Parasha Vaetjanan

Parasha Vaetjanan

24/07/2018 1 Por Max Stroh Kaufman

Parasha Vaetjanan

La parashá de esta semana se llama vaetjanan (Y rogué)

¿Cual podría ser la razón para que reciba este nombre?

Aprendemos de nuestros maestros que Moshe hizo 515 Tefilot, el mismo valor numérico de la palabra Vaetjanan (implorar)…

¿Por qué?

El quería y necesitaba que Hakadosh Baruj Hu le conteste… acerca de un pedido especial para él y su pueblo

¿Dónde lo vemos?

Ejemplo: El Gaon de Vilna escribe en su libro que Moshe hizo 515 Tefilot, el mismo valor numérico de la palabra Vaetjanan (implorar), para que Hakadosh Baruj Hu le conteste…

Tmbién el Gaon de Vilna escribe en su libro Aderet Eliahu: Moshe Rabenu hizo 515 Tefilot diferentes, cada una era distinta a la otra, con otra emoción, otro ruego, otro sentimiento…

Sin embargo, su pedido fue denegado.

¿Y que recibió a cambio?

En cambio, se le acordó que viera la Tierra Prometida desde la cúspide del monte Pisgá, en tanto Yehoshua era designado para hacerse cargo del liderato en Eretz Israel.

Moshé instó al pueblo a observar escrupulosamente las leyes de HaShem.

De este modo ellos serían reconocidos por otros pueblos como una gran nación y predominarían a pesar de ser poco numerosos.

Además, serían auxiliados por el recuerdo de su experiencia al pie del monte Jorev, donde habían escuchado la voz del Eterno proclamando los Diez mandamientos.

El Señor no se había aparecido bajo ninguna forma ni figura, y esto debería recordarle al pueblo la prohibición de hacer ídolos de cualquier tipo.

En caso de que los hijos de Israel desoyesen esta advertencia en el futuro, serían exiliados y dispersados entre las naciones.

Sin embargo, y aún si tal cosa ocurriese, su sincero arrepentimiento los haría ganarse la gracia y el perdón divinos.

Moshé declaró, después, a las tres ciudades de Bétzer, Ramot y Golán, al este del Iardén, como arei miklat (ciudades de refugio) para todo aquél que matase a alguien por accidente.

Moisés repitió, entonces, los Diez Mandamientos, la base del pacto de HaShem con Israel.

El pueblo congregado ante el monte Sinaí se sintió aterrado por los prodigios que había visto y solicitó a Moshé que le hablara en lugar de Hashem.

Moisés formuló, entonces, el Shemá Israel, que afirma la unidad y unicidad de HaKadosh Baruj Hu al que todos deben amar, y Cuyos mandamientos deben ser transmitidos a las generaciones siguientes.

Sus leyes deben ser recordadas permanentemente por medio de un signo colocado en la mano y en la frente (los tfilín o filacterias), e inscripciones colocadas en las jambas de las puertas (mezuzá) de cada casa.

Moshé previno al pueblo que no olvidase al Señor ni siquiera cuando ya estuviese radicado en la Tierra Prometida y lograse un alto grado de prosperidad.

Deberían evitar cualquier forma de idolatría, porque ella conduciría, inevitablemente, hacia su destrucción.

Las futuras generaciones deberían ser instruidas en los mandamientos del Altísimo e informadas de Sus actos prodigiosos cuando liberó a sus ancestros de Egipto.

Moshé les previno, además, acerca de los casamientos con paganos, porque ellos conducirían al abandono de Hashem.

Israel es un pueblo santo al que El Eterno demostró Su amor librándolo de la esclavitud, y es su deber corresponderle por medio de la observancia de Sus preceptos.