo.

(La Congregación) Y ten piedad de Tu pueblo Israel.

Adonai Asé Lemáan Sheméja

(El Oficiante) ADONAI, haz por amor de Yaakov, a quien Elohim atendió en la visión de la escalera celeste.

(La Congregación) Y ten piedad de Tu pueblo Israel.

(El Oficiante) ADONAI, haz por amor de Moshé, que fue salvado de las aguas del Nilo.

(La Congregación) Y ten piedad de Tu pueblo Israel.

(El 0ficiante) ADONAI, haz por amor de Aarón, que ocupó las funciones de gran sacerdote, con los signos simbólicos “Luz e Integridad”.

(La Congregación) Y ten piedad de Tu pueblo Israel.

Adonai Asé Lemáan Sheméja

(El Oficiante) ADONAI, haz por el mérito de Yosef el justo, que fue encarcelado.

(La Congregación) Y ten piedad de Tu pueblo Israel. (El Oficiante) ADONAI, haz por amor de Pinejás que manifestó su celo por la honra de Tu nombre.

(La Congregación) Y ten piedad de Tu pueblo Israel.

(El Oficiante) ADONAI, haz por amor de David que Te agradó con sus Salmos.

(La Congregación) Y ten piedad de Tu pueblo Israel.

Adonai Asé Lemáan Sheméja

(EL Oficiante) ADONAI, haz por amor de los que fueron muertos y quemados vivos por defender la unidad y santidad de Tu Nombre.

(La Congregación) Y ten piedad de Tu pueblo Israel.

(El Oficiante) ADONAI, haz por amor de Tu Nombre.

(La Congregación) Y ten piedad de Tu pueblo Israel.

Asé Lemaán shemáj

Haz por amor de Tu Nombre. Haz por amor de Tu verdad. Haz por amor de Tu alianza. Haz por amor de Tu grandeza. Haz por amor de Tu ley. Haz por amor de Tu majestad. Haz por amor de Tu promesa en la Asamblea. Haz por amor de Tu fama. Haz por amor de Tu misericordia. Haz por amor de Tu bondad.  Haz por amor de Tu gloria.  Haz por amor de Tu reino.  Haz por amor de Tu esencia oculta.

Asé Lemaáan shemáj

Haz por amor de Tu magnificencia. Haz por amor de Tu santidad.  Haz por amor de Tu divina presencia.       Haz por amor de Tu rectitud.

Haz por amor de Tu doctrina. Haz por amor de Tu eternidad  Haz por amor de Tu poder. Haz por amor de Tu justicia. Haz por amor de Tu clemencia. Haz por amor de Tu Torá.

Asé Lemaan

Haz por amor de Abraham, Itzjak y Yaakov. Haz por amor de Moshé y Aarón. Haz por amor de David y Salomón. Haz por amor de Jerusalem, ciudad santa. Haz por amor de Sión morada de Tu gloria. Haz por la causa de la destrucción de Tu santuario. Haz por causa de la desolación de tu templo. Haz por amor del pueblo de Israel, que está afligido. Haz por amor del pueblo de Israel que está debilitado. Haz por amor del pueblo de Israel que está en estado de angustia. Haz por amor de los huérfanos y viudas. Haz por amor de los niños de pecho. Haz por amor de los niños destetados. Haz por amor de los niños escolares que no han pecado. Haz por amor de tu causa y no por la nuestra. Haz por amor de tu causa y sálvanos. Sálvanos y atiende nuestras oraciones hoy y todos los días, porque Tú eres el objeto de nuestra alabanza.

Asé Lemáan

Tú, que respondes a los afligidos

¡Respóndenos!

Tú, que respondes a los oprimidos

¡Respóndenos!

Tú, que respondes a los que tienen el corazón contrito

¡Respóndenos.

Tú, que respondiste a nuestro padre Abraham en el monte Moriá

¡Respóndenos!

Tú, que respondiste a Itzjak cuando estaba atado sobre el altar

¡Respóndenos!

Tú, que respondiste a Yaakov en Bet-EI

¡Respóndenos!

Tú, que respondiste a Yoséf en la cárcel

¡Respóndenos!

Tú, que respondiste a Moshé y a nuestros padres a orillas del mar Rojo

¡Respóndenos!

Asé Lemáan

Tú, que respondiste a Aarón cuando te invocó para que cesase la mortandad,

¡Respóndenos!

Tú, que respondiste a Pinjas en el lugar llamado Shittim

¡Respóndenos!

Tú, que respondiste a Josué en el lugar llamado Guilgal

¡Respóndenos!

Tú, que respondiste a Eh en el lugar llamado Rama

¡Respóndenos!

Tú, que respondiste a Samuel en el lugar llamado Mitzpá

¡Respóndenos!

Tú, que respondiste al profeta Elías en el monte Carmel

¡Respóndenos!

Tú, que respondiste al profeta Eliseo en Jericó

¡Respóndenos.!

Asé Lemaan

Tú, que respondiste al Rey Ezequías en su enfermedad,

¡Respóndenos!

Tú, que respondiste al profeta Jonás en el vientre del pez

¡Respóndenos!

Tú, que respondiste a Jananiá, Mijael y Azaria en la hoguera

¡Respóndenos!

Tú, que respondiste a Daniel en la fosa de los leones

 ¡Respóndenos!

Tú, que respondiste a Mordejai y Esther en Shushán la Capital

¡Respóndenos!

Tú, que respondiste a Ezra en el exilio

¡Respóndenos!

Tú, que respondiste a Joní en el círculo

¡Respóndenos!

Asé Lemaan

Tú, que respondiste a los hombres justos, piadosos e íntegros de todas las generaciones,

¡Respóndenos!

Elohim misericordioso, respóndenos; Elohim misericordioso, sálvanos; Elohim misericordioso,

¡Redímenos!

¡Tú que eres clemente, concede tu gracia a nosotros y a todos los miembros de nuestras familias y sácanos de la oscuridad a la luz, por amor a tu gran nombre!

Im Afés

Aunque el servicio de los sacrificios está abandonado, y el Santuario está desolado, el pueblo de Israel no será nunca exterminado por amor del Patriarca Abraham, el anciano.

Su devoción, oh Elohim, reconocerás. De su fidelidad ciertamente Te acordarás.

Cuando le dijiste: “Ofréceme a tu hijo preciado en sacrificio, y su sangre sobre el altar sea derramada”.

Pronto corrió Abraham a consagrar a su hijo bien amado aunque su alma estaba ligada fuertemente a él; aún así preparó la leña y el fuego pues el mandato divino era como diadema sobre su cabeza.

 Im Afés

Ligero como el corzo, el hijo único se sometió a su orden. A su padre le preguntó, diciendo: “He aquí el fuego y la leña llevamos; mas ¿dónde está la ofrenda para el sacrificio?”

Entonces su padre, por no perturbarle, respondió a su hijo para contentarlo: “Hijo Mío, Elohim preparará la ofrenda para sacrificaría, El nos hará saber lo que es Suyo”.

Padre e hijo con mucha devoción, para hacer la voluntad de Elohim y sin otro propósito, continuaron su camino presurosos en dirección a uno de los montes.

Cuando vieron una nube sobre el monte diligentemente prepararon la leña del holocausto; padre e hijo juntos, con un amor perfecto, se dirigieron hacia la nube por el sendero.

Cuando Itzjak comprendió que él sería el sacrificado le dijo a su padre, que estaba siendo probado: “Considérame, padre mío, igual que el cordero; no te apiades ni te conmuevas.

Elohim me escogió y me quiso, mi corazón está descubierto ante El. No me prives de este fin, haciendo Su voluntad para que mi espíritu y mi alma sean acogidos por El”.

Ató Abraham a su hijo las manos y los pies; también preparó el cuchillo para sacrificarlo. Puso a Itzjak debidamente sobre la leña y el fuego sobre el altar encendió.

Extendió Itzjak su garganta por sí mismo y su padre se acercó a él para sacrificarlo en honra de Su Creador, y he aquí que Elohim le contemplaba.

Examinaba Elohim todo lo que el padre hacía cómo, conteniendo su piedad, a su hijo sacrificaría con el corazón en las manos dirigido el Creador, Y Elohim veía todo lo que él hacía.

Desde el cielo se oyó una voz llena de compasión: ¡Abraham, Abraham! No toques a tu hijo Sacrifica este cordero en su lugar; hazlo pronto, no te detengas.

Que esta ofrenda recordatoria lo reemplace, sacrifica el cordero como si Itzjak fue quemado. Sea considerada la sustitución tanto él como el cordero, como ofrendas sagradas.

Que este recuerdo, oh Elohim, esté ante Ti en el cielo. y sea grabado para la eternidad. como una alianza imborrable hecha por Ti con Abraham e Itzjak.

Tus hijos que Te invocan se presentan ante Ti dispuestos al sacrificio, rogando tomes en cuenta el de Itzjak, en sus horas de angustia.  Visita con misericordia a Tus ovejas y tenias siempre ante Tu Presencia.

Revela Tu Poder y haz despertar las conciencias adormecidas. Por amor a Ti redime a Tu Pueblo devoto y asombrado; dirige hacia él Tu piedad y merced desde los altos cielos, ¡oh Elohim, Rey que estás sentado sobre el trono de la misericordia!

El Mélej Yoshev

El Elohim Soberano está sentado en el Trono de la misericordia y gobierna el mundo con benevolencia; perdona las iniquidades de Su pueblo, borrándolas una a una; trata con clemencia a los pecadores y con indulgencia a los transgresores; hace caridades con toda carne y espíritu y no les retribuye según su malicia.

¡ADONAI! Tú que nos enseñaste a repetir Tus trece atributos, recuerda en nuestro favor el pacto de estos trece atributos, según lo hiciste saber a Tu humilde servidor (Moshé) desde el principio, conforme está escrito en’ Tu Ley: “Y ADONAI descendió en la nube y estuvo allí con él, y proclamó (Moshé) el nombre de Elohim”; y allí está dicho:

Vayaavor

“Y pasando ADONAI por delante de Moshé, proclamó: Yo ADONAI, !ADONAI! soy un Elohim Misericordioso y Piadoso, tardo para la ira y grande en benignidad y verdad. Que guarda la misericordia al menos por dos mil generaciones, que tolera la iniquidad, la rebelión y el pecado y absuelve a los penitentes”. Y Tú, Elohim, perdonarás nuestros delitos y nuestros pecados y nos considerarás Tu pueblo elegido.

Im Afés

Aunque el servicio de los sacrificios está abandonado, y el Santuario está desolado, el pueblo de Israel no será nunca exterminado por amor del Patriarca Abraham, el anciano.

Su devoción, oh Elohim, reconocerás. De su fidelidad ciertamente Te acordarás.

 

?    Cuando le dijiste: “Ofréceme a tu hijo preciado en sacrificio, y su sangre sobre el altar sea derramada”.

?    Pronto corrió Abraham a consagrar a su hijo bien amado aunque su alma estaba ligada fuertemente a él; aún así preparó la leña y el fuego pues el mandato divino era como diadema sobre su cabeza.

?    Ligero como el corzo, el hijo único se sometió a su orden. A su padre le preguntó, diciendo: “He aquí el fuego y la leña llevamos; mas ¿dónde está la ofrenda para el sacrificio?”

?    Entonces su padre, por no perturbarle, respondió a su hijo para contentarlo: “Hijo Mío, Elohim preparará la ofrenda para sacrificaría, El nos hará saber lo que es Suyo”.

?    Padre e hijo con mucha devoción, para hacer la voluntad de Elohim y sin otro propósito, continuaron su camino presurosos en dirección a uno de los montes.

?    Cuando vieron una nube sobre el monte diligentemente prepararon la leña del holocausto; padre e hijo juntos, con un amor perfecto,

?    se dirigieron hacia la nube por el sendero.

?    Cuando Itzjak comprendió que él sería el sacrificado le dijo a su padre, que estaba siendo probado: “Considérame, padre mío, igual que el cordero; no te apiades ni te conmuevas.

?    Elohim me escogió y me quiso, mi corazón está descubierto ante El. No me prives de este fin, haciendo Su voluntad para que mi espíritu y mi alma sean acogidos por El”.

?    Ató Abraham a su hijo las manos y los pies; también preparó el cuchillo para sacrificarlo. Puso a Itzjak debidamente sobre la leña y el fuego sobre el altar encendió.

?    Extendió Itzjak su garganta por sí mismo y su padre se acercó a él para sacrificarlo en honra de Su Creador, y he aquí que Elohim le contemplaba.

?    Examinaba Elohim todo lo que el padre hacía cómo, conteniendo su piedad, a su hijo sacrificaría con el corazón en las manos dirigido el Creador, Y Elohim veía todo lo que él hacía.

?    Desde el cielo se oyó una voz llena de compasión: ¡Abraham, Abraham! No toques a tu hijo Sacrifica este cordero en su lugar; hazlo pronto, no te detengas.

?    Que esta ofrenda recordatoria lo reemplace, sacrifica el cordero como si Itzjak fue quemado. Sea considerada la sustitución tanto él como el cordero, como ofrendas sagradas.

?    Que este recuerdo, oh Elohim, esté ante Ti en el cielo, y sea grabado para la eternidad, como una alianza imborrable hecha por Ti con Abraham e Itzjak.

?    Tus hijos que Te invocan se presentan ante Ti dispuestos al sacrificio, rogando tomes en cuenta el de Itzjak, en sus horas de angustia.  Visita con misericordia a Tus ovejas y tenias siempre ante Tu Presencia.

?    Revela Tu Poder y haz despertar las conciencias adormecidas. Por amor a Ti redime a Tu Pueblo devoto y asombrado; dirige hacia él Tu piedad y merced desde los altos cielos, ¡oh Elohim, Rey que estás sentado sobre el trono de la misericordia!

El Mélej Yoshev

El Elohim Soberano está sentado en el Trono de la misericordia y gobierna el mundo con benevolencia; perdona las iniquidades de Su pueblo, borrándolas una a una; trata con clemencia a los pecadores y con indulgencia a los transgresores; hace caridades con toda carne y espíritu y no les retribuye según su malicia.

¡ADONAI! Tú que nos enseñaste a repetir Tus trece atributos, recuerda en nuestro favor el pacto de estos trece atributos, según lo hiciste saber a Tu humilde servidor (Moshé) desde el principio, conforme está escrito en’ Tu Ley: “Y ADONAI descendió en la nube y estuvo allí con él, y proclamó (Moshé) el nombre de Elohim”; y allí está dicho:

Vayaavor

“Y pasando ADONAI por delante de Moshé, proclamó: Yo ADONAI! ADONAI! soy un Elohim Misericordioso y Piadoso, tardo para la ira y grande en benignidad y verdad. Que guarda la misericordia al menos por dos mil generaciones, que tolera la iniquidad, la rebelión y el pecado y absuelve a los penitentes”. Y Tú, Elohim, perdonarás nuestros delitos y nuestros pecados y nos considerarás Tu pueblo elegido.

Poesía de Yehuda Ibn Bilám que vivió en Sevilla en el siglo XI. Su nombre. “Bilam”, en hebreo. Está en acróstico.

Al recordar sobre mi lecho la soberbia de mí corazón y sus delitos, me levanto y vengo a la casa de Elohim, lugar de su posada.

Allí, con mis ojos alzados hacia sus cielos, dirigiré mis súplicas.

Me entregaré (.) en poder de ADONAI, pues grande es su misericordia.

Tú. Elohim mío, eres mi fortaleza y mi fuerza, eres mi refugio en días de angustia: en Ti deposito mi esperanza en el Exilio; a Ti dirijo todos los deseos de mi corazón, hacia Ti elevo todos mis anhelos.

Redime a tu servidor, que a Ti dama, de manos de sus opresores y los que se levanten con él.

Me entregaré en poder de ADONAI, pues grande es su misericordia.

Atiéndeme. Oh ADONAI. Atiéndeme cuando desde mi aprieto te invoco, a fin de que se conozca entre los pueblos que para tu poder no hay límite.

No desprecies el sufrimiento del afligido que dama por el ataque de sus enemigos y confiesa sus pecados, aun los más ocultos.

Me entregaré en poder de ADONAI. Pues grande es su misericordia.         –

Cómo podrá lamentarse. Qué puede decir y justificar el hombre creado del barro, cuyo cuerpo retornará a la tierra como el polvo.

¿Qué te puede dar el hombre si peca o es justo? ¿Acaso no están sus obras o palabras escritas en el libro de sus días de vida?

Me entregaré en poder de ADONAI, pues grande es su misericordia.

A medianoche, por Ti se levantan con loores tus servidores; recuérdales el mérito de los Patriarcas, omite sus malas acciones. Protege a tu Congregación como en los días de antaño, oh Santo de Yaakov, su Redentor; y exáltate, oh ADONAI, Tú que estableces la paz en las alturas. Me entregaré en poder de ADONAI, pues grande es su misericordia.

RAJÚM VÉJANUN.

Elohim clemente y misericordioso, pecamos contra Ti, ten piedad de nosotros y sálvanos.

SALMO 25 DE DAVID.

A Ti, ADONAI, elevo mi alma; Elohim mío, en Ti confío. No sea yo avergonzado, no se alegren por mí mis enemigos. Porque ninguno de los que esperan en Ti serán avergonzados. Avergonzados serán los que, en vano, proceden traicioneramente Muéstrame, ADONAI, tus caminos, enséñame, tus senderos.

Guíame en tu verdad y enséñame, porque Tú eres el Elohim de mi salvación. En Ti espero todo el día. Acuérdate ADONAI, de tus piedades y de tus mercedes, porque ellas existen desde siempre. No te acuerdes de los pecados de mi mocedad ni de mis transgresiones. Según tu benignidad acuér­date de mi, por amor de tu bondad, oh ADONAI. Bueno y recto es El, por eso mostrará el camino a los pecadores, guiará a los humildes en el juicio, enseñará a los humildes su camino.

Todos los senderos de ADONAI son benevolencia y verdad para los que guardan su alianza y sus testimonios. Por amor a tu nombre, oh ADONAI, perdonarás mi iniquidad, pues es grave. ¿Quién es el hombre que teme a ADONAI? A éste El le enseñará el camino a escoger. Su alma reposará en el bien, y su descendencia heredará la tierra. El secreto de ADONAI es para aquéllos que le reverencian, y su pacto es para hacérselo conocer.

Mis ojos están siempre puestos en ADONAI, pues El quitará de la red mis pies. Vuélvete hacia mí y concédeme tu gracia, pues estoy desamparado y afligido. Las tribulaciones de mi corazón se agrandan, de mis aprietos líbrame. Mira mi aflicción y mi sufrimiento y perdona todos mis pecados. Mira hacia mis enemigos porque se han multiplicado, y con odio violento me odian. Guarda mi alma y líbrame; no sea yo avergonzado, porque en Ti me abrigo.

La integridad y la rectitud me preserven, porque en Ti espero. Redime, oh Elohim, a Israel de todas sus tribulaciones Y El redimirá a Israel de todas sus iniquidades ADONAI, Elohim de Israel, retorna de tu cólera, retráctate del mal que ibas a hacer a tu pueblo.

Shuv…

Desiste de tu cólera, oh Elohim, y arrepiéntete de enviar el mal sobre tu pueblo. No estés demasiado airado, y no te acuerdes para siempre del pecado. Mira, te rogamos, que todos nosotros somos tu pueblo; no nos repudies por amor a tu nombre.

No permitas que se deshonre el trono de tu gloria. Acuérdate, y no rompas tu alianza con nosotros, aún cuando nos condenen nuestras iniquidades, hazlo, oh ADONAI, por amor a tu nombre, Pues nuestras desviaciones son muchas, y hemos pecado contra Ti. Señor, perdónanos.

Im Ashaménu…

Aún cuando nuestros pecados fueran rojos como la lana carmesí, tu gran compasión, oh ADONAI, habrás de anteponer; hazlo por mérito de nuestro padre Abraham al que salvaste de

Ur Casdim…

y al que ceñiste de poderlo en el valle de Sidim, (..)

Recuerden este día su amor por Ti, porque nuestras desviaciones son muchas, y hemos pecado contra Ti. Señor, perdónanos. Aún cuando hayamos pecado y hecho burla sin cesar, oh ADONAI, revélanos la hora de tu benevolencia, hazlo por mérito del distinguido patriarca Itzjak, quien, cual oveja fue atado y por tu voluntad fue reemplazado por un carnero.

Recuerda en este día su sacrificio en bien de nosotros; pues nuestras desviaciones son muchas y hemos pecado contra Ti. Señor, perdónanos.

Aunque son muchas nuestras rebeldías y transgresiones, oh ADONAI, acepta nuestras oraciones; hazlo por el mérito de Yaakov, el integro que percibió la visión de la escalera (….) en su sueño, cuando durmió en aquel lugar temible. Recuerda en este día su integridad por nosotros, pues nuestras desviaciones son muchas, y hemos pecado contra Ti. Señor, perdónanos.

ATÁNU

ATÁNU LEJALOT PANÉJA, Kl JÉSED VEEMÉT, YEKADMÚ PANÉJA NA AL TEVISHÉINU, NA AL TESHIVÉINU REKÁM MILFANÉJA; SELAJ LÁNU, USHLÁJ LÁNU YESHUÁ VERAJAMÍM, MIMEONÉJA

ATÁNU LEVAKÉSH, MIMÉJA KAPARÁ, HAYOM VENORÁ MISGÁV LEITÓT BATZARÁ TEJAYÉINU, TEJONÉINU, UVSHIMJÁ NIKRÁ; SELÁJ LÁNU, USHLÁJ LÁNU, YESHUÁ VERAJAMÍM MIMEONÉJA

Atánu

Venimos a implorar delante de Ti, porque la merced y la verdad te preceden, te rogamos que no nos avergüences y no nos hagas volver vacíos de tu presencia. Perdónanos y envíanos salvación y misericordia desde la altura de tu morada celestial.

Atánu…

Venimos a pedirte la expiación de nuestros pecados, oh Elohim temible y venerado, amparo nuestro en tiempo de desgracia. Concédenos vida, y agrácianos, para que invoquemos tu nombre. Perdónanos y envíanos salvación y misericordia desde la altura de tu celestial morada.

Marana de Vishmayá…

¡Señor nuestro que estás en el cielo!  A Ti rogamos cual servidor que lo hace  su señor. Inclina nuestro corazón a la penitencia, para que no volvamos  vacíos de tu presencia.

¡Señor nuestro que estás en el cielo!

A Ti rogamos cual cautivo que lo hace a su amo. Los esclavos pueden  redimirse con plata; más tu pueblo Israel lo hace a Ti por medio de oraciones y ruegos.

Alza tu diestra para que germine tu salvación, pues Tú eres la esperanza de los vivos y de los muertos.

Mitratzé

¡Oh! Tú que te complaces en la misericordia y te enterneces con nuestras súplicas, plázcate ablandarte para con tu pueblo afligido y empobre­cido. ¡Redentor nuestro! ¡Salvador nuestro desde los tiempos antiguos! Rescata a Yaakov desde las tierras lejanas (de su exilio) y saca a sus hijos de las tierras de cautiverio.

Majé..

¡Oh! Tú que infliges heridas y también envías curación; que das al hombre tanto la muerte como la vida(.), lo sacas del sepulcro a la existencia eterna: cuando un hijo actúa mal, su padre lo castiga, pero también se compadece de él y cura su dolor.

Cuando un esclavo se rebela, es atado con cadenas, pero si ruega a su señor, éste se complace y rompe sus cadenas. ¡Oh Elohim! Tus hijos primogénitos somos nosotros y hemos pecado ante Ti; nuestras almas ya están llenas de toda clase de amargura.

Tus esclavos somos nosotros y nos hemos rebelado contra Ti, pero ya hemos pagado con castigo; algunos por los despojos y el cautiverio y los otros, con torturas;

Te rogamos, te suplicamos, que en Tú gran misericordia nos cures los dolores que nos agobian y nos salves antes que seamos aniquilados en el cautiverio. Pues Tú eres quién inflinges heridas y también envías curaciones, que das al hombre tanto la muerte como la vida, lo sacas del sepulcro a la existencia eterna.

Rajamím Peshutím…

Simples misericordias pedimos de Ti, porque tu misericordia es infinita. Caridad y merced haz para con nosotros por amor a tu nombre. Te rogamos que apartes de nosotros, de nuestras casas y de las casas de todo tu pueblo Israel, en cualquier lugar que se encuentren; la epidemia, la espada, el hambre, el cautiverio, el pillaje, la destrucción, las plagas, la tentación, la inclinación al mal, las enfermedades malignas, y también alejes al opresor de tu pueblo.

Jaim Tobim…

Vidas buenas te pedimos, porque contigo está la fuente de la vida. Caridad y merced haz para con nosotros, por la gloria de tu nombre. Te rogamos que apartes de nosotros, de nuestras casas y de las casas de todo tu pueblo Israel, en cualquier lugar que se encuentren; la epidemia, la espada, el hambre, el cautiverio, el pillaje, la destrucción, las plagas, la tentación, la inclinación al mal, las enfermedades malignas, y también alejes al opresor de tu pueblo.

Avínu Av…

Padre nuestro, padre clemente, sálvanos por amor a tu nombre. Elohim nuestro y Elohim de nuestros padres, sálvanos por amor a tu nombre. En nuestra angustia te invocamos, sálvanos por amor a tu nombre. Derrama la multitud de tus piedades sobre nosotros y sálvanos por amor a tu nombre.

Te buscamos, manifiéstate a nosotros y sálvanos por amor a tu nombre. Atiende hoy nuestras oraciones y sálvanos por amor a tu nombre. No nos hagas avergonzar en nuestra esperanza y sálvanos por amor a tu nombre.

Recuérdanos para el bien ante Ti y sálvanos por amor á tu nombre. Ten compasión y apiádate de nosotros y sálvanos por amor a tu nombre. Purifícanos de nuestros pecados y sálvanos por amor a tu nombre.

Se conmueva tu misericordia en nuestro favor y sálvanos por amor a tu nombre. Ten compasión para tu pueblo y apiádate de tu heredad. Ten piedad según tu gran misericordia. Concédenos tu gracia, Rey nuestro, y respóndenos.

En algunas congregaciones rezan sólo el “Avínu Malkénu que  sigue a continuación:

Avínu Malkéinu…

Padre nuestro, Rey nuestro, Tú eres nuestro Padre.

Padre nuestro, Rey nuestro, sólo te tenemos a Ti

Padre nuestro, Rey nuestro, apiádate de nosotros.

Si hemos obrado bien, Tú eres nuestro Padre, y si hemos obrado mal, sólo te tenemos a Ti. Padre nuestro, Rey nuestro, apiádate de nosotros.

Si nuestra rebeldía es grande, Tú eres nuestro Padre, y Tú eres la roca de nuestra salvación; sólo te tenemos a Ti. Padre nuestro Rey nuestro, apiádate de nosotros. Si nos hemos excedido en nuestras palabras,

Tú eres nuestro Padre.

Recuerda que no somos más que barro, sólo te tenemos a Ti.

Padre nuestro, Rey nuestro, apiádate de nosotros.

Si hemos pecado contra Ti, Tú eres nuestro Padre.

Señor, perdónanos, sólo te tenemos a Ti.

Padre nuestro, Rey nuestro, apiádate de nosotros.

En Ti, oh ADONAI, esperamos, Tú eres nuestro Padre.

Sí, nuestro Padre eres Tú, sólo te tenemos a Ti.

Padre nuestro, Rey nuestro, apiádate de nosotros.

Hacia Ti extendemos nuestro paso, Tú eres nuestro Padre.

Concédenos el remedio para nuestro mal, sólo te tenemos a Ti.

Padre nuestro, Rey nuestro, apiádate de nosotros.

Pronto envíanos al Mashíaj, Tú eres nuestro Padre.

Haz que germine la salvación; sólo te tenemos a Ti.

Padre nuestro, Rey nuestro, Tú eres nuestro Padre; sólo te tenemos a Ti.

Padre nuestro, Rey nuestro, apiádate de nosotros.

Avinu Malkeinu…

Padre Nuestro, Rey nuestro, no tenemos otro Rey sino Tú. Padre nuestro, Rey nuestro, ten piedad de nosotros. Padre nuestro, Rey nuestro, concédenos gracia y atiéndenos, porque carecemos de buenos actos.

Haz con nosotros caridad y benevolencia por amor a tu gran nombre, y sálvanos porque nosotros no sabemos qué hacer, y hacia Ti dirigimos nuestros ojos. Acuérdate, ADONAI, de tus misericordias y de tus mercedes, pues ellas existen desde toda la eternidad. Sea para nosotros, ADONAI, tu benignidad, conforme a lo que esperamos en Ti. No te acuerdes de nuestros pecados primeros; lleguen de prisa tus piedades, porque nos debilitamos mucho. Nuestra ayuda reside en el nombre de ADONAI, Creador de los cielos y de la tierra.

Concédenos tu gracia, oh ADONAI, concédenosla, porque estamos muy hartos de desprecio. En tu cólera acuérdate del amor de Abraham; en tu cólera acuérdate del sacrificio de Itzjak; en tu cólera acuérdate de la integridad de Yaakov. Oh ADONAI, sálvanos; atiéndenos, oh Rey nuestro, en el día en que te invocamos.

Porque El sabe de nuestro mal impulso, recuerda que sólo somos polvo. Socórrenos, Elohim de nuestra protección, por causa de la gloria de tu nombre, y líbranos y perdona nuestros pecados por amor a tu nombre.

Shomer Israel…

¡Oh guardián de Israel, cuida el remanente de Israel y no sea destruido Israel, quienes proclaman en cada día: “Oye, oh Israel”!

¡Oh Guardián del pueblo único! cuida el remanente del pueblo único, y no sea destruido el pueblo único, quienes proclaman en cada día: “¡Oye, Israel, ADONAI es nuestro Elohim, ADONAI es Único!”

¡Oh Guardián del pueblo santo! Cuida el remanente del pueblo santo, y no sea destruido el pueblo santo, quienes proclaman en cada día: santo, santo, santo, es ADONAI Elohim.

¡Oh Guardián del pueblo grande! cuida el remanente del pueblo grande, y no sea destruido el pueblo grande, quienes proclaman en cada día: Amén, bendito sea su nombre grande.

SHOMER ISRAEL

SHOMER ISRAEL, SHEMOR  SHEERÍT ISRAEL, VEAL YOVÁD ISRAEL HAOMRÍM BEJOL YOM: SHEMA ISRAEL.

SHOMER GOI EJAD, SHEMOR SHEERIT GÓI EJAD, VEAL  YOVÁD GÓI EJAD HAOMRÍM  BEJÓL YOM: SHEMÁ ISRAEL ADONAI ELOHÉINU, ADONAI EJAD.

SHOMER GÓI KADOSH, SHEMOR SHEERÍT GÓI KADOSH, VEÁL YOVÁD GÓI KADOSH HAOMRÍM BEJOL YOM:

KADOSH, KADOSH, KADOSH.

SHOMER GÓI RABÁ,. SHEMOR SHEERÍT GÓI RABA, VEÁL YOVAD GOI RABÁ HAOMRÍM BEJOL YOM: AMÉN YEHÉ SHEMÉ RABÁ.

 Teanú…

Os sean respondidas y atendidas vuestras oraciones con piedad desde el cielo. Acepte Elohim vuestro clamor y reciba con agrado vuestras plegarias y la voz de vuestros rezos, y cumpla en  vosotros este versículo bíblico: “ADONAI Elohim de vuestros padres añada sobre vosotros mil veces lo que sois, y os bendiga como os prometió” (en los 1O días de penitencia: y nos inscriba en libros de vidas buenas) tal sea su voluntad, y digamos: Amén.

SHIR HAMAALOT. *Cántico de Peregrinos.

De las profundidades te llamé, oh Elohim; ADONAI, oye mi voz, estén atentos tus oídos a la voz de mi súplica. Si a los pecados miras, oh Elohim, ¿quién podrá mantenerse? Pues cerca de Ti hay perdón, para que seas reverenciado.

Esperé. Oh Elohim, esperó mi alma y en tu palabra he aguardado. Mi alma espera a Elohim más que los centinelas a la mañana, más que los vigías a la mañana; espere Israel a ADONAI porque en ADONAI está la misericordia, y hay con El abundante redención. Y El es el que redimirá a Israel de todas sus iniquidades.

KADISH en hebreo.

YITGADAL VEYITKADÁSH  SHEMÉ RABÁ (Amén).

BEALMÁ DI VERA JIRUTÉ VEYAMLÍJ MALJUTÉ. VEYATZMÁJ PURKANÉ VIKARÉV MESHIJÉ (Amén).

BEJAYEJÓN UVYOMEJÓN UVJAYÉ DEJÓL BET ISRAEL BAAGALÁ UBIZMÁN KARÍV VEIMRÚ. AMÉN.

YEHÉ SHEMÉ RABÁ MEBARÁJ LEALÁM ULALMÉ ALMAYÁ, YITBARÁJ VEYISHTABÁJ VEYITPAÁR VEYITROMÁM VEYITNASÉ VEYITHADÁR, VEYITHALÉ VEYITHALÁL SHEMÉ DEKUDSHÁ BERÍJ HU (Amén).

LEELÁ MIN KOL BIRJATÁ SHIRATÁ TUSHBEJATÁ VENEJAMATÁ DAAMIRÁN BEALMÁ VEIMRÚ. AMÉN.

YEHÉ SHELAMÁ RABÁ MIN SHEMAYÁ, JAÍM VESAVÁ, VISHUÁ, VENEJAMÁ, VESHEZAVÁ, URFUÁ, UGULÁ, USLIJÁ, VEJAPARÁ, VEREVÁJ VEATSALÁ, LANU ULJOL AMÓ ISRAEL, VEIMRÚ. AMÉN.

OSE SHALOM BIMROMAV, HU VERAJAMAV YAASÉ SHALOM ALÉINU VEÁL KOL AMÓ, ISRAEL, VEIMRÚ. AMÉN.

Se terminó de recopilar y editar en Cali, Colombia el 31-07-10  – 20 de Av de 5770

Tiene derechos de autoría intelectual basado en  el trabajo de la recopilación.

Puede ser distribuido por cualquier medio, físico o electrónico; cite la fuente y procure  respetar la palabra escrita y no modificarla, por pertenecer a una ceremonia religiosa y como tal debe tratarse.

Si lo imprime, aunque se sugiere que no lo haga) y se daña el texto, no lo arroje a la basura: entiérrelo (Por considersación halájica y de conservacion del medio ambiente).

PorPublicaciones

La Meguilá

Capítulo I

Y aconteció en los días en que juzgaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y cierto hombre de Belén (Bet Léjem) en judá (Yehudá) fue a establecerse temporalmente en la tierra de Moab (Moav), él y su mujer y sus dos hijos. [2] Y el hombre se llamaba Elimelec (Elimélej), y su mujer llamábase Noemí (Naomí), y sus dos hijos Majalón (Majlón) y Quelión (Kilyon), efrateos de Belén en judá (Yehudá). Y llegaron a la tierra de Moab y se quedaron allí. [3] Y murió Elimelec (Elimélej), marido de Noemí y quedó ella con sus dos hijos. [4] Y ellos tomaron para sí mujeres de Moab. Una se llamaba Orpá y la otra Rut, y vivieron allí diez años. [5] Y murieron Majalón  (Majlón) y Quelión (Kilyon), y la mujer se quedó sin sus dos hijos y sin su marido [6]. Y ella se levantó con sus nueras para volver de la tierra de Moab, porque había oído en la tierra de Moab cómo el Eterno se había acordado de Su pueblo dándole pan. [7] Y ella se fue del lugar donde estaba, y sus dos nueras se fueron con ella, y tomaron el camino de retorno a la tierra de Judá (Yehudá). [8] Y les dijo Noemí  (Naomí), a sus dos nueras: “Andad, volveos cada cual a la casa de su madre. El Eterno será bondadoso con vosotras, como lo habéis sido con los muertos y conmigo. [9] Que el Eterno os dé paz cada cual en la casa de su marido”. Luego las besó, y ellas, alzando la voz, lloraron. [10] Y le dijeron: “No, sino que volveremos contigo a tu pueblo”. [11] Y dijo Noemí (Naomí),: “Volveos, hijas mías. ¿Por qué queréis venir conmigo? ¿Tengo acaso más hijos en mi seno que puedan ser vuestros maridos? [12] Volveos, hijas mías, id por vuestro camino, porque soy demasiado vieja para tener marido. Y aunque yo pudiera tener marido esta noche y engendrara hijos, [13] ¿esperaríais que crecieran? ¿Os recluiríais esperándolos y (entretanto) no tendríais marido? No, hijas mías. Me apena mucho por vosotras, pero la mano del Eterno fue contra mí”. [14] Y elevaron sus voces y lloraron otra vez, y Orpá besó a su suegra (y se fue). Mas Rut estrechóse contra ella. [15] Y le dijo Noemí: “He aquí que tu cuñada ya se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses. Anda tras tu cuñada”. [16] Y dijo Rut: “No me ruegues que te deje y que no te siga más, porque dondequiera que tú vayas, iré yo, y dondequiera hayas de vivir, he de vivir yo. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. [17] Donde tú mueras, moriré yo, y allí seré sepultada. Así me haga el Eterno, y más también, si algo, fuera de la muerte, nos separaré”. [18] Y cuando Noemí vio que Rut estaba firmemente dispuesta a ir con ella, dejó de hablarle. [19] De tal modo, ambas siguieron su camino hasta que llegaron a Belén. Y ocurrió, cuando llegaron a Belén, que toda la ciudad se puso en conmoción con respecto a ellas, y las mujeres decían: “¿Es esta Noemí?” [20] Y ella les respondió: “No me llaméis Noemí (Naomi, agradable); llamadme Mará (amarga), porque el Todopoderoso ha obrado muy amargamente conmigo. [21] Salí llena, y el Eterno me trajo de regreso vacía. ¿Por qué entonces llamarme Noemí, viendo que el Eterno dio testimonio contra mí, y el Todopoderoso me ha afligido?” [22] De tal modo volvió Noemí, y Rut la moabita, su nuera, con ella, quienes regresaron de la tierra de Moab a Belén en la época del comienzo de la cosecha de la cebada.

 

Capítulo II

Y tenía Noemí un pariente por parte de su marido, un hombre poderoso de la familia de Elimelec (Elimelej) llamado Booz (Boaz). [2] Y le dijo Rut la moabita a Noemí: “Permíteme ir ahora al campo a rebuscar entre las espigas en pos de aquel en cuyos ojos hallare gracia”. Y (Noemí) le contestó: “Vé, hija mía” [3] Y (Rut) se fue y espigó en el campo detrás de los segadores. Y ocurrió precisamente que esa parcela del campo pertenecía a Booz, que era de la familia de Elimelec. [4] Y he aquí que vino Booz (Boaz) de Belén (Bet Lejem) y les dijo a los segadores: “El Eterno sea con vosotros”. Y ellos le respondieron: “El Eterno te bendiga”. [5] Entonces Booz (Boaz) le preguntó al criado suyo que estaba a cargo de los segadores: “¿De quién es esta joven?” [6] Y respondió el criado que estaba a cargo de los segadores, diciendo: “Es una joven moabita que vino con Noemí desde el campo de Moab, [7] y ella pidió que la dejara rebuscar entre las espigas detrás de los segadores entre las gavillas, de manera que vino y trabajó sin descanso desde la mañana hasta ahora, salvo un momento en que se sentó en la casa”. [8] Entonces le dijo Booz  (Boaz) a Rut: “¿No oyes, hija mía? No vayas a espigar en otra era, ni te pases de aqui. Quédate en estrecha compañía de mis criadas. [9] Fija tus ojos en el campo donde ellas segaren, y anda tras ellas. ¿No he mandado acaso a los jóvenes que no te toquen? Y cuando estés sedienta, vé a los cántaros y bebe de los que han traído los mozos”. [10] Y ella se prosternó, rostro en tierra, diciendo: “¿Por qué he hallado favor a tus ojos para que repares en mí, viendo que soy extranjera?” [11] Y le respondió Booz (Boaz): “Todo se me ha dicho: cómo te comportaste con tu suegra desde la muerte de tu marido, y cómo has dejado a tu padre y a tu madre y tu tierra nativa, y viniste a un pueblo que no conocías. [12] Recompense el Eterno tu obra, y sea tu recompensa completa del Eterno, Señor de Israel, bajo Cuyas alas has venido a refugiarte”. [13] Y ella contestó: “Halle yo favor a tus ojos, señor mío, porque me has consolado y has hablado al corazón de tu criada, a mí que no soy siquiera como cualquiera de tus criadas”. [14] Y le dijo Booz  (Boaz) a la hora de comer: “Ven aquí y come del pan, y moja tu bocado en el vinagre”. Ella pues se sentó al lado de los segadores, quienes le alcanzaron trigo tostado, y ella comió hasta saciarse, y se retiró. [15] Y cuando se levantó para espigar, Booz (Boaz) ordenó a sus mozos: “Dejadle espigar (tranquilamente) entre las gavillas, y no la avergoncéis. [16] Y sacad parte de las gavillas de propósito para ella, y dejad que ella la recoja, sin reñirle”. [17] Y ella espigó en la era hasta el atardecer, y desgranó lo que había recogido, que fue como una efa de cebada. [18] Y ella cargó con eso y marchó a la ciudad. Y su suegra vio lo que había recogido. Sacó también Rut lo que le había quedado para comer después de haberse saciado y se lo dio a Noemí. [19] Y le preguntó su suegra: “¿Dónde espigaste hoy, y dónde trabajaste? Bendito sea el que reparó en ti”. Y Rut le contó a su suegra con quién había trabajado, y dijo: “El hombre con quien trabajé hoy se llama Booz (Boaz)”. [20] Y le dijo Noemí a su nuera: “Sea él bendecido por el Eterno, que no retacea Su benevolencia a los vivos y a los muertos”. Y agregó Noemí (Naómi): “El hombre es pariente cercano nuestro”. [21] Y le respondió Rut la moabita: “Sí, y me dijo: Trabajarás con mis mozos hasta que terminen toda mi cosecha”. [22].Y le dijo Noemí (Naómi) a Rut, su nuera: “Es bueno, hija mía, que salgas con sus criadas y que no aparezcas en ningún otro campo”. [23] De tal modo, Rut espigó junto a las criadas de Booz  (Boaz) el fin de la cosecha de cebada y de la cosecha de trigo, y seguía viviendo con su suegra.

 

Capítulo III

Y le dijo Noemí (Naómi), su suegra: “Hija mía, ¿no he de buscarte descanso para que te vaya bien? [2] ¿Y no tenemos ahora a nuestro pariente Booz (Boaz), con cuyas criadas estuviste? He aquí que esta noche zarandeará la cebada en el granero. [3] Lávate pues y úngete y, ponte tus mejores ropas y baja al granero, pero no te hagas conocer al hombre hasta que haya comido y bebido. [4] Y será, cuando se acueste, que mirarás bien dónde se acuesta, y entrarás después, y descubrirás sus pies y te acostarás tú (allí), y él te dirá lo que deberás hacer”. [5] Y Rut le respondió: “Todo lo que me dices he de hacer”. [6] Y bajó al granero e hizo conforme a lo que le había recomendado su suegra. [7] Y cuando Booz (Boaz) hubo comido y bebido y su corazón estuvo contento fue a acostarse al término de una parva de trigo, y ella vino despaciosamente y descubrió los pies de él y se acostó. [8] Y aconteció a medianoche que el hombre se asustó y se volvió, y he aquí a una mujer a sus pies. [9] Entonces exclamó: “¿Quién eres tú?” Y ella contestó: “¿Soy Rut, tu sierva. Extiende tu manto sobre tu sierva porque eres un pariente cercano”. [10] Y él le contestó: “Bendita seas tú del Eterno, hija mía. Tu proceder ahora ha sido todavía más virtuoso que el anterior, desde que no fuiste tras los jóvenes, ya fueren pobres o ricos. [11] Y ahora, hija mía, no temas. Te haré todo lo que tú digas, porque todos los hombres en el portón (de la ciudad) saben que eres una mujer virtuosa. [12] Además es cierto que soy pariente cercano, pero hay uno más cercano que yo. [13] Pasa tranquila la noche, y será por la mañana que si él quiere redimirte como pariente cercano, que lo haga, pero si no deseare cumplir su parte como pariente tuyo, vive el Eterno que yo he de cumplir mi parte como pariente tuyo. Duérmete pues hasta la madrugada”. [14] Y ella siguió acostada a sus pies hasta el alba, y se levantó antes de que un hombre pudiera distinguir a otro. Porque él había recomendado: “No se sepa que vino mujer al granero”. [15] Y había dicho también: “Trae el manto que tenías puesto y tenlo bien”. Y ella lo tuvo bien, en tanto que él lo llenó con seis medidas de cebada. Y ella se fue a la ciudad.

[16] Y cuando llegó a (presencia de) su suegra, ésta preguntó: “¿Eres tú, hija mía?” Y ella le contó todo lo que el hombre le había hecho. [17] Y dijo: “Estas seis medidas de cebada él me las dio diciéndome que no fuera con las manos vacías a mi suegra”. [18] Y dijo Noemí (Naómi): “Siéntate tranquila, hija mía, hasta que sepas cómo caerá la cosa, porque el hombre no descansará hasta que haya acabado este asunto hoy mismo”.

 

Capítulo IV

 

Y Booz  (Boaz) subió al portón (de la ciudad), y sentóse allí, y aceptó a pasar por allí el pariente de quien había hablado Booz  (Boaz) y le dijo: “¡Oh! ¡Eres tú! Ven, siéntate aquí”. Y se sentó. [2] Y Booz (Boaz) tomó a diez hombres de los ancianos de la ciudad, y dijo: “Sentaos aquí”. Y se sentaron. [3] Y le dijo a su pariente: “Noemí ha vuelto del campo de Moab y vende la parcela de tierra que era de nuestro hermano Elimelec (Elimelej). [4] Y yo pensaba avisarte de ello, diciendo: Adquiérela delante de los que están sentados aquí y delante de los ancianos de mi pueblo. Si quieres redimirla, redímela:pero si no quieres redimirla,dímelo,porque no hay nadie para redimirla fuera de ti,y yo estoy después de ti”. Y él contestó: “La redimiré”. [5] Entonces dijo Booz (Boaz): “El día que compres el campo de la mano de Noemí (Naómi) también adquirirás (por mujer) a Rut la moabita mujer del difunto, para perpetuar el nombre del difunto sobre su herencia”. [6] Y dijo el pariente: “Entonces no podré redimirlo para mí, para no perjudicar mi propia herencia. Toma pues mi derecho de redención sobre ti, porque no puedo redimir (el campo)”. [7] A la sazón esta era la costumbre en Israel en lo concerniente a redenciones y cambios, y confirmaciones de negocios: un hombre se quitaba el calzado y lo daba al otro, y esto servía de testimonio en Israel. [8] El pariente le dijo a Booz (Boaz): “Cómpralo tú mismo”. Y se quitó el calzado. [9] Y Booz anunció a los ancianos y a todos los presentes: “Sois testigos en este día de que he comprado todo lo que era de Elimelec (Elimelej) y todo lo que era de Quelión (Kilyon)  Majalón (Majlón), de la mano de Noemí (Naómi). [10] Además a Rut la moabita, mujer de Majalón (Majlón), la he adquirido para ser mi mujer, a fin de que se perpetúe el nombre del difunto sobre su heredad, para que el nombre del difunto no sea cortado de entre sus hermanos, y del portón de su lugar. De ello sois testigos en este día”. [11] Y todos los que estaban en el portón, y los ancianos, dijeron: “Testigos somos, y haga el Eterno a la mujer que ha entrado a tu casa como Raquel (Rajel) y como Lía (Leá) las dos que edificaron la casa de Israel. Y hazte fuerte en Efrat y sé famoso en Belén (Bet Lejem). [12] Y sea tu casa como la casa de Farés (Péretz), que Tamar le parió a Judá (Yehudá), de la simiente que el Eterno te dará de esta joven”. [13] De tal suerte Booz (Boaz) tomó a Rut y ella fue su mujer, y él llegóse a ella, y el Eterno la hizo concebir, y ella tuvo un hijo. [14] Y las mujeres (de la ciudad) le dijeron a Noemí (Naómi): “Bendito sea el Eterno, que no te ha dejado hoy sin un pariente cercano, y sea su nombre famoso en Israel. [15] Y será para ti un restaurador de vida y un sustentador en tu vejez, porque tu nuera, que tanto te ama, que es mejor para ti que siete hijos, lo ha engendrado”. [16] Y tomó Noemí (Naómi) al niño, y lo puso en su regazo, y fue su aya. [17] Y las mujeres que eran vecinas suyas le dieron un nombre, anunciando: Le ha nacido un hijo a Noemí (Naómi)”, y le llamaron Obed (Oved). Él fue padre de Isaí (Yishai), padre de David. [18] Y estas son las generaciones de Farés (Péretz): Farés (Péretz) engendró a Hezrón (jetzrón), [19] y Hezrón (Jetzrón) engendró a Ram, y Ram engendró a Aminadab (Aminadav), [20] y Aminadab engendró a Nasón (Najshón), y Nasón engendró a Salmón (Salmá), [21] Y Salmón engendró a Booz (Boaz), y Booz (Boaz) engendró a Obed (Oved), [22] y Obed (Oved) engendró a Isaí (Yishái), e Isaí (Yishái) engendró a David.