Título:

Sara en la Torá

Comparte este artículo:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Reddit
VK
OK
Tumblr
Digg
Skype
StumbleUpon
Mix
Telegram
XING
WhatsApp
Email
Imprimir

Sara en la Torá

SARA EN LA TORÁ

Una corta reflexión

La historia de Sara, en la Torá, comienza a ser escrita aproximadamente  un poco más de 2 mil años Antes de la Era Común, cuando ella “se casó” con Abraham, la cual se encuentra extendida, entre las siguientes citas, en la Torá:

1.-  Dijo también Dios a Abraham: A Sarai tu mujer no la llamarás Sarai, mas Sara será su nombre. Y la bendeciré, y también daré de ella para ti, un hijo; y la bendeciré y vendrá a ser madre de naciones: reyes de pueblos procederán de ella.

Vayomer Elohim el Abraham Saray ishtejá  lo tikrá et shemá Saray ki Sará shemá. Uberajti otá vegám natáti miména lejá ben uberajtíha vehayetá legoím maljéi amím miména yihyú.

2.- Y fue la vida de Sara ciento veintisiete años; años de vida de Sara. Y murió Sarah en Kiriat-Arbá, que es Hebrón (Gevrón), en la tierra de Canaán; y vino Abraham para hacer el duelo de Sarah y llorarla

Vayihyú jayéi Sara méa shaná veesrím shaná veshéva shaním shnéi jayéi Sara. Vatamót Sara beKiriat Arbá hi Jevrón beéretz Kenaán vayavó Avraham lispód le Sara velivekotá

¿Qué características tenía Sara, en la Torá?

1.- Hermosura: El Talmud describe su belleza con las siguientes palabras: era tan hermosa que a su lado las otras mujeres parecían monos

2.- Hospitalidad: su casa siempre estuvo siempre abierta para brindar la atención a cualquiera que la necesitara, como lo narra el hecho cuando llegan tres hombres a la tienda de Abraham y son recibidos, con la mejor de las atenciones. La hospitalidad era una parte vital de la cultura del mundo antiguo y sus normas se seguían como un código de conducta. El que ofrecía hospitalidad estaba obligado a proveer al viajero de comida, agua y refugio.

3.- Carácter fuerte, como está escrito: Y dijo Sara: Risa (alegría) me ha causado El Eterno, y cualquiera que lo oyere se reirá (Yitzjak) conmigo.

Vatomer Sara tzejók asá li Elohim kol hashoméa yitzaják li.

Sara no era mujer débil, de las que se desaniman fácilmente o una mujer superficial. El Todopoderoso contó con ella sembrándole firmeza en su vida; le dio sabiduría para que ella estuviera plenamente segura que su situación de mujer estéril era la voluntad de Adonai. El actuó en el corazón de Abraham, sembrando mucho amor para Sara.

Las escrituras de los libros conocidos con el nombre de Nuevo Testamento, Las Buenas Nuevas, Brit haJadashá, Besorot Tovot, describen, además, a Sara, como una mujer inquebrantable que sigue los designios del señor (Romanos, 4, 18; Hebreos, 11, 11) e incluso como ejemplo de esposa (1 Pedro, 3, 6).

 

4.- Celosa: Sara actúa con mucha severidad y da un ultimátum a su marido: Y dijo Sara a Abraham: Mi afrenta (sea) sobre ti. Yo puse mi sierva en tu seno, mas ella vio que concibió y fui despreciada a sus ojos; juzgue el Eterno entre mí y ti.

Vatomer Sarai el Avram jamasi alíja anojí natati shifjatí bejeykéja vateré ki haratá vaekál beeinéiha yishpót Adonai beiní ubeinéija.

5.- Fidelidad: en dos eventos su fidelidad fue puesta a prueba: el primero de ellos, cuando Sara fue llevada ante el Faraón, habiendo dejado en constancia ante muchos, que Abraham era su hermano (1)  para salvarle la vida, el faraón promete darle como herencia la tierra de Goshen si se quedaba con él, siendo parte de su harem; incluso el rey llegó a darle a Sara su propia hija para que fuera su esclava.

El segundo, cuando Abimelej, la toma por esposa, nuevamente bajo la excusa de ser la hermana (1) de Abraham, y la instala en su harem, con grandes regalos y ventajas: nuevamente, el Todopoderoso condena esta conducta y Abimelej  se la retorna.

6.- Depositaria de Profecía y Promesa: Entonces dijo Dios a Abraham: No te parezca grave a causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia”

Vayomer Elohim el Abraham al yerá beeinéija al hanaár veál amatéja kol asher tomár eleíja Sara shmá bekolá ki beYizjak yikaré lejá zará.

Sara, en la Torá, es, fue y será una mujer muy compleja, sobre la cual habrá siempre de que hablar: como mujer, como ser humano, Sara tuvo virtudes cualidades y defectos; sin embargo, tuvo un aspecto muy importante que todos debemos seguir: Confianza en el Eterno, por más difícil que las situaciones se nos presenten: del mismo modo que Sara, recibiremos las bendiciones que nos corresponden, en su debido momento.

 

  • Esta situación no es del todo mentira, porque Sara y él eran hermanos de padre.

¿Qué opinas de este artículo? - Déjalo en los comentarios:

2 comentarios

Comparte este artículo:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Reddit
VK
OK
Tumblr
Digg
Skype
StumbleUpon
Mix
Telegram
XING
WhatsApp
Email
Imprimir
Picture of Max Stroh Kaufman

Max Stroh Kaufman

Más artículos

Otros artículos

Conoce nuestra tienda

En nuestra tienda tenemos libros digitales, cursos, artículos judíos y mucho más.