Tag Archive Éxito

PorMax Stroh Kaufman

Exito: definición y la perspectiva judía

ÉXITO: DEFINICIÓN

 

Éxito es un término proveniente o relacionado con exitus del latín, que significa salida, y se refiere al  resultado o la consecuencia acertada de una acción o de un emprendimiento.

Hay que tener en cuenta que la noción de éxito es subjetiva y relativa.

Porque una cosa es ganar una competencia, allí se fue exitoso UNA SOLA VEZ, mientras que en otros campos de acción, por ejemplo estudios, negocios, entre otros, es de permanente dedicación y esfuerzo

Una vez se alcanza el éxito en estos campos, siempre habrá otra persona que quiera superarnos, y por ello es la dedicación

A menudo asociado con la victoria y la obtención de grandes méritos, el éxito es parte de nuestra vida casi cotidiana y en general no se comparte con mucha gente.

En lo que hace a la subjetividad, podemos decir que cada vez que nos proponemos algo y lo conseguimos, sea mejorar nuestras condiciones laborales, aprobar un examen, dejar de fumar o simplemente ahorrar dinero para darnos un gusto, somos exitosos.

Sin embargo, la sociedad suele establecer una relación entre éxito, riqueza material y fama. Esta visión distorsionada y pobre de la realidad, afecta a muchísimas personas, generando un esquema simplificado de la vida que separa a exitosos de fracasados.

Y es justamente esta última palabra la que, al ser tomada como contrapartida de la primera, genera aún más confusión.

El éxito no debería ser entendido como algo unidimensional, sino como la consecución de un objetivo, sea pequeño y de carácter íntimo o grande y con gran repercusión.

Cabe destacar que la psicología habla del miedo al éxito cuando alguien que está cerca de alcanzar alguna meta personal desarrolla una acción, ya sea inconsciente o consciente, para no prosperar.

Ese miedo al éxito: es un miedo a veces innato en cada individuo o creado por la presión de amigos y familiares, este miedo se infunda en que la persona decide tomar un camino, pero las palabras, que desde niño se nos han inculcado como “ten cuidado”, “es peligroso” y muchas otras, tienen más peso que nuestra voluntad.

Muchas veces el miedo al éxito también es el resultante de los engaños que nos transmiten los medios de comunicación gracias a retorcidos y engañosos mensajes.

A veces también sucede que, los seres humanos no siempre ansiamos lo mejor para nosotros y nos conformamos escasamente con “lo que tenemos”, y pocas veces nuestros deseos nos mueven hacia resultados satisfactorios y beneficiosos.

La religión y los mensajes religiosos también ejercen una fuerte influencia en el resultado.

Todo lo relatado anteriormente, genera que, aquella persona, que se ha establecido un objetivo específico o determinado,experimente en su cerebro, sensaciones que le incomodan, le angustian, y le impiden continuar con la determinación que se tiene; y allí está presente ese miedo al éxito, que nuestra mente maneja a la perfección y no nos deja abrirnos hacia el camino que todos queremos.

ÉXITO EN EL JUDAÍSMO

El éxito en el judaísmo lo podemos resumir en una sola frase: “De acuerdo con el esfuerzo, así será la recompensa”

Lo dice Pirke Avot 5:27; libro que hace parte del Talmud, el cual recoge TODA la Tradición Oral, desde que la recibe Moshé en el Monte Sinaí. hasta que llega a la Gran Asamblea,y allí la distribuye en instrucciones específicamente dirigidas hacia los padres.

El éxito para el judaísmo supone que en algo debemos estar fallando, ya que cada mañana se nos brinda una oportunidad renovada de apuntar a la trayectoria del éxito. (Nos lo demuestra el rezo matutino)

Cada mañana oramos por todo, la salud, la parnasá, Israel, y cubrimos todos los aspectos de nuestras vidas (la terrenal y la del Olam HaBá) y hacemos énfasis en las virtudes y rasgos únicos y particulares que El Eterno nos dió; por ejemplo, el hombre dice “gracias por no hacerme mujer” y la mujer dice “gracias por crearme a Tu voluntad”

También podemos verlo cuando Moshé le pregunta al Todopoderoso “¿quién soy yo para ir al Faraón?” Nuestros sabios nos dicen que HaShem no le responde, ya que es Moshé quien debe descubrir  quién es, y debe moldearse para cumplir con su misión

El concepto anterior lo refuerza Maimónides, con su texto Leyes de Teshuva 5: 2 diciéndonos que ”Todos y cada uno de nosotros los judíos deberíamos esforzarnos por llegar a ser tan grandes como Moshé “.

El judaísmo sabe qué, procesos elementales de nuestras vidas como iniciar, conformar y mantener un negocio; tener un título universitario, inventar un producto; curar a un paciente, ganar una demanda, son cosas que todos tenemos que hacer y, lograrlas, es parte del éxito. Prácticamente para ello estamos en este mundo.

Aún tener una familia y garantizarle a ellos un “adecuado estilo de vida” es parte de nuestra razón de existir

Pero, el judaísmo no olvida que tenemos un alma, que hay que alimentar, de igual manera como se alimenta el cuerpo y hay una serie de consideraciones que observar, descritas en la Torá, que sirven de “alimento espiritual” y no son muy difíciles de manejar.

Ejemplo: cultivar la amabilidad a pesar de todos los inconvenientes. Pedir disculpas cuando se lastima a alguien: Levantarse todas las mañanas para elevar una oración. Dar caridad a alguien aún cuando no la haya solicitado.

Son ellos y muchos más, los pequeños momentos de conexión, bondad, sabiduría y amor que alimentan el alma.

Somo llamados  “Hijos del Eterno” Banim atem laAdonai Elohéijem (Deuteronomio / Devarim 14:1, y en Talmud – Pirkei Avot 3:18). Nuestro Padre Celestial, por consiguiente quiere que tengamos todo lo bueno.

Pero con un equilibrio entre lo racional y lo espiritual.

Esto es justamente lo que el Talmud, en palabras del Rabino Yishmael, opina: “Combina el estudio de la Torá con una ocupación mundana”

Es sólo enfocar nuestros esfuerzos por el camino correcto, como lo describe la siguiente leyenda: Se cuenta la historia del rabino Levi Itzjak de Berditchev, que vio a un hombre corriendo sin aliento por el mercado.

“¿Se puede saber por qué estás corriendo tan rápido?”, Preguntó el rabino.

“¿Qué quieres decir con por qué estoy corriendo tan rápido? ¡Me apresuro en mi búsqueda de mi sustento! “

“¿Cómo sabes que tu sustento está frente a ti y estás corriendo para alcanzarlo? Tal vez está detrás de ti, ¡y en realidad estás huyendo de eso! “

 

Lo hemos visto centenares de veces: cuando Israel hace la voluntad de HaShem, ellos tuvieron “lluvia de bendiciones”, lo que implica éxito..

Este es el verdadero secreto del éxito: Independientemente de nuestras limitaciones mortales, nuestro potencial para la grandeza es ilimitado cuando tenemos el poder del Todopoderoso detrás de nosotros.

 

13 de Noviembre de 2017 – 24 de Jeshvan de 5778

PorMax Stroh Kaufman

Negatividad en el judaísmo

Negatividad en el judaísmo

Negatividad: ¿Qué es?

Es la cualidad de lo negativo

LA NEGATIVIDAD EN EL JUDAÍSMO

18 ASERCIONES ACERCA DE LA NEGATIVIDAD

 

Rambam escribió: Quien evita la felicidad, será juzgado culpable por su falta de alegría.

Por lo tanto, la negatividad para el judaísmo (está en contra de):

1.- El derecho de obtener placer por parte de su Creador, porque cada persona está rodeada de un potencial ilimitado para el placer y el disfrute.

2.- De estar del lado y contar con todo el amor del Eterno

3.- De construir una Relación con El Todopoderoso a través del cumplimiento de las mitzvot, porque cada acto en la vida puede ser dirigido a crear un lazo eterno con Él.

4.- Está en contra de la serenidad del alma, la plenitud y una satisfacción en el nivel más profundo.

5.- El fortalecimiento de los lazos familiares, siendo este uno de los objetivos más importantes de la Torá…

6.- Ser rico: Dice el Talmud: ¿Quién es rico? ¡El que está contento con su porción!” (Pirké Avot 4:1).

7.- Disminuye tu apreciación de los placeres simples de la vida.

Explicó el Rabino Avigdor Miller: “Estaba caminando en la calle cuando quien me acompañaba se quejó de la polución del aire en esta ciudad.

Me preocupó que su negatividad pudiera dañar mi valoración del gran regalo del oxígeno y de la respiración.

Apenas llegué a casa sumergí la cabeza en agua y no respiré durante un largo minuto. ¡Ahora nuevamente valoro la posibilidad de respirar!”

8.- Aumenta la envidia, el deseo material implacable y la búsqueda de honor, logrando así que la persona sea retirada de este mundo” (Pirké Avot 4:27).

9.- Aumenta el sufrimiento y el resentimiento.

10.- Nos lleva a una vida repleta de preocupaciones y a una existencia miserable.

11.- Aumenta nuestra exposición y predisposición al Lashon Hará

12.- La negatividad difícilmente nos dejará ver y sentir “cuando el vaso está lleno y rebosante”, por lo tanto impedirá que nuestras relaciones con los demás se tornen más amables, más compasivas y más importantes,y por supuesto, no nos permitirá ver y enfocar que es lo bueno que hay en los demás.

13.- Nos lleva a una carrera sin reglas y sin ganadores no mejora nuestra autoestima.

14.- Nos lleva a olvidarnos de, al menos de un principio fundamental:

“No aborrecerás en tu corazón a tu hermano… No te vengarás ni guardarás rencor…Vaikrá / Levítico 19:17,18

15.- También la negatividad crea prejuicios, y, lo más probable, es que nuestra esperanza para cumplir algún sueño, se vea truncada.

16.- Nos aleja, a cada uno de nosotros, de la capacidad o del poder de crear milagros.

De acuerdo con Cábala, si podemos visualizar algo que queremos, es porque ya existe.

Lo único que nos aleja de ellos son los bloqueos que ponemos en el camino a través de nuestra negatividad.

17.- Baruj Spinoza nos habló acerca de tener contactos con personas positivas: ellos potencian nuestras energías, además de darnos alegría, mientras que con personas negativas, se disminuyen nuestras energías y nos producen tristeza.

18.- : “Caer presa de la influencia de la negatividad no requiere mucho de nosotros.

Escoger la creatividad no es un acto voluntario sino una ausencia de esfuerzo. Elevarnos por encima de lo negativo y escoger conectar con lo positivo requiere un gran esfuerzo. Como un sabio cabalista dijo una vez: “Escalar una montaña es difícil pero caer de ella no requiere trabajo en lo absoluto”.

La frase uvearta hará mikirbeja se repite muchas veces en varias de las porciones o parashiot de la Torá

La misma se traduce literalmente como: “… y extinguir la negatividad de tu interior” –

Recordemos entonces que, mientras mayores sean nuestras acciones positivas (bloqueando todo tipo de negatividad), como por ejemplo, restarle importancia a lo que los demás opinen de tí, o cuando entiendas que el fracaso es sólo un paso hacia el éxito, entonces mayores serán las autopistas espirituales a través de los cuales la Energía del Universo entrará a nuestro reino físico, en cada momento de nuestras vidas, creándose y abriéndose las puertas de las bendiciones de abundancia y prosperidad. – Tanto en este mundo como en el Mundo por venir.

 

16 de Abril de 2016 – 8 de Nisan de 5776

PorMax Stroh Kaufman

Huracán y Grandeza Personal – 2

Huracán y Grandeza Personal

Segunda parte

¿Qué se necesita para que un huracán sea grande? ¿En qué consiste su grandeza?

 

Dice la NASA que los huracanes, y las otras manifestaciones, son como motores gigantes que usan aire cálido y húmedo como combustible. Se forman sólo sobre océanos de agua templada, cerca del ecuador.

El aire cálido y húmedo sobre los océanos se eleva desde cerca de la superficie. Como el aire se mueve hacia arriba y se aleja de la superficie, causando un área de menor presión de aire cerca del océano.

El aire con mayor presión de las áreas circundantes llena el área de baja presión. Luego, este “nuevo” aire se torna cálido y húmedo y también se eleva.

En la medida en que el aire cálido continúa subiendo, más aire circundante gira para ocupar su lugar. Cuando el aire cálido y húmedo se eleva y se enfría, el agua en el aire forma nubes.

Todo el sistema de nubes y aire gira y crece, alimentado por el calor del océano y el agua que se evapora de la superficie. Al girar, cada vez más rápido, se forma un ojo en el centro.

En el ojo todo es muy tranquilo y claro, con una presión de aire muy baja. El aire de presión alta superior baja hacia el interior del ojo.

Después de que esta corriente alcanza determinada velocidad, es cuando empieza a cambiar su nombre y constituirse en tormentas de diferente índole, hasta llegar a conformar los huracanes, ciclones, y/o tifones, que hemos mencionado.

Allí es donde interviene la escala de Saffir-Simpson, que los estratifica, de 1 a 5 según la velocidad de los vientos: aproximadamente así: Hasta 100 km/h son Tormentas tropicales; entre 100 y 155 pertenece a la Categoría 1; entre 156 a 179 km/h, hacen parte de la Categoría 2:  Entre 180 a 207 km/h, son Categoría 3; Entre 210 a 251 km/h, pertenece a la Categoría 4 y mayores de 255 km/h son huracanes Categoría 5.

 

Como podemos apreciar, los huracanes “toman lo necesario” de la naturaleza: el calor de las aguas, el frío del aire, y se forman, como revisamos: dicen algunos expertos en cambios climáticos que el incremento en las temperaturas por la quema de combustibles fósiles, son los causantes que los huracanes sean “cada vez más grandes”

Cuando un ser humano dice, haber nacido para la grandeza, o toma el camino de la grandeza, la autosuperación (para ser millonario, ser un gran artista, el mejor en una disciplina deportiva etc) puede ser comparado con un huracán…La persona empieza con lo que tiene a su disposición, como el huracán: en el caso del individuo, porque sabe que es

buena en algo, reconoce sus habilidades y sus talentos y empieza a trabajar en ellos: a desarrollarlos: esto sirve para que suelan definir lo que quieren hacer con sus vidas y se apegan a sus convicciones.., que comparándolo con el huracán, empieza a girar con más fuerza: una vez llega a esta etapa, el ser humano empieza a fijarse grandes metas y altos estándares por cumplir — y tomar la acción necesaria para llegar a ellos, y con el fin de que ello sirva como una escalera hacia el éxito, como factor potenciador y motivador de tus logros.

En este caso, lo que comenzó como un pequeño cambio climático, ya se transforma en una tormenta tropical: sus cambios empiezan a hacerse notorios.

El siguiente paso está dado por la persistencia; aquellos que llegaron a conquistar la grandeza, no se dejaron desmotivar por sus fracasos.

En vez de eso, consideraron  las fallas y las decaídas como un incentivo para intentarlo mucho más fuertemente, como lo haría una tormenta tropical, que por condiciones climáticas puede debilitarse: sin embargo, vuelve a tomar fuerza, como lo han hecho muchos huracanes y continúan creciendo: estas son personas que actúan.

Todo el tiempo se les ve haciendo cosas; mediante la acción, es que se llegan a las soluciones.

Lo mismo sucede con el huracán: permanentemente está actuando, produciendo cambios en la naturaleza, enfriando las calientes aguas del océano y enfriando el ambiente con sus fuertes vientos, moviendo incluso el agua de un lugar a otro como hacen los monzones en la India para que sus aguas puedan ser utilizadas para la agricultura, o para la supervivencia de la flora y la fauna en el desierto de Mojave.

El ser humano, por último, termina teniendo un “Por Qué”. Una pasión, un deseo ardiente que los lleva a realizar lo necesario para convertir su sueño de grandeza en una realidad. Y LO HACEN, dejando una huella en toda la humanidad, como queda el recuerdo de cuanto huracán ha pasado por las diferentes áreas geográficas.

El defecto de algunos es “tocar tierra” como lo hacen los huracanes, que les debilita su fuerza, su grandeza, su majestuosidad y se pierde toda huella de su actuar, es decir, “pierden el norte” y se conforman, apagándose su energía y su grandeza se desintegra.

Un tipo de ejemplo de ser “huracán” en la Torá nos lo dá el libro de Bereshit / Génesis cuando dice:

Y sembró Isaac en aquella tierra y halló (cosechó) aquel año. ciento por uno, y el Eterno lo bendijo. Y se engrandeció el hombre y fue creciendo más y más (en los bienes), hasta que se volvió muy grande (poderoso). Y tuvo posesión de rebaños y posesión de ganado y gran servidumbre, y los filisteos le tuvieron envidia.

Uno de los problemas es el momento en que la grandeza se vuelve destructiva: el huracán, en su paso, destruye lo que el hombre ha construido, inuida regiones donde el ser humano habita y por eso se le cataloga de peligroso y los titulares resaltan lo “poderosamente destructivo” en lo que refiere a lo material, donde se pierden “miles de millones de dólares” con cada paso: igualmente puede llegar a ser una persona cuya grandeza “destruya” a los que están a su alrededor, con sus actitudes, opiniones, cambios imprevistos de comportamiento, que pueden ser concientes o inconcientes, acabando con las cosas buenas que anterior a esta fase, la persona haya podido realizar

¿Te gusta la grandeza? Aprovecha la oportunidad y el ejemplo que te brinda la naturaleza, con los huracanes, pero no te excedas, puedes simplemente llegar a “tocar tierra” y desvanecerte, más rápidamente de como llegaste a la grandeza.

Fin de la segunda parte.

Redactado para 321judaismo.com por Dr. Max Stroh K. el 11/09/17 – 20 de Elul de 5777

PorPublicaciones

REFLEXIÓN (JASÍDICA) DE LA SEMANA.

Reflexión jasídica

Patrocinada por www.321judaismo.com

Una mujer se encontraba en el antejardín de su casa y vió a tres hombres, con largas barbas, sentados en frente de su casa.
Ella no los reconoció, pero al verlos, les dijo: No creo conocerlos, pero puedo imaginar que están con hambre; por favor sean bienvenidos a mi casa para que coman algo.
“¿Está el hombre de la casa?” Preguntaron.
“No”,contestó. El salió.
Entonces, no podemos entrar, contestaron ellos.
En la tarde, cuando su esposo regresó, ella le comentó lo ocurrido. El hombre le dijo: ¡Vé y diles que ya regresé e invítalos a entrar!
La mujer así lo hizo pero ellos le dijeron: los tres no podemos entrar juntos a la casa…
¿Cómo es esto? Preguntó la mujer… Y uno de los hombres le explicó: Su nombre es bienestar, señalado a uno de ellos; al Segundo lo señalo y dijo: su nombre es éxito y el mío es amor.

¡Anda y discute con tu marido a cuál de los tres dejaría entrar!

La mujer corrió donde su esposo y le contó lo sucedido: ante ello, él respondió: Es fantástico lo que te ha sucedido: dijo; dado que ese es el caso, invita a Bienestar, para que llene nuestra casa de Bienestar.

Sin embargo, su mujer replicó, al no estar de acuerdo: ¿Por qué no invitamos a éxito?
La nuera que estaba atenta a la conversación, escuchando desde un rincón, dijo: ¿Por qué no invitar a Amor? Así nuestra casa estaría llena de amor.
¡Hagámos caso de esta sugerencia! Dijo el hombre. ¡Ve e invita a Amor!
La mujer se dirigió a los tres ancianos y les preguntó: ¿Cuál de ustedes es Amor? ¡Por favor, sea nuestro huésped de honor esta noche!

Amor se levantó y comenzó a caminar hacia la casa; los otros dos también se levantaron y lo siguieron…
Sorprendida, la mujer se dirigió a Éxito y Bienestar diciéndoles: Yo solo invite a Amor: ¿Por qué vienen ustedes también?
Uno de los ancianos le contestó:
Si hubieras invitado a Bienestar o a Éxito, los otros dos, tendrían que permanecer fuera, pero como has invitado a Amor, donde quiera que él vaya, nosotros vamos con él
¡Dondequiera que esté el amor, están el bienestar y el éxito!

Interesante reflexión jasídica….

13-de Enero de 2011 08 de Shevat de 5771