Tag Archive Ángeles

PorMax Stroh Kaufman

El mal de ojo ¿Qué hacer con él?

Qué hacer en caso del mal de ojo

El mal de ojo es un artículo para que hablemos del conocimiento acerca de este problema.

En la Torá encontramos el siguiente texto:

“Habló El Eterno a Moshé diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles (en Mi nombre): Yo Soy El Eterno, vuestro Elohim. Como lo que hacen en la tierra de Egipto, en la que viviste no hagáis. Y como lo que hacen en la tierra de Kenaan, hacia donde Yo los llevo, tampoco haréis, y según los estatutos de ellos no iréis” (Vayickrá / Levítico 18: 1-2).

Aquí hablan de brujería, keshafim (1) en hebreo, donde el mal de ojo puede ser interpretado como una de ellas.

Usualmente el “mal ojo” se entiende como el mirar a la otra persona, con intención de que le suceda algo malo.También se incluye en este concepto, el envidiar las posesiones de otro, sentirse mal por su éxito.

Hay claramente 2 tipos de mal de ojo. Uno es el tipo más “racional”, y el otro es el tipo más “místico”. El tipo racional proviene de presumir y tal, lo que puede hacer que alguien se rebele contra nosotros.

El “místico” es aquel que sucede, generalmente, en contra de la voluntad (en hebreo la expresión es Báal Korjón)

¿Que hacer?

Una de las cosas que nos enseñan nuestros sabios es, que no debemos vivir con el temor constante del mal de ojo, o de que los demás quieran desearnos algún daño (esto “aumenta su poder”).

Para explicar lo anterior, tenemos una anécdota de Rabi Janina, donde una mujer, con la intención de querer hacerle daño, tomó polvo de debajo de su cama para maldecirlo.

El Rabi Janina le dijo: Teniendo en cuenta que no hay nada por encima de El Eterno, Sólo si es Su Voluntad, podrás dañarme...

Un remedio propuesto por el Rabino Najman, es el de aumentar estudio de la Torá, la Tzedaka (caridad) y/o difundir el Nombre de HaKadosh Baruj Hú (El Santo Bendito sea Su Nombre), en el mundo.

Otro “remedio para el mal de ojo” es cultivar nuestro propio “buen ojo”, para que podamos, con el mero hecho de “mirar desde nuestros ojos”, y traer bendiciones.

El judaísmo en general, aprueba el uso de una cinta roja, en la muñeca de la mano izquierda, como prevención y tratamiento.

Algunos (o muchos) aprueban el uso del Hamsa (o la mano que incluye el ojo) como medida preventiva, ubicándola en sitios “estratégicos”

Y hasta mirar los tzitzit…

Como medidas “efectivas”, del mismo modo que cuando se busca un médico para curar una enfermedad, se dispone de dos grandes opciones:

Entre los sefarditas tienen una mujer “especialista” en la remoción del mal de ojo, que a través de una mezcla de un metal líquido en el agua (que la ponen a hervir) y una bendición, se forma un ojo y al sacarlo del agua, significa su remoción.

La segunda, de los ahkenazíes. quienes tienen un rabino también “especializado” en la remoción del mal de ojo que mediante oración, basada en textos de la Guemará, remueve este problema (podemos hacer la comparación gráfica con un exorcista).

Hay quienes opinan que la oración llamada “Nega Tzaraat”, compuesta de 12 versículos, todos terminados en la letra NUN, es capaz de eliminarla (nosotros no tenemos esa oración disponible).

Básicamente esos son los (principales) recursos que tenemos para actuar en contra del mal de ojo…

 

  1. Keshafim es un acróstico de debilitan las huestes de los ángeles celestiales, y que fue utilizada, en algún momento, por Rabí Johanan, en una discusión sobre el tema de brujerías, con rabí Hanina, en el Talmud

 

19 de Mayo de 2018 -06 de Sivan de 5778

Jag Shavuot Sameaj

PorMax Stroh Kaufman

Sandalfón

Quién es Sandalfón?

Para la cábala hebrea Sandalfón es un tipo de ángel, que en su particularidad, no lleva el sufijo de “El” en su nombre.
Pareciera pertenecer a la categoría de ángeles que Maimónides clasificó como “Ishim (personas)” o “Benei Adam (hijos del hombre) como su líder, mientras que otras clasificaciones lo ubican dentro de la categoría de “Ofanim (ruedas)”

Según la Cábala, el nombre del ángel, Sandalfón proviene de la palabra “sandal” (sandalia, en castellano).
Y son las sandalias (posteriormente los zapatos) las que nos permiten caminar sobre la faz de la tierra, contactar lo físico y movernos libremente según nuestro deseo.
Los zapatos protegen nuestros pies de las piedras y las espinas que cubren el suelo en el que andamos, mientras caminamos hacia el logro de nuestras metas en la vida.

Según la tradición judía fue el profeta Elías (Eliyahu), de quien señalan las escrituras fue arrastrado a los cielos por un torbellino que lo montó en un carruaje de fuego, quien se transformara en Sandalfón.

Sandalfón, en algunas interpretaciones que dan el Zohar y el Sefer Yetzirá, es considerado como otra manifestación de Metatrón, pero en un nivel inferior, ya que su nombre significa “co-hermano” o “co-operador”
Bajo el anterior punto de vista, estaría ubicado “muy cerca del Eterno”, por lo que a Sandalfón se le atribuye la elaboración de guirnaldas con las oraciones y presentarlas al Santo.

En antiguos piyutim se le presenta como un ángel de la oración , y es tratado como tal por Salomón ibn Gabirol.
Esta posición única es posible ya que, la tradición añade, Sandalfón es tan alto que se extendía por toda la Escalera de Yaakov.

A Moshé se le atribuye haber ascendido “hasta el rostro de Sandalfon” a pesar de su enorme altura…

Hay mucha información controversial sobre este ángel Sandalfón. en Sidrei Shimusha Rabá se le plantea como un ángel de vida y a la vez, un ángel de muerte.

Se dice que él elige el sexo del embrión de una mujer en embarazo, y algunas personas podrían utilizar “su imagen” como un “escudo protector” contra el aborto.

Sobre Sandalfon también se encuentra, por ejemplo en el libro Sefer hayei HaOlám Habá, de Abulafia, que es el ángel que “ata las coronas del creador” y la equivalencia de su nombre por Guematría es equivalente al valor numérico de la frase “El cuerpo que no es corrupto” (Guf sheló yipaséd).

Abulafia, en otro de sus textos señala una relación directa entre Metatrón y Sandalfón como que “el primero administra la bondad y el segundo la maldad”

De que existe Sandalfón en la literatura judía, si.

Y como hemos visto muy superficialmente, son muchas las inquietudes que deja acerca de su función y su estatus, pero podemos hacer una conclusión muy “simbólica” diciendo que se encarga de vigilar nuestros pasos y enviarnos por el camino del bien o por el camino del mal al enviarnos ángeles bajo su encargo para que nos “haga tropezar o caer”

Ampliaremos esta información en un futuro próximo.

Derechos de autoría intelectual para 321judaismo.com

Recopilado por Dr. Max Stroh Kaufman

09 de marzo de 2018 – 21 de Adar de 5778

PorMax Stroh Kaufman

Los ángeles suben y bajan la escalera

 

Y los ángeles suben y bajan la escalera.

 

Y soñó; y he aquí una escalera que estaba apoyada en la tierra; y su extremo superior llegaba al cielo; y he aquí que los ángeles de Elohim subían y bajaban por ella;

Vayajalóm vehíne sulám mutzáv artzá veroshó maguía hashamáima vehíne malajéi Elohim olím veyordím bo.

Así comienza la parashá Vayetz y es de ella, los ángeles que suben y bajan la escalera, a quienes vamos a dedicar unas palabras.

 

¿Qué son los ángeles?

Todos sabemos que son unas criaturas, creadas por El Eterno, para “ayudarle” en sus funciones, como “mensajeros de su palabra”

 

Lo dio a entender el profeta Zacarías / Zajária, cuando explica que ellos “son criaturas santas con vastas capacidades espirituales, pero no pueden hacer ni menos ni más que la capacidad a ellos dada por HaShem”

 

De los ángeles, es mucho lo que se ha hablado y se seguirá hablando: también se le ha dado diferentes clasificaciones y, en el judaísmo la clasificación que se maneja es la elaborada por Maimónides, en 10 tipos de ellos, desde el más básico (Benei Adam) hasta el más elevado (Jayot / Chayot).

 

Y sí: son ángeles que nos hablan, se sientan con nosotros, se paran, caminan, suben escaleras, vuelan, montan a caballo, usan armas, nos escoltan al cielo o al Gehinom, nos llevan profecía, son intermediarios en el diálogo con HaShem, cantan en el coro celestial del Eterno (Kadosh, Kadosh, Kadosh), hacen la voluntad de Nuestro Creador, graban nuestros hechos en el libro de la vida, nos llevan y nos traen mensajes divinos, actúan como conserjes celestiales y guardias de seguridad (llamados en ocasiones como ángel guardián), nos levantan el ánimo, y nos ayudan en tiempos de necesidad.

 

Sabemos también, por enseñanzas de nuestros sabios, que cuando cumplimos una mitzvá creamos un ángel bueno y cuando cometemos una falta creamos un ángel de esos que llamaríamos “del bando contrario”, quienes son los que nos va a JUZGAR

Nuestros ángeles en cuestión, los que suben y bajan las escaleras, Suben hacia el Todopoderoso, para gozar de su presencia, bajan hacia nosotros para obedecer a sus órdenes, Porque fue Él, quien les encargó de protegernos con sus cuidados…

Cuando suben en dirección a la contemplación de HaShem, buscan la verdad y se sacian de ella constantemente.

Cuando descienden, son ellos los que nos amparan en todos nuestros caminos.

Teniendo en cuenta que estas criaturas, son mensajeros del Todopoderoso que nos son enviados para nuestra ayuda.

Como sucede en el caso del Shabat, que hay multiplicidad de ángeles escoltando nuestro camino de regreso del servicio religioso hacia la residencia.

En el caso de Yaakov, quien más adelante se llamará Israel, le estaban mostrando, mediante el acto físico de subir y bajar escaleras, todos los altos y bajos por los cuales tendría que atravesar…

Porque sus acciones podrían elevarlo a un nivel inclusive superior al de los ángeles, pero que también podrían llevarlo a un nivel inferior al de los animales.

Con ello, daría ejemplo al resto de la humanidad.

Mostrándole que, los humanos, al poseer alma, trascendemos y somos superiores a los mismos ángeles, porque somos seres dinámicos, que podemos trascender…por encima de nuestras limitaciones.

Que podemos (y debemos) estudiar la Torá y trabajar en ella para trascender

Si en algún momento deseamos saber cuáles serán los designios de HaShem, simplemente debemos ahondar cada vez más en la Torá, lo que nos permite absorver la infinita sabiduría del Todopoderoso.

Como lo han hecho los grandes sabios de cada generación, quienes constantemente se encuentran en este elevado plano espiritual y a quienes solemos acudir en pos de un consejo y una apropiada guía

Ellos, aprovechándose de esa cualidad, serían los más indicados para decirnos de qué manera podemos actuar (como consejeros).

Aprovechemos nuestras vidas y seamos lo más importante en este mundo. ¡Cumplamos nuestra meta y misión!

¡Como lo hacen los ángeles!

Tendremos que subir y bajar muchas escaleras…

Pero que no sea una limitación ni una excusa, porque como figura en el Tratado de Berajot 64:

Los sabios de la Torá no tienen descanso, no en este mundo y no en el que está por venir. Siempre se encuentran en constante crecimiento, en movimiento, nunca permanecen estáticos”.

16 de Noviembre de 2017 – 27 de Jeshvan de 5778

Material revisado, recopilado y elaborado por Dr. Max Stroh Kaufman para 321judaismo.com

PorMax Stroh Kaufman

Angeles en el judaismo

ÁNGELES EN EL JUDAÍSMO

Primera entrega.

¿Existen los ángeles en el judaísmo? ¿Qué son y qué función desempeñan? ¿Qué forma y que tamaño tienen?

Son muchos los interrogantes y los mitos que existen alrededor de estas “criaturas” y el concepto que ronda, en la mayoría de nosotros es que son seres inmateriales o espirituales cuyos deberes son los de asistir y servir a Dios: por lo general, con dos alas, materializados en forma de niños pequeños o de adultos, pero que también se presentan como animales o incluso como objetos.

Antes de entrar a  detallar que son los angeles en el judaísmo, debemos tener en cuenta una de las explicaciones del Maharal de Praga, quien nos dice que, En Yom Kipur, cada judío se convierte casi en un ángel:

“Todos los mandamientos, preceptos, leyes que El Eterno nos ha ordenado hoy en Yom Kipur, están diseñados para remover al máximo posible, la relación física de cada individuo, hasta que se transforma casi completamente en un ángel.”

 

El judaísmo nos enseña que hay una gran variedad de ángeles(1), los cuales se diferencian entre sí, por los diferentes niveles que ocupan: encontramos una clasificación realizada por Maimónides, en su trabajo  Yad haJazaká: Yesodei haTorá,

En este trabajo nos describe diez categorías de ángeles en lo que correspondería a la Jerarquía angelical judía, en orden descendente: “Jayot HaKódesh”  (Animales Santos), cuyo nivel es el superior,  “Ofanim” (Círculos), “Erelim” (Luces Divinas),   “Jamshalim” (Destellos), Serafim (mal traducido como Serafines), “Malajim” (Ángeles), “Elohim” (Poderosos), “Beney Elohim” (Hijos de Poderosos), “Kerubim” (mal traducido al español como Querubines) e “Ishim” (Personas).

El mismo Rambam describe que los ángeles no son esos seres con alas blancas que van “revoloteando” en los cielos: dice que sus cuerpos, son a la vez amorfos, pero también conformados por el viento y el fuego.

“Los ángeles están sujetos al concepto de espacio.

Algunos son tan grandes como “la distancia [que se puede recorrer] en 500 años.”

Otros ángeles son tan inmensos como una “tercera parte del universo”.

¿Dónde los encontramos mencionados?

 

Revisemos:

Rango Ángel Notas
1 Jaiot Ha Kadesh
2 Ofanim Ver Ezequiel 1:15 – 2:1Ver Daniel 7:9 y Libro de Enoj
3 Erelim Ver Isaías 33:7
4 Hashmalim Ver Ezequiel 1:4
5 Serafim Ver Isaías 6:1-3
6 Malajim Mensajeros, ángelesSe le aparecieron a Hagar en Bereshit / Génesis 16:9; a Abraham en Bereshit / Génesis 22:11;  a Lot en Bereshit / Génesis 19;1; ascendían y descendían por una escalera en el sueño de Yakov en Bereshit / Génesis 29:12 y nuevamente se le aparecen a Yakov en Bereshit / Génesis 31:11-13. Di-s promete enviarle uno a Moshé en Shemot / Éxodo 32:2 y envío uno a pararse frente al camino de Balaam en Bamidbar / Números 23:31.
7 Elohim “Seres celestiales”
8 Benei Elohim “Hijos de seres celestiales”  Ver Bereshit / Génesis 6:4
9 Querubim Ver Talmud Haguiga 13b
10 Ishim (2) – Benei Adam “seres con aspecto de hombres”, ver Daniel 10:5-11

 

 

Estos últimos son los ángeles que hablan con los profetas y que son vistos por ellos en una visión profética. Por esta razón se denominan “personas”, pues su nivel está cercano al de los seres humanos.

No podemos olvidar que la Torá también menciona a los Nefilím, interpretados por su nombre como “ángeles caídos”, de la siguiente manera:

Bereshit / Génesis 6:4 Los gigantes estaban en la tierra en aquellos días, y también después, cuando conocieron los hijos de los señores a las hijas del hombre y les parieron hijos; éstos fueron los valientes que siempre hubo, varones de fama.
Hanefilím hayú baáretz bayamím hahém vegám ajaréi jen asher yavóu benéi haElohim el benót haadám veyaledú lahém hemá haguiborím asher meolám anshéi hashém.

Estos nefilim, fueron unos antes del diluvio y otros, después de ese evento: para algunos estudiosos, y, también según la tradición rabínica, ellos corresponden a los pueblos mencionados bajo los nombres de  Anakim (anaquitas),  Refaim (refaitas),  GibborimZamzummim, y Emim (emitas), siendo todos de la misma raza Nefilim, y todos son nombres que se traducen por “gigantes”.

En nuestra entrega de hoy empezaremos a detallar los ángeles, desde la categoría más inferior, e iremos ascendiendo hasta la número uno (semejando las cuentas de los “top 10” que acostumbran a hacer los medios de difusión masivos)

10.- ISHIM – PERSONAS

La primera manifestación en la Torá donde encontramos el término Beneí Adam está en Bamidbar / Números 23:19 donde dice:

Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta.
¿Acaso dice y no hace? ¿Acaso promete y no cumple?

Lo Ish El vijazev ubein adam veyitnejém Hahú amár veló osé, veló yaasé  vedibér veló yekiména

Otro sitio donde se encuentra este término es en Yob 16:21: dice así: Disputadores son mis amigos, más ante Adonai derramaré mis lágrimas ¡Ojalá pudiera disputar el hombre con Adonai como con su prójimo!

Veyojáj leguéber im Elohai ubéin adam le reehú.

Y Yob 35:8 diciendo: A un hombre como tú lo daña tu impiedad; y a un hijo de hombre le es provechosa tu justicia.

Leísh camója rishéja u le benadám tzidkatéja.

También encontramos algo en los Tehilim / Salmos 8:4 donde está escrito: digo: ¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre para que lo visites?

Má Enósh ki tizkeréinu uben adám ki tifkidéinu?

Otro hallazgo en Tehilim / Salmos 80: 17-18 que dice: Sea tu mano sobre el varón de tu diestra, sobre el hijo de hombre que para ti afirmaste. Así no nos apartaremos de ti; vida nos darás e invocaremos tu nombre.

Tehí yadéja al ish yeminéja veál benadám imátzta lejá. Veló nasóg miméja tejayéinu ubeshimjá nickrá.

Otra mención está en Isaías 51:12: Yo, yo soy vuestro consolador ¿Quién eres tú para que tengas temor de los mortales y de los hijos de los hombres, que son como el heno?

Anojí anojí hu menajamjém Mi at vatireí meenosh yamút umi ben-adám jatzír?

Sin embargo la más clara descripción que se tiene de uno de estos seres, es la que nos brinda Daniel 10:5 – 8 diciendo: Alcé mis ojos y miré, y vi un varón vestido de lino y ceñida su cintura con oro de Ufaz(3). Su cuerpo era como de berilo, su rostro parecía un relámpago, sus ojos como antorchas de fuego, sus brazos y sus pies como de color de bronce bruñido, y el sonido de sus palabras como el estruendo de una multitud. Sólo yo, Daniel, vi aquella visión. No la vieron los hombres que estaban conmigo, sino que se apoderó de ellos un gran temor y huyeron y se escondieron.

No olvidemos que los escritos, para los seguidores de Jesús, Yeshúa, Yeshu en cualquiera de sus denominaciones, nombran a este tipo de ángeles de la siguiente forma:

Mateo 13:41: Enviará el Hijo del hombre a sus ángeles, y recogerán de su Reino a todos los que sirven de tropiezo y a los que hacen maldad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.

¿De dónde se podría explicar esta concepción? En los textos de la Cábala y del Zohar que dicen que Los Ishim son los que están encargados de la edificación del reino de Dios en la Tierra, y que por su parecido al hombre podrían acompañarlos en cualquier momento, y ser descritos como ángeles guardianes.

Su líder es el ángel Sandalfón(4).

 

——————————-

(1)    Los ángeles y la clasificación que se va a revisar está basada únicamente en los textos hebreos y no en ninguna corriente angelical moderna.

(2)    Ish (persona) y esh (fuego) tienen la misma escritura, y por ello en algunos momentos se señalan a los ángeles como seres de fuego.

(3)    Si bien Ufaz u Ofaz, no se ubica, hasta el momento en ninguna parte y hay analistas que sugieren que, decir oro de ufaz equivale al Oro Ofir, vale la pena aclarar que el texto hebreo trae la palabra en las dos citas, por lo cual no se considera como una equivocación de algún traductor, ya que hay fuentes que relacionan a Ufaz con la Cólquide, que es el sitio donde la leyenda describe que Jasón encuentra el vellocino de oro, en la zona del Mar Negro.

(4)    Los textos místicos describen que los profetas, una vez parten del mundo terrenal, se unen para formar parte de este ángel. De él se dice que con su medio hermano, Metatrón recogen las oraciones del pueblo judío para entregársela directamente, a Adonai.

16 de marzo de 2013 – 05 de nisan de 5773