Tag Archive Shavuot

PorMax Stroh Kaufman

Los Diez Mandamientos (del Siglo 21)

Los diez Mandamientos del Siglo 21

Segunda Parte

6. No asesinarás

Igual que en el mandamiento anterior, vemos como a diario es asesinada mucha gente por el concepto de diferencias religiosas: talibanes shiitas, musulmanes en general, palestinos, mueren guiados bajo las órdenes de un odio racial y religioso: También los escuadrones de la muerte que actúan impunemente, hacen de lo suyo al acabar con la vida de muchas personas. La vida humana es considerada como sagrada, porque desde su comienzo, es El Todopoderoso es el creador de ella. – Solo El Santo, Bendito sea Su Nombre, es Señor y DUEÑO de la vida, desde el mismo momento en que empieza hasta que termina; nadie, en ninguna circunstancia, tiene derecho de asesinar a una persona. El asesinato está entonces prohibido,

Bajo dos mandatos adicionales esta la advertencia: El primero dice: De palabra falsa te alejarás; y al inocente y al justo no matarás, porque Yo no justificaré al malo.   Midvar sheker tirkáj venakií vetzadik al taharog ki lo atzdik rashá.

El segundo dice: Y cierto es que pediré cuenta de vuestra sangre como de vuestra vida. Por parte de todo animal, le pediré cuenta, y por parte del hombre. Por parte de cada hombre (que mata) a su hermano, (compañero) pediré cuenta de la vida del hombre.
Veáj et dimjém lenafshotéijem edrósh miyad kol jayá edreshéinu umiyad haadám miyad ish ajív edrósh et néfesh haadám.

Uno de los eventos que más se recuerdan como asesinato por motivos raciales, fue la Segunda Guerra Mundial, en la cual, sólo los arios de pura sangre, tenían el derecho a vivir: la persistencia de este tipo de ideas xenofóbicas  se constituye en una de las muchas amenazas latentes para la supervivencia de la civilización y es por ello que este es el sexto de los diez mandamientos del siglo 21

 

7. No cometerás adulterio

Encontramos una advertencia en el libro de Proverbios / Mishlé Aléjate de la adúltera; no te acerques a la puerta de su casa, para que no entregues a otros tu vigor, ni tus años a gente cruel;

La historia del hombre nos ha mostrado diferentes formas de vida sexual: la polígama, y la monógama: en esta última hubo etapas en las que no se permitía el divorcio y otras en las que si: Hubo momentos en los cuales las personas buscaban que su matrimonio durara para toda la vida y otras en las que era pasajero o temporal: en algunos de estos casos, se garantizaba la fidelidad entre los miembros de la pareja, pero, en la época actual, en la que la sociedad alienta y fomenta la promiscuidad y el cumplimiento de las fantasías sexuales, es donde más se necesita del séptimo de los diez mandamientos del siglo 21: No cometer adulterio: El matrimonio judío se basa en una serie de pasos que santifica la pareja, promueve su entendimiento, y busca, bajo todos los pretextos, evitar llegar al adulterio o facilitar el divorcio si esto se llegase a presentar.

 

8.- No robaras.

Por lo general, consideramos como robo, únicamente a la toma irrespetuosa de objetos o propiedades de otras personas, pero para la Torá, el TaNaJ y  el Talmud, el robo es mucho más que eso, como puede ser el hacerle trampas a alguien o aun atrasarse en pagarle a alguien lo que se le debe, por ejemplo, como está escrito: No sustraerás fraudulentamente (el salario de) tu prójimo, ni le extorsionarás. El salario del jornalero no ha de quedar en tu poder hasta la mañana.

Lo taashók et reajá veló tigzól lo talín peulát sajír itjá ad boker..

Robamos también a otros, cuando no le damos o cancelamos, el valor total a cualquier tipo de trabajo que recibimos de otros… y cuando malgastamos el tiempo (Conocido en inglés como Time Theft), en hechos como llegar tarde a trabajar y salir antes de tiempo, “buscar incapacidades injustificadas sin estar enfermos” , ampliar injustificadamente los tiempos de descanso, demorar la realización de la tarea asignada, dedicarse a la lectura de novelas y revistas en el puesto de trabajo,  ” dedicar tiempo excesivo en llamadas telefónicas personales, etc ”

Las  agencias norteamericanas estiman en 70 mil millones de dólares al año las pérdidas por Time Theft…

Cualquier cosa que hagamos, debemos evitar robar para que así, en la medida de las posibilidades, evitemos caer en la tentación y cumplamos con el octavo de los diez mandamientos del siglo 21.

9. Evitarás el falso testimonio

El falso testimonio es una actividad delictiva que se produce cuando un sujeto, obligado a testificar ante una autoridad judicial, falta a la verdad en sus declaraciones en dicha causa judicial. La falsedad puede ser total o parcial, siempre que afecte sustancialmente a la verdad. Las declaraciones son usualmente verbales y por todos es conocido el poder de las palabras: ellas pueden sanar pero también pueden matar, herir y lastimar y ello es realizado, a diario por medio de la palabra dañina, la calumnia maliciosa, los rumores y chismes maliciosos hirientes.

Las palabras pueden destruir reputaciones. Ellas pueden matar amistades. Ellas pueden hacer daño con mayor severidad que la pena de prisión dictada por un juez en un tribunal de justicia.

El problema está en que, en nuestra cultura sea más valiosa y más importante el chisme, que otra forma de comunicación. Para la Torá, el falso testimonio, es castigado físicamente con la manifestación de una enfermedad similar a la lepra que obligaba, a los culpables de difamación, a ser castigados con medidas de aislamiento.

Recordemos una famosa frase de Eleonor Roosevelt: Las grandes mentes discuten ideas; las mentes medias discuten acontecimientos; pequeñas mentes discuten la gente.

Evitar el falso testimonio en cualquiera de sus formas o presentaciones, nos evita caer en el noveno de los diez mandamientos del siglo 21.

10. No codiciarás

El cumplimiento de este, el último mandamiento, es al cual nuestros sabios se refieren  como el que se requiere, para llevarnos al más alto nivel de santidad, porque exige que no sólo que controlamos nuestras acciones y nuestra forma de hablar, sino que también nuestros propios pensamientos.

En la Torá lo encontramos escrito así: No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna que sea de tu prójimo.

La codicia es un defecto humano universal: cuando deseamos algo que hace parte de nuestras necesidades, si lo logramos, nos sentimos alegres; SIN EMBARGO, si  lo que queremos es simplemente tener más que los demás, entonces estamos condenados a la decepción y al cada vez mayor insatisfacción, porque siempre habrá alguien que tiene algo más de lo que nosotros tenemos, por lo cual podemos despertar en nosotros un sentimiento de envidia que no nos permitirá estar contentos con lo que tenemos.

Lo podemos describir con la siguiente leyenda rusa: Un terrateniente le dice a un campesino: «Te voy a regalar todo el terreno que puedas recorrer en un día. Pero tienes que llegar aquí antes de que se haya puesto el sol». El campesino empezó a caminar. Pero pensó que si iba corriendo tendría más terreno. Se fue muy lejos, y al ver que se ponía el Sol corrió más aprisa y llegó cuando quedaba muy poco del Sol poniente. Pero el esfuerzo fue tan grande que cayó muerto. La tierra que le dieron fue dos metros cuadrados para su tumba.

Esto nos quiere enseñar que el que codicia nunca se dará cuenta de cuáles son sus límites y que, por supuesto, nunca habrá lo suficiente para satisfacerlo en su necesidad.

El  cumplimiento de este, el décimo mandamiento del siglo 21, exige que se destierren muchas actitudes propias del ser humano y lo lleven a un terreno más espiritual. Cuando el profeta Natán quiso estimular el arrepentimiento del rey David, le contó la historia del pobre que sólo poseía una oveja, a la que trataba como una hija, y del rico que, a pesar de sus numerosos rebaños, envidiaba al primero y acabó por robarle la oveja…

Los diez mandamientos del Siglo 21 nos brindan una receta para vivir una vida tranquila y gratificante; por lo tanto, debemos aceptarlos como mandamientos,  y no como sugerencias.

Redactado, investigado, recopilado, analizado y presentado como material de estudio por 321judaismo.com

03 de diciembre de 2013 – 30 de Kislev de 5774

 

 

PorMax Stroh Kaufman

Refidim

REFIDIM

Palabra en hebreo que significa “lugares de descanso,” “espacio”, “sustento”, y/o “soporte”, si se considera como derivada de la raíz “repidá”; también dispersar; o, refrescar”; también de la palabra “rafad” significa barandilla, raíz.

Lugar donde EL PUEBLO DE ISRAEL acampó en el desierto del Sinaí, y fue allí donde Moshé proveyó agua, luego de golpear una roca, al igual que el sitio donde los amalecitas atacaron a los hijos de Israel, y fueron derrotados…

Su ubicación exacta todavía es incierta, pero el sitio donde más se cree que pudo estar localizada es, sobre el rio (Wâd§) Feirân, al pie del Jebel Serbal, un cerro a unos 40 km al noroeste del tradicional monte Sinaí.

Se señala una elevación de unos 200 m sobre el valle como la eminencia sobre la cual estuvo de pie Moisés con Aarón y Hur observando la batalla y orando por la victoria de Israel.

Lugar donde se construyó un Templo para la oración al Todopoderoso, por haber vencido en la batalla contra Amalek; dicho templo fue conocido con el nombre de Adonai Nisí.

Refidim es quizás es sitio más inhóspito en el cual vivió el pueblo de Israel y es el sitio donde brotó agua de la roca:

¿Qué nos quiere transmitir esto?

Que muchas veces nos olvidamos de la naturaleza del Todopoderoso y dudamos de Él y de Su palabra, y pensamos que Sus promesas son fútiles y vanas.

Sin embargo, confiamos en un ser, que no puede mentir porque ello es ajeno a su naturaleza, como está escrito:

“Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. ¿Se ha dicho, y no lo hará? , ¿Ha hablado, y no lo ejecutará?

De la manera que menos pensemos y en el momento tal vez menos esperado y tal vez cuando estemos más angustiados, es cuando podremos ver mejor la respuesta que necesitamos, aunque seamos incrédulos.

El Eterno se encargará de destruir nuestros obstáculos.

Él cumplirá las cosas que nos ha prometido a cada uno de nosotros: esto es algo garantizado.

Del mismo modo como cuando el pueblo tenia sed, en ese inhóspito lugar y les brindó agua, y, aunque el lugar cambio de nombre a Meriba, por la contienda, significa que, por más que nosotros “riñamos y protestemos” veremos la promesa, en el momento que la necesitamos.

15 de Mayo de 2013 – 6 de Siván de 5773

Jag Shavuot Sameaj

PorMax Stroh Kaufman

Cheesecake y Shavuot

Cheesecake y Shavuot

Transcurrieron siete semanas entre Pesaj hasta la celebración de Shavuot y como es tradicional en esta festividad, celebrar con comidas lácteas.

Traemos hoy, el plato lácteo tal vez más conocido en el mundo entero: el cheese cake o la torta de queso.

Por haber transcurrido siete semanas quisimos brindarle a ustedes 7 variedades de este rápido y fácil de preparar plato tradicional.

Las recetas están elaboradas a partir de ingredientes básicos: quien guarde el cashrut se verá obligado en utilizar productos garantizados en este tipo de alimentos.

Primera variedad

Ingredientes:

Galletitas dulces 300grs.

Manteca 150grs.

Relleno:

Queso Crema 750grs.

Huevos 4 unidades

Azúcar 220grs.

Crema de leche 150cc.

Harina 40grs.

Esencia de vainilla 2cdas.

Cubierta:

Frutos rojos (frutillas, frambuesas, etc.) 300grs.

Mermelada de frutos rojos 200grs.

Preparación

Poner el Queso Crema a temperatura ambiente en un tazón (bowl) y batirlo. Agregar los huevos de a uno y batir. Adicione azúcar y seguir batiendo. Añada esencia de vainilla. Incorpore la harina tamizada, la crema de leche, batir y deje reposar.

Para la base: procesar las galletitas y mezclar con la manteca. Integrar bien.

Tip: Se puede probar con galletitas de otros sabores como: coco, chocolate, limón etc.

Cubrir el molde con las galletitas. Cubrir con la mezcla de Queso Crema. Tapar con papel aluminio y hornear por 1 hora y 15 minutos.  Apagar el fuego y dejar enfriar en el horno durante 1 hora.

Llevar a la nevera (refrigerador – heladera) por 3 horas.

TIP: Dejando que el Cheesecake se enfríe dentro del horno, evitamos que se formen grietas en la parte superior.

Cubrir con mermelada de frutos rojos.

 

SEGUNDA VARIEDAD

Ingredientes

250 gramos de galleta María, molidas

130 gramos de mantequilla sin sal

2 paquetes de queso crema, paquetes de queso crema Philadelphia (de 226 gramos cada uno) a temperatura ambiente

3/4 tazas de azúcar

1/2 taza de crema para batir

1/2 taza de crema agria

2 cucharadas de maicena

1 cucharadita de extracto de vainilla

4 de huevo

2 tazas de fresas, cortadas en rebanadas

Mermelada de fresa, para decorar

Precalentar el horno a 180 centígrados (350 F).

Para la masa del pastel: Se trituran las galletas Maria hasta que queden como polvo. Se derriten 130 gramos de mantequilla en una olla y se agregan las galletas Maria en polvo. Se pone en el molde de pastel, presionando para que quede liso.

Para el pastel: Se mezcla el queso crema (al tiempo) con azúcar con una batidora. Agregar los huevos uno por uno asegurándose de bajar con una espátula lo que se quede en los lados.

Continúe con las cremas, la maicena y la vainilla y se mezcla bien (no hay que sobre batir, solo mezclarlo rápidamente).  Lleve al molde con la base de galleta y se mete al horno.

Dejar cocinar en el horno unos 45-50 minutos (el centro del pastel se debe de estar moviendo un poco cuando se saque del horno). Se deja enfriar y se decora el pastel con mermelada y fresas cortadas formando una flor.

Tips: Puedes hornear la parte de abajo del pastel por unos 10 minutos antes de ponerle la mezcla de quesos crema para que este mas crujiente.

 

 

TERCERA VARIEDAD

CHEESE CAKE MARMOLEADO

Ingredientes

 

1 taza de galleta María

1/4 taza de mantequilla, derretida

2 paquetes de queso crema

1/4 taza de azúcar, y 2 cucharadas

1 cucharada de harina

1/2 cucharadita de esencia de vainilla

1 pieza de huevo

2 cucharadas de leche

1 de yema de huevo

1 paquete de frambuesa

Preparación

En una batidora, bata el queso crema a temperatura ambiente con el azúcar. Ponga a derretir la mantequilla y mezcle con las galletas maría molidas. Sobre una charola para mini cheesecakes (o una de cupcakes) divida las galletas molidas y aplane con los dedos para formar una costra. Meta al horno a 180ºC por 6 minutos para que se doren un poquito. Agreguela harina y el extracto de vainilla al queso crema, y revuelva bien.

Luego agregue el huevo, la yema y la leche y bata solo hasta que se incorpore. Rellene con la mezcla los moldes con galleta (3/4 llenos).

En un procesador de alimentos, ponga las frambuesas y haga puré. Pase por un colador y agregue 2 cucharadas de azúcar. Pruebe y agregue más azúcar si fuera necesario.Ponga ½ cucharadita de la salsa de frambuesa encima (como en tres bolitas), con un palillo haga el marmoleado para esparcir la salsa de frambuesas. Hornee a 190ºC por 15-20 minutos hasta que el centro siga moviéndose y los lados estén cocidos.Deje que se enfríen, desmolde y ya que estén fríos meta al refrigerador por al menos 2 horas.

Pasadas las dos horas, decore con mermelada de fresa y unas fresas cortadas (las puedes barnizar con un poco de mermelada también).

 

CUARTA VARIEDAD

Cheese cake de Mango – NO NECESITA HORNO

3/4 barritas de mantequilla, derretida

2 tazas de galleta tipo graham, molidas

1/2 taza de almendras, molidas

2  mangos

2 sobres de gelatina sin sabor

1/2 taza de jugo de naranja

1 1/2 taza de queso crema

2 huevos, separados

2 cucharadas de jugo de limón

1 taza de crema espesa

1 taza de mango , en rebanadas para decorar

1/2 taza de mermelada de duraznos

1/2 taza de azúcar glasé

Preparación

Engrasar con aceite un molde desarmable.

Para desmoldar fácilmente se le puede poner un papel encerado en el fondo. Se revuelven las galletas y las almendras molidas con la mantequilla derretida y se ponen en el fondo del molde, apretando para que se compacten.

Dejar enfriar mientras se prepara el relleno. Se pelan los 2 mangos y se pican con el procesador de alimentos. A continuación batir el queso crema con el azúcar y agregar las yemas de huevo, una a una.

Adicione el jugo de limón y la pulpa de mango. Se pone la gelatina a esponjar en el jugo de naranja y se disuelve a fuego lento para que se derrita. Una vez que enfríe un poquito, se agrega a la mezcla de queso crema hasta que esté bien revuelta.

Bata la crema hasta que esponje con una batidora eléctrica y se incorpora a la mezcla de queso. Se baten las claras a punto de turrón y se envuelven con cuidado en la mezcla anteriormente preparada. Vacíe la mezcla en el molde con la base de galletas molidas y se mete al refrigerador. Dejar enfriar por 3 o 4 horas. Desmoldar el pastel y decorar el pastel con mermelada de duraznos y con las rebanaditas de mango.

Tip: Queda mejor si se hace un día antes.

Quinta variedad

De Agrás (arándanos) y limón

200 g (7 oz)  galletas de mantequilla, finamente triturado

75 g (3 oz) de almendras molidas

85 g (3 ½ oz) de mantequilla derretida

Para el relleno

600 g (1 libra 5 oz) de queso crema Filadelfia

180 g (6 ½ oz) de azúcar

284ml olla de crema agria

4 huevos

La ralladura y el jugo de 3 limones sin cascara

Agrás (arándanos), para servir

Preparación

Precaliente el horno a 140 o 275 F, si es de gas. Ponga las galletas de mantequilla en un procesador de alimentos, hasta que estén bien molidas, poner en un tazón; añadir las almendras y la mantequilla derretida. Mezclar bien, a continuación, acomode bien en la base del molde. Poner en la nevera mientras preparas el relleno.

El relleno es fácil, sólo hay que poner todos los ingredientes en el procesador de alimentos y revuelva hasta que estén bien mezclados. Ponga una capa doble de papel alrededor de la lata, porque se va a hornear el pastel de queso en un baño María. Ponga el molde forrado en una fuente del horno, verter el relleno, a continuación, poner en el horno y se vierte alrededor 2 cm (¾ pulgadas) de agua hirviendo de la tetera en la fuente de horno. Hornear durante 1 hora, a continuación, apague el horno y dejar enfriar el pastel en el horno durante 1 a 2 horas. Cubrir con papel parafinado y coloque en el refrigerador durante la noche.

Para el relleno, cocinar los arándanos con algunas cucharadas de agua hasta que comienzan a aparecer. Dejar enfriar antes de servir con el queso.

 

SEXTA VARIEDAD

CHEESECAKE DE CHOCOLATE

Ingredientes

 

3 y 1/2 cucharadas de mantequilla

1 taza de nuez, molida

1 paquete de chocolate semi-amargo , o cualquier otra barra de chocolate para cocinar

3/4 tazas de crema espesa

3 de queso crema, tipo Filadelfia

1 taza de azúcar

1/4 taza de harina

4 huevos

Preparación

Engrasar un molde de mantequilla y espolvorearle la nuez molida. (previamente ponerle un papel de estaño en la base para sacarlo con mayor facilidad). Ponerlo a enfriar en el refrigerador por 15 minutos

En baño María, derretir el chocolate. Poco a poco agregar la crema hasta que se derrita completamente el chocolate y se forme una crema. Con un batidor grande, batir el queso crema, agregar el azúcar, los huevos uno por uno, la vainilla, la harina y el chocolate tibio.

Vaciar la mezcla al molde preparado y hornear a 225 grados por 20 minutos. Reducir la temperatura a 190 grados y dejarlo 45 minutos más.

Pasar un cuchillo en la orilla, quitar la orilla y desmoldar, adornar con cocoa cernida y azúcar glasé.

Presentación

También lo puedes bañar de chocolate derretido.

 

SÉPTIMA VARIEDAD

MOKA Y RON

Para la base:

175 g (6 oz) de chocolate negro, finamente triturado

75 g (3 oz) de mantequilla, derretida

½ cucharadita de especias mixtas

Para el relleno:

125 g (4 ½ oz) de chocolate negro

500 g (1 libra 2 oz) de queso crema, a temperatura ambiente

125 g (4 ½ oz) de azúcar en polvo

3 huevos

1 cucharada de harina de maíz

1 cucharada de gránulos de café disuelta en 1 cucharada de agua hirviendo

150 ml (1/4 pt) de crema agria

2 cucharadas de ron oscuro

Para decorar:

Chocolate negro, rallado grueso, polvo de cacao en polvo y granos de café cubiertos de chocolate (opcional)

Usted necesitará: un molde de estaño de 20 cm, ligeramente engrasado y la base forrada con papel de horno. Es importante que el chocolate derretido está caliente cuando lo agrega a la mezcla de queso para que no se aferra

PREPARACIÓN

Caliente el horno a 150ºC. Para la base coloque las galletas, la mantequilla y la mezcla de especias en un batidora, mezclar bien y luego rellene la base del molde. Caliente en el horno durante 10 minutos, luego retire y deje refrescar mientras que se hace el relleno.

Derretir el chocolate en un recipiente sobre una olla de agua hirviendo a fuego lento suave, no permita que la base de la taza de toque el agua, revolver de vez en cuando y luego retirar del fuego.

Coloque el queso crema, el azúcar, los huevos, la harina de maíz, el café y la crema agria en un tazón grande y bata hasta que la mezcla quede suave. Agréguelo en la mezcla del chocolate derretido caliente, revuelva bien, finalmente, añada el ron, asegúrese de que todo esté bien combinado

Verter la mezcla del pastel de queso sobre la base. De a la lata un par de golpes secos en la superficie de trabajo para eliminar las burbujas de aire y luego alise la parte superior. Colocar en un molde para horno y hornee durante 45 minutos a 1 hora o hasta que la superficie esté lista, pero todavía haya movimiento de tipo oscilación en el centro. Retire del horno, pase un cuchillo de hoja redonda alrededor del exterior de la tarta de queso y colocar toda la lata en una rejilla para enfriar completamente. Traslade a la nevera donde se pueda mantener en frío durante un mínimo de 6 horas o toda la noche.

Para servir, pase un cuchillo alrededor del exterior de la tarta de queso y libérelo del molde. Esparza la superficie con el chocolate rallado, granos de café cubiertos de chocolate y polvo de cacao en polvo. Esta torta de queso puede ser mantenida durante 3 días, cubierta, en la nevera.

Recopilado de “recetas de la abuela por tradición oral” y múltiples textos de cocina judía

PorMax Stroh Kaufman

El mes de Sivan

Mes de Sivan

Sivan es el tercero de los doce meses del calendario judío.

El mes de la entrega de la Torá a Israel, y, nos enseñan nuestros maestros que se recibió por intermedio de tres personas Moshé, Miriám y Aharón (siendo cada uno responsable de su propio papel en la entrega) a un pueblo triple, conformado por Kohanim, Leviim e Israelim.

Sivan es el mes de la primavera, equivale a los meses de Mayo – Junio en el calendario gregoriano, es el mes de la celebración de Shavuot, el mes de las primicias y, es el mes en el que se acaban las lluvias en la época del diluvio y se detiene el arca.

En la Torá se le denomina como “el tercer mes” pero adquiere el nombre de Sivan de la palabra sumeria – acadia que significa temporada.

Nos enseñan nuestros maestros que la Torá fue entregada el séptimo día del mes porque Moshe, intervino ante El Creador pidiendo un día adicional a los que el Eterno había ordenado de separación entre Marido y mujer, para que el pueblo estuviera completamente listo para  la recepción de la Torá, a lo cual accedió…

Por ello fue entregada en Shabat…

También nos enseñan que, los tres primeros días antes de la entrega se le conocen con el nombre de SHLÓSHET YAMÉI HAGBALÁ  o los tres días de limitación, de los cuales, el segundo día tiene nombre propio, que es el de YOM HAMEYIUJÁS o día de la distinción.

Durante el tercer mes, o Sivan, Israel  se convierte en el Gemelo  de Adonai…

Ello, sumado al hecho que las Tablas de la Ley eran dos e idénticas y, con el hecho que Moshé y Aharon fueron considerados como iguales (gemelos)

Es por esto que los maestros (Cabalistas y místicos) asocian este mes con el signo zodiacal de Teomím / Mellizos

La costumbre, para el día antes de Shavuot, es de mantener una “vigilia” con la lectura y el estudio de múltiples parashiot de la Torá, del Zohar y la Guemará, incluyendo el libro de Ruth: a esto se le conoce como Tikún léil shavuot o rectificación de la víspera de Shavuot.

También otra enseñanza que nos transmiten nuestros maestros es que, Shavuot, por ser la festividad que marca el final del Pesaj, se le conoce con el nombre de Atzéret Pesaj o conclusión del Pesaj.

El movimiento denominado “judaísmo mesiánico”  dice que este mes es el “mes de la boda de Jesus (el Mesías) con la Iglesia (Su pueblo): esto es tomado de la costumbre judía de celebrar bodas en el mes de la primavera, el mes en que los árboles y el campo dan sus mejores frutos, tomados en primicias.

Los místicos, por intermedio de las enseñanzas del Maharal, definen este tercer mes como el mes de la unión del pasado, presente y futuro, donde lo material, lo espiritual  y lo filosófico-matemático, todo entran en armonía perfecta.

También los cabalistas nos dicen que, el mes Sivan es el momento de obtener la claridad de la visión, el descubrimiento de propósito en la vida de uno y recibir orientación y dirección en actualizar nuestros objetivos de vida personales.

Un tiempo maravilloso para viajar; es un momento de aumento de amor e intimidad, que sólo podría ocurrir durante este mes, cuando se dio el pacto entre el pueblo judío y Adonai, a través de la entrega de la Torá como una expresión de amor, de compromiso, de dedicación y de intimidad.

Utilizando las palabras del rabino Moshé Luzatto en su libro, El Camino de Dios, en el que dice que “Ya que Dios desea otorgar el bien, un bien parcial no es suficiente”, por lo tanto, juntarse a Él nos permitirá obtener el máximo placer, en el mayor grado posible, cumpliendo con Su propósito para cada uno de nosotros: entonces, aprovechemos esta oportunidad, que nos brinda el mes de Sivan, para FLORECER AL MÁXIMO,  y recibir todas las bendiciones que HaKadosh Baruj Hu (El Santo Bendito Sea) tiene preparadas para nosotros: RECIBAMOS LA TORA,  con el júbilo, la emoción, la felicidad que esto se merece, puesto que allí está contenida SU PALABRA con TODAS LAS BENDICIONES

 

07 DE MAYO DE 2013 – 27 DE IYAR DE 5773

Recopilado  y editado por 321judaismo.com para el CRECIMIENTO ESPIRITUAL Y PERSONAL.

PorMax Stroh Kaufman

Lag BaOmer 5772

Preguntas y respuestas sobre Sefirat HaOmer

Continuamos con nuestra serie a través de preguntas y respuestas para que nos ayuden a entender este proceso, que es y cómo se debe hacer, de acuerdo con la halajá judía.

 

1. ¿Donde encontramos la indicación de hacer la cuenta del Omer?

Está escrito en la Torá (Vayikrá:  23:15-16)

“Y contaréis siete semanas completas desde el día que trajisteis el Omer de la ofrenda alzada”. “Al cumplirse cincuenta días, ó sea al día siguiente del plazo de siete semanas, ofreceréis una nueva oblación al Eterno”.

Por lo tanto, es una Mitzv de la Torá contar el Omer a partir de la noche del 16 de Nisán durante siete semanas.

2. ¿Alguien más apoya el establecimiento de la cuenta?

Según la mayoría de las opiniones incluyendo al Shulján Aruj, el Sefirat HaOmer es una Mitzvá establecida por los Jajamim en recuerdo de la época en que el Bet Hamikdash estaba en pie.

3. ¿Es la cuenta del Omer una Mitzvá?

El sólo hecho de que lo encontremos en la Torá, como “una orden”, para la mayoría de los criterios, esto ya es una mitzvá; sin embargo, existe una diferencia de criterio entre los Jajamim acerca de si los cuarenta y nueve (49) días que componen la Sefirá son una Mitzvá completa que se divide en cuarenta y nueve (49) días ó si cada noche que se cuenta el Omer es una Mitzvá individual.

Hay varias diferencias en la Halajá a partir de dos opiniones.

La primera dice que, si se considera que la Mitzvá de Sefirat HaOmer es una unidad, quien se haya olvidado en contar en una de las noches y se percató de ello a la noche siguiente, no podrá seguir cumpliendo con la Mitzvá ya que le falta una parte que no puede reponer.

Pero si contar cada noche es una Mitzvá individual, podrá seguir contando aún si se olvidó de hacerlo en una ó más noches.

Sin embargo, la opinión de muchos es que, aquel que no contó una noche (en caso que no haya contado durante el día), ese año no podrá seguir contando el Omer recitando la Berajá.

4. ¿Qué pasa si yo asisto todos los días a la sinagoga para escuchar la cuenta del Omer? ¿Sigue siendo una mitzvá?

Nos enseñan nuestros sabios que la Mitzvá consiste en que cada uno cuente personalmente el día del Omer. Pero aquel que escuchó del Jazán la Berajá y la Sefirá, debe tener en cuenta dos cosas: la primera, que el Jazán lo incluya a él en su Berajá y la segunda, que él mismo se incluya en la Berajá del Jazán; de estas dos formas, cumple con la Mitzvá.

5. No sé leer hebreo, ¿puedo solamente hacer la cuenta mentalmente?

Nos enseñan nuestros sabios que se debe verbalizar la Sefirá.  Pensarla ni escribirla, hacen que se cumpla con la Mitzvá.

 

6. ¿Hay otra indicación general acerca de la mitzvá de la Cuenta del Omer?

Nuestros sabios nos enseñan que, por mérito de esta Mitzvá, Abraham Abinu pudo recibir para sí y su descendencia la Tierra de Israel.

Además, en el Zohar también está escrita la importancia de esta Mitzvá.

Por lo tanto, más que cualquier día del año, durante las noches en que se cuenta el Omer es fundamental recitar la Tefilá de Arvit con Minián para no olvidar esta preciada Mitzvá.

7. Como toda mitzvá, ¿quiénes están exentos de cumplir con ella?

Las mujeres están exentas de la Mitzvá de Sefirat HaOmer. Esto se debe a que tiene un tiempo fijo para cumplirse y la regla general es que las mujeres no están obligadas a realizar las Mitzvot Asé (de acción) que poseen un tiempo estipulado para cumplirse.

Pero si desean contar el Omer lo pueden hacer siempre y cuando no digan la Berajá.

Y aún según la tradición Ashkenazí que las mujeres recitan las Berajot incluso por las Mitzvot afectadas por el tiempo, al ser que muchos son los sabios que opinan que no se debe recitar la Berajá es preferible, no recitar la Berajá por la Mitzvá del Omer.

8. ¿Alguien más?

Un joven que cumplió el Bar Mitzvá en los días de Sefirat HaOmer no podrá llevar la cuenta desde el día de su Bar Mitzvá recitando la Berajá, ya que antes de aquel día estaba exento de la Sefirá; por lo tanto a partir de allí deberá contar el Omer sin recitar la Berajá.

Es preferible que escuche la Berajá del Jazán y conteste Amén y luego él cuente el Omer.

9. ¿Quién más lo tiene prohibido o restringido?

Un converso, que se convirtió dentro de los días de Sefirat HaOmer , ese año no podrá contar los días restantes del Omer con Berajá, aún si se convirtió el segundo (2º) día de la Sefirá, e incluso si contó el Omer antes de convertirse.

10. ¿Y qué pasa con alguien que está de luto?

Una persona que está de luto por el fallecimiento de un ser querido también tiene que cumplir con la Mitzvá de contar el Omer .

Pero el Onén (la persona que se encuentra de luto debido a que falleció un ser querido que todavía no está enterrado) no debe contar el Omer; si no que debe esperar hasta que entierren al ser querido y luego contar el Omer.

Sin embargo, en estos tiempos donde la Jebrá Kadishá se ocupa de todo el proceso del entierro, el Onén podrá contar el Omer a la noche, sin Berajá, aún antes del entierro.

11. ¿En qué momento se debe realizar la cuenta del Omer?

El momento de realizar la Sefirat HaOmer es todas las noches a partir del 16 de Nisán (es decir, la noche en que finaliza el primer día de Pésaj) durante siete semanas, hasta la noche del 5 de Siván inclusive, que es víspera de Shavuot.

Es preferible cumplir con la Mitzvá de Sefirat HaOmer a penas salen las estrellas.

Y aún los que en Motzaei Shabat acostumbran a esperar setenta y dos (72) minutos a partir de la puesta del sol para finalizar el Shabat (siguiendo la opinión de Rabenu Tam), con respecto a Sefirat HaOmer no deben esperar ese tiempo.

Si la persona no contó el Omer al salir las estrellas, puede hacerlo durante toda la noche hasta el alba.

12. El horario parece ser muy estricto ¿Y si lo hago antes, pasa algo?

Si no contó el Omer hasta antes del alba, no deberá recitar la Berajá ese día después del alba. Lo que podrá hacer es contar el Omer sin recitar la Berajá, y en las noches subsiguientes sí recitará la Berajá por la Sefirá.

13.  ¿Y qué pasa cuando uno está en la sinagoga?

Si en el Bet Hakneset se terminó de recitar la Tefilá de Arvit luego de la puesta del sol pero antes de la salida de las estrellas, probablemente la gente no se quede hasta la salida de las estrellas y podría ocurrir que algunos se olviden de recitar el Omer esa noche.

En este caso se podrá contar el Omer recitando la Berajá a penas tenga lugar la puesta del sol.

Pero de ninguna manera se podrá hacerlo antes de la puesta del sol, aún si en vísperas de Shabat se recitó Arvit antes de la puesta del sol.

Si por equivocación contó el Omer antes de la puesta del sol, aún faltando pocos minutos para la misma, no cumplió con la Mitzvá y debe volver a contar el Omer a la noche recitando la Berajá.

14. Estando en la sinagoga, ¿existe un orden especial para la cuenta del Omer?

Se debe seguir el siguiente orden: primero recitar la Tefilá de Arvit y luego contar el Omer; ya que la Tefilá de Arvit es una Mitzvá más frecuente y la regla general es que siempre se antepone la Mitzvá frecuente a la que no lo es. Además, en la Tefilá de Arvit se recita el Shemá, que es una Mitzvá de la Torá.

15. ¿Se requiere de un Minyán para la Cuenta del Omer?

Es importante que se haga en una sinagoga y por consiguiente que haya un minyan, donde cada uno haga su cuenta individual, pero esbueno que la persona que recita Arvit sin Minián coloque alguna señal para acordarse de contar el Omer luego de la Tefilá de Arvit.

16. ¿Qué se hace en Motzaé Shabat?

En Motzae Shabat se debe recitar Sefirat HaOmer antes de decir la Havdalá. Así también, al finalizar el séptimo día de Pésaj se debe anteponer Sefirat HaOmer a la Havdalá.

A pesar de que según la regla mencionada en el punto anterior se debería recitar la Havdalá. antes de la Sefirá (ya que es una Mitzvá semanal), se dice primero la Sefirá con el motivo de atrasar lo máximo posible la finalización del Shabat.

17. ¿Hay otra oración que se diga después de la Cuenta del Omer?

Se acostumbra recitar Sefirat HaOmer antes de Birkat Halebaná (la bendición a la luna), excepto que esté nublado y se tema no poder recitar Birkat Halebaná luego de Sefirat HaOmer

18. ¿Se puede comer antes de la Cuenta del Omer?

Está prohibido comer ó dormir media (1/2) hora antes del momento en que se debe contar el Omer(media (1/2) hora antes de la salida de las estrellas). Además, es bueno no comer ni dormir media (1/2) hora antes de la puesta del sol.

19. ¿Qué está prohibido comer?

La prohibición de comer antes de Sefirat HaOmer es únicamente cuando se come más de cincuenta y seis (56) gramos de pan, masitas, galletitas, tortas, etc.

Pero se pueden ingerir frutas y verduras antes de la Sefirá, aún en una medida mayor a los cincuenta y seis gramos. Así mismo, se pueden comer carnes, aves, pescados u otros alimentos y tomar café, té, leche y cualquier otra bebida antes de laSefirá.

También se podrán comer pan, masitas, galletitas, tortas, etc., siempre y cuando la cantidad sea menor a los cincuenta y seis gramos.

20. ¿Puedo comer si le encargué a otra persona que haga la Cuenta del Omer por mí?

Si le pidió a otra persona que le recuerde contar elOmer, tiene permitido comer aún más de cincuenta y seis (56) gramos de pan antes de la Sefirá. Pero aún así, la conducta óptima sería no ingerir ningún alimento antes de contar el Omer.

21. ¿Y si comencé a comer mucho antes del tiempo recomendado para iniciar la cuenta del Omer, qué pasa?

Si empezó a comer antes de la media hora del momento de la Sefirá, al llegar el momento de laSefirá podrá continuar con su comida ya que comenzó en un momento permitido y deberá contar el Omerluego de finalizar la comida.

Pero si comenzó en un momento prohibido (es decir, dentro de la media hora antes de la salida de las estrellas) deberá interrumpir su comida, contar el Omer y luego continuar.

De todas maneras, hay quienes permiten que finalice su comida y luego cuente el Omer.

22. ¿Puedo trabajar antes de iniciar la Cuenta del Omer?

No se debe iniciar ningún trabajo dentro de la media (1/2) hora antes del tiempo de la Sefirá, así como no se puede comenzar una comida. Hay quienes acostumbran a no trabajar en todas las noches que se recita Sefirat HaOmer.

23. ¿Cómo nos enseñaron que debemos hacer la cuenta del Omer?

El Omer se debe contar de pie, y esto lo aprendieron nuestros sabios del versículo de la Torá que narra la Mitzvá.

No está permitido apoyarse en el momento de la Sefirá en una mesa u otro elemento que si fuera removido la persona se caería.

24. ¿Hay algún problema si lo hago sentado?

Si contó el Omer sentado, aunque no es lo que corresponde, se considera que cumplió con la Mitzvá. Un hombre anciano ó enfermo al que le cuesta estar parado, podrá contar el Omer sentado.

 

25. ¿Pueden variar las costumbres de cuándo se realiza la Cuenta del Omer durante los rezos en las sinagogas?

La costumbre en Ierushaláim es contar el Omer luego de finalizar Aléinu Leshabéaj en Arvit; y así también acostumbran la mayoría de las comunidades Sefaradim.

Pero gran parte de las comunidades Ashkenazim cuentan el Omer luego de Kadish Titkabal, antes de Aléinu Leshaéeaj. Cada lugar debe seguir su costumbre.

26. ¿Hay alguna bendición antes de iniciara la cuenta del Omer?

Antes de contar el Omer se debe recitar la Berajá” Baruj Atá… Asher Kideshanu Vemitzvotav ve Tzivánu al Sefirat HaOmer“.

27. ¿Y si no hice ninguna bendición previa?

Si contó el Omer sin recitar la Berajá previa, cumplió con la Mitzvá; pero ya no podrá decir la Berajá esa misma noche ya que la Mitzvá se da por cumplida.

28. ¿En cualquier lugar puedo hacer la cuenta del Omer?

Aquel que se encuentra en un lugar que no está limpio (por ejemplo un baño) no debe contar el Omer allí.

Pero si por alguna circunstancia él sabe que va a permanecer toda la noche en ese lugar, que cuente el Omer sin recitar la Berajá.

29. Por ser el primer día, ¿Puedo hacer la bendición del Shejeiánu?

No se dice la Berajá de Shejeianu sobre la Mitzvá de Sefirat HaOmer.

30. ¿Obligatoriamente tengo que saber qué día voy a contar?

Antes de recitar la Berajá debe saber qué día va a contar esa noche.

Pero de todos modos, si en el momento de la Berajá no sabía qué día iba a contar, ó si por equivocación, en el momento de la Berajá pensó que era otro día y al finalizar su Berajá se dio cuenta de cuál era el día exacto, que lo cuente sin repetir la Berajá.

31. ¿Existe alguna condición de silencio entre las bendiciones y la Cuenta del Omer?

No se puede hablar entre la Berajá y la cuenta del Omer. Y si habló de un tema que no tiene que ver con la Sefirá, debe volver a recitar la Berajá. Pero si se demoró en silencio entre la Berajá y la Sefirá, no deberá volver a recitar la Berajá.

32. ¿Cómo se cuenta el Omer?

El primer (1º) día se dice “Haiom Ejad La Omer” (Hoy es el primer día del Omer).

Y así sucesivamente hasta llegar al séptimo (7º) día, en el que dice “Haiom Shivá Iamim LaOmer SheHem Shavúa Ejad” (Hoy es siete del Omer, que es una semana).

Es decir, se cuentan los días y las semanas.

33. ¿Puedo hacer la cuenta del Omer en cualquier idioma?

La persona puede contar el Omer en cualquier idioma, siempre y cuando lo entienda.

Hay quienes dicen que si cuenta el Omer en hebreo tiene que entender lo que está diciendo, y otros opinan que si cuenta el Omer en hebreo aunque no comprenda lo que dice, cumplió con la Mitzvá.

Pero la Halajá es que si contó el Omer en hebreo y no comprendió lo que dijo, deberá contarlo en un idioma que entienda, sin recitar la Berajá.

34. ¿Puedo hacer la cuenta en voz alta?

Con el objetivo de que la gente sepa qué día debe contar, se acostumbra que el Jazán diga la Berajá y la Sefirá en voz alta y luego el público las repita.

Si se está ante la presencia de un Rabino ó un hombre estudioso de la Torá, se acostumbra a invitarlo a recitar la Berajá en lugar del Jazán.

35. ¿Qué debo contestarle al jazán después de la berajá?

Cuando el Jazán dice la Berajá, el público contesta “Baruj Hu UBaruj Shemó”.

Esto se debe a que la gente no piensa en incluirse en la misma, sino que la recitará después.

Por otro lado, cuando uno escuchaBerajot por parte de otra persona con la intención de incluirse, no debe decir “Baruj Hu UBaruj Shemó”.

36. ¿Y qué contesto después de la cuenta del Omer?

Luego de contar el Omer se acostumbra decir: “Harajamán Hu Iajazir Abodat Beit Hamikdash Limkomá Bimerá Beiamenu”. Y luego se dice “Lamnatzéaj Binguinót Mizmor Shir … Y Ana Bejoaj”.


37. ¿Qué sucede si llevo la cuenta equivocadamente?

Si se olvidó de contar el Omer a la noche y se percató de ello al día siguiente a la mañana, deberá contar el Omer sin recitar la Berajá (en el día) y a partir de la noche siguiente puede continuar contando el Omer con Berajá.

38. Y si la cuenta está mal hecha, ¿Puedo seguir haciendo la bendición?

La persona que se equivocó y contó mal un día, y se dio cuenta de su error al día siguiente, deberá contar el Omer durante el día sin Berajá y en las noches siguientes podrá continuar contando con Berajá.

Así también la persona que duda si a la noche mencionó el número correcto del día y contó correctamente durante el día, podrá continuar contando el Omer con Berajá durante las próximas noches.
Pero si la persona se equivocó en la cuenta de los días, contando un día diferente, y se percató de su error en la noche posterior, no podrá decir el Omer con Berajá y deberá continuar contando las noches restantes sin Berajá.

39. ¿Puedo hacer la cuenta del Omer en otro momento del día, con tal de que no pierda la cuenta?

Hay quienes acostumbran a contar el Omer todas las mañanas en el Beit Haknéset después de Tefilat Shajarit, ya que si alguna persona no contó el Omer a la noche, lo podrá hacer durante el día (pero sin recitar la Berajá, ya que esta sólo se dice por la noche).

Aquella persona podrá continuar diciendo el Omer con Berajá las noches siguientes.
Esta es una costumbre (minhag) que se estableció en las comunidades Sefaradí y se debe continuar respetándola.

40. ¿Existen algunas condiciones en las que me equivoque y pueda corregir la Cuenta del Omer?

  • El que se olvidó y no contó el Omer a la noche y se dio cuenta de ello al día siguiente luego de la puesta del sol pero antes de la salida de las estrellas, deberá contar inmediatamente el Omer de la noche anterior sin decir la Berajá; y luego de la salida de las estrellas contará el Omer perteneciente a esa noche recitando la Berajá. Es bueno que en este caso, en las noches restantes, ponga un especial hincapié en contar elOmer únicamente luego de la salida de las estrellas.
  • Si no contó el Omer el día jueves a la noche y se dio cuenta de ello el viernes a la tarde antes de la puesta del sol, pero luego de haber recibido sobre sí el Shabat y recitado la Tefilá de Arvit aún siendo de día, podrá contar el Omer de la noche anterior en ese momento, sin recitar la Berajá, y luego de la salida de las estrellas contará el Omer correspondiente a esa noche.En lo mencionado en los puntos anteriores no hay diferencia si la persona no contó el Omer por olvido, por un percance ó a propósito. De todas maneras, si cuenta el Omer al día siguiente durante el día sin Berajá, podrá continuar contando las noches siguientes con Berajá. Pero si se acordó a la noche siguiente, ya desde esa noche no podrá contar más el Omer con Berajá.
  • Si en el momento de recitar la Berajá no sabía exactamente qué día de la Sefirá era, ó si pensó que era otro día y al finalizar la Berajá se percató de su error, que cuente correctamente el Omer en ese momento sin repetir la Berajá.
    Sin embargo, si ya contó el día equivocadamente y luego se dio cuenta, si fue inmediatamente dentro del tiempo que lleva decir “Shalom Aleja Rabí”, deberá mencionar el día correcto sin recitar la Berajá previamente. Y si se dio cuenta después de este tiempo, deberá repetir la Berajá y mencionar el día exacto.
  • Si una noche duda acerca de si contó la noche anterior, ó no está seguro de haber mencionado el día correcto la noche anterior (y durante el día no contó el Omer), podrá continuar contando el Omer con Berajá.
  •  Aquel que a la noche está seguro de no haber contado la noche anterior, pero duda si contó durante el día ó no; o en caso de estar seguro de que contó durante el día pero no sabe si contó el número exacto, podrá continuar contando el Omer con Berajá todas las noches.
  • Si a altas horas de la noche le surgió la duda de si contó al principio de esa noche con Berajá ó no, deberá contar el Omer sin recitar la Berajá; y en las noches siguientes podrá seguir contando el Omer con Berajá.
  • Si contó correctamente los días del Omer pero se equivocó en la cuenta de las semanas, por ejemplo si dijo “hoy es cuarenta del Omer, que son cinco semanas y seis días”, en vez de decir “cinco semanas y cinco días”; ó dijo “hoy es veinticinco del Omer, que son cinco semanas y cuatro días”, en vez de decir que son “tres semanas y cuatro días”, cumplió con la Mitzvá. Pero si se percató de su error en esa misma noche, que vuelva a contar el Omer correctamente sin recitar la Berajá.
  • Así también, si se percató al día siguiente, que vuelva a contar el Omer sin Berajá mencionando correctamente los días y las semanas.
  • Si contó correctamente los días pero se equivocó al finalizar una semana, por ejemplo a los siete días de la Sefirá dijo “siete días, que son una semana y un día”, ó a los catorce días dijo “que son una semana y seis días”, en vez de decir “dos semanas”, hay una diferencia de criterio entre los sabios acerca de si cumplió con la Mitzvá ó no. Si se percató de su error en esa misma noche, deberá contar el Omer correctamente sin recitar la Berajá. Así mismo, si se dio cuenta al día siguiente, deberá contar el Omer sin Berajá. Y aún habiéndose dado cuenta de esto a la noche siguiente, podrá contar el Omer en los días restantes con Berajá.
  • Si contó correctamente las semanas pero se equivocó en la cuenta de los días, por ejemplo si en el día octavo dijo “hoy es nueve de Omer, que son una semana y un día”; ó si en el día veinte de Omer dijo “hoy es veintiuno del Omer, que son dos semanas y seis días”, también la Mitzvá se da por cumplida. De todas maneras, si se percató del error esa misma noche, deberá contar el Omer correctamente sin recitar la Berajá. Así también, si se acordó de ello durante el transcurso del día siguiente, deberá contar el Omer sin recitar la Berajá. En caso de haberse dado cuenta de la equivocación a la noche siguiente, podrá continuar contando el Omer con Berajá.
  • Si se equivocó al fin de una semana y contó correctamente las semanas pero no los días, por ejemplo el día séptimo dijo “hoy es seis días del Omer, que es unasemana”, ó en el día catorce dijo “Hoy es trece de Omer, que son dos semanas”, también en esto hay una diferencia de criterios entre los Jajamim. Por lo tanto, si se dio cuenta esa misma noche, que cuente el día exacto sin recitar la Berajá. Así mismo, si se percató al día siguiente, que cuente el número correcto sin recitar laBerajá. En caso de haberse dado cuenta de la equivocación a la noche siguiente, podrá continuar contando el Omer con Berajá.
  • En todo lo indicado en los últimos puntos no hay diferencia si se equivocó en la cuenta de los días ó de las semanas, ó si dijo nada más los días ó nada más las semanas, ya que mencionó una parte correctamente. Y lo que mencionó equivocadamente, se considera como si no lo hubiera dicho.
  • El que a la noche no está seguro de qué día tiene que contar el Omer, por ejemplo si no sabe si es el treinta (30) ó treinta y uno (31), y no tiene manera de averiguarlo, deberá mencionar ambas opciones, treinta (30) y treinta y uno (31) pero sin decir la Berajá.
  • En todos los casos mencionados anteriormente que la persona no podrá seguir contando con Berajá (por ejemplo si salteó una noche y se acordó a la noche siguiente, ó un niño que hizo Bar Mitzvá en los días de la Sefirá), es bueno que escuche la Berajá dicha por otra persona y piense en incluirse en la misma, le pida a aquella persona que piense también por él y luego de decir Amén en la conclusión de la Berajá, que cuente él mismo el Omer.

Articulo terminado de redactar el 05 de mayo de 2012 – 13 de IYar del 5772

321judaismo.com  PERMITE LA LIBRE DISTRIBUCIÓN DE ESTE ARTÍCULO, POR CUALQUIER MEDIO FÍSICO Y/O ELECTRÓNICO, BAJO LAS SIGUIENTES CONSIDERACIONES:

1.- NO DEBE SER UTILIZADO CON FINES LUCRATIVOS

2.- NO DEBE SER DESTRUIDO SI SE DAÑA EL MATERIAL, SINO ENETRRADO

3.- NO DEBE MODIFICARSE SU CONTENIDO PUESTO QUE LLEVA PALABRA QUE MERECE EL DEBIDO RESPETO POR SALIR DE LA FUENTE DEL TANAJ Y SUS LIBROS COMPLENTARIOS.

4.- EN CUALQUIER DISTRIBUCION QUE SE LE REALICE, SE DEBE CITAR SU FUENTE.

 

PorMax Stroh Kaufman

Sefirat HaOmer dia diez

Sefirát HaOmer

Hoy es diez días, que son una semana y tres días del Omer.                     

Tiféret ShebeGevurá                    

 

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDESHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus mandamientos, y nos ha ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Comience desde aquí si está contando durante el día, o si no ha contado todos los días desde el comienzo de la cuenta de este año:

Hoy es diez días, que son una semana y tres días del Omer.

Que el Misericordioso restaure el Beit HaMikdash a su sitio, rápidamente nuestros días; Amén, séla.

Para el director del coro; un canto con música instrumental; un Salmo.

El Eterno tenga gracia con nosotros y nos bendiga, que haga resplandecer Su semblante sobre nosotros para siempre; para que sea conocido Tu camino en la tierra,

Tu salvación entre todas las naciones. Las naciones Te alabarán, Adonai, todas las naciones Te alabarán.

Las naciones Se alegrarán y cantarán jubilosamente, pues Tú juzgarás a los pueblos con justicia y guiarás a las naciones de la tierra para siempre.

Los pueblos Te alabarán, Señor; todos los pueblos Te alabarán, pues la tierra habrá rendido su fruto, y El Eterno, nuestro Señor, nos bendecirá. Adonai nos bendecirá; y todos, desde los más remotos rincones de la tierra, Le temerán.

Te imploramos, con el gran poder de Tu diestra, que liberes al cautivo.

Acepta la plegaria de Tu pueblo; fortalécenos, purifícanos, reverenciado.

Poderoso, Te imploramos, guarda como la niña del ojo a aquéllos que procuran Tu Unicidad. Bendícelos, purifícalos; concédeles por siempre Tu misericordiosa rectitud. Poderoso, Santo, en Tu abundante bondad, guía a Tu congregación.

Único y Soberbio, vuélvete hacia Tu pueblo que recuerda Tu santidad. Acepta nuestra súplica y escucha nuestro clamor, Tú que conoces los pensamientos secretos.

Bendito sea el nombre de la gloria de Su reino por siempre jamás.

Amo del universo,

Tú nos has ordenado por medio de Moshé, Tu servidor, contar Sefirat HaOmer, a fin de purificarnos de nuestra iniquidad e impureza. Tal como has escrito en tu Torá: “Contaréis para vosotros desde el día siguiente al día de descanso, desde el día en que traéis el Omer como ofrenda mecida; [la cuenta será] siete semanas completas.

Hasta el día posterior a la séptima semana contaréis cincuenta días”, a fin de que las almas de Tu pueblo Israel sean purificadas de impureza.

Por consiguiente, sea Tu voluntad, Adonai nuestro y de nuestros padres, que en mérito del Sefirat HaOmer que conté hoy Tiferet ShebeGevurá, sea rectificado el daño que he causado en la sefira, y que yo sea purificado y santificado con la santidad suprema.

Que de este modo se conceda abundante generosidad sobre todos los mundos. Que rectifique nuestro néfesh, rúaj y neshamá de toda bajeza y defecto, y que nos purifique y santifique con Tú suprema santidad.

Amén, séla.

 

 

  Material de 321judaismo.com – Publicado 16 de Abril de 2012 — 24 de Nisan de 5772

PorMax Stroh Kaufman

Sefirat HaOmer dia nueve

SEFIRAT HAOMER

En la noche,  especificamente al anochecer, debimos haber realizado la cuenta del Omer, en su día noveno.

 

Cómo se hace?

Empezamos diciendo, aunque se nos haya olvidado contar los días anteriores,

Hoy es nueve días, que son una semana y dos días del Omer.

Gueburá ShebeGueburá           

                  

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDESHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus mandamientos, y nos ha ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

 

Comience desde aquí si está contando durante el día, o si no ha contado todos los días desde el comienzo de la cuenta de este año:                                          

Que el Misericordioso restaure el Beit HaMikdash a su sitio, rápidamente nuestros días; Amén, séla.

 

Para el director del coro; un canto con música instrumental; un Salmo.

El Todopoderoso tenga gracia con nosotros y nos bendiga, que haga resplandecer Su semblante sobre nosotros para siempre; para que sea conocido Tu camino en la tierra, Tu salvación entre todas las naciones.

Entonces, Las naciones Te alabarán, Señor, todas las naciones Te alabarán.

Las naciones Se alegrarán y cantarán jubilosamente, pues Tú juzgarás a los pueblos con justicia y guiarás a las naciones de la tierra para siempre.

Los pueblos Te alabarán, Adonai; todos los pueblos Te alabarán, pues la tierra habrá rendido su fruto, y Adonai, nuestro Señor, nos bendecirá.

El Santo Bendito sea Su Nombre, nos bendecirá; y todos, desde los más remotos rincones de la tierra, Le temerán.

Te imploramos, con el gran poder de Tu diestra, que liberes al cautivo. Acepta la plegaria de Tu pueblo; fortalécenos, purifícanos, reverenciado.

Poderoso, Te imploramos, guarda como la niña del ojo a aquéllos que procuran Tu Unicidad.

Bendícelos, purifícalos; concédeles por siempre Tu misericordiosa rectitud. Poderoso, Santo, en Tu abundante bondad, guía a Tu congregación.

Único y Soberbio, vuélvete hacia Tu pueblo que recuerda Tu santidad.

Acepta nuestra súplica y escucha nuestro clamor, Tú que conoces los pensamientos secretos.

Bendito sea el nombre de la gloria de Su reino por siempre jamás.

Amo del universo, Tú nos has ordenado por medio de Moshé, Tu servidor, contar Sefirat HaOmer, a fin de purificarnos de nuestra iniquidad e impureza.

Tal como has escrito en tu Torá: “Contaréis para vosotros desde el día siguiente al día de descanso, desde el día en que traéis el Omer como ofrenda mecida; [la cuenta será] siete semanas completas.

Hasta el día posterior a la séptima semana contaréis cincuenta días”, a fin de que las almas de Tu pueblo Israel sean purificadas de impureza.

Por consiguiente, sea Tu voluntad, Adonai nuestro y de nuestros padres, que en mérito del Sefirat HaOmer que conté hoy Guevurá ShebeGuevurá, sea rectificado el daño que he causado en la sefira, y que yo sea purificado y santificado con la santidad suprema.

Que de este modo se conceda abundante generosidad sobre todos los mundos.

Que rectifique nuestro néfesh, rúaj y neshamá de toda bajeza y defecto, y que nos purifique y santifique con Tú suprema santidad.

Amén, séla.

 

321judaismo.com – Publicado 15 deAbril de 2012 — 23 de Nisan de 5772