Los diez mandamientos y el matrimonio – Décimo mandamiento

Los diez mandamientos y el matrimonio – Décimo mandamiento

Este es el último, el décimo de los diez mandamientos y el matrimonio

El décimo mandamiento dice así: «No codiciarás la casa de tu prójimo, su mujer, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey ni su asno, ni ninguna otra cosa que pertenezca a tu prójimo».

  1. No Codiciarás

¿Cual es la razón para dicho mandamiento?

Porque es la codicia la que tantas veces lleva a hacer el mal.

O, dicho de otra forma, la codicia es lo que lleva a transgredir mandamientos tales como: asesinar, adulterar, robar y perjurar.

Codiciar es mucho más que “querer algo.” La verbo hebreo para codiciar implica querer algo hasta el punto de arrebatarlo para hacerlo propio – algo que pertenece a otra persona.

E incluye en su raíz las letras Jet, Mem, Vav, Dalet, con lo que se construye la palabra «Jamud»

Expresión que se utiliza para señalar a alguien (una persona, un animal, como lindo, atractivo o simpáitico)

Y nuestros sabios que dicen?

Por ejemplo, dijo Rabi Shlomo Ibn Gbirol: El enemigo del hombre es su codicia.

Todo porque dicho sentimiento termina controlando la vida de aquel ser humano que, mediante la codicia, logra su objetivo.

Alguien «más actual» como el Rabino Leone Da Modena dijo: «El hombre que no tiene cuidado en obedecer la ley contra el robo tendrá menos cuidado con la ley contra la codicia: lo que ven sus ojos, su corazón deseará, y con un anhelo que nunca podrá satisfacerse». 

Y que relación hay con el matrimonio?

Pues es muy facil para una mujer «piropear» a un hombre con la palabra «Jamud»

¿Acaso no podría sentir celos una mujer de su marido después de ello?

Muchas mujeres, de hecho, lo padecen.

Aunque hombres y mujeres trabajen fuera de casa, para un hombre es mucho más facil salir porque sus oficios en casa «son más limitados»

En esas circunstancias, las mujeres suelen codiciar esa especie de libertad que sus parejas poseen.

Los maridos, pueden en general ir y venir cuando lo desean, mientras que sus esposas deben encontrar niñeras, y hacer mil arreglos antes de que puedan cruzar el umbral de la puerta.

Y para la mujer es un problema

A esto se le aumenta también la facilidad con que una compañera de trabajo, como anotamos «haga tambalear» la estabilidad del matrimonio

También le puede pasar a ella en su ambiente laboral y vemos cómo esto cae dentro de la definición que tiene la Torá de este mandamiento.

Porque está escrito (para el hombre): No hagas lujuria /codicies (al tajmod) después de su belleza en tu corazón y no dejes que te atrape con sus ojos.

(Para la mujer) Vestidos de azul, gobernadores y prefectos, jinetes montados en corceles, todos apuestos jóvenes. [hombres jóvenes deseables] (bajurei jemed)

A veces sucede que alguno de los dos miembros de la pareja está en casa cumpliendo con una obligación… ejemplo refacciones o preparando y el compañero (a) no recibe la atención prestada en ese instante, s genera inconformidad…

Una, sumada a otra y muchas más… suelen llevar a codiciar la mujer (el hombre) del vecino (a)

Y entonces que?

Teniendo en cuenta que el problema mayor en la casa lo carga la mujer, los maridos deben concientizarse y tener en mente el peso con el que cargan sus esposas, y deben tratar de ayudarlas lo más que puedan .

Además deben apreciar y valorar el trabajo de su mujer y comprenderla.

Una simple demostración verbal de afecto por parte del marido puede alivianar increíblemente el peso con el que carga su esposa.

Toda esposa debe comprender que el hombre tambien requiere una demostracion (no se habla de sexo ni del beso que se da por costumbre) de afecto para que el se sienta bien. 

Que si  alguno de los dos no se siente tan feliz como debería estar, es indispensable que lo manifiesten… primero entre ellos mismos o, posteriormente con un consejero matrimonial, para buscar la manera en la que pueda lograr encontrar satisfacción dentro del matrimonio y sentirse libre de cualquier tipo de resentimiento.

Quizás lo que necesiten sea compartir más tiempo fuera de casa…

Probablemente necesiten el uno del otro más ayuda con las cosas de la casa…

Es el primer paso

Y es importante sentar el precedente con amigos, familiares, vecinos, compañeros de trabajo etc que estos inconvenientes son de ellos y nadie tiene que presionar «desde afuera» en este tipo de asuntos, porque puede llevar a «codiciar al vecino(a)

Tal vez como segundo paso

Reflexionando sobre el tema y discutiendo sobre él seguramente hallará el modo de ver sus necesidades resueltas

Conclusión

Los Diez Mandamientos son aplicables a todos los ámbitos de nuestra vida.

Si le damos una mirada profunda y detallada, veremos que adhiriéndonos a estas leyes, podremos transformar nuestra persona, y como consecuencia tendremos la habilidad de transformar el mundo.

Cuanto más pronto seamos capaces de colmar nuestras vidas con Los Diez Mandamientos- tanto literal como figurativamente, más pronto vendrá el Mashiaj, y seremos redimidos. ¡Ojala que sea ahora!

Artículo terminado de elaborar el 13 de agosto de 2011 – 13 de Menajem Av de 5771

Revisado y editado entre el 14 al 17 de julio de 2018

 

MATERIAL ELABORADO POR GRUPO EDITORIAL 321JUDAISMO.COM

TIENE DERECHOS RESERVADOS DE AUTORÍA INTELECTUAL,EN LO QUE SE REFIERE A REVISIÓN, ADAPTACIÓN,MODIFICACIÓN, TRADUCCIÓN SEGÚN SEA EL CASO, PERO SE PERMITE SU LIBRE DISTRIBUCIÓN POR CUALQUIER MEDIO FÍSICO Y/O ELECTRÓNICO, BAJO LAS SIGUIENTES CONSIDERACIONES:

1.- NO DEBE SER UTILIZADO CON FINES LUCRATIVOS.

2.- CUANDO TENGA ESTE MATERIAL IMPRESO, NO DEBE SER DESTRUIDO SI SE DAÑA, ENTIERRENLO, POR CUESTIONES HALAJICAS Y DE CONSERVACIÓN DEL MEDIO AMBIENTE.

3.- NO DEBE MODIFICARSE SU CONTENIDO PUESTO QUE LLEVA PALABRA QUE MERECE EL DEBIDO RESPETO POR SALIR DE LA FUENTE DEL TANAJ Y SUS LIBROS COMPLEMENTARIOS