Tag Archive El poder de la oración

PorMax Stroh Kaufman

Oración diaria de un arquitecto

Oración diaria de un arquitecto:

¿Cómo podría ser la mejor oración diaria de un arquitecto, adaptada al punto de vista judío?

 

    • Oh Creador de todas las cosas, ayúdame.

 

  • En Tu eterna providencia, me has escogido a mí para cuidar el bienestar del hombre a través de la vivienda y las obras que ejecute.

 

    • Hoy, como todos los días saldré al mundo de tu mano que me guía para vagar por la senda que conduce al éxito y la felicidad.
    • Yo no pido ni oro ni prendas pero si que tu voluntad me guíe para que pueda adquirir la habilidad necesaria para aprovechar mis talentos.

 

  • Yo ahora me encuentro dispuesto a aplicar y dedicarme, por mí mismo, a los oficios de mi profesión. Auxíliame, Eterno, Todopoderoso, en esta gran labor que puede beneficiar a toda la humanidad, para la cual, sin Tu ayuda, nada tendrá éxito.
  • Que mi relación con clientes, contratistas y cualquier otro profesional esté regida bajo el concepto de amor al prójimo.

 

  • Que mis obras, dondequiera que se encuentren, generen el menor impacto medioambiental posible, por el beneficio de todas las criaturas

 

    • Señor, has enseñado al león y al águila cómo cazar y prosperar con dientes y garras. Enséñame a cazar con palabras y a prosperar con diseños para que yo pueda ser un león entre los hombres y un águila en el mercado sin pretensiones ni orgullo.
    • Ayúdame a permanecer humilde a través de los obstáculos y fracasos pero no ocultes de mi vista el premio que acompañará a la victoria.

 

  • No permitas que la sed de lucrar, la ambición por la fama, el reconocimiento y la admiración interfieran con mi profesión.

 

    • Asígname tareas en las que otros hayan fracasado pero guíame a arrancar las semillas del éxito de sus fracasos.
    • Confróntame con temores que templen mi espíritu pero dótame de valor para reírme de mis dudas.
    • Dame los días necesarios para alcanzar mis metas pero ayúdame a vivir este día como si fuera el último.
    • Guía mis palabras para que den frutos pero sella mis labios para que no diga tonterías y nadie sea calumniado.

 

  • Llena mi alma con gentileza y calma para cuando los colegas mayores, orgullosos de su edad, deseen desplazarme, rechazarme, o con mala gana y voluntad me quieran enseñar, cosas erradas.
  • Permìteme llegar también a una edad avanzada sobre esta tierra, para disfrutar con modestia absoluta, las obras logradas durante el ejercicio de mi profesión.

 

    • Disciplíname en el hábito de intentar e intentar de nuevo pero muéstrame la manera de hacer uso de la ley de los promedios.
    • Favoréceme con el estado de alerta para reconocer las oportunidades pero dótame de paciencia para concentrar mi fortaleza.

 

  • No permitas que nunca me distraiga.
  • Que ningún pensamiento extraño distraiga mi atención de mis labores y que mi mente se concentre en los proyectos que me ayudarán a crear y moldear fantasías para aquellos que me las solicitan.

 

    • Báñame de los buenos hábitos para que los malos se ahoguen pero concédeme compasión ante la debilidad de los demás.
    • Házme saber que todas las cosas pasarán pero ayúdame a contar mis bendiciones de hoy.
    • Expónme ante el odio de aquel que es extraño pero llena mi copa de amor para convertir a los extraños en amigos.
    • Todas estas cosas sean por tu voluntad.
    • Déjame llegar a ser todo lo que planeaste para mí cuando fui sembrado como semilla y seleccionado por ti para germinar en la viña del mundo.

 

  • Dame la Fortaleza necesaria para esta gran misión con la cual yo puedo beneficiar a la humanidad, para lo cual, sin Tu ayuda ni la más mínima cosa llegará a lograr su objetivo ni tener el éxito requerido.

 

  • Ayuda a este humilde arquitecto. Guíame, Señor.

 

 

  • Amén

 

Adaptación libre del texto de “A Salesman’s Prayer”  del libro “The Greatest Salesman in the World.” de Og Mandino

PorMax Stroh Kaufman

El poder de la oración

EL PODER DE LA ORACIÓN

 

Una oración, desde el punto de vista gramatical,es un conjunto de palabras, reunidas, organizadas en categorías, con límites precisos, que sirven para expresar ideas, de forma completa, con una estructura muy particular.

Desde el punto de vista religioso, una oración es el mismo concepto descrito previamente, pero que son dirigidas, hacia una santidad, el cielo, un dios, un ángel, un espíritu etc. por una persona que es considerado creyente de esa entidad (santidad), como si se tratase de una comunicación entre dos personas.

En el judaísmo, a grandes rasgos, hablamos de dos tipos de oración, la “completa y la incompleta”

La primera de ellas la podemos “subdividir” en “oración con fe” y en oración con “empeño, empuje y referencia”

El Talmud nos dice [Rosh Hashana 18a]: que dos personas que presenten una condición específica igual entre ellos (enfermedad, por ejemplo) es posible que uno se mejore y el otro no se mejore, ¿Esto a qué se debe? A que uno de ellos obtuvo respuesta a sus oraciones, mientras que el otro no.

Y todos sabemos que hay respuestas “inmediatas y tardìas”

La Guemará complementa el pasaje anterior diciendo:para el que rezó una “oración completa” su petición fue respondida y para aquel que no rezó una “oración completa” no fue respondida.

¿Cuál es la definición de una “oración completa” frente a una “oración incompleta”?

NUNCA LO SUBESTIMES

La respuesta está en el poder de la oración.

Este poder está descrito por la palabra kavana [intención].que reúne las dos características en la que subdividimos la oración completa.

Encontramos, entre las enseñanzas de nuestros sabios, cómo el Rabino Elya Lopian explica que significa una “oración completa” (tefila shlema) indicando que la persona cree en el poder de la oración.

Que la oración tiene Kavana (intención).

Él creía en el Poder del Todopoderoso y el poder de sus propias oraciones y, por lo tanto, fue respondido. Una persona creyó en el poder de la oración, sin embargo, la otra persona no confió en que su oración sería respondida.

(Lo que normalmente sucede en la mayoría de nosotros, porque no vemos una “respuesta inmediata”).

La hermana del Rebe Kotzker una vez estuvo enferma y nada la ayudó.

Ella fue a ver a su hermano, el Rabino, y le pidió que le diera permiso.

Él la miró y dijo: “No hay nada que pueda hacer por ti” y luego cerró la puerta, de golpe, sobre su rostro.

Su hermana luego comenzó a llorar, “Maestro del Universo, mi propio hermano no me ayudará. ¡Debes ayudarme! “

El Rabino Kotzker abrió la puerta y dijo:” Esto es lo que quería escuchar. No es el Rebe Kotzker quien puede ayudarlo ni a los médicos que pueden ayudarlo, solo el Todopoderoso puede ayudarlo. Solo quería llevarte a esa realización. Una vez que hayas llegado a esa realización, estarás bien “.

Esta es la definición de una” oración completa “.

Esto es el poder de la oración.

 

El Baal Shem Tov dice que las oraciones son asuntos “que se paran en las alturas del mundo”, sin embargo, como habíamos anotado, las personas los tratan a la ligera.

Muchas veces, oramos y nuestras oraciones tienen un impacto cósmico, aunque no reconozcamos ese hecho y aunque pensemos que nuestras oraciones han quedado sin respuesta.

No vemos los resultados, a veces se convierte en el efecto que no se siente hasta generaciones después.

Creemos que cuando oramos por ejemplo, por NUESTRO miembro enfermo de la familia, las oraciones tienen que ayudar a NUESTRO miembro enfermo de la familia.

Eso es comprensible.

Pero no sabemos el poder de la oración.

Muchas veces, a pesar de que la persona específica en estado crítico puede pasar, que nuestras oraciones por él o ella puedan tener impacto para salvar muchas otras vidas, también necesitadas, del poder de la oración.

Entonces, otra persona clamará y agradecerá porque vio reflejado lo que también pudiera estar solicitando, en sus oraciones, aunque fueran oraciones “incompletas”.

 

Redactado y recopilado el 17 de octubre de 2017 – 27 de Tishrei de 5778 para 321judaismo.com

Fuentes varias.