Tag Archive Tzadik

PorMax Stroh Kaufman

Bechirat Chofshit

Bechirat Chofshit  (Bejirat Jofshit)

Libertad de Elección

¿Tenemos en el judaísmo Bechirat chofshit Libertad de elección?

Comencemos primero con lo que encontramos en Deuteronomio / Devarim 11:26-29

Mira que pongo delante de vosotros hoy la bendición y la maldición: la bendición, si obedeciereis los mandamientos del Eterno, vuestro Elohim, que yo os ordeno hoy; y la maldición, si no obedeciereis los mandamientos del Eterno, vuestro Dios, sino que os apartareis del camino que yo os ordeno hoy, andando en pos de otros dioses que no conocisteis. Y sucederá que cuando el Eterno, tu Dios, te haya introducido en la tierra a dónde vas para poseerla, pondrás a los que van a bendecir al pueblo frente al monte Guerizzim, y a los que van a maldecir, frente al monte Eval

Reé anojí notén lifneijém hayóm berajá uklalá. Et haberajá asher tishmeú el mitzvot Adonai Elohéijem asher anojí metzavé etjém hayóm. Vehakelalá im lo tishmeú el mitzvot Adonai Elohéijem vesartém min hadérej asher anojí metzavé etjém hayóm laléjet ajaréi elohim ajerím asher lo yedatém. Vehayá ki yeviája Adonai Elohéija el haáretz asher atá ba sháma lerishtá venatáta et habrajá al har Gerizím veét haklalá al har Eyvál.

Con las palabras anteriores, cualquiera de nosotros diría: No Hay opciones, estamos frente a una realidad de “blanco o negro” pero, si revisamos conceptos de los grandes estudiosos como el del El Gaón de Vilna, Él explicó que Nuestro Creador siempre nos da opciones diarias, y que depende de nosotros para elegir el bien y rechazar el mal, o podemos elegir el mal y rechazar el bien. La “buena vida” que vivamos, depende de nuestras decisiones en curso, no sobre lo que hemos hecho en el pasado ni tampoco de lo que podamos hacer en el futuro.

También podemos repasar lo que nos enseña Moshé Ben Maimón, RaMBaM o simplemente Maimónides con respecto a la Bechirat Chofshit o libertad de elección, descrita en Hiljot Teshuvá 5:1:

“Cada persona tiene permiso para elegir conducirse a sí misma por el buen camino y convertirse en un justo o para seguir un mal camino y convertirse en un malvado. Esto es lo que está escrito en la Torá: “Y ahora el hombre es como uno de nosotros, conocedor del bien y del mal” (Bereshit 3:22).

Esto significa que el ser humano es único en la creación en cuanto que a través de su inteligencia puede distinguir entre el bien y el mal y en consecuencia puede elegir actuar de acuerdo con cualquiera de ellos; y no hay nadie que vaya a evitar que lo haga”.

También escribió en Hiljot Teshuvá 5:2

“No creas aquello que piensan los pueblos tontos y muchos judíos ignorantes, respecto a que cuando El Eterno crea a la persona. Él decreta si ella será justa o malvada. No es así. Por el contrario, cada persona tiene la capacidad de elegir convertirse en un justo como Moshé Rabeinu o en un malvado como Yerovam, o sabio o tonto, misericordioso o cruel… y lo mismo con respecto a cualquier otro atributo.

No hay nadie que pueda obligarla, ni ha sido decretado sobre la persona, ni nadie la empuja hacia uno de estos caminos. Más bien es la persona misma a través de su propia inteligencia la que elige el camino que ella desea”

Aunque haya muchos factores en los cuales nuestra voluntad no interviene, como por ejemplo, la familia donde nacemos, espiritualmente hablando, cada uno de nosotros tenemos bechirat chofshit para actuar y elegir nuestro propio destino. La libertad es el medio constitutivo de toda moralidad. Es decir, sólo se puede ser bueno si se puede elegir entre el bien y el mal. Está en la libre elección, todo lo que uno pueda alcanzar. Cada ser humano recibe la libertad para actualizar su propio destino y cada persona (judíos y gentiles), tiene un lugar en el mundo por venir. Nuestra bechirat chofshit es también la libertad que tenemos para hacer del mundo un lugar justo y santo. Nuestro compromiso está dado por ejemplo, con acciones como Veahavta lereiéja Kamója, a amar a los demás como a nosotros mismos, Tzedek, o justicia desde todo punto de vista, guemilut jasadim o actos de amor y bondad, y shalom rodef  o sea, la búsqueda de la paz y la creación de un sociedad más confiable…

Uno de los momentos en que más cuenta nos damos de nuestra Bechirat Chofshit es, cada vez que llegamos a Rosh HaShana, porque es en ese momento que nos damos cuenta cómo hemos utilizado nuestra libertad de elección, para tomar decisiones durante el año inmediatamente anterior: algunas de nuestras escogencias  fueron buenas,  algunas fueron malas; sin embargo, nuestra capacidad de libertad de elección, nos va a permitir, en el próximo año, tener nuevas opciones, aprovechando las lecciones aprendidas de los años anteriores; algunas de ellas igualmente serán buenas, otras serán malas; sin embargo, podemos escoger.

Entonces, si actuamos correctamente, esta Bechirat Chofshit o libertad de elección, es la que nos va a permitir cuidar cada una de las palabras que pronunciamos; nos va a evitar situaciones complicadas en las que el Yetzer Hara pueda tomar la batuta; nos permite rescatar valores que nos van a guiar en nuestra manera de ser, de andar y comportarnos.

Como lo dijo uno de los grandes maestros en el judaísmo, llamado Amram Anidjar “Somos responsables de tres cosas, lo que vemos con nuestros ojos, lo que tomamos con nuestras manos, y adonde nos dirigimos”.

Gracias a lo anterior, cada uno de nosotros es responsables de dichos actos, y no podemos ni debemos escudarnos, ni mucho menos justificarnos, cada vez que hacemos las cosas mal hechas, que el culpable de ello fue el Yetzer Hará”.

Sabiendo que, es la libertad de elección la que nos otorga la oportunidad de vivir de manera productiva cada día, permitiéndonos alcanzar la grandeza, y del mismo modo asumir plena responsabilidad por nuestros actos, quiera el Todopoderoso que podamos ocupar nuestros pensamientos en el estudio de la Torá, porque “Los estudiantes de la Torá aumentan la paz del mundo” y con ello, nuestra Bechirat Chofsit, nos guíe por el sendero de HaShem, para recibir la bendición que tiene para cada uno de nosotros.

 

 

27 de octubre de 2014 – 03 de Jeshvan 5775

 

PorMax Stroh Kaufman

Hombre Tzadik, Hombre Justo

Hombre Tzadik, Hombre Justo

Tzadik, es una palabra proveniente de las raíces Tzedek, que significa justicia, y Tzedaká, que se traduce como caridad. Como palabra, es un adjetivo que se usa para denotar a una persona, la pregunta que nos podemos hacer es ¿cuál sería la palabra correcta para traducir Tzadik al español?, El significado más común con el que podemos traducir esta palabra, es  justo; , si nos dirigimos al diccionario encontramos que la palabra justo quiere significar o señalar a aquel que obra conforma a la justicia, o también, aquel que antepone los intereses de su prójimo antes que los suyos propios en todo sentido. Y si lo tomamos desde el punto de vista estrictamente religioso, un tzadik, un justo, es quien reverencia y sirve al Eterno, mediante el cabal cumplimiento de los preceptos a partir del amoroso e intenso estudio de la Torá. Otra acepción que podríamos darle a la palabra tzadik, es “recto”; es decir, alguien que es de intachable conducta que no se inclina a un lado o al otro. Esto en hebreo sería Yashar

Preguntó Job 15:14 ¿Qué es el hombre para que sea puro, o el nacido de mujer para que sea justo?

Maimóides (Rambam) dijo: “Aquel cuyos méritos sobrepasan su iniquidad, es un hombre tzadik. (Un hombre justo”

El Baal HaTania explicó que, cuando se habla de un hombre tzadik, un hombre justo,  es aquel quien posee un “nombre prestado”  o “shem hamushal” cuando desde el punto de vista de recompensas y castigos, sus méritos exceden a sus caídas, cada vez que es juzgado en la Corte Suprema Celestial o Beit Din shel Maala.

Encontramos en la parashá: “Noé caminó junto a Dios” y “Noé fue justo ante los ojos del Eterno”.

¿Por qué se caracteriza el hombre justo, el hombre tzadik?

1.- Porque vive su vida basado en los preceptos del Creador, como está escrito:  Ezequiel / Yejezquel 18:5 Y el hombre que fuere justo, e hiciere según el derecho y la justicia

Viesh ki yihié tzadik veasá mishpat utzdaká                                                                                                                           

2.- Porque no se desvía en pos de otros cultos. Sólo hay un culto al Dios verdadero, según los preceptos dados por El Eterno mismo a través de Moshé.

3.- Porque es respetuoso de la ley, conoce la ley y vive de acuerdo a ella. Antes de actuar se pregunta, si es correcto lo que va hacer,

4.-  Porque cuida cada palabra que sale de su boca: Proverbios / Mishlé 15:28 El corazón del justo piensa para responder; Mas la boca de los impíos derrama malas cosas.

Lev tzadik yegué laanot upí reshaím yavía raót.

5.- Porque se aparta de todo mal, de todo aquello que puede ocasionar daño. Proverbios / Mishlé 20:7 Camina en su integridad el justo; Sus hijos son dichosos después de él.  

Mitaléj betumó tzadik ashrei banav ajarav.

6.- Porque su conducta es generadora de bendición, de Luz vivificante de parte del Eterno, tal como está escrito: “La luz está sembrada para el justo, la alegría para los rectos de corazón.” (Tehilim / Salmos 97:11).

7.- Porque reconoce y aprecia que cada suceso (que no depende de la libre voluntad del humano) está inmerso en un Plan divino cuya meta es el Bien, tal como está escrito en los Tehilim / Salmos  145:17 “Justo es el Eterno en todos Sus caminos y bondadoso en todas Sus obras”.

8.- Porque procura favorecer el crecimiento espiritual de todos aquellos que están en su camino. No hundirá al que está pecando, ni inflará el orgullo del que está haciendo lo correcto. No sólo intentará extraer al pecador del pecado, sino que también alienta al correcto para que continúe por la senda de la corrección, como está escrito: “Enseñaré a los perversos tus caminos, y los pecadores retornarán a Ti.” (Tehilim / Salmos 51:15)

9.- Porque, a pesar de estar inmerso en el mundo, no rehúye de él, ni lo desprecia, ni lo menosprecia, ¡todo lo contrario!, contribuye a su desarrollo y progreso. Con cada gesto coopera a extraer chispas de santidad de aquello que parece totalmente apartado del Todopoderoso.

10.- Porque no oprime al hombre con intereses inapropiados: como está escrito: Ezequiel / Yejezquel 18:7 que no prestare a interés ni tomare usura; que de la maldad retrajere su mano, e hiciere juicio verdadero entre hombre y hombre,                                                                                                                                                                                                                                        Baneshej lo yitén vetarbit lo yikáj meavel yashiv yadó mishpat emet yaasé bein ish le ish   

11.- Porque no maltrata a los animales: Proverbios / Mishlé 12:10 El justo cuida de la vida de su bestia; Mas el corazón de los impíos es cruel.   

Yodea tzadik nefesh behemtó verajamei resahím ajzarí.

 

¿Quién puede ser un hombre tzadik, un hombre justo?
El camino está abierto para cualquiera que lo desee, pero, no todos alcanzan a sostenerse con firme entereza y perseverancia. Tal como fuera dicho: “Ciertamente no hay hombre justo en la tierra que haga lo bueno y no peque.” (Kohelet  7:20) (1).  Y bajo estas circunstancias fue que Noé fue escogido como “justo entre su generación”

Por ello, hagamos el esfuerzo de llegar a ser un hombre (mujer) / Tzadik, hoy y siempre, porque como está escrito,

1.- Mishlé / Proverbios 10:3 El Eterno no dejará padecer hambre al justo; Mas la iniquidad lanzará a los impíos.

2.- Salmos / Tehilim 75:10(11) Quebrantaré todo el poderío de los pecadores, Pero el poder del justo será exaltado. Vejol karnei reshaim agadea: tromamná karnot tzadik.

3.- Tehilim / Salmos 92:12 El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano.

Tzadik katamar yifraj keerez beLebanon yizgué.

4.- Mishlé / Proverbios 11:8 El justo es librado de la tribulación; Mas el impío entra en lugar suyo.

Tzadik mitzará nejelátz vayabó rashá tajtav.

5.- Salmos / Tehilim 5:13 Porque tú, oh Hashem, bendecirás al justo; Como con un escudo lo rodearás de tu favor.  Ki atá tebarej tzadik Adonai. Katziná ratzón tatreínu.

Terminamos este artículo del hombre tzadik, del hombre justo, con la siguiente bendición:

Que Hashem esté sobre ustedes, y que vivan una vida eterna, Y con ustedes vuestros hijos, la simiente de la verdad bendecidos de Adonai son ellos, desde ahora y para siempre.

 

 

(1)Para los lectores de las escrituras compiladas bajo los nombres de Nuevo Testamento, Buenas Nuevas, Evangelios, Brit Jadashá, Besorót Tovót, etc. no deben olvidar los siguientes preceptos: 1 Juan 1:10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a El mentiroso y su palabra no está en nosotros.  

Y Cómo puede alguien entonces, convertirse en un hombre tzadik?

Romanos  2:13 porque no son los oidores de la ley los justos ante Elohim, sino los hacedores de la ley serán justificados.                                                                     

Harei lo shoméa ha torá tzadikim lifnei Elohim, éle hamkaimím et hatorá hem asher yutzdekú.

 

 

20 de octubre de 2014 – 26 de Tishrei de 5775