Nakba – Ficción o realidad? Primera parte

Nakba – Ficción o realidad? Primera parte

13/05/2018 1 Por Max Stroh Kaufman

Nakba

 

¿Qué es Nakba (1) y a qué se refiere el término Nakba?

Para cualquier persona no árabe, incluso no judía, Nakba es una palabra desconocida.

Para saber qué es, qué significa, recurrimos a la fuente de información más grande y completa que existe en el momento, llamada Wikipedia

Allí, Nakba está definida como

“un día de luto nacional entre los palestinos que evoca la Nakba, la expulsión o huida de gran parte de la población palestina de sus hogares como consecuencia del nacimiento del Estado de Israel en 1948. Se suele conmemorar el 15 de mayo, justo después del 14 de mayo, día del calendario gregoriano en el que los israelíes declararon su independencia La conmemoración oficial de este día fue proclamada por primera vez por Yasir Arafat en 1998, coincidiendo con el cincuenta aniversario del nacimiento de Israel”

Quién está, del lado palestino organizando la Marcha del Retorno, que se llama en español, Consejo Nacional Supremo de la Marcha del Retorno.anunciaron el comienzo de los preparativos para la marcha que se llevó a cabo el día de ayer, 11 de mayo.

Esto. dijeron, será un ensayo general para una marcha a gran escala el 14 de mayo a lo largo de la frontera con Israel.

 

“Pedimos a todos los palestinos que conviertan el próximo viernes en una fecha para los preparativos de la marcha del 14 de mayo con la participación de millones”, fue el mensaje de este consejo.

Lo anterior, teniendo en cuenta que la marcha del 14 de mayo coincidirá con la apertura de la Embajada de los EE. UU en Jerusalem.

 

Las fuentes pro árabes dicen que entre 1947 y 1949, más de 750,000 palestinos fueron expulsados por la fuerza por milicias sionistas que crearon el estado de mayoría judía de Israel (2)… con esto ya contamos que “el desalojo no fue en un sólo día”, como se quiere hacer ver con esta denominación de “dia de desastre o Nakba”

 

Una de las formas pacíficas con la que los pro árabes quieren enseñar acerca de este desastre o catástrofe es a través del libro Nakba.

El libro Nakba: Palestina, 1948, y los reclamos de la memoria. escrito por Ahmad H. Sa’di, Lila Abu-Lughod se encarga de dar detalles acerca de las diferentes formas en que los palestinos experimentaron y conservan en memoria los acontecimientos de 1948.

Es un libro donde los autores muestran la urgencia de la cuestión de la memoria para comprender la historia impugnada del presente.

También, y pareciendo ser una lección aprendida del Holocausto judío, donde si no existe memoria fotográfica y fílmica de los eventos, rápidamente puede ser olvidada, entonces Diana K. Allan (3) ha estado recuperando datos fílmicos de sobrevivientes del “desastre” o Nakba de 1948

 

Cómo comenzó esto para llegar a Nakba?

 

Lo primero que se puede citar como antecedente,  es el “pacto secreto” denominado Acuerdo Skyes-Picot en el cual se hace la “repartición” del gran territorio Palestino entre Francia y Gran Bretaña

El segundo, la Declaración Balfour, la cual es una manifestación formal del Gobierno británico, publicada el 2 de noviembre de 1917, en la que el Reino Unido se declaraba favorable a la creación de “un hogar nacional judío” en el Mandato Británico de Palestina.

Entendiéndose claramente que no se debe hacer nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y el estatus político que disfrutan los judíos en cualquier otro país…

Esta declaración, es considerada como el primer reconocimiento de una potencia mundial de los derechos del pueblo judío sobre la “Tierra de Israel”, y fue incorporada en el Tratado de paz de Sèvres entre Turquía y el Mandato Británico de Palestina.

Declaración que coloca a la autoridad británica  la obligación de de colocar al país bajo las condiciones políticas, administrativas y económicas que aseguren el establecimiento del hogar nacional judío, tal como se establece en el preámbulo, y el desarrollo de instituciones autónomas, y también para salvaguardar a la población civil. y los derechos religiosos de todos los habitantes de Palestina, independientemente de su raza y religión.

 

Si revisamos los escritos y la bibliografía también encontramos que, un 29 de noviembre de 1947, la ONU firmó una declaración en la cual se subdivide un territorio controlado por el Imperio Británico, en dos sectores: uno para los judíos y otro para los árabes.

Un territorio que, entre 1880 a 1948 se llamaba Palestina, pero que comprendía lo que HOY es Israel, Jordania, Líbano y Siria (4) (estas últimas fueron entregadas a Francia)

Los datos que se tienen registrados de esta votación fueron de 33 naciones a favor, 13 en contra y 10 abstenciones. (5)

La presidencia de este organismo estaba a cargo del brasileño Osvaldo Aranha

Esto fue la Resolución 181 de las ONU.

Es por todos conocido que Gran Bretaña había ocupado esta región conocida como Palestina durante la Primera Guerra Mundial, y en julio de 1922, la Liga de Naciones emitió su mandato para Palestina, que reconoció al gobierno británico como la potencia ocupante y efectivamente le confirió la autoridad legal para administrar temporalmente el territorio .

Y las Naciones Unidas votaron el fin del Mandato Británico y la partición de Palestina en dos Estados, uno judío y otro árabe

(En ninguna parte de la resolución se establecía que alguno se llamase Palestina, sino que eran parte de Palestina).

Pero, ¿De dónde sale o surge el nombre de Palestina para esta región?

En el Siglo 2 de la Era común, se genera una de las múltiples ofensas romanas sobre el pueblo judío.

Nombrar esta región como Palestina.

Palestina se escribía en latín Phalistina y hacía referencia a los filisteos, que la Biblia menciona desde Josué hasta David. Significa “pueblo del mar”.

Habían llegado desde Creta, probablemente tras la implosión de la civilización minoica, y se establecieron en la costa suroeste del territorio.

Jamás lograron conquistar el resto del país y terminaron integrados por completo en el reino de David.

Escribió Marcos Aguinis (6): La palabra Phalistina, además, no tuvo suerte.

A ese territorio —que adquirió relevancia extraordinaria por la Biblia, base del cristianismo y luego del Corán— los judíos lo siguieron llamando Eretz Israel (‘Tierra de Israel’) y los cristianos Tierra Santa, y después los árabes lo bautizaron Siria Meridional.

Los cristianos fundaron el efímero reino latino de Jerusalén en la primera Cruzada, y durante el Imperio Otomano se convirtió en una provincia irrelevante: el vilayato de Jerusalém.

El país perdió brillo, se despobló y secó.

Viajeros del siglo XIX como Pierre Loti y Mark Twain testimonian en sus escritos que atravesaban largas distancias sin ver un solo hombre.

 

La reacción no se hizo esperar

Recordemos que unas semanas antes de la votación del Plan de Partición, en una entrevista publicada en el periódico egipcio Akhbar el-Yom el 11 de octubre de 1947, el secretario general de la Liga Árabe, Azzam Pachá, lanzó esta advertencia:

“Personalmente, espero que los judíos no nos obliguen a la guerra, porque sería una guerra de exterminio y de terrible matanza, comparable a los estragos de los mongoles y a las Cruzadas.” (7)

El 9 de diciembre, el representante sirio ante la ONU, Faris El-Khouri, observó que “la Asamblea General no es un gobierno mundial que puede dictar órdenes, dividir países o imponer constituciones”

El 17 de diciembre, la Liga Árabe (8) aprobó una resolución que rechazaba frontalmente la de la ONU y en la que advertía que, para evitar la ejecución del plan de partición, emplearía todos los medios a su alcance, incluyendo la intervención armada.

Quien llegaría, en algún momento primer ministro de Israel, Menahem Beguin advirtió que la partición no traería la paz porque los árabes atacarían el pequeño Estado de Israel, y declaró “En la guerra que está por venir tendremos que estar solos, será una guerra por nuestra existencia y nuestro futuro.

El 6 de febrero de 1948, el Comité Superior Árabe volvió a comunicarle al Secretario General de los Estados Unidos su posición de que el plan de partición era “contrario a la letra y al espíritu de la Carta de las Naciones Unidas”.

La U.N. “no tiene jurisdicción para ordenar o recomendar la partición de Palestina. No hay nada en la Carta que justifique tal autoridad, en consecuencia, la recomendación de partición es ultra vires y, por lo tanto, nula e inválida “.

 

“Los árabes de Palestina nunca reconocerán la validez de las recomendaciones de partición extorsionadas o la autoridad de las Naciones Unidas para hacerlas”, declaró el Comité Superior Árabe,

También “considerarían que cualquier intento de los judíos o cualquier poder o grupo de los poderes para establecer un Estado judío en el territorio árabe es un acto de agresión que se resistirá en defensa propia por la fuerza “.

Otros datos

Es importante recordar que Gran Bretaña, cortó en tres tercios de la Palestina que estaba bajo su mando, en dos de estos tercios, se inventó el reino de Transjordania, donde allí instaló al hachemita Abdulá, hijo del jerife de La Meca.

¿Que quiere decir esto? Que el lado oriental del Jordán, quedó a cargo de el recién fundado reino de Transjordania, mientras que el lado occidental “era el que debía ser repartido”

Cometió el delito de quitar derechos a los judíos, que reclamaban parte de ese territorio, y lo convirtió en el primer espacio judenrein (‘limpio de judíos’) antes del nazismo, porque no permitía que allí se instale judío alguno.

 

Antes de que se iniciara el conflicto bélico Israel – Países árabes, el líder árabe de Palestina Haj Amín el Huseini, el gran muftí de Jerusalém, fue quien tuvo la idea brillante de ordenar a su gente que abandonase Palestina.

Esto debía ser rápido, para permitir que Siria, Irak, Líbano, Egipto, Arabia y Transjordania pudiesen empujar a los judíos al mar sin tener que molestarse en esquivar la presencia de árabes en su camino.

Esta posición fue la causa que se reportaran más de 750.000 refugiados palestinos con el Nakba entre 1948 y 1949.

Israel firmó tratados de paz, en ese entonces con Egipto, 24 de febrero de 1949; Líbano, 23 de marzo de 1949; Jordania, 3 de abril de 1949; Siria 20 de julio de 1949…

No se encuentra reportado ningún documento donde se demuestre que se le haya prohibido el regreso a los “palestinos” de ese entonces.

Fin de la primera parte

 

Terminado de recopilar y redactar el 13 de mayo de 2018 – 28 de Iyar de 5778 – 27 de Sha´ban 1439