Tarde para orar o rezar

Antes de saber si llegamos tarde a rezar u orar, debemos recordar que, a los rezos se les ha fijado una hora de inicio y una hora aproximada para terminar.

Esto fue desarrollado inicialmente a través de técnicas muy rudimentarias, y hoy en día, mediante sofisticados algoritmos. 

Lo más importante de este punto es que, encontramos en las enseñanzas de nuestros sabios, que TODA NUESTRA VIDA debería ser una vida de oración. 

¡Oración Judía!

Gran parte de la oración judía consiste en recitar los servicios escritos en voz alta en la sinagoga.

Rezar en público afirma que una persona es miembro de una comunidad, y cuando lo hace, un individuo se pone en el contexto de otros judíos y, hasta cierto punto, deja a un lado su propia situación particular para poner a la comunidad en primer lugar.

También es un acto de unión con los judíos que están haciendo lo mismo en todo el mundo.

Y el hecho de asistir a los servicios regulares, y seguir el orden del libro de oraciones, es una disciplina espiritual valiosa y un mecanismo que le permite a una persona pasar tiempo con Su Creador, de una manera regular.

¡El libro de oraciones!

Contiene la sabiduría de grandes pensadores y algunas de las poesías hebreas más hermosas.

Pasar tiempo con estas oraciones permite a una persona judía absorber las enseñanzas espirituales del pueblo judío.

Por ejemplo, el servicio matutino es una lección profunda sobre la naturaleza de Dios, así como un acto de adoración.

¡Repasemos!

Debemos caminar en constante comunicación con HaShem. y esto debe ser tan habitual en nosotros que, incluso cuando nos despertemos por la noche, debería ser lo más natural del mundo para nosotros que tengamos un momento para comunicarnos con Él,  en oración de agradecimiento o de petición.

¿Cómo podré pagarle al Señor por toda su bondad para conmigo?… A ti haré una ofrenda de acción de gracias, y clamaré en el nombre del Señor. 

Así dice el Salmo 116: 12 y 17

Debemos orar porque la oración es la parte más importante del agradecimiento que El Eterno requiere de nosotros…

Tehilim 5:4 Señor, por la mañana oirás mi voz; por la mañana arreglaré [mi oración] para ti, y (confiado) esperaré.

Debemos hacerlo tres veces al día, como está escrito en Daniel 6:11

Y Daniel, al saber que se había escrito un decreto, llegó a su casa, donde había ventanas abiertas en su aposento alto, frente a Jerusalém, y tres veces al día se arrodilló y oró y dio gracias ante su Dios justo. como lo había hecho antes de esto.

Ante la necesidad, en cualquier lugar

él dijo: “Oh Señor, Dios de mi señor Abraham, por favor haz que me suceda hoy, y haz misericordia con mi señor Abraham. :

He aquí, estoy junto a la fuente de agua, y las hijas de la gente de la ciudad salen a sacar agua.

En el momento de lucha por la victoria y la venganza entre otros, como está escrito en  Josué 10: 12-13:

El día que el Señor entregó a los amorreos a Israel, Josué le dijo al Señor en presencia de Israel: «Oh sol, quédate quieto sobre Gabaón, oh luna, sobre el valle de Aijalón». Así que el sol se detuvo y la luna se detuvo, hasta que la nación se vengó de sus enemigos.

¡Comencemos a definir horarios: Rezo matutino!

Nuestros sabios honran el orar antes de la salida del sol, pero el Shuljan Aruj toma aqui en cuenta el Siman 90:9 que siempre debe rezar con un Minyan, si no se tiene la costumbre de rezar al amanecer, 

Es importante tener en cuenta que nuestros sabios, después de muchas deliberaciones, han llegado a la definición del concepto de tefilá con un minián, que se refiere específicamente al momento específico de la Amidá. 

Por supuesto, hay muchos otros beneficios de orar todo con un minyan, poder responder a Amén y responder a Kadish.

Entonces, es importante establecer unas horas, para saber cuándo tenemos que rezar y por ello, vamos a comenzar con el rezo matutino.

Desde la perspectiva de la ley judía, la primera hora significativa del día se conoce como «Amud HaShajar» (Amanecer) o, alternativamente, «Alot HaShajar». 

Cuando las circunstancias no permitan lo contrario, está permitido recitar el Shemá y rezar la Amidá desde esta hora. Sin embargo, podemos darnos cuenta que, en circunstancias normales, esto está prohibido.

¿Cuando es exactamente Amud HaShajar?: 

Algunos sostienen que es el momento en que la primera luz tenue se vuelve perceptible en el cielo del este, mientras que otros sostienen que es un poco más tarde después de que la luz ha comenzado a extenderse por el cielo del este.

Después de «Amud HaShajar» viene la hora «MiSheyakir»

¿Cuando es MiSheyakir?

Este es el momento en que la luz de la mañana ha comenzado a hacerse sentir hasta el punto en que uno es capaz de reconocer a un conocido desde una distancia de cuatro codos. También es posible en este momento distinguir entre azul y blanco, a la misma distancia.. 

A esta hora, según la mayoría de las autoridades, está totalmente permitido recitar el Shemá. Sin embargo, la amidá todavía no está permitida rezarla, en circunstancias normales.

Todavía hay desacuerdo sobre cuándo es exactamente esto. 

En la práctica, comienza unos 50 minutos antes del amanecer.

¿Cuando es exactamente Alot HaShajar?:

El Beur Halajá, explica la definición de «Alot Hashajar «, citando al Maguen Abraham en el Simán 89, como también al Pri Megadim, y al Pri Jadash, que lo definen, como el instante, en el que el cielo comienza a volverse un poquito claro en el horizonte . Este punto coincide en el tiempo, con la salida del Lucero del Alba – (estrella de la mañana).

El Beur Halajá, mantiene la postura que «Alot Hashajar «, sucede cuando el cielo destella su claridad, del lado ESTE del horizonte, (lo que se llama en hebreo – Heír Kol Pné Hamizraj ). 

Esto comienza bien antes de los primeros rayos que revelan la salida del sol. 

Esta es también la opinión del Eliá Raba, y la del Maté Iehudá.

Así mismo el Grá, en su comentario a la primera Mishná de Berajot, se refiere a que «Alot Hashajar «, ocurre cuando el horizonte del lado ESTE, se ve iluminado (Heír Pné Hamizraj ).

Aquí, en este momento específico, la berajá de Iotzer Or, puede ser recitada.

¿Cuando es exactamente Plag Haminja?, 

Este momento es 1¼ horas halájicas antes del atardecer,

¿Cuándo es el mejor momento para recitar el Shemá y rezar Amida?

Este es el momento conocido como «Vatikin». El momento de los «Vatikin» estaba dado por un grupo de personas que leían el Shemá justo antes del amanecer y luego rezaban al amanecer.

Se hacían llamar con ese nombre: Los Vatikin. 

Los «Vatikin», con una fe absoluta, aceptaban el yugo del Reino de los Cielos y reconoce la soberanía de HaShem sobre sí mismos, entonces, tan pronto como brilla el sol y comienza el día, comenzaban a orar, haciendo descender abundantes bendiciones sobre el mundo.

Otra hora o momento es es»Hanetz HaJamá» (literalmente, «el resplandor del sol») 

Es el término utilizado para describir el momento en que el sol comienza a brillar por la mañana. Y si bien, a primera vista, esta parece ser una definición bastante clara y simple, la verdad es que no es tan simple.

Para empezar, el tiempo que tarda el sol en salir, desde el momento en que se ve su primer rayo hasta que es completamente visible, es de aproximadamente dos minutos y medio. 

Las autoridades están al límite con respecto a cuál es exactamente el tiempo de «Hanetz«: 

La opinión mayoritaria es que ocurre cuando el primer rayo de sol se hace visible, y este es el momento, en su opinión, en el que la oración de Amida, según los «Vatikin » debe empezar. 

Otros, sin embargo, sostienen que «Hanetz» es cuando todo el sol ha terminado de salir y se puede ver en su totalidad en el horizonte. 

Otros más sostienen que «Hanetz» dura dos minutos y medio, siempre que los rayos del sol siguen siendo rojos.

La halajá general (dada por la Mishná Berura) es que si una persona reza regularmente en hanetz hajamá debe hacerlo incluso sin un minyán.

Sin embargo, Rav Shlomo Zalman Auerbaj solía dictaminar que si una persona tiene la intención de rezar en hanetz hajamá por la virtud del tiempo, está bien hacerlo incluso si no lo hace con regularidad.

En la práctica, si bien las personas hacen todo lo posible por comenzar su oración con el comienzo del amanecer, no son demasiado cuidadosos con esto porque tienen en cuenta las otras opiniones.

Hoy en día podemos apreciar que, para la mayoría de las personas, que no fueron cuidadosos con este aspecto del amanecer, o veían muy duro o difícil, se dejó consignada la opinión del Rabi Yehuda, quien estableció, desde épocas muy antiguas que, el tiempo de iniciar la oración dura hasta las primeras cuatro horas del día, 

Esto porque, según él, el sacrificio de la mañana podía ofrecerse hasta el final de las primeras cuatro horas del día. 

Hubo muchos sabios no estuvieron de acuerdo con la posición del Rabino Yehuda y sostuvieron que el tiempo para el primer rezo matutino podía continuar hasta el mediodía, y es por ello que vemos algunos ortodoxos, en las calles, que ofrecen la postura de los tefilin a esas horas, para que se cumpla con la mitzva respectiva, y no se consideren que están orando tarde.

Sin embargo, la ley sigue la opinión de Rabino Yehuda

La razón de esto es que la opinión del Rabino Yehuda es la que aparece en el tratado Eduyot, y tenemos una regla de que todas las Mishnayot en el tratado Eduyot fueron aceptadas como ley. 

Por lo tanto, el tiempo designado para la oración dura cuatro horas, es decir, el primer tercio del día (Berajot 27a)

De todos modos, la opinión de los sabios no fue completamente descartada; si han pasado cuatro horas y todavía no se ha rezado, se puede rezar hasta el mediodía. 

Y aunque a esa persona no se le atribuye el mérito de orar en el momento adecuado, se le recompensa por orar.

Un ejemplo podría ser el Jazon Ish, quien solía ir a la sinagoga, los lunes y jueves, más tarde, después de comenzado el servicio, para escuchar la lectura de la Torá,

¿Cuál es la mejor hora para el servicio de Minjá (el servicio vespertino)?

Teniendo en cuenta que, una vez resuelta la disputa de hasta que hora se puede iniciar el servicio matutino, viene ahora la disputa entre Minjá y Maariv.

El desacuerdo entre los sabios de la Mishná, nos entrega posiciones como la del rabino Judá, quien sostuvo que se puede rezar Minjá (desde media hora después del mediodía) hasta horas antes del atardecer. 

Mientras tanto, sus rabinos homólogos argumentaron que uno puede rezar las oraciones de Minjá hasta el final del día.

¿Cuál es la mejor hora para el servicio de Maariv (el servicio nocturno)?

De los rabinos y nuestros sabios podemos decir que, el tiempo para recitar maariv (las oraciones vespertinas) se extiende a lo largo de la noche. 

Sin embargo, a los sabios les preocupaba que la gente retrasara la recitación del Shemá nocturno ordenado bíblicamente, que se recita como parte del Maariv, hasta el último momento, y se arriesgaría a olvidar decirlo por completo. Por lo tanto, instituyeron que Maariv debe rezarse antes de la medianoche halájica.

Y la medianoche halájica es el punto medio entre la puesta del sol y el amanecer. 

Esto puede ser antes o después, especialmente donde funcionan las estaciones y los horarios de verano / invierno, durante el horario de verano, a las 12 a.m.

Si ha pasado este tiempo, todavía se puede rezar el maariv completo hasta Alot hashajar (amanecer).

Si debido a circunstancias inevitables ha llegado Alot hashajar y aún no has rezado maariv, aún puedes hacerlo hasta el amanecer. Sin embargo, se omite la bendición que comienza con las palabras «Hashkiveinu avinu» («Padre nuestro, acuéstanos …»). 

En esta bendición lo que hacemos es que le pedimos a HaShem para que nos dé una noche tranquila, ¡y sería algo tonto pedir por una buena noche cuando el día recién comienza!

Ahora, tenemos claro las posibles horas de inicio de los servicios religiosos… 

¿Qué realmente significa llegar tarde para orar o rezar?

Nuestros sabios, en los tres servicios, han identificado varias partes muy importantes: La Amidá y el Shemá Israel, el Aleinu Leshabeaj, para recitar en compañía de la congregación…

Estas tres partes nos indicarían si uno está a tiempo para los tefilin, y para recitar el Shemá junto con todas sus bendiciones. 

La razón es que si no lo dices con el público que te acompaña, el tzibur, puede parecer que no estás de acuerdo con lo que se dice. 

Por lo tanto, incluso si no puedes unirte a ellos en la recitación, (por ejemplo, si está en medio de recitar otra bendición), debes intentar usar la misma melodía que ellos para que parezca que te unes a ellos (SAOC 65:2).

Incluso, los comentaristas podrían opinar que, te estás burlando o interrumpiendo (a propósito). 

El «Aleynu» (debemos), que ha funcionado, desde el siglo XIII, como una oración final para cada servicio judío, expresa un reconocimiento y aceptación comunitaria de la soberanía de Dios. 

En el transcurso de esto, contrasta la interacción de Israel con su Dios soberano con la de las naciones circundantes.

Cuando la escuchamos, sabemos que estamos llegando al final del servicio.

Y que llegamos tarde para orar

2021/01/11