Tag Archive Tzitzit

PorMax Stroh Kaufman

Sálvate del mal de ojo

Diez consejos para ser protegido del mal de ojo

 

¿Quieres ser salvado del mal de ojo?

Esta es una información proveniente del Rabino Jaim Yosef David Azulay, más conocido como el JIDA y de fuentes muy antiguas

Ten a mano siempre los Tzitzit.

Describen dichas fuentes: ver a los Tzitzit es sumamente beneficioso para el sustento, el miedo al cielo, la salud y para salvarse de la ira, la envidia y el odio.

Estos son los 10 hechos que debemos saber

 

  1. El rabino conocido como el Ari HaKadosh, afirmó que mirar al tzitzit, varias veces al día resultará muy beneficioso para ganarse la vida, es decir, tener un sustento apropiado..

 

  1. Mirar a los tzitzit es una virtud del temor al Cielo porque las letras con que se escribe Raya son las letras de Yirah. (Beit Aharon, Parashat Shelaj)

 

  1. Mirar a Tzitzit en cualquier momento es un gran beneficio para el alma. (Escrito en Shaar haKavanot que traduciría portón de intenciones)

 

  1. Mirar a Tzitzit es una virtud para un paciente que busque y logre que sea sanado. (Otzar haJaim, en el nombre del Vidente de Lublin)

 

  1. El tzitzit es un símbolo de memoria. (El Jatam Sofer, Parashat Shelaj)

 

  1. Mirar a los Tzitzit le da derecho a una persona a la capacidad de visión y de la profecía. (Noam Elimelej, Parashat Shelaj)

 

  1. Ver la parte más móvil del tzitzit, que podemos llamar“el ala” es beneficioso para eliminar la ira, porque la palabra kanaf (ala) equivale, en la gematría de la “ira o Kaás”. (Tomado de Kav HaJaim o “línea de vida”)

 

  1. Cuando uno se viste con los tzitzit , está obligado a orar para que se salve de los celos, el odio y la ira. (Kav HaYashar, capítulo 25)

 

  1. Ver el tzitzit es beneficioso para ser salvado del mal de ojo. (El Jida según Hilkut Reuveni)

 

  1. Concluimos palabras Rana Jafetz Jaim escribió en su libro “Cuida la lengua” (Shemirat haLashon)                                                          Lo que es correcto, es ver los tzitzit varias veces al día, especialmente cuando una persona hace la aliá (a la torá) allí, sus pensamientos de ira, o de celos, expiran