Mes de Av

PorMax Stroh Kaufman

Mes de Av

Mes de Av

El mes que lleva este nombre, en el calendario hebreo, corresponde al quinto mes desde el punto de vista de la mención de la Torá, como está mencionado, por ejemplo, en Bamidbar/Números 33:8 (1),  a partir del mes de Nisan, y el undécimo mes en lo que tiene que ver con la cuenta de los años a partir de la aparición de Adam, en la tierra.

Su nombre, Av, proviene del antiguo acadio, Avu, que significa cáñamo, cañas o juncos, que eran recolectadas y cosechadas por esta época, en el antiguo Babilonia.

Av es siempre un mes completo de 30 días, suele corresponder a los meses gregorianos de julio y/o agosto. Su signo del Zodíaco es Leo, el rey de los animales; por haberse dicho de Israel que “he aquí que el pueblo se levanta como leona, se yergue como león” (Bamidbar /Números 23:24), y se levantará airoso como león de sus catástrofes. (2)

Este león, de acuerdo con las enseñanzas del Sefer Yetzirá, simboliza el poder supraracional de la voluntad Divina. Representa la manifestación inicial de la voluntad del Todopoderoso de destruir (el Templo) fue en verdad con el puro objetivo de reconstruir (el Templo con todos sus significados y connotaciones espirituales, para Israel y el mundo entero) para la eternidad.

Otro de los nombres que recibe este mes es el de  “Menajem Av”, que hace referencia al consuelo que el pueblo judío recibirá por todos sus sufrimientos, recordados en este mes, cuando llegue el Mashíaj, que según la tradición, nacerá en el mes de Av.

También nos enseñan  nuestros sabios que, gracias a que tenemos que recordar los hechos catastróficos acontecidos durante el mes de Av, es la forma como nos preparamos y nos adelantamos hacia la preparación que exige el mes de Elul

El mes de Av se escribe con las letras Alef y Bet, formando una palabra que,  literalmente significa  “padre” y se deriva de la raíz hebrea que significa “querer” o “desear”.

También, la palabra Av, mediante las letras alef y bet, representan las iniciales de los dos pueblos que destruyeron el primer y segundo Templo de Jerusalém: la alef se refiere a Edom (Roma), y la bet se refiere a Babel (Babilonia).

El mes de Av se caracteriza por exponer dos situaciones diametralmente opuestas: el primero de ellos,  la tristeza extrema relacionada con los eventos trágicos relacionados con el 9 de Av; nos han enseñado nuestros sabios que, cuando comienza el mes de Av, y hasta el día 9, nos limitamos aún más nuestro regocijo en el que se acostumbra, entre otros, a no plantar árboles para dar sombra o para embellecer y dar aroma; a no iniciar ningún proyecto de construcción o de refacción en la casa que esté relacionado con lujo; está prohibido comprar, coser, y tejer prendas nuevas, incluso si la intención es estrenarlas luego de Tishá beAv; está prohibido también, lucir zapatos nuevos, como también existe la prohibición, para los adultos, de cortarse el cabello, y de cortar el cabello de sus hijos a partir del 17 de Tamuz; dependiendo de las costumbres, puede llegar a verse que esté prohibido lavarse, el cuerpo entero, aun con agua fría, como también está prohibido bañarse en una piscina, en un río, o en el mar.

 El segundo de ellos está relacionado con la alegría extrema, también, por los eventos acontecidos el 15 de Av: aquí sucedió que, se decreto, por El Eterno, el fin de la Mortandad en el Desierto (1274 AEC). Luego de 38 años de vagar por el desierto, finalmente terminó la mortandad, y una nueva generación de judíos se levantó lista para entrar a la Tierra Prometida. Los otros elementos de felicidad que tienen que ver con esta fecha son: El Decreto de Casamientos Inter-Tribales es Anulado (siglo 13 AEC);  La Tribu de Binyamín es readmitida  (1228 AEC) ; Las Barricadas de Yeroboam son quitadas (574 AEC); Los Muertos de Betar son Sepultados (148 EC); Es el día para establecer matrimonios(3) y fue conocidocomo “El Día de Quebrar el Hacha” (4).      

Con respecto a estas fiestas del 15 de Av, dijo Rabi Shimón Ben Gamliel: «…No hubo días más alegres para el pueblo de Israel que el 15 de Av y Iom Hakipurim en que las jóvenes de Israel salen con sus vestidos blancos…». (Talmud; Taanit – 26b).

Nos podemos preguntar: ¿Por qué en este mes hay cosas tan distintas? ¿Qué ventajas tenemos? ¿Qué podemos aprovechar o aprender?

Nos enseñan algunos cabalistas que llegar al 9 de Av significa llegar al nivel espiritual más bajo que puede tener el pueblo judío;  por esa “caída espiritual” nos damos cuenta que “hay muchas cosas que nos hacen falta” y empezamos a reflexionar sobre ellas: esta reflexión implica que empecemos a trabajar de lleno en las cosas que nos preocupan y ocupan, por más simples que ellas sean: esta toma de conciencia implica dedicación y a través de ella, buscamos llegar a niveles espirituales cada vez más altos y más profundos: empezamos a retomar los “senderos perdidos” y ello implica la obtención de metas: es entonces cuando podremos llegar a los más altos niveles de espiritualidad posibles, lo que implica una relación “perfecta” con Nuestro Creador y entonces viene la felicidad que “se nos había perdido”

Esto nos conduce a un entendimiento de la frase de Yeshaya / Isaías que dice (25:8):

 “HaShem destruirá a la muerte para siempre, borrará las lágrimas de todos los rostros y hará que Su pueblo no sea avergonzado nuevamente…”

Con lo que entendemos que tenemos una promesa de no ser avergonzados nuevamente y la Promesa de la redención del Mashíaj, para esta época y es nuestro deber procurar y hacer las cosas de acuerdo como son las mitzvot, los jukim y los mishpatim, para que podamos ver esa felicidad, permanente, en nuestro pueblo.

(1)    “El sacerdote Aharón subió a Hor de la Montaña, según la orden de El Todopoderoso, y murió allí, el año cuarenta de la salida de los israelitas de Egipto, el mes quinto, el primero del mes”

(2)    “He aquí que el pueblo como león se levantará, y como león se alzará, y no se acostará hasta que comiere la presa y bebiere la sangre de los muertos por espada”.

Hen am kelavi yakúm vejaarí yitnasá lo yishkáv ad yojál téref vedám jalalím yishté

(3)    En el antiguo Israel era costumbre que el 15 de Av “las hijas de Jerusalém salieran con prendas de lino prestadas (para no avergonzar a aquellas que no poseían hermosas vestimentas)… y danzaban en los viñedos” y “quienquiera no tuviera esposa iba ahí” para hallar una novia (Ver Talmud, Tratado Taanit 31 a).

(4)    Cuando el Templo estaba en pié, se acostumbraba concluir, el 15 de Av, con el corte anual de leña que iba a ser utilizada para el altar; este evento era celebrado con banquetes y alegría, como es costumbre a la conclusión de una mitzvá o una festividad, y ello incluía la ceremonia del “quebrado de las hachas”, con lo cual, adquiere ese nombre, ese día.

 

About the author

Max Stroh Kaufman administrator

Deja un comentario