Título:

Alzheimer y judaismo

Comparte este artículo:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Reddit
VK
OK
Tumblr
Digg
Skype
StumbleUpon
Mix
Telegram
XING
WhatsApp
Email
Imprimir

Alzheimer y judaismo

¿Se te está escapando la memoria?

Todos olvidamos cosas a veces…

Puede que lo comencemos a notar, que sucede con más frecuencia, a medida que envejecemos. 

La pérdida leve de memoria puede ser una parte normal del envejecimiento. 

La mayoría de las veces, sucede cuando olvidas dónde dejaste algo, como tus llaves o tus anteojos,

No necesariamente significa que vas a tener demencia. 

Solo el 1% de las personas mayores de 65 años con problemas normales de memoria relacionados con la edad contraerán demencia cada año.

Si notas que estás perdiendo cosas todo el tiempo y no puedes hacer nada, eso es una señal común de un problema de memoria más grande.

Igualmente si la pérdida de memoria le dificulta manejar tus tareas diarias, esa es entonces, una señal que no debes ignorar. 

¿Estás olvidando cosas que acabas de escuchar? 

¿Hacer la misma pregunta una y otra vez? 

¿Confía en muchos recordatorios en papel o electrónicos solo para pasar el día? 

También sucede que todos cometemos un error, a veces…

Eso es un proceso normal que todos hacemos. 

Pero si realmente está luchando por hacer cosas como seguir instrucciones en una receta familiar o realizar un seguimiento de las facturas de la manera en que solía hacerlo, en este caso estaríamos emitiendo una señal de advertencia por problemas de memoria

¿Tiene problemas para usar ese control remoto de TV? 

¿Olvidó cómo configurar el microondas?

 Si necesita un poco de ayuda de vez en cuando con ese tipo de cosas, es probable que no tenga que preocuparse. 

Pero si tienes problemas para realizar actividades habituales a las que estás acostumbrado, como conducir a lugares a los que siempre vas, jugar juegos favoritos o encontrar su camino en el supermercado, puede ser un signo de un problema de memoria más grave.

Otra cosa que nos suele suceder..

La mayoría de nosotros nos hemos despertado y pensamos: «¿Qué día es?» No te tomará mucho tiempo descubrirlo. 

Pero si a menudo pierde la noción de las fechas, las estaciones o el paso del tiempo, esa es otra señal de problemas reales de memoria.

Si entras en una habitación y no puedes recordar lo que estabas haciendo, eso no es motivo de preocupación. Nos pasa a todos. 

Pero, ten cuidado… las personas con enfermedad de Alzheimer a veces olvidan dónde están. O se encuentran en algún lugar y no recuerdan cómo llegaron allí. 

Si ese es un problema que tiene, es una buena idea obtener ayuda.

Es normal tener problemas para encontrar la palabra correcta a veces. 

O podrías estar usando una palabra de manera incorrecta. No es para preocuparse, inicialmente. 

Pero las personas con enfermedad de Alzheimer a menudo comienzan a tener problemas reales para hablar o escribir. 

Puede que les resulte difícil recordar el término correcto para objetos familiares o el nombre de alguien que conocen bien. Si tiene problemas con nombres, palabras o qué decir a continuación, puede ser un signo de pérdida de memoria más grave

¿Estás evitando amigos, familiares o compañeros de trabajo? 

¿Es difícil continuar o seguir una conversación? 

Cuando los problemas de memoria se vuelven más severos, es común que las personas pierdan interés en pasatiempos, eventos sociales u otras actividades que les gustaba hacer. Si eso te suena familiar,   es hora de hablar con alguien al respecto.

Si no estás seguro de si lo que está pasando es solo el envejecimiento regular, un médico puede ayudarlo a resolverlo.

Este profesional podrá darse cuenta si la pérdida de memoria que tienes está dentro del rango normal o no. 

El médico te hará una serie de preguntas y puede pedirte que te realices una serie de pruebas. 

También es posible que te revise en busca de otros problemas que pueden parecerse a la demencia, como los efectos secundarios de los medicamentos o la depresión.

Sin embargo, si tu memoria está bien pero todavía estás preocupado, puede haber algo que pueda hacer al respecto. 

Las personas que pasan tiempo leyendo, resolviendo acertijos o de otra manera manteniéndose comprometidas tienen menos probabilidades de contraer Alzheimer.

Es posible que estas actividades puedan ayudarte a mantener la mente aguda. 

También es una buena idea reducir el estrés, comer bien y hacer ejercicio.

Pero: ¿qué dice el judaísmo al respecto?

En el judaísmo está muy claro que la enfermedad de ALZHEIMER es una demencia progresiva común que afecta tanto hombres como mujeres. 

Aumenta la frecuencia con la edad para afectar aproximadamente 5% de las personas mayores de 65 años y más del 20% de las que alcanzan los 80. 

Se desconoce la causa que genera la enfermedad de Alzheimer

La instauración es gradual, y el proceso es insidioso… 

Excepto por los signos de estado mental anormal, los exámenes físicos y neurológicos son normales hasta que  la enfermedad se presenta en sus estados terminales

En un estudio realizado  entre enero de 1999 y diciembre de 2016 en el Beilinson Hospital de Tel Aviv se encontró que los judíos no Ashkenazi tienen una tasa más alta de Incidencia más temprana de Alzheimer.

En el judaísmo es axiomático que la vida tiene un valor infinito y que la preservación de la vida tiene prioridad sobre todas las reglas y regulaciones bíblicas y rabínicas, excepto tres: idolatría, asesinato y relaciones sexuales prohibidas.. 

Todos los médicos judíos a lo largo de las generaciones se han suscrito a un axioma: de que un médico humano no solo tiene licencia divina para sanar, sino que, de hecho, tiene el mandato de sanar. 

Un médico en judaísmo tiene prohibido retener sus habilidades de curación y no se le permite negarse a sanar a menos que su propia vida se vea seriamente en peligro.

Un médico, gracias a su conocimiento y experiencia la cual es mucho mayor que el de un laico, está obligado a usar sus habilidades médicas para curar a los enfermos y, por lo tanto, prolongar y preservar la vida.

La Torá da por sentado que, una vez que una persona se convierte en médico, es obligatorio que use sus habilidades y conocimientos para curar a los enfermos.

Maimónides lo afirmó en su Comentario sobre la Mishná 

El Rambam ofrece en sus escritos, una comprensión espiritual de las pérdidas por la enfermedad de Alzheimer, especialmente de la memoria y la capacidad cognitiva

Repasando, encontramos que la enseñanza judía proclama la santidad de la vida humana. 

El médico recibe una licencia divina para sanar independiente del estado del paciente, pero no debe apresurar la muerte. 

Se espera moralmente que todo ser humano ayude a otro humano en apuros. Un paciente moribundo no es la excepción. 

El médico, la familia, los amigos, las enfermeras, los trabajadores sociales y otras personas cercanas al paciente moribundo están obligados a brindar atención de apoyo, incluso psicosocial y emocional, hasta el final. 

En el judaísmo, no olvida a la familia; toda, absolutamente toda la familia debe participar en el proceso… 

Si hay niños, díganle a los niños: «Esta es la abuela, o el abuelo la amamos y está bien». No deben  tener miedo: esta  es una persona a quien debemos admirar. 

Si bien, amar y cuidar a alguien con estos trastornos a veces requiere un esfuerzo y energía sobrehumanos, especialmente cuando la persona está totalmente confundida, y puede llegar a presentar cada vez más, estados de más inquietud y agitación, 

Pero como lo dice el rabino Moshe Tendler recurriendo al mandamiento «Honra a tu padre y a tu madre» es el mejor consejo.

Este rabino de la ciudad de Nueva York, ha dejado planteadas muchas consideraciones para el manejo de estos pacientes, pero no se aparta de la halajá, al punto de que el paciente seguirá siendo un ser humano digno de respeto, hasta el final de su vida…

Siempre habrá una lucha entre los miembros de una familia por el como tratar a un ser querido con dignidad frente a su propia frustración y pérdida de la persona que conocieron.

Y un libro como Broken Fragments, editado por Douglas J. Kohn, rabino de la Congregación Emanu El en Redlands, California, está lleno de ideas de rabinos, cantores, médicos, trabajadores sociales y familiares de personas con la enfermedad de Alzheimer. 

Estos múltiples puntos de vista se extienden a través de las diferentes etapas de la enfermedad de Alzheimer y la demencia y reflejan la variedad de problemas que enfrentan los cuidadores y los miembros de la familia. 

La familia y los cuidadores muy seguramente les tocará pasar por un proceso de dudas e inquietudes como

Miedo: «¿Qué va a pasar ahora?»

Frustración: «¿Cómo puedo lidiar con todo esto?»

Dolor: «Ya no es realmente mi papá (mamá)».

Ira contra tu ser querido o ante la situación: «¿Por qué no lo entiendes?»

 «¿Por qué está pasando esto?»

Culpa: «¿Cómo podría decirle / hacerle eso a mi madre (padre)?»

Agotamiento: «No tengo fuerzas para seguir».

Vergüenza: «Mamá (papá) era incontinente en el restaurante».

Aislamiento y abandono: “¿Dónde están mi familia y amigos?” “¿Dónde está Dios?”

Los conceptos transmitidos por este y muchos de los textos son como si alguien le estuviera susurrando íntimamente al oído, al paciente,: «No estás solo».

Y esto es lo que se le debe transmitir, desde el punto de vista judío, al paciente con Alzheimer o cualquier tipo de demencia.

12 de Diciembre de 2019 – 14 de Kislev de 5780

¿Qué opinas de este artículo? - Déjalo en los comentarios:

Comparte este artículo:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Reddit
VK
OK
Tumblr
Digg
Skype
StumbleUpon
Mix
Telegram
XING
WhatsApp
Email
Imprimir
Max Stroh Kaufman

Max Stroh Kaufman

Más artículos

Otros artículos

Conoce nuestra tienda

En nuestra tienda tenemos libros digitales, cursos, artículos judíos y mucho más.