Tag Archive Abundancia

PorMax Stroh Kaufman

Que son problemas financieros (desde la óptica judía)

¿Qué son problemas financieros?

 

En general, los problemas financieros son eventos, hábitos o situaciones que amenazan la estabilidad y bienestar financiero de una persona o negocio

 

Un problema financiero puede estar relacionado con dos cosas primordiales:

La primera, tener ingresos insuficientes.

Una persona o una familia depende de sus ingresos para pagar sus cuentas, incluida la renta o los pagos de hipoteca de sus hogares, compra de alimentos y otros bienes necesarios, para cumplir sus metas para satisfacer sus necesidades

La segunda: gastos excesivos y/o innecesarios.

A medida que las familias crecen o las preferencias en el estilo de vida se vuelven más complejas, pueden aparecer problemas de gastos innecesarios porque  las personas buscan comprar cosas que creen que quieren o necesitan y les hace “sentirse mejor” como el último smartphone de moda

Es un comportamiento que de pronto se puede encasillar dentro de lo que se entiende como comprador compulsivo.

Los matrimonios pueden tener actitudes diferentes sobre el gasto, el ahorro, el pago de deudas y el presupuesto familiar… el resultado de ello, es una estrategia financiera inconsistente y por consiguiente genera problemas financieros

 

A nivel de negocios ocurre lo mismo (situaciones equivalentes)

Pero sobre ellos recae otro tipo de situación adicional que no es tan fácil de controlar y son los factores externos que tienen que ver con la economía local, regional, nacional e incluso mundial dependiente del tipo de empresa

Es de anotar por ejemplo,

  • Costes laborales excesivos.
  • Desconocimiento del mercado.
  • Márgenes reducidos por costes importantes.
  • Coste de producción poco competitivo.
  • Sistemas contables poco o nada confiables.
  • Problemas con las nuevas tecnologías y su implantación.
  • Conflictos de intereses dentro de la compañía.

Entre muchos

Por supuesto, genera problemas financieros hasta graves

Cuales?

Por lo general tomamos una actitud de “depresión y angustia” que transforma nuestra óptica y genera, conflictos personales, familiares y empresariales muy graves, cuando no hay liquidez para solventar dichos problemas

Es decir, nuestra óptica es negativa

Pero,¿Qué pasa cuando un rabino nos dice “gam zú le tová”? (Esto es para tu bien)

Muchos dirían “este tipo está loco”

Pero si lo miramos así, vamos a encontrar ventajas como un reaprendizaje

La enseñanza es: aprendemos formas eficientes para hacer rendir el dinero, como comer menos en la calle y comprar menos chatarra, adquirir menos créditos de consumo y mejorar los que aún se posean, y, como padres, aprendemos a decir NO a los “antojos de los hijos” e incluso los propios.

Como para dar un ejemplo, vemos que se puede vivir igual con un smart TV de 32 pulgadas que el de 100

Y ahora que?

Lo anterior lo podemos resumir en la siguiente pregunta:

¿Estoy trabajando para vivir o estoy viviendo para trabajar?

Y desde el punto de vista espiritual aplicaríamos el concepto de la Teshuvá

¿Que quiere decir esto?

Varias cosas: la primera es que “bajamos la guardia”

Es decir, por lo general, el dinero nos hace arrogantes y caer en problemas financieros nos disminuye esa arrogancia porque, como está escrito: “El Eterno no puede habitar junto al arrogante”.

En ese momento empezamos a darle un poco más de espacio a HaShem en nuestras vidas.

Entonces, como nos enseñan nuestros rabinos, empezamos a tomar en cuenta nuestros actos y nuestras palabras y vemos que fácilmente cometemos errores que se convierten en pecados de hecho y de palabra

Con el Eterno,  entonces esto suele transformar en una “deuda espiritual”

Evidenciada en problemas financieros

Las deudas financieras son una forma que nos plantean algunos maestros como una forma de pagar la “hipoteca espiritual” que todos tenemos.

Apenas está resuelta esa deuda espiritual, mediante un adecuado mecanismo de Teshuvá,  el Eterno nos garantiza una nueva “estabilidad económica”

Quizás una situación similar la vivió Iyob (Job) quien “perdió todo y luego lo recuperó”

La Teshuvá y la Kavaná nos pueden llevar a “dormir tranquilos” y decir:

Hoy me acuesto a dormir pensando en que todos mis problemas quedaron resueltos, las deudas quedaron canceladas, aunque de alguna manera pareciera que esto no es cierto, y muchas cosas quedaron pendientes.

 

07 de julio de 2018 – 25 de Tamuz de 5778

PorMax Stroh Kaufman

Prosperidad en el judaísmo – Segunda parte

Prosperidad en el judaísmo – Segunda parte

Continuación

Revisamos en la primera parte que, la palabra Prosperidad, proviene del latín prosperitas, que simboliza el éxito que se alcanza en lo que se emprende,

También con lo que sucede a nuestro alrededor, cuando es positivo,

O cuando se trabaja en el desarrollo de un algo, se mantiene en condiciones siempre favorables.

Todos tenemos 24 horas al día… 86400 segundos.

Algunos de nosotros experimentamos comodidad, plenitud y abundancia de tiempo, logrando la prosperidad,

Otros, por otro lado, están siempre apresurados y sin tiempo suficiente… esto es una de las formas de escasez.

Si trabajamos con constancia, disciplina, concentración, dedicación, fuerza, es nuestra forma de llegar a la prosperidad.

Es la prosperidad en el judaísmo de la que queremos hablar y ya iniciamos el tema en una entrega anterior

Si confrontamos algunas (o la mayoría) de las creencias que nos limitan y las conductas negativas que normalmente tenemos; si  aprendemos a reconocerlas y a romper estas barreras, estamos construyendo nuevas posibilidades para crear prosperidad

Ella será la que a la vez, nos traerá independencia y seguridad duradera.

Para recibir y mantener la prosperidad en el judaísmo, cada uno de nosotro debe mantener la palabra  prosperidad en su vocabulario, en su actividad, en forma permanente:

Como dice en Tehilim / Salmos 37:4-5 Deléitate asimismo en Adonai Y él te concederá las peticiones de tu corazón”. “Encomienda a Adonai tu camino, Y confía en él; y él hará”.

También encontramos en Devarim / Deuteronomio 8;18:

Pero debes acordarse del Señor tu Elohim, porque es Él quien te da fuerzas para hacer riquezas, a fin de establecer su pacto que juró a tus antepasados, como lo es en este día

También Devarim / Deuteronomio 28:2

Y todas las bendiciones vendrán sobre ti y se unirán a ti, si obedeces a Adonai, tu Señor.

¿Como hacerlo?

Pero para prosperar, necesitamos ser diligentes e inteligentes:

Mishlé / Proverbios 10:4 Un hombre pobre hace una escala engañosa, y la mano de aquellos que toman decisiones verdaderas los hará ricos.

Yeshaya(hu) / Isaias 48:17 Así dijo el Señor, tu Redentor, el Santo de Israel: “Yo soy el Señor tu Elohim, que te enseña para tu provecho (prosperidad), que te guía por el camino por el que debes ir”.

Estos y muchos más son los consejos que encontramos en la Torá y en el Tanaj que nos indican que nuestra vida tiene que ser próspera.

¿Algo más por adicionar?

Hay un dicho popular que dice: ’’el dinero llama al dinero’’

Por este motivo, la prosperidad, requiere de algún tipo de inversión.

Esta inversión no quiere decir que como “Yo trabajo ocho horas diarias, entonces, voy a trabajar diez horas diarias para prosperar”

Requiere de una planificación estratégica, un tiempo de espera y por supuesto dinero.

Pero lo más importante, es la conexión que establezcamos, en el caso del judaísmo, con El Creador.

Demostrémosle lo buen administrador que vamos a ser con lo que obtendremos.

Eso quiere decir, si quiero dinero en abundancia, tengo que dar algo a cambio que también es dinero…

El judaísmo nos lo enseña como Tzedaká o caridad pero en abundancia, porque de la manera como se da, se recibe.

Esto en el judaísmo abre los sefirot (ya lo mencionamos) y con el tiempo veremos los resultados

Teniendo en cuenta estos consejos y lo que revisamos en la primera entrega de Prosperidad en el judaísmo, debemos ser muy diligentes para que “nuestra mente VIBRE al ritmo que queremos, Y PODAMOS RECIBIR , lo que el UNIVERSO  y EL TODOPODEROSO quiere entregarnos”

 

31 de diciembre de 2017 – 13 de Tevet de 5778

PorMax Stroh Kaufman

Prosperidad en el judaísmo

Prosperidad en el judaísmo

 

Qué es prosperidad?

La palabra Prosperidad, proviene del latín prosperitas, que simboliza el éxito que se alcanza en lo que se emprende, o que lo que sucede a nuestro alrededor es positivo, o cuando se trabaja en el desarrollo de un algo, se mantiene en condiciones siempre favorables.

La prosperidad suele asociarse a la riqueza económica y a la abundancia de bienes, aunque también la prosperidad consiste en tener aquello que una persona quiere y necesita para su vida, ya sea en el planeo material, en el plano espiritual o en ambos.

 

Todos queremos prosperidad y abundancia, pero son pocos los que pueden decir… tengo lo que necesito y más, por consiguiente, logré o alcancé mi meta en lo que a prosperidad se refiere.

Quiénes disfrutaron de la prosperidad en la Torá?

Abraham e Itzjak fueron muy prósperos en sus vidas al igual que Iyob (Job) como podemos concluir en lo escrito en la Torá

Yosef, no sólo fue próspero él sólo sino que también logró la prosperidad en Egipto

Por supuesto el Rey Shlomo fue otro de los personajes prósperos en la Torá y, su padre, el Rey David, también lo fue.

Cada uno a su estilo, por supuesto.

Y en la actualidad?

Mark Zuckerberg, Sergey Brin, Michael Bloomberg, Larry Ellison, Ralph Lauren, Sheldon Adelson, Shari Arison, Jacob Rothschild, Danny Goldberg, entre muchos otros.

 

¿Qué fórmula se podría utilizar para la prosperidad desde la óptica judía?

Veamos primero, en que coinciden los grandes gurús del coaching empresarial y de desarrollo personal como Robert Kiyosaki, Og Mandino, Deepak Chopra, Stephen Covey, Marcus Buckingham, Warren Bennis, Tony Robbins, y muchos otros más…

La coincidencia, arranca en, por lo menos, los siguientes puntos:

  • Tomar conciencia de que somos capaces de hacer lo que nos proponemos
  • Actuar
  • Perseverancia y constancia sin límites
  • Trabajo duro y continuo (sin fin)
  • Abandonar la zona de confort
  • Visualizar y mentalizar lo que queremos
  • Vivir como si… (ya fuéramos lo que nos propusimos)

Estos dos últimos puntos en particular sugieren que “nuestra mente debe vibrar al ritmo que queremos, para que el Universo, nos lo entregue”

Aquí es donde entra un mecanismo que se llama, para los coaching, la Energía del Universo

En este mecanismo, entra la cábala.

¿Qué es y para qué nos sirve en esta condición?

La Cábala, explica que la fuerza que oculta del Creador se manifiesta en nuestra vida a través de unos niveles, que son diez, y se denominan Sefirot, conocidas también como Emanaciones o árbol de la vida.

Las sefirot son canales de energía Divina, que de alguna manera explican la creación del mundo, desde lo infinito hasta lo finito:

En sentido contrario, representan “el camino de regreso” que tiene que tomar el hombre para llegar a su creador.

Son la Fuerza, son la Luz del Creador.

A través de las Sefirot, El Eterno interactúa con su creación

Ellas están orientadas a través de 3 ejes paralelos, como si fuera una escalera, que interactúan entre sí a través de canales energéticos,

A través de esas energías, adecuadamente trabajadas, llegan a ser canalizadas las bendiciones de los mundos superiores para recibirlas y obtener los beneficios que ellas entregan.

Y allí es a donde vamos: una vez “trabajadas y canalizadas”, se reciben las bendiciones, que son el fruto de este trabajo

Trabajo que requiere constancia, disciplina, concentración, dedicación, fuerza, y muchos otros aspectos que permitirán que las “energías vibren a nuestro favor”

No olvidemos que HaShem es bueno, y como dicen nuestros sabios, que Él creó los mundos para beneficiar a Sus creados, ya que es la conducta de El Bueno hacer el bien.

 

Concluimos:

Entonces, llegó la hora de trabajar, sin descanso, saliendo de la zona de confort, y visualizar… que nuestros pensamientos se orienten hacia la prosperidad y tomemos la iniciativa (acción) y se verá el resultado: no dejemos que ellos se confabulan en contra nuestra y no logremos la prosperidad que tanto anhelamos

Fin de la primera parte: Prosperidad en el judaísmo.

01 de Noviembre de 2017 – 12 de Jeshvan de 5778

PorMax Stroh Kaufman

Atraer y mantener dinero: ¿Cómo?

Atraer y mantener dinero: ¿Cómo?

Costumbres y mitos sefaradíes… que se mantienen hoy en día.

Agüeros o no, esta es una forma para atraer dinero, y mantenerlo…

  • En el día del pago de su sueldo, no se debe gastar ni un solo peso, y toda la suma recibida tiene que pasar una noche en casa o (en su cuenta bancaria para hablar de épocas modernas).
  • Conserve un billete durante todo el año.
  • Como quiera que este billete está cargado con su energía positiva, por lo tanto, empezará a atraer más dinero hacia usted.
  • No silbar con la boca en la habitación, porque ello no sirve para atraer dinero extra, como tampoco, si recogen migas de la mesa con la mano.
  • Si le dan pan y sal a alguien, su suerte pasará a la familia de esa persona.
  • Para que haya siempre dinero en casa, hay que poner la escoba con el mango hacia abajo.
  • Los aumentos en el sueldo se hacen al medio día, porque es cuando el sol irradia su máxima energía.
  • No presten dinero los lunes, ni pidan prestado los martes, ni tampoco devuelvan lo que se les prestó los días viernes.
  • Tomen y den prestado en la mañana, porque cualquier manejo de dinero en la noche significa: la bancarrota.
  • En general, traten de no tomar prestado, sino más bien de prestar, así estarán programando al dinero para que siempre se devuelva, adonde está usted.
  • En el bolsillo de su ropa, donde guardan el dinero, tengan siempre un billete o moneda. Por cierto, al dinero no le gustan los “bolsillos rotos”.
  • Su billetera nunca debe estar vacía, allí tiene que haber por lo menos una moneda.
  • Todos los billetes tienen que ponerse con la cara viendo hacia afuera, hacia donde esté su dueño.
  • En su separación más chica, pongan un billete de 1 Dólar o su equivalente, doblado en forma de triángulo.
  • En la billetera, es importante conservar  una “Moneda Feliz” que proviene del primer sueldo, de una persona buena o de un trato exitoso.
  • Esta moneda no debe ser gastada, ya que es un “talismán” o “pitador”, sino el dinero se sentirá como despreciado y no regresará.
  • El dinero obtenido en juegos, apuestas, envites, de manera injusta, encontrado o regalado, no trae la felicidad, y por lo tanto, no tiene que conservarse por mucho tiempo, gástenlo rápido o dónenlo a la caridad.

Habrá siempre… dinero en abundancia.

 

 

31 de Octubre de 2017 – 11 de Jeshvan de 5778

PorMax Stroh Kaufman

Quieres dinero en abundancia?

¿Quieres abundancia de dinero? 

“Abre tu boca y te la llenaré” (Salmos).

¿Estás seguro que quieres dinero? ¿En abundancia?

Para tener dinero en abundancia, encontramos la siguiente explicación dada por el Jafetz Jaim (Polonia, s. XX) quien dijo así:

Cuando vas a dirigirte a alguien, para pedirle dinero, la cantidad de dinero que solicites, siempre dependerá del estatus del otro.

En caso que le estás hablando a un vendedor de periódicos no le pedirás $500; el señor está intentando salir adelante.

Pero si le pides un centavo lo vas a insultar. Entonces le pides $50. Discutirá un poco, pero si te da $20 estará bien.

Cuando quieres dinero, y le pides a un hombre de negocios exitoso $5 dólares, lo estarás insultando.

Pídele un millón de dólares y te dirá que estás loco. Entonces le pedirás $5,000 dólares, discutirás un poco y saldrás con $500 dólares.

 

Ahora llegas ante cualquiera de los billonarios que hay en el mundo. (¡Si te da una cita!)

Si quieres dinero y le pides $500, estás perdiendo su tiempo. Si le pides $5 millones, le discutes y demás, te dará $500,000.

 

En el momento en que te acerques a Tu Creador, no lo insultes. recuerda:  Él es tu padre; te quiere.

Es el Creador del universo. ¿Qué es un billón de dólares? Dice HaShem: “Abre tu boca y te la llenaré”. (El te dará abundancia)

 

HaShem es tu Padre, Él es el Creador de este universo. Te quiere dar todo… Empieza apreciando cuánto ha hecho por ti hasta ahora.

Él quiere hacer mucho más… Tendrás la abundancia que necesitas y solicitas…

 

Al prestar atención a los rezos judíos, te darás cuenta de que le pedimos a HaShem por todo – comida, vivienda, salud, familia, sabiduría, Torá, Israel, paz, espiritualidad y mitzvot.

Así es como un judío reza. El Eterno te quiere dar todo. Te quiere dar abundancia en todo lo que le solicites.

 

¿Que por qué no te lo ha dado aún? ¿Que por qué no te ha contestado? La mayoría dirá: Hay más de siete mil millones de seres humanos, además de toda una galaxia de planetas y estrellas: seguramente tiene que contestar todas esas peticiones primero, antes de contestar las mías…

O, Tal vez, eso no es para ti.

Probablemente te volverías terco, arrogante, tacaño… Tal vez intentarías contratar a otros para que hagan tus objetivos, y te perderías de hacer el esfuerzo de intentarlo.

 

Si lo comparas con esta otra situación, verás cómo el Departamento de Defensa de los Estados Unidos gasta millones de dólares anualmente para mandar señales a estrellas distantes con la esperanza de que exista vida allí. Puede tomar 2,000 años para que las señales lleguen hasta allí, pero siguen esperando…

 

¡Hay esperanza! ¡Siempre la habrá! Depende de ti.

Sigue entrenándote en buenas acciones… con un propósito adecuado, y podrás hacer tuyo el dinero que necesitas… ¡En abundancia! ‘pues está escrito: “Abre tu boca y te la llenaré”

Que así sea… dinero en abundancia.

30 de junio de 2017 – 06 de Tamuz de 5777