Tag Archive Shuljan Aruj

PorMax Stroh Kaufman

Objetos en los Bolsillos

Objetos en los bolsillos

Nos comenta un lector: “Tuve que hacer un viaje inesperado, por asuntos de negocios, y ellos me tomaron más tiempo del que tenía programado: por este motivo, no pude regresar a mi ciudad de origen y porque iniciaba el Shabat, decidí no viajar: y empecé a buscar un hotel donde permanecer; sin embargo  había escuchado que tenía que desocupar mis bolsillos para no transportar nada en ellos, si quería caminar, mientras durara mi estadía inesperada en la ciudad… ¿Qué hay de cierto en ello?”

Consultamos las fuentes, el Shulján Aruj y otros en  donde encontramos respuestas acerca de la tenencia de objetos en los bolsillos, en Shabat.

En todas las fuentes hay una fuerte tendencia a recordar y diferenciar lo que son “espacios públicos y espacios privados” y la posibilidad de movilizar y cargar objetos entre ellos.

Los rabinos y los estudiosos nos ponen esta situación bastante complicada: ellos dicen que si el objeto es tal, que no se puede desechar porque la persona podría sufrir de una pérdida financiera importante, cuando sea posible, se le debe entregar a un gentil, un sordomudo, un loco o un niño. En caso que no lo sea, este debe ser desechado, inmediatamente, más no colocándolo simplemente en el suelo, porque ello constituiría una “colocación” que se combina con el “desarraigo” y constituyen una violación de la prohibición de transportar. Pero entonces: ¿Cómo se hace? Hay que entregar las cosas que se tengan en los bolsillos, mientras las dos personas, el que entrega y el que recibe estén en movimiento (comparémoslo con una carrera de relevos), ya que detenerse a entregarlos vendría a ser siendo como si se detuviese a descansar, y constituye una violación a la prohibición de transportar objetos en Shabat. Si estas opciones no están viables, ellos sugieren que se debería descartar el objeto en una manera bastante inusual, la que consiste en tirarlo, y luego recogerlo y caminar en incrementos menos de cuatro Amos a la vez

¿Complejo? Puede ser, pero es la solución que presentan las fuentes, para si “se nos olvidan objetos en los bolsillos, en el Shabat”

Damos gracias a nuestros lectores por sus preguntas e invitamos a todos a que sigan investigando, en lo posible daremos respuestas ajustadas a las fuentes bíblicas cuando corresponda, y en otros según la necesidad.

02 de Julio de 2014 –

PorMax Stroh Kaufman

Parasha ¿Por que Revisarla?

Parasha ¿por qué revisarla?

Dice el Shulján Aruj en el Siman 285 Seif 1, que es una obligación personal, la de revisar, la parasha semanal, dos veces los pasukim, y una vez el targum.

Sabemos de nuestros jajamím, que tenemos la obligación de leer la parasha de la semana, porque TODAS las respuestas a nuestros problemas están allí: porque la parasha tiene, implícita en ella, la forma de cómo se debe vivir cada día y los secretos de nuestros problemas están allí y, nosotros tenemos que llegar a un nivel de emuná que nos permita creer, con fe absoluta y eterna que, allí están las respuestas y para ello hay que pasar más tiempo en la parasha.

Sin embargo, dice el Shuljan Aruj, que esta obligación se cumple cuando una persona lee los pasukim dos veces y el targum una vez, citando el Talmud en Berajot (8b), en el que está escrito que, quien termina la parashá, especialmente en forma pública, experimentará largura de días y años.

Los Cabalistas nos recalcan acerca de la importancia de revisar y estudiar la parasha,  porque ella trae sobre cada persona, un efecto positivo,  especialmente en lo que tiene que ver con su estado espiritual en general y, específicamente, en lo que se refiere a una adecuada preparación para el Shabat. La Mishná Berurá nos presenta dos diferentes procedimientos para que podamos cumplir con la obligación de la revisión de la parasha, y escribe que ambos enfoques son válidos y aceptables. El primer método consiste en leer cada pasuk dos veces seguidas por el targum para ese pasuk.

Algunas autoridades apoyan a este enfoque, ya que esta es la forma en que la Torá fue leída y traducida para el público en general, durante el servicio religioso, en la época del Chazal quien era el que tenía la suficiente autoridad para comentar la Torá de acuerdo a los estándares requeridos por la hermenéutica Talmúdica. Otros sostienen que la parasha debe ser revisada, de un párrafo por  ocasión, dos veces seguidas y concluida por el targum para dicho párrafo.

Lo anterior está basado en conceptos de muchos de nuestros jajamim: uno de ellos, descrito en el texto Kaf HaChaim o palma de la vida, del Rabino Yaakov Chaim Sofer,  se describen dos formas de revisar y estudiar los aseret hadibrot o diez mandamientos, los cuales se deben utilizar, para leer los pasukim, cuando la lectura es pública en el servicio religioso, tanto como cuando se realiza con pausas, o en forma continua. Es por ello que los pasukim pueden ser leídos y estudiados dos veces, tanto en forma ininterrumpida hasta el final de ellos y luego el targum, o pausadamente, con el tárgum correspondiente a cada pausa.

Las dos formas de lectura anotadas, se denominan Táam Elyón y Táam Tajtón.

Continuará…

22 de octubre de 2013 – 17 de Jeshván de 5774