Tag Archive Judaismo en Español

PorMax Stroh Kaufman

El impacto del judaísmo en la civilización – Quinta parte

El impacto del judaísmo en la civilización – Quinta parte

Continuación

5.3 CRISTÓBAL COLÓN

En los años previos a la firma del Decreto de la Alhambra hay en España una gran presión tanto de políticas internas como externas y los Reyes Católicos no se escapan de ello como dirigentes:

El sólo hecho de que los judíos eran dueños de grandes riquezas y poseedores de altos cargos, permitió el surgimiento de  odio a los ojos del pueblo y de la jerarquía católica, que consideraba a los judíos como los responsables de la crucifixión de Jesucristo y además eran practicantes de ritos satánicos.

En algunas ciudades, los judíos eran acusados de envenenar los pozos, secuestrar niños para beber su sangre o de querer, en contubernio con la nobleza, convertir a la población al judaísmo.

Esto, en algunos casos, ocasionó violentas persecuciones antisemitas, intrusiones y matanzas en las juderías, e incluso expulsión de las ciudades.

Para muchos es conocido el origen judío de ambos reyes y la presencia de muchos funcionarios tanto conversos como judíos a su alrededor.

El rey Fernando era biznieto de Paloma de Toledo:

La Reina tenía entre su consorte a cuatro secretarios allegados, de origen converso: Fray Antonio de Marchena, astrónomo del Instituto de Santa María de la Rábida (de la corriente franciscana, su hermano fue condenado a la hoguera por “judío renegado”).

La Marquesa de Moya, su amiga íntima; Fray Hernando de Talavera, su confesor;   y, el cronista, Hernando del Pulgar.

Es por ello que vemos que existían motivos muy especiales para que los judíos de Castilla y Aragón proporcionaran grandes fondos y grandes regalos con la finalidad que esta boda se efectuara .

Con este trasfondo aparece Cristóbal Colón, capaz de crear uno de los logros más grandes de la humanidad,  

Un hombre demasiado influyente en la civilización occidental, hombre de orígenes desconocidos para muchos, misterioso, cuyo apellido figura con muchas variantes, tales como Coullon, Colomb, Colombo entre los judíos de España, Francia

En este país encontramos a Joseph Colon ben Solomon Trabotto, también conocido como el Maharik, nacido en. 1420, en Chambéry…

Ejerce su cargo como rabino en ciudades como rabino en Pieve de Sacco, y en Mestre, en el territorio Veneciano, en  Boloña and Mantua y fallece en el año 1480) en Italia:

En este último país los Colombo provienen de Colon de Piamonte y a su vez de Colonia en el Rin, con datos de una extensa colonia de origen judío que data de muchos años antes de Jesús Cristo,

Y por el lado de su madre, el apellido Fontanarosa proviene de la familia hebrea Ponti Rossi;

Su esposa y su amante son consideradas como de origen converso; sus características físicas son descritas como hombre rubio, pecoso, de ojos claros, rubicundo: comportamiento mercantilista, con afán de lucro y mesiánico;

Algunos historiadores explican que el uso de la palabra genovés era un sinónimo de judío,

De la misma forma como los portugueses también eran identificados como judíos y,

Conocedor del idioma castellano por provenir de familia sefardita que tuvo que huir de España en el año de 1391;

También está documentado el uso de símbolos en sus cartas a su hijo Diego compatibles con las palabras en hebreo “Baruj HaShem” o bendito sea Su Nombre…

Fue conocedor de los textos bíblicos, citando frecuentemente el Libro de los Profetas en sus cartas, y haciéndose llamar “servidor del mismo Dios que crió a David”…

Deja entrever  sus raíces judías, que son aprovechadas por los conversos de España para financiar su campaña y estimular a los Reyes, a apoyar dicho proyecto.

Se cree que la octava parte del costo de los viajes lo proporcionó Gabriel Sánchez, tesorero mayor del Reino De Aragón, cuyo padre y suegro fueron quemados en la hoguera por judaizantes y herejes.

Otros patrocinadores de la campaña de Colón fueron Luis de Santángel quien concedió un préstamo equivalente a cinco millones de maravedíes, sin intereses;

También intervinieron Juan Cabrera (cuyo abuelo murió en la prisión del Tribunal de la Inquisición) y Fray Diego de Deza, de la corte real de la Reina, con lo que se soporta la teoría de que ella financió la campaña.

La historia nos enseña que la Reina tomó interés en el proyecto después de la insistencia que tuvieron el Cardenal de España, Pedro González de Mendoza y a Luis de la Cerda, Duque de Medinaceli, ambos de sangre judía. quienes tuvieron que defenderse de las acusaciones del Tribunal.

Juan Colonia, secretario del Reino de Aragón y judío por línea materna, firmó la Capitulación de Santa Fe y la Carta de Privilegios de 1492,

Alli quedaron estipulados las condiciones económicas a las que tenía derecho Colón.

Para realizar el viaje, Cristóbal Colón, en primer lugar, nunca se apoyo de sacerdotes católicos en la misión, y lo acompañaron personajes como Rodrigo Sánchez de Segovia, veedor real de la armada y pariente de Gabriel Sánchez, tesorero real;

También Luis Torres de Murcia, de quien se dice falleció en la histórica toma de la Fortaleza de la Natividad en la Isla la Española, por parte de la población local:

Maestre Bernal, médico y boticario; Rodrigo de Triana; Diego de Arana, pariente de su segunda esposa,

Efraím Benveniste de Calahorra, los cirujanos Marco y Juan Sánchez de Córdoba, todos de origen converso.

Llevó consigo traductores de hebreo porque esperaba encontrar quienes hablaran este idioma y suponen algunos historiadores, que las primeras palabras dirigidas a los nativos fueron en hebreo.

En los viajes sucesivos, muchos de los denominados marranos, benéi anusím y cristianos nuevos, se desplazaron a los nuevos territorios,

Todo porque había que huir de las presiones a las cuales se encontraban sometidos, por el estilo conflictivo de vida de la España local.

El Edicto de Alhambra que obligaba a los judíos a salir de España el 31 de julio de 1492 fue postergado por los reyes hasta el 2 de agosto:

Esta situación la aprovechó Cristóbal Colón para “acuartelar” a su tripulación desde el día anterior, sin informarles que iban a zarpar a buscar los territorios de la India.

El conocía que “después de cierta hora, la milicia urbana, la Santa Hermandad y los familiares de la Inquisición saldrán a averiguar si ya no hay más judíos en España”.

Continuará en la sexta parte del impacto del judaísmo en la civilización

07 de Noviembre de 2010 – 30 de Jeshvan de 5771

PorMax Stroh Kaufman

El impacto del Judaísmo en la civilización – Tercera parte

Judaísmo y civilización: El impacto – Tercera parte

Continuación de la segunda parte.

5.- REPASO HISTÓRICO

¿Qué tal si pasamos por otro pequeño repaso histórico?

Alejandro Magno, nacido en 356 antes de la era común, se convierte en rey en el año 336 de esa misma época: en tres colosales batallas, condujo a su ejército a la victoria frente al ejército persa, creando un imperio cuya máxima expansión, era desde Egipto hasta India.

En ese pasar, construyó seis ciudades, todas llamadas Alejandría, de las cuales sólo la Alejandría de Egipto sobrevive hasta el día de hoy.

Cuando la cultura griega se mezcló con la cultura del medio oriente, se creó un nuevo híbrido cultural, llamado Helenismo, con una influencia monumental en el Imperio Romano, en el Cristianismo y en el Oeste.

Durante su campaña militar contra Persia, llegó a Egipto, pasando por lo que hoy en día es Israel.

La narración respecto a la primera interacción entre Alejandro y los judíos se encuentra registrada tanto en el Talmud (Tratado Yomá 69a) como en el libro “Antigüedades Judías” del historiador judío Flavio Josefo (XI, 321-47).  

En ambos relatos el Sumo Sacerdote del templo de Jerusalém, manifestando un gran temor de que Alejandro fuera a destruir la ciudad, salió a su encuentro antes de que llegara a la ciudad.

La narración, en ambos textos, describe como Alejandro, al ver al Sumo Sacerdote, se bajó de su caballo y le hizo una reverencia.

En el relato de Flavio Josefo, cuando el general Parmerio le preguntó la razón, Alejandro respondió: “No hice una reverencia ante él, sino ante el Dios que lo ha honrado con el Sumo Sacerdocio; pues he visto a esta misma persona en un sueño, con esta misma apariencia”.

Alejandro pudo interpretar la visión del Gran Sacerdote como un buen presagio, y por tanto se apiadó de Jerusalém, absorbiendo pacíficamente a la tierra de Israel en su creciente imperio.

Como tributo a su conquista apacible, los sabios declararon que los primogénitos de aquella época fueran llamados Alejandro, el cual sigue siendo un nombre judío hasta el día de hoy.

Y el día de aquel encuentro, 25 de Tevet, fue declarado una festividad menor.

Así comenzó una de las más interesantes y complejas relaciones culturales del mundo antiguo…

Los griegos nunca habían conocido a nadie como los judíos, quienes conformaban la única nación monoteísta que tenía un concepto único de un Dios infinito, que ama, que se preocupa por su creación y que actúa en la historia.

Los judíos tenían tradiciones legales y filosóficas increíblemente profundas y complejas. Esta nación se caracterizaba por tener una tasa de alfabetización y una infraestructura de bienestar social nunca antes vista en el mundo antiguo.

Los griegos estaban tan fascinados con los judíos, que fueron los primeros en traducir la Biblia en otro idioma cuando el Rey Ptolomeo II aproximadamente en el año 250 antes de la era común, obligó a 70 rabinos de esa época a traducir la Biblia hebrea al griego (la cual es conocida  hoy en día con el nombre de la “Septuaginta“, que significa “70” en griego).

En lo que tiene que ver con la nación de Israel, la alta esfera de la sociedad judía, de igual manera que el resto de la población del mundo mediterráneo, adoptó rápidamente la cultura helenista, y muchos de los judíos helenizados tomaron el asunto en sus manos, e intentaron “ayudar” a sus hermanos más tradicionalistas, “arrastrándolos” fuera de lo que ellos percibían como creencias primitivas, para introducirlos así al “moderno” mundo de la cultura griega.

Esto generó conflictos y rebeliones en la nación judía que tenía además que “soportar” las presiones ejercidas por dos imperios enemigos: el Ptolomeo y el  Seléucida, porque ambos limitaban con esta nación judía.

La existencia para los judíos se tornaba tan tensa que, a mediados del siglo 2 antes de la era común, Antíoco Epifanes publica un decreto, que hasta ese entonces nunca había sido escuchado en el antiguo mundo multicultural y religiosamente tolerante: Derogó la religión de otras personas.

El prohibió la enseñanza y la práctica del judaísmo.

Esto generó persecuciones hasta el momento en que una familia sacerdotal, conduce hacia una guerra de varios años que lleva a la derrota del imperio y aseguró la supervivencia del judaísmo.

La victoria militar de los judíos por sobre el imperio griego, fue un milagro mucho más grande que el milagro ocurrido a un frasco de aceite el cual duró durante ocho días, en la reinauguración del Templo, ceremonia conocida con el nombre de Janucá.

Esta milagrosa subsistencia permitió que los judíos generaran un monumental impacto en el mundo que ha excedido por mucho el minúsculo tamaño del pueblo judío, entregándole al mundo el concepto de un Dios único y los valores de la santidad de la vida, la justicia, la paz y la responsabilidad social, que son los cimientos morales/espirituales de la civilización occidental.

¿Hay referencias al respecto?

Dos de las referencias más conocidas que tiene el mundo occidental frente a este significativo hecho, están reflejadas en la existencia de un Oratorio elaborado por George F. Handel, y asignado por el príncipe de Gales en honor al retorno victorioso de su general, el Duque de Cumberlain, en Londres en 1746 y; también la comparación militar que se le hizo al Mariscal Henry Tirán en 1675 en la Batalla de Alsacia, por su heroísmo en el frente.

El filósofo Soren Kierkegaard, creía que esta fe, la fe judía, era la Esperanza y por ello dio franco optimismo a la religión judía, más que a ninguna otra, diciendo las siguientes palabras:

“El pensamiento pagano griego es optimista, pero está teñido de una profunda melancolía, y no tiene respaldo divino. El Judaísmo sí lo tiene, una clara promesa para esta vida”.

Esto es así; el judaísmo es una religión que le enseña, en forma continua y permanente, al mundo que todo ser es creado a imagen de Dios y por ese hecho, tiene que convertirse en una actitud optimista y esperanzadora.

Si nosotros somos fracciones espirituales de Dios, tenemos el poder de ser creativos como lo es El, y podemos esforzarnos por modificar o eliminar sufrimiento, tragedia y todo tipo de males.

La revolución que generó el concepto de un solo Dios, rompió radicalmente con el paganismo que prontamente transformó el pensamiento del hombre, pero la chispa que lo despertó fue esa creencia del judaísmo en un solo Dios quien creó al mundo con un propósito y un significado.

La creencia en un solo Dios conquistó toda la humanidad y el paganismo rápidamente comienza a desaparecer, dándole cabida a la esperanza para que ella pueda crear una nueva realidad.

La religión monoteísta se convirtió en la cuna del optimismo, mientras que el paganismo, por otro lado, sufrió una crisis de melancolía, para finalmente desaparecer.

Otras contribuciones:

Otra de las más importantes contribuciones del judaísmo se define con una sola palabra:

Esperanza.

Ella es el puro deseo de vivir ante la desesperación, imaginando un futuro mejor, con éxito, y el fin del sufrimiento.

El pueblo judío ha sobrevivido un sin número de pogromos, persecuciones  y holocaustos debido a esta cualidad tan especial.

El pensamiento judío también nos enseña que, si estimulamos activamente a nuestro prójimo para que no acepte el mal de ninguna manera…

Gracias a esa enseñanza se le anima a combatir las atrocidades de la vida…

La fe en Dios se le convertirá en fuente de gran esperanza.

La religión dijo al mundo antiguo que en los tiempos malos, cada uno de nosotros puede comenzar de nuevo.

“No hay lugar a dudas que los estudios hebraicos son el substrato común de los estudios religiosos, y de ahí que todos aquellos que tratan de darse cuenta de su fe estén obligados a ocuparse del pasado religioso judío.

Tienen, pues, los judíos el incomparable privilegio de que su libro haya llegado a ser el libro del mundo entero…”escribe Ernesto Renán en su libro “Cristianismo y Judaísmo” de la Editorial Leviatán)

Continúa diciendo en su libro que, “cuando se quiere profundizar el cristianismo, debemos estudiar el judaísmo.

Ligado por una de esas tradiciones de infancia, que son las más caras y duraderas, al cristianismo, he creído que no tenía mejor medio de probar mi respeto por la doctrina cristiana que examinándola de cerca.

Considero que un examen serio y concienzudo.

Es la máxima prueba de respeto que se pueda dar a las creencias religiosas”.

Si queremos demostrar lo enunciado anteriormente tenemos que tener en cuenta que, no existe ninguna contradicción entre lo enunciado por (Moisés) Moshé y lo relacionado siglos más tarde por (Jesús) Yeshúa.

Si fuese así, Yeshúa sería un falso mesías.

Para citar sólo un ejemplo, las enseñanzas que encontramos en Romanos 10,  son las mismas que revela el libro de Levítico 18:5, ellas dicen que hay vida para aquel que practica la Torá, porque la Torá lleva la persona al Mesías y a la justicia de la fe, la cual está citada en la Torá, Deuteronomio 30:12-14.  

 

El problema surge cuando una persona intenta usar aquellos mandamientos  de la Torá y cumplirlos mediante el uso de su propia fuerza o, ajustarlos a su conveniencia..

¡Hay más aportes históricos…!

Para el mundo entero es conocido que aproximadamente después del primer siglo de la era común hasta el año 1948, el territorio que hoy se conoce con el nombre de Israel, estaba “deshabitado” por aquellos quienes fueron considerados sus dueños durante muchos años: es decir, los judíos;  

El primer gran exilio o la primera Diáspora judía ocurrió en el año 606 antes de la era común, cuando el rey de los babilonios, Nabucodonosor II, conquistó el Reino de Judá, destruyendo el primer templo y trasladando a los líderes judíos a Babilonia.

Setenta años más tarde, el rey persa Ciro II el Grande permitió a los judíos retornar a la Tierra de Israel tras haber conquistado a los babilonios.

Sin embargo, algunos se quedaron, dando origen con el tiempo, a la comunidad judía de Bagdad, la cual siguió existiendo hasta el siglo 20, la cual termina con la emigración de la misma al Estado de Israel.

El segundo gran exilio se produjo en el año 70 después de la era común, cuando el general romano Tito, futuro emperador, derrotó una revuelta judía, destruyendo el Segundo templo y a la ciudad de Jerusalém y con lo que obligaron a casi la totalidad de los judíos a huir de Israel.

Este contexto histórico genera el concepto por muchos, llamado como el de “las tribus perdidas de Israel” porque se produce una dispersión de los judíos en todas las direcciones del mundo conocido,

Han llegado, hoy en día, a identificarse descendientes de dichas tribus en la siguiente manera:

 

JUDAISMO Y CIVILIZACIÓN:

5.1 LAS TRIBUS

5.1.1 Los hijos de Efraím:

Se habla, en el caso de ellos, de dos grupos familiares: la tribu Telugu vive en el sur de la India, y el segundo, de un grupo conformado por aproximadamente  400 familias que viven en Nigeria, que según su tradición vinieron de Marruecos, y también dicen descender de la tribu de Efraím.

5.1.2 Los hijos de Menáshe

Son también varios grupos: uno de ellos conformado por aproximadamente 8.000 personas, que viven en la frontera noreste de la India con Bután: la localidad es Manipú y ellos se hacen llamar Manasé, al parecer se originaron hace 6.000 años en la China, y de allí emigraron a la India.

En el siglo 19 se convirtieron al cristianismo y algunas de sus tradiciones tienen similitud con el judaísmo.  

Hay otro grupo de aproximadamente  cinco millones de personas, también residentes en India, visitados por los rabinos de Israel, que han sido identificados como descendientes de la tribu de Menáshe, aproximadamente un millón y medio de personas.

También está la tribu Pashtún, que cuenta con 40 millones de personas, los cuales habitan en Pakistán y Afganistán.

Son musulmanes, pero tienen costumbres similares a las de los judíos: descansan los sábados, prenden velas los viernes, usan una indumentaria parecida al talit, rezan en dirección a Jerusalém, y usan peyes (el pelo de los costados de la cabeza o sienes, que nunca es cortado).

Es parte del judaismo y civilización…

5.1.3 Los hijos de Dan

A cierto grupo de ciudadanos de Etiopía, conocidos con el nombre de falashas, se les ha reconocido como la tribu perdida de Dan; sin embargo, los residentes de Dinamarca, (Danmark como es su nombre original), se les atribuye también ser descendientes de la tribu de Dan, ya que este nombre indica, la marca de Dan.

5.1.4 LOS HIJOS DE ZEBULÚM

Las sectas judaizantes de Japón, no sólo creen ser la tribu perdida de Zabulón, sino que la familia imperial de Japón comparte ese linaje.

Una certificación del concepto anterior lo encontramos en el cuarto libro de Esdras (la misa de Réquiem se basa en este libro), que es un mensaje apocalíptico de las visiones que tuvo en el año 557 antes de la era común en el que relata el éxodo de 10 tribus hacia una tierra lejana, desconocida y deshabitada, llamada Asfareth y que significa “la otra tierra”, reino israelita oculto por la mano de Dios, y donde vivirán hasta que en los tiempos mesiánicos, El Mesías, los haga volver.

Impacto del judaísmo en la civilización continuará en la cuarta parte

07 de Noviembre de 2010 – 30 de Jeshvan de 5771

PorMax Stroh Kaufman

El Impacto del judaísmo en la Civilización – Segunda Parte

El Impacto del judaísmo en la Civilización – Segunda Parte

3.- La Visión Judía

Continuación de la primera parte

 

Del libro “History of the Jews and A History of Christianity” escrito por Paul Johnson, historiador cristiano se extrae el siguiente concepto:

“Certeramente, el mundo sin los judíos hubiera sido un lugar radicalmente diferente. Probablemente la humanidad hubiera eventualmente tropezado con todos los conceptos judíos.

Pero no podemos estar seguros.

Todos los descubrimientos conceptuales del intelecto humano parecen obvios una vez que han sido revelados, pero requiere de un genio especial para formularlos por primera vez.

Los judíos tienen este regalo.

A ellos les debemos la idea de igualdad frente a la ley, tanto divina como humana…

La santidad de la vida y la dignidad de la persona humana; de la conciencia individual y por eso de una redención personal; de una conciencia colectiva y por eso de una responsabilidad social; de la paz como un ideal abstracto y del amor como el fundamento de la justicia, y muchos otros elementos que constituyen la base moral de la mente humana.

Sin los judíos hubiera sido un lugar mucho más vacío”

Una cosa hay que tener en cuenta: el judaísmo no es simplemente un manojo de bellas costumbres y tradiciones.

Implica un sentido de idealismo y fe; de ley y amor; de literatura e historia, y también una forma de vida.

Ha servido para conectar a la gente a Su Creador, creando entre ellos, una relación de trabajo.

A través del libro de oraciones de cualquiera de las festividades se encuentran enumeradas las muchas maneras en que lo amamos: “Somos Tus hijos, y Tú nuestro Padre…Somos Tus amigos, y Tú nuestro amado….”

La historia nos cuenta, que muchos años antes de que existieran las grandes civilizaciones como la griega,  había una nueva nación emergente cuyo funcionamiento era más parecido al de una gran familia, en la cual, todos sus integrantes señalaban a un hombre llamado Abraham como su antecesor.

Ellos eran considerados como un pueblo extraño por sus vecinos, y más aún, con una religión extraña: aseguraban que su creencia se basaba en la existencia de un solo Dios.

Este era una entidad Todopoderosa, infinita e invisible, quien había sido capaz de crear todo lo conocido y aún lo desconocido por el hombre, lo cual se constituía en un concepto completamente diferente a lo que manejaba cualquiera de las naciones que los precedieron.

 

También afirmaban que todos ellos, 600.000 hombres y un número no contado de mujeres ancianos y niños – habían escapado milagrosamente de la esclavitud en Egipto, que en ese entonces era el imperio más poderoso de la tierra, única y exclusivamente gracias a la intervención milagrosa de su Dios.

La referencia más antigua que se tiene del nombre Israel data del año 1210 antes de la era común grabado en la Estela de Merenptá, en el cual se cita a Israel como un pueblo, o grupo de gente, aunque no está asociado a un lugar geográfico.

Otra de sus afirmaciones fue que, después de su gran escape, llegaron a una montaña, ubicada en una región árida y desértica, llamada Monte Sinaí, donde todos y cada uno de ellos tuvieron un encuentro con Su Dios.

Este encuentro, les permitió recibir un código de comportamiento, compilado en un libro llamado la “Torá”, al cual les fue ordenado seguir minuciosamente.

Todo porque los pueblos existentes en esa época creían en todo tipo de cosas sobre relaciones divinas con los seres humanos, y que podían influir en todas las decisiones que ellos tomaran,

Desde ese punto de vista, lo ocurrido con dicha nación no se constituía en un evento tan maravilloso o que pudiera ser considerado como increíble.

Tampoco fue considerado como extraño tener un código legal especial, porque ya existían algunas formas de legislación entre las naciones; lo que si llamaba la atención era el hecho muy particular…

Ellos no honraban a ninguno de los dioses comunes, sino que mostraban una extrema reverencia a un solo Dios, una sola ley entregada por ese Dios y que no podía ni debía ser modificada.

 

4.- VALORES

A continuación, algunos de los valores esenciales de la humanidad, que son considerados universales:

  1. Respeto a la Vida Humana: En un mundo perfecto, toda la gente debe tener la garantía del cumplimiento de ciertos derechos humanos básicos, los cuales deben estar encabezados por el derecho a la vida. Las personas deben poder vivir sin sentir miedo constantemente y con una cierta dignidad básica.
  2. Paz y Armonía: En todos los niveles – ya sea comunal o global – la gente y las naciones deben coexistir en paz y armonía, y respetándose los unos a los otros.
  3. Justicia e Igualdad: Toda la gente, sin importar su raza, sexo, estatus social, debe ser tratada igualitariamente y con justicia.
  4. Educación: Todos deben recibir una educación básica que le garantice a los individuos un conocimiento funcional dentro de la sociedad.
  5. Familia: Una estructura familiar fuerte y estable es necesaria ya que sirve como la fundación moral de la sociedad y como la institución más importante para educar/socializar a los niños.
  6. Responsabilidad Social: En todos los niveles, tanto individual como comunitario, nacional y global, todas las personas debemos tomar responsabilidad por el mundo.

Esto se debe y tiene que ver reflejado en la participación y la existencia de organismos o entes sociales que se encarguen de contribuir a la eliminación de cierto tipo de  preocupaciones básicas como las enfermedades, la pobreza, el hambre, el crimen, los problemas relacionados con las drogas, al igual que cuestiones de protección del medio ambiente y los animales.

¿Podría ser cierto que los valores morales que tenemos actualmente, de los cuales están mencionados algunos arriba, no tienen su origen en una de las grandes civilizaciones sino que los hemos heredado de un pueblo pequeño, tal vez el más insignificante de todos, y que ha habitado en un diminuto pedazo de tierra en la región de Medio Oriente?

La respuesta es muy sencilla:

En el momento en que este pueblo recibe la Torá, se hace acreedor y portador de un “manual de instrucciones” a través del cual  ellos, los judíos, promulgaban la necesidad de la existencia de unos derechos humanos básicos;

1.- el derecho a la vida,

2.- la educación,

3.- el trato igualitario,

4.- la responsabilidad ante los hechos delictivos,

5.- la vida en familia y en comunidad,

6.- el empeño de perseguir la verdad, etc.

Todas esas actitudes, han permitido el surgimiento de unos ideales de contribuir, de renovar, de transformar el pensamiento permanentemente evolutivo.

Ellas se constituyen en la singularidad del aporte judío en los anales a la cultura, los cuales están muy cercanos del estándar que maneja la civilización actual.

Continuará con la tercera parte … Impacto del judaismo en la civilización

10 de Noviembre de 2010 – 30 de Jeshvan de 5771

PorMax Stroh Kaufman

El número ocho en el judaísmo

Número ocho en el judaísmo

 

¿Que representa el número 8 en el judaísmo?

Ocho, es un “número mágico”  porque si el siete simboliza la perfección, el ocho es un símbolo de todo aquello que está un paso por encima del orden natural, más alto que la naturaleza y sus limitaciones.

El estudio de la Torá y la práctica de sus mandamientos son las formas en que Israel puede esforzarse por exaltar la espiritualidad humana hacia el reino por encima de lo natural (Maharalz)

Está descrito por algunos cabalistas como un portal hacia el infinito.

Empecemos por decir cuantas veces encontramos este número en la Torá y sus referencias:

Se encuentra citado 80 veces; algunas de estas citas son:

  • La circuncisión es en el día 8.

“Todo varón entre ustedes será circuncidado. Serás circuncidado en la carne de tus prepucios, y será una señal del pacto entre tú y yo. El que tiene ocho días entre vosotros será circuncidado; …. “Génesis 17: 10-12

El primogénito de tus hijos me darás.  De igual manera harás con tu buey y con tu carnero. Siete días estará la cría con su madre, mas el octavo día me la darás. (Shemot / Éxodo.22:28-29).

  • La fiesta de Janucá dura ocho días

En la reinauguración del Templo sólo había suficiente aceite de oliva para que la menora se quemara por un día. Milagrosamente el aceite se quemó durante ocho días.

  • La fiesta de Sucot dura ocho días y este último se conoce con el nombre de Sheminí

atzeret que es el octavo día de congregación, posterior al día conocido como Hoshana Raba (Mucha alegría)

  • Maimónides (Rambam) dictaminó ocho niveles de tzedaká (caridad)
  • El alma judía cuando atraviesa los siete cielos en descenso al nivel material y

viceversa en ascenso al mundo espiritual está representado por el número ocho

  • El número 8 está representado por la letra JET, la cual es la letra de la vida (Jai).
  • Las piezas que tiene la vestimenta del Cohen haGadol, son Ocho:  una túnica, calzones, una mitra, una faja., una coraza, un efod, una túnica y un pectoral.
  • El sumo sacerdote cambia de vestimenta ocho veces en Yom Kipur en su intento de trascender de lo físico a lo espiritual.
  • Ocho son los tzitzit al vestir el talit katan con el talit gadol. Esto basado en el pasaje

de Devarim / Deuteronomio 22:12 que dice: Te harás borlas sobre los cuatro ángulos de la vestimenta con que te cubres  

Además, Números / Bamidbar 15:38 Habla a los hijos de Israel y diles que se hagan borlas en los ángulos de sus vestidos, durante todas sus generaciones, y pondrán sobre la borla de cada ángulo un cordón azul celeste.

  • Son ocho cuerdas tendrá el arpa para reproducir las alabanzas (Salmos) en los días del Mashiaj,  en lugar de diez cuerdas, dice el midrash raba.
  • Las especies utilizadas para el aceite de unción y el incienso en el Templo son Ocho.

Hemos realizado una pequeña revisión del número ocho en el judaísmo: La literatura es poca, sin embargo se logró reunir lo más significativo y relevante con relación al número 8 en el judaísmo. No se tocó el significado ni la simbología en otras creencias o culturas ya que la información disponible es mucho más amplia y versada.

 

01 de diciembre de 2107 – 13 de Kislev de 5778

PorMax Stroh Kaufman

Herem – Excomulgar – Anatema

Herem

Anatema – Excomulgar

 

Se puede excomulgar en el judaísmo?

La palabra Herem (en su versión fonética en inglés) o Jerem (fonética en español) representa, para el judaísmo, la más alta censura desde el punto de vista religioso, y que implica la exclusión de una persona de la comunidad religiosa, y a su vez, entre los judíos significaba una prohibición práctica de toda relación con la sociedad.

Para la comprensión de este tema, habría que relacionarlo con la palabra Anatema

 

La referencia de la Torá respecto a esta conducta está en el libro de Ezra 10:8 que dice:

Y cualquiera que no venga por tres días según el consejo de los jefes y los ancianos, todos sus bienes serán confiscados, y él será separado de la congregación al exilio.

 

En los tiempos del templo, la excomunión debía ser pronunciada por el tribunal (de 23 estudiosos) y se consideraba como un acto jurídico, el procedimiento no fue tan formal ni tan riguroso como en otros casos judiciales.

Tuvo un desarrollo posterior, a partir de la prohibición bíblica, y fue empleada por los rabinos durante el Talmud y durante la Edad Media, con el objetivo es preservar la solidaridad de la nación y fortalecer la autoridad de la sinagoga haciendo cumplir la obediencia a sus mandatos.

Se considera que esta acto de excomulgar estaba basado en el agudo instinto legal que poseían los rabinos par analizar las situaciones que se les presentaran, pero, por riesgo de arbitrariedad y se transformara en una institución peligrosa, se le fue desarrollando, gradualmente un sistema completo de leyes, mediante el cual este poder fue cubierto y controlado, de modo que prácticamente se convirtió en uno de los modos de castigo legal por parte del tribunal.

A pesar de lo anterior, no perdió por completo su carácter arbitrario, ya que a los individuos se les permitió pronunciar la prohibición de la excomunión en ocasiones particulares, se convirtió principalmente en una medida legal recurrida por un tribunal judicial para ciertos delitos prescritos.

 

.

Causas de la excomunión

El Talmud habla de veinticuatro tipos de ofensas que causan la excomunión o la excomulgación de un individuo: Estas son:

  • Insultar a un hombre culto, incluso después de su muerte;
  • Insultar a un mensajero de la corte;
  • Llamar a un israelita “esclavo”;
  • Negarse a comparecer ante el tribunal a la hora acordada;
  • Tratar ligeramente con cualquiera de los preceptos rabínicos o mosaicos;
  • Negarse a cumplir con la decisión del tribunal;
  • Mantener en su posesión un animal o un objeto que pueda resultar perjudicial para otros, como un perro salvaje o una escalera rota;
  • Vender la propiedad inmobiliaria a un no judío sin asumir la responsabilidad por cualquier lesión que el no judío pueda causar a sus vecinos;
  • Testificar contra el vecino judío en un tribunal no judío, a través del cual el judío está involucrado en una pérdida de dinero a la que no habría sido condenado por un tribunal judío;
  • Apropiación por un sacerdote cuyo negocio es la venta de carne, de las porciones sacerdotales de todos los animales para sí mismo;
  • Violar el segundo día de vacaciones, aunque su observancia es solo una costumbre (“minhag”);
  • Realizar trabajo en la tarde del día anterior a la Pascua;
  • Jurar en el nombre de Dios en vano;
  • Hacer que otros profanen el nombre de Dios (“Hulillul hashem”);
  • Hacer que otros coman carne santa fuera de Jerusalém;
  • Hacer cálculos para el calendario, y establecer festivales en consecuencia, fuera de Palestina;
  • Poner una piedra de tropiezo en el camino de los ciegos, es decir, tentando a uno a pecar;
  • Evitar que la comunidad realice algún acto religioso;
  • Vender carne prohibida (“?erefah”) como carne permitida (“kasher”);
  • Que un shoje?. (matarife) omita mostrar su cuchillo al rabino para su examen;
  • Autoabuso;
  • Entablar relaciones comerciales (desde el punto de vista sexual) con la ex-esposa
  • Ser objeto de escándalo (en el caso de un rabino);
  • Excomulgarse injustamente, a sí mismo (Maimónides, “Yad”, Talmud Torá, 6:14; Shulán Aruj, Yoreh Deáh, 334:43).

 

Procedimiento.

Si bien la excomunión debía ser pronunciada por el tribunal (de 23 personas) y se consideraba como un acto jurídico, el procedimiento no fue tan formal ni tan riguroso como cuando se presentaban como casos judiciales.

Se podían admitir pruebas circunstanciales y aquellas que simplemente eran “escuchadas por allí” (evitando en lo máximo el “chisme”) y en algunos casos podían autorizarse incluso, testigos incompetentes (mínimo dos), preservando así la arbitrariedad del carácter del procedimiento (Yoreh Deah)

Esta característica fue aún más enfatizada en las excomuniones ocasionales que fueron infligidas por individuos.

Estos podrían ser indefinidos, como cuando un hombre impuso la prohibición a cualquiera que poseyera artículos que le fueran robados a sí mismo (Shuljan Aruj, ?oshen Mishpa?, 71:7), o sobre cualquiera que conociera las circunstancias de un caso en el que estaba involucrado y no acudía a la corte para testificar (ib.28, 2) o, sobre una persona en particular, como sucedía cuando un erudito excomulgaba a otro, solamente porque lo insultó (M. ?. 17a), o cuando un maestro excomulgó a un alumno quien decidió una ley en su presencia (Shab. 19a) o le hizo preguntas ridículas (Hombres 37a).

Algunas autoridades opinan que un acreedor, aunque no sea un erudito, podría excomulgar a su deudor por el hecho que se negó a pagar su deuda (Yoreh Deah, l.c. 46).

 

Formas de Herem

Como está anotado previamente, por la necesidad de ajustarlo con leyes se estipularon o documentaron varias formas:

Ellas son: Niddui, Hatraah, Nezifah, Shamtah y el Herem propiamente dicho

 

La base de todo esto, está en el libro de Ezra, que manifiesta, luego del regreso del exilio, que el territorio requería de la restauración a su dignidad, porque tanto habitantes como extranjeros habían adquirido prácticas idólatras y por lo tanto requería que todo ello fuera purgado

 

Nezifah

Es quizás la forma “más suave de excomulgar”

Se produce cuando una persona prominente, como el nasi u otro hombre culto, reprendió a otro con las siguientes palabras: “¡Qué insolente es este hombre!”

Este último debía considerarse excomulgado por un día (hasta siete días dependiendo de donde se encontrara).

Durante este tiempo, el “agresor” no podía ni debía a comparecer ante el agredido.

Tenía que retirarse a su casa, hablar poco, abstenerse de realizar negocios, de cualquier forma de placer, y manifestar su pesar y remordimiento.

Sin embargo, no se le requiere separarse de la sociedad, ni se vio obligado a disculparse con el hombre a quien había insultado; porque su conducta en el día de Nezifah fue suficiente disculpa (Yoreh-Deah, 334,14).

 

Hatraah

El término puede traducirse como “advertencia” de un castigo que podría recibir una persona ante un determinado crimen, mientras era sospechosa y se investigaba.

Se hacía 3 veces en una semana, durante el servicio en una sinagoga.

El castigo podría llegar a la pena capital

La pena de muerte, sin embargo, muy rara vez fue aplicada, en general, por este tribunal, ya que se consideraba que, con una sola vez que se hiciera en siete años se le  llamaba sangriento.

 

El “niddui”

Este proceso de excomulgar, generalmente se imponía por un período de siete días (en lo que hoy es Israel treinta días).

Durante el período de niddui, a nadie, excepto a los miembros de su hogar inmediato, se le permitió relacionarse con el ofensor, o sentarse a cuatro codos de él, o comer en su compañía.

El ofendido suele actuar como si entrara en luto: debe abstenerse de bañarse, cortarse el pelo y usar zapatos, conforme a las leyes que corresponden a un doliente.

No pueden ser contados como parte de la minyan (en el caso de hombres) necesario para la realización de una función religiosa pública.

Si la persona fallece durante este período, se le coloca una piedra en su coche fúnebre, y los parientes no estaban obligados a observar las ceremonias habituales a la muerte de un pariente, como el desgarro de las prendas de vestir, etc.

El tribunal estaba facultado para repetir esta medida por otro período igual de tiempo, si en la persona no se evidenciaba ningún cambio en su comportamiento. También tenía la facultad de disminuir o aumentar la severidad del niddui.

Podía prohibir toda relación con el agresor y excluir a sus hijos de las escuelas y su esposa de la sinagoga, hasta que se sintiera humilde y dispuesto a arrepentirse y obedecer los mandatos de la corte.

La aprehensión de que el delincuente podría abandonar el redil judío a causa de la gravedad de la excomunión no impidió que el tribunal añadiera rigor a sus castigos para mantener su dignidad y autoridad (Yoreh Deah, 334, 1)

 

El ?erem

Se refiere a delitos relacionados con cuestiones monetarias, quizás el castigo principal era que los hombres no se asociaran con el delincuente.

Al igual que el niddui, si el excomulgado no mostraba signos de penitencia o remordimiento, el herem podría renovarse una y otra vez, hasta que llegara a la forma más rigurosa de excomunión, podría ser pronunciada.

Esto se extendió por un período indefinido, y no se le permitió a nadie enseñar al ofensor ni trabajar para él, ni beneficiarlo de ninguna manera, excepto cuando necesitaba las necesidades básicas de la vida.

 

El shamtah

 

No se conoce su origen, pero se calcula como la forma más severa de herem: podría involucra la destrucción de la propiedad del ofensor.

 

En el caso de clasificarse como Mujram, la expulsión de la comunidad era definitiva e irreversible.  

Algo positivo de estas decisiones era que si se daba la ABSOLUCIÓN,  nunca jamás se podría reabrir el caso para estudiar si hubo o no fallas en la toma de decisión o algún otro aspecto del caso.

Fuente: Jewish Encyclopedia 1901

 

30 de noviembre de 2017 – 12 de kislev de 5778

PorMax Stroh Kaufman

Tojaja – Tochacha

Tojaja (Tochacha)

 

Encontramos en la parasha Bejukotai la palabra Tojaja

Qué significa esto?

A qué se refiere la palabra Tojaja?

En pocas palabras, es la advertencia y muy severa, de castigo por la desobediencia de las leyes de HaShem.

Se traduce en una sola palabra como “Reprensión”

La base de la reprensión se encuentra en el precepto “No odiarás a tu hermano en tu corazón, más reprenderás a tu prójimo para no incurrir en pecado por su causa”

La Torá nos ordena reprender a nuestro prójimo cuando no se comporta como corresponde, como un medio para manifestarle amor y preocupación por su bien

Nos enseñan nuestros rabinos que, la reprensión debe ser “persistente” hasta que las personas se arrepientan; siempre en tono bajo, para evitar enojos, agresividad y violencia”

Para tomar un ejemplo, el Gaón de Vilna nos dice que hay que reprender: “con palabras tiernas, con palabras aleccionadoras que se asienten en el corazón”.

Y Rambam nos dice que “Quien reprueba a un amigo, debe reprenderlo en privado y gentilmente, y debe decirle que solo lo está reprendiendo por su propio bien y para darle vida en el Mundo Venidero”.

Nuestros textos son muy insistentes en la persistenci del proceso;

Por ejemplo, en Sifra, Kedoshim 4: 8 pregunta ¿De dónde sabemos que si lo reprendiste cuatro o cinco veces y él no se corrigió, estás obligado a regresar y reprenderlo de nuevo?  También lo encontramos en la Guemará (Bava Metzia 31a),” seguramente reprenderás – incluso cien veces “.

Cuando se trata de revisar este concepto, en la sinagoga, también todas las autoridades coinciden en hacerlo en voz baja.

Si revisamos nuevamente lo escrito en Sifra y Guemara, vemos como ambos textos concuerdan en lo siguiente:

Al comienzo de la reprensión es apropiada que se haga en privado, con expresiones suaves y palabras tranquilas, para que nadie se avergüence.

Pero no hay lugar a dudas que, si no aprende con esto, se debe avergonzar a la persona, en público, para que regrese al buen camino

Aquí es donde entra el concepto de “severa advertencia” que nos presenta la parasha en revisión: vece Moshé explicó al pueblo las ventajas de observar y cuidar las mitzvot, de acuerdo como está escrito en la Torá, al pueblo de Israel, durante la travesía por el desierto.

Muchas veces el pueblo de Israel fue desobediente

Y la Tojaja nos recuerda:Y Adonai te hará volver a Egipto en barcos, por ese camino sobre el que dije que no volverás a verlo, y allí seréis vendidos a tu enemigo, como esclavos y esclavas, y no habrá comprador”.

Esta severa advertencia, esta tojaja, nos debe ubicar en un camino de Teshuva, retorno, tanto a nivel individual, como colectivo, para recibir las bendiciones que El Creador tiene para nosotros

Hay libre albedrío para definir si toma uno el camino de la Teshuva, porque finalmente, El Eterno, nos ha reprendido y nos ha corregido en todos los tonos, en muchas ocasiones.

Pero, como dice el refrán, “Tanto va el cántaro al agua hasta que por fin se rompe”

Y alí es donde perdemos las bendiciones

Has ve halila” o “Has veShalom” dirían algunos…

Pero lo mejor es actuar ahora.

Qué mejor que contar con las bendiciones que HaShem tiene preparadas para cada uno de nosotros

Pensemos, y recapacitemos.

“Mejor es la reprensión abierta que el amor oculto. Fieles son las heridas de un amigo, profusos son los besos de un enemigo “. Mishle / Proverbios 27: 5-6

 

29 de Noviembre de 2017 – 11 de Kislev de 5778

Redactado, elaborado y recopilado para 321judaismo.com por Dr. Max Stroh Kaufman.

PorMax Stroh Kaufman

Una variedad de Latkes para Januca

Una variedad de Latkes, para Januca

A variety of Latkes for Chanukka

Receta fácil de elaborar para Januca para los lectores de 321judaismo.com     A Chanukka recipe easy to elaborate, for 321judaismo.com readers

 

Latkes? Hoy hemos decidido traer a ustedes una variación para januca….para no comer siempre papa… papa y más papa

Latkes? Today we decided to bring to you another way to eat them in Chanukka, so you are not eating just potatos, potatos and more potato.

Fácil de preparar, se elabora en un par de minutos y queda todo listo para disfrutar en esta próxima celebración, pronta a llegar.

Easy to prepare, it takes a couple of minutes to elaborate it, and everything will be ready to enjoy in this upcoming celebration, soon to come

INGREDIENTES – INGREDIENTS

1 Papa rallada

1 POTATO grated

1 Zuchini finamente picado

1 Zuchini chopped

¼ taza de espinacas finamente picada

¼ cup of chopped spinach

1 Cebolla picada y salteada

1 Onion chopped and sauted

1 Zanahoria rallada 1 Carrot – grated

2 huevos 2 eggs

½ Taza de harina de trigo ½ cup of fluor

Sal al gusto

Salt

Aceite de oliva suficiente para freír

Olive oil enough amount to fry

PREPARACIÓN – DIRECTIONS

Mezcle cuidadosamente todos los ingredientes y arme las masitas

Mix  carefully all ingredients and make up the dough

Fría a fuego medio por 2 – 3 minutos por cada lado

Fry over medium heat 2 – 3 minutes on each side

Remueva y coloque sobre un papel absorbente

Remove from oil and place on paper towel

Sirva y disfrute – Puede acompañarlas con algún dip de su predilección

Serve and enjoy – You can serve them as side dish with your favorite dip.

Feliz Janucá – Januca Sameaj desde 321judaismo.com

Happy Chanukka from 321judaismo.com

Buen Provecho – Bon Appetite

27 de Noviembre de 2017 – 09 de Kislev de 5778