Tag Archive Kidushin

PorMax Stroh Kaufman

Nisuin o Matrimonio judío

Nisuin 

 

¿Qué quiere decir Nisuin?

Ya habíamos tocado el tema relacionado con el matrimonio judío y le habíamos señalado “dos fases principales”: Kidushin, santificación o compromiso y Nisuin

Nisuin es la segunda fase del matrimonio judío, teniendo en cuenta que en la antigüedad, solía realizarse, cada etapa, en una fecha diferente


Varias cosas suceden en esta fase: (no necesariamente están relatadas en orden)

  • Lectura de la Ketuba
  • Entrada a la Jupa
  • Lectura de las 7 bendiciones
  • Las vueltas de la novia alrededor del novio
  • Ruptura de la copa: Como parte del procedimiento de nisuin requiere la ruptura de la copa, cada uno de los integrantes de esta nueva pareja podrán decir: “Gracias, Señor por darme una persona real en mi vida, no un ángel, sino un ser humano mortal que se caracteriza por estados de ánimo fluctuantes, inconsistencias y defectos”.
  • Cena festiva
  • Aislamiento de los novios (se habla de 8 minutos, en una habitación dentro del templo o lugar donde se lleva a cabo la ceremonia)

 

Con la fase de Nisuin se llega a un punto en el que las almas del novio y la novia se reúnen para convertirse en un alma,

Nisuin es la realización de una realidad de que el hombre y la mujer en realidad viven juntos como una pareja casada.

Para Rambam, nisuim es la “verdadera entrada a la jupa”, donde el y ella pueden estar juntos, compartiendo todos los asuntos que les corresponden juntos. (independientemente que la ley judía recargue la obligación financiera al esposo).

El dijo: este proceso, hace que la mujer se transforme en “su esposa en todos los asuntos”.

 

La palabra Nisuin significa “elevar”. Los Sabios enseñan que junto con kidushin, nisuin es entonces, una recreación de la unión de HaShem con Israel.

 

Para finalizar, es importante recordar que la institución matrimonial siempre ha sido vista como positiva, santa, necesaria y, en última instancia, como la única y verdadera garantía de la supervivencia judía.

Por ello, es muy importante mantenerla, para que haya muchos más hogares verdaderos, fieles y felices construidos en amor, compromiso y satisfacción.

 

Mazal Tov: Buenos augurios para todos.

 

12 de marzo de 2018 – 25 de Adar de 5778

Trabajo recopilado por Dr. Max Stroh para 321judaismo.com

PorMax Stroh Kaufman

Kidushin o matrimonio judío

Kidushin

De acuerdo con la ley de la Torá, el matrimonio es un proceso de varios pasos, como ya revisamos en una lección previa.

 

Una de estas etapas se llama “kidushin”,

Kidushin se traduce comúnmente como compromiso, pero en realidad permite que los novios sean marido y mujer de pleno derecho. Después de este punto, si, El Eterno lo prohibiera, decidieron separarse, se requeriría un “GET” (divorcio judío).

 

Sin embargo, aún con todos los derechos, a los novios no se les permite vivir juntos como marido y mujer hasta que se complete la siguiente etapa, llamada nisuin.

 

Este acto de compromiso, que conocemos con el nombre de kidushin, y traduce santificación, representa la singularidad del matrimonio judío en el que El Todopoderoso va a empezar a habitar en el nuevo hogar, que se está formando a partir de este compromiso y, crea una relación, que se elevará a un nuevo nivel de santidad.

 

Kidushin podría ser interpretado como una especie de “compra-venta”, donde el hombre “está adquiriendo” a la mujer aunque parte de la tradición implica dejar un dinero o un objeto de valor que está hoy en día representado con el anillo

Esto es como si se estuviera haciendo un Hekdesh o separación, con esta fase se está separando así a esa mujer de todos los demás hombres.

La frase que el hombre le da a la mujer es: Harei At Mekudeshet Li , que significa estás separada (consagrada) para mi.

Quizás la forma más fácil de entender esta “adquisición” sería así:  

Los sabios nos relatan que una mujer estaba vendiendo seda en un mercado. Un hombre pasa por allí y le arrebata la seda de la mano. La mujer, enojada, le pide que le devuelva lo que sin permiso le quitó. El hombre le dice “si te lo devuelvo ¿te casas conmigo?”. La mujer se queda callada y toma la seda nuevamente. Ahora bien ¿Queda esta mujer desposada por medio de esta acción? Rab Najman sugiere que sí.

 

Hasta antes del Siglo 12 de la Era Común, la ceremonia de kidushin podía llevarse a cabo en una fecha diferente a la de nisuín: aquí, la costumbre común es dar un anillo: Anillo que va a servir como un recordatorio constante y visible del compromiso efectuado por la pareja.

 

Anillo que se entrega con las siguientes palabras:  “Eres consagrada para mí con este anillo de acuerdo a la ley de Moisés y de Israel”.

La novia, con excepción de los matrimonios muy ortodoxos, también entrega un anillo al prometido

 

Durante la etapa de Kidushin, la pareja está casada, con una particularidad, como anotamos previamente: no pueden expresar, su unión, en forma física. Hasta el momento, están unidos “de palabra” (además de haber entregado el anillo).

La relación física, la pareja la encontrará en el momento del nisuín.

Otra particularidad del Kidushin es que, la mujer adquiere aquí el símbolo de “mekudeshet” que podría traducirse como bendecida, santificada o comprometida, en la cual, si la mujer llegara a fallecer, el marido no le hereda nada.

 

Esto es, en pocas palabras, el kidushin, porque la costumbre era efectuar el “matrimonio” en dos fechas diferentes, como se especificó previamente, pero la costumbre actual, aún entre los más ortodoxos es, cumplir con todas las fases del matrimonio en un sólo evento.

Oración:

Sea Tu voluntad Adonai, Señor mío, que por mi causa nadie cometa un error, y que no yerre en alguna cuestión de Halajá y que por dicho motivo mis compañeros se burlen de mi, y que no diga que lo impuro es puro ni que lo puro es impuro, y que mis compañeros no tropiecen en una cuestión de halajá y que yo me burle de ellos. (Talmud, Brajot 28b)

 

12 de Marzo de 2018 – 25 de Adar de 5778

Recopilado por Dr. Max Stroh para 321judaismo.com

 

PorMax Stroh Kaufman

GET – Divorcio

GET – DIVORCIO

En el judaísmo, el matrimonio es visto como un vínculo contractual ordenado por El Creador en el que un hombre y una mujer se unen para crear una relación en la que El Todopoderoso tiene una intervención directa: este parte de dos principios encontrados en la Torá: el primero, en Bereshit / Génesis 2:24 que dice:

Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Al ken yaazóv ish et abiv veét imó vedavák beishtó vehayú lebasár ejád.

En el segundo, también de Bereshit / Génesis, que dice:

Y les bendijo El Eterno; les dijo El Creador: Fructificad y multiplicad y henchid la tierra, y sojuzgadla; ydominad los peces del mar, y a las aves de los cielos, y a todo animal que se mueva sobre la tierra.

Vayevaréj otám Elohim vayomer lahem Elohim perú urevú umilú et haáretz vejiveshuhá uredú bidegat hayám uveóf hashamáim ubejól jayá haroméset al haáretz..

El matrimonio, entonces, tiene varias fases:

La primera de ellas es la de “compromiso” o shidujin, en la cual se establece una especie de contrato entre un hombre y una mujer quienes se prometen mutuamente a casarse entre sí en algún momento en el futuro y, allí dejan especificadas las condiciones en que se llevarán a cabo esta unión, con el Shtar Tenaím, o el “Documento de Condiciones”.

A partir de ese momento vienen otras fases, tales como el erusin o kidushin, el nisuim o jupá, con tiempos de duración variables, en los cuales se llega a la formalización del matrimonio hasta llegar a la convivencia como pareja, lejos de la casa paterna, dejando claro, a través de la Ketubá, las obligaciones del marido para su esposa, donde el tiene la obligación de proveer todo lo que ella necesite para su sustento.

Sin embargo, “si algo sale mal” existe la posibilidad de que ellos se divorcien, la mujer pueda regresar a la casa de sus padres y volverse a casar, como está escrito:

Cuando alguno tomare mujer casándose con ella, y sucediere que ella no le agradare por haber él hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio y la pondrá en su mano y la despedirá de su casa. Y habiendo ella salido de su casa, ella podrá ir y ser de otro hombre

Ki yikáj ish ishá uvealá vehayá im lo timtzá jen beeináv ki matzá ba ervát davár vejatáv la séfer kritút venatán beyadá veshiljá mibeitó. Veyatzá mibeitó vehalejá vehayéta leísh ajér.

¿Qué más encontramos con relación al GET?

Hablamos entonces de un documento llamado séfer kritút, con el cual, se “libera” el uno del otro. Sin embargo, en el judaísmo, se habla del GET, como documento / procedimiento para la obtención del divorcio, que puede finalizar hasta con una ceremonia en la cual el hombre, entrega, directamente, en las manos de la mujer, el documento del GET.

Al consultar fuentes talmúdicas acerca del origen de la palabra GET, encontramos, entre muchas, dos posiciones principales: la primera, que la palabra proviene del nombre de la roca Ágata, la cual se caracteriza por su neutralidad eléctrica.

Otra posible explicación de la palabra GET es que, el uso de las letras Guimel y Tav, no forman, en hebreo, ninguna palabra, por lo cual, se describen como no compatibles, y por ello explicación de su relación con el divorcio.

Sin embargo tenemos que hacer claridad, que existen 2 tipos de GET: el get pitturin, el auto de puesta en libertad o el divorcio, a cargo de un esposo a una esposa, y  el get shihrur, o mandamiento de manumisión, a cargo de un amo a un esclavo.

También hay que aclarar que la Mishná, en el tratado Guittin, aclara que el GET no hace ninguna distinción entre la disolución de un matrimonio y la disolución de un compromiso.

Del GET más conocido, que se relaciona con el divorcio, la característica más importante del GET es que cada documento que se realice, se adapta individualmente a la pareja que se está divorciando, en forma particular.

Este GET debe ser redactado y escrito específicamente para la pareja en la que se va a utilizar, lo que excluye el uso de documentos prefabricados / preelaborados y, TODO EL PROCESO debe ser realizado con el acompañamiento de un Tribunal Rabínico (Bet Din), con experiencia en el campo (llamados mesadréi guittín), como está escrito en Talmud Tratado Kidushin 6a, ya que los mismos estudiosos de la halajá dicen que, cualquier GET que no fuera escrito con la colaboración de expertos en el tema, es declarado INVÁLIDO.

Hay algo más en la literatura?

A pesar de lo que está mencionado anteriormente, se dice, en la Mishná Guittin 2:5 lo siguiente

  • “Todas las personas son válidas para escribir el GET, incluso, si la persona es estúpida, sordomuda, o menor de edad.
  • Una mujer puede escribir su propio GET, y un hombre puede escribir el documento que certifica la recepción del GET [lo mismo que tiene hacer cuando paga a su ex la liquidación], ya que el GET sólo se hace auténtico, con las firmas. De igual modo, todas las personas son aptas para entregar “el GET, excepto, una persona sordomuda, estúpida, una persona ciega, un menor de edad, y un no-Judío.

Dicen desde la organización Womens Law que, cualquier persona judía que se ha casado con otro judío puede recibir un get.

Si un judío se encontraba casada bajo la ley civil (por un juez de paz) o por un clérigo de otra religión (por ejemplo, en un acto unitario, Episcopal, Metodista, Bahai, budista o hindú) sigue siendo elegibles para recibir un get si su ex-cónyuge es judío de nacimiento.

Esto se debe a la halajá acepta como válido un matrimonio, una vez que se ha realizado, incluso si se hizo sin firmar una ketubá.

El papel que juega un Tribunal Rabínico (Bet din) en casos de divorcio judío es importante puesto que requiere:

1.- Supervisar el proceso de divorcio;

2.- Decidir (o ayudar a mediar, si es posible) en las cuestiones financieras y de custodia cuando tales cuestiones no pueden ser resueltas por las partes, y

3.- Ayudar a “desencadenar” una mujer en una situación de aguná, o para el caso, un hombre en una situación análoga,  quien no puede volver a casarse porque ella o su cónyuge, no puede o no quiere cooperar en el proceso de divorcio.

Hablemos un poco más acerca del Tribunal Rabínico y su papel en el GET

A menudo, la mujer se niega a someterse a un Tribunal Rabínico en lo que se relaciona con el divorcio (GET), basada en el temor de que bet din podría estar “parcializado” a favor de los hombres: una de las formas de llegar a este pensamiento es a través de  frases como que su marido le repugna y por ello no puede estar con él.

Esto es un mecanismo de coacción el cual le está absolutamente prohibido al hombre, a divorciarse, como consta en  Shulján Aruj 77:3 y en Rashba 7: 414.

Desde el punto de la ley judía, ningún Bet Din puede ni debe tener favorecimientos a favor de ninguna de las partes, y  estos tribunales tienen cuidado de no violar este principio básico del procedimiento legal judío.

Además, si uno de los cónyuges se niega a venir a Bet Din cuando el otro cónyuge si lo hace,, ese cónyuge puede estar sujeto a una orden de desacato público (seruv) por negarse a comparecer ante el Tribunal.

Una condición que los tribunales Rabínicos van a imponer sobre la pareja, es que el GET no sea utilizado como “arma” para sacar provecho de la otra persona.

En el Israel moderno, los tribunales rabínicos tienen el poder de condenar a un marido a la cárcel, y para imponer sanciones adicionales dentro de la prisión como la incomunicación, para obligarlo a concederle, a su mujer, un GET.

Los Tribunales rabínicos fuera de Israel no tienen el poder para imponer sanciones como esas. A veces, esto lleva a una situación en la que el marido hace demandas de la corte y de su esposa, exigiendo un acuerdo monetario u otros beneficios, como la custodia de los hijos, a cambio del GET.

Si el divorcio se llegara a realizar en dos lugares diferentes, debido a múltiples circunstancias, dice La Mishná en el tratado de Guittin 1:1 que los divorcios pueden ser realizados en dos ciudades distintas siempre y cuando los documentos sean firmados y avalados por testigos válidos, de la siguiente manera:

  • Pero los sabios dicen: “Sólo el que trae [un documento de divorcio] de una ciudad más allá del mar necesito decir, aquel que lo lleva de una provincia a otra dentro de un país” Fue escrito en mi presencia y firmó en mi presencia. ‘más allá del mar, debe decir: “. Fue escrito en mi presencia y firmó en mi presencia ‘” Rabán Simeón ben Gamliel dice: “incluso de una jurisdicción a otra jurisdicción [dentro de una provincia]”

Un Get podrá ser reconocido como único documento de divorcio en Israel y en algunos países dependiendo del tipo de legislación que le acompañe, por lo cual podría no ser necesario, el divorcio civil en una pareja de judíos pero esto solo puede ser resuelto, por las autoridades halájicas locales.

El GET es, para los rabinos ortodoxos, el último recurso que poseen para un matrimonio: ellos tratarán al máximo de que el matrimonio se conserve, bajo unas condiciones semejantes a las impuestas por la iglesia católica (para el bien y para el mal, para la salud y la enfermedad etc.) pero nunca con el concepto de “hasta que la muerte los separe” es por ello que el GET no es tampoco tan fácil de conseguirse pero, la mayoría de ellos lo buscarán si es necesario.

Elaborado por 321judaismo.com

Artículo con derecho de autoría intelectual al cual se le concede el permiso para ser difundido a traés de cualquier medio, físico o electrónico, con el fin de difundir el conocimiento de la Torá y sus libros paralelos.