Tag Archive Nefilat Apaim

PorMax Stroh Kaufman

Tajanun

Tajanun (Tachanun)

El Tajanun, es la oración en la que pedimos perdón por todos los posibles pecados que pudiéramos haber cometido: podríamos decir que en Yom Kipur o en los diez días de arrepentimiento, serían los días indicados para pedir por perdón mencionado: Sin embargo, el judío, a través de muchos mecanismos, requiere y necesita pedir perdón por aquellos posibles hechos de pensamiento, palabra o de acción, que solemos llamar pecados.

Tajanun comienza diciendo: MISERICORDIOSO Y GRACIOSO, HE PECADO CONTRA TI, TEN MISERICORDIA DE MI Y RECIBE MIS SÚPLICAS. ADONAI EN TU IRA NO ME REPRENDAS, EN TU FUROR NO ME CASTIGUES. AGRÁCIAME ADONAI PUES SOY DÉBIL, CÚRAME ADONAI PUES TEMEN MIS HUESOS. MI ALMA TEME MUCHO, Y TÚ, ADONAI, ¿HASTA CUÁNDO?

El rezo de Tajanun no ha sido puesto por nuestros sabios solamente “porque si”: el rezo implica un alto grado de sumisión delante del Eterno. Por lo tanto, tiene el poder de apaciguar el atributo de justicia y suscitar gran piedad. La influencia de HaShem puede entonces ser transmitida con — abundancia.

Otro de los asuntos del tajanun de relaciona con una anécdota en el Shulján Arúj, y dice así: Hay un debate que se desarrolló, y se transformó en una gran disputa, que resultó en la reprobación y excomulgación de Rabí Eliezer ben Horkanos. Imma Shalom, era la esposa de Rabí Eliezer ben Horkanos (1), y también la hermana de Raban Gamliel. Temiendo que a través del poder de rezo, y de elevar oraciones, que tenía su marido, y específicamente a través de la súplica del “Tajanun”, por él recitada, pensó que podría causar la muerte de su hermano, Raban Gamliel, con quien amargamente discrepaba, La Guemará nos cuenta, cómo ella intentó siempre, asegurarse de causar algún tipo de interrupción a su marido, entre el Shemoné Esré y el “Tajanun”, disminuyendo así, la probabilidad de que su hermano sufriere algún daño, por la tefilá de Rabi Eliezer .

La Guemará continúa contando, que ella pensó que era Rosh Jodesh, día en el cual no se recita “Tajanun”, y al entrar en el cuarto de su esposo, halló a éste rezando el “Tajanun”. Horrorizada, exclamó, “¡Incorpórate y deja de decir “Tajanun”, pues estas matando a mi hermano!”. Entre tanto, la noticia sobre la muerte de Raban Gamliel, se difundió rápidamente. (Otra versión diferente en la Guemará, relata que un menesteroso se presentó a su puerta, distrayendo su atención, lo que posibilitó que aconteciera lo descrito)

¿Cuál es la explicación para esto?

Sucede que, en algunas comunidades, cuando se oficia el Tajanún, se acostumbra a colocar a bajar la frente, y apoyarla en la mano (usualmente la izquierda) como la posición que toma quien está angustiado y en ese momento, busca el perdón.

El término utilizado por muchos de los Rabinos, en relación con esta oración y la posición adoptada es el de ” Nefilat Apaim “, que significa literalmente ” caer sobre la cara “, y esto es una forma común de llamar a esta oración.

Entonces, se dice que la persona que está orando, postrado sobre su rostro, podría estar entrando en los reinos espirituales más bajos, en los cuales busca extraer de allí, los restos de las chispas sagradas en su camino a la rectificación. Por muchos de nuestros sabios, esta práctica es considerada demasiado peligrosa porque el alma de la persona que está orando puede quedar atrapada allí, porque la persona que lo hace puede no entender lo que está haciendo y en lugar de lograr la rectificación Por lo tanto, a lo sumo, en algunas comunidades la gente pone su frente sobre su brazo; en otras comunidades la oración no es más que el expuesto en una posición sentada.

Los más estudiosos, en lo que se refiere a las prácticas del misticismo judío, afirman que una inadecuada atención en esta oración puede implicar que el alma de una persona, “caiga en el cuerpo de otra, inclusive la de un converso o gentil” lo cual puede ser también peligroso bajo este punto de vista, por el poco provecho que puede obtener de eso y lograr incluso la muerte; se dice que el ARI, y los judíos sefarditas de su época, tenían esta práctica durante la oración del Tajanun, y ello permitía que Su alma fuera, simultáneamente, rectificada en el cuerpo de otra persona… demostrando con ello, que los tres componentes del alma, Nefesh, Ruaj y Neshamá,  tenían que atravesar por un proceso que ellos describieron equivalente a la misma muerte, y así, se logra esta rectificación conocida con el nombre de tikun.

¿Por qué?  Porque según las enseñanzas, y basados en el pasaje de Isaías / Yeshaía 22:14,  hay pecados que no son expiados hasta que una persona se aparta de este mundo, como está escrito: “Este pecado no te será perdonado hasta que mueras. ”

Y esta rectificación debe ser con absoluta, adecuada y total concentración, y para que el Todopoderoso tenga misericordia de él y perdone sus pecados, porque feliz es la persona que sabe apaciguar y servir a su Maestro intencionalmente y con la devoción de su corazón, porque una persona que dedicar su alma y su ser, y procura no acercarse a Él con una falsa intención, tendrá la recompensa adecuada porque: “El que dice mentiras no permanecerá en mi presencia.” (Tehilim / Salmos 101:7)

Siguen diciendo los estudiosos desde el punto de vista místico, que aquella persona “que no permanecerá en mi presencia” es esta persona que no quiere hacer las paces, que no desea la rectificación, o que no tiene la voluntad ni el propósito para hacerlo y su falta de intención adecuada no provoca ninguna reacción en el reino espiritual.

Un rabino de épocas muy antiguas, a quien los textos citan como Rabí Yehuda dijo, con relación a la oración de tajanun y el proceso de rectificación: “Bienaventurada es nuestra suerte y la suerte del Pueblo de Israel que se aferra al Todopoderoso a través de la intención adecuada al orar y realizar mitzvot, porque así, tu pueblo: todos ellos serán justos… Y serán los que para siempre heredarán la tierra; Bendito sea El Eterno por siempre jamás. Amén y Amén.

Es por eso que dicen los jajamim que el rezo de Tajanun no ha sido puesto en su lugar, solamente “porque si”: sino porque, como está escrito, los rectos habitarán en tu presencia (Tehilim / Salmos 140:14), ” Y ellos vendrán, y verán mi gloria…” (Isaías 66:18)

Por ello sería adecuado que, en cada momento de nuestras vidas tuviéramos presente la frase que dice: ” A ti, Adonai, yo levanto mi alma…. “(Salmos 25:1)

 

(1)    Fue uno de los tanaim más prominente de los siglos segundo y primero, discípulo del Rabino Johanan ben Zakai y colega de Gamaliel II

 

03 de Junio de 2014 – 05 de Sivan de 5774