Tag Archive Melajim 6:14-17

PorMax Stroh Kaufman

Reflexiones día 2

Reflexiones en el judaísmo día 2

 

Día 2:

Cuando los desafíos te abrumen, sigue adelante y sabe que hay algo bueno justo detrás de ellos.

 

Tomado de nuestro artículo siete reflexiones para los siguientes siete días.

 

Dijo alguna vez, Sam Levenson, un comediante de origen judío, nacido en Nueva York, “No mires el reloj; Haz lo que él hace. Sigue adelante”.

 

Aquí tenemos un par de cosas por tener en cuenta: primero, desafío

Segundo, la palabra abrumar

Tercero, el hecho que haya algo bueno detrás de un desafío.

 

Definiciones

Comencemos por definir la palabra desafío

  • Un desafío es una instancia en la que un individuo conmina a otro a disputarse algo.
  • Las situaciones complicadas y de difícil resolución son consideradas como desafíos
  • El desafío suele comprenderse como una dificultad que se asume de modo libre con la finalidad de obtener algún tipo de beneficio.
  • Un reto, una meta por alcanzar y que se torna en algo prioritario.

 

¿Para qué sirve un desafío?

En lo que respecta a la acepción de metas por alcanzar, los desafíos son muy provechosos porque instan a hacer algún tipo de mejora, a superar algún tipo de situación nociva.

Theodore Roosevelt dijo en cierta ocasión: “Es mucho mejor enfrentarse a los grandes desafíos y aspirar a gloriosos triunfos, aun arriesgándose a perder, que integrarse a las filas de los mediocres, que nunca se alegran ni sufren demasiado, porque viven en una gris penumbra, sin victorias ni derrotas”.

 

Pero la frase dice que los “desafíos nos abruman”

Otra definición

Cuando algo nos abruma, nos sentimos agobiados, oprimidos, atosigados, angustiados, ahogados, hastiados, cansados, confundidos, sometidos, intimidados, oprimidos, reprimidos, anonadados, desconcertados, aturdidos, abrumados, apabullados, confundidos, humillados.

Como buenos seres humanos, tenemos la costumbre de, rápidamente, conformarnos en el nivel en que estamos y al que generalmente nos acostumbramos, ya que no nos gusta complicarnos la vida y enfrentar lo que es un desafío

Con todo lo anterior, entonces, ¿a quién le interesa un desafío?

Es mejor estar en una situación de tranquilidad, que en los tiempos actuales, con la aparición de tantos coach que se han dedicado a enseñarnos la autosuperación, el término que más se aplica a donde queremos estar es “zona de confort”

 

Sin embargo, los desafíos tarde o temprano se presentan y debemos tener la actitud correcta para enfrentarlos.

Análisis

Pero la sentencia dice que “detrás de ellos hay algo bueno”… ¿Quién me lo asegura?

¿No es acaso mejor estar en la “zona de confort”?

Tal vez sí – Tal vez no

En el refranero popular se dice que “después de la tempestad viene la calma”

De cualquier manera, muchas personas se entregarán a la desesperación, mientras que otros se resignarán a vivir sufriendo, y murmurando en contra lo que les pasa.

 

Los que deciden enfrentar los desafíos, desde el punto de vista no religioso, harán todo lo posible por superar dicha prueba.

Cada ser humano decide iniciarse entonces en la búsqueda de su propia superación y transformación personal.

Cada uno a su ritmo, pero hacia delante.

Todos buscando trascender y superar muchos límites que parecían inalcanzables.

Los que lo hacen desde el punto de vista religioso, se apoyan en la fe y en la oración, sin olvidar “la acción”

Porque “Con la ayuda de HaShem todo es posible”

Lo vemos en el siguiente ejemplo:

2 Reyes / Melajim 6:14-17 Y envió allá caballos y carros, y un gran ejército; vinieron de noche y rodearon la ciudad.

Y el siervo del varón de Elohim se levantó temprano y salió, y he aquí que un ejército con caballos y carros rodeaba la ciudad. Y su asistente le dijo: “¡Ay, maestro mío! ¿Qué haremos?”

El dijo: “No temas, porque los que están con nosotros son más numerosos que los que están con ellos”.

Y Elisha oró y dijo: “Oh Señor, por favor abre los ojos y deja que vea”. Y el Señor abrió los ojos del muchacho y vio, y he aquí que la montaña estaba llena de caballos ardientes y carros alrededor de Elisha.

Tomar acción significa, por ejemplo,

1.- Programarse con un plan, que nos permita concentrarnos en cada paso que permita buscar la solución a cada reto. Incluso si no sabemos cómo lo vamos a superar, el plan debe incluir el optimismo de que las cosas funcionarán.

2.- Por supuesto que es importante mantenerse tranquilo (con fe), porque cuando se trata de dificultades, se necesita paciencia… El éxito proviene del Eterno, simplemente “es pedirle ayuda, y dejar que el resto lo haga Él”.

3.- Importante dejar de quejarse. Eso de que ¿Por qué mi vida está tan llena de problemas? no ayuda a nadie

 

Algunos podrían decir, con relación a enfrentar los desafíos desde el punto de vista religioso: “es fácil ser religioso, no hay necesidad de pensar, sólo se tiene que aceptar los principios de la fe y así se puede evitar la responsabilidad de tomar decisiones y enfrentar el conflicto”.

Para tal opinión, los rabinos suelen decir: Esa no es la verdadera naturaleza de la religión.

La religión no es un lugar para esconderse; es un lugar para que las personas valientes enfrenten una revelación totalmente honesta de su propio ser interior.

El judaísmo a pesar de confiar plenamente en El Eterno, (en nuestro caso) no protege al judío del conflicto: lo obliga a enfrentarlo directamente, de una manera heroica.

Conclusión

De cualquier modo aprendemos que si no tomamos las riendas de la situación, serán otros los que las tomen por nosotros. Y entonces viviremos la vida que otras personas quisieron o estimaron adecuadas para nosotros.

Y allí es cuando aprenderemos que ese algo bueno, que justo estaba detrás de los desafíos, nunca la supimos aprovechar.

 

29 de abril de 2018 – 14 de Iyar de 5778

Recopilado – Elaborado para 321judaismo.com por Dr Max Stroh Kaufman