LATZNU – LOS PECADOS DE YOM KIPUR

Cuando nos referimos a Latznu, ¿Qué queremos decir?

Simple y sencillamente quiere decir, literalmente, Hemos sido despectivos.

Nuevamente y con cada uno de los pecados confesados en Yom Kipur, volvemos a  repasar el concepto de que, para el judaísmo, el errar es parte del ser humano (I Melajim / I Reyes 8:46),

Ya que no hay ser humano que no peque, si tu pueblo peca contra ti, y tú te enojas con ellos y los entregas al enemigo para que se los lleven cautivos a otro país, lejano o cercano,

Ki yejetú lejá ki éin adám asher lo yejéta veanáfta bam unetatám lifnéi oiyév  veshavú shobéihem el éretz haoiyév rejoká o krová.

Y a recordar que los textos denominados Nuevo Testamento, no se salvan del mismo concepto porque tienen un par de reflexiones muy semejantes de las cuales resaltamos la siguiente:

Romanos 3:10-18 (reina Valera 1960)  les enseña: «No hay un solo justo, ni siquiera uno; no hay nadie que entienda,  nadie que busque a Dios.

Todos se han descarriado, a una se han corrompido. No hay nadie que haga lo bueno;  ¡no hay uno solo!

Su garganta es un sepulcro abierto; con su lengua profieren engaños. ¡Veneno de víbora hay en sus labios!

Llena está su boca de maldiciones y de amargura. Veloces son sus pies para ir a derramar sangre; dejan ruina y miseria en sus caminos, y no conocen la senda de la paz.

No hay temor de Dios delante de sus ojos.»

Sin embargo, el concepto final del pecado, para ellos, se modificó tanto, que significa un enorme problema que suele llegar a merecer un castigo “perverso” como permanecer durante una eternidad, consumidos en un lago de fuego donde domina Satanás, el príncipe de las tinieblas.

Latznu también se entiende como la actitud burlona porque viene de la palabra latzón (burla).

Queriendo decir que, “nos hemos burlado de las cosas que deberíamos haberlas tomado en serio”. Y puede muy fácilmente combinarse con una actitud despectiva.

En el hebreo la palabra latznu también la encontramos proveniente de la raíz (verbo) Laitz que significa ridiculizar

En la literatura

El Gaón de Vilna por su lado, (Comentario a Proverbios) nos explica que el Leitz es el burlón, el escarnecedor, y cínico, es, además, el enemigo de la sabiduría.

En el Majzor de Yom Kipur (Artscroll) encontramos la siguiente afinidad con  Latznu:

Hemos despreciado, nos hemos burlado de asuntos serios. Hemos bromeado sobre temas serios. Hemos ridiculizado a personas honestas y dedicadas. Hemos tratado de encontrar un trampolín para el humor en cada tema. Al hacerlo, hemos dado con un gran y difícil arrepentimiento, tanto para nosotros como para la gente entretenida por nuestros ingenios, porque, como enseñaron los Sabios, una broma puede rechazar cien admoniciones «.

Con lo anterior, no estamos queriendo decir que el judaísmo rechaze el humor: lo contrario, lo admite:Para ello tenemos el ejemplo del sabio talmúdico Rava quien abría todas sus conferencias con «mila debedija», palabras de humor, para captar la atención de sus estudiantes.

Lo que no se tolera ni acepta, es el sarcasmo

Y si alguien se abstiene del sarcasmo se considera digna de elogio,

Hay que tener en cuenta que el sarcasmo es una burla pesada, una ironía mordaz, un comentario hiriente que ofende o maltrata, como también una ironía amarga, humillante y provocadora que, a veces, raya en el insulto.

La Guemara dice que todo tipo de burla está prohibida, con la excepción de aquella que se relaciona con la adoración de ídolos que se conoce con el nombre de Avodá Zará

Cuando en hebreo usamos la palabra asur refiriéndonos a prohibido, esta palabra quiere dar a entender como algo que está encadenado, que tiene muchas trabas

Es por eso que, cada mañana, cuando en las bendiciones mencionamos el «matir asurim», es porque estamos pidiendo por la «liberación de todos los encadenados» o también, “porque seamos “librados de todo tipo de traba”

Desde una perspectiva cabalística, cuando algo es “asur”, es porque está encadenado al lado oscuro, encadenado al mal…

Y, ¿Cuando hemos sido despectivos?

Todos sabemos que cuando alguien es despectivo, es porque está reduciendo la importancia y los valores de las otras personas y que ellos merecen respeto.

Tenemos datos en los que los primeros sabios, como los amoraím empleaban palabras despectivas e insultantes a sus alumnos para estimularlos a estudiar, pero, por lo general, es un mal proceder que rápidamente puede generar en la otra persona una respuesta “exagerada” aunque la guemará

y la manifestación más común es la ira y la ira puede generar que la gente haga cosas de las que se arrepentirá el resto de la vida.

Nuestros sabios dicen “Al que se enoja, todos los fuegos de destrucción lo controlan” (Talmud, Nedarim 22a).

El Ramban,fue un estudioso acerca de este comportamiento y esta actitud, y advirtió sobre los peligros de la ira y dijo, entre otras, “Cuando vayas a reaccionar, imagina constantemente en tu corazón que estás parado frente a Dios”.

Y eso lo reafirma el Pirké Avot: “¿Quién es un héroe? Aquel que controla sus deseos destructivos”

Lo importante del Latznu y de reconocer para confesar los “pecados” es que, cada una de ellas están escritas en plural, reflejando la idea de que incluso cuando no creemos que hayamos cometido ningún pecado, es un pecado que colectivamente lo hemos hecho.

Esto que significa que cada uno de nosotros tenemos responsabilidad compartida por lo que sucede y, si asumimos la responsabilidad individual, nuestra sociedad va a mejorar.

Esta es la base del Tikún Olam o la reparación del mundo.

28 de marzo de 2019 – 21 de Adar Bet de 5779

Elaborado, recopilado, resumido, editado, traducido en lo que corresponda por Dr. Max Stroh Kaufman para 321judaismo.com

Comments

  1. Existe el Pecado en el Judaísmo - Segunda Parte - Judaísmo en Español

    […] LATZNU: Hemos sido despectivos. […]