Aprender judaismo y Estudiar Tora

Aprender judaismo y Estudiar Tora

01/07/2012 5 Por Max Stroh Kaufman

¿Como estudiar Tora?

¿Por qué debemos aprender judaísmo?

¿Por qué debemos estudiar la Torá?

Contaba un rabino: Un día llegó un hombre y me dijo:

-Rabí, soy un ignorante. No conozco ni siquiera los cinco libros de Moshé.

-¿Y por qué no los has estudiado?

-Porque nuestro Padre en los Cielos no me ha dado suficiente inteligencia ni discernimiento.

-¿Cuál es tu ocupación?

-Soy pescador.

-¿Quién te enseñó a tejer redes y prepararlas para la pesca?

-El cielo me dio suficiente inteligencia para eso.

-Si El Eterno te ha dado suficiente inteligencia para saber pescar, también te la ha dado para estudiar la Torá, de la que escribió: “No es demasiado difícil ni está demasiado lejos… la palabra está muy cerca de ti” (Devarim 30:11 y 14).

El pescador empezó a suspirar y a ponerse triste. Le dijo:

-No te aflijas. Otras personas han opinado lo mismo que tú: pero sus ocupaciones demuestran que sus argumentos no tienen validez. Nunca es tarde para comenzar a estudiar.

Séder Eliáhu Zutá  14

Revisemos algunas frases célebres relacionadas con la sabiduría, el estudio de la Torá, adquirir sus conocimientos, sus ventajas y sus aplicaciones, no sólo por las palabras de la Torá y de sus estudiosos, sino del público en general.

 

Revisemos 36 citas:

1.- Grande es el saber, porque lleva al hacer. (Talmud, tratado de Kidushín 40b).

2.- Hay dos maneras de difundir la luz… ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja. (Lin Yutang)

3.- Acostumbraba a decir Ben Bag-Bag: Dale vuelta una y otra vez (la Torá), vuelve sus páginas, porque todo se halla en ella. Estúdiala y envejece sobre ella y no te muevas de ella, porque no encontrarás regla de vida mejor que ella. (Pirkéi Avot 8:25)

4.- No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer. (Johann Wolfgang Goethe).

5.- Rabí Janiná decía:

-¿Por qué las palabras de la Ley son comparadas con el agua? (Yeshayáhu 55:1) Porque así como el agua evita los lugares altos y tiende a los lugares bajos, así las palabras de la Ley van solamente a los humildes de espíritu.

-Y, ¿por qué las palabras de la Ley son comparadas con el agua, el vino y a la miel? Porque esas sustancias se guardan en vasijas humildes y no en metales finos. Y así mismo las palabras de la Torá se cumplen sólo en un espíritu humilde. (Talmud Tratado Taanit 7a).

6.- Cada día sabemos más y entendemos menos. (Albert Einstein)

7.- Las palabras serenas de los sabios son escuchadas (Eclesiastés 9:17)

8.-La sabiduría no es otra cosa que la medida del espíritu, es decir, la que nivela al espíritu para que no se extralimite ni se estreche. (San Agustín)

9.- Un ignorante no puede ser un piadoso -porque quien no sabe, no puede hacer (Mishná, tratado de Avot 2:5).

10.- La sabiduría se preocupa de ser lenta en sus discursos y diligente en sus acciones. (Confucio)

11.- El principio de la sabiduría es el temor de Adonai (Proverbios / Mishlé 1:7)

12.- La prueba más clara de la sabiduría es una alegría continua. (Michel Eyquem de Montaigne)

13.- Sé perseverante en el estudio de la Torá; aprende a contestarle a un hereje; sabe para quién trabajas y quién es el Señor de tus obras, que te retribuirá por tus acciones. (Pirkéi Avot  2:19)

14.- El sabio no enseña con palabras, sino con actos. (Lao-tsé).

15.- Porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas, y todo cuanto se puede desear, no es de compararse con ella. (Proverbios / Mishlé 8: 11)

16. Di a la sabiduría: Tú eres mi hermana, y al entendimiento llama parienta”. (Proverbios / Mishlé 7: 4)

17.- Sabiduría es conocer y transformar. (Paulo Coelho).

18.- Nadie entiende la Torá hasta que tropieza con ella. (Talmud tratado Guitín 43ª)

19.- Cuando el sabio señala la luna, el tonto se fija en el dedo. (Anónimo)

20.- Disminuye tus afanes en los negocios y afánate en la Torá modesto ante los hombres, mas si dejas la Torá serán muchas las holganzas. Si te esfuerzas en la Torágrande será tu recompensa. (Pirkéi Avot  4:12)

21.- La juventud es el momento de estudiar la sabiduría; la vejez, el de practicarla. (Jean Jacques Rousseau).

22.- Rabán Yojanan ben Zacái solía decir: Si has aprendido mucho de la Torá, no te enorgullezcas por ello: para eso fuiste creado. (Pirkéi Avot  2:9)

23.- La sabiduría es como una flecha. La mente serena es el arco que la dispara. (Dalai Lama).

24.- Es posible comparar la Torá con un tonel lleno de miel, si le echas agua en su interior se deteriora. Igual tu corazón, si junto con la Torá le dejas penetrar cosas mundanas, ésta se viciará. (Midrash Tehilim al Salmo  119:41)

25.- Es mejor encender una luz que maldecir la oscuridad. (Proverbio Árabe).

26.- Hay seis cosas que El Eterno odia y siete que detesta: Ojos altaneros, lengua embustera, manos que derraman sangre inocente, un corazón que trama planes perversos, pies que corren a cometer maldades, un testigo mentiroso y una persona que siembra discordia entre hermanos.

 

27.- Para desembarcar en la isla de la sabiduría hay que navegar en un océano de aflicciones. (Sócrates).

28.- Rabí Yoséi decía: Aquél que honra la Toráes a su vez más honrado por los hombres; más aquél que deshonra la Torá, es a sí mismo deshonrado por los hombres. (Pirkéi Avot 4:8)

29.- Nada sienta mejor al cuerpo que el crecimiento espiritual. (Proverbio Chino)

30.-  “Y multiplíquense como los peces sobre la tierra” (Bereshit  48:16).

Así como los peces que viven en el mar, cuando cae una gota de agua del cielo la reciben con sed como una persona que no ha probado el gusto del agua en su vida, así los hijos de Israel viven en las aguas de la Torá; y cuando ellos escuchan algo nuevo de la Torá, lo reciben con sed como una persona que no ha escuchado una palabra de ella en toda su vida. (Talmud Tratado Bereshit Rabá  97:3)

31.- Para cambiar es necesario saber; para saber hay que aprender; y para aprender hay que hacer grandes sacrificios. (Samuel Aun Weor)

32.- Del mismo modo en que una persona se viste para presentarse ante el público, la Torá se “reviste” con diferentes “ropajes” para que los hombres puedan acercarse a ella gradualmente, haciéndola parte de sus vidas. (Rabino Jaim Zukerwar)

33.- Piensa como piensan los sabios, mas habla como habla la gente sencilla. (Aristóteles)

34.- La Sabiduría es luminosa y nunca pierde su brillo: se deja contemplar fácilmente por los que la aman y encontrar por los que la buscan.

Ella se anticipa a darse a conocer a los que la desean.

El que madruga para buscarla no se fatigará, porque la encontrará sentada a su puerta. Meditar en ella es la perfección de la prudencia, y el que se desvela por su causa pronto quedará libre de inquietudes.

La Sabiduría busca por todas partes a los que son dignos de ella, se les aparece con benevolencia en los caminos y les sale al encuentro en todos sus pensamientos.

El comienzo de la Sabiduría es el verdadero deseo de instruirse, querer instruirse, es amarla; amarla, es cumplir sus leyes, observar sus leyes, es garantía de incorruptibilidad y la incorruptibilidad hace estar cerca de Adonai.

35.- Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría. (Proverbio Árabe).

36.- Donde vayas, yo iré. Donde mores, yo moraré. Su pueblo es mi pueblo y su Elohim es mi Elohim. (Ruth 1:16)

 

Y una “ñapa” o regalo extra

Guarda, hijo, los mandamientos de tu padre y no desprecies las enseñanzas de tu madre; lleva las palabras de ambos atadas siempre a tu cuello y grabadas sobre tu corazón, que ellas te guiarán cuando camines, te cuidarán cuando duermas y dialogarán contigo cuando despiertes.

Que los mandamientos son lámparas, las enseñanzas son luces, y el atender correcciones encarrila la vida. (Mishlé / Proverbios 6:16-23)

 

 

 

Recopilado y publicado por 321judaismo.com

11 de Tamuz de 5772 –  01 de Julio de 2012