Tag Archive Melaja

PorMax Stroh Kaufman

Telefono en shabat

Teléfono en shabat

 

Hace algún tiempo, publicamos un artículo en el cual se estaba empezando a utilizar el “Shabatófono” o teléfono de shabat (https://bit.ly/2GxNR3G)

Hoy, 7 años después, podemos hacer de este “shabatófono” una realidad

¿Por qué?

Le podemos dar dos nombres o dos explicaciones: Inteligencia Artificial (AI por sus siglas en inglés) y Domótica

Una de la consideraciones por la cual “no se podía usar el teléfono en shabat” era el equivalente de “encender fuego” que se hacía al “teclear” en el teléfono (ya existían los celulares)

Hoy en día, la Domótica y la AI han permitido que no tengamos la necesidad de hundir ningún teclado, ya que el sólo decirle a nuestro “smartphone” (teléfono inteligente)  o tablet, una sencilla expresión como “Hola Google” le da acceso a todas las funciones…

O cualquier comando de voz y se accede a búsquedas y funcione “inimaginables” hace unos años.

Ya nadie apaga el celular (Que levante la mano el que lo hace) y tenemos el recurso que, muchos cargamos una “batería de repuesto” (battery pack) para evitar la descarga total,

Aún mejor, los mismos “smartphone” están equipados con baterías de larga duración, que le brindan más de 48 horas de trabajo

Tampoco hay que “prender fuego” al contestar, porque pueden “programarse” para que contesten solos después de determinado número de timbradas.

También podemos hablar por los auriculares (alámbricos e inalámbricos), independientemente del sistema de conversación que usemos (Skype® , Hangouts® , Whatsapp® entre otros)

Ya habíamos anotado que la halajá presenta conceptos que se han venido incorporando a la tradición y costumbres judías, tratando de acomodarse a los cambios que el tiempo vaya dando a los estilos de vida.

La domótica nos permite también el control de TODOS los electrodomésticos de la vivienda o el lugar de trabajo sin “encender fuego”, sólo con el control de la voz, como uno de los métodos para ello.

Muy pronto hasta el automóvil no será un problema para el viaje porque la domótica y la AI va a lograr trasladarnos sin que tengamos que incurrir en la violación de una melajá.

Ahora, que el teléfono no se puede transportar más de 4 amot? sería otra de las consideraciones

Entonces hagamos del “smartphone” parte de la vestimenta que se alista, como se alistan las llaves de nuestras viviendas, desde la noche anterior o como los ortodoxos alistan el coche de los bebés, para llevarlos de un lugar a otro.

O dispositivos como el “smartwatch” también nos va a ayudar con este problema porque los usuarios de este invento, sólo nos retiramos este dispositivo, a la hora una refrescante ducha.

Este aparato, no sólo nos controla “nuestra actividad física” sino también nos permite contestar llamadas telefónicas sin “encender fuego”

Del mismo modo como los ascensores de shabat.

Si. Sin encender fuego porque todos los dispositivos quedan en “standBy” del mismo modo que el fuego eterno del templo, que necesita, de vez en cuando, que el Kohen lo esté revisando.

Así es, hoy, el teléfono en shabat.

Lo que si no permitirá nunca la halaja, es la interacción con redes sociales, hasta que la AI lo transforme en algo “hands free”

 

321judaismo.com

03 de Abril de 2018 – 18 de nisan de 5778

PorMax Stroh Kaufman

Leyes de Jol Hamoed – Segunda parte

Leyes de Jol Hamoed – Segunda parte

Continuamos con la explicación de las leyes de Jol Hamoed

Las circunstancias que permiten un maasé hediot:

El maase hediot está permitido no sólo para las necesidades propias, sino, asimismo, para satisfacer necesidades ajenas para las fiestas, siempre y cuando no se reciba pago por ello.

P.ej. se puede cambiar la goma del auto de otra persona, mientras éste lo necesite para fines inherentes a las fiestas, pero no se debe aceptar pago por el trabajo.

Entonces, se le puede abonar a un no-judío por la tarea dado que la prohibición de recibir pago afecta al que recibe la remuneración y no al que la abona. (Dado que cambiar una goma / rueda / llanta requiere un esfuerzo importante, algunas autoridades sostienen que se debe hacer únicamente mediante un no-judío).

Si bien habitualmente no se debe abonar a un judío por tareas no profesionales en Jol Hamoed, existen ciertas excepciones:

Está permitido compensar a un trabajador con una comida gratis o se le puede pagar si desde un comienzo él estaba contratado para trabajar tanto antes (o después) como durante la fiesta.

(Debe estar claro desde un comienzo que no está siendo contratado para la tarea de la fiesta exclusivamente).

(Al contrario, debe saber taxativamente que se lo contrata para cumplir tareas durante y también antes o después de la fiesta).

Según ciertas autoridades, si la única persona disponible para hacer la tarea insiste en recibir pago, se le puede abonar.

La mayoría de las autoridades permiten el pago por servicios que no requieren Melajá alguna, tal como control de vestimentas por si hubiese Shaátnez.

Está permitido realizar un trabajo no solamente cuando está siendo efectuado por la necesidad misma, sino también al hacer los preparativos previos para satisfacer aquella necesidad.

Aquellos actos preliminares que incluyen una Melajá se conocen como majshirei tzorjei HaMoéd. p.ej., está permitido escribir una carta de orden social con escritura común, en ciertas circunstancias, siendo que se lo considera un maasé hediot hecho por una necesidad de la fiesta.

También está permitido “sacarle punta” al lápiz para escribir la carta pues se considera una preparación preliminar.

La única diferencia que hacemos entre una Melaja hecha para una necesidad misma de la fiesta y una Melaja hecha como preparación inicial es el caso en que se necesita un esfuerzo de magnitud, el cual está prohibido en caso de tratarse de la etapa previa, mientras que ciertas autoridades permiten tal esfuerzo si se tratara de la necesidad misma de la fiesta.

Se puede realizar un maasé hediot aun si no hay certeza absoluta que acontecerá la necesidad en la fiesta sino una probabilidad razonable. P.ej., se puede armar una cuna en anticipación a la posible visita de huéspedes con bebés suponiendo que será necesaria la cuna inmediatamente a su llegada.

En la instancia anterior, como así también en todas las demás ocasiones en que se requiere Melajá no experta con fines de la fiesta, se puede realizar la Melaja en cualquier día de Jol Hamoed como preparativo de los días siguientes y en Jol Hamoéd como preparativo del primero o aun del segundo de los días finales de Iom Tov (a pesar que la prohibición de la Melajá en Jol Hamoed es de origen bíblico, según ciertas opiniones, mientras que el segundo día de Iom Tov pertenece a un decreto rabínico).

Obviamente, está prohibido hacer Melaja para necesidades posteriores a la fiesta (salvo que se trate de preparativos para Shabat cuando ocurre inmediatamente después de Iom Tov).

Se puede hacer una Melaja permitida aun si conllevara forzosamente otra Melajá prohibida, siempre que la intención haya sido por la Melajá permitida y sus actos así lo pongan de manifiesto.

P.ej. Se puede cortar ramas de un árbol en Jol Hamoed para utilizar como sjaj de una Sucá aún si la poda de ramas beneficiará claramente al árbol.

Por lo tanto deberá cortar todas las ramas que necesita de un solo lado del árbol para demostrar que su único objetivo es el de proveer sjaj para su Sucá y no para embellecer el árbol o estimular su crecimiento.

Asimismo, si una persona come al aire libre puede lavar sus manos sobre el césped, a pesar de que simultáneamente estará regando el césped con aquella acción que normalmente está prohibido en Jol Hamoéd.

Existen instancias en las que está prohibida una Melaja no profesional aunque se tratara de una necesidad festiva, dado que el beneficio que se recibe es mínimo al momento de efectuar el acto principal que se está realizando. P.ej. Cortar un árbol para utilizar únicamente el aserrín o los deshechos.

 

Tareas domésticas y otras necesidades festivas

Al momento de determinar si una Melaja está permitida con fines festivos, uno debe considerar no solamente la característica de la Melaja, sino también la importancia de aquella necesidad.

Ciertas tareas domésticas están consideradas como necesidades festivas y están permitidas en Jol Hamoed.  p.ej. está permitido lavar el piso y pasar la aspiradora a la alfombra en los lugares de la casa que requieren una limpieza con la frecuencia de una vez por semana o más.

Por otro lado ciertas mejoras domésticas están prohibidas por algunas autoridades si bien no necesitan experticia (P.ej. Colgar un cuadro en la pared) dado que son de utilidad mínima.

Otros permiten estas mejoras, siendo que embellecen la casa para una fiesta y no requieren habilidad y su esfuerzo es mínimo.

De acuerdo a muchas autoridades está también permitido lustrar los zapatos a menos que haya otro par de zapatos ya lustrados en condiciones comparables para calzar en su reemplazo.

Existe una opinión que prohibe lustrar zapatos en Jol Hamoed.

Está prohibido pintar la casa aun de manera no experta, pues se considera zilzul HaMoed, un desprecio a la fiesta.

En Jol Hamoed, no se deben realizar arreglos domésticos complicados que habitualmente requieren del servicio de un electricista, carpintero o plomero, ni mediante estos profesionales ni aun por el propio dueño de casa, si es experto en el tema.

Dado que estos arreglos implican un maasé umán, están prohibidos aun si son necesarios en la fiesta, a menos que se aplique un shinui válido halájicamente.

Pero si no funciona un inodoro, se puede arreglar aun de manera profesional, dado que es imprescindible para el bienestar físico de la persona, a menos que existan otras facilidades en el departamento.

Si tanto la ducha como el baño no están funcionando, puede llegar a estar permitida su compostura.

Se debe consultar con una autoridad rabínica.

En ciertas ocasiones se puede arreglar profesionalmente un calefón o termo tanque que no funcionan.

También en este caso, se deberá consultar con una autoridad rabínica.

En general, está prohibido realizar toda clase de jardinería, p.ej. plantar, cortar el pasto, desmalezar y regar plantas (que no están en peligro de secarse) en Jol Hamoed.

Está permitido cortar flores con fines decorativos, pero no arrancar siquiera una hoja de pasto sin la existencia de un fin festivo. Se puede exterminar insectos que están causando daño o molestia en la casa o en el jardín.

Disfrutar de Jol Hamoed es considerado una necesidad festiva genuina.

Por lo tanto, está permitido tocar un instrumento musical o reparar uno que esté en necesidad de ser arreglado para proveer placer en la fiesta.

Ciertas opiniones dicen que la prohibición de tocar instrumentos musicales en Shabat y en Iom Tov no atañe en absoluto a Jol Hamoed.

Según esta opinión, se puede tocar el instrumento aun si no hay una necesidad festiva (p.ej. para asegurarse que está bien afinado para después de la fiesta).

Asimismo, se puede adquirir y montar un juguete en la fiesta, si no se requiere experticia para armarlo.

Está permitido ordenar los juegos o partes de ellos, (una tarea que habitualmente estaría prohibida bajo la categoría de borer – seleccionar), si tiene un propósito festivo, p.ej. ordenar la casa o hacer lugar para los niños.

Excursiones festivas y el automóvil

Tal como ya hemos explicado anteriormente, una necesidad festiva, no implica necesariamente una necesidad vital.

Un tiul [hacer un viaje de placer], es considerado una necesidad festiva legítima.

Por lo tanto, se puede lavar el parabrisas del auto y cargar combustible para poder salir a pasear o ir al parque y disfrutar con la familia en Jol Hamoéd.

Muchas autoridades prohiben conducir el auto sin una necesidad de la fiesta. Por esta razón, muchos prohiben tomar clases de conducción. (En todos los casos está permitido montar una bicicleta).

Está permitido realizar arreglos simples del auto que requieren únicamente un maasé hediot, tal como cambiar la batería, para poder utilizarlo para pasear o para otros fines festivos.

Si estos arreglos serán hechos por un mecánico, se deberá hacerlo por medio de un no-judío o un judío que no cobre por el trabajo. No se debe abonar a un judío por tales servicios.

Un mecánico judío que trabaja gratuitamente deberá hacerlo dentro de lo posible en un lugar recluido, del mismo modo que cualquier oro profesional que realiza una Melajá en Jol Hamoed.

Sin embargo, la mayoría de los arreglos en un coche requieren maasé umán.

Toda esta clase de composturas están prohibido s en Jol Hamoed, aun si se realizan con fines festivos.

Respecto a reparar una goma pinchada o colocarle un parche del lado de adentro, se considera un maasé umán y, por ende, está prohibido.

Es dudoso, si al hacerle el parche desde afuera se considera maasé umán o maasé hediot.

Por lo tanto, ciertas autoridades opinan que si se tratara de una necesidad de la fiesta (p.ej. para tener una rueda de auxilio para salir a viajar a la ruta), deberá ser reparado por un no-judío.

(Se considera que el remiendo de una rueda de bicicleta es maasé hediot y por lo tanto está permitido para uso festivo).

En caso de una descompostura del automóvil en la ruta, está permitido cualquier reparación que no involucre esfuerzo excesivo, si la abstención de realizar estos arreglos causará un davar haáved.

Fin de la segunda parte.

TOMADO DEL SHULJÁN ARUJ – TOMO ÓRAJ JAÍM

01 ELUL 5772 – 19 de agosto de 2012.

 

PorMax Stroh Kaufman

Jol Hamoed y sus leyes

Jol Hamoed: Que son estas leyes y dice el Shulján Arúj.

La Prohibición de Melajá en Jol Hamoed

Melajá, tarea definida por la Torá, que está prohibida en Shabat y Iom Tov, también está prohibida en Jol Hamoéd. Sin embargo, en ciertos casos, hay excepciones que fueron dadas permitiendo el trabajo en Jol Hamoéd.
Sobre el status de la Halajá prohibiendo Melajá en Jol Hamoed hay dos opiniones en los rishonim (autoridades predecesoras).

Algunos la consideran un isur deorayta (prohibición bíblica), otros la consideran un isur derabanán (prohibición rabínica).

No obstante, aun los que dictaminan según la primera opción están de acuerdo que esta prohibición es única en cuanto se le confirió a los Sabios la autoridad completa en determinar definitivamente qué tipos de Melajá permitir y cuáles prohibir para Jol Hamoéd.

Las formas de Melajá permitidas en Jol Hamoéd se dividen en cinco categorías:

1) Tzorej HaMoed-[trabajo] necesario para la festividad
2) Tzorej ojel nefesh [trabajo] necesario para la preparación de comida
3) Tzorjei rabim [trabajo indispensable para las] necesidades de la comunidad
4) Davar haáved trabajo que debe ser realizado para evitar] pérdida o daño
5) Poél sheéin lo ma leejól [trabajo hecho por] un obrero que le falta comida

La extensión hasta la cual una Melajá está permitida, puede depender de distintos factores, enumerados a continuación y explicados en los capítulos siguientes:

a) El nivel de maestría que requiere la Melajá
b) La magnitud de esfuerzo que requiere la Melajá
c) Si la Melajá fue planificada expresamente para efectuarla en Jol Hamoéd
d) El pago recibido por la Melajá
e) Cuán privado es el ámbito en el que se lleva a cabo la Melajá

¿Por qué está prohibida la Melajá en Jol Hamoéd?

Restricciones a la Melajá son necesarias para preservar la santidad de la festividad. Asimismo, la tirjá [esfuerzo físico o mental] generalmente relacionado con la Melajá substrae a quien la realiza de Simját Iom Tov [alegría de la festividad].

Al no trabajar, uno puede disfrutar del Iom Tov más íntegramente y ocuparse libremente de su vocación espiritual.
Una vez explicado el criterio para la prohibición de Melajá en Jol Hamoéd, se entiende por qué se hacen algunas excepciones.

En determinados casos la Melajá aumentará Simjat Iom Tov en vez de substraer de ella.

Por ejemplo, si alguien está preocupado por una pérdida financiera inmediata, se siente mejor trabajando para evitarla en vez de abstenerse completamente de hacer Melajá.

Es por eso que los Sabios permitieron una Melajá para evitar un davar ha´aved [una pérdida]. Así también, una Melajá útil para las necesidades de la festividad está permitida por el aumento deSimját Iom Tov que resultará.

Del mismo modo en que se prohíbe una Melajá por la tirjá, muchas actividades que requieren esfuerzo están prohibidas aun si no implican una Melajá propiamente dicha.

Tareas que demandan empeño, siendo que abarcan una tirjá, muchas veces se consideran un obstáculo para Simját Iom Tov.

Por ejemplo, en general, no es común mudarse de una residencia a otra. Mover muebles pesados y otros objetos exigen mucho esfuerzo físico y esmero mental. (En casos extremos, como cuando las condiciones presentes de la vivienda son intolerables o implican una pérdida de dinero, existen situaciones en que mudarse puede estar permitido. Una autoridad rabínica debe ser consultada.)

Así también, comprar y vender está prohibido en Jol Hamoéd aun si no abarca una actual Melajá por la tirjá que normalmente acompaña transacciones comerciales .

Ciertas actividades deben ser limitadas en Jol Hamoéd para evitar zilzul HaMoéd, (desvaloración de la festividad).

Por eso, la regla es que transacciones comerciales, aun cuando permitidas, deben ser conducidas en forma oculta para preservar la santidad de la festividad.

Ciertas tareas que aparentarían estar halájicamente permitidas deben ser evitadas porque disminuyen el valor de la festividad.

Por eso, no se debe pintar un departamento, aun de un modo no profesional, en Jol Hamoed para mejorar la apariencia durante la festividad.

En cada caso cuestionable, una autoridad rabínica debe ser consultada para determinar si ese acto es, o no, consistente con el espíritu de la festividad.
Hay algunas restricciones que se aplican en Shabat y Iom Tov, pero no en Jol Hamoéd.  Específicamente, los siguientes casos no están prohibidos en Jol Hamoéd:

PROHIBIDOS vs. NO PROHIBIDOS

a) Hotzaá – la prohibición de trasladar un objeto de una propiedad pública a una privada o viceversa. También haavará, transferir un artículo por cuatro cúbitos en un dominio público. (Hay una opinión que difiere en que hotzaá está prohibida en Jol Hamoéd).
b) Tejumin – la prohibición de caminar más allá de dos mil cúbitos de su lugar de residencia.
c) Muktzé – la prohibición de manejar objetos que no se tiene intención de usar en ese día.
d) Mimtzó jafatzéja vedabér davár – la prohibición de ciertos tipos de preparaciones que tienen que ver con trabajo u otras actividades y discutir temas de esa mundana naturaleza.

Todas las prohibiciones rabínicas que se aplican a Shabat Iom Tov tienen también vigencia en Jol Hamoéd excepto las que están específicamente excluidas.

Como resultado, no se le debe pedir a un no judío hacer para un judío ningún tipo de Melajá prohibida en Jol Hamoéd.
Aunque hay reglas y principios que indican qué sí y qué no está permitido en Jol Hamoéd, es difícil comparar un caso con otro y formular deducciones de una ley a otra.

En las palabras del Talmud: Hiljot moéd akurót hen veéin lemedim zu mi zú. Las leyes de Jol Hamoéd son independientes (lit. estériles) una de otra.

Una ley no puede ser derivada de la otra. Cada caso cuestionable debe ser analizado por si mismo y decidido por una competente autoridad rabínica.

 

NECESIDADES PARA LAS FIESTAS

Antes de comenzar este capítulo, será útil aclarar algunos conceptos básicos. Nos manejaremos con cuatro expresiones importantes:
1. maasé hediot [el trabajo de un inexperto] – una Melajá que no requiere experticia, o una Melajá hecha de modo inexperto, cuando habitualmente se realiza por un profesional;
2. maasé umán [el trabajo de un experto] – una Melajá realizada de manera calificada;
3. tzorej hamoéd – una necesidad de la fiesta (esto no requiere que se trate directamente del cumplimiento de Simjat Iom Tov [goce de la fiesta] ni de otros preceptos de las fiestas, sino, cualquier necesidad que alguna persona precise durante la fiesta será considerada como una “necesidad de la fiesta”); y
4. mejavén melajtó bemoéd – programar deliberadamente la Melajá para realizarla en los días deJol Hamoéd.

Características de las tareas para ser permitidas por la necesidad de las fiestas

Está permitido realizar tareas si se las necesita para la fiesta.

Sin embargo, la única clase de labor permitida es la incluida en maasé hediot.

De igual manera recordemos que, un maasé umán está prohibido aun si es necesario para las fiestas.

Si bien está permitido un maasé hediot cuando sirve a un objetivo de las fiestas, no se debe posponer una actividad intencionadamente para hacerla en Jol Hamoéd.

El siguiente ejemplo esclarecerá estos principios:

Se dislocó la pata de una silla, inutilizándola para su uso.

Si se necesita la silla en la fiesta (y no se puede pedir prestada otra fácilmente), se puede sujetar la pata de manera no profesional.

Dado que la silla arreglada tendrá una utilidad en la fiesta, el trabajo de forma inexperta estará permitido con este fin.

En cambio, si se necesita el conocimiento de un carpintero para ajustar la pata de la silla rota, no se deberá hacer los arreglos en Jol Hamoéd.

En el caso de que la pata se haya caído antes de la fiesta, no se debe posponer intencionalmente aun trabajos inexpertos hasta la llegada de la fiesta. En el caso en que sí hubiesen sido postergados, no deben realizarse en la fiesta.

Siendo que un maasé umán está prohibido aun si es necesario para la fiesta, no se debe mandar a hacer una compostura de calzado (cambiar los tacos o suelas) por un zapatero (judío o no-judío) en Jol Hamoéd, incluso si se necesita esos zapatos para usarlos en las fiestas. (En Jol Hamoéd tampoco se debe retirar los zapatos entregados y arreglados antes de la fiesta y que no se los necesita durante la fiesta.

Esto está prohibido siendo que quienes lo vean pueden asumir que el trabajo se realizó en Jol Hamoéd.  Asimismo, no se debe entregar los zapatos en Jol Hamoéd para que los arreglen después de la fiesta.

Igual al caso anterior, los espectadores podrán pensar que la compostura se realizará en Jol Hamoéd).

Una misma tarea puede llegar a ser considerada maasé hediot o maasé umán, dependiendo de la habilidad de la persona que realiza esa tarea.

Un ejemplo clásico es coser.

Cuando el que cose es un neófito, se considera como un maasé hediot.

Un neófito puede coser un traje o un vestido roto necesario para la fiesta (si no hay otro traje o vestido a mano para ponerse).

Si un sastre (o modista) quisiera hacer estos arreglos, se consideraría maasé umán y estaría prohibido aun si fuese para las fiestas.

Entonces, un sastre puede coser para los requerimientos de la fiesta, si aplica un shinui [un cambio] en el modo de coser; específicamente, debe usar puntos largos (basting) y también debe hacer un punto más alto y el otro más bajo, en forma de zig-zag.

Esta modificación en la tarea convierte el trabajo experto de un especialista en trabajo de un inexperto. (El hecho de sostener la aguja de una manera no habitual, no se considera un shinui válido, ya que no se notará la diferencia en el producto terminado).

Una mujer corriente que sabe coser, se considera un umán. Por lo tanto, no debe coser para las fiestas a menos que use el shinui expuesto.
Dado que no se puede usar el shinui común al pegar un botón, muchas autoridades, autorizan un método alternativo.

Se debe coser el botón de modo flojo, o usando únicamente dos de los cuatro orificios del botón.

Según ciertas opiniones, no se debe coser botones en Jol Hamoéd, salvo en caso de necesidad imperiosa.

Hay una diferencia de postura entre las autoridades acerca de si un sastre (o persona experta) puede emplear una máquina de coser al realizar composturas para las fiestas.

Algunos permiten el uso de la máquina si se aplica el shinui correspondiente. Otros sostienen que no alcanza con la utilización del shinui en este caso.

Está prohibido tejer, tejer punto crochet, bordar y otras tareas de costura en Jol Hamoéd.  Son consideradas como tarea experta aun si se los necesita para las fiestas.

En caso que una persona haya violado la ley sin intención y realizó un maasé hediot, sin que sea una necesidad imperiosa para las fiestas, o un maasé umán aun si fuese necesario para la fiesta, es cuestionable si se puede tener provecho de esta Melajá.

Se puede apoyar en las opiniones más permisivas, y sacar provecho de este acto aun durante las fiestas.

A pesar de lo anterior, si se realizó estos actos intencionalmente, faltando a la por ley halájica, el que realizó estas melajot no deberá sacar provecho de ellas en ningún momento en el futuro.

Sin embargo, todos excepto él, sí pueden tener provecho de esta acción después de las fiestas.

 

FIN DE LA PRIMERA PARTE… Continuará.

TOMADO DEL SHULJÁN ARUJ – TOMO ÓRAJ JAÍM

01 ELUL 5772 – 19 de agosto de 2012.

 

 

PorPublicaciones

Teléfono en Shabat?

Hablar por teléfono en Shabat

Telefono para Shabbat Un Teléfono en shabat ?  Recientemente los medios informativos escritos, comenzando por el Yediot Ajaronot, y el Aurora en Israel, seguido de diarios como El Mercurio de Chile, El Tiempo de Ecuador, y El Excelsior de México, por ejemplo desde el pasado 5 de julio vienen anunciando que El primer ministro, Biniamín Netanyahu, ha dotado a todo el personal religioso de su oficina de teléfonos especiales para poder hablar con ellos durante la jornada del “shabat”.

El artículo dice que: El “shabatófono”, ha sido adaptado por un instituto especializado en encontrar soluciones tecnológicas a las necesidades modernas de la sociedad israelí, dadas las estrictas restricciones religiosas de la ley ortodoxa judía (“halajá”).

La oficina de Netanyahu recurrió al instituto a raíz del gran número de asesores religiosos que tiene, el más alto de todos los gobernantes israelíes en los últimos sesenta años, y la necesidad de hablar con ellos en situaciones de emergencia, dice el diario.

Entre ellos figura su asesor de Seguridad Nacional, el jefe de su gabinete personal, el jefe de la Oficina del Primer Ministro o el asesor diplomático.

El mismo artículo termina diciendo: Hasta ahora, la práctica consistía en que los ministros y asesores religiosos no podían hablar por teléfono sino en casos de emergencia, y cuando así ocurría disponían de un fallo rabínico que les autorizaba a violar el Shabat si con ello contribuían a salvar vidas.

Como podemos suponer, muchas críticas han surgido respecto a la “violación de las leyes del Shabat” especialmente por parte de las diferentes comunidades cristianas y católicas:

Ellos asumen la posición de crítica que Jesús fue muy criticado por “sanar en Shabat” y ahora un primer ministro puede ir “en contra” de la halajá.

También existirá la posición judía que critica exactamente lo mismo, puesto que los rabinos no les permiten trabajar en shabat, ni ir a la sinagoga en el automóvil, pero si un primer ministro puede hacer lo que hace.

La posición que este grupo editorial adopta y quiere demostrar, es la de prudencia y serenidad: ¿Por qué?

En primer lugar quiere demostrar, desde el mismo concepto de la Torá, que hay posibilidad de “trabajar” en Shabat…

¿Cómo así? Se preguntarán muchos…

Vamos entonces al Texto básico:

Libro 1 de Crónicas 9:22-27 en la Biblia, la Nueva Versión Internacional, dice:

22 Los escogidos como porteros fueron un total de doscientos doce. En sus aldeas se encuentran sus registros genealógicos. David y Samuel el vidente les asignaron sus funciones.

23 Los porteros y sus hijos estaban encargados de custodiar la entrada de la tienda de campaña que se usaba como templo del Señor.

24 Había porteros en los cuatro puntos cardinales.

25Cada siete días, sus parientes que vivían en las aldeas se turnaban para ayudarlos.

26 Los cuatro porteros principales estaban en servicio permanente. Eran levitas y custodiaban las salas y los tesoros del templo de Dios.

27 Durante la noche montaban guardia alrededor del templo, y en la mañana abrían sus puertas.

En este ejemplo, tenemos unos porteros, 212 en total, quienes trabajaban los siete días de la semana, con apoyo de sus familiares… es decir, no había descanso, ni siquiera en Shabat.

Un segundo ejemplo está, también en el 2 Libro de Crónicas 2:17-18 de la Nueva Versión Internacional, que dice:

17 Salomón hizo un censo de todos los extranjeros que vivían en Israel. Este censo, que fue posterior al que había hecho su padre David, arrojó la cifra de ciento cincuenta y tres mil seiscientos.

18 A setenta mil de ellos los puso como cargadores; a ochenta mil, como canteros en las montañas; y a tres mil seiscientos, como capataces para dirigir a los trabajadores.

Si tenemos en cuenta que la Torá dice que” tanto nacionales como extranjeros que vivan contigo, cumplirán mis estatutos”, tenemos algo más de ciento cincuenta mil trabajadores que construyeron el Templo, sin descanso en Shabat.

Continuando con el libro de Crónicas, en la misma versión encontramos el siguiente aspecto: 2 Crónicas 30: Los mensajeros salieron por todo Israel y Judá con las cartas del rey y de sus oficiales, y de acuerdo con la orden del rey iban proclamando: “Israelitas, vuélvanse al Señor, Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, para que él se vuelva al remanente de ustedes, que escapó del poder de los reyes de Asiria.”

Los mensajeros se encargaron de distribuir una orden de Ezequías para que el pueblo celebrara el Pesaj (La pascua): tampoco aquí se ve el descanso en Shabat.

Un ejemplo no tan teórico pero si analítico, nos lo da la imagen del Rey David, de quien(nos eneñan) saldrá el Mashiaj, pero que fue representado por Jesús para las diferentes ramas de la iglesia Católica… Este rey David tuvo que organizar un caótico país, el Israel de esa época, desde todo punto de vista: administrativo, estructural, militar, económico, etc.:

Para ello, sus países vecinos, algunos de ellos enemigos, no le daban oportunidad de descansar y, como no existían ministros como los de nuestra época actual sino asesores, “todas las funciones le correspondían a Él.”

Además, tenía tiempo para dedicarse al Eterno, componiendo sus salmos: Nuestros sabios describen de él una vida a la cual sólo le dedicaba dos horas al día para dormir, por consiguiente, su descanso, incluido el Shabat, se ve ampliamente comprometido.

Críticas al cómo actuar en Shabat, siempre ha habido y la Biblia cristiana y católica lo describen, por ejemplo, en el pasaje de Mateo 12:1-7 de la Nueva Versión Internacional que dice

1 Por aquel tiempo pasaba Jesús por los sembrados en *sábado. Sus discípulos tenían hambre, así que comenzaron a arrancar algunas espigas de trigo y comérselas.

2 Al ver esto, los fariseos le dijeron:

— ¡Mira! Tus discípulos están haciendo lo que está prohibido en sábado.

3 Él les contestó:

—¿No han leído lo que hizo David en aquella ocasión en que él y sus compañeros tuvieron hambre?

4 Entró en la casa de Dios, y él y sus compañeros comieron los panes consagrados a Dios, lo que no se les permitía a ellos sino sólo a los sacerdotes.

5 ¿O no han leído en la ley que los sacerdotes en el *templo profanan el sábado sin incurrir en culpa?

6 Pues yo les digo que aquí está uno más grande que el templo.7 Si ustedes supieran lo que significa: “Lo que pido de ustedes es misericordia y no sacrificios” , no condenarían a los que no son culpables.

“Afortunadamente” para la concepción que se quiere dar en este artículo, el mismo Jesús está demostrando que hay posibilidad “de profanar Shabat sin incurrir en culpa”.

Para muchos judíos, también este concepto del teléfono de Shabat puede sonar “fuera de lugar” especialmente por la razón expuesta con anterioridad, pero cuando alguien viaja a Israel, se puede dar cuenta que hay muchas cosas a las que el hebreo llama “kehílu”,

Qué quiere decir esta expresión?,

Parecido. semejante, similar, pero no igual:

Un ejemplo de ello, son los langostinos que se consiguen en los supermercados kasher, elaborados a base de pescado, con la apariencia de uno de estos animalitos…

No hay que olvidar que Israel es un país catalogado dentro del concepto de “primermundista” por lo cual, cuenta con avances tecnológicos que le permiten disfrutar tanto de los langostinos kasher, como del teléfono para Shabat, del mismo modo que en cualquier lugar del mundo, los elevadores, o ascensores están programados para que se detengan “automáticamente” en todos los pisos, sin necesidad de tocar botones, que harían el equivalente de “encender un fuego”.

A propósito de lo anterior, la tecnología, que intenta brindarnos comodidad, y hacernos la “vida más fácil” está, hoy en día en capacidad de entregarnos una realidad virtual en la cual no tendremos que hacer ningún esfuerzo de manipular objetos electrónicos o eléctricos que impliquen el concepto de “encender fuego” o de trasladar objetos, viajar y desplazarnos; la “punta del iceberg” nos lo demuestran las modernas consolas de juego como el Nintendo Wii® y la última versión del PlayStation® en las cuales no se manipulan controles…

No debemos olvidar un par de conceptos importantes: y no con ello quiere decir que podemos hacer “lo que nos provoque”

El primero de ellos es que la Halajá, como su nombre lo dice, NO ES UNA LEY FIJA, sino una guía;

La halajá como su nombre lo dice, es una forma de caminar…

La halajá son conceptos que se han venido incorporando a la tradición y costumbres judías, tratando de acomodarse a los cambios que el tiempo vaya dando a los estilos de vida.

Nunca va a  ser lo mismo cuando teníamos que desplazarnos en burro (pollino, asno como puede estar descrito en algunos textos bíblicos), a los tiempos modernos donde la tecnología le ha brindado al automóvil un grado de automaticidad tal que, “podrían conducirse solos, sin la intervención del hombre,”

Tampoco es el mismo proceso de elaboración de los alimentos de hace 2000 años, al actual, donde se usan muchas sustancias químicas que buscan la conservación de los alimentos, para que puedan ser exportados o conservados por largo tiempo.

En ambos casos, la halajá debate como podemos transportarnos y cómo podemos alimentarnos, procurando al máximo estar siempre basados en la Torá.

El segundo de los conceptos esta dado en la posición personal de cada uno de nosotros con respecto a un evento determinado: esto es lo que va a permitir que algunas personas estén o no de acuerdo con la concepción de la Halajá, que nuestros sabios nos han enseñado bajo el concepto de “setenta rostros tiene la Torá” y que los judíos hemos popularizado bajo la frase que dice “donde hay tres judíos hay cuatro opiniones distintas”…

Ello es lo que permite que un “fariseo señale que así no se debe actuar” y Jesús le responda basado en sus conceptos.

Conceptos de halaja y las interpretaciones…

Por ello, debemos adecuarnos a la realidad, ser discretos, SEGUIR los mandamientos estipulados en la Torá, que son LEY inamovible con el correr de los tiempos, pero ser OBJETIVOS en nuestros comentarios, ya que todos conocemos “el poder de la lengua” (también llamado Lashón HaRá) muy criticado por El Eterno, y por las enseñanzas que le dejó Jesús a sus discípulos, basadas única y exclusivamente, en la Torá.

 

Artículo terminado de elaborar el 18 de julio de 2011 – 16 de Tamuz de 5771

MATERIAL ELABORADO POR GRUPO EDITORIAL 321JUDAISMO.COM

TIENE DERECHOS RESERVADOS DE AUTORÍA INTELECTUAL PERO SE PERMITE SU LIBRE DISTRIBUCIÓN POR CUALQUIER MEDIO FÍSICO Y/O ELECTRÓNICO, BAJO LAS SIGUIENTES CONSIDERACIONES:

1.- NO DEBE SER UTILIZADO CON FINES LUCRATIVOS

2.- NO DEBE SER DESTRUIDO SI SE DAÑA EL MATERIAL, SINO ENETRRADO, POR CUESTIONES HALAJICAS Y DE CONSERVACION DEL MEDIO AMBIENTE.

3.- NO DEBE MODIFICARSE SU CONTENIDO PUESTO QUE LLEVA PALABRA QUE MERECE EL DEBIDO RESPETO POR SALIR DE LA FUENTE DEL TANAJ Y SUS LIBROS COMPLENTARIOS.

El telefono Samnsung Galaxy SIII pertenece a Samnsung CO. y sus
respectivos propietarios, es usado como referencia unicamente.