Tag Archive Reflexion Diaria

PorMax Stroh Kaufman

Dia 3 de los 7 días de reflexión

Reflexión del día 3

 

Tomado de nuestro artículo 7 reflexiones para los próximos 7 días

 

¿Cuál es nuestra reflexión el día de hoy?

Día 3: No afrontes el día de hoy usando los anteojos de ayer.

 

Todos, absolutamente todo, hemos querido tirar la toalla en algún momento.

Si; todos hemos sentido demasiada presión en el trabajo o en la casa, y algunas cosas o situaciones lo único que hacen es aumentar nuestro nivel de estrés y ansiedad.

Por lo tanto,nadie es ajeno al sentimiento de impotencia y al de frustración ni al estrés que parece no tener fin.

En más de una ocasión hemos estado a punto de explotar y decir “ya no puedo más”.

Y eso sucede por múltiples circunstancias que cada uno maneja o interpreta de manera personal

Porque cada día es un  nuevo comienzo.

Tan sencillo como esto… te acuestas bien y amaneces con resfriado…el despertador no sonó a tiempo…  eso ya cambia totalmente la perspectiva del día

De allí en adelante “un millón de cosas” hacen que el día de hoy sea diferente al día de ayer, aunque nos movilicemos en el mismo medio de transporte, los compañeros de trabajo sean los mismos, etc, etc.

Y nos quejamos…

Es quizás la primera razón que podemos dar para que no afrontes el día de hoy usando los anteojos de ayer.

Además, la forma como vemos cada día de la semana también hace que cada día sea diferente de los demás…

Nunca veremos con los mismos ojos al primer día de la semana, al día del medio ni el último..

Si acaso eres fanático de las noticias (generalmente amarillistas y de tragedias) que reportan los medios de comunicación… ellas también son diferentes cada día… aunque repitan el tema

Ejemplo los refugiados en determinado país del mundo, la economía, el estado de las carreteras, la salud, la posición de un político determinado etc

El clima es otra situación que no puedes controlar… hoy súbitamente llovió y no lo esperabas, ni estaba pronosticado…

Ello también hace que el día de hoy sea diferente a los demás

Y por ello, No afrontes el día de hoy usando los anteojos de ayer.

Entonces, como dijimos previamente, hay “un millón de cosas” que hacen de los días, diferentes el uno del otro.

Consejo?

DISFRUTA DEL CAMINO. Tienes el mundo entero por descubrir y, como se suele decir, la vida es una gran aventura llena de posibilidades.

Por lo tanto, aprende a divertirte y a disfrutar mucho, pero mucho, cada instante.

Eres una persona afortunada: tienes habilidades, cualidades y defectos, los cuales tienes que aprender a manejar, para poder estar aquí y ahora.

No afrontes el día de hoy usando los anteojos de ayer.

Elaborado por Dr. Max Stroh Kaufman

PorMax Stroh Kaufman

Reflexiones día 2

Reflexiones en el judaísmo día 2

 

Día 2:

Cuando los desafíos te abrumen, sigue adelante y sabe que hay algo bueno justo detrás de ellos.

 

Tomado de nuestro artículo siete reflexiones para los siguientes siete días.

 

Dijo alguna vez, Sam Levenson, un comediante de origen judío, nacido en Nueva York, “No mires el reloj; Haz lo que él hace. Sigue adelante”.

 

Aquí tenemos un par de cosas por tener en cuenta: primero, desafío

Segundo, la palabra abrumar

Tercero, el hecho que haya algo bueno detrás de un desafío.

 

Definiciones

Comencemos por definir la palabra desafío

  • Un desafío es una instancia en la que un individuo conmina a otro a disputarse algo.
  • Las situaciones complicadas y de difícil resolución son consideradas como desafíos
  • El desafío suele comprenderse como una dificultad que se asume de modo libre con la finalidad de obtener algún tipo de beneficio.
  • Un reto, una meta por alcanzar y que se torna en algo prioritario.

 

¿Para qué sirve un desafío?

En lo que respecta a la acepción de metas por alcanzar, los desafíos son muy provechosos porque instan a hacer algún tipo de mejora, a superar algún tipo de situación nociva.

Theodore Roosevelt dijo en cierta ocasión: “Es mucho mejor enfrentarse a los grandes desafíos y aspirar a gloriosos triunfos, aun arriesgándose a perder, que integrarse a las filas de los mediocres, que nunca se alegran ni sufren demasiado, porque viven en una gris penumbra, sin victorias ni derrotas”.

 

Pero la frase dice que los “desafíos nos abruman”

Otra definición

Cuando algo nos abruma, nos sentimos agobiados, oprimidos, atosigados, angustiados, ahogados, hastiados, cansados, confundidos, sometidos, intimidados, oprimidos, reprimidos, anonadados, desconcertados, aturdidos, abrumados, apabullados, confundidos, humillados.

Como buenos seres humanos, tenemos la costumbre de, rápidamente, conformarnos en el nivel en que estamos y al que generalmente nos acostumbramos, ya que no nos gusta complicarnos la vida y enfrentar lo que es un desafío

Con todo lo anterior, entonces, ¿a quién le interesa un desafío?

Es mejor estar en una situación de tranquilidad, que en los tiempos actuales, con la aparición de tantos coach que se han dedicado a enseñarnos la autosuperación, el término que más se aplica a donde queremos estar es “zona de confort”

 

Sin embargo, los desafíos tarde o temprano se presentan y debemos tener la actitud correcta para enfrentarlos.

Análisis

Pero la sentencia dice que “detrás de ellos hay algo bueno”… ¿Quién me lo asegura?

¿No es acaso mejor estar en la “zona de confort”?

Tal vez sí – Tal vez no

En el refranero popular se dice que “después de la tempestad viene la calma”

De cualquier manera, muchas personas se entregarán a la desesperación, mientras que otros se resignarán a vivir sufriendo, y murmurando en contra lo que les pasa.

 

Los que deciden enfrentar los desafíos, desde el punto de vista no religioso, harán todo lo posible por superar dicha prueba.

Cada ser humano decide iniciarse entonces en la búsqueda de su propia superación y transformación personal.

Cada uno a su ritmo, pero hacia delante.

Todos buscando trascender y superar muchos límites que parecían inalcanzables.

Los que lo hacen desde el punto de vista religioso, se apoyan en la fe y en la oración, sin olvidar “la acción”

Porque “Con la ayuda de HaShem todo es posible”

Lo vemos en el siguiente ejemplo:

2 Reyes / Melajim 6:14-17 Y envió allá caballos y carros, y un gran ejército; vinieron de noche y rodearon la ciudad.

Y el siervo del varón de Elohim se levantó temprano y salió, y he aquí que un ejército con caballos y carros rodeaba la ciudad. Y su asistente le dijo: “¡Ay, maestro mío! ¿Qué haremos?”

El dijo: “No temas, porque los que están con nosotros son más numerosos que los que están con ellos”.

Y Elisha oró y dijo: “Oh Señor, por favor abre los ojos y deja que vea”. Y el Señor abrió los ojos del muchacho y vio, y he aquí que la montaña estaba llena de caballos ardientes y carros alrededor de Elisha.

Tomar acción significa, por ejemplo,

1.- Programarse con un plan, que nos permita concentrarnos en cada paso que permita buscar la solución a cada reto. Incluso si no sabemos cómo lo vamos a superar, el plan debe incluir el optimismo de que las cosas funcionarán.

2.- Por supuesto que es importante mantenerse tranquilo (con fe), porque cuando se trata de dificultades, se necesita paciencia… El éxito proviene del Eterno, simplemente “es pedirle ayuda, y dejar que el resto lo haga Él”.

3.- Importante dejar de quejarse. Eso de que ¿Por qué mi vida está tan llena de problemas? no ayuda a nadie

 

Algunos podrían decir, con relación a enfrentar los desafíos desde el punto de vista religioso: “es fácil ser religioso, no hay necesidad de pensar, sólo se tiene que aceptar los principios de la fe y así se puede evitar la responsabilidad de tomar decisiones y enfrentar el conflicto”.

Para tal opinión, los rabinos suelen decir: Esa no es la verdadera naturaleza de la religión.

La religión no es un lugar para esconderse; es un lugar para que las personas valientes enfrenten una revelación totalmente honesta de su propio ser interior.

El judaísmo a pesar de confiar plenamente en El Eterno, (en nuestro caso) no protege al judío del conflicto: lo obliga a enfrentarlo directamente, de una manera heroica.

Conclusión

De cualquier modo aprendemos que si no tomamos las riendas de la situación, serán otros los que las tomen por nosotros. Y entonces viviremos la vida que otras personas quisieron o estimaron adecuadas para nosotros.

Y allí es cuando aprenderemos que ese algo bueno, que justo estaba detrás de los desafíos, nunca la supimos aprovechar.

 

29 de abril de 2018 – 14 de Iyar de 5778

Recopilado – Elaborado para 321judaismo.com por Dr Max Stroh Kaufman

PorMax Stroh Kaufman

Reflexiones diarias

Reflexiones diarias

 

Creado a partir de nuestro artículo siete reflexiones para los próximos siete días

 

Reflexión #1

Primero conviértete en una bendición para tí mismo para luego volverte una bendición para los demás.

 

Empecemos por aclarar un concepto:

¿Que significaría estar o ser bendecido dentro de un concepto no tan religioso? (En general, independiente de cual sea la religión)

Podemos empezar a enumerar una serie de factores tales como una carrera exitosa, abundancia financiera que nos permita satisfacer todas nuestras necesidades materiales, un cuerpo sano (1),  un matrimonio amoroso, hijos obedientes, tener amigos de confianza,

De acuerdo con lo anterior,la manera más fácil de lograrlo, para algunos, sería poderse encontrar una lámpara mágica (Como la de Aladino) y que el genio de la lámpara le concediera no sólo los tres deseos de la historia, sino que fuera permanente.

 

Es cierto, y para nadie es extraño decir que las comodidades de una casa soñada, un (muy) buen automóvil, equipos electrónicos de la más alta tecnología disponible, viajar a lugares lejanos (preferiblemente en primera clase y/o para algunos en jets o yates privados), habernos graduado de las mejores universidades y llegar a obtener incluso hasta un doctorado son señales de éxito que disfrutamos enormemente.

Solemos decir “estoy bendecido” en referencia a la buena fortuna descrita.

También solemos decir que estoy (estamos) bendecido(s), cuando nuestras amistades son “lo mejor de lo mejor”.

Si hacemos un análisis de lo anterior, vemos que para lograrlo, la mayoría ha recorrido un largo y arduo camino, que tomó un tiempo determinado (el cual no fue como por arte de magia ni por ganarse una lotería)

Un arduo camino en el cual hubo que pasar (muy seguramente) por duras pruebas, tanto de resistencia como de persistencia, para poder ser bendecido con los aspectos mencionados.

Un ejemplo de ello, Abraham quien estaba dispuesto a sacrificar a su único hijo, para ser bendecido… “porque querer ser bendecidos puede llevarnos a acciones desesperadas”

Que ser bendecido tomó un tiempo determinado (como ya lo habíamos resaltado), Si; es variable para cada caso, cada persona y cada situación.

Después de todo, cada uno de nosotros logra ser bendecido en los hogares, en nuestro trabajo, en nuestras finanzas, en nuestras vidas, nuestra salud y con nuestros hijos.

Con todo lo que se ha descrito previamente, nos damos cuenta que “hemos recibido” muchas cosas, con lo cual nos encontramos bendecidos: es decir, como dice al principio de la reflexión, nos hemos convertido en bendición para nosotros mismos

 

Y ¿Ahora qué tenemos que hacer?

Empezando desde el punto de vista material, empecemos a dar…

¡Si! Somos muy egoístas, nos preocupamos por nosotros mismos y cuando nos encontramos bendecidos, rara vez procuramos dar, al menos una parte, de lo que hemos recibido.

Desde el punto de vista muy material, podríamos, pensar que no tenemos nada que dar.

Pero, por ejemplo, podemos hacer cosas que no tienen valor material como

1.- Compartir una sonrisa

Las sonrisas son contagiosas y son una forma tan fácil de alegrar el día de alguien.

2.- Compartir una palabra de aliento

Expresiones como: “¡Se te ve muy bien!” O “¡Haz hecho un buen trabajo” Ellos son pensamientos que ¡bendecirán inmensamente a la otra persona!

3.- Preguntarle a alguien cómo le fue su día y realmente ESCUCHARLO

Generalmente estamos muy ocupados y  ¡sólo escuchamos lo que nos conviene! Esta actitud también bendecirá a las otras personas.

4.- Dar un abrazo

Aunque algunas personas no disfruten dar ni recibir abrazos, la próxima vez que lo hagas, verás cambios sorprendentes en las otras personas.

5.- Dar las gracias.

Un gesto pequeño y amable que va a recorrer un largo camino. Puede ser con una pequeña nota, o simplemente cuando te ayudan a bajar por unas escaleras, al recoger algo caído al suelo, etc. Nunca se sabe que puede suceder a partir de esos pequeños detalles.

6.- Celebrar el cumpleaños de un compañero de trabajo

Haciendo con ello todo lo posible para que aquella persona se sienta especial, ese día.

 

Son muchas las formas para hacerlo, sólamente sin mirar el punto de vista religioso

 

Nosotros no estamos de acuerdo con el concepto de ser pobres o perseguidos para ser bendecidos que en ocasiones maneja el texto del nuevo testamento…

El judaísmo maneja la bendición y la prosperidad desde otro punto de vista, especialmente si tenemos en cuenta la frase que surge ante “los malos eventos” que dice Gam zu le Tová… (También esto es para algo bueno)

En el judaísmo sabemos que El Eterno quiere bendecirnos y con prosperidad;  

¡El quiere bendecirnos para que podamos ser usados en la construcción de su reino, y de su casa!

No fue un accidente, por ejemplo, que HaShem haya entregado la riqueza de los egipcios a los hijos de Israel.

El Todopoderoso quiere que seas bendecido:

“El Señor te abrirá su buen tesoro, el cielo para dar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda la obra de tu mano; y prestarás a muchas naciones, y no tomarás prestado” (Devarim /Deuteronomio 28: 12).

Desde el principio vemos sus bendiciones y su intención de ser bendecido con prosperidad y no con pobreza (material ni de espíritu)

El Eterno le dijo a Abraham, “Te haré una gran nación [hijos], y te bendeciré [riquezas] y ensalzaré tu nombre [honor], y serás una bendición”

También le dijo a Abraham: “y en ti serán benditas todas las familias de la tierra” (Bereshit / Génesis 12: 3).

Otro ejemplo: Cuando Itzjak estuvo listo para morir, pronunció esta bendición sobre su hijo, Yaakov:

Que El Eterno te dé del rocío del cielo y de la riqueza de la tierra, una abundancia de grano y vino nuevo.

Que las naciones te sirvan y los pueblos se inclinen ante ti. Sé señor de tus hermanos, y que los hijos de tu madre se postraren ante ti.

Que los que te maldijeren sean maldecidos y los que te bendigan sean bendecidos “(Bereshit / Génesis 27:28-29).

¿Qué hacemos?

Para bendecir, entonces tenemos que dar (2)

Veamos un ejemplo: Está escrito en 1 Melajim / Reyes 3:28

“Cuando el pueblo se enteró de la decisión que había tomado el rey, todos en Israel quedaron admirados porque reconocieron la sabiduría que Dios le había dado para impartir justicia.”

El pedido del Rey Salomón no fue egoísta y los demás lo comprobaron.

Cuando recibimos una bendición y ella es usada para el bien, los que nos rodean podrán ver que El Eterno está con cada uno de nosotros y es Él quien te da lo que tienes.

Es así como la bendición se convierte en un regalo…

Y este regalo se comparte con otros y va pasando de persona en persona.

Las bendiciones de Adonai no son para guardarlas, sino para usarlas como ayuda para los que nos rodean

Quizás una de las mejores formas de bendecir luego de ser bendecido se demuestra en lo que se conoce como la bendición Aarónica…

Allí es donde encontramos la frase:

Yaer Adonai Panav eleja, veyasem lejá Shalom, que quiere decir algo como esto:

¡El Eterno disponga su rostro sobre ti y te otorga favores [divinos] y te otorga la paz!

Otra vez preguntamos ¿Qué hay que hacer?

Para que podamos bendecir a los demás, hay que tener en cuenta que las bendiciones de un judío no son necesariamente “pequeñas y poco significativas”…

Como cuando normalmente decimos “Shabat Shalom umeboraj

Un ejemplo de ello lo encontramos en el Talmud

El Talmud, en el tratado Berajot 7a, encontramos que el rabino Ben Elisha tuvo la opción de bendecir al Eterno:

El relato nos dice así:

El rabino Ishmael ben Elisha, en un Yom Kipur, mientras ofrecía incienso en el Lugar Santísimo, vio a HaShem sentado en un trono elevado y exaltado, y le dijo:

¡ Ismael, hijo mío, bendíceme!

Y yo le contesté:

“Sea tu voluntad delante de ti que tu misericordia supere la estricta justicia…

y que puedas obrar misericordiosamente con tus hijos”.

 

Cuando procuramos entonces volvernos una bendición para los demás, debemos tener en cuenta que “Todo lo que sale de tí, tarde o temprano regresa a tí”

“Así que no te preocupes por lo que vas a recibir…

sino, más bien, preocúpate por lo que vas a dar”.

 

29 de Abril de 2018 – 14 de Iyar de 5778

Elaborado para 321judaismo por Dr. Max Stroh Kaufman

 

  1. Empezamos con estas tres porque quizás son las más apreciadas y apetecidas en esta época moderna
  2. Ver nuestro artículo Dar y bendecir
PorMax Stroh Kaufman

Siete reflexiones para los próximos siete días

Día 1: Primero conviértete en una bendición para tí mismo para luego volverte una bendición para los demás.

Día 2:Cuando los desafíos te abrumen, sigue adelante y sabe que hay algo bueno justo detrás de ellos.

Día 3: No afrontes el día de hoy usando los anteojos de ayer.

Día 4: La felicidad es el medio de escape a todas las dificultades

Día 5: Todas las personas deben ser, siempre, flexibles como las cañas y no rígidas como el cedro

Día 6: En el momento en que expresemos un juicio acerca de las acciones de nuestros semejantes, debemos estar muuy atentos a la forma como seremos juzgados por la Corte Celestial.

Día 7: El entusiasmo genera poder: Si nosotros actuamos con alegría y entusiasmo, no habrá límite ni ningún nivel que no podamos alcanzar.