Cuatro Custodios

“Cuatro Custodios”

Basado en las enseñanzas de Likutei Sijot Vol. 31 págs 112-118

Traducido y adaptado al español por Dr. Max Stroh Kaufman

En parte de la parasha de Mishpatim, encontramos y aprendemos acerca de cuatro tipos de custodios:

Ellos son: el shomer jinam (que cuida un objeto sin cargo), el shomer sajar (que guarda un objeto por un cargo), el sojer (que alquila un objeto), y el shoél (que toma prestado un objeto).

La Guemará nos explica acerca  de esos ‘cuatro custodios’ regidos, básicamente por tres ordenanzas'». donde ellos; el sajar el sojer y el shoel comparten las mismas leyes sobre daños y pérdida de un objeto depositado en su fideicomiso.

Para tratar de entender este concepto vamos a analizarlo así:

Supongamos que alguien nos da algo que cuidar diciéndonos. «Cuídame esto, y volveré pronto», dice, tal vez en una o dos horas, a lo que decimos está bien, no hay problema

Sin embargo, aquél nunca regresa y no tenemos forma de encontrarlo.

¿Cuáles son mis responsabilidades para con el objeto y su propietario?

Por lo general, alguien a quien se le pide que cuide algo gratis, es responsable de velar por ello, y así lo dice el Shulján Aruj, CM, 291, lo cual puede ser un poco difícil, especialmente si se torna a largo plazo. .

¿Cuánto tiempo necesito seguir haciéndolo?

¿Es posible que el objeto en algún momento se transforme en la categoría de “objeto perdido y encontrado?”,

¿Puedo en algún momento reemplazarlo, (pagando) su valor y conservarlo para mí

(Pregunta el Shulján Aruj 267: 22–25),

¿Será que puedo recibir un pago por cuidarlo (Shuljan Aruj 265)?

¿Acaso  puedo conservarlo sin pagar su valor y que el propietario lo de por perdido?  (Si yo no lo devuelvo?)

¿O tengo algún otro recurso?

La Mishná nos dice… “todos los objetos tienen un tiempo determinado para su devolución”; sin embargo,existen muchas condiciones par su regulación por lo tanto cada caso debe ser analizado individualmente, para que el objeto termine siendo propiedad de quien lo está custodiando o cuidando.

Todo ello es válido para 3 de los cuatro custodios… el shomer jinám, como no recibe ninguna remuneración está exento de ello.

Aquello, aún cuando el propietario del aveda tenga una buena excusa para el retraso en reclamar.

Y en las palabras de Rashi, es que ellos han podido tomar posesión temporal de un objeto que le ha servido para su beneficio personal.

A nivel espiritual, existen cuatro tipos de custodios en términos de relaciones interpersonales, y, entre el hombre y Su Creador .

¿Por qué?

Porque como hemos recibido la Torá, depende de nosotros la ejecución y el cumplimiento de las mitzvot por parte del pueblo judío.

Los judíos somos, por lo tanto, los «custodios» del mundo.

HaShem nos lo ha entregado para que «cuidemos» de él.

Entonces, un shomer jinám está involucrado en el más alto nivel de servicio espiritual, ya que sirve al Eterno sin buscar remuneración.

El shomer sajar, por otro lado, sólo sirve para obtener una recompensa,

Mientras que el sojer es similar a un individuo que dice: «Este dinero se destinará a la caridad con la condición de que mi hijo [enfermo] viva».

Por último está el Shoél, que es el judío que exige todo tipo de beneficio por el sólo hecho de haber nacido (es un derecho adquirido desde el nacimiento), sin la necesidad de servir.

Sin embargo, al igual que alguien que toma prestado un objeto es responsable de todos los accidentes que puedan ocurrir, y por ello, el shoel espiritual se encuentra obligado a realizar mitzvot por su sola dependencia de la generosidad de HaShem; no puede excusarse por un «accidente».

El desempeño en el cumplimiento de la Torá y la observación de los mitzvot no es, por lo tanto, un verdadero servicio, que implica la obligación de servir por el bien de su Maestro.

Más bien, lo hace estrictamente por el beneficio que busca obtener.

La diferencia entre el servicio espiritual del shomer sajar y el sojer es básicamente la siguiente:

El shomer sajar se emplea principalmente como guardia en beneficio del propietario del objeto,

Porotro lado, el sojer lo hace porque desea utilizarlo.

El objeto es para cumplir sus propias necesidades.

Lo mismo ocurre con su servicio espiritual.

La motivación principal del sajar es el deseo de servir al Eterno…

Así no haya alcanzado el tipo de servicio completamente desinteresado que caracteriza al shomer jinam, por lo que espera una remuneración.

La posición del sojer, sin embargo, es bastante diferente.

Desea beneficiarse del mundo y recibir sus necesidades…

Pero también es lo suficientemente sensible como para darse cuenta de que debe «pagar» al Todopoderoso (el Maestro del mundo) a través del servicio espiritual del contenido de la Torá y sus mitzvot.

Aunque su servicio es, por lo tanto, diferente, al final, la ley de la sociedad es similar a la que rige al sajar.

Ya que después de todo lo dicho y hecho, el sojer está sirviendo al Creador de una manera similar a la del sajar,

Él también está bajo el mismo encabezado de alguien que está activamente comprometido en el servicio espiritual.

Entonces:

¿Cual es tu posición espiritual?

¿Con cual de los cuatro custodios te identificas?

04 de febrero de 2019 – 29 de Shevat de 5779