El Impacto del judaísmo en la Civilización – Segunda Parte

PorMax Stroh Kaufman

El Impacto del judaísmo en la Civilización – Segunda Parte

El Impacto del judaísmo en la Civilización – Segunda Parte

3.- La Visión Judía

Continuación de la primera parte

 

Del libro “History of the Jews and A History of Christianity” escrito por Paul Johnson, historiador cristiano se extrae el siguiente concepto:

“Certeramente, el mundo sin los judíos hubiera sido un lugar radicalmente diferente. Probablemente la humanidad hubiera eventualmente tropezado con todos los conceptos judíos.

Pero no podemos estar seguros.

Todos los descubrimientos conceptuales del intelecto humano parecen obvios una vez que han sido revelados, pero requiere de un genio especial para formularlos por primera vez. Los judíos tienen este regalo.

A ellos les debemos la idea de igualdad frente a la ley, tanto divina como humana.; la santidad de la vida y la dignidad de la persona humana; de la conciencia individual y por eso de una redención personal; de una conciencia colectiva y por eso de una responsabilidad social; de la paz como un ideal abstracto y del amor como el fundamento de la justicia, y muchos otros elementos que constituyen la base moral de la mente humana.

Sin los judíos hubiera sido un lugar mucho más vacío”

Una cosa hay que tener en cuenta: el judaísmo no es simplemente un manojo de bellas costumbres y tradiciones.

Implica un sentido de idealismo y fe; de ley y amor; de literatura e historia, y también una forma de vida.

Ha servido para conectar a la gente a Su Creador, creando entre ellos, una relación de trabajo.

A través del libro de oraciones de cualquiera de las festividades se encuentran enumeradas las muchas maneras en que lo amamos: “Somos Tus hijos, y Tú nuestro Padre…Somos Tus amigos, y Tú nuestro amado….”

La historia nos cuenta, que muchos años antes de que existieran las grandes civilizaciones como la griega,  había una nueva nación emergente cuyo funcionamiento era más parecido al de una gran familia, en la cual, todos sus integrantes señalaban a un hombre llamado Abraham como su antecesor; eran considerados como un pueblo extraño por sus vecinos, y más aún, con una religión extraña: aseguraban que su creencia se basaba en la existencia de un solo Dios:

Este era una entidad Todopoderosa, infinita e invisible, quien había sido capaz de crear todo lo conocido y aún lo desconocido por el hombre, lo cual se constituía en un concepto completamente diferente a lo que manejaba cualquiera de las naciones que los precedieron.

 

También afirmaban que todos ellos, 600.000 hombres y un número no contado de mujeres ancianos y niños – habían escapado milagrosamente de la esclavitud en Egipto, que en ese entonces era el imperio más poderoso de la tierra, única y exclusivamente gracias a la intervención milagrosa de su Dios.

La referencia más antigua que se tiene del nombre Israel data del año 1210 antes de la era común grabado en la Estela de Merenptá, en el cual se cita a Israel como un pueblo, o grupo de gente, aunque no está asociado a un lugar geográfico.

Otra de sus afirmaciones fue que, después de su gran escape, llegaron a una montaña, ubicada en una región árida y desértica, llamada Monte Sinaí, donde todos y cada uno de ellos tuvieron un encuentro con Su Dios: este encuentro, les permitió recibir un código de comportamiento, compilado en un libro llamado la “Torá”, al cual les fue ordenado seguir minuciosamente.

Debido a que los pueblos existentes en esa época creían en todo tipo de cosas sobre relaciones divinas con los seres humanos, y que podían influir en todas las decisiones que ellos tomaran, desde ese punto de vista, lo ocurrido con dicha nación no se constituía en un evento tan maravilloso o que pudiera ser considerado como increíble. Tampoco fue considerado como extraño tener un código legal especial, porque ya existían algunas formas de legislación entre las naciones; lo que si llamaba la atención era el hecho muy particular… ellos no honraban a ninguno de los dioses comunes, sino que mostraban una extrema reverencia a un solo Dios, una sola ley entregada por ese Dios y que no podía ni debía ser modificada.

 

4.- VALORES

A continuación, algunos de los valores esenciales de la humanidad, que son considerados universales:

  1. Respeto a la Vida Humana: En un mundo perfecto, toda la gente debe tener la garantía del cumplimiento de ciertos derechos humanos básicos, los cuales deben estar encabezados por el derecho a la vida. Las personas deben poder vivir sin sentir miedo constantemente y con una cierta dignidad básica.
  2. Paz y Armonía: En todos los niveles – ya sea comunal o global – la gente y las naciones deben coexistir en paz y armonía, y respetándose los unos a los otros.
  3. Justicia e Igualdad: Toda la gente, sin importar su raza, sexo, estatus social, debe ser tratada igualitariamente y con justicia.
  4. Educación: Todos deben recibir una educación básica que le garantice a los individuos un conocimiento funcional dentro de la sociedad.
  5. Familia: Una estructura familiar fuerte y estable es necesaria ya que sirve como la fundación moral de la sociedad y como la institución más importante para educar/socializar a los niños.
  6. Responsabilidad Social: En todos los niveles, tanto individual como comunitario, nacional y global, todas las personas debemos tomar responsabilidad por el mundo.

Esto se debe y tiene que ver reflejado en la participación y la existencia de organismos o entes sociales que se encarguen de contribuir a la eliminación de cierto tipo de  preocupaciones básicas como las enfermedades, la pobreza, el hambre, el crimen, los problemas relacionados con las drogas, al igual que cuestiones de protección del medio ambiente y los animales.

¿Podría ser cierto que los valores morales que tenemos actualmente, de los cuales están mencionados algunos arriba, no tienen su origen en una de las grandes civilizaciones sino que los hemos heredado de un pueblo pequeño, tal vez el más insignificante de todos, y que ha habitado en un diminuto pedazo de tierra en la región de Medio Oriente?

La respuesta es muy sencilla: en el momento en que este pueblo recibe la Torá, se hace acreedor y portador de un “manual de instrucciones” a través del cual  ellos, los judíos, promulgaban la necesidad de la existencia de unos derechos humanos básicos, el derecho a la vida, la educación, el trato igualitario, la responsabilidad ante los hechos delictivos, la vida en familia y en comunidad, el empeño de perseguir la verdad, etc.

Todas esas actitudes, han permitido el surgimiento de unos ideales de contribuir, de renovar, de transformar el pensamiento permanentemente evolutivo, y se constituyen en la singularidad del aporte judío en los anales a la cultura, los cuales están muy cercanos del estándar que maneja la civilización actual.

Continuará con la tercera parte … Impacto del judaismo en la civilización

10 de Noviembre de 2010 – 30 de Jeshvan de 5771

About the author

Max Stroh Kaufman administrator

Deja un comentario