Tag Archive Homo Sapiens

PorPublicaciones

Parashá Balak

Parasha Balak

Una y otra vez, cada año, regresamos a una parashá “extraña” en la cual, tal vez es la segunda y ultima vez que un animal habla con una persona: el animal le habló:

“¡¿Acaso no soy yo tu asna, en la que has cabalgado desde que existes hasta este día? …?!”

Vatomer haatón el Bilám hálo anojí atonéja asher rajávta alái meodjá ad hayóm hazé hahaskén hiskánti laasót lejá?  

Bilám debió consentir que el animal tenía razón.

Las posiciones de nuestros sabios nos dicen, basándose en 1 Reyes 4:34 o 1 Reyes 5:14 según la versión que se consulte, que Shlómo, gracias a su enorme sabiduría,  hablaba con los animales, como dice:

“También enseñó acerca de las bestias y las aves, los reptiles y los peces”.

Esto es algo que a cualquiera le haría “enloquecer”; sin embargo, y asombrosamente, la ciencia nos ha demostrado, con diferentes estudios, que no solo el ser humano es el único capaza de hablar: la ballena jorobada tiene una de las expresiones de comunicación más complejas del reino animal.

¿Qué dice la ciencia?

Investigadores dirigidos por un científico del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han confirmado matemáticamente que el lenguaje de estas ballenas posee su propia sintaxis…

Que está compuesto por unidades de sonido que a su vez generan “frases”.

Éstas, además, pueden combinarse para formar cantos que llegan a durar hasta varias horas, y esto gracias a que los mamíferos marinos tienen gran limitación en los sentidos de la vista y el olfato, lo cual hace que sean más dependientes del sonido…

Este canto del que estamos hablando, le sirve, por ejemplo al macho, para atraer a las ballena hembra, con fines reproductivos.

Los científicos continúan sus estudios con otros animales como los loros y  la capacidad que ellos tienen de relacionarse.

Se sabía que utilizaban su siringe, órgano vocal de las aves que se encuentra situado entre la tráquea y los bronquios.

Pero también se conoce que su lengua, a través de pequeños movimientos, puede dar forma al aire y diferenciar sonidos, de una forma muy similar a la del hombre.

Los delfines también nos invitan a reflexionar acerca de los misteriosos caminos de la Naturaleza.

La ciencia ha demostrado que  en estos animales  hay algo que han llamado “zonas silenciosas” en la corteza cerebral (el neocórtex), que no aparecen en ningún otro animal a excepción del hombre;

Se supone que estos animales tienen un alto grado de inteligencia gracias a su enorme cerebro, y ello permite la presencia de un sistema de comunicación inteligente…

¿Cómo?

Esto lo hacen de dos formas: la primera, a través de un sistema de expresión propiamente verbal, mediante la emisión de unos silbidos a través de sus espiráculos nasales.

Este tiene lugar casi siempre en el agua, aunque en presencia de seres humanos pueden emitir sonidos a través del aire.

El otro se basa en una serie de chasquidos que configuran un sistema de comunicación semejante al radar o sonar de un barco.

Los silbidos emitidos por los delfines resultan ininteligibles para el hombre debido a que su tono y su frecuencia son diez veces más altos que los de los lenguajes humanos.

Revisando los aspectos que tienen que ver con la comunicación humana, encontramos que difiere de la animal en siete aspectos que los lingüistas han formulado:

Resultados

  • 1) posee dos sistemas gramaticales independientes aunque interrelacionados (el oral y el gestual);
  • 2) siempre comunica cosas nuevas;
  • 3) distingue entre el contenido y la forma que toma el contenido;
  • 4) lo que se habla es intercambiable con lo que se escucha;
  • 5) se emplea con fines especiales (detrás de lo que se comunica hay una intención);
  • 6) lo que se comunica puede referirse tanto al pasado como al futuro, y
  • 7) los niños aprenden el lenguaje de los adultos, es decir, se transmite de generación en generación. Sin embargo, muchas investigaciones en diferentes especies de animales, han demostrado que muchas de estas características no son exclusivas de los seres humanos.
  • Lo especial de los seres humanos es que relacionan una serie limitada de unidades gramaticales y de signos separados para formar un conjunto infinito de oraciones que bien pudieran no haber sido oídas, emitidas, leídas, escritas o pensadas con anterioridad.

También se sospecha, porque aún la ciencia no ha dado su veredicto final, es que fue en la era de Neandertal cuando se inició el lenguaje, pero hasta la aparición del Homo sapiens no se dio una evolución lingüística significativa.

Así pues, el lenguaje humano puede contar, aproximadamente, con 30.000 ó 40.000 años de existencia, sin importar si tuvo un origen único o fueron “varios idiomas” los que se generaron simultáneamente.

Y nuestros sabios?

¿Qué aprendemos nosotros de nuestros sabios acerca del lenguaje, hablar, comunicarnos?

Maimónides, uno de los que más datos ha aportado al respecto nos dice que hay, para el ser humano, cinco categorías del habla.

(1) Obligatoriedad:

El discurso que la Torá nos obliga a pronunciar.

El principal ejemplo de ello es el estudio de Torá. (Maimónides no menciona la oración.

Supongo que esto es porque la oración no se considera “discurso” per se, pero es más de una actividad interna, meditación.)

(2) Digno de elogio:

Este es un discurso de que no es ordenado por la Torá, sino que responde a un objetivo positivo.

Esto incluiría los complementos, que permiten alabar a la gente buena y cualidades, y también denigrar las malas cualidades.

También están incluidas las palabras que inspiran, que tocan el alma de los oyentes y que incita a los que escuchan, a elevarse, a ser mejores,  caen bajo esta categoría.

(3) admisible:

el discurso que se refiere a nuestras empresas y nuestras necesidades básicas – alimentos, ropa, etc. Uno es considerado digno de elogio si se reduce al mínimo su intervención en esta categoría.

(4) Indeseable:

Se relaciona con palabras vacías, con las que el oyente es muy poca la ganancia que va a obtener.

Esto incluye la mayor parte de lo que escuchamos en las noticias.

Los comentaristas pueden hablar y dar  ejemplos o, también discutir la forma  cómo alguien se convirtió en una persona rica o como muere, su estilo de vida, la ropa que usa, etc.

También hechos tan banales y de tan poca importancia, como por ejemplo, la forma como una pared fue construida, porque y si tiene o no alguna utilidad.

(5) Prohibido:

Todo lo que la Torá prohíbe explícitamente – la maldición, los falsos testimonios, chismes (ya sea verdadera o falsa), lenguaje vulgar, etc.

Algunas conclusiones…

De lo anterior se obtiene la conclusión que lo que quiera que hablemos, en forma de discurso o conversación oral, escrita o representativa, debe ser conciso y al grano.

Siempre debemos tener cuidado de que nuestras palabras sean las más adecuadas y que sean elegidas cuidadosamente.

Hablar demasiado es contraproducente en casi todas las áreas.

Incluso en relación con el estudio de Torá del Talmud: de este mismo se deriva que, hay que enseñar a sus alumnos del modo más conciso como sea posible (Pesajim 3b).

Y del mismo modo, la Mishná mencionada concluye: “El que habla en exceso provoca el pecado.”

Varias enseñanzas podemos obtener al respecto:

Escuchar

La primera, nos dice que, hagamos lo que hagamos, o digamos lo que tengamos que decir, :

“El Eterno conduce a la persona por la senda que desea transitar – le advierte una y otra vez, pero si insiste, no le impide el paso aun si esto terminará en la auto-destrucción” (Makot 10).

La segunda, a través de las palabras del Rey David en el Salmo 34 ,

Ella nos obliga a cuidar lo que digamos y nos enseña:

“¿Quién es el hombre que desea la vida, ama días para ver bien? (Mi consejo es) Guarda tu lengua del mal y tus labios de engaño, etc”

Leer fonéticamente

La tercera, nos la recuerdan las palabras del profeta Mija, 6:5: “Mi pueblo: recuerda qué intención tuvo Balak… y qué respondió a él Bilám… para que reconozcas la Bondad de Adonai”.

Es decir, mientras más apegados estemos a la Torá, más protección del Eterno tendremos.

Terminemos nuestra enseñanza de la Parasha Balak, con la siguiente parábola:

Había una vez un hombre sabio cuyo burro nunca comía de la cosecha de otras personas.

Éste servía completamente a su amo, porque el hombre se había convertido en alguien tan elevado que incluso el burro se elevó con él.

Lo que tú hagas o digas, afecta a todos los que te rodean.

Cuando creces, tus hijos, tu cónyuge, e incluso tus mascotas crecen contigo.

Lo contrario también es cierto. Cuando tú caes, los afectas a todos.

Concluimos nuestra revision sobre la parasha Balak.

 

Terminado de redactar el 02 de Tamuz de 5771 – 04 de Julio de 2011

 

MATERIAL ELABORADO POR GRUPO EDITORIAL 321JUDAISMO.COM  

TIENE DERECHOS RESERVADOS DE AUTORÍA INTELECTUAL

SE PERMITE SU LIBRE DISTRIBUCIÓN POR CUALQUIER MEDIO FÍSICO Y/O ELECTRÓNICO, BAJO LAS SIGUIENTES CONSIDERACIONES:

1.- NO DEBE SER UTILIZADO CON FINES LUCRATIVOS

2.- NO DEBE SER DESTRUIDO SI SE DAÑA EL MATERIAL, SINO ENETRRADO,

POR CUESTIONES HALAJICAS Y DE CONSERVACION DEL MEDIO AMBIENTE.

3.- NO DEBE MODIFICARSE SU CONTENIDO

LLEVA PALABRA QUE MERECE EL DEBIDO RESPETO POR SALIR DE LA FUENTE DEL TANAJ Y SUS LIBROS COMPLENTARIOS.