Tag Archive Miedo

PorMax Stroh Kaufman

A qué le tenemos miedo?

¿A qué le tenemos Miedo?

 

Primero definimos que es miedo.

El miedo según el diccionario de la Real Academia Española, es la “perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario”.

Hay varias formas de miedo y algunas definiciones:

Ansiedad: es, un sentimiento desagradable que se anticipa ante un daño, una amenaza o desgracia presente o futura.

Aprensión: Escrúpulo, recelo de hacer o decir algo que se teme que sea perjudicial o inoportuno.

Fobia: es un estado neurótico de miedo exagerado y mal encaminado

Pánico: es el miedo o terror sin fundamento, colectivo y descontrolado

Paranoia: es un estado mental que se caracteriza por la presencia de delirios autorreferentes.

Pavor: miedo intenso

Preocupación: Estado de desasosiego, inquietud o temor producido ante una situación difícil, un problema, etc

Susto: un miedo breve y súbito, procedente de una causa pequeña

Temor: es el miedo a algo que se piensa que ya ha sucedido


Desde el punto de vista biológico, el miedo es un mecanismo de supervivencia, que le permite a un individuo, responder ante situaciones adversas con rapidez y eficacia; sólo en ese sentido, es normal y beneficioso para el individuo y para su especie.

 

Al detectar, mediante un “sistema de alarma” alguna amenaza, las estructuras que corresponden al sistema límbico, las que se encargan de regular emociones, alimentación, lucha, escape y evitación del dolor, y la búsqueda del placer, son las primeras en intervenir, y se encarga de controlar las respuestas mediante las acciones de “huir o pelear”..

Es la amígdala, ubicada en este centro, y actúa a partir de cualquier percepción burda, como puede ser una sombra, un movimiento extraño, un ruido, la que hace que a la persona o animal, se aliste para huir o pelear.

Otras funciones corporales también se activan: hay un aumento en la presión arterial, la frecuencia cardíaca y respiratoria, los niveles de adrenalina intensifican el metabolismo celular, e incrementan los niveles de glucosa en la sangre, se aumenta la coagulación sanguínea, se dilatan las pupilas, se abren los poros sudoríparos, se aumenta la actividad mental, e incluso pueden afectarse los esfínteres corporales, preparando el cuerpo para lo que venga: la huida o la pelea.

Todo lo anteriormente descrito depende de varias sustancias químicas que intervienen en el proceso del miedo, algunas de ellas son: la dopamina, la vasopresina (u hormona antidiurética) y la oxitocina: en general, mientras más dopamina hay en la amígdala, más

miedo o estrés se provoca en las personas afectadas por el miedo: el etanol, por otro lado, es una de las sustancias que “disminuyen el miedo.

Sin embargo, los receptores NMDA, son los que se encargan de “dejar marcada una huella” en las células cerebrales, y de allí es de donde pueden venir los “miedos injustificados, el pavor y las fobias”.

El miedo puede ser saludable, cuando una persona procede con cautela frente a un estímulo y de este modo evita una calamidad; también puede ser dañino, mórbido o prejudicial, cuando acaba con la esperanza, y debilita la resistencia emocional.

La palabra miedo en hebreo es “irá”… en la parashá que repasamos recientemente, nos encontramos con “no tengáis miedo” en dos ocasiones: la primera como al tirú (en hebreo) y la segunda como al tiraúm. (1)

Algunas veces, deseamos abrirnos paso a través de las cosas que queremos cambiar, pero tenemos miedo; por ejemplo, miedo al rechazo, pero debemos aprender que el miedo, como nos enseñan algunos de nuestros sabios, es un Ingrediente de la Sabiduría, porque el miedo es lo que nos va a ayudar a hacer lo que creemos que es correcto, y no lo que la sociedad piensa que es correcto, como la decisión que tomó el pueblo de Israel de ir a la conquista de Canaán…

Además de ello, los cabalistas nos enseñan algo que es esencialmente muy simple: el miedo, en cualquier nivel que lo sintamos y en cualquier forma que tome, es una indicación de la existencia de una desconexión entre nosotros y el Creador.

Si lo miramos desde un punto de vista para nada espiritual, los seres humanos necesitamos de la energía del miedo; o sino, miremos cómo las personas ricas materialmente inevitablemente buscan algo arriesgado para ocupar su tiempo, porque si no lo hacen, sienten que su vida es muy aburrida.

Tomemos como ejemplo la idea de que hay cámaras ocultas que nos monitorean, a cada instante, nuestro progreso a través de la vida (como los “reality show”).

Todo el mundo te está mirando. La gente nos aplaude cuando tenemos éxito y nos abuchean cuando fallamos:

¿Cuál sería nuestro propósito?

Que todo el tiempo nos estén felicitando y aplaudiendo…

 

Entonces, aprovecha el poder que nos da el miedo, para hacer frente a todos tus “no puedo”, tal como lo haríamos en este “reality show” y recuerda que, quien nos está observando, todo el tiempo, es Nuestro Creador, El Todopoderoso, Hakadosh Baruj Hu.

Una vez que hayas elaborado una lista de aquellos “no puedo” y que te van a ayudar a no ser abucheado por quien te está observando, lograrás tus objetivos: puede que el proceso no nos guste mucho, pero todo proceso de esfuerzo extremo siempre dará los frutos de nuestra labor: nos reconecta con nuestro creador, como hemos anotado previamente, y estaremos recibiendo de Él, todos los aplausos, méritos y premios que El Creador tiene para con nosotros.

El Zóhar aclara esta verdad: si un individuo está completamente conectado al Creador, él o ella nunca experimentará temor.

¿Miedo? Si, es necesario, pero no para tenerle miedo.

 

(1) Números /BaMidbar 14:9 Pero tan sólo no os rebeléis contra el Eterno ni temáis al pueblo de la tierra, porque no son más que pan para nosotros; su amparo se ha retirado de ellos, mientras que el Eterno está con nosotros. No los temáis.

Aj beAdonai al timrodú veatém al tirú et am haáretz ki lajmenú hem sar tzilám mealéihem veAdonai itánu al tiraúm.

PorMax Stroh Kaufman

Miedo

Miedo

 

Escrito está en Devarim / Deuteronomio 7:17-21

-No deberás tener miedo (lo tira) de ellos.

-Seguramente recordarás lo que Hashem, tu Elohim hizo a Faraón y a todo Egipto:

-Las pruebas grandes que vieron tus ojos, y las señales y las maravillas, y la mano fuerte, y el brazo extendido por el cual Hashem, tu Elohim, te sacó,

-Así lo hará Hashem, tu Elohim, a todas las naciones ante las cuales tienes miedo (yaré). Además, Hashem, tu Elohim, lanzará el avispón contra ellos, hasta la destrucción de los que quedan y de los que se esconden ante ti.

-No te intimides / te asustes / quebrantarás (lo taarótz) delante de ellos, porque Hashem, tu Elohim, está en medio de ti, un Dios que es poderoso y temido (nora).

Varias veces, y con palabras diversas, en los versículos anteriores, se nos está advirtiendo algo: No tener miedo.

&nbsp

Tener miedo, es normal en los seres vivos.

El miedo es, simplemente, una emoción como cualquier otra.

Tiene aspectos positivos y negativos.

El miedo positivo es lo mejor que podemos tener: nos estimula.

¿Por qué?

Porque nos impulsa a estar fuera del mundo de los sueños y 100% en la realidad, a cumplir con nuestras expectativas.

Nos ayuda a salir de la mediocridad, algo que en términos de autosuperación se suele llamar como “zona de confort”

El miedo positivo, como lo hemos llamado, nos lleva a soñar los sueños más elevados posibles y nos ayuda a elaborar un plan para lograrlos.

 

Si el miedo fuera malo, ¿Por qué nos subimos a aterradoras montañas rusas y vemos películas con abundantes escenas de horror?

Eso es sólo un pequeño momento de nuestras vidas, podremos decir.

Pero después alardeamos de ello.

Y así puede llegar a ser todo en nuestras vidas, si sabemos “dominar” el miedo.

Si sabemos cómo “no tener miedo”

PREGUNTÉMONOS:

¿Tiene miedo la oruga de transformarse en una hermosa mariposa?

En nuestro caso, El mismo Hashem, nos está insinuando que confiemos en Él; que hagamos su voluntad.

¿Acaso no recordamos cuando nos montamos por primera vez a una bicicleta (patines etc)?

¿No estaba acaso uno de nuestros padres detrás de nosotros diciéndonos que no tengamos miedo?

¿Y cuál fue nuestra sensación cuando logramos controlar la bicicleta y rodar bajo nuestro propio impulso?

 

El miedo no es tan malo como parece: trae recompensas: pero volviendo a las frases del versículo, nada es comparado con hacer la voluntad de nuestro Creador, aunque sea una elección difícil.

Definitivamente eso es lo que El Eterno quiere que hagas.

Que confíes en Él

No tengas miedo.

 

25 de Octubre de 2017 – 05 de Jeshvan de 5778

Artículo redactado por Dr Max Stroh Kaufman para 321judaismo.com

PorMax Stroh Kaufman

Miedo

¿Tienes miedo?

Todos tenemos miedo.

Miedo a la enfermedad y la muerte, a perder el trabajo y caer en la pobreza; miedo al cambio, a una profesión nueva, a estar solos, a no ser aceptado por otros, por nuestras familias y amigos, nuestros colegas y vecinos, por la sociedad en general.

El miedo es una fuerza que distorsiona el juicio y nos hace incapaces de tomar la más simple decisión.

Hay miedo a lo conocido y a lo desconocido: uno de ellos nos permite protegernos y el otro que nos hace torpe… que nace de la duda y de la confusión, y nos mantiene en ellos porque no tiene un objetivo claro, que nos lleva a la desesperación, nos embota el corazón y nos debilita el espíritu, bajando la resistencia que nos ayuda a enfrentar  los verdaderos desafíos.

Otro de los problemas del miedo, que tenemos que considerar es que, aunque sepamos descartar algunos miedos, la vida siempre va a permitir el desarrollo de una serie nueva de miedos

Sin embargo, el miedo tiene un lado que podríamos llamar como positivo: el miedo define tus valores y tus limitaciones.

El miedo te otorga la libertad y el poder de decidir, te ayuda a tomar conciencia de lo que es importante para ti, te hace cuidarlo y defenderlo así como también te frena y te recuerda que toda acción tiene consecuencias:

El problema es, que la mayoría de nosotros, y pensando desde el punto de vista material.

No somos capaces de vencer el miedo, porque siempre vamos a estar preocupados porque, por ejemplo, “no alcanza la el dinero”

La Torá, nos trae una frase que podemos aplicar al miedo: “Esfuérzate y se valiente:”

Como hemos visto, algunas veces–por no decir la mayoría –nos rendimos aún antes de iniciar la batalla, porque, por miedo, abandonamos cualquier  tipo de fortaleza y entereza que nos ayuda  a enfrentar la adversidad.

Por consiguiente, estamos obligados a ignorar activamente los miedos,  y remplazar los temores y las desesperanzas, por pensamientos “dulces”, positivos.

Este remedio fundamental y directo, está encapsulado en el dicho jasídico: “Piensa bien y todo estará bien”.

Pero ¿Cómo no sentir miedo?

Volvamos a la frase “esfuérzate y se valiente:”

El Eterno  nos está diciendo que la cobardía, de alguna manera es ausencia de confianza en Él.

También nos está insistiendo que seamos fuertes, valientes, sin miedo y, que si así lo hacemos,  el Santo Bendito Sea, va delante de nosotros, estará con nosotros, nos acompañará “en todo lo que vayas”

¿Tienes miedo?

Es importante recalcar lo que vimos en el párrafo anterior:

El Eterno nos dice que,

1.- Si hacemos siempre nuestro mejor esfuerzo,

2.- Si damos todo lo que podemos y todavía más,

3.- Si damos un esfuerzo extra, si damos la batalla, sin miedo,

EL nos respaldará y hará posible que las cosas por las cuales luchamos, sean una realidad.

Pregunto ahora ¿qué más necesitamos si Di-s va delante de nosotros luchando nuestras batallas, peleando y hostigando nuestros enemigos?

EL nos respaldará y hará posible que las cosas por las cuales luchamos, sean una realidad, por lo tanto, es el momento de decir: ¡”adiós” miedo y “hola” vida!

Es el momento de salir del “vivero” en donde hemos permitido que crezca toda clase de posibilidades de temores; si le permitimos, estarán allí intimidándonos y perturbando nuestra paz tanto física como mental.

¿Qué tenemos que hacer?

Nuestro mejor esfuerzo debe estar siempre como fundamento para que el Eterno nos conceda lo que pedimos.

¿Cómo lo vamos a hacer?

Orando:

Pero el asunto no es sólo “orar por orar:”

El  hecho es dar nuestro mejor esfuerzo para lograrlo, porque nuestras tefilot diarias requieren de que suspendamos todas nuestras actividades cotidianas para dedicar el tiempo necesario para presentarnos ante el Eterno.

Él nos manda a tener confianza, porque, como lo ha dicho, va a estar con nosotros en todo lo que hagamos;

¿Qué hacer?

Por ello requiere que adecuemos nuestra conducta y, si cumplimos con ello, las consecuencias siempre nos serán favorables…

La palabra del Eterno está empeñada en ello.

Sobradamente sabemos, “Di-s no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta” (Bamidbar/Números 23:19)

Recordemos lo que El Todopoderoso dice “YO TE MANDO;” por ello, nuestro mejor esfuerzo, nos va a permitir ser VALIENTES, animosos, dispuestos a arrostrar el peligro, a hacerle frente.

Fuertes y valientes: esto en suma es lo que tenemos que ser: resistentes, con mucha energía, con esfuerzo si se quiere, es decir, con fuerza extra, con ex fuerzo, con más que fuerza y con coraje y valentía.  NOS VA A LIBRAR DEL MIEDO.

OREMOS, como lo manda El Eterno en la Torá, y veremos los resultados.

06 de Mayo de 2013 – 26 de Iyar de 5773