Tag Archive Impresión 3-D

PorMax Stroh Kaufman

Impresión 3-D en Medicina

Israel desarrolla la impresión 3-D en medicina

Tomado del Diario Aurora del 26/10/17

El Ministerio de Salud de Israel ha establecido un comité para examinar las implicaciones más amplias del uso de impresoras 3-D, a la luz de su creciente uso en diversos procedimientos médicos en los hospitales.

El comité abordará una amplia gama de preguntas y escenarios asociados con la introducción de impresoras 3-D en el mundo de la medicina.

El panel, encabezado por el Dr. Naftali Meidan del Hospital Beilinson, Petaj Tikva, incluye médicos, reguladores y economistas, así como expertos en derecho y la ética.

Los videos en línea, la amplia cobertura de los medios, las charlas de TED, los artículos científicos y el uso creciente en instituciones médicas no dejan lugar a dudas…

Se espera que las impresoras 3-D se conviertan en un componente significativo del mundo de la medicina y la investigación en el futuro inmediato.

Un número creciente de pacientes ya están caminando con partes del cuerpo que han sido creadas por una impresora 3-D, incluidos los huesos de la mandíbula, las narices y varias vértebras.

Las capacidades tecnológicas y la calidad del material imprimible están mejorando rápidamente, impulsadas por la industria de impresión 3-D.

Los médicos se están acostumbrando a ejecutar simulaciones antes de la cirugía usando modelos precisos, hechos a pedido, y utilizando accesorios también producidos por las impresoras 3-D.

El uso actual de impresoras 3-D se basa en lazos entre hospitales y varias compañías de tecnología comercial, que suministran impresoras y los conocimientos técnicos necesarios.

Sin embargo, los sistemas de salud en los países occidentales, incluyendo a Israel, aún no saben cómo hacer frente a esta nueva tecnología, o la forma de incorporarla en el mundo de la medicina desde una perspectiva regulatoria.

Actualmente, el campo está abierto de par en par y cualquier desarrollador o empresa puede hacer impresoras 3-D e incorporarlas a diversos procedimientos médicos.

El comité, convocado por la Dra. Osnat Luxenburg – la directora de tecnologías médicas en el Ministerio de Salud – discutirá estos temas en paralelo con las discusiones que se llevan a cabo en foros similares en Estados Unidos y Europa.

Uno de los miembros del comité admite que el uso de impresoras 3-D es lógico, pero no es sin problemas…

.“Hay una tendencia a creer que podemos resolver muchos problemas mediante el uso de estas impresoras, lo que no siempre es cierto”, dijo el profesor Samer Srouji del Centro Médico Galilea de Nahariya.

“También hubo casos que terminaron con complicaciones, causando infección y daño al paciente.

Esta área requiere regulación, con protocolos y directrices claras en su lugar”, agregó.

Las cuestiones éticas relacionadas con el uso médico de las impresoras 3-D serán cada vez más desafiantes a medida que el campo de la bio-impresión 3-D comience a crecer.

El objetivo final en esta área es poder imprimir una variedad de órganos y organismos vivos, desde el cartílago hasta los ojos y el hígado, incluyendo mejoras y adaptaciones.

La implementación de estas ideas todavía está en su infancia y la mayoría de los expertos creen que tomará años, sino décadas, antes de que las impresoras 3D impriman los órganos adecuados para el trasplante.

Se espera que el siguiente paso realista sea la impresión de tejidos o parches, que se pueden usar para ayudar a reparar órganos defectuosos.

“Esta es una área nueva e intrigante.

Existe una clara comprensión de su enorme potencial, pero no debemos ser negligentes con respecto a sus aspectos regulatorios y éticos…

… Estamos cegados por nuestra fascinación por los dispositivos y la innovación ”, dijo otro miembro del comité, el Prof. Gil Siegal, director del Centro de Salud, Derecho y Bioética en la Academia Ono de Kiriat Ono, y profesor de la Universidad de Virginia.

Lidiar con tales cuestiones éticas hoy es tratar de adelantarse, asumiendo que la impresión de órganos ocurrirá algún día, incluso si ese día queda muy lejos.

Otros asuntos giran en torno a la pregunta ética de qué es un ser humano y cuáles son los límites de ser humano.

¿Una persona que tiene el 90 por ciento de sus órganos fabricados por una impresora todavía se considera un ser humano?

¿Una persona con órganos actualizados e impresos con capacidades mejoradas todavía califica como humana?

Estas preguntas sólo serán más importantes a medida que el área avance y se desarrolle.