Soy una persona importante

Soy una persona importante

23/10/2017 2 Por Max Stroh Kaufman

Soy una persona importante.

 

Muchas veces podemos preguntarnos: ¿Soy una persona importante?

¿Para quién soy importante?

¿Por qué soy importante?

 

Comencemos por algo: Si nos paramos frente a un espejo, gracias a ese espejo reflejamos una imagen: La nuestra ¿verdad? Sin importar estatura, edad, estado físico, sexo… esa imagen corresponde a una persona… sólo a una y nada más que a una.

Esto podría ser la primera razón por la cual soy una persona importante.

No hay nadie igual a mi.

Tengo mis características propias que me hacen ser único.

Entonces, soy una persona importante.

Yo soy importante porque decido serlo. Porque sin mí yo no sería nada, porque no necesito complacer a los demás para que me halaguen; Lo que me gusta, me parecen bien, y lo que me parece mal, no merece mi atención…

 

El problema (los problemas) empieza(n) a aparecer cuando:

  • Me da miedo la gente
  • No me entiendo
  • Me siento mal respecto de mí mismo
  • No tengo muchos amigos
  • Dependo de las ideas de otras personas
  • No me gusta ser del sexo que soy
  • Me da miedo fracasar
  • Pierdo el tiempo
  • No confío en mí mismo
  • Estoy triste frecuentemente
  • No me interesa vivir
  • Siempre hago lo que los demás esperan de mí
  • Escondo mi verdadera personalidad
  • Tengo miedo a ser rechazado
  • Envidio a otras personas
  • Nadie me comprende
  • Todos están en mi contra
  • Sufro de muchas enfermedades

Y muchas cosas más. Allí pierdo valores y aunque me siga mirando al espejo, no soy ni seré yo mismo… me estoy frenando en mis capacidades

Sin embargo…

Yo soy importante porque yo decido serlo, y eso me permite pensar, sentir y actuar libremente. Soy mi único juez y es lo más relevante: Nunca culpo a nadie, nunca me quejo de lo que he hecho de mi vida.

Yo soy una persona importante porque busco las herramientas y los recursos para aprender a convertir toda situación difícil en un arma para triunfar.

Soy una persona importante porque soy el constructor de mi propio destino, y nadie puede sustituirte en ello.

Yo soy una persona importante porque aprendo y aprenderé de los fuertes, de los activos, de los audaces, valientes, enérgicos, y vencedores, a quienes lograron sus metas y objetivos a pesar de todo.

Porque convierto mis debilidades en fortaleza.

Y si nos vamos al punto de vista religioso, Soy creado a imagen y semejanza del Eterno.

Eso y mucho más me hace sentir que soy una persona importante

Recordemos una frase del Sabio Hilel:

Si yo no soy para mí, ¿quién será para mí? Pero si soy sólo para mí, ¿Qué soy?

O si no ésta, del rabino Najman de Breslov:

¡El día que naciste, ese día El Eterno decidió que el mundo no era importante sin ti…!

O esta tercera, del Talmud: “Nosotros no vemos las cosas como ellas son: Vemos las cosas como NOSOTROS somos”.

Otra más del Talmud: “Cada persona debe declarar: ‘El mundo fue creado para mi’” (Sanhedrin 37a)

Soy una persona importante.

 

23 de octubre de 2017 – 03 de Jeshvan de 5778