Título:

Las palabras tienen poder

Comparte este artículo:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Reddit
VK
OK
Tumblr
Digg
Skype
StumbleUpon
Mix
Telegram
XING
WhatsApp
Email
Imprimir

Las palabras tienen poder

LAS PALABRAS TIENEN PODER

En el ajetreado mundo que hoy vivimos, somos muy fáciles de influenciar y de llegar a sesgos, por opiniones que recibimos a través de algo que podemos llamar “filtro” y proviene de periódicos, noticieros de televisión, informes de radio, redes sociales y otros muchos más.

Esto va a influir en lo que nosotros hablemos de algo o de alguien, inclusive hasta de nosotros mismos y. muchas veces sin medir las consecuencias de lo que vamos a modular, sin olvidar que las palabras tienen poder…

Dice Yehuda Berg, un cabalista actual: Las palabras tienen poder y energía, con la capacidad de ayudar, sanar, obstaculizar, herir, dañar, humillar y humillar.

 

Buda también dijo algo semejante: Las palabras tienen el poder de destruir y sanar. Cuando las palabras son verdaderas y amables, pueden cambiar nuestro mundo.

 

La forma como usemos las palabras, van a influir en todo lo que hagamos. Escribió Gary Chapman en su libro, Love as a Way of Life que las palabras pueden ser «balas o semillas».

En lo que se refiere a las relaciones que tengamos con nuestros semejantes, si usamos nuestras palabras como balas no solo vamos a “destruir” sino que tampoco podremos “restaurar”.

Si usamos nuestras palabras como semillas podemos construir y cambiar una relación o una situación hacia formas positivas, para que se afirmen las cosas buenas que tiene la vida.

 

Vemos también reflejado como las palabras tienen poder, citando Proverbios / Mishle 18:21 dice: La muerte y la vida están de mano de la lengua, y los que la aman comerán de sus productos.

Mávet vejaím, veyad lashón, ve ohavéiya yojál periyá

 

Las palabras tienen poder… ¡escógelas sabiamente!

Recordemos que el uso inapropiado de las palabras puede:

  • matar el entusiasmo,
  • impactar negativamente en el autoestima,
  • disminuir o afectar negativamente nuestras expectativas,
  • matar las relaciones,
  • afectar nuestra salud,
  • hacernos o transformarnos en seres miserables.

 

¿Alguna vez te has detenido un momento para considerar o analizar la influencia de tus palabras, su energía sonora, en tu propia vida … o la influencia de tus palabras en la vida de los demás? Tus palabras tienen poder, afectan a todo tu mundo, sin distinción, influyen en cada aspecto de quién y qué eres, e incluso influyen en tus pensamientos y acciones acerca de los demás.

 

Las palabras son importantes, componen el lenguaje: con ellas etiquetamos las cosas de una manera que nos permite comunicarnos más claramente y, la verdad del asunto, es que la única cosa que no podemos vivir sin, la única cosa que más que cualquier otra cosa forma toda nuestra vida – las palabras , el lenguaje, la comunicación – es también nuestro mayor enemigo.

 

Veamos, por ejemplo, como las palabras tienen poder, cuando hablamos de curación:

Cuando los curanderos y sanadores bioenergéticos se encuentran realizando la aplicación sus tratamientos, ellos incluyen el uso de las manos con palabras, que crean en el cuerpo del paciente, sensaciones de calor, hormigueo, vibración y frío, a través de un intercambio de una cierta clase de energía que, hasta ahora, no ha sido identificada claramente, para explicar los efectos de dicha curación

Los miembros de la comunidad científica dicen, por su lado que, la curación no es más que el producto de la sugestión; es decir, «un efecto placebo» que es potente sólo en la medida en que el paciente crea que podría funcionar.

 

Con relación a influir a otras personas:(o incluso conmigo mismo) lo que estoy a punto de decir

¿Inspirará, motivará y creará impulso hacia adelante para las personas que me escuchan?

¿Disolverá el miedo y creará seguridad y confianza?

¿Creará un efecto de onda positiva o negativa pronunciando las palabras que estoy a punto de decir?

.

Por ello, prestemos atención a lo que dijo Moshé Ben Ezra: «Palabras que no provienen del corazón no entrarán en los oídos».

Las palabras tienen poder, y ahora que entramos a los Yamim Noraím, días de arrepentimiento, con mayor razón tenemos que cuidar lo que hablemos.

 

22 de septiembre de 2017 – 02 de Tishrei de 5778

Redactado por Dr. Max Stroh K. para 321judaismo.com

Puede ser republicado citando la fuente

¿Qué opinas de este artículo? - Déjalo en los comentarios:

Comparte este artículo:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Reddit
VK
OK
Tumblr
Digg
Skype
StumbleUpon
Mix
Telegram
XING
WhatsApp
Email
Imprimir
Max Stroh Kaufman

Max Stroh Kaufman

Más artículos

Otros artículos

Conoce nuestra tienda

En nuestra tienda tenemos libros digitales, cursos, artículos judíos y mucho más.